[Recomendaciones fotográficas] Desde los libros de Rinko Kawauchi hasta la China de Lu Nan

Fotografía

Recibí hace unos días mi primer libro de la fotógrafa Rinko Kawauchi [川内倫子], Illuminance, Ametsuchi, Seeing Shadow [照度 あめつち 影を見る]. Esta fotógrafa japonesa nacida en Shiga, no lejos de Kioto, y establecida en Tokio, hace tiempo que abandonó cualquier intento de uso documental de la fotografía. Con sus paisajes, en el campo o en la ciudad, en los que inevitablemente percibimos la presencia o la acción del ser humano, busca más los significados que la descripción de la realidad. Y lo consigue. El libro agrupa fotografías de distintas series de la fotógrafa, muchas de ellas realizadas con la sencillez que proporciona el formato cuadrado de una Rolleiflex, y tiene muchas capas de significados. Para dedicar muchos ratos desentrañando el mensaje de la fotógrafa, una de las más significativas de la fotografía contemporánea nipona.

Para ilustrar la entrada de hoy, viajo en el tiempo, casi doce años, cuando mi primera cámara réflex digital, la Canon EOS D60 que compré de segunda mano, no habían entregado todavía el alma. Es decir, no había fallado su obturador.

Muchas veces he manifestado que Inge Morath es una de mis fotógrafas preferidas, una de las mujeres fotógrafas más importantes de las primeras épocas de Magnum Photos. Lo que muchos no saben es que Morath, en 1962, se casó con el escritor Arthur Miller, que no hacía mucho que se había divorciado de Marilyn Monroe, y con quienes coincidió en el rodaje de The Misfits (1961) cuando este divorcio no se había consumado. Y permanecieron casados durante 40 años. Y optaron por una vida tranquila, en una comarca rural de Connecticut. Que Morath documentó fotográficamente, y que Miller glosó con palabras. Y ahora Magnum nos habla de ello.

Siguiendo con la famosa hacienda, nos ha ofrecido un repaso a la obra del fotógrafo chino Lu Nan, que ha presentado recientemente un libro con la obra de quince años reflejando realidades diversas de Tibet y China. Tres realidades en concreto, la difícil vida de los pacientes psiquiátricos en China, la vida diaria de los católicos en China, y la crónica de los campesinos en el Tibet. Quien no sienta algo, quien no se emocione con las fotografía de Lu Nan… es que está hecho de piedra.

Conforme me voy poniendo en disposición mental de que el 28 de mayo volamos a Shangái, para visitar esa región china, me siento más interesado por la realidad del país vista por los fotógrafos. Uno de los fenómenos más marcados de la realidad del gigante asiático es la fuerte migración de personas del campo a la ciudad, de las provincias más excéntricas a las grandes ciudades de las regiones orientales. El fotógrafo Christopher Anderson busca reflejar a través de su trabajo Aproximate Joy, que también nos han mostrado en Magnum Photos, la melancolía, la sensación de soledad que asalta a las personas que viven en estas megaurbes, a través de retratos callejero llenos de melancolía.

Y termino con una de las fotógrafas que recientemente nos han recomendado en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red. Gema Polanco Asensi es un fotógrafo joven, muy joven teniendo en cuanta que hoy en día lo de “fotógrafo joven” es un concepto que se extiende hasta casi los cuarenta año de edad. Pues no Mucho más joven. Y todas las pintas tiene de ser niña de una familia bien. Pero dirigiendo su cámara hacia las personas que componen esa familia, compone una visión del mundo propia, particular, más generalizable en ciertos aspectos de lo que parece al común de las personas, que ha hecho que me llame la atención muy positivamente. También ha jugado con otros temas, y con otras técnicas como el collage. Supongo que es una de esas fotógrafas emergentes que habrá que ir observando.

[Breve – cine] The Misfits (1961) – IMDb

Cine

The Misfits (1961) – IMDb.

Ya lo comenté hace unos días cuando hablé del libro de fotografías, y también cuaderno de rodaje, de esta película de John Huston, convertida en mítica por ser la última de sus dos protagonistas, Marilyn Monroe y Clark Gable. No la había visto. Pero esa carencia ya la he solventado. Esta película sobre inadaptados, que es la traducción literal y correcto de misfits, y no las vidas rebeldes que titularon en español, efectivamente es como muchas veces se ha comentado un testamento en vida de sus protagonistas. Evidentemente, el escritor Arthur Miller escribió este guion pensando en su mujer, Marilyn, buscando trasladar su carácter y su forma de ser al personaje de la pantalla. Y Gable nunca ha sido más Gable que en este vaquero otoñal y desfasado, perteneciente a otro mundo.

Pero lo bueno es que no sólo son ellos dos los que funcionan. Lo bueno es que los secundarios están inmensos. Eli WallachMontgomery CliftThelma Ritter, todos ellos contribuyen notablemente al buen resultado final del filme. Y los mustangos, esa metáfora, esa otra versión de los protagonistas, libres, pero en un mundo que ya no es el suyo. Bueno. Misión cumplida.

[Libro] Una chica cualquiera

Literatura

Segunda recomendación del día. Cuando hojeaba el otro día el libro de fotografía sobre el rodaje de The Misfits, me di cuenta de que nunca había leído ninguna obra de Arthur Miller, un autor que sin duda es importante en la literatura norteamericana del siglo XX. Así que decidí poner remedio al asunto, y cogí en la librería una novela corta que me permitiese resolver momentáneamente la carencia, asumiendo mi escasez de tiempo en los últimos días.

Una chica cualquiera
Arthur Miller
Fábula, Tusquets Editores; Barcelona, 2000
ISBN: 9788483106730

En menos de 100 páginas en su traducción al castellano, Miller nos narra la vida de esta plain girl o homely girl, Janice. Casada con un activo militante de la izquierda estadounidense de los años treinta, firme progresista, es sin embargo una esposa descontenta por el escaso caso que le hace su marido, más preocupado de la política y de sus militancias que de otra cosa. Sin embargo, tras la guerra mundial, todo cambiará para Janice que decidirá cortar por lo sano y llevar otro tipo de vida. La historia esta contada como un playback a partir de los recuerdos que acuden a la memoria de la protagonista cuando muere su segundo marido.

El tema fundamental de este relato es el del papel de la mujer en las relaciones. Incluso en una pareja políticamente progresista, la mujer encuentra dificultades para ser aceptada como es, valorada por sí misma, y adoptando un papel activo en la relación. Ante esta situación el descontento aparece y no deja de ser una historia de liberación de una mujer.

El relato se lee con facilidad y con agilidad. Máxime cuando tenemos en cuenta sus escueta duración, lo que hace que uno se lo ventile en un tres ratos de lectura al acostarse para dormir. Creo que es razonablemente recomendable, aunque no sé si esta obra tardía del autor es realmente representativa de su obra. Pero bueno, a mí me ha venido bien.

Atardecer junto al río Ebro

El papel de la mujer en nuestra sociedad no ha estado, ni está todavía, totalmente enfocado; de eso trata la lectura de hoy - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

[Libro de fotografía] The Misfits

Cine, Fotografía

No hay más que dar un breve paseo por las entradas de este Cuaderno de ruta para saber que cine y fotografía son dos de los elementos más importantes que configuran mis momentos dedicados al ocio y a la cultura. Cuando recientemente vi este libro en un estante de un comercio abierto hasta las tantas de la madrugada, tuve claro que tenía que ser mío. Engrosará mi colección de libros dedicados a la fotografía. Y específicamente, dentro de esta, la de los libros de fotografía con tema cinematográfico. Porque al fin y al cabo, The Misfits tuvo el rodaje más fotografiado de la historia del cine, y de la forma más prestigiosa.

The Misfits
Arthur Miller y Serge Toubiana (textos); Agencia Magnum (fotografías)
Phaidon; Londres, 2000
ISBN: 9780714839363

The Misfits, conocida en español como Vidas rebeldes, fue una película escrita por Arthur Miller para mayor gloria de la entonces sus mujer Marilyn Monroe. Dirigida por John Huston, contaba con un reparto de lujo en el que además del icono sexual y cinematográfico del siglo XX estaban también Clark GableMontgomery Clift, Thelma Ritter y Eli Wallach. Como aquí no vamos a comentar la película, me ahorraré el tema del argumento y la producción de la misma. Quizá en otra ocasión.

Pero lo que sí que fue interesante, y da lugar a este libro, es que se encargó a Magnum Photos la realización de la fotografía fija del rodaje. Y aquí empieza otra lista de ilustres que no se pueden ver en la gran pantalla. Pero que estaban ahí y nos dejaron un impresionante testimonio gráfico. Por orden alfabético, Eve Arnold, Cornell Capa, Henri Cartier-Bresson, Bruce Davidson, Elliott Erwitt, Ernst Haas, Erich Hartmann, Inge Morath y Dennis Stock. Ahí es nada, casi todos o todos ellos merecen un comentario por sí mismos. Incluso aquí hemos hablado del viaje de alguna de ellas a este rodaje a través de Norteamérica.

A partir de aquí, hay tres formas de leer y ver el libro. Una, desde el punto de visto mitómano, buscando la poses, las expresiones, conociendo algo más de esos mitos del cine que tantas veces hemos visto pero de quienes tan poco sabemos. De Marilyn en especial. Claro. Otra, desde el punto de vista cinéfilo, introduciéndonos con los fotógrafos en los entresijos de la producción de un filme, que tiene un especial significado por ser el último largometraje protagonizado y estrenado de la rubia actriz, y por Gable. Y la última, desde el punto de vista fotográfico, porque nos permite analizar y comprender las distintas formas de mirar y de fotografiar, de interpretar el mundo que les rodea a fotógrafos diversos enfrentados a las mismas situaciones. Algunos instantes los encontramos inmortalizados por distintos fotógrafos, y en no pocas ocasiones estos se convierten en contenido de las imágenes de sus compañeros.

En resumen, una delicia, imprescindible en la biblioteca tanto de los amantes al cine como de los amantes a la fotografía.

Paradójicamente, no recuerdo haber visto la película. Algo que tengo que resolver de inmediato.

Como ya he dicho, fue la última película de Marilyn, que se suicidó unos meses más tardes. También fue la última película de Clark Gable, que sufrió un ataque cardíaco dos días después del rodaje, que repitió diez días después, acabando con la vida del actor. A pesar de que Miller dedicó la película a la mayor gloria de Marilyn, su matrimonio no aguantó las intempestuosidades del rodaje, y acabaron divorciados ese mismo año. Al año siguiente, se casaría con una de las fotógrafas del rodaje, Inge Morath, matrimonio que perduraría hasta el fallecimiento de la fotógrafa en 2002.

Atardecer

Atardecer del día en que cogí las vacaciones, ayer; toca descansar, que bien me vendrá - Leica D-Lux 5