[Cine] The Ballad of Buster Scruggs (2018)

Cine

The Ballad of Buster Scruggs (2018; 53/20181121)

Decididamente nos tendremos que acostumbrar a considerar de forma habitual los estrenos de películas de nivel cinematográfico a través de las plataformas de vídeo bajo demanda. Porque poco a poco, el nivel de estas producciones van subiendo. Y si bien añoramos no poder verlas en la gran pantalla, porque algunas de ellas lo merecen, por lo menos las podemos ver y disfrutar.

Cierto es que la última película de Ethan y Joel Coen, en esta ocasión firman ambos como directores, y también ambos como guionistas, no siempre es así, por su naturaleza se podría, se puede, ver como una serie. Antología de seis relatos cinematográficos cortos ambientados todos en el viejo y lejano Oeste, para quien no disponga con facilidad de las dos horas y cuarto seguidas necesarias para su visualización, puede acomodarse a la duración de los seis relatos.

No son las Montañas Rocosas ni los Apalaches, pero los parajes de Zuriza y Taxeras nos servirán y son igualmente bellos, aunque estén más cerca de casa, en los Pirineos Occidentales aragoneses.

Los Coen, con esta colección de cortos de ficción agrupados, realizan sin complejos su particular homenaje al western, utilizando con desparpajo los temas y los lugares comunes que le eran propios. Fieles a su estilo más personal, que algunas veces han abandonado sin éxito, introducen un tono de absurdo, un tono dadá, en el estilo de western crepuscular que se impuso una vez que pasó la época gloriosa del género, cuando parecía que estaba muerto, que ya no interesaba a los espectadores. Oscilando entre la comedia negra, por blanca que sea la ropa del protagonista, y el drama más oscuro, repasan los tipos más tópicos del género; el pistolero, el ladrón de bancos, el cuatrero, el charlatán de feria, la prostituta de saloon, el buscador de oro, el trampero, la caravana de nuevos colonos, la mujer que necesita la ayuda del apuesto veterano de las praderas, los “indios”, la diligencia, los cazarrecompensas,… Todos ellos adecuadamente dosificados y ajustados, para que un muy plural elenco de actores, muchos, y actrices, poquitas, de un recital de buen hacer. Desde los nombres más conocidos hasta los secundarios más incógnitos para la mayor parte de los espectadores. Mencionaré algunos que me sorprenden especialmente… Tim Blake Nelson encarnando al Buster Scruggs del título, James Franco como uno de los más desafortunados cowboys a aquel lado del Misisipí, el duelo interpretativo, en cierto modo sin palabras, entre Liam NeesonHarry Melling y un gallo, un estupendo y entrañable Tom Waits, sí, el cantante, y Grainger Hines y una extremadamente entrañable pero desafortunada Zoe Kazan enfrentándose a los “indios” en las praderas del medio oeste.

Además,… hasta caballos tenemos.

Difícil es establecer una preferencia, creo que depende más del estado de ánimo del momento que de otra cosa. Pero realmente he disfrutado de esta película de los Coen como hace tiempo que no lo hacía. Y lo que es más, el recuerdo y el agrado crecen conforme pasa el tiempo, que siempre ayuda a ser mejor juez en cuestiones cinematográficas. Y os lo dice alguien a quien pocas veces a entusiasmado el western… salvo cuando sí lo ha hecho.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****
Nos faltan las pepitas de oro…


[Cine] ¡Ave, César! (2016), todos los caminos llevan a Roma,… menos este que lleva a ninguna parte

Cine

¡Ave, César! (Hail, Cesar!, 2015; 142016-0225)

Antes de ayer mentí vilmente. Dije que iba a hacer un comentario breve, y me salió uno como todos… Pero es que las cosas son así. Hoy sí que tengo intención de que este comentario sea breve… porque esta última película de los Coen, Ethan y Joel, que tan magnífico ejemplos de buen cine nos han dejado, incluso cuando no han estado acertados, es absolutamente prescindible. Ni os molestéis.

Las películas épicas de romanos con mensaje religioso ultranconservador fueron una de las señas de identidad de los años 50.

Las películas épicas de romanos con mensaje religioso ultranconservador fueron una de las señas de identidad de los años 50.

No es que esta comedia en la que asistimos a las dificultades de un directivo de un gran estudio cinematográfico en algún momento de los años 50, Eddie Mannix (Josh Brolin), para mantener el orden y la productividad en la empresa sea una catástrofe absoluta. Es que no hay forma de encontrar por qué alguien puede considerarla interesante. Ni me voy a molestar en comentar la larga lista de intérpretes que hacen algún papel, todos ellos intrascendentes, en este filme. Por el largometraje en sí mismo es intrascendente. Una comedia que no hace gracia, y que sólo atraerá a quienes siendo algo masoquistas añoren las formas de hacer cine en aquellas época.

Esa es la premisa del filme, mezclada con los escandalillos de las estrellas; homosexualidades, pendoneos, hijos naturales...

Esa es la premisa del filme, mezclada con los escandalillos de las estrellas; homosexualidades, pendoneos, hijos naturales…

Se supone que critica el sistema de los grandes estudios, la hipocresía de la vida social de las estrellas, el ambiente político de la época,… pero de verdad que las escenas y las historias van pasando ante la pantalla sin que consigan hacer mella en tí como espectador. No te importa absolutamente nada de lo que está pasando.

Dicen que el peor sentimiento que puedes despertar en alguien es la indiferencia. Pues eso… para qué seguir hablando. Bueno… Scarlett Johansson sigue estando guapísima… pero ¿dónde estará aquella prometedora actriz que habitaba en el interior de tan bello envoltorio?

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

Y por supuesto, la "macartyana" idea de que todos los guionistas eran "rojos"... En algún momento a los Coen les pasó algún tipo de idea para criticar ridiculizando esa persecución... pero se les va de las manos, sin gracia alguna.

Y por supuesto, la “macartyana” idea de que todos los guionistas eran “rojos”… En algún momento a los Coen les pasó algún tipo de idea para criticar ridiculizando esa persecución… pero se les va de las manos, sin gracia alguna.

[Cine] Bridge of Spies (2015)

Cine

Bridge of Spies (2015); vista el 7 de diciembre de 2015.

Título original en inglés para la versión original subtitulada de una película que podemos encontrar doblada en la cartelera española con su título traducido casi literalmente como “El puente de los espías”. Y dosis de turno de cine de su director Steven Spielberg, que viene precedido de buenas críticas, pero que a mí lo que más me llama la atención es que en sus créditos aparezcan como guiones los hermanos Coen, Ethan y Joel.

Indefectiblemente, nos iremos también a la sufrida ciudad de Berlín, que mira tú que culpa tendrá ella de estar llena de alemanes. Con los cirios que han montado en los últimos tiempos. "Madre con hijo muerto" de Kollwitz en la Neue Wache (la Nueva Guardia).

Indefectiblemente, nos iremos también a la sufrida ciudad de Berlín, que mira tú que culpa tendrá ella de estar llena de alemanes. Con los cirios que han montado en los últimos tiempos. “Madre con hijo muerto” de Kollwitz en la Neue Wache (la Nueva Guardia).

El tío Steven nos traslada a lo más duro de la guerra fría entre el imperio capitalista de los Estados Unidos y el imperio comunista de la Unión Soviética, en un lapso de tiempo que en la realidad histórica abarca cuatro años, aunque en el tiempo de la película no sea así, parece que todo pasa de tirón, por lo menos a la vista del nulo crecimiento de los hijos del personaje protagonista, el abogado James B. Donovan (Tom Hanks). La cuestión es que en algún momento de finales de los años 50, el FBI consigue detener a Rudolf Abel (Mark Rylance), responsable de una eficaz red de espías al servicio de la Unión Soviética a la hora de pasar secretos sobre la tecnología atómica de los norteamericanos. Tras un juicio, que tal y como nos lo cuentan no deja de ser una farsa, Abel es sentenciado a 30 años de prisión. Pero al poco tiempo, cuatro años en la realidad histórica, un piloto espía norteamericano, Francis Gary Powers (Austin Stowell),es derribado y capturado sobre territorio soviético. Es el momento para un intercambio de prisioneros, cuanto antes… no vaya a ser que canten lo que saben… Pero también es el momento en el que se incrementan las tensiones en Berlín,… Es el momento en que se construye el muro, y un estudiante norteamericano, Frederic Pryor (Will Rogers), queda preso en el lado equivocado del mismo.

Decir a estas alturas que Spielberg sabe hacer películas es una declaración propia del Capitán Obvio. Qué es un excelente manipulador de emociones, tres cuartos de lo mismo. Que estemos ante una película memorable, ante “el mejor Spielberg de siempre” según la distribuidora,… no está tan claro. Vayamos pues por partes. Estamos ante una película muy, muy, muy bien hecha, y muy, muy, muy entretenida. Disfrutamos en ella de algunos diálogos, especialmente las interacciones entre el abogado y el espía soviético, que están muy bien. Queremos ver la mano de los Coen por ahí. Y las más de dos horas de duración de la película se nos pasan en un plis-plas. Misión cumplida. Para quienes busquen mero entretenimiento.

Puerta de Brandemburgo.

Puerta de Brandemburgo.

Pero la historia, por lo menos tal cual parece planteada al principio, da para más y más profundo. Por ejemplo, los aspectos éticos del juicio al espía, que pueden ser trasladados al presente con los aspectos éticos del trato a los prisioneros en Guantánamo, al margen de cualquier convenio o sistema legal. La película trata un tanto el tema, pero sin hacer sangre. Hasta el juez que claramente se pasa los principios constitucionales de los que emana el derecho penal por el forro de la entrepierna es presentado como un tipo relativamente simpaticón. Por otro lado, tenemos los típicos tópicos… la familia del “héroe” fija ante el televisión, como si fuesen la familia del astronauta al que encarnó Hanks en aquella misión desafortunada del programa Apolo. O los agentes de la CIA, aparentemente desalmados, pero que parece infantes de guardería comparados con los que nos ofrecen hoy en día algunas series de televisión. Por mencionar algunos de los aspectos flojos de la película. Que los tiene.

Lo que sí tiene el filme es una gran mano ganadora en su reparto. Tom Hanks está muy bien. Más propio de una película de los Coen, los guionistas, que de Spilberg, el director. A pesar de ser habitual de las películas de ambos, creo que ganan los primeros. Y curiosamente, cada vez que Rylance se asoma a la pantalla, casi se lo come. Con una interpretación austera, estoica, nos muestra un de los espías comunistas más simpáticos del cine americano. Si es que nos cae estupendamente, como si fuera nuestro tío favorito. El resto del reparto, un relleno que cumple si hacer sombra a las estrellas de la función.

Lienzo del muro de Berlín en la Niederkirchnerstrasse.

Lienzo del muro de Berlín en la Niederkirchnerstrasse.

¿Es una película recomendable este puente de los espías? Pues mira chico,… sí. Porque realmente te lo pasas bastante bien. ¿Es una gran película? Pues mira chica,… se queda por el camino. Siempre digo que para mí es importante el regusto que deja el filme. Cómo va regresando a la memoria durante unos días. Y lo que pasa con esta película es que satisfechos tras haberla visto,… no ha regresado a la memoria en ningún momento hasta ahora en que me he puesto a escribir esta entrada.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Marx y Engels todavía se "asientan" en el corazón de Berlín-Mitte.

Marx y Engels todavía se “asientan” en el corazón de Berlín-Mitte.

[Cine] Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (2009)… y Blood Simple (1984)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (San qiang pai an jing qi, 2009), 22 de mayo de 2011; Blood Simple (1984), 22 de mayo de 2011 (en vídeo)

Como ya hice hace unos meses, también involucrando a una película de los hermanos Coen, hoy toca un dos en uno. Normalmente, los norteamericanos hacen nuevas versiones de películas asiáticas. Pero en esta ocasión ha sido al revés. Un director chino, de cierto prestigio, Yimou Zhang, ha realizado una nueva versión, muy sui generis, de un filme de los hermanos Coen, Joel y Ethan. Y como se da la situación de que tengo el DVD de aquella opera prima de los Coen, que en castellano titularon Sangre fácil, pues si por la tarde veíamos la nueva versión, por la noche me escapaba del triste mundo electoral viendo aquella veterana película en versión original. Así que intentaré comentar las dos películas en paralelo como hice con True Grit.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es relativamente coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones. En los idiomas orientales lo habitual es que el apellido vaya por delante del nombre propio, sin embargo, para mantener una coherencia en todo el artículo, yo los escribiré al estilo occidental con el nombre propio delante. Así, el director del filme suele ser mencionado como Zhang Yimou, siendo Zhang el apellido. Salvo en el ejemplo anterior, yo lo mencionaré como Yimou Zhang (que es la convención que rige también en IMDb):

Personaje
 
1984
 
2009
 
El marido 
Dan Hedaya
Dahong Ni
La mujer
Frances McDormand 
Ni Yan
El amante
John Getz 
Xiao Shen-Yang
El empleado
Samm-Art Williams
Ye Cheng
El detective 
M. Emmet Walsh
Honglei Sun

Ambas películas nos cuentan una historia de venganzas. Un marido rico, que abusa físicamente de su mujer, se entera de que esta mantiene relaciones sexuales con uno de sus empleados, por lo que decidirá contratar a un detective privado para que mate a ambos. Mientras, la mujer compra un arma con el fin de llegado el caso matar al marido, harta de la situación. El detective aceptará el trabajo, pero al final, las cosas no serán como parecían. Y un conjunto de traiciones y decisiones basadas en la avaricia llevarán al sangriento final.

Las diferencias argumentales están en que la película de los Coen se sitúa en una zona petrolífera de Tejas en la década de los años 80 del siglo XX, donde el marido regenta un bar que le reporta sustanciosos beneficios, mientras que la película de Yimou Zhang nos traslada a una región desértica de la China de hace unos siglos donde el marido regenta una posada donde sirve de comer a base de fideos chinos, como indica el título de la misma.

Producción y realización

La película de los Coen fue su ópera prima como largometrajistas, contaba un presupuesto muy ajustado, y tiraron de un reparto con nombres no excesivamente conocidos.  Así como posteriormente han usado profusamente el humor en sus películas, aquella llevaba a cuestas un guion de cine negro, completamente dramático, con pocas concesiones a la alegría. Un guion que funcionaba, y que con una realización desenfadada y con muchos homenajes a diversos maestros del cine anterior, nos proporcionaba una película bastante notable.

Sin embargo, Zhang se mueve en un terreno totalmente distinto. Tirando de la estética colorista y preciosista que le ha hecho famoso en anteriores películas, se ha decantado por otorgar a la historia un carácter cómico, rozando en ocasiones la parodia. La parodia de sí mismo, en cuanto al tipo de películas que ha hecho anteriormente, y la parodia del cine negro, ante una serie de caracteres eminentemente débiles, que se ven enredados en la trama de odios y avaricias que los consume. Visualmente es muy interesante, y es en ese aspecto donde más destaca. Especialmente, cuando contrasta con la oscuridad y la sordidez con la que está filmada su precursora. Tiene un ritmo pausado, como el que se suele atribuir a las películas orientales, aunque se nota que se inspira también en algunas de las viejas películas del oeste.

Interpretación

Interpretaciones correctas tirando a buenas en la película de los Coen, donde no pesa la falta de nombres sonados. Hay que decir que del reparto de la película sólo Frances McDormand, en aquellos momentos una joven actriz en sus veintitantos, alcanzaría un cierto renombre. La mayor parte de las veces en películas de los Coen, aunque no de forma exclusiva. Ha sido candidata a los óscars en cuatro ocasiones, ganándolo en la buenísima Fargo.

En la película china, lamentablemente no hemos podido verla en versión original. No obstante, es una película en la que los diálogos no abundan, y donde los actores cumplen sobradamente con los papeles, tirando a cómicos, que les prepara el director.

Conclusión

Blood Simple (Sangre fácil) es una película que debería ver todo amante del cine negro. Y al resto de los amantes del cine no les iría mal. Entretenida, con tensión, con un buen diseño de caracteres y una realización ágil y fresca, ha envejecido bien y nos demuestra que para hacer un cine razonablemente bueno no hace falta ni mucho dinero ni muchos efectos especiales.

La película de Yimou Zhang es un caso distinto. Aunque la crítica la ha tratado regular, de hecho ha tardado dos años en llegar a las pantallas españolas, lo cierto es que es una película entretenida. Yo lo pasé bien, y si no me reí a carcajadas, sí que mantuve una sonrisa permanente durante toda la proyección. Y visualmente es impresionante, como suele ser el caso del cine de este director chino. Sin embargo, no haría de ella una recomendación universal. No tiene aportaciones especiales a la trayectoria del director o del cine chino, más allá de ser un entretenimiento curioso. Idónea para pasar el rato, siempre y cuando estés dispuesto a aceptar la estética y los ritmos de otras culturas distintas de los tópicos occidentales. Aunque tiene algo de western en su planteamiento.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la película china de 2009:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Desde ayer, voy revisando la discografía de Bill Evans, como ya pudistéis comprobar en la anterior entrada. Y ayer me dormí, y hoy tengo puesto, el Blue in Green de 1974, en el que además de revisitar algunas de las piezas del Kind of Blue de Miles Davis en el que participó, tiene alguna curiosidad, como T.T.T. (Twuelve Tone Tune), jazz dodecafónico.

Campamento

Continúa, más organizado, el campamento de protesta en la plaza del Pilar de Zaragoza; no sé cómo habrán recibido los resultados electorales... tan opuestos a sus planteamientos - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4

[Cine] True Grit (2010… y 1969)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

True Grit (2010), 13 de febrero de 2011; True Grit (1969), 14 de febrero de 2011 (en vídeo)

Sí, hoy toca un dos en uno. Porque tras ver la última película de los hermanos Coen, Joel y Ethan, este domingo pasado, decidí que antes de comentarla quería ver también la primera adaptación cinematográfica de la novela de Charles Portis, dirigida por Henry Hathaway en 1969. Lo cual ha sido una experiencia curiosa. Así que comentaré ambas películas en paralelo. Conviene decir que he puesto el título en su idioma original, puesto que he visto las versiones originales subtituladas en ambos casos. Y que también en ambos casos, el título en castellano que se dio a las películas es Valor de ley, un título aproximativo, pero que pierde algo del significado de ese genuinos arrojo, agallas o derterminación a las que se refiere el título original.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones:

Personaje

1969

2010

Rooster Cogburn     
John Wayne
Jeff Bridges
Mattie Ross
Kim Darby
Heilee Steinfeld
LaBoeuf
Glen Campbell     
Matt Damon
Tom Chaney
Jeff Corey
Josh Brolin
Ned Pepper
Robert Duvall
Barry Pepper

.

En el último cuarto del siglo XIX, algunos años después del final de la guerra civil americana, todavía no se ha completado la conquista del oeste americano. Y mientras que unas ciertas formas de civilización van llegando, todavía abundan los pistoleros. Uno de estos, Tom Chaney, asesina al padre de Mattie Ross, una adolescente de 14 años que decide vengar la muerte de su progenitor, pero por la vía legal. Para ello, contrata un miembro del Cuerpo de Alguaciles de los Estados Unidos (U.S. Marshals), Rooster Cogburn, tuerto, cínico, bebedor y de gatillo fácil, pero que según todas las referencias tiene el auténtico coraje y determinación para llevar a cabo la persecución del criminal por territorio indio, donde se ha refugiado con la banda de “Lucky” Ned Pepper. A esta particular asociación entre el cínico alguacil y la peculiar adolescente, se une un ranger de Tejas, LaBoeuf, que busca al mismo malhechor por el asesinato de un senador en su estado de origen. Y aquí, comienza una aventura en la que averiguaremos quien tiene ese genuino coraje al que hace referencia el título, y en qué consiste este coraje.

Río Gállego - desembocadura

Una de las escenas más características, y que muestra la fuerza de carácter de la protagonista del filme, es cuando cruza a con el caballo a nado un caudaloso río; en la imagen la desembocadura del Río Gállego en el Ebro, aguas abajo del casco urbano de Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

Producción y realización

Aquí encontramos grandes diferencias entre los dos filmes. Si bien los dos guiones son coincidentes en gran medida en el transcurso de la acción y en los diálogos, que supongo extraídos tal cual de la novela original, el ritmo y el tono de la película es muy distinto. Esto también se ve apoyado en gran medida por el diferente aspecto visual de ambas producciones. Frente a los impresionantes paisajes de los parques nacionales de Colorado que sirvieron de escenario en la película más antigua, rodada en lo que debió ser primavera o verano, con todos los árboles muy verdes, con mucho sol, rodada a pleno día, con una iluminación más bien plana, mucho technicolor y con el recurso de la noche americana para las escenas nocturnas, la película actual tiene una fotografía muy cuidada, con tonos menos saturados, en un paisaje menos espectacular, en lo que podemos suponer que es el final del otoño y principios del invierno. Debemos decir que la fotografía de la película actual es candidata a un óscar, y que existen razonables expectativas de que se lo lleve.

El ritmo de la película, como he adelantado, es distinto. Los diálogos son más reposados, más reflexivos. La personalidad de los personajes varía. El Rooster de John Wayne era más pícaro, mientras que el de Bridges es más cínico. La  Mattie que ejecutó Kim Darby era más vivaz, mientras que Steinfeld resulta más reflexiva. Se echa algo en falta el colmillo afilado y la mala baba que los Coen despliegan habitualmente. Sólo la apreciamos en algunas escenas aisladas.

La ambientación también es muy distinta. La concepción estética del mundo del lejano oeste ha variado mucho en estas cuatro décadas, y nos encontramos con un intento de mucho mayor realismo a la hora de pintar cómo sería el vestuario, o los alojamientos de las personas. Siempre siguiendo, supongo, las descripciones del libro, ya que a pesar de las diferencias estéticas, hay coincidencias notables entre los dos filmes.

Interpretación

Quizá este aspecto de la película tenga también mucho que rascar. Ya he mencionado en el apartado anterior las diferencias de carácter que aprecio entre los dos personajes principales. Pero también es importante considerar a los intérpretes que les dan vida. Probablemente, las diferencias entre el Duque y Jeff Bridges sean menores de lo que parece. A parte de esos matices que diferencian el carácter de ambos, sus interpretaciones tienen más cosas en común de lo que parece. Y ambas son notables. John Wayne se llevó su único óscar por este papel,… un óscar que suena a compensación por toda su carrera, vista la competencia que tuvo ese año que, en mi opinión, pudo haber hecho más méritos para el premio que el veterano vaquero. Pero indudablemente fue una interpretación meritoria. E igualmente meritoria es la composición del personaje que hace el siempre sólido Bridges, quien no es la primera vez que se luce con los hermanos Coen.

Donde si que hay grandes diferencias es en el otro papel. En el de la chica. Para empezar, en 1969 colocaron en el papel de una adolescente de 14 años a una actriz de 22, a la que aniñaron con el vestuario y el improbable corte de pelo, corto, que lucía durante todo el filme. Entendámonos, no es que Kim Darby lo hiciera mal; es que no acababa de dar el tipo. En mi opinión. Sin embargo, para la película actual se ha buscado a una actriz de 13 años, con un aspecto físico más creible, y con una interpretación mucho más sobria, y al mismo tiempo más auténtica. Aunque es candidata al óscar en la categoría de mejor actriz de reparto, es claramente coprotagonista del filme, mientras que el mismo personaje en 1969 estaba supeditado a la presencia de Wayne. Supongo que los estrategas de los premios habrán considerado que es más probable que le concedan el galardón por esta categoría más modesta que por actriz principal, donde la competencia es más feroz. Y dada su juventud… Pero es su punto de vista el que está presente durante todo el filme. Son sus ojos los que viven las situaciones, y es ella, en el futuro, quien nos cuenta lo que pasó. Y lo hace muy bien. Tras su aspecto frágil, con sus trenzas y su cara de susto en ocasiones, sabe componer el personaje con el genuino arrojo y la genuina determinación de la que nos habla el título original del filme.

En el resto de los papeles, decir que todos cumplen, y que en particular, es agradable ver a Matt Damon con un registro muy diferente a los que nos tiene acostumbrados.

Como curiosidad, Dennis Hopper hace un pequeño papel en la película de 1969.

Conclusión

Hay que decir que ambas películas son muy entretenidas y están bien. Creo que la actual de los hermanos Coen es superior. O al menos, el lenguaje cinematográfico que utilizan me resulta más familiar, más cercano y más atractivo que el de Hathaway. Creo que también es muy superior técnicamente, así como en las interpretaciones. Pero ambas merecen la pena el desvío. Ambas son recomendables. Especialmente si te gustan los westerns, pero también si no son tu género favorito. En este segundo caso, seguro que prefieres la segunda. La primera tiene más tono de western tradicional, al uso de la época dorada de este género.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la de 2010:

Dirección: ****
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
****

Recomendación musical

La versión de 1969 optó al óscar a la mejor canción cantada por uno de los actores, Glen Campbell, aunque perdió contra una de las más célebres de la historia del cine, Raindrops Keep Fallin’ On My Head, de Dos hombres y un destino. Que era mucha canción, y muy recomendable en sí misma. La banda sonora de la versión actual no está mal, basada en el himno religioso Leaning On The Everlasting Arms, que es apropiado al carácter y mentalidad de la chica, y acompaña muy bien a la película; pero no deja de ser música incidental de buena calidad. Quizá, entre las bandas sonoras de las películas de los Coen me atreva a recomendar la de O Brother, Where Art Thou?, que si no optó a los óscar, sí que se llevó un grammy. Lamentablemente, en Spotify sólo se pueden escuchar tres temas de esta banda sonora.

Troncos finos

En las áridas tierras de Arkansas y Oklahoma, donde se produce la acción de la película, son frecuentes los sotos en las riberas de los ríos, al igual que en el valle del Ebro, como en esta vista del soto de Cantalobos en Zaragoza; allí les llaman "bosque" utilizando la palabra española dentro del idioma inglés, y este paisaje aparece en el filme - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

Un tipo serio (2009)

Cine

Un tipo serio (A Serious Man, 2009), 8 de enero de 2010.

Primera película del año. Me coge por sorpresa. No me había enterado de que los hermanos Coen, Ethan y Joel, estrenaban filme. Aprovecho un hueco en mi ajetreada semana pasada y, a la improbable hora de las 16:45 de un viernes, me escapo a ver el largometraje en su estreno en las salas de Zaragoza. No sé muy bien que voy a ver. Sólo sé que es de los Coen, una gente que ha hecho películas que me han gustado bastante. Aunque también han hecho algún pestiño.

En uno de los días más fríos del invierno, en el que el termómetro apenas sobrepasa los 0ºC en las horas centrales del día y en el que el cierzo deja una sensación absolutamente gélida, cuatro gatos nos disponemos a ver la película en una de las salas de cine más grandes de la ciudad. No hace mucho que han debido poner la calefacción, y hay que ver el filme con el chaquetón echado por encima. Explico todo esto porque es posible que todo ello influya en mis sensaciones sobre la película. Es decir, que me dejó un poco frío.

Los Coen se dirigen a sus raíces. Una barriada de algún lugar del Medio Oeste de los EE.UU. donde prospera una comunidad judía en algún momento de finales de los 60 o principios de los 70. Allí, un profesor de ciencias universitario se enfrenta a una serie de problemas. Su mujer le engaña con otro y le pide el divorcio, su hijo adolescente aficionado a la “maría”, un estudiante que le soborna y chantajea al mismo tiempo para conseguir el aprobado, una primo “raro” apalancado en su casa al que persigue la policía, un hosco y casi hostil vecino, una vecina buenorra y tentadora,… Y los Coen nos van contando las peripecias del profesor, su familia y sus vecinos en un tono que va oscilando entre la comedia, el drama y la tragedia. Una comedia negra, vamos.

Como curiosidad, la historia está precedida por una especie de prólogo, en el que asistimos a una especie de historia de fantasmas en algún lugar de Polonia, en algún momento del pasado, en una comunidad judía. Está rodado en yiddish.

En cuanto a la dirección y la producción, evidentemente se nota la autoría de los dos hermanos. Con oficio para dar y vender, reproducen con esmero un ambiente físico, social y psicológico, y nos van presentando una serie de situaciones que, aunque pecan de inconexas o inconclusas en algunas ocasiones, remedan la historia de un moderno Job.

Los actores no me resultan en absoluto conocidos. El principal es Michael Stuhlbarg, protagonizando la película, con un trabajo notable. Muy notable también es el papel de Sari Lennick, interpretando a la esposa infiel del profesor. El resto, que lo hacen también bastante bien, no me suenan salvo de series televisivas. Bueno… tiene un breve papel de rabino Simon Helberg, el muy grimoso Wolowitz de la serie The Big Bang Theory.

En resumen, una película que tiene indudables virtudes, pero que a mí no me llegó del todo, bien sea porque estaba cansado, por el frío de la sala, o porque los temas del filme no me resultaron atractivos. Cosas que pasan de vez en cuando. Yo le pongo…

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
**

Y os dejo con una imagen alusiva a los judíos centroeuropeos.

Cementerio Judío Nuevo - Cracovia

Cementerio judío nuevo de Cracovia, Polonia - Canon EOS 40D, EF 28/1,8 USM

Quemar después de leer (2008)

Cine

Quemar después de leer (Burn After Reading, 2008), 15 de octubre de 2008.

Siempre he sido un seguidor del cien de los hermanos Coen, Ethan y Joel. Pero ha habido algunas películas en su filmografía que me han dejado un poco frío o incluso un poco quemado. Y lo que es más… alguna de esas fue con George Clooney de protagonista. Así que el ánimo estaba un poco dividido conforme nos acercábamos a la sala de proyección… ¿que sería esta vez?

La película es una parodia de las películas de espías, a propósito del olvido de un CD, cuyo contenido real no desvelaremos, en el vestuario de un gimnasio donde trabajan alguno de los protagonistas del largometraje. A esto añadiremos que los curiosos personajes que forman parte de este circo se encuentran todos entrelazados en un enredo de amoríos y rollos, los unos con los otros. No entraré a comentar mucho el argumento. Esencialmente porque no merece la pena. Aquí de lo que va es de que los hermanos Coen hacen una burla general de la idiotez humana con la excusa del pseudoenredo de espías.

Y les sale… a medias. La película tiene momentos buenos. Te ríes en algún rato. Alguno de sus actores, como Frances McDormand o John Malkovich están muy bien. Este último sale demasiado poco. Otros cumplen bien con su cometido como la solvente Tilda Swinton o Richard Jenkins. Pero los más protagonistas, George Clooney y Brad Pitt, sin estar mal, muestran más sus limitaciones. Y el problema es que el filme está pensado para ellos. Y no acaban de dar la talla. Y eso condiciona también el desarrollo de la película, que queda coja en alguna ocasión. No hay una continuidad en los desarrollos humorísticos. Esto no es El Gran Lebowsky, desgraciadamente, donde también se manejaban algunos de los conceptos que aquí se exponen.

Ah, se me olvidaba. J.K. Simmons, el “padre” de Juno, hace dos breves intervenciones que son de lo más divertido de la película.

En resumen, como he leído en algún sitio (no recuerdo dónde), no es para tirar cohetes, aunque mejor que la mayoría de las comedias con las que nos torturan últimamente. Cine intranscendente con algún buen golpe, alguna buena interpretación y competencia en su realización. Le pondremos un seis a la valoración global, con un siete en la dirección y un seis en la interpretación.

Otras opiniones sobre la película:

Os dejo con un paisaje napolitano.

Via San Biagio dei Librai

Via San Biagio dei Librai, Napoles - Canon EOS 40D; Tokina AT-X Pro 124 (12-24/4)

No es país para viejos (2007)

Cine

No es país para viejos (No country for old men, 2007), 9 de febrero de 2008.

Siempre he mantenido dos cosas. La primera, que los Coen, Ethan y Joel, han sido y son una de las parejas de cineastas más personales y creativas de las dos últimas décadas, y que han aportado lo suyo a este arte que tanto nos ocupa, el cine. La segunda, que los Coen no han hecho habitualmente un cine para todos los públicos. Y con estas premisas, vayamos a la película que nos ocupa.

Y la película que nos ocupa es un drama que necesariamente está abocada a la tragedia. Es una película que va sobre la violencia, sobre la venganza, sobre cierto tipo de “principios”, sobre una tierra dura en la que es difícil vivir,… sobre muchas cosas. Es un western, situado en la década de los ochenta. Todo ello aderezado con el especial punto de vista de los directores, que lo mismo te horrorizan que te arrancan una sonrisa. Esto último en contadas ocasiones. Desde ningún punto de vista estamos ante una comedia. Esto no es Fargo, donde al mismo tiempo que te cuentan una tragedia constántemente te mantienen con una media sonrisa, a veces franca, a veces irónica. Aunque tiene cosas que ver con aquella excelente película. Todo ello magistralmente filmado. Con un ritmo adecuado, a veces más rápido, a veces más lento, hasta llegar a un final que no contenta a muchos, pero que es adecuado, aunque quizá se arrastra sobre sí mismo durante demasiados minutos. El espectador sale con sensación de insatisfacción, porque los Coen corren el riesgo de no satisfacer la complacencia del habitualmente adocenado público, y no solamente juegan con la tragedia, sino que se regodean con ella. Pero ya he dicho que no creo que hagan cine para todos los públicos. “Palomiteros”, abstenerse.

La interpretación es una de las claves de este filme. Qué decir que no se haya dicho ya sobre el trabajo de Javier Bardem, que aunque sea clasificado como “actor de reparto” es el auténtico protagonista del largometraje, paseándose por la frontera tejana con el peinado más imposible que he visto últimamente en la gran pantalla, películas de época aparte. Pero están al mismo nivel el siempre competente Tommy Lee Jones, auténtico relator de este drama, y Josh Brolin, motor con su osadía y sus decisiones de toda la acción. Además de otros secundarios que van apareciendo, siempre con fortuna, haré una mención a Kelly Macdonald, actriz escocesa que me gustó mucho en Trainspotting y en Gosford Park, que se prodiga poco en la gran pantalla, y que siempre he pensado que tiene muchas más posibilidades que las que les dan. Su personaje es modesto, pero fundamental a la hora de generar la final desazón en el espectador.

En resumen, una gran película, aunque no perfecta, pero que hará la delicias de los amantes al buen cine, aunque causará la insatisfacción e incluso el malestar de quienes buscan productos más comerciales. Yo le pongo un ocho, con un nueve en la interpretación y otro ocho en la dirección.

En una película donde la muerte es el otro gran protagonista, que otra fotografía podría poner.

La tumba ¿del pirata?

(Pentax K10 D; SMC-A 100/4 Macro)