[Fotógrafo] Estrellas de la escena londinense según Angus McBean

Fotografía

Estaba ayer por la tarde mirando unas cuestiones sobre cine en internet, y me encontré con una bonita fotografía de Vivien Leigh y Laurence Olivier, matrimonio que fueron en la vida real, de la película Fire Over England, cuando todavía no estaban casados. Y me recordó por su estilo a las fotografías de un maestro de la fotografía inglesa que retrató a muchas de las grandes figuras de la escena londinense, británica en general, con un estilo muy personal y con no pocos toques surrealistas. Un maestro no del todo reconocido, eclipsado por otros, y maltratado por las leyes homofóbicas británicas que imperaban en los años 40. Lo descubrí en un libro que compré en la FNAC de Lisboa, The Photographs of Angus McBean, hace ya un par de años. Como el propio título del libro indica, se trata de Angus McBean.

El libro viene a ser un resumen de lo que fue buena parte de la obra del fotógrafo galés. Principalmente, fue fotógrafo de teatro, y dentro del teatro, de la obras de Shakespeare. Comenzó casi por casualidad, cuando a mediados de los años 30 le encargaron que hicieran las fotografías para una obra a punto de estrenarse, en la que actuaban una joven y desconocida actriz, Vivien Leigh. Desde aquel momento, la retrataría en casi todas las obras de teatro que la actriz interpretó en el West End londinense. Al fotógrafo se le deben muchos de los mejores retratos de una mujer de por sí bendecida por una belleza elegante y característica. Su estilo innovador de plasmar las imágenes relacionadas con el teatro, le hicieron abrirse camino en este ámbito por el que es principalmente conocido. En el libro también se incluyen imágenes relacionadas con el mundo de la danza y la ópera, que no sería más que una variante de lo anterior, ampliado a todas las artes escénicas, y retratos de personalidades del mundo de la cultura.

Pero el estilo innovador que he señalado antes, y probablemente el motivo de que este fotógrafo me guste tanto, es el carácter surrealista de muchas de sus imágenes, especialmente en sus primeras épocas. En ocasiones, sus retratos son montajes claramente surrealistas. Unas veces realizados en postproducción y otras planificados para el momento de la toma. Siempre con un dominio de la técnica espléndido, un maestro de la iluminación sutil, y de la composición elegante que sabe sacar lo mejor de la personalidad de la persona retratada.

Tuvo su momento malo cuando durante la guerra mundial coincidió que tenía su estudio en Bath a no muchos metros de un edificio militar oficial. Y fue denunciado por las fiestas que daban con otros hombres y jóvenes, juzgado y condenado por su homosexualidad. Estuvo un par de años en prisión. Afortunadamente, la farándula le perdonó, si es que había algo que perdonar, y volvió a su actividad de fotógrafo del mundo del teatro, aunque quizá con un estilo menos arriesgado. Pero con fotografías igualmente bellas. Fueron muchos los actores, actrices, cantantes de ópera, bailarines y otras personalidades que pasaron delante de sus cámaras. Incluso The Beatles fueron clientes suyos, y a su autoría hay que atribuir alguna conocida portada de sus discos.

Fotos de Angus McBean si buscamos en Google.

Angus McBean Gallery.

En la National Portrait Gallery.

Y todo esto, a propósito de una fotografía en la que aparecía Vivien Leigh, que cada vez la considero más una de mis favoritas… En todos los aspectos.

Música recomendada

Hoy… The Beatles, el álbum Please, Please Me, con la foto de McBean… “listen, do you want to know a secret?… do you promise not to tell?… uouo oh oh” .

Leicester Square

Leicester Square, en el West End londinense, donde se representaban muchas de las obras teatrales para las que fotografiaba McBean; aunque parece que las fotos se hacían en otros lugares, incluso fuera de Londres - Fujifilm Finepix F10

[Cine] Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (2009)… y Blood Simple (1984)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (San qiang pai an jing qi, 2009), 22 de mayo de 2011; Blood Simple (1984), 22 de mayo de 2011 (en vídeo)

Como ya hice hace unos meses, también involucrando a una película de los hermanos Coen, hoy toca un dos en uno. Normalmente, los norteamericanos hacen nuevas versiones de películas asiáticas. Pero en esta ocasión ha sido al revés. Un director chino, de cierto prestigio, Yimou Zhang, ha realizado una nueva versión, muy sui generis, de un filme de los hermanos Coen, Joel y Ethan. Y como se da la situación de que tengo el DVD de aquella opera prima de los Coen, que en castellano titularon Sangre fácil, pues si por la tarde veíamos la nueva versión, por la noche me escapaba del triste mundo electoral viendo aquella veterana película en versión original. Así que intentaré comentar las dos películas en paralelo como hice con True Grit.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es relativamente coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones. En los idiomas orientales lo habitual es que el apellido vaya por delante del nombre propio, sin embargo, para mantener una coherencia en todo el artículo, yo los escribiré al estilo occidental con el nombre propio delante. Así, el director del filme suele ser mencionado como Zhang Yimou, siendo Zhang el apellido. Salvo en el ejemplo anterior, yo lo mencionaré como Yimou Zhang (que es la convención que rige también en IMDb):

Personaje
 
1984
 
2009
 
El marido 
Dan Hedaya
Dahong Ni
La mujer
Frances McDormand 
Ni Yan
El amante
John Getz 
Xiao Shen-Yang
El empleado
Samm-Art Williams
Ye Cheng
El detective 
M. Emmet Walsh
Honglei Sun

Ambas películas nos cuentan una historia de venganzas. Un marido rico, que abusa físicamente de su mujer, se entera de que esta mantiene relaciones sexuales con uno de sus empleados, por lo que decidirá contratar a un detective privado para que mate a ambos. Mientras, la mujer compra un arma con el fin de llegado el caso matar al marido, harta de la situación. El detective aceptará el trabajo, pero al final, las cosas no serán como parecían. Y un conjunto de traiciones y decisiones basadas en la avaricia llevarán al sangriento final.

Las diferencias argumentales están en que la película de los Coen se sitúa en una zona petrolífera de Tejas en la década de los años 80 del siglo XX, donde el marido regenta un bar que le reporta sustanciosos beneficios, mientras que la película de Yimou Zhang nos traslada a una región desértica de la China de hace unos siglos donde el marido regenta una posada donde sirve de comer a base de fideos chinos, como indica el título de la misma.

Producción y realización

La película de los Coen fue su ópera prima como largometrajistas, contaba un presupuesto muy ajustado, y tiraron de un reparto con nombres no excesivamente conocidos.  Así como posteriormente han usado profusamente el humor en sus películas, aquella llevaba a cuestas un guion de cine negro, completamente dramático, con pocas concesiones a la alegría. Un guion que funcionaba, y que con una realización desenfadada y con muchos homenajes a diversos maestros del cine anterior, nos proporcionaba una película bastante notable.

Sin embargo, Zhang se mueve en un terreno totalmente distinto. Tirando de la estética colorista y preciosista que le ha hecho famoso en anteriores películas, se ha decantado por otorgar a la historia un carácter cómico, rozando en ocasiones la parodia. La parodia de sí mismo, en cuanto al tipo de películas que ha hecho anteriormente, y la parodia del cine negro, ante una serie de caracteres eminentemente débiles, que se ven enredados en la trama de odios y avaricias que los consume. Visualmente es muy interesante, y es en ese aspecto donde más destaca. Especialmente, cuando contrasta con la oscuridad y la sordidez con la que está filmada su precursora. Tiene un ritmo pausado, como el que se suele atribuir a las películas orientales, aunque se nota que se inspira también en algunas de las viejas películas del oeste.

Interpretación

Interpretaciones correctas tirando a buenas en la película de los Coen, donde no pesa la falta de nombres sonados. Hay que decir que del reparto de la película sólo Frances McDormand, en aquellos momentos una joven actriz en sus veintitantos, alcanzaría un cierto renombre. La mayor parte de las veces en películas de los Coen, aunque no de forma exclusiva. Ha sido candidata a los óscars en cuatro ocasiones, ganándolo en la buenísima Fargo.

En la película china, lamentablemente no hemos podido verla en versión original. No obstante, es una película en la que los diálogos no abundan, y donde los actores cumplen sobradamente con los papeles, tirando a cómicos, que les prepara el director.

Conclusión

Blood Simple (Sangre fácil) es una película que debería ver todo amante del cine negro. Y al resto de los amantes del cine no les iría mal. Entretenida, con tensión, con un buen diseño de caracteres y una realización ágil y fresca, ha envejecido bien y nos demuestra que para hacer un cine razonablemente bueno no hace falta ni mucho dinero ni muchos efectos especiales.

La película de Yimou Zhang es un caso distinto. Aunque la crítica la ha tratado regular, de hecho ha tardado dos años en llegar a las pantallas españolas, lo cierto es que es una película entretenida. Yo lo pasé bien, y si no me reí a carcajadas, sí que mantuve una sonrisa permanente durante toda la proyección. Y visualmente es impresionante, como suele ser el caso del cine de este director chino. Sin embargo, no haría de ella una recomendación universal. No tiene aportaciones especiales a la trayectoria del director o del cine chino, más allá de ser un entretenimiento curioso. Idónea para pasar el rato, siempre y cuando estés dispuesto a aceptar la estética y los ritmos de otras culturas distintas de los tópicos occidentales. Aunque tiene algo de western en su planteamiento.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la película china de 2009:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Desde ayer, voy revisando la discografía de Bill Evans, como ya pudistéis comprobar en la anterior entrada. Y ayer me dormí, y hoy tengo puesto, el Blue in Green de 1974, en el que además de revisitar algunas de las piezas del Kind of Blue de Miles Davis en el que participó, tiene alguna curiosidad, como T.T.T. (Twuelve Tone Tune), jazz dodecafónico.

Campamento

Continúa, más organizado, el campamento de protesta en la plaza del Pilar de Zaragoza; no sé cómo habrán recibido los resultados electorales... tan opuestos a sus planteamientos - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4

[TV] Muchos fines de temporada de series con un interés relativo

Televisión

Hoy no tengo “nada que hacer”. Hoy es día de ir a votar, y por motivos que no vienen al caso, voté por correo a principios de la semana pasada. Ayer sí cumplí con “el mandato de la ley”, y reflexioné. Pero hoy, lo que “manda” la ley ya lo tengo hecho. Así que me dedicaré a las cosas que uno hace los domingos. Quizá por la mañana vayamos al cine, después de comer veré algo de televisión. Por la tarde, cuando pase el calor que ya va haciendo, quizá me dé una vuelta con la cámara de fotos. A lo mejor me vuelvo a bajar a la plaza del Pilar, para ver el ambiente cuando comience el escrutinio electoral. No sé. O me busco algún paisaje suburbano que me apetezca fotografiar.

Pero mientras tanto, voy a comentar algo de televisión. Esta semana pasado han terminado temporada algunas series que he ido viendo. Yo tengo televisión de pago, donde se pueden ver todas estas series, con un descodificador que permite su grabación para verlas en el momento en que sea oportuno. Pero en este momento, no todas las cadenas dan el servicio que deberían por lo que uno paga. Ofrecer el programa en alta definición si se emitió así, y dar la oportunidad de ver el programa en versión original subtitulada si es extranjera. Para mí, esto debe ser un mínimo. También es recomendable que no se retrasen en exceso respecto a su emisión original en origen. Por eso, cuando las cadenas no cumplen con lo que yo creo que deberían, veo los programas mediante fórmulas alternativas. Aunque pago religiosamente mi cuota mensual de televisión de pago. El que quiera entender, que entienda.

Las cuatro series que esta semana han terminado temporada proceden de las cadenas norteamericanas más generalistas, por lo que son series muy comerciales. Muy para el común de los ciudadanos. Esto implica que tienen temporadas con más de 20 episodios, y por lo tanto lo normal es que tengan una calidad irregular. Cada vez empiezo a ver nuevas temporadas de series de ficción de este tipo. Suelo seleccionar las de cadenas de cable, con temporadas más cortas, y más calidad global. Y más adultas. En todos los sentidos de la palabra. Pero hay algunas que empecé a ver en su momento, y de momento les soy fieles, hasta que me canso o son suprimidas. De este tipo de series toca hablar esta semana. Dos comedias de situación de 20 minutos por episodio, y tres dramas procedimentales de doble duración.

How I Met Your Mother (6ª temporada)

Siempre me pareció que era una especie de Friends pero mejor, más madura y con personajes potencialmente más interesantes. La serie sigue teniendo momentos muy interesantes y divertidos, pero la calidad de sus episodios es más irregular. Ciertamente, muchas veces los secundarios se comen por completo a Ted (Josh Radnor), el presunto protagonista. Evidentemente Barney (Neil Patrick Harris) es el rey de la serie, el más divertido, el que nos ofrece los mejores momentos.

En esta temporada, además de las situaciones puntuales que viven los protagonistas, se han desarrollado varios arcos argumentaless. El posible embarazo de Lily (Alyson Hannigan), la muerte del padre de Marshall (Jason Segel), los amores de Ted con Zoey (Jennifer Morrison), con el asunto de la demolición del viejo hotel de fondo. El desarrollo de las mismas ha sido irregular, y la serie ha dependido mucho de momentos de inspiración de los guionistas. En cualquier caso, parece que ya vamos a conocer a la madre, lo cual puede indicar que la serie poco a poco evoluciona a su desenlace. Con otras bodas, menos esperadas, en el horizonte. Y algunas mamás, claro.

The Big Bang Theory (4ª temporada)

Esta es una serie divertida. Pero no ha llegado al nivel de su segunda temporada que fue la de los momentos estelares de Sheldon (Jim Parsons). La verdad es que uno de los problemas de la serie es que se ha hecho muy dependiente de este extraño ser. Esta temporada se ha centrado en los amoríos de todos los personajes. Leonard (Johnny Galecki) con Priya (Aarti Mann), la hermana de Raj (Kunal Nayyar); Howard (Simon Helberg) con Bernadette (Melissa Rauch) la compañera de trabajo de Penny (Kaley Cuoco); y la extraña relación de Sheldon con la no menos extraña Amy (Mayim Bialik). Unas han funcionado mejor y otras peor. Por supuesto, todas estas relaciones van entrando en crisis hacia el final de la temporada, con alguna sorpresa incluida. El final ha sido flojo. Seguiré viéndola porque es entretenida, y con episodios cortos. Pero ha perdido momento.

Bones (6ª temporada)

Comenzó la serie con la dispersión de todos los protagonistas y secundarios generada al final de la temporada anterior, y tras los episodios iniciales para volver a reunirlos, todo ha vuelto a lo que era. La resolución de los casos habituales, más o menos asquerosos en sus escenas iniciales, el goteo de becarios más o menos graciosos, la relación de Angela (Michaela Conlin) y Hodgins (T.J. Thyne) con embarazo incluido, y sobretodo, la tensión sexual no resuelta entre Bones (Emily Deschanel) y Booth (David Boreanaz), agravada por la relación de este último durante buena parte de la temporada con una guapa periodista (Katheryn Winnick). La serie ha sido entretenida, pero tampoco ha tenido el nivel de interés que las anteriores. También necesita un revolcón para mantener el interés, o será conveniente que la vayan finiquitando. Aunque claro, en los dos episodios finales, han puesto las bases para esta renovación. Veremos en que resulta.

The Mentalist (3ª temporada)

Las aventuras del grupo de investigadores del CBI, liderados por la serie y eficiente Teresa Lisbon (Robin Tunney) y ayudados por el rarito Patrick Jane (Simon Baker), han entrado en cierta monotonía que me ha llevado a plantearme en varias ocasiones el abandonar la serie. El mismo esquema de siempre de resolver casos más o menos interesantes, pero cada vez un poco más cansados del rarito. El caso es que he aguantado hasta el final, y mira tú por donde el capítulo doble de final de temporada ha sido muy interesante. Por lo menos comenzaré a ver la temporada que viene por ver como resuelven la situación en la que se ha puesto Jane, pero ya veremos si aguanto mucho más.

Grey’s Anatomy (7ª temporada)

Reconozco que este es mi vicio inconfesable. Esta serie es un culebrón, una marujonada. Pero hay sigo viéndola. Y ni siquiera sé muy bien por qué. Pero bueno… que se le va a hacer. Nadie es perfecto. Y nada hay que indique que este en riesgo de cancelación. Qué sufrimiento para mi coherencia personal. En fin. Ni siquiera comentaré gran cosa de lo que ha pasado. Para qué. Lo de siempre. Amoríos entre neuróticos, y dramones por doquier. Ale. A otra cosa.

Música recomendada

Esta mañana estoy escuchando más la radio, pero estoy preparando el iPod para que cuando salga a la calle, ir escuchando el elegante jazz de Bill Evans. En concreto, el álbum On Green Dolphin Street. Algo tranquilo y agradable.

Cantando y bailando

Seguimos recordando con imágenes al animoso movimiento ciudadano reclamando regeneración democrática que ha animado la campaña electoral; cantando y bailando en la plaza del Pilar de Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

[Libro][Libro de fotografía] Bodas de sangre

Fotografía, Literatura

Es cierto que en estos momentos me apetecía mucho hablar de lo que está pasando en #democraciarealya, #acampadasol, #acampadazgz, o el más rimbombante #spanishrevolution. Es un fenómeno que me está produciendo mucha curiosidad, pero que no sé todavía qué puede significar, por dónde va a tirar, o quien va a salir ganando de todo esto. Soy escéptico sobre la hipotética consecución de sus más nobles fines. Aunque determinados principios básicos que han salido expuestos por ahí, tienen mi más absoluta simpatía. Quizá entre mañana y pasado reflexione en voz alta, en estas páginas sobre el tema.

De momento, voy a comentar el libro que más interesaba de los que compré en MadridFoto. Un nuevo volumen de la colección Palabra e Imagen de la Editorial La Fábrica, y que se ha hecho esperar casi un años después de los dos primeros que ya tuve ocasión de comentar, aquí y aquí. Y en este caso, un clásico del teatro español del siglo XX, nada menos que de Federico García Lorca, con un fotógrafo más joven y actual que los de los números anteriores, Castro Prieto. Casi un seguro de éxito.

Bodas de sangre
Federico García Lorca (texto); José Manuel Castro Prieto (fotografías)
La Fábrica, Palabra e Imagen; Madrid, 2011.
ISBN: 9788492841752

He de decir que ya había tenido la ocasión de leer la obra de teatro hace mucho tiempo, en un volumen que compró mi madre siendo yo todavía un niño, la leí años después, donde se incluía dentro de una antología del poeta con otras obras dramáticas y poemas. Una auténtica tragedia que podemos considerar descendiente de la griega, en la que los protagonistas están destinados fatalmente por las querellas familiares previas de la Madre y el Novio, y por los anteriores amores de la Novia. De todas formas, aunque es una lectura más que interesante, siempre he tenido la convicción de que el teatro es para representarlo más que para leerlo. Y esta ocasión que he tenido de revisitar un clásico de nuestra literatura, mantiene mi opinión.

En la vertiente fotográfica, reconozco que previamente había accedido sólo circunstancialmente a la obra de Castro Prieto. Se pueden ver algunas de sus obras en las galerías que lo representan en Madrid, Blanca Berlín, y en París, Agence VU. Las imágenes que acompañan al texto de García Lorca, imágenes en color, algunas con dobles exposiciones, se acompasan perfectamente con las ideas y los ambientes de la obra teatral, pero al mismo tiempo se ven como imágenes muy actuales, que sirven para enlazar los tiempos en los que se escribió la tragedia con los tiempos actuales, dotándola de valores universales que ya poseía, pero que son resaltados visualmente.

Como siempre en los trabajos de esta editorial, una edición muy cuidada, muy agradable de hojear. Un libro que yo recomiendo vivamente, tanto a los amantes de la obra de Lorca y la buena literatura en general, como a los de la mejor fotografía española actual. He disfrutado mucho con este libro en las dos semanas escasas desde que lo tengo en mi poder.

Recomendación musical

Soy poco aficionado a las músicas del flamenco y del cante hondo que probablemente serían las más apropiadas para acompañar esta reseña. Nunca me he considerado un español muy racial, y he nacido demasiado al norte en la península para haber vivido rodeado de estas músicas y para que calaran en mí. No forman ni han formado parte de mi entorno cultural habitual. Pero la FNAC publicó hace unos años el disco Flamenco Jazz, con una serie de temas que fusionaban con bastante fortuna el flamenco con el jazz que sí que es una música que he aprendido a apreciar con el tiempo. No sé si actualmente estará accesible este disco, que salía a un precio muy asequible.

Bodas en la Petite France

No tengo la sensación de que estas bodas en la Petite France de Estrasburgo acabaran con sangre, pero bodas fueron, y las carga el diablo - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Celebrad el día de los museos… celebrad los museos

Arte

Dejaré para mañana el prometido comentario sobre el último de los libros que compre en MadridFoto. Hoy he decidido celebrar el día de los museos. Por la tarde intentaré visitar uno. En cualquier caso, os dejo con imágenes de los visitados en los últimos años… cuando me han dejado tomar fotos, claro.

La Fée Electrique - Raoul Dufy

La Fée Electrique de Raoul Dufy en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de París - Panasonic Lumix LX3

Patio del Museo de Bellas Artes (1)

Patio del Museo de Bellas Artes de Zaragoza - Panasonic Lumix LX3

Gerhard Richter - Albertina

Exposición de Gerhard Richter en Albertina de Viena - Panasonic Lumix LX3

Cabeza entre las cabezas

Alte Museum de Berlín - Panasonic Lumix LX3

Pinturas

Museo Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa - Panasonic Lumix LX3

foam - actividades para los niños

Actividades para escolares en el Fotografie Amsterdam Museum (foam) - iPhone

Poussin-Drachensteigen de Markus Lüpertz (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo)

Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Estrasburgo - Panasonic Lumix LX3

Restaurando (Unterlinden)

Restauración de obras de arte en Unterlinden de Colmar - Panasonic Lumix LX3

La bataille du rail

Museo del ferrocarril (Cité du Rail) en Mulhouse - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

¿Qué mira el ciclista de Ramon Casas?

Pintores y escultores modernistas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Museo Ludwig - Librería

Librería del Museo Ludwig de Colonia - Panasonic Lumix LX3

Exposición Bauhaus

Exposición sobre la Bauhaus en lo que pensábamos que era el emplazamiento del museo de arte contemporáneo de Pécs - Panasonic Lumix LX3

Colección Juana Francés

Pintura contemporánea en el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporánea 'Pablo Serrano' en Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

MadridFoto: Libros, publicaciones, revistas…

Fotografía

Como sabrés si os habéis pasado por estas páginas con frecuencia, hace unos días estuve en Madrid, y entre otras cosas visité la feria de fotografía MadridFoto 2011 y otras exposiciones. Y algo que suelo hacer en estas ocasiones es aprovechar que las librerías especializadas exponen también sus novedades editoriales para traerme algún libro u otro tipo de publicaciones relacionadas con la fotografía. También hojeo siempre los catálogos de las exposiciones que visitamos, que muchas veces están muy bien editados, con gran calidad de impresión, y también merecen mucho la pena.

En esta ocasión también fue así, aunque fui con unas pretensiones de gastar moderadamente. Uno de los libros que quería comprar, del que tenía información previa, que tarde o temprano se pondrá a la venta en alguna librería de Zaragoza, era una novedad editorial de La Fábrica a la que dedicaré un comentario exclusivo, probablemente mañana. Aparte de este libro lo que me traje fue lo siguiente.

Exit 26 – A través de la ventana/Through the Window

Como ya he comentado en otras ocasiones, los números de la revista Exit suelen ser muy interesantes. En estos momentos, compro casi todos los números nuevos que van sacando. Pero aprovecho estas ocasiones para revisar los números antiguos, porque hay algunos realmente interesantes. El que me compré, como podréis imaginar por el título, tiene una temática formal que es la de las imágenes tomadas a través de ventanas, o de espacios que hacen la función de ventanas, o fotos sobre ventanas en sí mismas. Después de hojearlo en el puesto de la Librería La Central, decidí que tenía muchas fotografías interesantes y sugerentes. Que podía servir de inspiración para fotografías propias futuras.

El único problema que me suscitó fue el precio. En general, esta publicación de excelente calidad se vende a 20 euros el número. Pero este número 26 que me interesaba estaba etiquetado a 30 euros. Comenté con el librero… y la respuesta fue… “la ley de la oferta y la demanda; la editorial nos marca este precio para números antiguos que está muy solicitados”… No había visto nunca que fuese la propia editorial la que aumentase un 50% el precio de portada en función de estos criterios. Y no me parece bien. Pero ya se sabe… en el mundo del capitalismo, las cosas funcionan así. Si lo quieres lo tomas y si no lo dejas.

Por lo menos el número es muy interesante, de los mejores de los que tengo de esta revista.

Plaza de España

Ventanas, ventanas curiosas, las de cierto edificio de la plaza de España de Zaragoza - Leica D-Lux 5

10×15 – I ♡ your profile

Conozco y sigo desde hace tiempo la publicación virtual 10×15, un pequeño fanzine fotográfico que se publica con regularidad. Con una presentación muy limpia, muy clara, muy agradable de usar, simula una publicación en formato apaisado en la que las páginas tendrían el tamaño tradicional de las postales y las fotografías de laboratorio comercial para el gran público tradicional: 10 x 15 centímetros. Cada número es temático, y buscan el aporte de fotógrafos de todo tipo, unos ya con experiencia, otros que se están dando a conocer. En algunas de sus páginas incluyen también algún vídeo.

Pues bien, para MadridFoto han decidido publicar en papel al precio de 6 euros, uno de sus números, el número 18, dedicado al retrato. Por ese precio, y con una presentación tan coqueta, fue irresistible. Lo compré. Y aun me quedan las ganas de que publicasen de este modo todos sus números. Desgraciadamente, será difícil encontrar este pequeño volumen, tan majico, en cualquier librería.

Esperando en la feria

Retrato espontáneo tomado en IFEMA durante la celebración de MadridFoto 2011 - Leica D-Lux 5

El movimiento de la fotografía obrera [1926 – 1939] – Ensayos y documentos

Este volumen no lo adquirí en la feria de fotografía, sino en la librería del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que es gestionada también por la Librería La Central. Se trata del catálogo de la extensa exposición sobre fotografía en el movimiento obrero de entre guerras que pudimos visitar en ese día. Más que un catálogo de la exposición, se trata de un conjunto de ensayos, que me llevará tiempo ir leyendo y desgranando para entender este fenómeno, el de la fotografía como medio reivindicativo y de lucha en el movimiento obrero, y que por el tamaño de la exposición, resultaba un poco abrumador. Vendrá bien repasar de vez en cuando el libro, e ir reposando los conceptos. Muchas imágenes, muchos textos, muchas ideas.

Recomendación musical

Nada de especial, he estado escuchando un podcast de Flor de pasión – Radio 3, con una variedad de pop y rock de hace ya una buena pila de años.

Trinchera

El período analizado en la fotografía del movimiento obrero abarca hasta la guerra civil española; de este triste conflicto datan las remozadas trincheras de la sierra de Alcubierre (Huesca) - Canon EOS 40D, Tokina AT-X Pro 12-24/4

[Cine] Midnight in Paris (2011)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Midnight in Paris (2011), 15 de mayo de 2010.

Este año, la dosis anual de cine de Woody Allen ha llegado pronto. Y además, teniendo muy reciente su presentación fuera de concurso en el festival de Cannes, donde la reacción de crítica y público fue muy positiva, con mayor expectación. Así que la cosa ha ido bien, porque han traído a la ciudad varias copias, y una de ellas en versión original subtitulada. Aunque la película no modifica su título en las versiones dobladas; cosas que pasan, porque mira que es fácil una traducción sin complicaciones. Cosas que tiene el monstruo criminal que pone los títulos a las películas en español. Pero a lo que vamos, comentemos la ración habitual de cine del neoyorquino.

Sinopsis

Gil (Owen Wilson) es un guionista de éxito en Hollywood que quiere dar un salto cualitativo en su carrera como escritor. Está escribiendo una novela. Con motivo de unas vacaciones en París con su novia Inez (Rachel McAdams) y sus futuros suegros, decide que la capital francesa es el lugar ideal para inspirarse. Aunque añora el ambiente creativo que imperó en los felices 20, momento en el que sin duda, su creatividad hubiera sido máxima. Ante el escepticismo de su novia y de los padres de esta, empieza a dar paseos nocturnos por la ciudad, y cuando llegan las doce de la noche, un coche de época le transporta esa edad de oro que él imagina de los años 20 parisinos. En esa época conocerá a muchos grandes artistas, Picasso, Dalí, Buñuel, Scott y Zelda Fitzgerald, Hemingway, Cole Porter, Juan Belmonte, Man Ray,… entre otros. Pero también conocerá a una estudiante de alta costura, Adriana (Marion Cotillard), en quien encontrará un alma gemela y de la que acabará enamorándose… aunque muchas cosas pasarán hasta que la historia se resuelva

Realización y producción

Con un estilo de realización sencillo y directo, como suele ser habitual en el director, con una fotografía muy postalera, de tonos cálidos, se nos ofrece una historia sencilla, con tonos mágicos, amable, con diálogos que pueden llegar a ser muy divertidos, pero sin grandes complicaciones. Las primeras escenas, una interminable sucesión de postales parisinas, nos hace temer que la película se convierta en una especie de ‘publirreportaje‘ de la ciudad-luz, como pasó hace unos años con la aventura española del director. Pero nos encontramos ante un guion más sólido, en el que el director vuelve a incidir sus temas habituales; el amor, las mujeres, el proceso creativo, la inspiración, la muerte, etc. Pero todo en esta ocasión con un tono muy amable.

Interpretación

El protagonista absoluto de la película es Owen Wilson, lo cual me daba mucho miedo, porque siempre asocio este tipo de actores a las comedias zafias que abundan ahora en el cine de Hollywood. La verdad es que si quiero ser justo, tampoco he visto mucho de este actor, porque las películas que hasta ahora ha hechos son filmes a los que simplemente, no voy. Ni veo por la televisión. Pero reconozco que no funciona mal. Es el papel que habitualmente se reservaba para sí en otros tiempos el director, pero no es simplemente un actor imitando los tics de Woody Allen. Se le otorga la personalidad de norteamericano simplón, honesto, algo infantil, que se deslumbra ante la historia y la cultura de la vieja Europa, y más concretamente de la capital francesa, y es algo que se le ajusta como un guante. El resto del reparto cumple. A Rachel McAdams le toca un papel ambivalente. Por un lado le toca estar guapísima, pero al mismo tiempo es un personaje que te tiene que caer mal. Ella y su familia representan todo aquello que normalmente nos cae mal de los americanos; conservadurismo, clasismo, papanatismo, desprecio por lo ajenos,… Pero también lo hace bien. En el lado opuesto, a Cotillard se lo ponen fácil. No sólo tiene que estar guapa, que lo está, con sus vestido de época, sino que además tiene que ser simpática, encantadora. Y lo está. Y tiene oficio de sobra. Entre la multitud de pequeños papeles que van saliendo, no tiene repercusión la primera dama francesa, Carla Bruni, que si lo que hace no lo llamamos cameo es porque sale dos veces. Kathy Bates cumple con las tres o cuatro escenas que le dan. La guapa francesa Léa Seydoux tiene un papelito que desde que aparece en pantalla sabemos que va a tener más trascendencia de lo que parece; Alison Pill, que me sorprendió gratamente en cierta serie de televisión, está guapa y divertida;… Y sobre todo, los momentos más divertidos nos los ofrece Adrien Brody, componiendo un hilarante Dalí monotemático con los rinocerontes. En general, todos cumplen

Conclusión

Comedia amable de Woody Allen, que creo que puede gustar a todo el mundo y no sólo a los incondicionales del director. Está divertida, es bonita de ver por los paisajes parisinos que inundan el filme, con bonitas escenas a orillas del Sena, de las cuales ya nos ofreció algún adelanto hace unos años,… Y bueno, una reflexión sobre el famoso dicho “cualquier tiempo pasado fue mejor”, que al final concluye adoptando la teoría más firme que afirma que “cualquier tiempo pasado fue… anterior”. En el lado de las debilidades,… básicamente que es relativamente predecible. Quizá demasiado. Salvo porque nunca sabes que nuevo artista famoso va a salir a continuación en los viajes en el tiempo del protagonista. Está bastante visible esta película, es muy entretenida.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva: 
****

Recomendación musical

Con las películas de Woody Allen, el jazz siempre es una recomendación. Y si se traslada a los años 20, pues también podremos incluir el charlestón y otros animados géneros musicales de la época. Pero ya que sale cantando, recomendaremos la pícara Let’s do it de Cole Porter, que fue escrita para el musical París en 1928.

Etoile

Pasear en París bajo la lluvia, el ideal del protagonista de Midnight en Paris para inspirarse; menuda ‘inspiración’ se podía coger el día de la foto en las avenidas que confluyen en l’Etoile – Panasonic Lumix LX3

Más social,… aunque no soy muy bueno en estas cosas

Páginas personales

Siempre he sido una persona de pocas gentes. Me abruman las multitudes. Así que cuando oigo a la gente que tiene miles de amigos, aunque sea a través de las redes sociales, se me ponen los pelos como escarpias. Que agobio. No obstante, y con poquitos amigos, ya hace un tiempo que tengo una cuenta en Facebook, donde se actualizan automáticamente algunas cosillas. La verdad es que le presto poca atención. Pero de vez en cuenta me llega alguna cosa por ahí. No un sistema en el que me sienta particularmente cómodo de todas formas.

Pero ahora he abierto una cuenta en Twitter. Me da la impresión de que en sus sistema que me convence más. Ya veremos. En cualquier caso estoy en @CarlosCarreter. Por si os queréis pasar. Y he puesto un botón en la columna lateral del Cuaderno de Ruta.

Pues nada. Eso. Que estoy más social.

Coso

Espectacular atardecer el de ayer por la tarde en el Coso de Zaragoza, ¿verdad? - Leica D-Lux 5

[Libro] 1Q84 – libros 1 y 2

Literatura

Haruki Murakami es el autor de moda en Japón. O así nos lo venden por aquí. En cualquier caso, sí que parece el escritor más vendido y leído en occidente de entre los autores japoneses. Mi relación con su obra, hasta el momento, es de amor/odio. Las dos novelas que había leído hasta el momento, Tokio Blues (incomprensible título de Norwegian Wood) y Al sur de la frontera, al oeste del sol, me habían dejado sensaciones contrapuestas. Habiendo cosas, detalles, que me gustaron mucho de ambas, ninguna de las dos me acabó de dejar una sensación redonda,… de decir… “¡qué bien!”. Y la segunda me gustó más que la primera. Supongo que en ello influyó las expectativas depositadas. O no. Simplemente, me gustó más y ya está.

El caso es que recientemente he vuelto a retomar al autor. Por un lado, tengo por ahí pendiente en edición de bolsillo alguna novela anterior que compré hace unas semanas y que está esperando turno. Por otro lado, fuimos a ver la adaptación de Norwegian Wood al cine, como ya comenté hace unos días. Y luego, era consciente de la publicación reciente de su última novela (o dos tercios de la misma), con un enigmático título que te retrotrae al clásico orwelliano por excelencia. Claro que viendo el tocho de libro que han publicado, con más de 700 páginas,… y eso que falta la tercera parte…

Y he aquí que tuve la ocasión de leer algunos capítulos iniciales… por internet… y me enganchó. Y me lo compré. Y lo pasé por delante de los diversos libros que tenía en lista de espera. Y me ha durado mucho menos de lo que yo pensaba. Y os lo cuento.

1Q84 – Libros 1 y 2
Haruki Murakami
Tusquets Editores, colección Andanzas; Barcelona, 2011
ISBN: 9788483832967

Desde mi punto de vista, no conviene contar mucho de la trama de la novela. Porque es un trama que implica ir descubriendo cosas que es mejor que no te cuenten, que conforme vayan surgiendo el lector vaya suponiendo. No es que te destripen la novela o la intriga o nada de eso. Es simplemente que hay cosas que es mejor que vayan apareciendo y conociéndose a su debido tiempo.

La novela está dividida en tres libros, y se han publicado los dos primeros. El tercero parece que se pondrá a la venta en octubre de 2011. En Japón también se procedió de forma similar cuando salió publicado. Parece ser que el esquema de este primer volumen publicado, dos libros con 24 capítulos cada uno, quiere hacer referencia a una de la obras de Johann Sebastian Bach, El clave bien temperado. En estos dos primeros libros, se nos van narrando las historias de Tengo y Aomame. Dos historias que se relacionan, pero que transcurren de forma paralela.

Tengo es un profesor de matemáticas con ambiciones literarias, a quien se ofrece reescribir la historia presentada a un concurso literario por Fukaeri, una extraña adolescente de 17 años que sufre dislexia. La historia presentada es interesante, pero su escritura es mala, por lo que el editor decide que Tengo la reescriba con buen estilo. Tengo lo hace, a pesar de las dudas éticas que se le presentan, y la novela acaba siendo un éxito.

Aomame es una entrenadora física en un centro deportivo. Pero también es, aunque prácticamente nadie lo sepa, una asesina a sueldo, que aprovecha sus conocimientos anatómicos para que las muertes de sus víctimas pasen como muertes naturales.

Ambos viven en soledad, y tienen círculos de relación pequeños. Poco a poco, ambos descubren que en un momento dado no están viviendo en el Japón de 1984 como ellos piensan, sino que se han introducido en una realidad alternativa. Aomame bautizará a esta realidad 1Q84, dada la similitud gráfica de la Q y el 9, y dado que en japonés esta letra y este número se leen igual, ‘kyu’.

El libro hace repetidos homenajes a otras obras de la literatura y de la música. Johann Sebastian Bach, Leoš JanáčekAntón ChéjovLouis Armstrong,… son algunos de los referentes que van apareciendo conforme uno va leyendo. Pero el referente más claro es George Orwell, y su Hermano Mayor (mal traducido tradicionalmente en español como Gran Hermano). De hecho, aun siendo un historia totalmente nueva y original, es obvio que también es un homenaje a la que es probablemente la mejor y más importante novela sobre sociedades distópicas que se han escrito. La sociedad distópica de Murakami es mucho más sútil. De hecho, la mayor parte de la población no es consciente de que vive en ella. Incluso a los dos protagonistas les lleva un tiempo ser conscientes de que han entrado en una realidad distinta, en una realidad distópica.

La historia avanza tranquilamente pero sin pausas. Con ritmo, aunque sea el ritmo de Murakami. Los temas tratados son diversos. La soledad, el significado de la amistad, el maltrato a las mujeres, el abuso de las menores, la ética del asesinato selectivo, la honestidad editorial, las relaciones familiares, el integrismo religioso de determinados cultos o sectas,… todo ello aparece tratado de una forma u otra. Y todo aparece interrelacionado. Es una realidad alternativa, pero basada en los problemas de nuestra propia realidad.

El hecho es que el libro, ha pesar de su extensión, lo he leído a buen ritmo y un tiempo no excesivamente largo, para mis estándares actuales. Me ha interesado. Me interesan sus personajes, lo que les pasa, lo que sufren y por que lo sufren. Y me gusta como está contado. En estos momentos, a falta del tercer libro, que estoy deseando que llegue a las librerías, lo que más me ha gustado del autor, y de lo que más me ha gustado en general en los últimos tiempos. Lo encuentro muy recomendable.

Música recomendada

Es inevitable. A la novia casada, diez años mayor, de Tengo le gusta el jazz de los primeros tiempos. El hot jazz, el jazz de Nueva Orleans,… y entre los posibles músicos representantivos, Louis Armstrong. Pero no el Armstrong cantante comercial de después de los años 30. Sino el que hacía puro jazz en los años 20. Se dice de él que lo tocó todo. Que todo lo que los demás han tocado, él lo había tocado primero de una forma u otra, aunque no se hubiera inventado todavía. Quizá podríamos escuchar su versión de St James Infirmary Blues, un tema tradicional que me gusta. En cualquier caso, raro es el libro de Murakami en el que el jazz no tenga algo que ver. Por lo menos en lo que yo he leído.

Para los aficionados a la música clásica, la novela nos sugiere repetidamente la audición de la Sinfonietta de Janáček, que quizá no se haya convertido en una de mis obras clásicas preferidas, pero no está mal. Y es muy animada.

Ante la catedral

Vete tú a saber por que habré asociado el tema de las realidades alternativas con esta imagen tomada ante la fachada de la catedral de Colonia; cosas que pasan por mi extraña cabeza - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[TV] Fringe, una serie bipolar desde muchos puntos de vista

Televisión

Aunque ya comenté el lunes las series que terminaron temporada la semana pasada, decidí dejar para una entrada aparte el final de temporada de Fringe. Por varios motivos. Porque es de lo poco de ciencia ficción que hay digno en estos momentos, a pesar de que empezó como empezó. Y es que si algo ha tenido la serie, y tiene puesto que la veremos una nueva temporada, es una especie de bipolaridad. A veces para bien, otras para mal. Pero vamos a desgranar los porqués.

La serie empezó, en su primera temporada, como una especie de Expediente X, serie que no me gustó y de la fui incapaz de ver un capítulo completo, pero con la ventaja de tener unos personajes razonablemente atractivos que impidieron mi abandono inmediato. Pero poco a poco, dejó atrás su carácter procedimental, con episodios autoconclusivos sobre todo tipo de situaciones y entes raros, para ir creando un arco argumental amplio e interesante, que ha acabado siendo predominante. Afortunadamente, desde mi punto de vista.

Los dos universos enfrentados por la humana debilidad de Walter (John Noble), incapaz de quedarse sin hijo aunque se lo tenga que traer de un universo alternativo, y sin prever las catastróficas consecuencias que de este hecho se derivan, es algo muy conseguido. Sin embargo, no son dos universos contrapuestos, ni distintos en lo esencial. Es cierto que las historias de ambos son distintas, pero no dejan de ser dos universos humanos, plausibles, coherentes con lo que nuestra especie es. La bipolaridad está en otro punto. En el más importante. En los caracteres de los personajes principales.

Dos Olivias (Anna Torv), distintas. Una introvertida e introspectiva, conflictuada; la otra extrovertida, sin complejos, de acción. Dos Walters, uno atribulado por sus errores, dañado cerebralmente, en busca de redención; el otro, movido por el odio, por el deseo de venganza, por la falta del hijo perdido. Dos de casi todo lo demás, menos de Peter (Joshua Jackson), que es único, y de alguna forma la clave para resolver el follón que hay montado. Pero de alguna forma todos son dos vertientes de cada carácter, todos podrían haber sido como en el otro universo, si las condiciones lo hubiesen facilitado. Todos tenemos dos lados, y es el ambiente el que hace que se exprese preferentemente uno u otro. Más bipolaridad.

La tercera temporada ha sido claramente bipolar. Probablemente, según se comenta, condicionada por la amenaza de cancelación que se ha cernido sobre ella en todo momento. A pesar de la indudable calidad de la serie, su público es minoritario, y esto puede considerarse poco rentable para las cadenas de televisión. A no ser que se incluya entre la programación de prestigio que a toda cadena le gusta tener en determinados momentos si no le hace perder dinero. Pero a lo que íbamos. La serie ha tenido en su tercera temporada dos caras, con un puente intermedio. La primera, sus primeros capítulos, las aventuras de las Olivias intercambiadas de universo. Ha sido, junto con el final de la segunda temporada de la que es continuación esta situación, de lo mejor con la serie. Y debo confesar una cosa. Por mucho cariño que le haya cogido a la Olivia que conocemos desde el principio, la que podemos considerar de “nuestra realidad”, de lo que llamaré el universo ‘A’, me parece mucho más entretenida y atractiva la Olivia del universo ‘B’. La segunda cara ha sido la lucha contra el reloj por la misteriosa máquina, con el objetivo de salvar al mundo en el universo ‘A’, y de destruir al contrario como venganza en el universo ‘B’. No desvelaré grandes cosas. Pero ha estado interesante. Interesante pero precipitado. Todas las líneas argumentales están cerradas en la práctica. Y ha habido la necesidad de inventar un nuevo principio para la siguiente temporada al conocerse la renovación. No ha sido por lo tanto un final tan estupendo y perfecto como esperábamos para esta tercera temporada. Pero se compensa porque tendremos más.

Sin embargo, no sabemos como avanzará. Parece como si en estos momentos hubiera la necesidad de inventarse una nueva historia con los nuevos personajes. Y esto es arriesgado. En cualquier caso, es dudoso que haya una quinta temporada, así que disfrutemos de lo que queda. Y tan felices.

Recomendación musical

Mientras escribo esta entrada, en una grabación de un programa de Cuando los elefantes sueñan con la música – Radio 3, emiten algunas canciones de Silvio Rodríguez. Me parece como si hubiese pasado una vida desde la época en que escuchaba a este cantautor cubano con cierta frecuencia. El Unicornio azul me gustaba especialmente. Más que cuando se ponía revolucionario. Debe de estar mayor ya. Sí.

A orillas del Rin

He empezado a revisar fotografías de los viajes del año pasado; como si fuesen de un universo 'B'... esta es de Colonia,... pero no sé muy bien como tirar para el conjunto de viajes - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Cine] Thor (2011)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Thor (2011), 8 de mayo de 2010.

Cada vez que veo una película de superhéroes me hago el propósito de no volver a caer en la tentación, y no volver a ver ninguna más. Pero como la mayor parte de las que he visto, se han producido en un entorno de

nosotros nos vamos a verla, tú si quieres te vienes y si no te vas solo a ver otra, o te quedas en casa.

Así que antes que quedarme en casa, con la cartelera demasiado floja para encontrar una justificación para irme solo a ver otra película, y con la excusa de que después de todo es de Kenneth Branagh, pues he ido a ver otra de superhéroes. Y el resultado es…

Sinopsis

En algún lugar del espacio sideral, Asgard, residen los individuos que constituyen el panteón germánico. Ya se sabe,… Odín, Thor, Loki, Freya o Frigga, etcétera. En el pasado lucharon contra los gigantes de hielo y los vencieron. Y ahora se dedican a soltar unos discursos muy pretenciosos a comer y a beber… El rey de todos, Odín (Anthony Hopkins), va a comunicar quien va a ser su sucesor entre sus dos hijos; el natural, Thor (Chris Hemsworth), y el adoptado, Loki (Tom Hiddleston). Pero se produce una intrusión en los palacios y queda herido. No sin antes haber desprovisto de sus poderes a Thor, porque es un tarambana, y haberlo enviado a la Tierra, Midgard según la mitología nórdica, sin su martillo y sin su camisa. Allí conocerá a una extraña astrofísica (Natalie Portman) que trabaja en una furgoneta en una especie de nueva versión de una película muy mala sobre tornados que hicieron hace tiempo. Y claro, ante el macizo de sin camisa y con la melena rubia, se le hará el culo gaseosa, caerá derretida por sus huesos, y le ayudará a encontrar el martillo. Y después de eso se sabrá quien es el traidor, y se producirá la superbatalla final, y esas cosas.

Realización y producción

En primer lugar, decir que no hay nada en este filme que haga pensar o sospechar que esté dirigido por Branagh y no por cualquiera de los directores que se dedican habitualmente a este tipo de películas. Mucho efecto especial, mucho trabajo de computadoras, movimientos de cámara raros, y mucho dinero en una gran superproducción para llevar a la pantalla un guion que firman, sorprendentemente entre cinco. Por os puedo asegurar que hay momentos, especialmente en los ratos en los que la acción se desarrolla en la Tierra, que la historia que nos están contando da vergüenza ajena. Los diálogos, en general, en todo momento durante  la película, de una simpleza y necedad difícil de igualar, e incluso de emular.

Interpretación

A estas películas no se viene a interpretar. Los macizos se dedican a ensañar músculo, que para eso los destierran sin camisa ni nada, y los demás a recitar los tontos diálogos que sirven de ruido de fondo a todo lo demás. Si a la Portman le dieron un óscar por lo del cisne, supongo que al año que viene le darán un razzie por este engendro. Sería lo justo.

Conclusión

Apta exclusivamente para friquis fanáticos de los cómics de la Marvel. A estos les da igual todo, y supongo que son los que votan en IMDb, y hacen que parezca que tiene algo de calidad. Pero no tienen ni idea. Esto es un bodrio de película. El resto del personal mejor que se abstenga. Por su salud mental. Si la alternativa es quedarse en casa viendo la tele, seguro que en algún canal hay algo miles de veces mejor y más interesante. O es mejor ir a pasear, que es muy sano, especialmente para el corazón. No lo dudéis. Si encima os la tenéis que tragar en 3-D, lo cual en Zaragoza era obligatorio si la querías ver en versión original, encima saldrás mareado, y por culpa de las gafas será más oscura y con menos saturación en los colores, es decir con una calidad de imagen lamentable. Y más caro.

Calificación

Dirección: *
Interpretación: *
Valoración subjetiva: 
*

Recomendación musical

Sin duda alguna El ocaso de los dioses de Wagner… especialmente en la confianza que se produzca algún buen Ragnarök o Götterdämerung, que acabe con todos estos personajes ridículos, los condene para siempre al olvido, y los estudios se dediquen a financiar algo que, además de producirles dinero, tenga algo de calidad. Aunque lo dudo. Aunque como decía Woody Allen, en Manhattan Murder Mistery (Misterioso asesinato en Manhattan),

I can’t listen to that much Wagner. I start getting the urge to conquer Poland.

que en la versión doblada al castellano se tradujo como,

Cada vez que escucho a Wagner, me entran ganas de invadir Polonia.

Que no es una traducción literal, pero conserva plenamente el sentido de la frase de Woody.

No, no es en esta ópera donde sale la música de la Cabalgata de las valquirias, que tan de moda se puso con Apocalypse Now. Eso es dos operas antes.

Arco Iris

¿El Bifröst por donde bajaban los dioses germánicos a la tierra?, o... ¿simplemente el arco iris en una tarde de tormenta en el límite entre Aragón y Castilla visto desde el Ave? - Leica D-Lux 5

[TV] Finales de temporada, un drama, Justified, y una comedia, 30 Rock

Televisión

Ya lo advertí el otro día. A lo largo de las próximas semanas se van a producir finales de temporada a porrillo en las series que emiten las televisiones norteamericanas. Y que algunas llegan con prontitud y dignidad (versión original, subtítulos, alta definición,…) a nuestro país, y otras no, y hay que verlas en su plenitud por métodos alternativos. Pero bueno, a lo que vamos, que es a discutir la calidad de las series y no la de la industria televisiva.

Justified, o cómo Raylan Givens se va integrando de nuevo en el que fue su hogar

Si en la primera temporada teníamos a nuestro héroe Raylan Givens (Timothy Olyphant) regresando destinado como U.S. Marshal a su región natal, el condado de Harlan, Kentucky, a regañadientes, por culpa de su gatillo fácil, encontrándose con sus viejos amigos/enemigos, en esta temporada vemos como el tipo, a pesar de los problemas, se ha hecho a la idea y se va acomodando a su nuevo entorno.

Lo cual no quiere decir una existencia cómoda. La misteriosa muerte del padre de una adolescente, el cual se dedicaba a traficar con droga, un clan familiar mafioso a cual más paleto y más mortífero a un tiempo, los problemas relacionados con la industria minera y la especulación de los terrenos, los odios ancestrales entre familias, el difícil reajuste de su amistad/enemistad con el magnífico personaje que es Boyd Crowder (Walton Goggins), la vuelta a enrollarse con su ex (Natalie Zea) y los problemas con el actual marido de ésta, las investigaciones de asuntos internos sobre su forma de actuar,… En fin, que lo de acomodarse no es más que una frase hecha. Porque los problemas crecen. O como decía aquel. Los problemas ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman.

En 13 episodios nos han contado todo esto, nos lo han contado bien, con detalle, con atención a los personajes, con aventura y con emoción. En un ambiente de western, que nos recuerda también la reciente y excelente película Winter’s Bone en muchas cosas, aunque con otro tono, es una de las mejores series de acción y policías que se puede ver hoy en día. Aunque la acción venga en pequeñas dosis, aunque intensas, o matizada. O precisamente por eso. Las interpretaciones son muy buenas y contribuyen mucho a la credibilidad de la serie.

Recomendable, muy recomendable.

30 Rock, o el desmadre detrás de una producción de un programa de televisión

Con esta comedia, que nadie se engañe. Da igual de qué hable. Da igual los temas. Da igual el argumento. Lo único que importa son las divertidísimas interacciones entre sus demenciales personajes. Por supuesto, la pareja formada por Tina Fey y Alec Baldwin nos ha deparado momentos absolutamente sublimes. Es el mejor matrimonio televisivo de las últimas décadas a pesar de que son dos personajes que no están casado, ni lo van a estar. Donde la tensión sexual es más intelectual que otra cosa. Pero no sólo ellos, Jack McBrayer como Kenneth, Jane Krakowski como Jenna Maroney, o Tracy Morgan como Tracy Jordan, nos van aportando sus dosis de surrealismo como corifeos de lujo de la pareja protagonista. Y qué decir de los cameos o pequeños papeles que ilustres de la interpretación van haciendo.

Quien quiera una comedia divertida e inteligentes en 22 minutos semanales, esta es. Quien busque productos convencionales, igual se siente abrumado, o no se entera de nada. No apto para timoratos.

Recomendable, muy recomendable.

Ha habido un cierre de temporada más en esta última semana. Pero a esa estupenda serie de ciencia ficción, le dedicaré una entrada en exclusiva. Creo que se lo merece.

Recomendación musical

Creo que la canción de entrada de Justified, puede estar bien. Así en plan bluegrass mezclado con hip hop. O algo así. Se trata de Long Hard Times To Come por Gangstagrass.

Jardín vertical (Caixaforum)

Un rincón del jardín vertical del Caixaforum de Madrid, recuerdo del viaje a la capital de este fin de semana - Leica D-Lux 5