[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Hoy termina un fin de semana largo. Uno de los famosos “puentes”. Pero no ha sido especialmente brillante. Cosas que pasan. Y hoy estoy triste. Alguien que me aportó cosas en mi vida y siempre me trató con cariño ha fallecido. Así que hoy cumplo con mi autoimpuesta obligación con los fotógrafos que me encuentro por internet de forma un poquito forzada. La acompaño de algunas fotografías de mi viaje de octubre a Londres, pero en blanco y negro. No había explorado todavía las posibilidades de este viaje en monocromo.

Primrose Hill

En el parque de Primrose Hill.

Wang Qinsong es un fotógrafo chino cuya fotografía representa la China moderna, con sus profundas contradicciones, en fotografías muy elaboradas, y que no carecen en ocasiones de humor, pero profundamente críticas. Con un aspecto muy cinematográfico por su formato y composición no deja títere con cabeza en el país más poblado del mundo. Vía Rafael Roa.

Puente y palacio de Westminster

El puente y el palacio de Westminster al atardecer.

Una visión moderna también de las vicisitudes del ser humano es la que tiene la finlandesa Elina Brotherus. Autorretratos en paisajes o escenarios que nos hablan sobretodo de soledades, y otros conceptos que es necesario entresacar de las metáforas visuales que encontramos en sus fotografías. Fotografías para ver despacio y sin prisas, porque en su aparente sencillez corremos el riesgo de perdernos lo que nos cuentan. Vía Rafael Roa.

Libros de ocasión en el Southbank

Venta de libros de ocasión en el Southbank.

El mundo de la adolescencia es un tema favorito en muchos fotógrafos contemporáneos. Es una época de la vida con suficientes conflictos personales y sociales como para enriquecer el trabajo de cualquier fotógrafo que sepa acercarse a los adolescentes. Cosa que parece haber conseguido bastante bien el fotógrafo Doug Dubois con los muchachos y muchachas del Condado de Cork en Irlanda. Su serie My Last Day at Seventeen da fe de ello. Vía aCurator.

St Paul desde la Modern Tate

St Paul desde la cafetería de la Modern Tate.

Fotógrafo moderno con técnicas antiguas. Los soles negros, solarizados, de Chris McCaw nos traen en la actualidad experiencias de antaño con su cámara de gran formato. Vía Le Journal de la Photographie.

En MódenaItalia, están exponiendo una retrospectiva de Edward Weston que no me importaría visitar. Un clásico americano muy importante por su estudio de las formas y los tonos. Me encantan sus desnudos. Vía Le Journal de la Photographie.

Catedral de Canterbury

En el claustro de la catedral de Canterbury.

Cierro con la alegría de una joven, sensual y todavía no famosa Marilyn Monroe, fotografíada por Earl Moran, por no mucho dinero. El mundo de las fotografías de Marilyn lo supongo casi infinito. Vía Flavorwire.

Tras la estación de Canterbury

Tras la estación de Canterbury.

[Cine / Fotografía] Marilyn Monroe, hace 50 años, tal día como hoy…

Cine, Fotografía

Hace ya un par de meses que hice un primer borrador, elemental de esta entrada. Hoy había que reservar el día, independientemente de mis costumbres habituales, para uno de los iconos de la cultura popular del siglo XX. Para algunos el mayor. Hace cincuenta años en el momento en que se publique esta entrada, está programada para que sea así, un médico de Los Ángeles, declaró a la actriz Marilyn Monroe oficialmente fallecida. La hora de la muerte real, algún momento al final de la noche del 4 de agosto de 1962 o más probablemente en las primeras horas del 5 de agosto. La causa de la muerte fue una intoxicación por Pentobarbital sódico, conocido popularmente por uno de sus nombres comerciales, Nembutal.

Ha habido mucha polémica sobre la muerte de Norma Jeane Baker, auténtico nombre de soltera de la actriz aunque al nacer portara brevemente el apellido Mortenson. Y no han faltado las teorías conspirativas de todo tipo. Suicidio u homicidio,… me da igual. No vengo a celebrar su muerte sino su vida. Y la mejor forma que encuentro para hacerlo es recordar sus principales obras.

En el cine, su obra muy variada, desde sus primeras películas en las que ni siquiera aparecía en los títulos de crédito, hasta su último largometraje completo en 1961. Dejó una película inacabada, Something’s Got to Give. Mis favoritas… pues las siguientes.

Niagara (Niágara): Un película en la que los protagonistas salen menos que los secundarios. Estaba guapísima, y en su belleza conseguía transmitir un aire trágico que convenía perfectamente a los efectos del filme de Hathaway.

The Seven Year Itch (La tentación vive arriba): Quién no perdería la cabeza con una vecinita como esta. Para mí, el paradigma de la actriz como símbolo erótico.

Some Like It Hot (Con faldas y a lo loco): Una de las grandes comedias de todos los tiempos. Se han comentado mucho los problemas de rodaje, en gran medida causados por la rubia actriz, que casi volvieron loco al director Billy Wilder, maestro del guion. Se ha hablado también de que la actriz había entrado ya en su camino a su perdición. Pero en cualquier caso, el resultado fue inigualable desde muchos puntos de vista. Si me preguntan cual es la mejor película de la Monroe, para mí, fue ésta. Cuestión discutible por otros, pero…

The Misfits (Vidas rebeldes): Auténtico western crepuscular ambientado en 1960, última película completa de la actriz y de su compañero de rodaje Clark Gable, que moriría poco después del rodaje. Aunque pocas veces considerada como una película conseguida, inferior a otras de su director, John Huston, lo cierto es que con el tiempo ha ido ganando valor. Desde mi punto de vista, tiene momento muy conseguidos, impagables. Tanto desde el punto de vista de la realización, como de la interpretación de sus protagonistas, a los que no podemos olvidar añadir a Montgomery CliftThelma Ritter.

Marilyn de rebajas

Marilyn, como icono de la cultura popular, aparece constantemente por todas partes. Como en las rebajas de una tienda de ropa en un barrio de Zaragoza.

Pero si el ascenso al Olimpo de la fama de Norma Jeane fue de la mano de su carrera cinematográfica, su condición de ídolo popular que ha perdurado consistentemente hasta hoy día viene de la mano de la fotografía. La iconografía fotográfica de la actriz es inabarcable. Como ejemplo, sugiero hacer una búsqueda con el término Marilyn Monroe en Google Images, o buscar en Tumblr con la misma etiqueta. Pero hay algunos fotógrafos que podríamos destacar en su imaginería y en su carrera.

Hace unas semanas comentaba aquí la vida y obra de Bert Stern, fotógrafo y creativo publicitario famoso popularmente por haber realizado la última sesión de fotos de la actriz, semanas antes de su fallecimiento.

Lawrence Schiller debemos las fotografías desnuda en la piscina durante el rodaje de su inacabada última película, y que también han alcanzado gran popularidad.

El rodaje de The Misfits fue documentado por un grupo de fotógrafos de la agencia Magnum, entre los cuales se encontraban Eve ArnoldCornell CapaHenri Cartier-BressonBruce DavidsonElliot ErwittErnst HaasErich HartmannInge MorathDennis Stock. Ahí es nada. Creo que las mejores imágenes, o por lo menos las que más me gustan a mí, entre las que es protagonista Marilyn son las de las fotógrafas, Inge Morath y, sobretodo, Eve Arnold. Pero bueno esto es elegir lo mejor de lo mejor.

Richard Avedon probablemente es responsable de alguno de los retratos más significativos de la actriz, en los que se ponía más de manifiesto la vulnerabilidad de la mujer.

Y en el lado de lo picante, también han adquirido categoría de mito las fotografías que el fotógrafo Tom Kelley tomo de la actriz desnuda cuando tenía 23 años, y que luego fueron publicadas en el primer número de la revista Playboy.

El nombre del fotógrafo André de Dienes estará siempre asociado a las fotografías que realizó de una juvenil Norma Jeane Dougherty (apellido de uno de sus maridos), antes de ser Marilyn Monroe, en 1945.

Y podríamos hablar de muchas más. Y de otros aspectos de su vida. Su forma de cantar, las pinturas de Warhol, sus amoríos con unos y otros,… pero lo que a mí me interesa, creo que ha reflejado en las líneas anteriores. Cincuenta años de mito. Y serán muchos más.

En una reciente exposición celebrada en el Centro de Historias de Zaragoza, el pintor valenciano Antonio de Felipe utilizaba el rostro de Marilyn para algunas de sus obras.

[Cine, fotografía, CineFoto] Películas con fotógrafos, sobre fotógrafos y de fotógrafos

Cine, Fotografía

Hoy os traigo breves comentarios sobre diversas películas relacionadas con la fotografía. Dos de ellas, de ficción, han pasado a formar parte de mi colección de películas sobre La fotografía en el cine. La una de forma premeditada, fui a por ella, la otra fue un encuentro casual y afortunado. Las otras dos están relacionadas con el fotógrafo Bert Stern, famoso entre otras cosas por ser quien realizó las últimas sesiones de fotografías para la revista Vogue de Marilyn Monroe pocas semanas antes de su muerte.

The Cameraman (El cameraman, 1928)

Con el estreno y el triunfo de The Artist, algunos dirían que se habrían puesto de moda las buenas películas de la época del cine mudo. Lo dudo. Que rima con mudo. Sin embargo, es bien cierto que hay muchas pequeñas joyas de aquella época, películas que merecen la pena ser rescatadas del olvido en el que la mayor parte de los aficionados al cine las tienen sumidas. En TCM Autor, recientemente comenzaron a programar esta película del genial y melancólico Buster Keaton. Que además tiene argumento relacionado con la fotografía y, por lo tanto, pasa a engrosar mi colección de películas sobre La fotografía en el cine. Y de paso todos nos enteramos de qué es un ferrotipo.

Eduardo Jimeno Correas (por Manuel Arcón)

La cámara para rodaje que acarrea Buster Keaton en The Cameraman no es muy distinta que la que muestra la escultura de Eduardo Jimeno (por Manuel Arcón) en la plaza de Ariño en Zaragoza.

La peau douce (La piel suave, 1964)

Hace unos años, una noche de verano mientras nos tomábamos unos chismes después de cenar, surgía una conversación muy divertida sobre la geometría de los romances. Y por supuesto hablábamos de los triángulos. Y básicamente reconocíamos dos tipos fundamentales, los rectángulos sometidos pitagóricamente a las relaciones de dos catetos con una misma hipotenusa, y los obtusángulos en los que un tipo era suficientemente obtuso para liarse con dos mujeres al mismo tiempo. Si además tenemos en cuenta que el obtuso tiene una cámara de fotos, y que estas las carga el diablo, el drama o la tragedia están servidos. Como nos lo muestra de forma excelente François Truffaut en este filme de mediados de los años sesenta, donde además tenemos el placer de ver el trabajo de la guapa y malograda hermana de Catherine DeneuveFrançoise Dorléac, fallecida en plena juventud pocos años después. En cualquier caso también pasa a mi colección La fotografía en el cine.

El caballito de Ángel Cordero - minutero de la Lonja (por Francisco Rallo)

El fotógrafo de ferrotipos de The Cameraman se puede considerar el antecesor de los fotógrafos minuteros. En Zaragoza, se recuerda con esta estatua de un caballito de juguete, a Ángel Cordero, que realizó durante décadas esta modesta profesión en los jardines de la Lonja de Zaragoza.

El caballito de Ángel Cordero - minutero de la Lonja (por Francisco Rallo)

El caballito de Ángel Cordero fue reproducido por Francisco Rallo, escultor zaragozano que tenía su taller en la calle Madre Sacramento. Visité en varias ocasiones el taller, ya que mi padre, marmolista, le realizaba encargos de vez en cuando. Siempre me sorprendían los caballos de tiovivo que esculpía para luego hacer moldes con los que se reproducirían después, para su instalación en esta diversión de ferias.

Bert Stern: Original Madman (2011)

El sábado pasado Canal+ programó este documental sobre la vida y obra del fotógrafo norteamericano Bert Stern. Como ya he dicho al inicio de esta entrada, el fotógrafo es especialmente recordado por sus fotografías de Marilyn Monroe en el verano de 1962, pocas semanas antes de la muerte por envenenamiento farmacológico de la actriz. Se trataba de un trabajo para la revista Vogue, y se realizó en un hotel de Bel Air. Desde hace mucho tiempo pienso que son las mejores fotografías que conozco de la actriz. De las pocas en las que parece una mujer hecha y derecha y no una muñeca. En cualquier caso, el documental dirigido por Shannah Laumeister, que fue modelo y musa del fotógrafo, y con quien convive actualmente, nos habla de muchas más cosas. De sus relaciones con las mujeres, de su trabajo, de su bajada al infierno de las drogas, etcétera. Aunque realizado con una mirada muy benévola hacia el fotógrafo, de quien sospecho hay zonas oscuras tanto en su personalidad como en su vida, merece bastante la pena. Está bien realizado, con ritmo y te engancha.

El título del documental hace referencia con avaricia coyuntural a una famosa serie de televisión. Sin embargo, creo que el asimilar al fotógrafo a los personajes de la serie está pillado un poco por los pelos. Cierto es que comenzó su carrera profesional como ayudante de director artístico de una empresa, incluso como el director artístico de facto de la misma. Pero aunque mucha de su obra esté vinculada al mundo de la publicidad, Stern fue fotógrafo y no un creativo de publicidad. Que son dos cosas diferentes. Aunque indudablemente fue un fotógrafo extraordinariamente creativo, y no me cabe la menor duda que influyó mucho sobre las campañas que se desarrollaron alrededor de su obra. Pero son dos conceptos diferentes para una misma palabra.

En mi biblioteca tengo un monográfico de Bert Stern publicado por la revista alemana Stern.

Jazz on a Summer’s Day (1959)

Durante el documental anterior me enteré que Bert Stern hizo también sus pinitos en el cine documental. Y a finales de los cincuenta filmó este documental sobre el festival de jazz y las regatas que se celebraron en Newport en 1958. El Newport Jazz Festival, que lleva más de cincuenta años celebrándose con distintas denominaciones y localizaciones, es un clásico en la música de jazz, y ha producido algunas de las más prestigiosas grabaciones de la historia de este género musical. Tengo en mi discoteca grabaciones en este festival de Duke EllingtonMiles DavisThelonious Monk. En cualquier caso, en ese año de 1958, el fotógrafo cambio la cámara fija por la de rodar, y enfocó con su objetivo a figuras del jazz como Louis ArmstrongDinah WashingtonGerry MulliganGeorge ShearingThelonious MonkAnita O’DayEric DolphyArt FarmerMahalia JacksonJim Hall,… entre otras muchas que sería excesivamente mencionar. Rodado con pocas palabras, mucha música, y un estilo de imagen que nace en su formación como fotógrafo, es una obra realmente notable que debería hacer las delicias tanto del aficionado a la música de jazz, como al cine, como a la fotografía.

Banda sinfónica del CSMA en el Pilar

Los primeros planos de los músicos con teleobjetivo es una de las características del documental sobre el Newport Jazz Festival de Bert Stern. Aquí, músicos de la Banda Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón en la plaza del Pilar, el día de San Jorge de 2012.

[Cine] My week with Marilyn (2011)

Cine

My week with Marilyn (2011), 26 de febrero de 2012.

Esta película fue vista en versión doblada como Mi semana con Marilyn, y en versión original por vías que no gustan a los productores y gentes del cine. Pero sigo diciendo que hay muchos que estamos dispuestos a pagar por productos correctos. Esta película es absurdo verla en versión doblada por que su mérito se basa en la interpretación de su protagonista, con su voz original. Y tal oferta no existe en pantalla grande en estos momentos en Zaragoza. Algunos estamos dispuestos a pagar por la cultura. El problema es que no nos quieren vender cultura. Nos quieren vender otra cosa. Que no queremos comprar. Por que no vale la pena. Hasta ahora, ante un estreno importante, veo las dos versiones. Pago por la absurda en castellano y me bajo como puedo la original en internet. Pero me estoy hartando de mostrar buena voluntad y de que me tomen el pelo. Porque además, en Zaragoza, las versiones originales, que son mejores, son más baratas encima. Jódete, y baila.

Una película sobre Marilyn Monroe y además protagonizada por Michelle Williams, papel por el que optaba a un óscar,… película obligatoria. A pesar de que las expectativas algo elevadas puedan ocasionar un batacazo. En cualquier caso, no había duda, había que ver el filme dirigido por Simon Curtis.

La película nos cuenta algunos aspectos del rodaje de The Prince and the Showgirl (El príncipe y la corista). Esta película, protagonizada por Marilyn (Michelle Williams) y coprotagonizada y dirigida por Laurence Olivier (Kenneth Branagh), forma parte del conjunto de filmes en el que la rubia actriz se ganó simultáneamente la contradictoria fama de imposible e imprescindible. Pero la historia está contada desde el punto de vista de Colin Clark (Eddie Redmayne), un hombre procedente de la aristocracia universitaria y política británica, que hizo cierta carrera en el mundo del cine, y que participó en aquel rodaje como tercer ayudante de dirección. El chico de los recados, vamos. Y según las memorias que publicó, durante una parte del rodaje mantuvo una especial relación con la actriz, que es lo que vemos reflejado en pantalla.

No entraremos a valorar lo que de cierto pueda haber en la historia de los personajes reales. La historia es utilizada por el director para realizar un retrato de las muchas vulnerabilidades de la célebre actriz, así como de algunas de sus notables fortalezas. Una historia corta, para lo que se lleva hoy en día, poco más de 90 minutos de duración, realizada con la artesanal precisión del cine británico. Por su propia naturaleza es una historia limitada en el tiempo, que no levanta mayores pasiones, más allá como ya he dicho de analizar la compleja realidad de uno de los iconos populares más sobresalientes del siglo XX.

La base de la película, lo que la sostiene por encima de todas las cosas, es la composición que del personaje realiza la protagonista. Michelle Williams nos ha demostrado en repetidas ocasiones que es una actriz algo más que competente. Probablemente una de las mejores intérpretes femeninas del momento, especialmente dentro de su generación. Y aquí compone un personaje contradictorio, como suponemos que fue Marilyn en la realidad. Ajusta su físico bastante bien al que tenía la rubia sex-symbol cuando rodó aquella película, curvilínea y muy sensual, muy alejada de los canones actuales de belleza anoréxica, pero sobretodo ajusta sus cambios de humor, la sutileza de sus gestos, su capacidad de manipular al entorno humano que la rodea, lo que hace que la película nos resulte a pesar de su excesiva frialdad, creible. Otra cuestión es el resto del reparto. Redmayne está correcto, pero su personaje no nos interesa en ningún momento. Aprecié mucho más su trabajo recientemente en la teleserie BirdsongBranagh es un Laurence Olivier al que tardas un rato en identificar, aunque finalmente lo consigues. Y hay algún patinazo de reparto notable. Por ejemplo, tenemos a Julia Ormond, una actriz que goza de mis plenas simpatías, desaprovechada en general en el mundo del cine, pero que le ponen en el brete de dar vida a Vivien Leigh a sus cuarenta y tanto. Y yo no la veo. Me costaría mucho ver a ninguna a actriz actual como la Leigh, una de mis favoritas absolutas de la historia del cine, pero en cualquier caso a Ormond no la veo. Pero tampoco importa mucho. Un pequeño e instrascendente papel para la harrypotteriana Emma Watson, intentando bucear fuera del universo de los magos y las brujas. No tiene malas maneras, pero como digo tampoco hay mucha sustancia en lo que le dejan hacer.

Y eso es así porque como conclusión podemos decir que la película comienza y se acaba en la interpretación de Michelle Williams. Es su principal atractivo, pero también es su principal inconveniente, porque más allá de ahí, dentro de la corrección en su manufactura, poco más tiene que ofrecer. Hay muchos elementos desaprovechados, sobre una situación, el rodaje en Inglaterra de esta obra menor tanto de Olivier como de Monroe, pero que seguro que daba para algo con más chicha.

Por supuesto, antes le hubiera dado yo el óscar a la Williams que a la pesada de la Streep.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Maqueta

Insisto, un día de estos encuentro un momento para hablaros de la excursión ferroviario-fotográfica a Casetas.

[Breve – cine] The Misfits (1961) – IMDb

Cine

The Misfits (1961) – IMDb.

Ya lo comenté hace unos días cuando hablé del libro de fotografías, y también cuaderno de rodaje, de esta película de John Huston, convertida en mítica por ser la última de sus dos protagonistas, Marilyn Monroe y Clark Gable. No la había visto. Pero esa carencia ya la he solventado. Esta película sobre inadaptados, que es la traducción literal y correcto de misfits, y no las vidas rebeldes que titularon en español, efectivamente es como muchas veces se ha comentado un testamento en vida de sus protagonistas. Evidentemente, el escritor Arthur Miller escribió este guion pensando en su mujer, Marilyn, buscando trasladar su carácter y su forma de ser al personaje de la pantalla. Y Gable nunca ha sido más Gable que en este vaquero otoñal y desfasado, perteneciente a otro mundo.

Pero lo bueno es que no sólo son ellos dos los que funcionan. Lo bueno es que los secundarios están inmensos. Eli WallachMontgomery CliftThelma Ritter, todos ellos contribuyen notablemente al buen resultado final del filme. Y los mustangos, esa metáfora, esa otra versión de los protagonistas, libres, pero en un mundo que ya no es el suyo. Bueno. Misión cumplida.

[Libro de fotografía] The Misfits

Cine, Fotografía

No hay más que dar un breve paseo por las entradas de este Cuaderno de ruta para saber que cine y fotografía son dos de los elementos más importantes que configuran mis momentos dedicados al ocio y a la cultura. Cuando recientemente vi este libro en un estante de un comercio abierto hasta las tantas de la madrugada, tuve claro que tenía que ser mío. Engrosará mi colección de libros dedicados a la fotografía. Y específicamente, dentro de esta, la de los libros de fotografía con tema cinematográfico. Porque al fin y al cabo, The Misfits tuvo el rodaje más fotografiado de la historia del cine, y de la forma más prestigiosa.

The Misfits
Arthur Miller y Serge Toubiana (textos); Agencia Magnum (fotografías)
Phaidon; Londres, 2000
ISBN: 9780714839363

The Misfits, conocida en español como Vidas rebeldes, fue una película escrita por Arthur Miller para mayor gloria de la entonces sus mujer Marilyn Monroe. Dirigida por John Huston, contaba con un reparto de lujo en el que además del icono sexual y cinematográfico del siglo XX estaban también Clark GableMontgomery Clift, Thelma Ritter y Eli Wallach. Como aquí no vamos a comentar la película, me ahorraré el tema del argumento y la producción de la misma. Quizá en otra ocasión.

Pero lo que sí que fue interesante, y da lugar a este libro, es que se encargó a Magnum Photos la realización de la fotografía fija del rodaje. Y aquí empieza otra lista de ilustres que no se pueden ver en la gran pantalla. Pero que estaban ahí y nos dejaron un impresionante testimonio gráfico. Por orden alfabético, Eve Arnold, Cornell Capa, Henri Cartier-Bresson, Bruce Davidson, Elliott Erwitt, Ernst Haas, Erich Hartmann, Inge Morath y Dennis Stock. Ahí es nada, casi todos o todos ellos merecen un comentario por sí mismos. Incluso aquí hemos hablado del viaje de alguna de ellas a este rodaje a través de Norteamérica.

A partir de aquí, hay tres formas de leer y ver el libro. Una, desde el punto de visto mitómano, buscando la poses, las expresiones, conociendo algo más de esos mitos del cine que tantas veces hemos visto pero de quienes tan poco sabemos. De Marilyn en especial. Claro. Otra, desde el punto de vista cinéfilo, introduciéndonos con los fotógrafos en los entresijos de la producción de un filme, que tiene un especial significado por ser el último largometraje protagonizado y estrenado de la rubia actriz, y por Gable. Y la última, desde el punto de vista fotográfico, porque nos permite analizar y comprender las distintas formas de mirar y de fotografiar, de interpretar el mundo que les rodea a fotógrafos diversos enfrentados a las mismas situaciones. Algunos instantes los encontramos inmortalizados por distintos fotógrafos, y en no pocas ocasiones estos se convierten en contenido de las imágenes de sus compañeros.

En resumen, una delicia, imprescindible en la biblioteca tanto de los amantes al cine como de los amantes a la fotografía.

Paradójicamente, no recuerdo haber visto la película. Algo que tengo que resolver de inmediato.

Como ya he dicho, fue la última película de Marilyn, que se suicidó unos meses más tardes. También fue la última película de Clark Gable, que sufrió un ataque cardíaco dos días después del rodaje, que repitió diez días después, acabando con la vida del actor. A pesar de que Miller dedicó la película a la mayor gloria de Marilyn, su matrimonio no aguantó las intempestuosidades del rodaje, y acabaron divorciados ese mismo año. Al año siguiente, se casaría con una de las fotógrafas del rodaje, Inge Morath, matrimonio que perduraría hasta el fallecimiento de la fotógrafa en 2002.

Atardecer

Atardecer del día en que cogí las vacaciones, ayer; toca descansar, que bien me vendrá - Leica D-Lux 5

[Breves – cine] Felicidades, Marilyn

Cine, Fotografía

Today’s Pictures: Happy Birthday, Marilyn Monroe!.

85 años cumpliría hoy Norma Jeane Mortenson, si hubiese vivido al estilo habitual y ordinario, como los humanos comunes. Pero Marilyn Monroe, no. Marilyn hizo una transición desde una mortalidad al uso, a la inmortalidad de quienes nos hacen soñar y con quienes soñamos. El 5 de agosto de 1962 dejó de tener edad. Y con esa edad indefinida la recordamos. No dejéis de visitar la galería de fotografías proporcionada por los fotógrafos de la Agencia Magnum que encabeza este breve.

Cecil Stoughton, fotógrafo de presidentes

Fotografía

A veces es difícil creer que no hay cierta predestinación en determinados hechos. Aunque algunos de estos hechos pasen desapercibidos para una mayoría de los ciudadanos, uno se siente tentado en creer en poderes supranormales que hacen coincidir los acontecimientos. Pero hay que ser fieles al azar. Y el azar tiene esas cosas.

En una semana en la que el acontecimiento importante ha sido la elección presidencial en los EE.UU., nos ha llegado también la noticia de la muerte de Cecil Stoughton. Stoughton es conocido sobre todo por haber sido el fotógrafo de la Casa Blanca durante el mandato de John F. Kennedy. Una de sus fotografías más conocidas es la del vicepresidente Lyndon B. Johnson jurando como presidente a bordo del Air Force One tras el asesinato de Kennedy y en presencia de la viuda de éste. Siendo la imagen de dominio público me permito reproducirla aquí.

Lyndon B. Johnson taking the oath of office, November 1963. Cecil Stoughton.

Lyndon B. Johnson jurando el cargo. Noviembre de 1963. Cecil Stoughton.

El fotógrafo realizó otras imágenes importantes. Tomó muchas imágenes de los hijos de Kennedy, inaugurando una moda, la de la exhibición pública de “la primera familia” que sigue hasta hoy en día. También tomó la única fotografía conocida de los hermanos Kennedy con Marilyn Monroe.

Hoy vuelvo a poner alguna fotografía de Italia, de mi último viaje.

Piazza Navona

Neptuno en Piazza Navona - Canon EOS 40D; EF 50/1,8