[Libro] Flores de verano

Literatura

Aunque en principio hoy iba a comentar la segunda de las películas que vi el fin de semana, he cambiado de idea por una serie de motivos. El primero, porque he terminado de leer el libro que compré en la Feria del Libro de Zaragoza este fin de semana. Me ha durado poco. Con razón. El segundo, porque así varío de tema de un día para otro. El tercero, porque el libro me ha impresionado y me apetece comentarlo mucho. Así que hoy toca hablar de uno de los hechos más terribles de la historia de la humanidad, el bombardeo atómico de Hiroshima, contado por uno de sus testigos directos, el escritor japonés Tamiki Hara.

Flores de verano
Tamiki Hara
Impedimenta; Madrid, 2011
ISBN: 9788415130079

El libro, de 136 páginas que incluyen un prólogo de imprescindible lectura para comprender mejor la narración, incluye los tres relatos que escribió el autor para contar sus vivencias sobre las consecuencias de la detonación de la bomba atómica sobre su ciudad natal. Él estaba allí cuando sucedió tan nefasto suceso, sufrió las consecuencias, tanto él como sus familiares.

Originalmente, los tres relatos se publicaron en un orden diferente al que aparecen en el libro. Primero se publicó el que da nombre al volumen, Flores de verano, en 1947, aunque fue escrito un año antes. También en 1947, escribió y se publicó su continuación, De las ruinas, y finalmente, en 1949, Preludio a la aniquilación. Sin embargo, el volumen actual los presenta en el orden cronológico respecto a los acontecimientos históricos.

Canal

Una de las angustias más grandes que sufrieron los supervivientes, y en especial los heridos fue la falta de agua. Hiroshima está en el delta de un río, pero los numeros brazos y canales del mismo se evaporaron por el calor. En la imagen, el Canal Imperial de Aragón en Zaragoza - Leica D-Lux 5

Preludio a la aniquiliación

Narrado en tercera persona, por un narrador externo, nos va a presentar el ambiente que se respiraba en Hiroshima en la primavera y el verano de 1945. El autor aparece mencionado someramente, como el hermano menor que ha vuelto a la ciudad tras enviudar el año anterior. El relato se centra especialmente en el tercer hermano, pero nos presenta un fresco de las relaciones familiares y del ambiente de la ciudad en aquellos meses. La ciudad ha sufrido poco, está prácticamente intacta, aunque conforme llegan las noticias de las derrotas militares, de las graves afecciones que sufren otras ciudades bajo los bombardeos incendiarios, y conforme comprueban que cada vez son más frecuentes las incursiones de los aviones norteamericanos en el cielo de la ciudad, un ambiente de fatalismo inunda a todos. Se evacuan a los niños al campo, se llama a filas a hombres en su cuarentena, todo el mundo se prepara para una evacuación si es necesaria, el ejército derriba manzanas enteras para crear cortafuegos en caso de incendio por los bombardeos. Hay una sensación de que algo va a suceder.

Flores de verano

El autor narra en primera persona. Cae la bomba, aunque nadie sabe exactamente lo que ha sucedido. Al principio todo el mundo cree que las bombas convencionales han caído sobre sus casas. Pero pronto son conscientes de que algo distinto ha sucedido. Los muertos son innumerables, y los heridos tienen aspectos dantescos. Se produce un éxodo de muchos pobladores hacia las zonas rurales, donde se instalan improvisados hospitales. La familia se reagrupa poco a poco, se hacen incursiones a la ciudad para averiguar el paradero de los desaparecidos. Se nos describe el atroz panorama de la ciudad desolada, de los cadáveres calcinados, de los lechos de los ríos y los canales secos por la evaporación del agua por el calor. El narrador no nombra a ningún miembro de su familia por su nombre de pila, cosa que sí hace en el primer relato. Salvo uno de sus sobrinos. Fallecido.

De las ruinas

Nuevamente el autor, en primera persona, nos va narrando las consecuencias de la catástrofes en los meses siguientes. Con un especial acento en la enfermedad. Enfermedad que nadie sabe de donde viene, que aparece en personas que no fueron heridas en el bombardeo, o personas con heridas aparentemente leves que evolucionan mal. La pérdida de pelo, las diarreas, las hemorragias,… nadie sabe de dónde viene todo esto. Se sufren otros problemas, las lluvias torrenciales. La guerra ha terminado, y la sensación de sacrificio inútil acrecienta el pesar. Son conscientes que la bomba que ha caído sobre la ciudad es distinta pero carecen de información. Sin embargo, comienza haber atisbos de que la ciudad resurgirá. Los habitantes vuelven, aunque sea temporalmente. Se restablece, mal que bien, el transporte público. Las familias se visitan.

Comentario

El autor describe con minuciosa precisión lo que ve, y lo que siente. Tanto el mundo físico, como el mundo interior de las personas. Nos encontramos ante un testimonio de primer nivel de la catástrofe, que nos es descrita al mismo tiempo con una tremenda y minuciosa objetividad en sus consecuencias físicas, y con una profunda sensibilidad y subjetividad en lo que se refiere a la devastación interior que sufren las personas que la han sufrido. Ha ratos documento preciso, ha ratos relato poético, te traslada no poco de la sensación de desesperanza de las gentes, al mismo tiempo que sorprende por la capacidad de las sociedades humanas para reorganizarse y retomar sus vidas por traumático que haya sido un evento en sus vidas.

Para mí, es una lectura no sólo recomendable, sino casi imprescindible para entender mejor un hecho tan terrible como la aniquilación masiva de seres humanos por otro seres humanos en un simple acto. Un acto que puede repetirse en un futuro. Las armas atómicas siguen ahí. En cantidad suficiente para arruinar definitivamente la civilización y la especie humana sobre la faz de la tierra. Una ruina que de alguna forma comenzó aquellos 6 y 9 de agosto de 1945, y para cuya reversión todavía no hemos hecho nada realmente positivo. Aunque no haya vuelto a ser utilizada el arma atómica contra otras poblaciones desde entonces. Todavía.

Recomendación fotográfica

Hiroshima Ground Zero, 1945; International Center of Photography (ICP).

Tras la destrucción, los norteamericanos enviaron a numeroso personal militar, científico y técnico para documentar las consecuencias de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki. Y entre ellos numerosos fotógrafos, u otros profesionales provistos de cámaras fotográficas. Se tomaron innumerables fotografías. Frías, asépticas, documentales. Poco involucradas emocionalmente. Pero que en su conjunto pueden resultar sobrecogedoras o muy ilustrativas. En el enlace que os he puesto, podéis ver alguna de las fotos.

Imágenes similares se pueden localizar en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

En la Biblioteca Truman se puede hojear uno de los informes realizado con este material.

Dado el impacto que mostraban las imágenes, sumado al comienzo de la guerra fría, muchas de las imágenes fueron censuradas y retiradas de circulación, para no afectar a la opinión pública negativamente a los planes del gobierno estadounidense para un despliegue masivo de armamento nuclear.

Flores caídas

Flores caídas, por una tormenta; algo menos grave que las que cayeron incineradas en Hiroshima - Leica D-Lux 5

[Breve – TV] Doctor Who – Amy Pond

Televisión

BBC – Doctor Who – Amy Pond – Characters.

Durante unos años, satisfice mi lado más friqui con la reimaginada serie de ciencia ficción Battlestar Galactica. Desde entonces he estado buscando cómo calmar ese rinconcito de mi personalidad televisiva, quizá no excesivamente desarrollado, pero que está ahí. Echadle la culpa a La guerra de las galaxias. La original, no la tontería de principios de los 2000. Mira por donde, un clásico británico, el Doctor Who ha ido poco a poco instalándose en mi corazoncito más fantasioso. Y no poca culpa la tiene su última compañera. La pelirroja escocesa Amy Pond (Karen Gillan) es interesante la mires por donde la mires. Sí. También por ese lado. Pero en el último episodio le han pasado cosas terribles. De hecho le llevan pasando desde que comenzó esta temporada, aunque no lo sabíamos.

¡Y me acabo de enterar que el próximo fin de semana, emitirán el séptimo episodio, lo terminarán en un cliffhanger como de aquí a Pernambuco de grande, y no volverán a terminar la corta temporada de 12 o 13 episodios hasta septiembre!

Tres meses de agonía. La semana que viene os lo cuento in extenso.

[Breve – fotos] Lenscratch: Tim Hetherington

Fotografía

L E N S C R A T C H: Tim Hetherington.

Tim Hetherington es uno de los dos fotógrafos muertos durante la actual guerra civil libia, junto con Chris Hondros. El enlace que aquí os propongo nos da a conocer un reportaje sobre soldados dormidos (Sleeping Soldiers). La primera vez que vi estas fotos fue hace un año en el número de primavera de 2010 de Foam, Peeping. Un número realmente interesante que podéis hojear en Issuu.

[Cine] The Company Men (2010)

Cine

The Company Men (2010), 27 de mayo de 2011.

De forma inesperada, este fin de semana no he ido a ver una película al cine, sino dos. Y esta que os presento hoy fue la primera, la que sin comerlo ni beberlo acabamos viendo el viernes por la noche. Yo no esperaba gran cosa de ella, especialmente por alguno de los protagonistas. Pero bueno, antes que quedarse en casa… y además tuvimos la suerte de verla en versión original. Esperemos que la empresa de los cines Aragonia mantenga de forma indefinida esta buena costumbre de traer versiones de este tipo. Y además, son más baratas. Pero bueno. Vayamos a lo que importa. La película sobre la crisis económica en los Estados Unidos que firma y dirige John Wells, un tipo bastante solvente en cosas televisivas, pero con escasa experiencia en la gran pantalla.

Sinopsis

Nos encontramos en Estados Unidos, con la crisis económica que acucia al mundo instalada. En una gran compañía de empresas están recortando empleos. Especialmente se ve afectada la división de astilleros, en la que trabajan Bobby Walker (Ben Affleck), un dinámico ejecutivo de ventas, Phil Woodward (Chris Cooper), un veterano cuadro de la compañía, y Gene McClary (Tommy Lee Jones), un alto directivo de la compañía, responsable de la división de astilleros. La película los acompaña a lo largo de un año de su vida, en el que perderán sus empleos y tendrán que batallar por seguir adelante, sostener a sus familias, encontrar de nuevo un sitio en la sociedad, si ello es posible, mientras la empresa sigue con sus recortes de plantilla, cuyo objetivo no es otro que aumentar el valor de la compañía, con un fin poco claro.

Dirección y producción

El filme tiene tufillo a cine independiente a pesar de que no faltan los nombres sonoros en el reparto. Con un ambiente grisáceo, propio de la costa nordeste de los Estados Unidos, especialmente en los meses otoñales e invernales, la película nos va mostrando una serie de cuadros que pretenden dar a conocer la realidad del impacto de la crisis económica en las familias y en las gentes, así como la desvergüenza de los grandes ejecutivos. La historia se sigue bien, y la realización general es correcta, aunque a ratos le falta un poquito de alma. Muchas de las graves consecuencias de la crisis se muestran de forma indirecta y no con la claridad y la indignación que podríamos esperar. Que se centren en los despidos de los pijos de la empresa en lugar de los trabajadores, también resta empatía desde el espectador hacia el personaje.

Interpretación

Los tres protagonistas mencionados cumplen perfectamente con sus deberes interpretativos, incluso el mediocre Affleck. Se ven acompañados eventualmente por otros personajes secundarios con apariciones más breves o esporádicas pero sólidas. Así tenemos a la esposa de Bobby (Rosemarie DeWitt), un personaje con los pies mucho más puestos sobre la realidad que su marido, el hermano de esta y cuñado de aquel (Kevin Costner), el trabajador manual que se lo gana currando muchas horas y que esconde una gran bondad detrás de sus cínicas observaciones, la responsable de recursos humanos y de los despidos que además es amante de Gene (Maria Bello), o el presidente de la compañía (Craig T. Nelson), un desalmado ambicioso.

Conclusión

Una película que daba para más. Como ya he comentado, resulta fría en ocasiones. Y el hecho de enfocar el problema en los cuadros de la empresa, no deja de esconder los problemas de los numerosos trabajadores con menos recursos que todavía lo deben de pasar peor. Ni atisbo de crítica a la falta de sistemas de protección social de la res publica norteamericana. Y un final edulcurado, que no deja de implicar que aunque hay gente mala en la cosa del sistema, el capitalismo sigue siendo la solución a los problemas de capitalismo. Sólo es cuestión de que la gente sea maja, y no unos desalmados. Pueril. No está mal la película, pero cojea.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva: 
**

Vieja puerta oxidada

Una vieja puerta oxidada corta el paso a algunos campos a las afueras de Casetas (Zaragoza) - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

[Breve – fotos] Denis Darzacq, portfolios

Fotografía

Denis Darzacq, portfolios.

Es la hora de mi manzana a mitad de mañana, y aprovecho para visitar algunos enlaces de noticias diversas. La Lettre de la Photographie me recuerda a este fotógrafo que conocí hace 2 ó 3 años en MadridFoto. Me gusta su forma de ver la presencia del ser humano en el entorno urbano. Y sus gentes flotantes en las calles y en los supermercados.

[Breve – cultura] Feria del libro de Zaragoza

Literatura

He estado en la feria del libro. La mayor parte de los puestos de librerías, un aburrimiento. Los mismos libros y los mismos best sellers en todos los puestos.

Los puestos más grandes, para permitir al público pasear por dentro. Pero casi ningún expositor lo permitía. ¡Vaya!

El libro que me interesaba estaba en la FNAC, os lo comento en unos días. Sólo en la FNAC. Luego se quejan las librerías que no pueden competir contras las grandes superficies. ¡Si no tienen los productos en los que están están especializados, y estas sí,…!

¡No he podido usar la tarjeta de la FNAC para pagar el libro en el puesto de la FNAC! No lo permitía la financiera. He usado otra tarjeta. ¿Alguien se sorprende que las empresas vayan mal? Y luego pagan el pato los trabajadores.

En la CAI he comprado un librito sobre la ribera alta del Ebro, por 4,50 euros. Para buscar sitios para hacer fotos. Me regalaban otro. Sobre toreros. Les he dicho que el tema de los toros no era de mi agrado. Me han dicho que me podía regalar otro sobre la matacía. ¿Que le han hecho a la CAI los pobres animales?

[TV] El doctor más antipático se despide hasta el año que viene, una buena comedia, y un mediocre musical

Televisión

Como continuación a entradas anteriores, continuamos despidiendo las temporadas de la mayor parte de las series importantes que nos mandan desde el otro lado del charco. Lo gordo ya ha terminado. Ahora quedan por ahí danzando algunas series de cadenas de cable o menores, pero que muchas veces son más interesantes por su calidad. En cualquier caso, esta semana os traigo el final de temporada de tres series, como habréis podido deducir del título de la entrada.

House M.D. (7ª temporada)

Salvo su primera temporada, y tal vez la segunda, las aventuras del antipático Gregg House (Hugh Laurie) han sido muy irregulares. Es cierto que muchos de los casos y algunos de los arcos argumentales han sido muy interesantes. Y la buena factura general de la serie hace recomendable su visión. Pero desde luego es una serie con claros signos de agotamiento. El haber comenzado esta temporada fuerte con el protagonista y su jefa (Lisa Edelstein) enrollados suponía una apuesta muy importante. Lo cierto es que es una trama que ha funcionado a ratos. El resto de los secundarios han sido muy irregulares, y la reintroducción de Thirteen (Olivia Wilde) le suministró una cierta energía en su tramo final, pero poco más. Sabemos que alguno de los personajes importante abandona la serie, sabemos que la siguiente será la última temporada, han dejado el final de la séptima en una situación insostenible para House… en fin. Soy un poco escéptico de por donde puede salir todo esto. Pero ya que sólo queda una última temporada, la veremos, y nos quedaremos con los recuerdos más agradables de una serie que nos ha dada muy buenos ratos.

Glee (2ª temporada)

Esta serie me interesó por dos motivos:

  • Me gustan los musicales y las películas con canciones.
  • A pesar de parecer una típica serie de institutos, su primera temporada tenía momentos de muy mala baba, que la hacían especialmente divertida.

Lo cierto es que sigue siendo una serie con canciones. Pero ha perdido buena parte de su mala baba, y se ha hecho mucho más vulgar, como una serie de amoríos entre adolescentes. Aunque ha tenido algún momento entretenido, como cuando se asomó Gwyneth Paltrow por un par de episodios, empieza a dejar de interesarme. Más cuando en ocasiones parecen episodios pagados para promocionar artistas modernos del pop americano que otra cosa. Es altamente dudoso que siga con ella en el futuro. Lo único que podría hacerme reconsiderar el tema es que los personajes entran en su último año de high school, luego debería renovarse el elenco, y me puede entrar el gusanillo de la curiosidad sobre qué pasa. Pero en principio, está en suspenso.

Modern Family (2ª temporada)

Esta comedia familiar, de las de sólo 20 minutos de duración, sí que ha mantenido sus expectativas. Si este conjunto de típicas/atípicas familias interrelacionadas ya fue una agradable sorpresa en su primera temporada, ha seguido siendo una serie que nos ha dejado todas las semanas con una amable sonrisa puesta. Y en alguna que otra ocasión con risas de verdad. Impresionante Gloria (Sofía Vergara) con momentos absolutamente impagables. Un pilar de la serie es y será la estupedez de Phil (Ty Burrell), casi siempre en estado de gracia. Muy divertidos las interacciones de los niños y las adolescentes. Todos muy bien en general. Seguro que sigo viendo su tercera temporada. Cuesta poco y el beneficio en buen humor es muy alto.

Música recomendada

Esta recomendación ya ha pasado por aquí, creo. Pero esta mañana, que quiero estar de buen humor, estoy repasando programas de Jazz porque sí dedicados a The Firehouse Five Plus Two. Jazz tradicional con mucho ritmo y muy buen rollo.

Entre campos

Entre los campos de la huerta de Casetas, Zaragoza; al fondo el Castellar - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

[Breve – cine] Robin Hood (2010)

Cine

Robin Hood (2010) – IMDb.

La he visto esta sobremesa en televisión. Más de dos horas de duración para una historia, que cambia el carácter y la historia de los Robin Hood tradicionales, pero que tampoco aporta nada nuevo. Pretenciosa. En algún momento pedante. En otras, un Robin Hood que recuerda a cierto master and commander. No obstante, es una película que puede entretener… en la sobremesa de un sábado.

[Breve] Novedades en el Cuaderno de ruta

Páginas personales

Hasta ahora mi línea con este Cuaderno de ruta había sido la de una entrada al día como máximo salvo ocasiones excepcionales, y siempre acompañada con una fotografía tomada por mí.

A partir de ayer comienzo a experimentar con dos novedades:

Entradas [Sólo fotos]: Exactamente eso. Entradas en las que sólo publicaré fotos. Relacionadas entre sí. Sin comentarios. Ayer mandé la primera.

Entradas [Breve]: Entradas de longitud breve, como su nombre indica que mandaré a publicar cada vez que me surja alguna cosa interesante pero a la que decida no dedicar una entrada larga de las de siempre. Esta es la primera.

Todas ellas se reflejarán en las cuentas de Twitter y Facebook. Espero que de más dinamismo a este invento.

Ya me diréis.

La sirena de la plaza del Carbón (oficialmente conocida como de Salamero)

Política y sociedad

El domingo fuimos al cine. En Zaragoza. Al Cervantes. Tres personas. Una de ellas sólo podía ir a primera hora de la tarde, así que a las seis estábamos en la calle. Un domingo. Como si hubiera mucho que hacer. Así que nos fuimos a pasear. Y decidimos ir hacia el casco viejo para luego visitar el ambientillo en la plaza del Pilar. Por la cosa de los chicos de la acampada. Previendo la situación, yo había echado una cámara a la bolsa. La Pentax K-x con un tele corto. Que es un equipo que abulta poco y es muy socorrido.

Y salimos por la calle Azoque a la plaza del Carbón, de nombre oficial plaza de Salamero. E hice una primera foto. Les he dado un aire antiguo, que queda más propio para el tema al que voy.

Plaza del Carbón (de Salamero)

Línea del cielo de la plaza de Salamero en Zaragoza cuando se llega por la calle Azoque - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

Mientras enfocaba y encuadraba, mi acompañante se quedó mirando a un punto de la plaza y dijo… “Oye, Carlos, el chisme aquel encima del edificio de la derecha, ¿es una sirena de las de los bombardeos de las películas”.

Me quedé mirando, y dije, “no sé si es de los bombardeos, pero sí que es una sirena”. Continué, “y estoy pensando que la he visto varias veces, que he pensado tengo que investigar a ver que pinta, pero que se me olvida siempre”.

Tomó otra foto más de cerca. Para que al revelarlas no se me olvidase el tema.

Sirena

La sirena sobre el edificio del antiguo Banco Central - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

La explicación más completa la encontré en la dirección antigua del Blog de Inde. Parece que efectivamente se utilizó durante la guerra civil para avisar de los bombardeos. Pero que previamente se utilizaba cotidianamente para señalar a los zaragozanos el mediodía. Una forma de que los que tenía reloj lo pusieran en hora, y los que no, se orientasen. Como las señales horarias de los boletines informativos de las radios.

Pues ya está. Satisfecha nuestra curiosidad. Lo único que hay que esperar es que quede como un recuerdo histórico, y nunca sea preciso volver a utilizarla como aviso de los peligros de una guerra.

Seguimos paseando y llegamos a la plaza del Pilar, donde se acumulaba mucha gente, entre los acampados, los turistas y los curiosos. Y allí, escuchamos y vimos bailar tangos.

Música recomendada

El otro día escuche un tango de Carlos Gardel que me encantó. Me pareció que tenía una letra estupenda, con dobles sentidos, entre la agonía del jugador y el enamorado. Se trata de Por una cabeza. Muy recomendable.

Curioseando

Curiosas, o turistas, o turistas curiosas, observan el ambiente de la plaza del Pilar este domingo pasado - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited