[Cine] Murder on the Orient Express (2017)

Cine

Murder on the Orient Express (2017; 482017-2811)

Hace una semana ya que fuimos a ver la nueva adaptación que Kenneth Branagh ha realizado de la que puede ser más famosa novela de Agatha Christie, y seguramente el más famoso de los casos del extravagante detective belga Hercule Poirot (siempre me he preguntado que sentirán los belgas ante este personaje, porque el hecho de que el detective fuese de esa nacionalidad siempre sonaba a una especie de broma). Sinceramente, aunque de jovencito leí bastantes de sus novelas, creo que es una de las escritoras más sobrevaloradas de la historia de la literatura. Me sobran la mayor parte de sus novelas, aunque hay algunas que sí que me parecen de una razonable calidad.

Yeni Cami (la mezquita nueva)

Estambul, el principio del viaje, parece un buen lugar para ilustrar esta entrada cinematográfica.

En cualquier caso, nuevamente tenemos el caso de resolución aparentemente imposible en el que un desagradable tipo americano es asesinado en un coche cama con destino a Calais de la Wagon Lits Cook en el famoso Simplon Orient Express, tren que atravesaba Europa entre Estambul y Calais, atravesando los Alpes por el paso del Simplon. Y de ahí su nombre… viajaba a oriente por el Simplon. El detective protagonista, Poirot, está interpretado por el propio Branagh. El resto del reparto, de relumbrón aparente, lo podéis ver en la página de IMDb. Es muy largo para reproducir aquí los personajes y quienes los encarnan.

Venía acompañada de buenas valoraciones la película… que no acabo de entender. Más allá de una producción con cierta espectacularidad, que apenas justifica la naturaleza de la historia, lo cierto es que no me parece que la adaptación, aunque bastante fiel a la novela, tenga una especial emoción. La película tira de fantasía, y el tren más que atravesar los Balcanes parece que serpentee por las Montañas Rocosas, con grandes puentes de vigas de madera incluidos. Da comienzo además con una escena de acción que tampoco se corresponde con el carácter habitual de las historias de Christie, y que no aporta nada a la historia. Más allá de la costumbre de presentar las películas de acción con una secuencia más o menos espectacular. Pero el caso es que no íbamos a presenciar una película de acción, sino a ver cómo se conseguía dar un poco de salsa a las típicas whodunit de la escritora británica. Poca salsa y salero.

20060411-DIA_0300.jpg

En cuanto al reparto… Branagh está sobreactuado, riesgo que corre con frecuencia. Del resto, se salvan poco. Michelle Pfeiffer se salva en algunas escenas. Judi Dench y Olivia Colman forman una pareja que merecía mejor tratamiento, especialmente por la calidad de ambas actrices. Otra británica, la galáctica Daisy Ridley, presenta buenas maneras. Y además tiene un papel al que se le podría haber sacado más jugo, a poco que se hubiera atrevido a saltarse un poco la fidelidad a la obra original. Los demás, pasables. Penélope Cruz, mal. Y algunas cosas que chirrían. Lo políticamente correcto llega hasta un punto en que al serio y enamorado Dr. Arbuthnot lo interpreta una actor de color, Leslie Odom Jr., para lo cual han de inventarse un trasfondo que no estaba en el original. Qué queréis que os diga. Hubo un tiempo en que Branagh era capaz de llevar en el reparto a un actor afroamericano interpretando a un rey napolitano de la casa de Aragón, y no daba ninguna explicación, ni importaba, ni pasaba nada. Simplemente ponía a un buen intérprete, sólido y con tirón, y le importaba un rábano todo lo demás. Eso era auténtica integración y no cuando se nota tanto que lo hace para quedar bien.

Me ha resultado decepcionante, sin ser ninguna catástrofe ni nada de eso. Prescindible.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

20060411-DIA_0331.jpg

[Cine] Dunkerque (2017)

Cine

Dunkerque (Dunkirk, 2017; 302017-2607)

En un verano que, como muchos, la cartelera flojea mucho, hasta el punto que nos cuesta encontrar motivación para incluso tomar la decisión de ir a las salas de cine, nos ha llegado el que probablemente sea el estreno más interesante para los amantes del séptimo arte. Quizá no para los amantes de las palomitas y de los fuegos artificiales, que seguramente encontrarán más atrayente cualquier repetitiva y repetida aventura de algún enmascarado vestido con un pijama de colores. Pero afortunadamente, para apaciguar los rigores del desierto estival cinematográfico, nos llega la última película de Christopher Nolan.

He de decir que no soy un incondicional de este director. También tiene su haber algunas sobrevaloradas películas de enmascarados vestidos con pijamas y capas. Pero realmente, cuando se pone las pilas, además de maestría en la creación de imágenes maravillosas, nos proporciona historias donde los vectores del espacio y el tiempo se entremezclan, cambian y nos aseguran las capacidad de vivirlas de un modo diferente.

Esclusas

Dunkerque, aunque localidad francesa, pertenece a la región de Flandes, al igual que Ostende en Bélgica, donde está tomada esta fotografía. El 25 de mayo de 1940 la bolsa en la que estaban encerrados británicos, franceses y belgas era relativamente amplia he incluía a esta ciudad costera. La discutida capitulación del rey de los belgas tres días más tarde hizo que la bolsa se encogiera peligrosamente para los aliados. No tengo más fotos digitalizadas de la zona, así que el resto son de Brujas, que no está muy lejos, y que en esa fecha de mayo estaba también en los límite de la bolsa.

Tal cosa sucede con esta su visión de la guerra, centrada sobre un episodio muy concreto, el desastre reconvertido convenientemente en “victoria” de la bolsa de Dunkerque. Tras la debacle del ejército francés en su intención de contener a las arrolladoras divisiones acorazadas alemanas, la Fuerza Expedicionaria Británica, carente por completo de divisiones blindadas en una demostración palmaria de la incompetencia del mando británico que no se había enterado de que iba la guerra moderna, se dejó embolsar casi por completo junto con algunas unidades francesas y belgas en Flandes, a caballo entre el norte de Francia y el sur de Bélgica, con el canal de la Mancha a sus espaldas. Con frecuencia he oido decir que la expresión “inteligencia militar” es un oxímoron. Si la escasa previsión del bando británico ya apoya esta afirmación, que los alemanes fueran incapaces de ponerse en el lugar de los británico y creyesen que por tener el mar a sus espaldas los británicos estaban en una “kessel” y aflojaran el avance en lugar de rematar la faena acaba por corroborarla. Los británicos son una gente que han confiado al mar su potencialidad durante siglos, por lo que no verán el mar como un obstáculo sino como una salida. Como así fue. Por lo tanto, una serie encadenada de errores propios y ajenos permitieron al ejército británico convertir una humillante derrota en una victoria moral y en un elemento propagandístico de primer orden que les costaría muy caros a la arrogante Alemania del año 40.

Contar esa historia cinematográficamente con detalle error hubiese sido un error. Es un tipo de película que se hizo en un tiempo, y pocas veces dio lugar a largometrajes memorables. Si es que alguna vez lo hizo. Por lo tanto, siguiendo el uso de los tiempos Nolan se centra en enfocar su atención en tres historias personales, capaces de llegar al espectador. Una, la del soldado (Fionn Whiteheadque escapando de las avanzadas alemanas llega a una playa, la de Dunkerque, donde pasará una semana intentando escapar y salir con vida. La segunda, la del padre (Mark Rylance) que cogerá un pequeña embarcación de recreo para ir a rescatar en una travesía de un día a todos aquellos soldados que fuese posible, arrostrando los peligros de acercarse a una zona de guerra con aviones y submarinos hostiles. La tercera, la del aviador (Tom Hardy) que tiene una hora de combustible para ir a apoyar las hostigadas fuerzas terrestres, atacando a los aviones de la Luftwaffe que los bombardean. Las de estos tres personajes y las de quienes se mezclan con ellos, sirviendo como ancla con la historia global los dos oficiales británico (Kenneth Branagh y James D’Arcy) que en el espigón intentan que la evacuación avance.

Canal en Brujas

2001. Viaje a Bélgica. Brujas. carloscarreter.com | Tumblr | Twitter | Facebook.. carloscarreter.com | Tumblr | Twitter | Facebook.

 

Desde mi punto de vista, el gran logro de Nolan en la que a mí me parece su mejor película y nueva obra de referencia en lo que al cine bélico se refiere es contar estas tres historias de forma simultánea, de modo que llega un momento en que confluyen, reflejando un mismo hecho nodal desde distintos puntos de vista, hasta que sus personajes vuelven a separar sus caminos hacia el desenlace del filme. He oído críticas, parece que hay a quien no convence esta forma de hacer. Algunos incluso han dicho que introduce confusión en la narración. No me lo parece a mí. Nolan ayuda al espectador a saber cómo funciona el tiempo interno de la película, y luego lo apoya con numerosos detalles. Toda la película está primorosamente planificada visualmente, con una sobria pero perfecta fotografía de Hoyte Van Hoytema, al mismo tiempo que apoyada por una no menos perfecta banda sonora de Hans Zimmer, sin nada que sobre ni nada que falte. Sólo lamento que en Zaragoza sólo podamos ver, creo, la versión de proyección digital. Inferior al 70 mm en celuloide y no digamos a aquellos lugares del mundo en la que se pueda ver de forma inmersiva en IMAX. Para entender un poco más las virtudes de la banda sonora voy a recomendar un par de artículo. Para la banda sonora, conoceremos el concepto de Escala de Shepard. Para la fotografía y la proyección, mejor nos enteramos de qué es el IMAX, el 70 mm y el DCP. En cualquier caso, si ya en película anteriores había mostrado Nolan su capacidad para acomodar a su conveniencia y a la de la narración la línea del espacio y el tiempo, aquí se doctora con suma cum laude y sienta catedra, partiendo de un guion absolutamente ideal.

Y a pesar de que la película abunda en personajes llegando a ser casi coral, aun nos da margen para ver unas interpretaciones convincentes, con unos actores que dotan de tremenda humanidad a quienes participaron en tan aberrantes e inhumanos hechos como son los que conlleva la lógica de la destrucción militar en tiempos de guerra. Y eso que es una pena que por la mala hora de las versiones originales, acabáramos viendo la película en versión doblada. He visto que esta semana han colocado alguna sesión en versión original en alguna hora más civilizada y, dada la calidad de la película, no descarto escaparme a verla otra vez en con el sonido en el que debe ser escuchada.

20070528-168 - Markt Brujas.jpg

Para mí, es una obra imprescindible. Acudía yo con miedo a verla. Muchas expectativas puestas en este film, algunos palos de algunos críticos, y antecedentes de prestigio. Recordemos que Joe Wright nos regaló hace 10 años un magnífico plano-secuencia de seis minutos de duración en la que estableció de forma magistral una forma de ver y entender lo que en la playa de Dunkerque sucedía. Si a eso añades algunas de las películas bélicas más conseguidas de la historia del cine que se han rodado en los últimos 20-25 años… el listón estaba muy alto. Pero sin duda estamos ante una de las mejores películas de lo que llevamos de siglo, a la que sólo le sobra el tono un pelín patriotero de los minutos finales. Pecata minuta. No olvidemos que Nolan es londinense. Ale… todos al cine a verla.

Por cierto… podríamos decir que en toda la película no se le ve la cara ni a un solo soldado alemán, aunque llevamos toda la semana debatiendo si en una escena determinada hacia el final se ve o sólo son siluetas.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: *****

20070528-173 - Huidenvettershuis Brujas.jpg

[Televisión] Cosas de series; adiós al doctor Gannon y fin de temporada para Wallander

Televisión

La semana pasada hice un repaso de series, y no hay grandes novedades. Así que me centraré en dos. Una de antaño, y otra bien reciente.

Adiós al doctor Gannon

Estos días atrás dejó este valle de lágrimas Chad Everett, actor al que seguro he visto en diversas ocasiones, pero que sólo recuerdo de una serie; Medical Center (Centro médico). Era el doctor Gannon, médico guapo y que pocas veces fallaba. Un ideal, un prototipo. Estamos hablando de una época en la que los médicos de la tele no las pasaban canutas en las urgencias de un hospital público, ni se dedicaban a perseguirse unos a otros como adolescentes hiperhormonados, ni eran unos cínicos de mucho cuidado que pensaban que todo el mundo miente. No. Eran épocas, finales de los 60 y principios de los 70, en las que los médicos iban siempre impecablemente vestidos, no se despeinaban ni aunque les viniera encima un huracán, siempre sonreían salvo cuando fruncían el ceño con preocupación hasta que daban con la solución a los males del enfermo,… eran perfectos. Especialmente porque la American Medical Asociation ejercía una fuerte influencia sobre cómo se debía representar a la profesión médica en la ficción televisiva. Gannon trabajaba en un hospital. Tenía su equivalente de atención primaria. O médico de cabecera que se llamaba entonces. Marcus Welby (Robert Young), también impecable, más añoso.

El caso es que ambos tuvieron su parte de culpa, junto con otras circunstancias, en que yo acabara estudiando lo que estudié. Aunque bien es cierto que nunca seguí una trayectoria profesional ni parecida a ninguno de los dos. Pero también soy buen tipo. En fin. Y no tengo abuela. El caso es que a Everett lo recordaba con cariño. Qué cosas. Descanse en paz.

Wallander (3ª temporada)

Nunca he leído un libro del detective de la policía sueca en Ystad, Wallander. Ni tengo muchas ganas. No es mi género favorito. Pero sí que ha seguido las tres temporadas que la BBC ha dedicado al torturado policía, encarnado por un sobrio y más que eficaz Kenneth Branagh, en uno de los mejores papeles que le conozco. Es un actor que tiene cosas muy buenas, mientras que en otras ocasiones me resulta algo histrión. En esta serie no. Creo que una de las razones por las que merece la pena verla es por su interpretación. Y también por la eficacia en la puesta en escena de las historias. Temporadas de tres episodios de hora y media de duración. Es decir, tres largometrajes, que aunque puedan estar interconectados, nos cuentan historias completas. Una serie que encuentro muy recomendable. Y de la que difícilmente te cansas. Emiten tres episodios cada dos años. Eso sí. Imperdonable como han tratado esta vez a la buena de Anne-Britt (Sarah Smart).

Skjervsfossen

No. No me he ido a Suecia, fotográficamente hablando. Sigo en el país vecino. En Noruega. Concretamente contemplando desde el autobús que nos lleva de Voss a Granvin, a orillas del Hardangerfjord, el salto de agua de Skjervsfossen.

[Cine] My week with Marilyn (2011)

Cine

My week with Marilyn (2011), 26 de febrero de 2012.

Esta película fue vista en versión doblada como Mi semana con Marilyn, y en versión original por vías que no gustan a los productores y gentes del cine. Pero sigo diciendo que hay muchos que estamos dispuestos a pagar por productos correctos. Esta película es absurdo verla en versión doblada por que su mérito se basa en la interpretación de su protagonista, con su voz original. Y tal oferta no existe en pantalla grande en estos momentos en Zaragoza. Algunos estamos dispuestos a pagar por la cultura. El problema es que no nos quieren vender cultura. Nos quieren vender otra cosa. Que no queremos comprar. Por que no vale la pena. Hasta ahora, ante un estreno importante, veo las dos versiones. Pago por la absurda en castellano y me bajo como puedo la original en internet. Pero me estoy hartando de mostrar buena voluntad y de que me tomen el pelo. Porque además, en Zaragoza, las versiones originales, que son mejores, son más baratas encima. Jódete, y baila.

Una película sobre Marilyn Monroe y además protagonizada por Michelle Williams, papel por el que optaba a un óscar,… película obligatoria. A pesar de que las expectativas algo elevadas puedan ocasionar un batacazo. En cualquier caso, no había duda, había que ver el filme dirigido por Simon Curtis.

La película nos cuenta algunos aspectos del rodaje de The Prince and the Showgirl (El príncipe y la corista). Esta película, protagonizada por Marilyn (Michelle Williams) y coprotagonizada y dirigida por Laurence Olivier (Kenneth Branagh), forma parte del conjunto de filmes en el que la rubia actriz se ganó simultáneamente la contradictoria fama de imposible e imprescindible. Pero la historia está contada desde el punto de vista de Colin Clark (Eddie Redmayne), un hombre procedente de la aristocracia universitaria y política británica, que hizo cierta carrera en el mundo del cine, y que participó en aquel rodaje como tercer ayudante de dirección. El chico de los recados, vamos. Y según las memorias que publicó, durante una parte del rodaje mantuvo una especial relación con la actriz, que es lo que vemos reflejado en pantalla.

No entraremos a valorar lo que de cierto pueda haber en la historia de los personajes reales. La historia es utilizada por el director para realizar un retrato de las muchas vulnerabilidades de la célebre actriz, así como de algunas de sus notables fortalezas. Una historia corta, para lo que se lleva hoy en día, poco más de 90 minutos de duración, realizada con la artesanal precisión del cine británico. Por su propia naturaleza es una historia limitada en el tiempo, que no levanta mayores pasiones, más allá como ya he dicho de analizar la compleja realidad de uno de los iconos populares más sobresalientes del siglo XX.

La base de la película, lo que la sostiene por encima de todas las cosas, es la composición que del personaje realiza la protagonista. Michelle Williams nos ha demostrado en repetidas ocasiones que es una actriz algo más que competente. Probablemente una de las mejores intérpretes femeninas del momento, especialmente dentro de su generación. Y aquí compone un personaje contradictorio, como suponemos que fue Marilyn en la realidad. Ajusta su físico bastante bien al que tenía la rubia sex-symbol cuando rodó aquella película, curvilínea y muy sensual, muy alejada de los canones actuales de belleza anoréxica, pero sobretodo ajusta sus cambios de humor, la sutileza de sus gestos, su capacidad de manipular al entorno humano que la rodea, lo que hace que la película nos resulte a pesar de su excesiva frialdad, creible. Otra cuestión es el resto del reparto. Redmayne está correcto, pero su personaje no nos interesa en ningún momento. Aprecié mucho más su trabajo recientemente en la teleserie BirdsongBranagh es un Laurence Olivier al que tardas un rato en identificar, aunque finalmente lo consigues. Y hay algún patinazo de reparto notable. Por ejemplo, tenemos a Julia Ormond, una actriz que goza de mis plenas simpatías, desaprovechada en general en el mundo del cine, pero que le ponen en el brete de dar vida a Vivien Leigh a sus cuarenta y tanto. Y yo no la veo. Me costaría mucho ver a ninguna a actriz actual como la Leigh, una de mis favoritas absolutas de la historia del cine, pero en cualquier caso a Ormond no la veo. Pero tampoco importa mucho. Un pequeño e instrascendente papel para la harrypotteriana Emma Watson, intentando bucear fuera del universo de los magos y las brujas. No tiene malas maneras, pero como digo tampoco hay mucha sustancia en lo que le dejan hacer.

Y eso es así porque como conclusión podemos decir que la película comienza y se acaba en la interpretación de Michelle Williams. Es su principal atractivo, pero también es su principal inconveniente, porque más allá de ahí, dentro de la corrección en su manufactura, poco más tiene que ofrecer. Hay muchos elementos desaprovechados, sobre una situación, el rodaje en Inglaterra de esta obra menor tanto de Olivier como de Monroe, pero que seguro que daba para algo con más chicha.

Por supuesto, antes le hubiera dado yo el óscar a la Williams que a la pesada de la Streep.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Maqueta

Insisto, un día de estos encuentro un momento para hablaros de la excursión ferroviario-fotográfica a Casetas.

[TV] Wallander, versión BBC

Televisión

Estoy de vacaciones. Y en un par de días me voy de viaje por el mundo. Nada complejo. Ya os cuento mañana. Así que hoy tengo que aprovechar para comentar algunos temas que tengo pendientes después de una entretenida semana. Y empezaremos por una serie de televisión.

En los últimos años, parece que se ha puesto de moda la novela negra y la novela policiaca de origen nórdico. Y más concretamente sueca. Parece que los criminales y los investigadores del país escandinavo están de moda. Yo no soy seguidor habitual de este tipo de lecturas. Ya me trague la saga de Lisbeth Salander que resultó ser de una calidad demasiado irregular para la atención que recibió. Aunque indudablemente entretenida. Entre las series literarias más difundidas está la dedicada al detective Kurt Wallander, del novelista Henning Mankell. No he leído nada de esta serie. Pero el éxito del personaje ha sido tal que ha dado lugar a alguna adaptación cinematográfica de sus aventuras y a dos series de televisión, una sueca y otra británica. Y esta última es la que he ido viendo las últimas semanas y quiero comentar aquí.

Con el título general del personaje principal, Wallander, la BBC ha emitido dos temporadas de tres capítulos cada una con algunos de los casos del detective de la policía sueca en Ystad, en la meridional región de Escania, a orillas del mar Báltico. Cada uno de los capítulos dura 89 minutos, así que se pueden considerar como una serie de largometrajes para televisión. Cada uno de ellos se puede ver de forma autónoma, aunque alguno de ellos, especialmente en la segunda temporada, hace referencia a acontecimientos sucedidos en alguno de los anteriores. Los episodios, aunque de producción británica, fueron rodados en los escenarios originales en Suecia.

El protagonista absoluto es el actor y director británico Kenneth Branagh, que compone de forma muy convincente a un detective de mediana edad, con unas difíciles relaciones familiares que le llevan a vivir en relativa soledad, con esporádicos y tormentosos con su padre (David Warner), y con la visita frecuente de su hija Linda (Jeany Spark), que es su auténtico anclaje con ese mundo familiar, ya que a pesar de esporádicas diferencias, se profesan auténtico cariño paternofilial. Como consecuencia de su solitaria vida y de las exigencias de su trabajo, lleva una vida desordenada que está afectando a su salud. Su filosofía de la vida es claramente existencialista, y como consecuencia lleva muy mal la presencia de la violencia en la sociedad y en su trabajo. En su trabajo, aparecen una serie de colaboradores fijos, fundamentalmente Anne-Britt Hoglund (Sarah Smart) y Magnus Martinsson (Tom Hiddleston), entre otros.

En su conjunto, todos los episodios son interesantes, aunque la serie va mejorando conforme avanza, y a mí me ha llegado a enganchar, a pesar de que la duración de los mismos es excesiva para mi gusto en una serie de televisión. La serie tiene una producción muy cuidada aunque de aspecto austero, centrada en los personajes, y sacando un buen partido de las localizaciones en las que se desarrolla la acción. Por supuesto, gran parte del buen funcionamiento de la serie depende de la interpretación de su protagonista. Si en muchas ocasiones Kenneth Branagh tiende a cierto histrionismo en la interpretación, cuando compone personajes austeros, contenidos, consigue hacerse mucho más convincente y creíble. Y esta esta es una de esas ocasiones.

En su conjunto, una serie muy recomendable para pasar algunas tardes de calor fresquito viendo la televisión en casa. Parece ser que puede haber una tercera temporada de seis episodios, cuyo rodaje dependerá de la disponibilidad para el rodaje de Branagh.

Recomendación musical

No me constan los gustos musicales del inspector Wallander, así que me ambiento con un poco de jazz que muchas veces a acompañado las historias de la novela negra y policiaca. Y estoy aquí con el Bird Up de Charlie Parker y Miles Davis.

Archipiélago de Turku

Aunque esta imagen está tomada en el archipiélago de Turku, en Finlandia, supongo que el paisaje en los alrededores de Ystad tampoco variará mucho; también a orillas del Báltico - Panasonic Lumix LX2

[Cine] Thor (2011)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Thor (2011), 8 de mayo de 2010.

Cada vez que veo una película de superhéroes me hago el propósito de no volver a caer en la tentación, y no volver a ver ninguna más. Pero como la mayor parte de las que he visto, se han producido en un entorno de

nosotros nos vamos a verla, tú si quieres te vienes y si no te vas solo a ver otra, o te quedas en casa.

Así que antes que quedarme en casa, con la cartelera demasiado floja para encontrar una justificación para irme solo a ver otra película, y con la excusa de que después de todo es de Kenneth Branagh, pues he ido a ver otra de superhéroes. Y el resultado es…

Sinopsis

En algún lugar del espacio sideral, Asgard, residen los individuos que constituyen el panteón germánico. Ya se sabe,… Odín, Thor, Loki, Freya o Frigga, etcétera. En el pasado lucharon contra los gigantes de hielo y los vencieron. Y ahora se dedican a soltar unos discursos muy pretenciosos a comer y a beber… El rey de todos, Odín (Anthony Hopkins), va a comunicar quien va a ser su sucesor entre sus dos hijos; el natural, Thor (Chris Hemsworth), y el adoptado, Loki (Tom Hiddleston). Pero se produce una intrusión en los palacios y queda herido. No sin antes haber desprovisto de sus poderes a Thor, porque es un tarambana, y haberlo enviado a la Tierra, Midgard según la mitología nórdica, sin su martillo y sin su camisa. Allí conocerá a una extraña astrofísica (Natalie Portman) que trabaja en una furgoneta en una especie de nueva versión de una película muy mala sobre tornados que hicieron hace tiempo. Y claro, ante el macizo de sin camisa y con la melena rubia, se le hará el culo gaseosa, caerá derretida por sus huesos, y le ayudará a encontrar el martillo. Y después de eso se sabrá quien es el traidor, y se producirá la superbatalla final, y esas cosas.

Realización y producción

En primer lugar, decir que no hay nada en este filme que haga pensar o sospechar que esté dirigido por Branagh y no por cualquiera de los directores que se dedican habitualmente a este tipo de películas. Mucho efecto especial, mucho trabajo de computadoras, movimientos de cámara raros, y mucho dinero en una gran superproducción para llevar a la pantalla un guion que firman, sorprendentemente entre cinco. Por os puedo asegurar que hay momentos, especialmente en los ratos en los que la acción se desarrolla en la Tierra, que la historia que nos están contando da vergüenza ajena. Los diálogos, en general, en todo momento durante  la película, de una simpleza y necedad difícil de igualar, e incluso de emular.

Interpretación

A estas películas no se viene a interpretar. Los macizos se dedican a ensañar músculo, que para eso los destierran sin camisa ni nada, y los demás a recitar los tontos diálogos que sirven de ruido de fondo a todo lo demás. Si a la Portman le dieron un óscar por lo del cisne, supongo que al año que viene le darán un razzie por este engendro. Sería lo justo.

Conclusión

Apta exclusivamente para friquis fanáticos de los cómics de la Marvel. A estos les da igual todo, y supongo que son los que votan en IMDb, y hacen que parezca que tiene algo de calidad. Pero no tienen ni idea. Esto es un bodrio de película. El resto del personal mejor que se abstenga. Por su salud mental. Si la alternativa es quedarse en casa viendo la tele, seguro que en algún canal hay algo miles de veces mejor y más interesante. O es mejor ir a pasear, que es muy sano, especialmente para el corazón. No lo dudéis. Si encima os la tenéis que tragar en 3-D, lo cual en Zaragoza era obligatorio si la querías ver en versión original, encima saldrás mareado, y por culpa de las gafas será más oscura y con menos saturación en los colores, es decir con una calidad de imagen lamentable. Y más caro.

Calificación

Dirección: *
Interpretación: *
Valoración subjetiva: 
*

Recomendación musical

Sin duda alguna El ocaso de los dioses de Wagner… especialmente en la confianza que se produzca algún buen Ragnarök o Götterdämerung, que acabe con todos estos personajes ridículos, los condene para siempre al olvido, y los estudios se dediquen a financiar algo que, además de producirles dinero, tenga algo de calidad. Aunque lo dudo. Aunque como decía Woody Allen, en Manhattan Murder Mistery (Misterioso asesinato en Manhattan),

I can’t listen to that much Wagner. I start getting the urge to conquer Poland.

que en la versión doblada al castellano se tradujo como,

Cada vez que escucho a Wagner, me entran ganas de invadir Polonia.

Que no es una traducción literal, pero conserva plenamente el sentido de la frase de Woody.

No, no es en esta ópera donde sale la música de la Cabalgata de las valquirias, que tan de moda se puso con Apocalypse Now. Eso es dos operas antes.

Arco Iris

¿El Bifröst por donde bajaban los dioses germánicos a la tierra?, o... ¿simplemente el arco iris en una tarde de tormenta en el límite entre Aragón y Castilla visto desde el Ave? - Leica D-Lux 5