[Libro – historieta] Le bleu est une couleur chaude

Literatura

Dos son los motivos que me acaban llevan a leer esta historieta. O cómic. O novela gráfica. Sigo sin tener claro como hay que llamarlas en realidad. Bueno. Los motivos. El primero es que hace unas semanas leía la crónica del festival de cine de Cannes, donde constantemente se ensalzaba la excelencia de uno de los filmes presentados a concurso, La vie d’Adèle, que recibió La Palma de Oro. Todavía no se ha estrenado en salas comerciales, ni siquiera en su país de origen, Francia, donde parece que llegará a principios de octubre. Veremos cuando llega a España, y si lo hace. Esta película está basada en esta historieta, y me entró la curiosidad de conocer primero la historia original. El segundo motivo es que cuando la busqué, la versión en castellano no era posible encontrarla. Como no tengo problemas con leerlo en francés, busqué esta versión (de ahí el título en francés), y donde más fácilmente y más barata la encontré fue en versión electrónica en Amazon Kindle. Y decidí probar lo de leer una historieta en el iPad. Os lo cuento.

Le bleu est une couleur chaude
Julie Maroh
Glenat BD, 2013
Versión electrónica

Champs Elysées

La acción del libro transcurre en Francia, aunque me parece que no en París. Pero bueno, usaré instantáneas parisinas para ilustrar la entrada. Como en los Campos Elíseos.

Comienza el libro, cuando a la muerte de Clémentine, su compañera Emma se dirige a casa de los padres de la difunta para leer el diario íntimo de esta. Está entre sus últimas voluntades. Y en el diario encontrará una historia la historia de Clémentine desde que era una adolescente a mitad de los años 90 del siglo XX con una afectividad y sexualidad confusa, más todavía por los primeros encuentros con Emma, entonces una joven universitaria, plenamente segura de sí misma y de su homosexualidad, y claramente distinguible entre la gente por el tinte azul de su pelo. Y así seguiremos la difícil historia de amor de la pareja con los años, hasta el fallecimiento de Clémentine (esto no es destripar la historia, nos lo cuentan desde el principio, la historia está narrada en flashback a través de la lectura del diario), en unas circunstancia que ya se verán, ya avanza la primera década del siglo XXI.

Siempre me cuesta comentar una historieta. No tengo tantos referentes y conocimientos sobre el tema. Pero a mí me ha parecido una historia interesante. No rompedoramente,… creo que los tópicos que se muestran, la inseguridad de la adolescentes, lo problemas de socialización entre sus pares, la incomprensión familiar, el rechazo social, han sido tratados numerosas veces en diversas obras de todo tipo de formas de expresión, y no son excesivamente novedosos. Pero sí que me ha parecido muy interesante como se ha plasmado de forma ilustrada. Y sobretodo como se plasma la diferencia de personalidad entre las dos protagonistas, que les llevará siempre a una relación con un equilibrio o imposible, solo alcanzado por la declaración de amor final de la protagonista del relato. Aunque sea en tristes circunstancias.

Louvre

Pertenecen al invierno de 1996, donde una niebla pertinaz nos ocultó parte de la belleza de la ciudad y nos enfrió ligeramente los animos. El lateral del Louvre.

En general, para quien se interese por la historieta y no tenga una mentalidad carpetovetónica, un libro recomendable, que me hace tener esperanza que la película puede ofrecer lo que se ha comentado. Otra cosa es la experiencia de leerlo en el iPad. Es llevadera, pero mientras que para el relato de ficción habitual el formato electrónico cada vez lo veo con más ventajas que inconvenientes, en este caso creo que es mejor todavía el libro tradicional. Por la visión comprehensiva de las viñetas y del flujo de la historia dibujada. Por otra parte, entiendo que el libro en forma de historieta no sea compatible con el lector baratito en blanco y negro, pero no sé porque no puede ser compatible con el ordenador de sobremesa, que permitiría ver bien las ilustraciones.

Sena y Notre-Dame

La historia que comento hoy, también tiene sus momentos de frialdad y desesperanza, pero con sus puntos luminosos y esperanzados. Catedral de Notre-Dame.