[Viajes – Celle y Lüneburg] Dos ciudades monas de la Baja Sajonia en un día gris y lluvioso

Viajes

Último día de turismo. Mañana vuelta. Y la "hauptbahnhof" a coger el tren. No sé si podré llegar con esa multitud en el andén.

Un rayo de esperanza en la mañana. Mejor dicho, de sol. Parece que igual se arregla un día que promete lluvias. Acabo de llegar a Celle.

Lo que hay que ver... Un sinfín de casitas monas con travesaños de madera en las fachadas, y muchos leoncitos.

La plaza del ayuntamiento, con el ayuntamiento, claro, y una iglesia, muy blanca y sencillita por fuera.

Pero la iglesia resulta ser relativamente barroca por dentro; no está mal por eso. Parece que no dejan hacer foto, pero como no me ven y la D-Lux 5 es tan discreta...

La plaza del ayuntamiento tiene su correspondiente mercadillo, que molesta un montón. Se irán al mediodía, cuando la luz sea más penosa.

La Rats-Apotheke, la farmacia del ayuntamiento, vende bálsamos milagrosos. Tengo yo que buscar qué tipo de engaño es este. El establecimiento es muy historiado, además.

Esta escultura del hombre atravesando una puerta, que yo he visto en algún otro lugar y no recuerdo dónde, llama mucho la atención. ¿Habéis contado las manos del señor que atraviesa la puerta?

Un rato después, volviendo de comer, veo que le han puesto un libro de "book crossing". Tentado estoy de cogerlo. Pero en ese momento caigo que no tengo ni idea de alemán... Otra vez será.

Más tarde de lo previsto llego a la estación. He quedado en Lüneburg con mi compañero de fatigas. Él ha trabajado por la mañana en Hamburgo. Para poder llegar a tiempo, me cojo un ICE. Sale 50 minutos más tarde que el regional que pensaba coger, pero llega a Lüneburg sólo 2 minutos después. Diferencia, ¿no? Y qué cómodo. Mientras tanto, ha empezado a llover de continuo.

Visitamos Lüneburg bajo la lluvia. El primer contacto tras dejar la estación es muy positivo. Mono, ¿verdad?

Después de una visita rápida una iglesia que estaban cerrando, nos subimos a la Wasserturm. Un depósito de agua en una torre de altura más que notable.

He aquí la escalerilla que baja por el interior del depósito. No sube. Que subir se sube en ascensor. Mucho más descansado. Dónde va usted a parar.

Aquí también hay farmacia pija. Pero no es una "rats-apotheke" como la de Celle, sino una "rath-apotheke", si no recuerdo mal. En cualquier caso, aquí engañan con el Olivenöl. ¿Os imagináis ducharos con aceite de oliva? Pues eso. O algo así.

Y he aquí la sorpresa. Según la guía, esperábamos una ciudad mona, similar a Celle. Por lo menos en la guía las relacionan. Pero no. Esta tiene un aspecto totalmente hanseático. Comprobamos en un mapa que mientras Lüneburg está en el área de influencia de Hamburgo, Celle está dentro de la de Hannover. Y son dos estilos totalmente distintos, por lo que se ve.

Hoy hemos vuelto pronto a Hamburgo. El día se ha puesto realmente mal, y con lluvia intensa. Así que hemos pasado de ir a cenar por ahí y tal. Nos hemos despedido en la estación comiéndonos unos bocatas y bebiéndonos unos zumos naturales. Yo me vuelvo mañana. Mi colega trabaja hasta el lunes que viene. En el ascensor del hotel me fijo en algo. En estos días se está jugando el mundial de fútbol femenino en algún sitio. Y aquí en Alemania le dan mucha importancia. Pensábamos que eran más civilizados y menos prejuiciosos sobre determinados deportes y su práctica por el sexo femenino. Pero al ver este símbolo... No. Son tan machistas como en todos los lados.