[Cine] El cine que he visto en 2019

Cine

Comienzo la entrada con una introducción totalmente similar a la de años anteriores en la que intento explicar mi proceso para comentar y puntuar mis películas.

Como todos los años llega el momento de hacer un repaso del cine que he visto durante el año anterior. Esta entrada trata de las películas vistas en salas de cine, independientemente de si han sido estreno durante el año o no. También se incluyen películas de estreno que no han pasado por las salas de cine, sino que se estrenan directamente en las plataformas de vídeo o cine bajo demanda. Este tipo de películas van a ir tomando fuerza con los años, como iremos viendo. Aunque su inclusión o exclusión de estas listas es compleja. Se mezclan las películas que tradicionalmente se han considerado pensadas y realizadas con miras a una difusión televisiva, con otras que no se diferencian de las que se estrenan en la gran pantalla en su planteamiento, pero que no se estrenan en gran pantalla. Serán estas últimas las que encuentren hueco en mi Cuaderno de ruta. Lo que no incluiré es una película pensada y estrenada en la gran pantalla, que luego con el tiempo vea en televisión. Todas las películas están recogidas en mi base de datos cinematográfica que inicie el 28 de diciembre de 1997, en la que en estos momentos hay 1820 películas de cine. Antes estaba disponible para su consulta, pero ahora la he renovado dentro de la plataforma iCloud, y no la he compartido públicamente. Por lo menos, de momento.

Poco antes de terminar el año, rescaté del olvido mi modesta Pentax K-S1 y el peculiar objetivo “soft focus” 85/2,2 también de Pentax… y me di un amplio paseo con ellos.

Para todas ellas incluyo cuatro valoraciones: dirección, interpretación, subjetiva y global. Para conocer los criterios por los que valoro las tres primeras, visitad la explicación correspondiente. La valoración global es el resultado de aplicar una fórmula matemática de mi invención:

Global = (Subjetiva*3 + Dirección*2 + Interpretación)/6

Por supuesto, el dar más peso a unos elementos que a otros es algo totalmente personal. Pero es que si incluyo algo que se llama “valoración subjetiva” en la fórmula, pues es lo que podéis esperar; una valoración subjetiva, aunque motivada, de lo que más me gusta. Que no necesariamente tiene que ser lo que le guste a otros. No hago crítica cinematográfica; solo comparto lo que veo y lo que me parece.

Hay otra cuestión. Si se contrasta la lista que ofrezco en la entrada de hoy con las valoraciones de cada una de las películas en el momento en que las vi y las comenté, pueden no ser iguales. La valoración personal de una película cambia con el tiempo, y también puede suceder que visionados posteriores, por ejemplo en vídeo o televisión, hagan cambiar también esa valoración. Aunque este año no ha afectado mucho a las películas que ocupan los primeros puestos.

Durante 2019 he visto un total de 72 largometrajes, entre las salas de cine y los estrenos directos en las plataformas de vídeo bajo demanda. Lo que convierte al año en el tercero más prolífico desde que mantengo la base de datos, tras el inaugural, 1998, y el año 2013. Pero hay que tener en cuenta una cuestión… 21 de esas películas están vistas en casa en plataformas de cine o vídeo bajo demanda. Si se hubieran estrenado en cine, algunas las hubiera ido a ver, pero otras no. U otras no hubieran llegado nunca a nuestras salas de cine, caso de no existir estas plataformas.

La valoración media ha sido de 3,29 puntos; es la puntuación media más alta en 22 años de seguimiento. Aunque la variabilidad en las puntuaciones es algo más alta que en años anteriores, aunque por debajo de la variabilidad media de las 1820. Como digo habitualmente, podríamos decir que no selecciono mal las películas que voy a ver, aunque me he tragado algún pestiño que otro. Como he mencionado en otras ocasiones, el rechazo a ir por sistema a ver determinados blockbusters, me ahorra películas malas. Por ejemplo, evito en líneas generales el cine de superhéroes. Que sistemáticamente… no me gustan.

Pero sí que podemos decir algo sobre el tema de las que se estrenan en plataformas de cine o vídeo bajo demanda. De las 19 películas que tienen una puntuación global menor de 3, que sería mi aprobado general, 12 pertenecen a estas plataformas. Por lo tanto, si selecciono mejor lo que vea en estas, mejorarán los datos, menos el de número de película total vistas.

A continuación, las diez películas que más he valorado. Este año me he ceñido a 10. Aunque había un múltiple empate en la puntuación de 4, he modificado la de una de ellas, que ha quedado mucho mejor situada, y he ajustado con décimas, las de algunas de ellas, para que sólo entren estas 10. Y otra cosa… he excluido las que he visto en sesiones únicas de películas de antaño que nunca había visto en cine… porque tres de ellas se situaban arriba del todo y deformaban la realidad del año; Mononoke hime (もののけ姫), Sen to Chihiro kamikakushi (千と千尋の神隠し) o Tonari no Totoro ( となりのトトロ ), son clásicos, cuando no obras maestras, de la historia del cine de animación y del cine en general, y por lo tanto… pues están arriba del todo.

Vamos con la lista de diez:

  1. The farewell – EE.UU. – 4,50
  2. The favourite – Irlanda – 4,50
  3. Dìqiú zuìhòu de yèwǎn [地球最后的夜晚] (Largo viaje hacia la noche) – China – 4,33
  4. Gisaengchung [기생충] (Parásitos) – República de Corea – 4,17
  5. The Third Wife – Vietnam – 4,17
  6. Di jiu tian chang [地久天长] (Hasta siempre, hijo mío) – China – 4,17
  7. The Sisters brothers – Francia – 4,00
  8. Portrait de la jeune fille en feu – Francia – 4,00
  9. Napszállta (Atardecer) – Hungría – 4,00
  10. High Life – Francia – 4,00

Como he dicho, cuando hay empates, utilizo sistemas de desempate para ordenarlas, cosa que no hacía antes. O bien pongo delante la que mayor puntuación subjetiva tiene, o simplemente decido cual de las que tienen la misma puntuación me gustó algo más. Sólo la primera ha cambiado la puntuación desde que la vi. Es una película que crece mucho en el recuerdo.

Este año no hay ninguna procedente de las plataformas de cine bajo demanda entre las primeras. Pero la otra cuestión notable es que sólo hay una película cuya nacionalidad principal, en ocasiones hay productores de varias nacionalidades para una misma película, es estadounidense. Y curiosamente está rodada en inglés y mandarín con la inmensa mayoría de sus intérpretes principales chinos o de origen chino. Menos una chica japonesa, si no recuerdo mal. Este año las películas norteamericanas, y también podríamos decir lo mismo de las españolas que he visto, se caracterizan por algo en común. Independientemente de la calidad de su factura, que puede ser muy buena, hay muchas que me han interesado poco en lo que me han contado. Y en el momento en que mi valoración subjetiva está en el 3… es difícil que lleguen arriba.

China está empujando fuerte en el mundo del cine. No sólo llegan películas muy potentes de aquel país, sino que cada vez se ve con más frecuencia en los créditos la participación de productoras chinas en películas norteamericanas y europeas. Lo que dadas las circunstancias políticas del gigante asiático… es un poquito preocupante.

Veamos cómo ha ido la cosa por meses, para hacernos una idea de cómo ha ido el año estacionalmente.

Enero The Favourite, la hipnotizante y bellísima propuesta vietnamita de The Third Wife y la absorbente Napszállta, las tres entre las diez primeras, se pudieron ver en este primer mes del año, pasando por encima de muchas candidatas a premios.

Febrero – La compleja propuesta de ciencia ficción que es High Life se hizo con la posición dominante en este mes. Una película que no es para grandes públicos, pero con grandes virtudes en todas sus dimensiones.

Marzo – Bajón habitual en este mes, donde ninguna entra entre las diez primeras, ni siquiera el regreso de Pedro Almodóvar, que no está mal, pero que no me acabó de enganchar plenamente. Una película japonesa en Netflix, un curioso y duro drama adolescente ha estado cerca de entrar en la lista de honor; Ribāzu ejji [リバーズ・エッジ] (River’s Edge).

Abril – Otro mes de bajón, con una película canadiense, La chute de l’empire américain, interesante. No llegó a parecerme especial, pero me cayó en gracia.

Mayo – Un western francés, rodado en inglés y filmado entre Francia y España, me pareció una de las películas del oeste más notables que recuerdo, The Sisters brothers, abriéndose paso hasta las 10 primeras.

Junio – El Largo viaje hacia la noche del chino Bi Gan está muy próximo muy próximo a merecer la calificación de obra maestra por mi parte. Y así así le ha ido… todavía me lo estoy pensando. Igual la tengo que volver a ver. Maravilloso plano secuencia final. Maravilloso.

Julio – Flojísimo mes de verano donde solo la argentina El cuento de las comadrejas y la francesa Un amour imposible se levantan ligeramente por encima del aprobado raso. Las dos están bien,… pero les falta algo para destacar algo más.

Agosto – En el mes en que Tarantino me dejó algo frío, no entendí el entusiasmo de muchos, una modesta película japonesa me pareció muy curiosa y original; Boku wa Iesu-sama ga kirai [僕はイエス様が嫌い]. Pero la mejor puntuada, que casi entra en las diez primeras es la coreana Gangbyeon hotel [강변호텔] (El hotel a orillas del río), una vez más una película que no está pensada para el gran público.

Septiembre – El mes más pobre cinematográficamente hablando… realmente sólo destaca que nos fuimos a ver en pantalla grande las maravillosas aventuras de Chihiro al otro lado del tunel.

Octubre – Potente llegó este mes. Mucho “trabajo” tras las vacaciones. Tres de las presentes en la lista de diez principales, la ausencia del hijo de un matrimonio chino en Di jiu tian chang [地久天长] (Hasta siempre, hijo mío), la delicada Portrait de la jeune fille en feu, y los parásitos que nos llegaron de Corea del sur, otra película a la que le falta poco para convertirse en obra maestra. Poco. Ese último cuarto de película que no está del todo logrado.

Noviembre – Ese impresionante retrato familiar que es The farewell, que ya he dicho que crece constantemente en el recuerdo, domina el panorama del otoño avanzado. Con una curiosidad, el reestreno de The Juniper Tree, con una jovencita e interesante Björk, que poco le falta para entrar entre las diez primeras.

Diciembre – Muchas muchas películas en el último mes del año. Pero también muchas decepciones. Aparte de revivir la aventuras de la princesa de las bestias, lo más destacado fue, casi cuando el año se nos agotaba la interesante película rusa sobre la inmediata posguerra, que poco le ha faltado para entrar también entre las diez mejores, Dylda [Дылда] (Una gran mujer). Muy poco. También de las que me lo estoy pensando.

Ha habido películas muy interesantes este año. Y se confirma lo que ya decía en otras ocasiones. Pese a la potencia de la industria cinematográfica de los Estados Unidos, no es el país que proporcionalmente haga propuestas más interesantes. Y que las producciones asiáticas han estado a muy buen nivel. Seguiremos al tanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .