[Cine] Thank for Sharing (2012)

Cine

Thanks for Sharing (2012), 9 de junio de 2014.

Esta semana la he tenido muy liada, pero he aprovechado un par de momentos para ir al cine con algún amigo, uno de los pocos sitios donde se estaba realmente fresquito. Y hemos visto un par de película que no han llegado precisamente a la cartelera española recién estrenadas, y que por poco no se nos escapan. Ambas en versión original. La primera la podéis encontrar también en la cartelera española, donde permanezca, doblada con el título, lamentable, de Amor sin control. Esta comedia dramática, o drama con momentos cómicos, de Stuart Blumberg llama más la atención a priori por su reparto que por su originalidad.

Durante la hora y tres cuartos que dura la película, vamos a seguir las vidas durante unas semanas de tres adictos al sexo que se reúnen periódicamente en un grupo de autoyuda. El más veterano es Mike (Tim Robbins), próximo a los sesenta, casado con la dulce Katie (Joely Richardson), lleva muchos años “sobrio”, es decir que no practica el sexo más que con su legítima, también ha superado problemas de adicción al alcohol, y tiene problemas con su hijo Danny (Patrick Fugit), ya mayor, que ha heredado algunos de sus problemas de adicciones. El siguiente en edad es Adam (Mark Ruffalo), en sus cuarenta, lleva cinco años “sobrio”, pero tiene problemas para iniciar relaciones estables. En este momento conoce a Phoebe (Gwyneth Paltrow), atractiva, divertida, que ha superado también un enfermedad, y se plantea el reto de una relación seria. El tercer, el mas joven, alrededor de los treinta años, es Neil (Josh Gad), que está en el programa de rehabilitación por orden judicial al realizar frotamientos no consentidos con mujeres en el metro. No lleva ni un día “sobrio”. No se lo toma en serio. Hasta que pierde su trabajo, y conoce a una de las pocas mujeres del grupo, Dede (Pink).

Central Park

Mucho Nueva York en esta película, especialmente, muchos paseos por Central Park.

Como decía, la película no es especialmente original. Nada que de una otra forma no hayamos visto antes. Dramática con alguna nota de humor aquí y allá, tiene un fondo “buenrollista” que se nota mucho desde el principio, y que hace que todo sea muy previsible. Al finalizar el primer tercio de la película, ya puedes imaginar perfectamente, salvo detalles, por donde van a ir los tiros y como va a terminar. Y no nos equivocamos. Pero como también decía, la película tiene como atractivo principal un reparto en el que hay mucho oficio. En todos ellos. Componen una película coral, donde los tres protagonistas principales se reparte el peso, con importantes aportaciones de los secundarios, que también hacen buenas aportaciones.

Finalmente, si bien no es una película que vaya a calar hondo en tu pensamiento, memoria o espíritu, si que te hace pasar un rato agradable de cine con buenas intenciones, y con mucho, mucho Nueva York.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Central Park

Aunque esto fundamentalmente en la pareja Ruffalo-Paltrow, por que los otros nos enseñan otros rincones.

[Cine] Country Strong (2010)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Country Strong (2010), 23 de abril de 2011.

No teníamos especiales preferencias para ir al cine este fin de semana pasado. La cartelera estaba bastante lánguida, no sabemos si por efecto de las fiestas o por efecto de la incapacidad de los cineastas para suministrar una cantidad suficiente de productos interesantes para las 52 semanas del año. Y nos encontramos con esta película con un reparto relativamente atractivos, en versión original, y con música. Aunque no había unanimidad sobre la apreciación de los que íbamos a la música country. Pero bueno, había que probar con este filme realizado por la directora Shana Feste, novedad para mí.

Sinopsis

Kelly Canter (Gwyneth Paltrow) es una cantante de éxito de música country, que se encuentra en un centro de rehabilitación para alcohólicos después de un accidente en un concierto en Dallas en el que estaba bebida, y que le produjo la muerte del feto de 5 meses que gestaba. En el centro ha encontrado el consuelo y el apoyo de Beau (Garrett Hedlund), uno de los cuidadores, músico de country también, aficionado, y con quien parece que ha hecho algo más que amistad. Pero su marido y representante James (Tim McGraw), la saca precipitadamente del centro. Ha conseguido una gira por distintas ciudades tejanas, que terminará nuevamente en Dallas, y que puede ser una oportunidad para relanzar su carrera. Entre los teloneros irá Beau y también una jovencita, Chiles (Leighton Meester), que amenazará la seguridad de la veterana cantante. El salir de nuevo a la carretera será una ocasión, pero también una amenaza para la cantante. Especialmente cuando vuelvan a surgir sus inseguridades, y cuando los afectos románticos entre los cuatro personajes empiecen a entrelazarse.

Realización y producción

Correctamente rodada y producida, tampoco es una película complicada para los estándares americanos, el principal problema del filme es el guion. Y es que el guion no vale. Desde luego, no es nada nueva la historia sobre el conflicto en una mujer entre el éxito y la felicidad. O la amenaza de la actriz madura por la estrella incipiente. Las múltiples versiones de Ha nacido una estrella (A Star Is Born),  El crepúsculo de los dioses (Sunset Blvd.), Eva al desnudo (All About Eve) y otras muchas películas ya nos lo han contado desde múltiples puntos de vista. Y esta película no aporta nada nuevo. Salvo el mundillo de la música country; aunque parece que también hay algún ejemplo previo de esto pero que yo no he visto. Pero es que además, los diálogos son muy flojos, muy tópicos, con situaciones absolutamente previsibles y en ocasiones ridícular. El único punto positivo que realmente se le puede poner a la realización de la película es el rodaje de las actuaciones en los conciertos, muy espectaculares.

Interpretación

Lo cierto es que toda la película está puesta al servicio de la protagonista. La Paltrow sale guapa, elegante, y canta. Razonablemente bien. El resto del reparto hace lo que puede igual que ella, ya que los mimbres con los que tienen que trabajar son muy flojos. Especialmente difícil me parece el paper de Leighton Meester ya que su papel me parece catastróficamente definido. Al principio se supone que es una lela que lo único que tiene es que es joven, guapa y canta, para luego resultar que tiene talento, una dramática vida detrás, y es muy profunda. Pero no hay transiciones, no hay nada que explique porque en momento dado parece una cosa y al final otra. Una pena, porque esta chica que viene de algún culebrón televisivo, creo que tiene materia gris suficiente para hacerlo bien. En cualquier caso, las debilidades de la película no son culpa de los intérpretes, que hacen lo mejor que saben. Pero el guion, los diálogos y la dirección no ayudan gran cosa.

Conclusión

Un producto fallido. Claramente. Salvo los aficionados a la música country, o incondicionales de la rubia protagonista, pocos más pueden estar interesados en este producto. Y para los que vayan por la música, aclarar una cosa. Lo que se ofrece es en líneas generales son canciones en el más puro estilo country pop, es decir, digeribles para todos, y no temas de cierta hondura o estilísticamente interesantes. Lo que hay es más parecido a Taylor Swift que Alison Krauss, por poner algún ejemplo, desde mis muy modestos y limitados conocimientos sobre este tipo de música.

Calificación

Dirección: *
Interpretación: ***
Valoración subjetiva: 
**

Recomendación musical

Supongo que debería recomendar la banda sonora de la película. Aunque el ánimo pesetero de las productoras me joroba bastante. Han sacado dos discos que se venden por separado. Uno es la banda sonora “oficial”, con algunas canciones cantadas por los protagonistas de la película, pero con muchos temas cantados por otros cantantes. Y después han sacado otro disco con “más canciones de la película”, en el que están las versiones cantadas por los protagonistas de la película. Es decir, para bien o para mal, esta es la auténtica banda sonora del film. Creo.

En cualquier caso, ya he comentado que es un country muy pop en muchas ocasiones, que es el que menos me atrae. Así que puestos a recomendar una banda sonora con raíces en el country,… ¿por qué no revisitar la de la película Cold Mountain, que presenta una variedad de estilos, música de los Apalaches, canciones de Alison Krauss, sacred harp, y es mucho más interesante?

Hojas

La vegetación a orillas del río Ebro a su paso por Zaragoza se ha puesto frondosa con la llegada de la primavera - Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8

Two Lovers (2008)

Cine

Two Lovers (2008), 27 de mayo de 2010.

Nos vamos a ver este filme de James Gray, un director para mí desconocido, impulsados por las críticas razonablemente favorables que hemos leído por ahí. Compruebo con sorpresa, no obstante, que este largometraje con tono de cine independiente tiene ya dos años de antigüedad; llega a las pantallas españolas muy tardíamente. Vamos a ver lo que ha dado de sí.

La película nos habla de un tipo, un judío neoyorquino que vive con sus padres, interpretado por Joaquin Phoenix, y al que conocemos en un intento de suicidio poco enérgico, del que sale sin mayor problema. Luego sabremos que hubo un intento más serio en su pasado, como consecuencia de un compromiso amoroso fallido, y que le tuvo internado durante un tiempo en un centro psiquiátrico. Tras el intento fallido actual, en poco tiempo conoce a dos mujeres. Una es su vecina, rubia, guapa, que representa lo sofisticado, el mundo, secretaria de un bufete de abogados, y que mantiene un affaire con uno de los socios del bufete. La otra es la hija de un amigo y futuro socio de su padre, morena, también guapa, judía como él, y que representa los valores familiares sólidos, la tradición. La primera está interpretada por Gwyneth Paltrow, la segunda por Vinessa Shaw. A partir de ahí, se debatirá entre las dos mujeres,… hasta un desenlace del que no hablaré para mantener el interés vuestro, potenciales espectadores.

Hay que decir, que es una de esas películas ambientadas perfectamente en la metrópoli neoyorquina, en la que las cosas que suceden lo hacen de forma tranquila. El protagonista vive una convulsión en sus emociones y en sus sentimientos, que es propia. Cada uno de los demás protagonistas vive su vida sin sospechar las otras vidas que se están cruzando y están condicionando el devenir de las propias. Todo es cotidiano, todo es natural. Sólo el seguimiento de las dudas y las contradicciones del protagonista marca el meollo del asunto. Y en todo esto radica el principal mérito del filme, que nos narra los condicionantes del amor a los 35 o más años, sin necesidad de que los adultos se comporten como adolescentes. O por lo menos no de forma artificiosa. El inconveniente, la pega, viene de que la película es previsible. Se adivina poco a poco el desenlace de la situación. Un desenlace que no deja de ser amargo, pero quizá inevitable. Técnicamente, el filme tiene gran elegancia visual, muy intimista, así como un estupendo montaje de sonido. Hacía tiempo que no era tan consciente de lo importante que son los sonidos distintos de los diálogos en un filme, para entender y complementar los sentimientos de los personajes que vemos en pantalla.

Las interpretaciones son de correctas a buenas o muy buenas. Shaw tiene el papel menos vistoso, pero quizá precisamente por eso es más meritorio, dado lo convincente que está. La interpretación de Paltrow provocó un debate entre los que asistimos juntos a la proyección, ya que no acabamos de acordar si habíamos visto la interpretación de una actriz que aprovechando su aspecto físico hace personajes excesivamente jóvenes, si realmente es una actriz que sabe la edad que tiene y precisamente interpreta estupendamente a una mujer agarrándose a una juventud y a una forma de vida que se le escapa. Ante la duda, me decanto por la segunda opción, y decido que la rubia actriz lo hace bastante bien. La  interpretación de Phoenix, que es muy matizada por las consecuencias de la medicación y de la enfermedad mental, viene penalizada por el doblaje desde mi punto de vista. A mencionar la presencia de excelentes secundarios, entre los que destaco a Isabella Rossellini, asumiendo su condición de mujer mayor, en el papel de la madre del protagonista. Actriz elegante como pocas, aunque con una carrera muy irregular. Y si siempre se ha parecido a su madre, ahora más.

Resumiendo, una película que deben evitar los amantes del cine “palomitero”, pero bastante recomendable para quienes busquen un cine donde no les tomen el pelo constantemente y estén dispuestos a conocer otra cosa que los estandarizados personajes del cine actual.

Las notas, con buen tono:

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
***

MadridFoto 2010

El protagonista, como sueño, de cumplimiento improbable, le gustaría ser fotógrafo; por lo que nos muestra el filme, quizá digno de ser expuesto en ferias como MadridFoto - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Iron Man (2008)

Cine

Iron Man (2008), 13 de mayo de 2008.

Segundo fin de semana que vamos a ver película intrascendente, por mero entretenimiento. Y esta va de uno de los superhéroes de la Marvel. Llevan ya unas cuantas películas hechas a partir de estos personajes, pero supongo que les quedan un buen puñado todavía.

Yo de niño consumí moderadamente estos tebeos. Entonces no los llamábamos cómics. Era tebeos. Cuando digo de niño me refiero a que comencé a leer alguno allá a los ocho años, y no creo que leyese ninguna más pasados los diez u once años. Compré muy pocos. Los intercambiábamos. Con lo cual, las historias que se continuaban nunca las leía en el orden adecuado. Me daba igual. Nunca tuve un superhéroe favorito, pero en los tebeos de los Vengadores, salía un personaje que se llamaba Wanda, la Bruja Escarlata, que me producía una extraña desazón, que sólo algunos años más tarde identifique inequívocamente con el deseo sexual. Pero de esto tenía yo poca conciencia entonces. No fui un retrasado en mi desarrollo sexual, pero tampoco precoz. Cada cosa a su tiempo. Y estos son casi todos los recuerdos notables que de aquella época y sobre aquellos tebeos me quedan.

Así que este tipo de películas las he recibido siempre con la debida distancia y frialdad. También dándoles las debidas oportunidades como a cualquier otro filme de aventuras. Lo que pasa es que con casi todas me pasa lo mismo que con este, dirigida por Jon Favreau. Con líneas argumentales básicas:

  • Tipo que descubre o adquiere “superpoderes”.
  • Tipo que las pasa canutas cuando los empieza a usar.
  • Tipo que mejora la cosa.
  • Tipo que se enfrenta finalmente a uno muy malo, más fuerte y más rápido, pero al que vence.

Entre medio, puede tener amoríos, o al menos algún tipo de tensión sexual con una bella moza, y algún que otro conflicto familiar o social, según la naturaleza de sus poderes… pero no hay más. Bueno sí… un despliegue absurdo y atronador de pirotecnia y otros efectos especiales, que aseguran que la historia nunca sea lo importante en la película.

En la que aquí nos ocupa, se han preocupado de que el reparto sea de campanilla. El héroe es Robert Downey Jr. El malvado, un irreconocible Jeff Bridges. ¿Os acordaís de cuando le tocaba el piano o lo que sea a Michelle Pfeiffer, o cuando era el Gran Lebowsky? Pues ya ves. El florero de turno, Gwyneth Paltrow con su carrera como actriz en caída libre.

En el argumento nada original. Y ya cansa el tema de los árabes/afganos o similares que son malísimos y tontos. No son originales ni para buscar nuevos villanos. Queda pueril. Sin embargo, la película cumple con el objetivo de entretener. Y el Downey consigue hacer un personaje un poco más simpático y con un poquito más de personalidad que en otras por el estilo. Al final, buscas dónde vomitar la dosis de maniqueismo barato que destilan estos productos, y te vas a casa o donde sea a buscar un poco de estímulo intelectual.

Yo le pongo un cinco en la valoración subjetiva, con otro tanto en la dirección, y un seis en la interpretación, porque me cae simpático el protagonista. Y ya está. A olvidarse de la cuestión.

En la película me queda la duda de si el protagonista es un gran científico. Pero lo que sí resulta ser es un notable herrero; como el que había recientemente en el Mercado de los Sitios en el Barrio de San Gregorio.

En el fuego al rojo

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Nota geek: Los monitores de los ordenadores del bueno son de Apple. Lo del malo son de Dell. ¿Ambas empresas hacen product placement? ¿O sólo lo hace Apple, desacreditando también los productos rivales? ¿O es cosa del diseño de producción de la película que identifica una marca con lo bueno y la otra con lo malo? Rediez,… me carcome la duda.