[Libro de fotografía] The Misfits

Cine, Fotografía

No hay más que dar un breve paseo por las entradas de este Cuaderno de ruta para saber que cine y fotografía son dos de los elementos más importantes que configuran mis momentos dedicados al ocio y a la cultura. Cuando recientemente vi este libro en un estante de un comercio abierto hasta las tantas de la madrugada, tuve claro que tenía que ser mío. Engrosará mi colección de libros dedicados a la fotografía. Y específicamente, dentro de esta, la de los libros de fotografía con tema cinematográfico. Porque al fin y al cabo, The Misfits tuvo el rodaje más fotografiado de la historia del cine, y de la forma más prestigiosa.

The Misfits
Arthur Miller y Serge Toubiana (textos); Agencia Magnum (fotografías)
Phaidon; Londres, 2000
ISBN: 9780714839363

The Misfits, conocida en español como Vidas rebeldes, fue una película escrita por Arthur Miller para mayor gloria de la entonces sus mujer Marilyn Monroe. Dirigida por John Huston, contaba con un reparto de lujo en el que además del icono sexual y cinematográfico del siglo XX estaban también Clark GableMontgomery Clift, Thelma Ritter y Eli Wallach. Como aquí no vamos a comentar la película, me ahorraré el tema del argumento y la producción de la misma. Quizá en otra ocasión.

Pero lo que sí que fue interesante, y da lugar a este libro, es que se encargó a Magnum Photos la realización de la fotografía fija del rodaje. Y aquí empieza otra lista de ilustres que no se pueden ver en la gran pantalla. Pero que estaban ahí y nos dejaron un impresionante testimonio gráfico. Por orden alfabético, Eve Arnold, Cornell Capa, Henri Cartier-Bresson, Bruce Davidson, Elliott Erwitt, Ernst Haas, Erich Hartmann, Inge Morath y Dennis Stock. Ahí es nada, casi todos o todos ellos merecen un comentario por sí mismos. Incluso aquí hemos hablado del viaje de alguna de ellas a este rodaje a través de Norteamérica.

A partir de aquí, hay tres formas de leer y ver el libro. Una, desde el punto de visto mitómano, buscando la poses, las expresiones, conociendo algo más de esos mitos del cine que tantas veces hemos visto pero de quienes tan poco sabemos. De Marilyn en especial. Claro. Otra, desde el punto de vista cinéfilo, introduciéndonos con los fotógrafos en los entresijos de la producción de un filme, que tiene un especial significado por ser el último largometraje protagonizado y estrenado de la rubia actriz, y por Gable. Y la última, desde el punto de vista fotográfico, porque nos permite analizar y comprender las distintas formas de mirar y de fotografiar, de interpretar el mundo que les rodea a fotógrafos diversos enfrentados a las mismas situaciones. Algunos instantes los encontramos inmortalizados por distintos fotógrafos, y en no pocas ocasiones estos se convierten en contenido de las imágenes de sus compañeros.

En resumen, una delicia, imprescindible en la biblioteca tanto de los amantes al cine como de los amantes a la fotografía.

Paradójicamente, no recuerdo haber visto la película. Algo que tengo que resolver de inmediato.

Como ya he dicho, fue la última película de Marilyn, que se suicidó unos meses más tardes. También fue la última película de Clark Gable, que sufrió un ataque cardíaco dos días después del rodaje, que repitió diez días después, acabando con la vida del actor. A pesar de que Miller dedicó la película a la mayor gloria de Marilyn, su matrimonio no aguantó las intempestuosidades del rodaje, y acabaron divorciados ese mismo año. Al año siguiente, se casaría con una de las fotógrafas del rodaje, Inge Morath, matrimonio que perduraría hasta el fallecimiento de la fotógrafa en 2002.

Atardecer

Atardecer del día en que cogí las vacaciones, ayer; toca descansar, que bien me vendrá - Leica D-Lux 5

[Cine] Un cuento chino (2011)

Cine

Un cuento chino (2011), 27 de junio de 2011.

Dice una amiga mía que si quieres ir al cine, y al mirar la cartelera nada te inspira compruebes los repartos. Si en alguna sale Ricardo Darín vete a ver esa. También lo dice con Clint Eastwood. Pero hoy, quien nos ocupa, es el actor argentino. Por que en cartelera, a falta de propuestas mínimamente atractivas, descubrimos una película en la que salía Darín. Y esa es la que fuimos a ver.

Sinopsis

Comienza la película con un colorido prólogo, con coloricos a lo Amélie, que nos sitúa en un paradisíaco lago en algún lugar de china, donde una joven pareja se hace arrumacos en una barca, y donde el joven chino (Ignacio Huang) se prepara para declararse a su enamorada. Cosa que hubiera conseguido si no hubiese caído una vaca del cielo sobre la barca, y concretamente sobre la chinita, impidiendo ulteriores relaciones por defunción de una de las partes.

Inmediatamente, nos traladamos a un Buenos Aires mucho menos colorido, donde encontramos un ferretero de poca monta (Darín), muy obsesivo, muy solitario, que se entretiene recortando noticias absurdas en las páginas de sucesos de los diarios, viendo despegar los aviones en un aeropuerto, comprándole figuritas de cristal a su madre muerta, y no atreviéndose a enrollarse con Mari (Muriel Santa Ana), la cuñada de lo más parecido que tiene a un amigo, a pesar de lo que le gusta. La Mari, digo, no el amigo.

En un momento dado, se encuentra a un joven chino, casualmente el mismo que previamente a perdido a su novia de forma tan absurda, que es apalizado y despojado de sus pertenencias por unos taxistas. Ninguno habla el idioma del otro. Pero con diversas ayudas, sabrá el ferretero que el chico busca a su “tapo”, una especie de tío. Y entre los dos comenzará una búsqueda, apoyados por Mari, que indudablemente les cambiará.

Realización y producción

Sobre una historia mínima, basado en una noticia real por la que unos militares rusos que habían robado unas vacas las soltaron sobre el mar hundiendo un pesquero japonés, el director Sebastián Borensztein nos ofrece una agradable historia de superación de la soledad, y de esperanza, básicamente un drama aderezado con algunos momentos de humor, bien dosificados, por el absurdo de muchas de las situaciones. Rodado en unos escenarios mínimos, muy austero todo, tiene como desventaja que al ser la historia tan pequeña, llega un momento en que hay que alargarla un poco forzadamente para llegar a construir un largometraje. Todo hubiera podido acabar antes, quedando muy bien. También resulta metida con calzador la referencia a la guerra de las Malvinas, origen de la misantropía del ferretero y que evidentemente se considera como una más de las muchas noticias absurdas que se producen en las noticias de los diarios. Finalmente, la historia termina por derroteros previsibles aunque agradables, cumpliendo con su papel de entretener, sensibilizar, y hacer pensar un poquito, nada que te produzca dolor de cabeza.

Interpretación

Este es el principal activo de la película, ya que inmediatamente  sientes simpatía por los tres personajes principales: el ferretero, la Mari y el chino. Si Darín es un actor habitualmente muy competente, no nos decepciona en esta ocasión. Pero los otros dos intérpretes están perfectos. La expresividad de Huang es perfecta para un actor que apenas puede comunicarse mediante el texto hablado, y Santa Ana aporta las necesarias dosis de dulzura y paciencia para contrarrestar las aristas del ferretero, sin que se hagan empalagosa o pesada en ningún momento. Un reparto corto, pero muy equilibrado.

Conclusión

Pues una película que se puede ir a ver sin ningún problema. Que no llegará al nivel de las mejores películas argentinas que nos han llegado en los últimos años, pero que contribuye con algo más que dignidad a cubrir el hueco en la cinematografía en castellano que las producciones españolas no saben, no pueden o no quieren cubrir. Yo me lo pasé muy bien, salí con muy buen sabor de boca y agradecí una vez más a la tierra y al genio Argentinos por darnos un cine que nos gusta, distinto de las tradicionales propuestas yanquis. Y que sea por muchos años.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva: 
***

Recomendación musical

Ya que estamos en territorio porteño, lo suyo son los tangos, las milongas, y otros sonidos similares. En los años 90, en poco tiempo disfrutamos de un par de películas con el tango como leitmotiv. Me quedo con con The Tango Lesson, dirigida e interpretada por Sally Potter, que tenía una banda sonora excelente.

Solar

Entorno urbano, casi suburbial, como el que se nos ofrece en estas películas del otro lado del charco - Pentax K-x, SMC-DA 40/2,8 Limited

[Breve – foto] Henry Hargreaves Au naturel in 3D | La Lettre de la Photographie

Fotografía

Henry Hargreaves Au naturel in 3D | La Lettre de la Photographie.

En la La Lettre de la Photographie se nos ponen frívolos, y nos recomiendan el libro de de Henry Hargreaves, Au naturel in 3D. O lo que es lo mismo, tetas de todos los tamaños formas y condición, aunque en general en buenas condiciones, para ver en tres dimensiones. Hacen falta las gaficas con los cristales bicolores, eso sí, para apreciar los volúmenes. Curioso. Pícaro.

[Breve – foto] MEP1 Jane Evelyn Atwood | La Lettre de la Photographie

Fotografía

MEP1 Jane Evelyn Atwood | La Lettre de la Photographie.

Un cierto aire a las fotografías de Diane Arbus destilan las de Jane Evelyn Atwood que nos anuncian se van a exponer en la Maison Européenne de la Photographie. Indudablemente, algunas de ellas lo tienen. Aunque también percibo elementos propios originales en la fotógrafa. Quien estuviera en el Marais parisino para pasarse a comprobarlo.

[TV] Adios, T,… adiós, Alice,… adiós, Buck,… adiós, Chicken,… adiós, Shoshana,… en resumen,… adiós, Tara

Televisión

La semana pasada fue la despedida de United States of Tara, esa tragicomedia dedicada a Tara Gregson (Toni Collette) y todos los personajes que viven dentro de ella. Porque la cuestión es que Tara padece trastorno de identidad disociativo, un discutido diagnóstico psiquiátrico ya que no todos los especialistas admiten el cuadro, y que también fue llamado en tiempos trastorno de personalidad múltiple, término que es mejor entendido por los profanos. Y dentro de Tara por lo tanto viven una serie de “otros yo” que son aquellos de los que me he despedido en el título de esta entrada. Entre otros.

Han sido tres las temporadas que ha permanecido la serie en activo. Tres temporadas de doce capítulos, que a mí me han sabido a poco. Resumir lo acontecido en estas tres temporadas es una tarea ardua, sin embargo. Porque han pasado muchas cosas, a veces parsimoniosamente, a veces vertiginosamente. Sin embargo, podemos decir que es la historia de la lucha de Tara por encontrar un lugar en este mundo, y por descubrir porqué le pasa lo que le pasa. Y también es la lucha de toda su familia por aceptarla, por apoyarla, y también de sus momentos de desesperación con ganas de mandarla a freír espárragos. Y en este último punto está también uno de los secretos de la serie. Y es que no sólo es la historia de Tara. Es la historia de su familia.

Es la historia de su marido, Max (John Corbett), profundamente enamorado de su mujer e incapaz de abandonarla pese a que no han faltado las ocasiones y los motivos. Es la historia de su apoyo incondicional.

Es la historia de sus hijos. De Marshall (Keir Gilchrist), un adolescente que tiene que lidiar simultáneamente con los problemas de su madre y con los de su homosexualidad, su propia identidad, sus primeros amores y sus primeros desengaños. Creativo y reflexivo, los problemas de la madre le hacen sufrir probablemente más que a nadie. Salvo a Max, claro. De Kate (Brie Larson), a la que vemos pasar de la adolescencia a la situación de joven adulta, que asume como puede. Dotada de un físico indudablemente atractivo, se mueve entre pequeñas dosis de procacidad y una gran cantidad de ingenuidad y de buen rollo con todo el mundo. Entre los problemas de sus padres y la brillantez intelectual de su hermano, no encuentra su sitio, se siente acomplejada. Aunque tiene algo importante de su parte; su gran predisposición a amar, a querer, casi incondicionalmente.

Es la historia de su hermana, Charmaine (Rosemarie DeWitt), que por ser menor no quedó tan afectada por los problemas que desencadenaron el trastorno de Tara, pero que también tiene serios problemas para encontrar su lugar en el mundo, para encontrar quien le quiera, y que para colmo tiene que lidiar con una maternidad y con unas relaciones que nunca sabemos si son queridas o no, aunque finalmente muestra, al igual que toda la familia su disposición a amar.

Porque en resumidas cuentas, si vamos a echar de menos a los Gregson básicamente es porque a pesar de los problemas, durante tres temporadas nos han estado dando lecciones de solidaridad y de cómo se puede vivir con el deseo de amar y ser amados, a pesar de cómo sean quienes nos rodean. A pesar de que todos, y no sólo Tara tengan problemas con su identidad, con quiénes son y no son.

Una pena que la hayan cancelado. No sabemos  que será de ellos. Supongo que seguirán con problemas. Que Max tendrá que seguir lidiando de por vida con la enfermedad de Tara, que Marshall seguirá sufriendo por su entrega y su inteligencia. Que Kate dará más que recibirá de su relación con ese individuo algo mayor y con un hijo que al principio no nos cayó demasiado bien pero que tampoco parece más tipo. Que Charmaine tendrá que pelear cada día de su vida contra sí misma y su entorno para sacar adelante a su familia. Pero todo esto lo suponemos, porque ya no nos lo contarán.

Música recomendada

Hasta cierto punto, sólo. Una televisiva, Renee Olstead, aunque no suelo ver las series donde sale, también canta. Dicen que jazz. Dejémosle en que le da a los estándares americanos, y que no lo hace del todo mal. Aunque todavía tiene que desarrollar algo más de personalidad. Si es que lo consigue.

Graffiti

No sé,... la cara del personaje de este grafito que encontramos en los alrededores de la Magdalena, en Zaragoza, también indica algún tipo de desorden psicológico... ¿no? - Canon Digital Ixus 400

[Sólo fotos] Trayectos: otra forma de ver las danzas del sábado pasado

Arte, Cultura
Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

Taller de Danza y Arquitectura (Pza. San Felipe)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

El punto! Danza teatro (Pza. La Seo)

Thomas Noon Dance (Pza. del Pilar)

Thomas Noon Dance (Pza. del Pilar)

Thomas Noon Dance (Pza. del Pilar)

Thomas Noon Dance (Pza. del Pilar)

Todas las fotos: Canon EOS 5D Mark.II

[In memoriam] Peter Falk (1927 – 2011)

Cine, Televisión

Peter Falk – Wikipedia, la enciclopedia libre.

Tengo un montón de temas que no saco adelante como artículos de este blog ni harto de vino. Algún fin de temporada en alguna serie, algún libro de fotografía y cine, alguna película para mi colección CineTren, pequeñas series de fotografías que he realizado recientemente,… cosas. Y no sé muy bien como ordenarlas. Y menos mal que desde que empecé a publicar artículos breves, introduzco más contenidos que si no se perderían. En cualquier caso, he decidido que hoy era un buen día para homenajear al recientemente fallecido Peter Falk, un actor que se convirtió en una presencia carismática en la televisión de medio mundo gracias a su composición del detective Colombo (en el original en inglés era Columbo). Ese desastrado detective, sin pistola y poco amigo de la violencia, siempre menospreciado por unos criminales de clase social elevada, ricos y glamurosos, confiados en que van a salirse con la suya. Ese detective que sólo se relacionaba por teléfono con una invisible señora Colombo, que nunca apareció.

No estuvo sólo en aquella epoca. En los llamados Estrenos TV (nombre que se dio en aquel momento a los episodios de los NBC Mystey Movies, los domingos nos soltaban el correspondiente telefilme detectivesco, en el que se alternaban, además de Colombo, el “vaquero” McCloud, el arrogante Banacek o el matrimonio formado por McMillan y señora (aunque de estos lo mejor era la criada). Pepe da Rosa los inmortalizó a todos con sus sevillanas de los dectives.

Se busca,
que hay un caso y tiene tongo,…
al teniente Colombo

Pero el actor fue más que eso. Durante la década de los sesenta fue un habitual del cine de gángsteres y del cine bélico, llegando a recibir dos nominaciones a los óscars por Murder Inc. (El sindicato del crimen) y por Pocketful of Miracles (Un gángster para un milagro). Y más tarde trabajó para la pantalla grande en alguna prestigiosa producción como A woman under the influence (Una mujer bajo la influencia), la por unos adorada y por otros tantos denostada Der Himmel über Berlin (Cielo sobre Berlín), y por la deliciosa The Princess Bride (La princesa prometida).

De todas las anteriores, siempre recuerdo como especial cariño a ese Peter Falk haciendo de Peter Falk que va a rodar una película al Berlín de la guerra fría, y donde en los alrededores de la todavía desolada Potsdamer Platz se desvela ante el ángel Damiel como un antiguo ángel que renunció a sus alas para vivir como un ser humano. Lástima que yo sea un escéptico, porque sería bonito pensar que en la hora de su muerte le han devuelto las alas a las que renunción, y podemos sentirlo a nuestro alrededor quienes amamos el cine.

Recomendación musical

Peter Falk participó en La princesa prometida, formidable cuento de aventuras indémodable como dirían los franceses, como el bondadoso abuelo que cuenta a su nieto enfermo la historia de amor de Buttercup y Westley. En la que afortunadamente hay algo más que besos. Y también una espléndida banda sonora compuesta por Mark Knopfler, y que también es muy recomendable.

Siegesaule

La victoria alada en medio del Tiergarten berlinés; no exactamente un ángel, aunque si una atalaya desde la que los ángeles sobre Berlín vigilan la ciudad y las gentes - Pentax *ist DS, SMC-A 50/2

[Breve – foto] 500 Photographers

Fotografía

500 Photographers.

Mi breve parón matutino para tomar un refrigerio, consistente la mayor parte de los días en una pieza de fruta, es aprovechado en esta ocasión para visitar uno de los fotoblogs galardonados recientemente por Life.com, como uno de los más influyentes y mejores del año 2011. Este proyecto tiene el objetivo de a lo largo de 100 semanas a partir del lunes 5 de abril de 2010, irán presentando un fotógrafo actual cada día de lunes a viernes. Cinco fotógrafos a la semana, durante 100 semanas, y nos sale el número de 500 fotógrafos, nombre del blog. Una vez llegado a ese número, se dejará así. Como una instantánea del panorama de la fotografía en el mundo en este preciso instante. Excelentemente presentado, es para dedicarle tiempo en explorar las muchas obras y estilos que allí se presentan. A fecha de hoy, llevan 321 fotógrafos.

Via: La Lettre de la Photographie.

Portada del fotoblog a 27 de junio de 2011.

[Breve – foto e historia] World War II: The Invasion of Poland and the Winter War – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic

Historia

World War II: The Invasion of Poland and the Winter War – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

Segunda parte de las veinte de las que constará este gran reportaje sobre la segunda guerra mundial. La invasión de Polonia, la muchas veces desconocida e ignorada Guerra de Invierno, y la drôle de guerre en el frente occidental.