[Cine] Under the Silver Lake (2018)

Cine

Under the Silver Lake (2018; 01/20190103)

Primer película del año en la gran pantalla. Cuando llegó a las carteleras españolas esta película dirigida por el norteamericano David Robert Mitchell, nos quedamos sorprendidos por la tremenda diversidad en las opiniones. Entre quienes la consideraban una obra maestra y quienes pensaban que era una película confusa y absurda que no llevaba a ninguna parte. Estas divergencias se reflejaban en diversos sitios que agregan la opinión de distintos críticos, o entre el público votante en IMDb, por ejemplo. Aunque estos últimos no son muy fiables que digamos. Una transmisión de opinión menos “autorizada”, pero probablemente más fiable, es decir unos buenos amigos, nos recomendaron verla vivamente y fuimos.

Recorrer la ciudad de un lado a otro,… en definitiva, eso es lo que hace el protagonista de la película de hoy. Como yo en ocasiones, con mi cámara de fotos, buscando la luz adecuada.

Lo primero que me sorprende es que algunos digan que no la entienden. La película se explica perfectamente a sí mismo. Un “nini“, Sam (Andrew Garfield), un apático con la vida, pero más salido que un conejo, se lanza en una búsqueda detectivesca, remedo del género negro con detectives privados como protagonistas, para localizar a su guapa vecina desaparecida, Sarah (Riley Keough). A partir de ahí, recorreremos con él Los Ángeles, Hollywood más bien, moviéndonos entre una peculiar fauna, que si hemos leído y visto el suficiente cine en esta vida, nos resultará extrañamente familiar.

Porque la película de Mitchell se mueve en dos planos simultáneamente. Por un lado, lo que mueve a Sam, lo que hace que se lance en una búsqueda de no sabemos muy bien qué. Lo que sea que represente Sarah para él, algo que quedará desvelado, claro y diáfano en su debido momento. Por otro lado, la película es un constante diálogo con la mitología moderna que rodea Hollywood y la ciudad de Los Ángeles, que ya en La La Land se planteaba como la ciudad de los sueños, donde todo es posible. Y en esa mitología, generada en torno al cine y la literatura del siglo XX, pero también a la crónica de sucesos, encontraremos referencias a un sin número de situaciones. Asesinatos, desapariciones, sectas, gente guapa, hippies, drogas, música, más gente guapa,… y un “detective”, improvisado, que ha de navegar entre ellos, para resolver sus misterios.

En su conjunto, no deja de ser un proceso de superación de un duelo, de la pérdida del ser querido, y no quiero entrar en estos momentos en destripar las circunstancias y la naturaleza del ser querido. Pero todo ello está bien llevado por el buen hacer de su protagonista, rodeado de un reparto tremendamente variado y coral, cuya labor de conjunto es eficaz, aunque sea difícil evaluar las intervenciones individuales. Aunque sale mucha gente guapa; todas las chicas y las señoras salen muy guapas. Lo cual no deja de ser otro guiño a la mitología del lugar. Lolitas, mujeres fatales, hippies destalentadas, aspirantes a actriz que acaban en una agencia de chicas de compañía, cantantes,…

Rodada con un buen oficio lleno de referencias a otros maestros, la puesta en escena es un disfrute para el aficionado al cine. Y la continua referencia a otras obras, tanto cinematográficas como musicales o literarias, hace que incluso uno se pueda plantear un segundo visionado para identificarlas. Quizá cuando salga en vídeo. Incluso cuando la trama bordea con el absurdo, yo la he encontrado muy recomendable. E incluso el paso del tiempo, ha mejorado el recuerdo que me dejó al salir de la sala de cine. Así que ya veis; de la polarización que produce esta película entre quienes la ven, yo soy de los entusiastas. Y seguimos pasando olímpicamente de las película que compiten en la temporada de premios. De verdad, que no me voy a tragar hagiografía alguna de Queen y Mercury, por muchos premios que les den. Que los histriones nunca fueron santo de mi devoción.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****

[Cine] Repesca de estrenos aprovechando las fiestas

Cine

Cuando el viernes salieron las novedades de la cartelera, pudimos comprobar que todavía permanecían en la misma algunas películas de estreno que nos habían llamado la atención en su momento, pero para las que no habíamos encontrado tiempo para acudir a verlas. Y nos propusimos un fin de semana con puente cinematográfico. Cinco días, cuatro películas. Una de ellas nos fue por los pelos, porque no aguantó más allá del fin de semana. A otra le dedicaré una entrada en exclusiva. Es el estreno real de la semana, y tiene más empaque. Vamos con las otras.

Si las fotos de ayer iban de la EOS 40D con el nuevo 35 mm de Tamron, en blanco y negro, hoy también pero en color. Porque como no hemos tenido realmente frío todavía en Zaragoza, la ciudad tiene todavía aspecto otoñal.

Bad Times at the El Royale (2018; 60/20181221)

Desde mediados de noviembre llevaba esta película de Drew Goddard, una película que había suscitado diversas alabanzas, “acusada” de ser bastante “tarantiniana” en su planteamiento, pero muy entretenida y bien interpretada. Algo de verdad hay en ello. En todo ello. Con un reparto llamativo (Jeff Bridges, Dakota Johnson, Jon Hamm, Chris Hemsworth,… entre otros) cumple con su misión de ser una película de “cine negro” colorido, inspirada por los lunáticos tipo “Charles Manson” y otros elementos propios de los años 70. Lo pasamos bien, aunque acusa un exceso de metraje para la sustancia real del film.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald (2018; 61/20181223)

Reconozcámoslo. Aunque reconozco que el universo mágico de J. K. Rowling tiene algunos logros interesantes, no soy especialmente fan de su obra. Sus libros me parecen en exceso extensos, prolijos, para la sustancia real que destilan sus obras. Y las adaptaciones de sus obras al cine son muy diversas. Desde cosas muy conseguidas como la dirigida por Cuarón, hasta pestiños absolutamente insoportables. Cuando empezó la nueva serie de películas sobre su obra,… la de los animales fantásticos, ni me plantee en ir al cine a verla. Pero cuando la vi en la pequeña pantalla me llevé la sorpresa de encontrarme con una película de aventuras, con sus dosis de humor y una trama muy entretenida. Además de algún logro en su reparto llamativo (Katherine Waterston, entre otros, sin duda; su protagonista, Eddie Redmayne, solo me pareció razonable). Y por ello, nos pareció también razonable ir a la gran pantalla para ver su secuela, también dirigida por David Yates.

Estrenada también a mediados de noviembre, pues… bien… llegamos a la irregularidad mencionada. A mí me pareció bastante pestiño. No me enganchó. No sentí empatía por los personajes, y la parafernalia mágica de las varitas me pareció más de lo mismo. No volveré a caer en el error. Con probar a ver la tele de casa, ya me basta con este universo mágico.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

The Escape (2018; 62/20181225)

Para el día de Navidad, una película mucho más reciente respecto a su estreno, ya que es del fin de semana anterior. Reconozco que el principal atractivo de esta película Dominic Savage era comprobar la evolución como actriz de su guapa protagonista, Gemma Arterton. La atractiva y escultural británica hace tiempo que apunta maneras como actriz más allá de su cara bonita. Pero la competencia en su país y en el cine internacional es dura, y no ha tenido la oportunidad de la película que la lance a primera fila de una vez por todas. El problema es que esta película sobre el aburrimiento y la crisis de un ama de casa treintañera es una recopilación de tópicos, lugares comunes mil veces trillados, con la enésima escapada a París o Francia para reencontrarse a sí misma. La película es tirando a aburrida. Y a ratos con ganas. Y aunque es cierto que Arterton le pone oficio, siendo el rostro que se lleva casi todo el porcentaje del tiempo de cámara en el film, no basta para sacarla adelante. Una oportunidad perdida.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

En fin… Irregular ha resultado nuestra repesca de títulos presuntamente interesantes. Pero ya digo que he dejado para otro día lo realmente interesante.

[Cine] Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (2009)… y Blood Simple (1984)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (San qiang pai an jing qi, 2009), 22 de mayo de 2011; Blood Simple (1984), 22 de mayo de 2011 (en vídeo)

Como ya hice hace unos meses, también involucrando a una película de los hermanos Coen, hoy toca un dos en uno. Normalmente, los norteamericanos hacen nuevas versiones de películas asiáticas. Pero en esta ocasión ha sido al revés. Un director chino, de cierto prestigio, Yimou Zhang, ha realizado una nueva versión, muy sui generis, de un filme de los hermanos Coen, Joel y Ethan. Y como se da la situación de que tengo el DVD de aquella opera prima de los Coen, que en castellano titularon Sangre fácil, pues si por la tarde veíamos la nueva versión, por la noche me escapaba del triste mundo electoral viendo aquella veterana película en versión original. Así que intentaré comentar las dos películas en paralelo como hice con True Grit.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es relativamente coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones. En los idiomas orientales lo habitual es que el apellido vaya por delante del nombre propio, sin embargo, para mantener una coherencia en todo el artículo, yo los escribiré al estilo occidental con el nombre propio delante. Así, el director del filme suele ser mencionado como Zhang Yimou, siendo Zhang el apellido. Salvo en el ejemplo anterior, yo lo mencionaré como Yimou Zhang (que es la convención que rige también en IMDb):

Personaje
 
1984
 
2009
 
El marido 
Dan Hedaya
Dahong Ni
La mujer
Frances McDormand 
Ni Yan
El amante
John Getz 
Xiao Shen-Yang
El empleado
Samm-Art Williams
Ye Cheng
El detective 
M. Emmet Walsh
Honglei Sun

Ambas películas nos cuentan una historia de venganzas. Un marido rico, que abusa físicamente de su mujer, se entera de que esta mantiene relaciones sexuales con uno de sus empleados, por lo que decidirá contratar a un detective privado para que mate a ambos. Mientras, la mujer compra un arma con el fin de llegado el caso matar al marido, harta de la situación. El detective aceptará el trabajo, pero al final, las cosas no serán como parecían. Y un conjunto de traiciones y decisiones basadas en la avaricia llevarán al sangriento final.

Las diferencias argumentales están en que la película de los Coen se sitúa en una zona petrolífera de Tejas en la década de los años 80 del siglo XX, donde el marido regenta un bar que le reporta sustanciosos beneficios, mientras que la película de Yimou Zhang nos traslada a una región desértica de la China de hace unos siglos donde el marido regenta una posada donde sirve de comer a base de fideos chinos, como indica el título de la misma.

Producción y realización

La película de los Coen fue su ópera prima como largometrajistas, contaba un presupuesto muy ajustado, y tiraron de un reparto con nombres no excesivamente conocidos.  Así como posteriormente han usado profusamente el humor en sus películas, aquella llevaba a cuestas un guion de cine negro, completamente dramático, con pocas concesiones a la alegría. Un guion que funcionaba, y que con una realización desenfadada y con muchos homenajes a diversos maestros del cine anterior, nos proporcionaba una película bastante notable.

Sin embargo, Zhang se mueve en un terreno totalmente distinto. Tirando de la estética colorista y preciosista que le ha hecho famoso en anteriores películas, se ha decantado por otorgar a la historia un carácter cómico, rozando en ocasiones la parodia. La parodia de sí mismo, en cuanto al tipo de películas que ha hecho anteriormente, y la parodia del cine negro, ante una serie de caracteres eminentemente débiles, que se ven enredados en la trama de odios y avaricias que los consume. Visualmente es muy interesante, y es en ese aspecto donde más destaca. Especialmente, cuando contrasta con la oscuridad y la sordidez con la que está filmada su precursora. Tiene un ritmo pausado, como el que se suele atribuir a las películas orientales, aunque se nota que se inspira también en algunas de las viejas películas del oeste.

Interpretación

Interpretaciones correctas tirando a buenas en la película de los Coen, donde no pesa la falta de nombres sonados. Hay que decir que del reparto de la película sólo Frances McDormand, en aquellos momentos una joven actriz en sus veintitantos, alcanzaría un cierto renombre. La mayor parte de las veces en películas de los Coen, aunque no de forma exclusiva. Ha sido candidata a los óscars en cuatro ocasiones, ganándolo en la buenísima Fargo.

En la película china, lamentablemente no hemos podido verla en versión original. No obstante, es una película en la que los diálogos no abundan, y donde los actores cumplen sobradamente con los papeles, tirando a cómicos, que les prepara el director.

Conclusión

Blood Simple (Sangre fácil) es una película que debería ver todo amante del cine negro. Y al resto de los amantes del cine no les iría mal. Entretenida, con tensión, con un buen diseño de caracteres y una realización ágil y fresca, ha envejecido bien y nos demuestra que para hacer un cine razonablemente bueno no hace falta ni mucho dinero ni muchos efectos especiales.

La película de Yimou Zhang es un caso distinto. Aunque la crítica la ha tratado regular, de hecho ha tardado dos años en llegar a las pantallas españolas, lo cierto es que es una película entretenida. Yo lo pasé bien, y si no me reí a carcajadas, sí que mantuve una sonrisa permanente durante toda la proyección. Y visualmente es impresionante, como suele ser el caso del cine de este director chino. Sin embargo, no haría de ella una recomendación universal. No tiene aportaciones especiales a la trayectoria del director o del cine chino, más allá de ser un entretenimiento curioso. Idónea para pasar el rato, siempre y cuando estés dispuesto a aceptar la estética y los ritmos de otras culturas distintas de los tópicos occidentales. Aunque tiene algo de western en su planteamiento.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la película china de 2009:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Desde ayer, voy revisando la discografía de Bill Evans, como ya pudistéis comprobar en la anterior entrada. Y ayer me dormí, y hoy tengo puesto, el Blue in Green de 1974, en el que además de revisitar algunas de las piezas del Kind of Blue de Miles Davis en el que participó, tiene alguna curiosidad, como T.T.T. (Twuelve Tone Tune), jazz dodecafónico.

Campamento

Continúa, más organizado, el campamento de protesta en la plaza del Pilar de Zaragoza; no sé cómo habrán recibido los resultados electorales... tan opuestos a sus planteamientos - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4