[Cine] Repesca de estrenos aprovechando las fiestas

Cine

Cuando el viernes salieron las novedades de la cartelera, pudimos comprobar que todavía permanecían en la misma algunas películas de estreno que nos habían llamado la atención en su momento, pero para las que no habíamos encontrado tiempo para acudir a verlas. Y nos propusimos un fin de semana con puente cinematográfico. Cinco días, cuatro películas. Una de ellas nos fue por los pelos, porque no aguantó más allá del fin de semana. A otra le dedicaré una entrada en exclusiva. Es el estreno real de la semana, y tiene más empaque. Vamos con las otras.

Si las fotos de ayer iban de la EOS 40D con el nuevo 35 mm de Tamron, en blanco y negro, hoy también pero en color. Porque como no hemos tenido realmente frío todavía en Zaragoza, la ciudad tiene todavía aspecto otoñal.

Bad Times at the El Royale (2018; 60/20181221)

Desde mediados de noviembre llevaba esta película de Drew Goddard, una película que había suscitado diversas alabanzas, “acusada” de ser bastante “tarantiniana” en su planteamiento, pero muy entretenida y bien interpretada. Algo de verdad hay en ello. En todo ello. Con un reparto llamativo (Jeff Bridges, Dakota Johnson, Jon Hamm, Chris Hemsworth,… entre otros) cumple con su misión de ser una película de “cine negro” colorido, inspirada por los lunáticos tipo “Charles Manson” y otros elementos propios de los años 70. Lo pasamos bien, aunque acusa un exceso de metraje para la sustancia real del film.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald (2018; 61/20181223)

Reconozcámoslo. Aunque reconozco que el universo mágico de J. K. Rowling tiene algunos logros interesantes, no soy especialmente fan de su obra. Sus libros me parecen en exceso extensos, prolijos, para la sustancia real que destilan sus obras. Y las adaptaciones de sus obras al cine son muy diversas. Desde cosas muy conseguidas como la dirigida por Cuarón, hasta pestiños absolutamente insoportables. Cuando empezó la nueva serie de películas sobre su obra,… la de los animales fantásticos, ni me plantee en ir al cine a verla. Pero cuando la vi en la pequeña pantalla me llevé la sorpresa de encontrarme con una película de aventuras, con sus dosis de humor y una trama muy entretenida. Además de algún logro en su reparto llamativo (Katherine Waterston, entre otros, sin duda; su protagonista, Eddie Redmayne, solo me pareció razonable). Y por ello, nos pareció también razonable ir a la gran pantalla para ver su secuela, también dirigida por David Yates.

Estrenada también a mediados de noviembre, pues… bien… llegamos a la irregularidad mencionada. A mí me pareció bastante pestiño. No me enganchó. No sentí empatía por los personajes, y la parafernalia mágica de las varitas me pareció más de lo mismo. No volveré a caer en el error. Con probar a ver la tele de casa, ya me basta con este universo mágico.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

The Escape (2018; 62/20181225)

Para el día de Navidad, una película mucho más reciente respecto a su estreno, ya que es del fin de semana anterior. Reconozco que el principal atractivo de esta película Dominic Savage era comprobar la evolución como actriz de su guapa protagonista, Gemma Arterton. La atractiva y escultural británica hace tiempo que apunta maneras como actriz más allá de su cara bonita. Pero la competencia en su país y en el cine internacional es dura, y no ha tenido la oportunidad de la película que la lance a primera fila de una vez por todas. El problema es que esta película sobre el aburrimiento y la crisis de un ama de casa treintañera es una recopilación de tópicos, lugares comunes mil veces trillados, con la enésima escapada a París o Francia para reencontrarse a sí misma. La película es tirando a aburrida. Y a ratos con ganas. Y aunque es cierto que Arterton le pone oficio, siendo el rostro que se lleva casi todo el porcentaje del tiempo de cámara en el film, no basta para sacarla adelante. Una oportunidad perdida.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

En fin… Irregular ha resultado nuestra repesca de títulos presuntamente interesantes. Pero ya digo que he dejado para otro día lo realmente interesante.

[Fotografía] Recomendaciones de la semana; dada, clásico, sexy, contemporáneo,…

Fotografía

En primer lugar, y antes de pasar a las recomendaciones, un comentario sobre las fotografías que acompañan hoy la entrada. He empezado, muy poco a poco, que no ando sobrado de tiempo, a revisar mis negativos en blanco y negro. Durante años, cuando salía de viaje, llevaba dos cámaras; una réflex con diapositivas en color y una compacta con negativos en blanco y negro. Una de las más usuales en esta segunda categoría fue la Minox 35ML, pequeña cámara del tamaño de un paquete de cigarrillos, con un objetivo retráctil tipo tessar de 35 mm f/2,8, enfoque por estimación, y una buena calidad de imagen en general junto con una portabilidad y discreción más que notables. En un día de calor tórrido en Bélgica, cuando viajaba en el bolsillo de mi pantalón, decidió abandonarme en el tren que nos había llevado desde Lieja hasta Lovaina. Prefirió quedarse en el aire acondicionado del tren, en lugar de salir a visitar la bella ciudad del Brabante Flamenco. En cualquier caso, me quedan sus negativos. Y entre ellos, he encontrado una pequeña serie tomada en el Mercado Central de Budapest, más alguna extra de ese viaje que traigo aquí también.

Viejo Skoda en las calles de Budapest

La única de las fotos que no pertenece a la serie del Mercado Central de Budapest, pero también está tomada en las calles de la capital húngara, cuando todavía podían verse con frecuencia viejos coches de la antigua Europa oriental, como este checo Skoda.

Empezaremos las recomendaciones de esta semana yéndonos hacia el pasado. Hacia las vanguardias y los clásicos de la fotografía:

Conocí estos días atrás la página In the In-Between, dedicada a los artistas de la imagen digital. Pero de los artículos que consulté el que más me llamó la atención fue el dedicado a los collages y montajes de la época Dadá. Estas técnicas, también muy utilizadas por los surrealistas, estuvieron muy en voga en el Berlín increíblemente rico culturalmente de los años 20 del siglo XX. La artista a la que se dedica el artículo es Hannah Hoch. Estas técnicas solían mezclar técnicas, siendo la fotografía una de las más usadas, junto con la pintura y el dibujo.

Y desde luego podemos considerar un clásico a Marc Riboud. Fotógrafo francés que fue miembro de Magnun Photos, y que documentó con primor la vida de las personas por todo el mundo. Algunas de sus fotografías son icónicas. Y todavía vive. Nos lo recordó Rafael Roa.

Mercado Central de Budapest

El negativo en blanco y negro dota a las imágenes de una cualidad muy distinta que si hiciésemos la fotografía con una medio digital; si además se acompaña las estructuras metálicas de antaño del Mercado Central de Budapest, mucho mejor.

Clásica deberíamos considerar también el retrato de Lewis Morley de 1963, es decir celebramos su 50º aniversario, de Christine Keeler. Es una de esas fotografías que se han convertido en un icono. Para la foto, la modelo y chica de compañía, que protagonizó un escándalo político de notables dimensiones en el Reino Unido, estaba obligada a posar desnuda. No es que la chica no lo hiciese en alguna ocasión. Hace unos meses, una exposición de Duffy en el Centro de Historias de Zaragoza nos recibía con una hoja de contactos ampliada con una sesión de desnudos de Keeler. Pero en esta ocasión, fotógrafo y modelo decidieron respetar la letra del contrato burlando su espíritu. Y para ello usaron una silla modernista sobre la que se sienta al revés, de modo que entre la silla y sus brazos ocultan todo lo que el espectador morboso querría ver. La composición, incluido el gesto de la modelo, hace que sea una de esas fotografías que resultan especialmente sensuales más por lo que ocultan y sugieren que por lo que muestran. Y como decimos, se puede considerar un clásico. Cincuenta años hace. Para ver la fotografía y conocer mejor las circunstancias en que se realizó, sugiero visitar un artículo en la página del Victoria & Albert, que incluye la fotografía y la hoja de contactos de la sesión. Nos lo recordó la sección de arte y diseño de The Guardian.

Mercado Central de Budapest

Siempre, lo mejor en estos sitios en los que se combina las sombras y las luces que entran por los ventanales es usar la luz de la caída de la tarde, más horizontal, y que permite mejores contraluces y sombras más largas.

Vayamos ahora con algunas recomendaciones de fotografía contemporánea.

En aCurator encontré una interesante serie de los fotógrafos Maja KaszurRadek Polak con el buceador Mateusz Malina, al que han fotografiado en su actividad deportiva usando cámaras de formato medio y gran formato.

En Le Journal de la Photographie nos recomendaban la serie Real Landscapes de Thomas Wrede. Paisajes que combinan el paisaje natural, con el uso de miniaturas o modelos a escala para reinventar esos paisajes.

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos recomendaban las fotografías de Eric Lafforgue, apasionado viajero francés, que nos ha permitido conocer la realidad de países lejanos e inaccesibles, siendo algunas de sus fotografías de Corea del Norte las que más reconocimiento le han proporcionado.

Mercado Central de Budapest

En cualquier caso, la ya veterana Delta 400 de Ilford resuelve las situaciones de contraste lumínico sin ningún problema.

Esta entrada, como comentaba al principio, está ilustrada con procesos que en estos momentos, aunque vigentes, empiezan a ser cosa del pasado ante la avalancha de la tecnología digital en el mundo de la fotografía. aunque puedan dar lugar a imágenes de gran belleza. Uno de los procesos más famosos y que más han marcado la historia de la fotografía del siglo XX, especialmente en color, es el Kodachrome. Hace no mucho fue famoso el desarrollo de como Steve McCurry había usado el último rollo de esta mítica película. Pues bien, Elizabeth Avedon nos trae otro último rollo de Kodachrome. El del fotógrafo Jeff Jacobson, que durante años exclusivamente trabajó con este material. Y lo que no podía suponer el fotógrafo cuando en 2004 fue diagnosticado de un linfoma, que cuando saliera de su recuperación, iba a exponer su último rollo de este material. A mí me ha parecido interesante. La historia y las fotos.

Y termino hoy con otro fotógrafo que se llama Jeff y que utiliza procesos poco actuales. Ya comenté en su momento que el actor Jeff Bridges documenta sus rodajes con su Widelux, una cámara peculiar para trabajar en formato panorámico. Petapixel nos lo ha recordado, y claro está nos sugiere visitar la divertida página web del actor. Me encantaría pillar uno de los libros que se publicaron en 2003. Pero son 90 euracos, como poco, y no están algunas de las fotografías más recientes que me gustaría tener impresas. Uigggg…

Mercado Central de Budapest

Y la gran discreción tanto visual como sonora de la cámara, permite que la gente te ignore cuando tomas la imagen. Era una cámara muy divertida.

[Fotografía] Jeff Bridges, actor y fotógrafo

Fotografía

La presencia mediática de los intérpretes ‘oscarizables’ estos días atrás me trajo a la memoria un hecho singular. Bueno. No tan singular. Se da con más frecuencia de lo que parece. Y es que el candidato al óscar en la categoría de actor protagonista por True Grit (Valor de Ley), Jeff Bridges, también es un muy interesante y competente fotógrafo aficionado. Con alguna peculiaridad que lo hace especialmente interesante. No sé si mejor fotógrafo, pero sí muy interesante.

He de decir que quien quiera ahorrarse el rollo que yo os voy a contar, puede pasarse directamente por la aparentemente informal y divertida página en internet del actor.

En primer lugar, los objetos de sus fotografías. Los rodajes de sus películas, sus compañeros de rodaje, los escenarios, los paisajes, el buen rollo que destilan todos a su alrededor aparentemente. Y una serie en particular ‘Tragoedia/Comoedia’ que luego os explico.

Árbol, Tozal de Guara y dolmen

Dolmen de Ibirque y, al fondo, Tozal de Guara; las imágenes de Bridges son predominantemente en blanco y negro, y en formatos panorámicos, más extremos que el 16:9 que uso yo en ocasiones - Panasonic Lumix LX3

En segundo lugar, está la cámara utilizada. Se trata de una Widelux, cámara que en su versión para película de 35 milímetros obtiene una imagen panorámica de 140º de amplitud en el campo de visión horizontal. El negativo tiene unas dimensiones de 60 x 24 mm. Las proporciones entre ancho y alto son por lo tanto son 2,5:1. Bastante parecidas a muchos formatos cinematográficos. El mecanismo mediante el cual consigue esto es gracias a un objetivo de 26 mm que va girando sobre su eje de modo que va haciendo un barrido de la escena al mismo tiempo que impresiona la película. El actor nos presenta sus álbumes de fotos de los rodajes como si fueran libros virtuales, en los que vamos pasando páginas, viendo las imágenes y leyendo las ocasionales acotaciones o pies de foto que el actor nos ofrece.

Como el objetivo tarda un tiempo en recorrer toda la amplitud del fotograma, muy superior a la velocidad de obturación escogida, con un poco de habilidad se puede conseguir que una misma persona aparezca dos veces en el mismo fotograma, especialmente cuando se elige la velocidad de obturación más lenta, de 1/15 segundos. La serie mencionada anteriormente, ‘Tragoedia/Comoedia’, consiste en que la persona aparezca dos veces en el fotograma, en una de ellas con una expresión triste, preocupada o atemorizada, que representa la versión trágica de la interpretación, y en otra de ellas con una expresión alegre o divertida, que representa la versión cómica de la interpretación.

En lineas generales, si bien no todas las imágenes tienen el mismo interés, si que el conjunto de imágenes y del proyecto merece la pena una visita. Es divertido, es sugerente, y aprendes cosas. Tanto sobre fotografía como sobre cine. Qué más quieres.

Música recomendada

Si hubo un momento tórrido en mi historia cinéfila (o cinéfaga, tal vez de forma más precisa), en el que Jeff Bridges apareciese por allí, fue en los números musicales de Los fabulosos Baker Boys, sobretodo cuando cantaba con una sensualidad desbordante la entonces inconmensurable Michelle Pfeiffer. Cada vezque pienso en la Pfeiffer cantando Makin’ Whoopee… ufff. O con My funny Valentine, puestos al caso. Qué guapa estaba.

Sierra de Guara hacia el Pirineo

Vista desde la Sierra de Guara hacia el Pirineo central - Pentax K10D, SMC-A 35/2,8

[Cine] True Grit (2010… y 1969)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

True Grit (2010), 13 de febrero de 2011; True Grit (1969), 14 de febrero de 2011 (en vídeo)

Sí, hoy toca un dos en uno. Porque tras ver la última película de los hermanos Coen, Joel y Ethan, este domingo pasado, decidí que antes de comentarla quería ver también la primera adaptación cinematográfica de la novela de Charles Portis, dirigida por Henry Hathaway en 1969. Lo cual ha sido una experiencia curiosa. Así que comentaré ambas películas en paralelo. Conviene decir que he puesto el título en su idioma original, puesto que he visto las versiones originales subtituladas en ambos casos. Y que también en ambos casos, el título en castellano que se dio a las películas es Valor de ley, un título aproximativo, pero que pierde algo del significado de ese genuinos arrojo, agallas o derterminación a las que se refiere el título original.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones:

Personaje

1969

2010

Rooster Cogburn     
John Wayne
Jeff Bridges
Mattie Ross
Kim Darby
Heilee Steinfeld
LaBoeuf
Glen Campbell     
Matt Damon
Tom Chaney
Jeff Corey
Josh Brolin
Ned Pepper
Robert Duvall
Barry Pepper

.

En el último cuarto del siglo XIX, algunos años después del final de la guerra civil americana, todavía no se ha completado la conquista del oeste americano. Y mientras que unas ciertas formas de civilización van llegando, todavía abundan los pistoleros. Uno de estos, Tom Chaney, asesina al padre de Mattie Ross, una adolescente de 14 años que decide vengar la muerte de su progenitor, pero por la vía legal. Para ello, contrata un miembro del Cuerpo de Alguaciles de los Estados Unidos (U.S. Marshals), Rooster Cogburn, tuerto, cínico, bebedor y de gatillo fácil, pero que según todas las referencias tiene el auténtico coraje y determinación para llevar a cabo la persecución del criminal por territorio indio, donde se ha refugiado con la banda de “Lucky” Ned Pepper. A esta particular asociación entre el cínico alguacil y la peculiar adolescente, se une un ranger de Tejas, LaBoeuf, que busca al mismo malhechor por el asesinato de un senador en su estado de origen. Y aquí, comienza una aventura en la que averiguaremos quien tiene ese genuino coraje al que hace referencia el título, y en qué consiste este coraje.

Río Gállego - desembocadura

Una de las escenas más características, y que muestra la fuerza de carácter de la protagonista del filme, es cuando cruza a con el caballo a nado un caudaloso río; en la imagen la desembocadura del Río Gállego en el Ebro, aguas abajo del casco urbano de Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

Producción y realización

Aquí encontramos grandes diferencias entre los dos filmes. Si bien los dos guiones son coincidentes en gran medida en el transcurso de la acción y en los diálogos, que supongo extraídos tal cual de la novela original, el ritmo y el tono de la película es muy distinto. Esto también se ve apoyado en gran medida por el diferente aspecto visual de ambas producciones. Frente a los impresionantes paisajes de los parques nacionales de Colorado que sirvieron de escenario en la película más antigua, rodada en lo que debió ser primavera o verano, con todos los árboles muy verdes, con mucho sol, rodada a pleno día, con una iluminación más bien plana, mucho technicolor y con el recurso de la noche americana para las escenas nocturnas, la película actual tiene una fotografía muy cuidada, con tonos menos saturados, en un paisaje menos espectacular, en lo que podemos suponer que es el final del otoño y principios del invierno. Debemos decir que la fotografía de la película actual es candidata a un óscar, y que existen razonables expectativas de que se lo lleve.

El ritmo de la película, como he adelantado, es distinto. Los diálogos son más reposados, más reflexivos. La personalidad de los personajes varía. El Rooster de John Wayne era más pícaro, mientras que el de Bridges es más cínico. La  Mattie que ejecutó Kim Darby era más vivaz, mientras que Steinfeld resulta más reflexiva. Se echa algo en falta el colmillo afilado y la mala baba que los Coen despliegan habitualmente. Sólo la apreciamos en algunas escenas aisladas.

La ambientación también es muy distinta. La concepción estética del mundo del lejano oeste ha variado mucho en estas cuatro décadas, y nos encontramos con un intento de mucho mayor realismo a la hora de pintar cómo sería el vestuario, o los alojamientos de las personas. Siempre siguiendo, supongo, las descripciones del libro, ya que a pesar de las diferencias estéticas, hay coincidencias notables entre los dos filmes.

Interpretación

Quizá este aspecto de la película tenga también mucho que rascar. Ya he mencionado en el apartado anterior las diferencias de carácter que aprecio entre los dos personajes principales. Pero también es importante considerar a los intérpretes que les dan vida. Probablemente, las diferencias entre el Duque y Jeff Bridges sean menores de lo que parece. A parte de esos matices que diferencian el carácter de ambos, sus interpretaciones tienen más cosas en común de lo que parece. Y ambas son notables. John Wayne se llevó su único óscar por este papel,… un óscar que suena a compensación por toda su carrera, vista la competencia que tuvo ese año que, en mi opinión, pudo haber hecho más méritos para el premio que el veterano vaquero. Pero indudablemente fue una interpretación meritoria. E igualmente meritoria es la composición del personaje que hace el siempre sólido Bridges, quien no es la primera vez que se luce con los hermanos Coen.

Donde si que hay grandes diferencias es en el otro papel. En el de la chica. Para empezar, en 1969 colocaron en el papel de una adolescente de 14 años a una actriz de 22, a la que aniñaron con el vestuario y el improbable corte de pelo, corto, que lucía durante todo el filme. Entendámonos, no es que Kim Darby lo hiciera mal; es que no acababa de dar el tipo. En mi opinión. Sin embargo, para la película actual se ha buscado a una actriz de 13 años, con un aspecto físico más creible, y con una interpretación mucho más sobria, y al mismo tiempo más auténtica. Aunque es candidata al óscar en la categoría de mejor actriz de reparto, es claramente coprotagonista del filme, mientras que el mismo personaje en 1969 estaba supeditado a la presencia de Wayne. Supongo que los estrategas de los premios habrán considerado que es más probable que le concedan el galardón por esta categoría más modesta que por actriz principal, donde la competencia es más feroz. Y dada su juventud… Pero es su punto de vista el que está presente durante todo el filme. Son sus ojos los que viven las situaciones, y es ella, en el futuro, quien nos cuenta lo que pasó. Y lo hace muy bien. Tras su aspecto frágil, con sus trenzas y su cara de susto en ocasiones, sabe componer el personaje con el genuino arrojo y la genuina determinación de la que nos habla el título original del filme.

En el resto de los papeles, decir que todos cumplen, y que en particular, es agradable ver a Matt Damon con un registro muy diferente a los que nos tiene acostumbrados.

Como curiosidad, Dennis Hopper hace un pequeño papel en la película de 1969.

Conclusión

Hay que decir que ambas películas son muy entretenidas y están bien. Creo que la actual de los hermanos Coen es superior. O al menos, el lenguaje cinematográfico que utilizan me resulta más familiar, más cercano y más atractivo que el de Hathaway. Creo que también es muy superior técnicamente, así como en las interpretaciones. Pero ambas merecen la pena el desvío. Ambas son recomendables. Especialmente si te gustan los westerns, pero también si no son tu género favorito. En este segundo caso, seguro que prefieres la segunda. La primera tiene más tono de western tradicional, al uso de la época dorada de este género.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la de 2010:

Dirección: ****
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
****

Recomendación musical

La versión de 1969 optó al óscar a la mejor canción cantada por uno de los actores, Glen Campbell, aunque perdió contra una de las más célebres de la historia del cine, Raindrops Keep Fallin’ On My Head, de Dos hombres y un destino. Que era mucha canción, y muy recomendable en sí misma. La banda sonora de la versión actual no está mal, basada en el himno religioso Leaning On The Everlasting Arms, que es apropiado al carácter y mentalidad de la chica, y acompaña muy bien a la película; pero no deja de ser música incidental de buena calidad. Quizá, entre las bandas sonoras de las películas de los Coen me atreva a recomendar la de O Brother, Where Art Thou?, que si no optó a los óscar, sí que se llevó un grammy. Lamentablemente, en Spotify sólo se pueden escuchar tres temas de esta banda sonora.

Troncos finos

En las áridas tierras de Arkansas y Oklahoma, donde se produce la acción de la película, son frecuentes los sotos en las riberas de los ríos, al igual que en el valle del Ebro, como en esta vista del soto de Cantalobos en Zaragoza; allí les llaman "bosque" utilizando la palabra española dentro del idioma inglés, y este paisaje aparece en el filme - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

Los hombres que miraban fijamente a las cabras (2009)

Cine

Los hombres que miraban fijamente a las cabras (The Men Who Stare at Goats, 2009), 15 de marzo de 2010.

“Guárdate de las Idus de Marzo”, le dijo el ciego a Julio Cesar, y éste no le hizo caso y así le fue. Recordando el mal presagio, me dejo convencer en las idus de marzo de este año para ir a ver esta película de la que no me fiaba un pelo. Pero es lo que tiene ir al cine con mujeres; que de vez en cuando quieren ver películas de George Clooney. Da igual de que vayan. No se lo voy a reprochar… en exceso. Si no me recordarán algún fiasco que vimos en años pasados por culpa de Charlize o Scarlett

El filme, dirigido por Grant Heslov, trata de un periodista provinciano norteamericano, Ewan McGregor, que tras una vida rutinaria y el fracaso de su matrimonio, se dirige a Iraq con el fin de realizarse como periodista, donde se encuentra con un curioso personaje, Clooney, que le va contando la historia del Ejército de la Nueva Tierra. Este fue un experimento de los años setenta dirigido por un militar hippie, Jeff Bridges, que pretende luchar contra el enemigo usando tácticas pacíficas mediante técnicas paranormales. Mientras, se van internando en el país invadido, en el que tras una serie de catástrofes autoinducidas llegarán al cuartel general de los descendientes de aquel experimento, actualmente dirigidos por uno de los más desleales participantes de aquella época, Kevin Spacey.

El filme es una sucesión de ironías, sátiras y críticas a diferentes elementos de la política, el ejército, la sociedad y la cultura norteamericanas, pivotando alrededor de elementos extraídos de Star Wars, especialmente del concepto de los Caballeros Jedi, como guerreros pacíficos y espirituales. El guion apela a continuos flashbacks entre el presente de la era Bush y el pasado del Vietnam, de los hippies, o de la Guerra de las Galaxias de Reagan. También hace un uso continuado de la voz en off. A ratos un poco cargante, la verdad. No extrajo de mí carcajadas; ni siquiera alguna tímida risa. Moderadas sonrisas.

En lo que se refiere a la interpretación, creo que hay dos personajes muy desaprovechados, especialmente por que sus actores son los que más juego pueden dar. Y son los interpretados por Bridges y Spacey. Bridges es el que tiene los momentos más inspirados, por el propio absurdo de su personaje como coronel hippie. En algún momento, incluso, parece que rezuma alguna reminiscencia de aque personaje que fue el Gran Lebowsky. Realmente tengo la impresión de que nos hubiese gustado saber más de la historia del pasado. Clooney está razonablemente bien, y McGregor da la impresión de que lo han puesto ahí como parte de la broma sobre los jedis ya que el interpretó a uno de ellos en la fallida segunda trilogía de Star Wars.

Resumiendo, una película que tenía elementos para ser muy divertida, muy crítica y muy interesante, pero que se queda a medio camino a penas de las tres características. Además te la venden en el avance como comedia trepidante y desternillante, para luego encontrarte con un producto que se mueve con parsimonia, y a ratos lentamente y con más melancolía que disparate. Un producto fallido que pudo ser, y que ya nunca será. Bueno. Vete tú a saber… Que con esto de los remakes… Pero casi todos son mucho peores al original. Mi puntuación:

Dirección: **
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
**

La cabra

Yo fui un hombre que miró fijamente a una cabra, bajando del Gornergratt hacia Zermatt, Suiza - Pentax K10D, SMC-M 200/4

Jeff Bridges, su página personal y su Widelux

Cine, Fotografía

Ver las páginas personales de la mayor parte de los personajes famosos suele ser una absoluta abominación. Un rollo. Páginas personales sin personalidad alguna, en las que mientras las visitas tienes constantemente la sensación de que desde luego no está hechas, ni pensadas, por ellos. Supongo que las encargan a alguna empresa o profesional, y estos tienen unos estándares a los que aplican las cuestiones propias del cliente. Lo dicho. Un aburrimiento.

Pero he aquí, que esta semana, por dos vías distintas y casi simultáneamente, me llega la propuesta para visitar la página del actor norteamericano Jeff Bridges. Tanto desde Zona Fandom como desde el State of the Art de PopPhoto, me llega la noticia de que el actor ha presentado en su página personal un reportaje fotográfico sobre el rodaje de Iron Man, película en la que interpretaba a uno de los caracteres más importantes.

La página, en general, si que tiene esos toques más personales que esperamos en este tipo de sitios en internet. Con tipografía de escritura a mano sobre fondo blanco, como si fuera un cuaderno escrito, tenemos las distintas opciones que son importantes para el actor; música, filmografía, entrevistas, fotografía,… En esta última, encontramos un par de porfolios sobre el rodaje de un par de películas. Ambas se encuentran presentadas como si fueran libros a los que hay que pasar las hojas. Están muy bien. Sólo tiene un inconveniente relativo. Necesitas una pantalla grande para verlas con comodidad. Con mi pantalla de 1680×1050 píxeles de resolución va justito para el reportaje de la película de superhéroe con armadura.

Y luego, hay otra cuestión que sorprende. La mayor parte de las imágenes están tomadas en formato panorámico, y el propio actor nos informa y nos habla de usar una cámara Widelux. Este curioso aparato basa su funcionamiento en un objetivo que va girando mientras va tomando la imagen y la va impresionando sobre película de 35 mm, recorriendo un total de 140º grados en horizontal, lo cual es muy panorámico, y proporcionando un fotograma de 60 x 24 mm con su óptica de 26 mm. He encontrado una página (en inglés) en la que se explica el mecanismo y se ven imágenes de la cámara y tomadas por la cámara. Interesante, me ha parecido muy interesante.

Claro, hoy os dejo una imagen panorámica. Aunque no esta tomada con una cámara tan “guay”; me conformo con unir fotogramas tomados con mis cámaras digitales.

Montecalvario desde Piazza del Plebiscito

Montecalvario desde Piazza del Plebiscito, Napoles - Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM

Iron Man (2008)

Cine

Iron Man (2008), 13 de mayo de 2008.

Segundo fin de semana que vamos a ver película intrascendente, por mero entretenimiento. Y esta va de uno de los superhéroes de la Marvel. Llevan ya unas cuantas películas hechas a partir de estos personajes, pero supongo que les quedan un buen puñado todavía.

Yo de niño consumí moderadamente estos tebeos. Entonces no los llamábamos cómics. Era tebeos. Cuando digo de niño me refiero a que comencé a leer alguno allá a los ocho años, y no creo que leyese ninguna más pasados los diez u once años. Compré muy pocos. Los intercambiábamos. Con lo cual, las historias que se continuaban nunca las leía en el orden adecuado. Me daba igual. Nunca tuve un superhéroe favorito, pero en los tebeos de los Vengadores, salía un personaje que se llamaba Wanda, la Bruja Escarlata, que me producía una extraña desazón, que sólo algunos años más tarde identifique inequívocamente con el deseo sexual. Pero de esto tenía yo poca conciencia entonces. No fui un retrasado en mi desarrollo sexual, pero tampoco precoz. Cada cosa a su tiempo. Y estos son casi todos los recuerdos notables que de aquella época y sobre aquellos tebeos me quedan.

Así que este tipo de películas las he recibido siempre con la debida distancia y frialdad. También dándoles las debidas oportunidades como a cualquier otro filme de aventuras. Lo que pasa es que con casi todas me pasa lo mismo que con este, dirigida por Jon Favreau. Con líneas argumentales básicas:

  • Tipo que descubre o adquiere “superpoderes”.
  • Tipo que las pasa canutas cuando los empieza a usar.
  • Tipo que mejora la cosa.
  • Tipo que se enfrenta finalmente a uno muy malo, más fuerte y más rápido, pero al que vence.

Entre medio, puede tener amoríos, o al menos algún tipo de tensión sexual con una bella moza, y algún que otro conflicto familiar o social, según la naturaleza de sus poderes… pero no hay más. Bueno sí… un despliegue absurdo y atronador de pirotecnia y otros efectos especiales, que aseguran que la historia nunca sea lo importante en la película.

En la que aquí nos ocupa, se han preocupado de que el reparto sea de campanilla. El héroe es Robert Downey Jr. El malvado, un irreconocible Jeff Bridges. ¿Os acordaís de cuando le tocaba el piano o lo que sea a Michelle Pfeiffer, o cuando era el Gran Lebowsky? Pues ya ves. El florero de turno, Gwyneth Paltrow con su carrera como actriz en caída libre.

En el argumento nada original. Y ya cansa el tema de los árabes/afganos o similares que son malísimos y tontos. No son originales ni para buscar nuevos villanos. Queda pueril. Sin embargo, la película cumple con el objetivo de entretener. Y el Downey consigue hacer un personaje un poco más simpático y con un poquito más de personalidad que en otras por el estilo. Al final, buscas dónde vomitar la dosis de maniqueismo barato que destilan estos productos, y te vas a casa o donde sea a buscar un poco de estímulo intelectual.

Yo le pongo un cinco en la valoración subjetiva, con otro tanto en la dirección, y un seis en la interpretación, porque me cae simpático el protagonista. Y ya está. A olvidarse de la cuestión.

En la película me queda la duda de si el protagonista es un gran científico. Pero lo que sí resulta ser es un notable herrero; como el que había recientemente en el Mercado de los Sitios en el Barrio de San Gregorio.

En el fuego al rojo

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Nota geek: Los monitores de los ordenadores del bueno son de Apple. Lo del malo son de Dell. ¿Ambas empresas hacen product placement? ¿O sólo lo hace Apple, desacreditando también los productos rivales? ¿O es cosa del diseño de producción de la película que identifica una marca con lo bueno y la otra con lo malo? Rediez,… me carcome la duda.