[Viajes – Hamburgo] Buen día; lo mejor el puerto, lo demás tampoco ha estado mal

Viajes

Hoy, la mañana ha estado al puerto de Hamburgo. En dos fases, una primera con un recorrido en barco de hora y media. Aquí vemos la salida del embarcadero.

La navegación ha consistido en una primera parte en la que el barco se ha metido entre el laberinto de antiguos almacenes de carga y descarga de la ciudad.

La segunda parte ha recorrido los distintos brazos del Elba que conforman el puerto; por ejemplo, los diques secos de reparaciones.

También algunos sistemas de esclusas, previstos para cuando hay alteraciones en el nivel del río. Parece que son fuertes en algunas temporadas.

El mercante de contenedores que estaban cargando ha sido una visión impresionante. Especialmente cuando nos hemos puesto a su lado y hemos visto su tamaño de cerca.

Después de desembarcar, la segunda parte de mi recorrido ha sido a pie entre los canales y los puentes de Haven City. Vemos cómo siguen funcionando las gruas para subir las mercancías.

El color rojizo del ladrillo da uniformidad y vistosidad a toda la zona.

Al final del recorrido a pie portuario, me he encontrado con la Casa de la Fotografía, con dos buenas noticias; se visita y tiene un restaurante. Así que he comido y he visitado una exposición relativamente interesante.

Tenía previsto que si el calor apretaba o amenazaba lluvia, un posible destino sería el Kunsthalle (museo de bellas artes); como se ha puesto de llover por la tarde, allí me he acercado. Poca gente, sobre todo niños en actividad escolar. ¿Cuándo tendrán las vacaciones los niños alemanes?

Adultos poco, casi todo turistas. La verdad es que no hay mucho turista en la ciudad. Mejor.

A la salida del museo, vuelve a lucir el sol, y puedo contemplar la fachada del edificio viejo del museo. Hay otro más moderno en un estilo totalmente distinto, que alberga exposiciones temporales.

Con mi amigo, he quedado que cuando salía de trabajar nos veíamos a orillas del Alster. La verdad es que con la tarde tan buena, se estaba muy bien. Sol y brisa.

En el lago exterior, mucha gente haciendo actividades deportivas acuáticas.

Después hemos paseado, aun con amenaza de lluvia que no se ha materializado por el "Planten un Blomen", que en el dialecto del norte de Alemania significa "plantas y flores". Un jardín botánico enorme en medio de la ciudad, vamos.

Y con su circo y todo. No muy grande. No parecía haber sesión. No sé porqué, pero me ha recordado a la película "Cielo sobre berlín". ¿Habrá una guapa trapecista que enamore a los ángeles?

Y después al vicio. A Reeperbahn en Sankt Pauli. Sexo, p.tas, perdición... Y sobre todo, unos cuantos sitios para elegir donde echar una cervecita aprovechando que de nuevo la tarde está apacible.

Viendo según que cosas, no me imagino lo incómodo que debe ser el sexo en algunas circunstancias.

Pero vamos, a la hora que hemos ido, había más gente con ganas de entrar al teatro a ver "Sister Act" que de irse a despendolarse.

Finalizado el paseo por Sankt Pauli, hemos ido a los alrededores del Rathaus con intención de cenar. Lo hemos conseguido, pero estaban a punto de cerrar la cocina cuando hemos llegado... ¡¡¡poco antes de las nueve!!! Decididamente, en esta ciudad no viven del turismo, ni les importa. Pero los "Wienerschnitzel" y la cerveza estaban buenos. Mañana más.