[Fotos] Recuperando viajes de antaño: Países Bajos, mayo de 1993

Fotografía, Fotografía personal, Viajes

Si habéis estado al tanto de mis entradas de los últimos días, sabréis que estoy aprovechando mi mayor disponibilidad de tiempo para digitalizar negativos y diapositivas de antaño. Uno de los proyectos más amplios ha sido el viaje a los Países Bajos en mayo de 1993. Este viaje ya lo digitalicé en tiempos y hay pruebas de ello. Pero los archivos no aparecen por ningún lado. En cualquier caso, la nueva digitalización tiene mayor calidad.

Os dejo con algunas muestras. El viaje fue fotografiado con una entonces recién comprada Canon EOS 100, con un EF 28-80/3,5-5,6 y un EF 50/1,8 II que sufrió un accidente en Maastricht y no volvió. Nunca deis un golpe frontal, ni siquiera moderado, al nifty-fifty. El plástico que une el bloque óptico con el cilindro que une todos los mecanismos se rompe con facilidad. Me ha pasado no una sino dos veces. Tengo que celebrar de alguna forma el 20º aniversario de mi sistema EOS que últimamente tengo un poco abandonado. Ya está. Le pondré un carrete a la EOS 100. Si encuentro pilas para esta cámara, claro…

Delft

En el Markt de Delft, una de mis ciudades favoritas holandesas.

Amberes

Monumento dedicado a Pieter Appelmans, uno de los arquitectos de la catedral de Amberes.

Ámsterdam

“Soldaditos de plomo” de paseo por las calles de Ámsterdam.

Madurodam - La Haya

Parque de Madurodam, en el distrito de Scheveningen, en La Haya.

Róterdam

Kubuswoningen (casas cúbicas) en Róterdam.

Países-Bajos-1993-111.jpg

Paseo en los canales de Utrecht.

Barreras contra el mar - Zeeland

Oosterscheldekering, grandes diques de contención de las mareas del Plan Delta en la región de Zeeland.

Limburgo

Preparados para una fiesta, probablemente un baile o una boda, en Valkenburg, en la región de Limburgo.

Maastricht

Ambiente festivo en Maastricht, donde entregó el alma mi primer “nifty-fifty”. Aunque no me la pude ver, por como me miraba el amigo que me acompañaba, la cara que se me debió de quedar. En aquellos momentos, venía a costar lo mismo que ahora, en dinero corriente, al cambio. Pero dada la inflación y la disminución del precio del dinero, era comparativamente bastante más caro, y mis finanzas bastante más escasas.

[Televisión] Cosas de series; despidiendo familias de todo tipo, y lo floja que pinta el verano

Televisión

Con la mayor parte de las series que nos han acompañado en la temporada 2012-2013, queda finiquitar por aquí alguna cosa, y algún comentarios sobre alguna novedad.

De las novedades relacionadas con el verano que se nos viene encima, he probado dos comedias de situación. Una la he abandonado al segundo capítulo. Ya hablé de ella la semana pasada, The Goodwin Games, y salvo que la chica es mona y la habíamos visto en alguna serie previa, nada de interés. Fuera. La otra, con Anne Heche al frente como una despendolada y calamitosa esposa, madre y amiga, que de repente tras estar a punto de morir atragantada siente que le habla una especie de dios, y que tiene que arreglar las cosas. Se llama Save Me. Tampoco promete mucho. No pinta bien la temporada de verano.

Nos resarciremos porque han vuelto las aventuras de cierto sheriff de las grandes praderas, Longmire, y que ha vuelto con un muy buen episodio inicial en su segunda temporada. Espero grandes cosas de esta serie que el año pasado fue de menos a más, dejando muy buen sabor de boca.

Paisajes urbanos

Hace unos días le cacé el soviético Industar-22 50/3,5 a la Olympus OM-D E-M5; que dura la lucha contra la pérdida de contraste por reflejos internos. Parque Pignatelli.

Paisajes urbanos

Y si el motivo que queréis fotografiar tiene abundante detalle, ni se os ocurra ponerlo en el borde del fotograma. Parque de la Memoria.

Me he puesto también con una serie suecodanesa que ha recibido cierta atención estos meses atrás. Bron/Broen, el puente en sueco y danés respectivamente, nos va contando el caso de un asesino en serie, con ínfulas de justiciero social, y cuyo primer crimen sucede en el puente del Oresund, que une ambos países nórdicos. De ahí el título. Estoy viendo a episodio por día, por lo que la semana que viene os cuento más y mi impresión global. Pero de momento me tiene muy enganchado.

También he visto la corta temporada inicial de Rectify. Los primeros siete días tras la salida de la cárcel de un reo condenado a muerte, y que después de diez años, su caso es revisado y sale en libertad. Con unos problemas tremendos para estar en el mundo real. Que además está en el profundo sur de los Estados Unidos, que parece que no es el lugar más acogedor. Dos cosas; no sabemos si fue o no responsable del crimen por el que se le condenó inicialmente y, la verdad, no importa. Excelentes interpretaciones, principalmente de su protagonista, Aden Young, y su interrelación con la guapa mujer de su hermanastro, Adelaide Clemens, que además es una cristiana integrista. Esta chica que parecía que iba en papel menor, ha tenido algunos de los momentos más morbosos de la serie. La vimos en Parade’s End. Muchas ganas de que vuelva.

En el lateral de Helios

Ya que hablamos de puentes, estuvimos dando un paseo, a cuenta de mi convalecencia, entre los puentes del Ebro. Por el de Santiago no pasa el tren como en el del Oresund, pero no falta el tranvía.

¿Qué sujeta qué?

Luego, mientras nos tomábamos algo al resguardo del viento, nos preguntábamos si el puente de la Almozara sujeta a los troncos arrastrados por el río,… o es al revés. Esta posibilidad nos dejó un poco inquietos.

Se nos ha ido también la cuarta temporada de Modern Family. Qué decir de esta serie que no esté dicho ya. Aunque quizá ya no sorprenda tanto, sigue siendo una de las series más inteligentemente divertidas de la televisión actual, con su elenco aparentemente en constante estado de gracia interpretativa. Puesto que todos ellos nos han ido dando muestras en temporadas anteriores de su personalidad y cualidades, quizá este año haya tocado la revelación de Lily (Aubrey Anderson-Emmons), la pequeña de la familia si no contamos al recién nacido. Momentos hilarantes. Y sobre todo aquel dunphysmo, en aquel memorable capítulo en el que Phil (Ty Burrell) aleccionaba a su hija univesitaria:

Success is one percent inspiration, ninety eight perspiration and two percent attention to detail.

El éxito es un uno por ciento de inspiración, un noventa y ocho de sudor y un dos por ciento de atención al detalle.

En dos palabras, im-presionante.

Finalmente, me enteré el otro día, que para el otoño próximo se nos viene encima una serie titulada Resurrection. Y al conocer la línea argumental, me pregunté si sería un adaptación norteamericana de la francesa Les Revenants. No me ha quedado claro todavía, pero tenía guardada esta última, porque cuando la vi, aunque me gustó, sentí que por falta de concentración me había perdido cosas. La he vuelto a ver. Es buena. Mejor de lo que parece. Y efectivamente hay que poner mucha atención para no perderse detalle.

Qué bruja más pícara

En ese mismo paseo nos encontramos con esta pícara brujita, que seguro que no sería del gusto de los paletos del Profundo Sur de Rectify… pero a nosotros nos pareció la mar de bien.

Diálogo de ranas

Y finalmente, uno de los logros de los apaños de la expo fueron las ranitas de Ranillas. Qué simpáticas. Aunque la mayor parte hayan quedado escondidas por la vegetación… ¿no? ¿O las quitaron? No sé. No me importa.

[Ciencia y fotos] 13.820 millones de años, y un parque “natural” en la provincia de Zaragoza

Ciencia, Fotografía, Fotografía personal

Se han suministrado resultados del estudio de la radiación de fondo de microondas, a partir de los datos del Observatorio Espacial Planck de la ESA. Hay nuevas estimaciones sobre la historia y la composición del universo. Su edad más probable ha pasado de 13.700 millones de años a 13.820 millones de años. La diferencia está en menos de un 1%. También nos dice que la materia normal, la que vemos y con la que interaccionamos, es de un 4,9% frente al 4,5 %. Eso “sólo” nos deja un 26,8% de la misteriosa materia oscura, que también ve aumentadas sus estimaciones, y un 68,3% de energía oscura, que como consecuencia es algo menor. Desde mi punto de vista, hay un montón de universo del que no sabemos nada, y si ha de morir de aburrimiento como parece, pues le costará un poquito más.

También han descubierto que el universo es menos homogéneo de lo que parece. Lo que los astrónomos han denominado arbitrariamente “hemisferio sur” de la bóveda celeste es más frío.

Todos esos datos y alguna interpretación más rigurosa que lo que yo os pueda poner los tenéis en Neofronteras, un riguroso blog sobre ciencia y tecnología. Yo me sigo maravillando con lo que el universo nos tiene que ofrecer. Realmente.

Mientras, para los que no podemos o sabemos observar los misterios más profundos del cosmos, nos contentamos con las maravillas naturales del vecindario. En mi actividad recuperadora de fotografías de antaño me ha aparecido un carrete de negativos de una excursión al Monasterio de Piedra, parque natural (a medias) donde el río Piedra , forma saltos de agua y formaciones más o menos caprichosos en medio de un frondoso bosque. Fotos también de 1990, con la Pentax P30N, y con el infame Sigma 28-70/3,5-4,5, comportándose en esta ocasión con cierta decencia. Supongo que había suficiente luz, y estaba razonablemente diafragmado. No pongo el nombre de las cascaditas, porque no me acuerdo y paso de buscarlos.

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

Parque Natural del Monasterio de Piedra

______

[Fotos] Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana…

Fotografía, Fotografía personal

Así es como me siento al recuperar fotografías de 1990, cuando hacía poco más de un año que me había comprado mi primera cámara réflex y todavía balbuceaba en esto de la fotografía. El caso es que aunque mi técnica fuera algo deficiente, por decirlo de forma suave, creo que había potencialidad en mis capacidades para la fotografía de paisaje. Debería ser más perseverante en este género. Claro que los cañones de AñiscloOrdesa en otoño ponen mucho de su parte. Como se puede comprobar en el primero de noviembre de aquel año.

Lo que no sé es por qué me dio por hacer la mayor parte de las fotos en vertical. O por lo menos, de las que merece la pena enseñar. Las fotografías están hechas con una Pentax P30N, probablemente con un zoom Sigma 28-70/3,5-4,5, bastante infame. Puede que alguna esté hecha con el SMC Pentax-A 50/2, que en este momento me mira encima de la mesa de escritorio. Este no está mal.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Cañón de Añisclo

Cañón de Añisclo.

Valle de Ordesa

Valle de Ordesa.

Valle de Ordesa

Valle de Ordesa.

[Cine] Kiseki (2011)

Cine

Kiseki (2011), 27 de mayo de 2013.

Sigo aprovechando la disponibilidad de tiempo tranquilo de estos días para ver algo más de cine de lo habitual. Y en este caso, cine que probablemente se me hubiera escapado. A cualquiera, porque llega con dos años de retraso a la cartelera española. Y afortunadamente, no ha sido así, como veréis.  En este caso, cine japonés en versión original, en la cartelera aparece como Kiseki – Milagro, del director Hirokazu Koreeda, director bastante celebrado, aunque yo no había tenido la oportunidad de ver ninguna de sus películas. A veces su apellido aparece como Kore-eda.

Esto va de la historia de dos hermanos que viven separados tras el divorcio de sus padres. El mayor, de unos doce años, Koichi (Koki Maeda), vive con su madre y sus abuelos en Kagoshima, a la vista del Sakura-jima, volcán en erupción, y comparte su pesar por la situación familiar con dos de sus amigos del colegio. El menor, de unos diez años, Ryunosuke (Ohshirô Maeda), vive con su padre, músico de rock, en Fukuoka, a casi trescientos kilómetros. Echa de menos también a su hermano, pero está más adaptado a la situación. También se divierte con algun amigo y amigas del colegio. Van a inaugurar la línea Shinkasen que unirá ambas ciudades, y según uno de los amigos de Koichi, si coincides en el lugar donde se cruzan los trenes a medio camino entre sus recorridos y pides un deseo, este se cumplirá. Ambos grupos de niños buscarán la forma de financiarse el viaje hasta Kumamoto, donde se cruzan los trenes. Todos quieren que se cumplan sus deseos. Ser actriz, dibujar bien, que no se muera su mascota, casarse con la simpática bibliotecaria del colegio (o en su defecto con la enfermera, también muy simpática y guapa), correr más,… que la familia se reuna de nuevo para estar los cuatro juntos.

Estamos ante una historia de buen rollo, que te pone de buen humor, optimista, aunque realista. Disfrutas con las aventuras de los niños, aprendes a conocer algo mejor el Japón cotidiano, lo que pasa en el día a día de la gente corriente, de sus problemas, de sus inquietudes, pero siempre dentro de lo posible. Los “milagros” a los que a la larga se refiere el título de la película no son tanto los milagros espectaculares que esperamos a veces en la vida, sino lo que son resultado del esfuerzo, las relaciones y la actitud positiva. En general, es una película entrañable y muy divertida, aunque peca quizá de un metraje algo largo, para una historia que tampoco tiene mucho más de lo que he contado en el resumen argumental del párrafo anterior. Pero tampoco se hace incómoda, ni mucho menos.

Las interpretaciones están muy bien. Por supuesto, la gracia está en los niños, que son muy espontáneos y muy salados. Pero los papeles secundarios de los adultos aportan estos tonos de pequeños o grandes dramas que nos enlazan con la realidad cotidiana. Los problemas de pareja, la jubilación, las dificultades en la enseñanza, la dificultad de convertir los sueños de la juventud en realidades,… Y todos lo hacen bien. No menciono los nombres de los intérpretes porque son muchos, y difícilmente recordables con sus nombres japoneses, pero en IMDb los encontramos todos. En cualquier caso, mención especial para los dos niños protagonistas, hermanos en la vida real, que saben transmitir sus auténticas personalidades, reflexiva y preocupada del mayor, vital, alegre, despreocupada pero muy afectiva del menor.

Una película muy recomendable, que nos enlaza con otras culturas, otros países y otras formas de hacer, pero con personas que tienen inquietudes equiparables o similares a las de las de nuestro medios. Familias que son como las de aquí, independientemente de como se expresen en función de sus caracteres culturales. Historia universal de optimismo aferrado a la realidad, que te pondrá un sonrisa en la boca a la salida del cine. Evidentemente, queda incluida por su temática y contenido en mi colección de cine con tema ferroviario.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****
"Sensei" de la cosa floral

El chaval pequeño tiene sus formas de mantener el vínculo con su otra parte de la familia; y la jardinería y su huerto, plantar habas, es una forma de hacerlo. Una jardinería no tan pichi como la de estos talleres que se celebraron hace unas semanas en el aula de naturaleza del Parque Grande de Zaragoza, pero…

[Cultura] Los íberos, en la plaza del Pilar

Cultura

Ya comentaba que estos días, con más tiempo libre, me da para alguna entrada más diaria en este Cuaderno de Ruta. Y tenía pendiente contaros la exposición sobre el pueblo íbero que han montado en las últimas semanas en la plaza del Pilar de Zaragoza. Supongo que será itinerante, y se habrá podido ver o se podrá ver en otras ciudades. Esta patrocinada por la obra social de La Caixa.

Como en otras ocasiones, os lo cuento con fotos. A duras penas, que tampoco había luz como para tirar cohetes.

En naranja la Iberia/Hispania íbera

A la entrada, un mapa de la Hispania Íbera. Hispania el nombre que dieron a la península los fenicios/cartagineses y que adoptaron los romanos; el nombre griego, Iberia, aunque no todos sus habitantes fuesen íberos.

Armas de noble íbero

Armas y guerreros. De lo primero que nos hablan en la exposición es de que iban a la guerra.

Maquetas de poblados íberos

Algunas maquetas con las distintas formas de conformar los poblados íberos. Aunque en la exposición no sale ninguno, en el Bajo Aragón tenemos algunos ejemplos.

Herramientas agrícolas

Evidentemente, además del comercio y la artesanía, las tareas agrícolas eran una parte fundamental de la subsistencia de las poblaciones.

Horno

Un horno, que no me quedó claro si era para el pan o para cocer cacharros. Debía andar yo despistado con lo de la fotografía.

Ornamentos

Orfebrerías varias.

Vasijas cocidas

Luz rojo-magentosa para indicar que ya sabían cocer para dar consistencia a los trabajos de alfarería.

Escritura

Y aprendieron la escritura de los fenicios; se conocen las equivalencias de las letras, pero no se ha descifrado la lengua íbera, cuya filiación se desconoce.

Dama de Baza (Reproducción)

Algunas reproducciones de la imaginería de la época, posiblemente religiosa, como la Dama de Baza.

Dama de Elche (reproducción) - También conocida como "princesa Leia"

Y la más conocida Dama de Elche, también conocida por su tocado como “princesa Leia” desde hace unas décadas. Ya decía la película aquella al empezar, “hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…”

La merienda de los campeones (íberos)

Y la merienda de los campeones, abundante panceta, queso curado y olivicas,… por ácidos grasos de todo tipo que no quede…

[Televisión] El final de Cathy

Televisión

Llevo varios días demorando esta entrada. El tener algo más de tiempo libre hace que  se acumulen los temas o las posibilidades de escribir en este Cuaderno de Ruta, cuando de por sí ya suelo tener materia para escribir una entrada al día.

Pero le debía una reseña en exclusiva Cathy Jamison (Laura Linney)The Big C. Que se nos ha despedido en su cuarta temporada. Para siempre.

Está fue una apuesta muy arriesgada. Con una actriz del indudable prestigio de Linney, a la que en la pantalla grande hemos podido admirar en varias ocasiones con interpretaciones magníficas, principalmente dramáticas, crear una comedia sobre una mujer en sus cuarentaytantos a la que diagnostican un melanoma, es decir un tumor maligno de la piel con muy mal pronóstico, en una fase avanzada de la enfermedad. Y lo dicho. Con esto, más el cortejo de personajes, unos más normales, otros más peculiares, crear una comedia. Algo divertido. Aunque no banal. Por supuesto.

Parque de la Memoria

A veces las modernas cámaras digitales y los objetivos más punteros son demasiado buenos para crear atmósferas. Por eso vienen bien los objetivos clásicos más imperfectos. Creo que el Elmar 5 cm 1:3,5, dando buen resultado a aperturas medias, da una atmósfera adecuada al blanco y negro cuando se usa a aperturas grandes. Parque de la Memoria.

Es difícil hacer comedia con el cáncer y con la muerte como telón de fondo. Especialmente, si se trata de la enfermedad real y la muerte real. Las que suceden en la vida cotidiana de las gentes. Hay miedo. Y en muchas ocasiones ambas palabras, cáncer y muerte, van asociadas en el imaginario de las gentes.

La apuesta ha salido bien, en líneas generales. Ha habido irregularidades. La primera temporada fue estupenda, magnífica. Y no fue mal la segunda. La tercera fue realmente irregular. Y dadas las premisas de partida no podía haber muchas más de cuatro temporadas. De hecho, la cuarta ha sido la última. Una temporada especial, ya que en lugar de los 13 o 10 episodios de media hora de las anteriores, se ha concentrado en cuatro episodios de una hora cada uno. Me ha parecido lógico y adecuado. No voy a sorprender a nadie si digo que esta serie, en clave de humor, ha ido sobre la realidad. Y la realidad para Cathy estaba muy clara desde un principio. Y presentar el final de la forma en que lo han hecho, manteniendo el humor que ha sido seña de identidad de la serie, pero sin alargarlo agónicamente en el tiempo, me ha parecido un acierto.

Canal Imperial de Aragón

Alimentando las palomas en el Canal Imperial de Aragón.

Por supuesto, dos son las claves del éxito de la serie; los guiones y el reparto. Además de Linney, no podemos olvidar a Paul (Oliver Platt) Adam (Gabriel Basso)Sean (John Benjamin Hickey), Andrea (Gabourey Sidibe), mención especial para Marlene (Phyllis Somerville), y otros varios que sería prolijo mencionar.

La serie no se podía estirar más. No tendría sentido. Pero yo echaré de menos a Cathy. Buen cine para la pequeña pantalla.

Parque Grande

Vistas desde el Cabezo Buenavista.

Parque Grande

El gran león del Parque Grande, en el excesivo monumento a Basilio Paraíso.

Parque Grande

Paseando bajo los plátanos del Parque Grande.

Parque Grande

La rosaleda esta vacía en la mañana nublada de lunes.

Parque Grande

Los jubilados son los principales paseantes entre semana, en un día realmente gris.

Parque Grande

Pero los días grises pueden ser mejores para la fotografía que los de fuerte sol.

Parque Grande

De este árbol también tengo versiones en color. Me gusta.

[Cine] The Trip (2010)

Cine

The Trip (2010), 24 de mayo de 2013.

Manda narices que en estos momentos estemos viendo en cartelera un largometraje de hace 3 años; largometraje que además se rodó también para que funcionase como serie de televisión, luego comentaré como se adapta a televisión la cosa. El caso es que ha Zaragoza ha llegado en estos finales de mayo, en una sola copia, y en versión original. Dirige Michael Winterbottom.

Una revista encarga al actor Steve Coogan (que se interpreta a sí mismo) que haga un artículo sobre una serie de los mejores restaurantes de la campiña del norte de Inglaterra. Estando en un bache en su relación con su novia Mischa (Margo Stilley) con quien iba a ir y de quien fue la idea, y siendo que esta se ha ido por trabajo a Estados Unidos, elige como compañero a su amigo el cómico Rob Brydon (que también se interpreta a sí mismo). A partir de ahí tendremos un viaje de reflexión y de redescubrimiento personal, de dos personas, especialmente el personaje protagonista, que habiendo entrado en la cuarentena, se tienen que replantear muchas cosas sobre cómo deben abordar la vida.

Cerca de Durham

Esta película me ha servido de excusa para rescatar entre mis diapositivas algunas tomadas en el norte de Inglaterra, cerca de Durham.

No pasa mucho tiempo desde que comienza la película para que nos recuerde a aquella fenomenal Sideways (Entre copas). Dos hombres ya en su madurez con distintos planteamientos en relación al compromiso, a la familia, a la profesión y a la relación con las mujeres, muy distintos entre sí, que se embarcan en un road-movie que les permitirá descubrirse más a sí mismos. También recuerda en su estructura a aquel aburrido experimento del propio Winterbottom en el que introducía lo pornográfico, la relación sexual explícita y real, en la historia de una relación amorosa que fue 9 Songs. Si en aquella los episodios de la relación venían marcados por los conciertos con las nueve canciones del título y los encuentros sexuales de la pareja, en esta son los distintos alojamientos, las comidas en los restaurantes, y los distintos paisajes los que van marcando el ritmo. Esta marcada división en episodios es lo que permitió que la película, supongo que con un poquito más de metraje, no mucho porque es larga, se convirtiera en miniserie de televisión, en el que cada episodio es un día de viaje. Ambas películas tienen en común también a Margo Stilley, aunque en esta mucho más recatada. Aunque más guapa. Esta chica gana con la edad.

Cerca de Durham

Con un par de días espléndidos, pudimos disfrutar de la campiña británica, no tan salvaje como la que aparece en el filme. Pero muy agradable

El caso es que aunque íbamos a la sala de cine con cierto escepticismo, lo pasamos muy bien. Realmente, bien. Los diálogos son interesantes agudos, con la mezcla de comicidad que dan los piques entre los dos protagonistas, especialmente a costa de las imitaciones que hacen de actores famosos, y los momentos más dramáticos de reflexión. El tono general es de comedia, pero con un grano de melancolía en cada momento. El final marca muy notablemente la tesis del director sobre lo que conviene o no conviene llegada cierta edad. Las interpretaciones, que son fundamentales, son de muy buen nivel y convierten el viaje en verosímil y muy, muy divertido. Hay momentos como la comida en L’Enclume en que me entró la carcajada tonta. Hay que decir que aunque los dos protagonistas se interpretan a sí mismo, hemos de asumir que la historia es ficticia, no son sus auténticos yos.

The Shakespeare - Durham

Y disfrutamos también de la ciudad de Durham, bonita y agradable. Y de sus pubs y restaurantes.

Para terminar decir que disfrutamos de la película. Que no entendemos por qué ha tardado tanto tiempo en llegar a la cartelera, y por qué va a pasar tan desapercibida, con lo floja que está esta en estos momentos. Y está claro que hay que verla en versión original, porque si no todos los gags relacionados con las imitaciones no tienen sentido. Claro que si no conoces las voces originales de los actores imitados,… pues a lo mejor también pierde parte de la gracia. Yo me divertí.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Casa de huéspedes - Cerca de Durham

Y tengo que recordar cómo se llamaba la magnífica casa de huéspedes en la que nos alojamos. El rolls de la entrada no era nuestro coche, como habéis podido comprobar en la primera de la serie.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; el premio para Leibovitz, y más

Fotografía

Desde múltiples fuentes se ha comentado esta semana la concesión del premio príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades a la fotógrafa Annie Leibovitz. Para quienes somos aficionados a la fotografía desde sus múltiples dimensiones, que un fotógrafo de la naturaleza que sea, consiga un reconocimiento por su labor nos produce alegría. Pero no nos debe anular el sentido crítico. Decía en algún sitio que Leibovitz, por las diferentes facetas de su trabajo y personalidad, podría haber optado al premio en al menos tres categorías: comunicación y humanidades (donde ha conseguido el premio), concordia (por su trabajo humanitario) y artes. Para algunos comentaristas y expertos, a los que humildemente me uno, esta última categoría era la que nos hubiera procedido más adecuada para reconocer su trabajo.

Leibovitz estaba en una terna junto con la Agencia Magnum y la periodista Christiane Amanpour. Desde aquí ya lo digo, admirando los méritos de los tres, cualquiera de los otros dos candidatos me hubiera parecido más adecuado en esta categoría. Por mí, mi preferido hubiera sido Magnum cuya trayectoria y logros supera con mucho los de Leibovitz utilizando el mismo medio, la fotografía, viniendo su compromiso desde mas largo, y siendo este más profundo e involucrando a muchas más personas. Sinceramente, mi alegría hubiera sido que premiaran a la fotógrafa en la categoría de Artes.

Villa Luna

Si el otro día comentaba el paseo con la Leica IIIf con el soviético Industar-22, por la tarde, con el mismo carrete, usé el que le es propio, el Elmar 50/3,5. Mucho más agradable de usar, por su acabado y suavidad de mecanismos. Villa Luna, Parque Pignatelli.

Dicho todo lo cual, es una fotógrafa que me gusta, aunque no necesariamente en sus trabajos más mediáticos. Tengo tres libros suyos. At Work, un libro del que se puede aprender mucho. De la lectura de este libro, he afianzado mi sensación de que para hacer buenas fotografías no necesitas un equipo complejo. Un cuerpo de cámara agradable de manejar, con un razonable objetivo entre 35 y 50 mm como objetivo principal, que aprendas a dominar perfectamente, y tener en la reserva un angular y un tele corto para determinados casos es suficiente, eficiente, efectivo y ligero. Si te has de dedicar al retrato, aprende a querer a tu tele corto, y todo lo demás es aprender a usar la luz y los conceptos más que un equipo sofisticado. A Photographer’s Live, 1990-2005Pilgrimage son los otros dos libros que tengo de la autora, y de los que más hojeo en mi biblioteca de fotografía.

Por lo tanto, si no considero un problema la persona galardonada sino la concesión del mismo, dejar aquí constancia de la tendencia de de estos premios a buscar galardonados que den brillo mediático a los propios premios, más que la coherencia en la concesión de los mismos. No es la primera vez que tengo esta sensación, lo que hace que lejos de considerarlos unos premios prestigiosos y serios, personalmente los considero unos premios propagandísticos.

Pignatelli

Nuevamente comentar cómo el revelado desatendido con Rodinal permite obtener gamas tonales muy amplia aun a costa de un poco más de grano de la cuenta. Don Ramón Pignatelli en el parque de su nombre.

Se me ha ido mucho espacio en este comentario a sí que seré breve en lo que me queda:

Nos cuentan del fallecimiento de Wayne F. Miller uno más de la extensa e inagotable cantera de fotógrafos documentales y comprometidos norteamericanos del siglo XX. Nos lo cuenta en Le Journal de la Photographie y en The Picture Show donde se centran en su trabajo con la comunidad afroamericana de Chicago.

The Migrant Mother de Dorothea Lange es una de las fotografías icónicas del siglo XX y uno de los símbolos de La Gran Depresión. En el nuevo Concepticious Photo Magazine nos hablan en profundidad de lo que fue aquel momento, la toma de la imagen, así como nos muestran otras de las fotografías que se tomaron de la mujer y de sus hijos por Lange. Siempre me ha impresionado que la mujer tuviera sólo 32 años aunque aparente mucho más, y tuviera ya siete hijos. Imaginaos su vida.

Si hace poco hablaba de Edward Weston y su evolución en la fotografía, interesante me ha parecido la reseña de una fotógrafa, Alma Lavenson, que aparecía en Lens (The New York Times) y que evidentemente estuvo en la misma onda que Weston. Me ha parecido realmente interesante.

Árboles

Y no falta detalle en las hojas de los árboles en una tarde nubes y claros. Parque Pignatelli.

Yéndonos también a tiempos históricos, In Focus (The Atlantic) nos ha mostrado un porfolio de 49 fotografías de los archivos de las Fuerzas de Defensa Finesas, en el conjunto de conflictos que sufrió este país nórdico en los años de la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética y contra Alemania, su presunto aliado. Las fotografías tienen interés documental, todas, pero algunas son muy buenas desde muchos puntos de vista.

En No Caption Needed nos muestra algunas fotografías de Andrew Fisher en las que se reflexiona sobre los espacios públicos, pensados para que hay gente, haciendo o disfrutando, pero que eventualmente quedan o permanecen vacíos. Este es un tema que a mí me había llamado la atención en al gún caso.

Cuando está bien llevada, me encanta la abstracción a través de la fotografía. Por ello no he podido evitar fijarme en el artículo de Feature Shoot sobre las fotos aéreas de Steve Back de las granjas de beta carotenos en Australia. Parece ser que allí utilizan un determinado género de algas para obtener este compuesto químico, asociado a la vitamina A.

Finalmente, decir que está a punto de empezar el certamen PHotoEspaña 2013, donde intentaré escaparme a ver exposiciones al menos un día. En junio. Y se van anunciando exposiciones. Rafael Roa nos recordaba que tendremos a Nobuyoshi Araki en el nuevo espacio expositivo de La Fábrica. Por lo que veo no será con una de las series que más me llaman la atención del prolífico fotógrafo japonés, pero… Y más de Araki y la fotografía japonesa. En American Photo nos cuentan de una aplicación para iPad, Shashasha, que nos permite hojear libros japoneses descatalogados por sólo 99 centavos de dólar. Destacan como la joya de la colección Okinawa de Araki.

Motos

Estos coches eléctricos infantiles aparecieron ahí en el parque Pignatelli de Zaragoza, cuando yo todavía era un niño. Supongo que los vehículos serán otros, de todas formas.

[Televisión] Larga, interrumpida, extraña temporada de transición para el Doctor

Televisión

Hoy iba a comentar la aventuras y desventuras de Cathy, pero como he empezado el día con una entrada extra que ha sido un obituario, cambio de idea y manteniéndome dentro del tema televisivo, me voy con algo menos trascendente y más divertido. Me voy a comentar la recientemente terminada temporada de Doctor Who.

Sin contar el especial de Navidad de 2011, que en muchos sitios cuentan como perteneciente a la séptima temporada de la época actual de las aventuras del Doctor (Matt Smith), esta temporada se ha prolongado durante meses. Porque uno diría que han sido más bien dos temporadas cortitas que una completa. La primera mitad ya la comenté en su momento. Fue un momento importante porque supuso la despedida de los Pond, unos acompañantes que marcaron mucho la serie. Y ponía muy alto el nivel para la siguiente acompañante y para las siguientes tramas de la serie.

Hyde Park y Albert Memorial

Aunque las aventuras del Doctor se extienden por el espacio y el tiempo, el Reino Unido en general y Londres en particular son escenario frecuente. Este año en sus momentos más victorianos. Hyde Park y Albert Memorial.

El especial de Navidad de 2012 nos devolvió aparentemente a la nueva acompañante, Clara (Jenna-Louise Coleman), que de alguna forma ya nos había sido presentada en el primer episodio de la temporada. Con un problema. Cada vez que aparece en escena, casca. Sólo ese vistazo a esa Clara del siglo XX nos permitía imaginar un misterio que suponíamos que iba a conducir el resto de los episodios de la temporada que hemos visto esta primavera. Sin embargo, aunque el misterio de Clara ha estado ahí, ha sido una de las temporadas menos serializadas de las últimas del Doctor. Episodios todos ellos con aventuras autoconclusivas, unos más conseguidos y otros menos. Siempre he dicho que el Doctor me gusta más cuando se pone más ciencia ficción, y viaja por el espacio y por el tiempo, y menos cuando se pone más serie de terror. Creo que esta última parte ha dominado un poco, y las aventuras espaciales han sido de calidad más irregular. Cuando digo irregular lo digo refiriéndome a una serie que habitualmente tiene un nivel medio-alto a alto.

Puente de Westminster y Cámaras del Parlamento

Eso sí, últimamente no han destrozado al Big Ben con un platillo volante.

En cualquier caso, creo que Clara no ha llegado a calar tanto en mi consideración como Amy Pond. Lo cual es difícil, la verdad. La chica es un encanto, muy asertiva, muy proactiva,… pero no acaba de ser lo mismo. Supongo que en esto hay opiniones para todos los gustos. Entendámonos de nuevo, está muy bien. Pero lo que me ha encantado es que Madame Vastra (Neve McIntosh)Strax (Dan Starkey) y sobretodo Jenny (Catrin Stewart) se hayan vuelto personajes recurrentes. No hay que olvidar que es esta última, a pesar de su carácter de ayudante de la primera, la que suele llevar el protagonismo de este peculiar trío “decimonónico-alienígena”. No podemos olvidar tampoco que el último episodio nos ha traído de vuelta a River Song (Alex Kingston) que también suele aportar un plus a los episodios en los que aparece.

En su conjunto me ha parecido una temporada entretenida, pero algo inconexa. Confusa, a ratos. Además, parece que todo va destinado a preparar el episodio del 50º aniversario del personaje, que se verá este otoño. No sé si prevén también especial de Navidad, creo que no se ha anunciado oficialmente. Sí que han anunciado ya la octava temporada. Donde supongo que desarrollarán más el personaje y la relación entre Clara y la undécima encarnación del Doctor, que está resultando bastante longeva. Todo hay que decirlo. Y en ella, la duodécima encarnación del Doctor, recientemente anunciada. Veremos cómo se da.

Apple Market en Covent Garden

Pero las aventuras más tenebrosas suelen ser perpetradas con nocturnidad y alevosía. Momento en el que encontramos cerrado el coqueto Apple Market en Covent Garden.

[Música – obituario] Georges Moustaki (1934 – 2013)

Música

Con su aire de meteco, de judío errante, de pastor griego…

Todos tenemos un poco metecos en el mundo de hoy. Y muchos, cada vez más, lo son realmente, extranjeros sin derechos de ciudadanía, dispersos por el mundo, lejos de sus hogares. Se habla mucho de multiculturalidad, y quizá MoustakiGiuseppe Mustacci, judeo-griego de Corfú nacido en Alejandría, era el mejor ejemplo de este concepto. Aunque soy escéptico sobre la capacidad de convivencia de las distintas culturas, y más si contemplamos cómo los más radicales nacionalismos y los más fanáticos religiosos son los que parecen imponerse por todas partes, torpedeando los proyectos más integradores.

Pero quizá por eso, me permitiré hacer este breve homenaje, entrada extraordinaria sobre lo previsto, a la vida y obra del cantante afincado en Francia y que fue importante en un momento dado de mi vida. Puedo recitar estrofas enteras de algunas de sus canciones todavía. Que si hoy en día escucho poco, no por eso dejan de venir con frecuencia a mi memoria por asociaciones de ideas que me permiten recordar no son la música sino las ideas del cantautor universal.

Me parecía necesario ilustrar la entrada con una vista del Mediterráneo, lugar donde se han enfrentado y eventualmente acrisolado tantas culturas, y porqué no el Cabo de Creus, lugar donde se mezclaron las culturas del Mediterráneo oriental, la griega, y las del occidental, la íbera. No importa lo que los nacionalismos excluyentes actuales crean que son o de donde vienen (imagen recientemente subida en mi Tumblr, De viaje con Carlos).

[Libros de fotografía] Weston en Taschen, Pellegrini sin fronteras, y observados por C Photo

Fotografía

En los últimos tiempos no he dejado de comprar algún libro que otro de fotografía, pero por un reparto distinto de los fondos que destino a la afición, no han sido tan vistosos o a priori interesantes como otros. Pero no están mal, y merecen la pena ser recomendados.

Edward Weston

Cuanto más voy conociendo de la historia de la fotografía como arte y forma de expresión, más convencido estoy de que Edward Weston es uno de los fotógrafos fundamentales, de esos que tienen que aparecen en las listas de “los diez más influyentes”, “los diez que todo fotógrafo debe conocer”, o cosas de esas que de vez en cuando los listos del asunto que publican en internet nos proponen.

Weston caminó por casi todos los estilos de la fotografía a lo largo de su vida artística con una naturalidad casi insultante. Paso del pictorialismo a la fotografía conceptual en el mejor sentido de la palabra sin despeinarse aparentemente. Retrato, paisaje, desnudo, fotografía documental,… todo le vino bien. Y en todos los géneros mostró, por si alguien lo dudaba que la fotografía puede ser arte. Aunque él se lo tomase con modestia.

Tenía algún libro de él ya, pero recientemente vi uno de los publicados por Taschen con un precio muy asequible. Muchos de los libros de esta editorial se caracterizan por presentar buenas obras de artistas interesantes con una calidad razonable. Es decir, no son los que tienen el mejor papel y la mejor impresión posible, pero contribuyen con eficacia a acercar el arte al público a precios que no asustan, y no son chapuzas ni mucho menos. Este que me he comprado hace un recorrido amplio por la obra del artista, y lo estoy disfrutando bastante.

Rocódromo

Dicen que cualquier 50 mm diafragmado a f8 es suficientemente nítido para casi cualquier cosa. Ayer salí a comprobarlo con el Industar-22 de fabricación soviética montado en la “pija” Leica IIIf. Rocódromo del Centro Deportivo Municipal José Garcés.

100 photos of Paolo Pellegrin for Press Freedom

También quien sea habitual de este Cuaderno de ruta sabrá que me hago con todos los números de la serie 100 fotos por la libertad de prensa de Reporteros sin fronteras. He comentado en otra ocasión que me parece una buena forma de hacerse poco a poco con una biblioteca de fotografía actual, a precios razonables, y contribuyendo por una buena causa. Y el último número, el 42, no defraudará, estando dedicado como está a un auténtico reportero de los que se lo ha currado por todo el mundo. El expresivo e inmersivo blanco y negro del  fotógrafo italiano de la agencia Magnum Paolo Pellegrin nos transporta con facilidad a esos mundos de conflictos que están ahí aunque a veces preferimos olvidarlos.

Totalmente recomendado también.

Aquí son del Barça

Lo cierto es que algo de eso hay. Porque a pesar de que el escaneado casero hace que siempre pierda algo de nitidez del negativo, en este caso Ilford FP4 Plus expuesto a su sensibilidad nominal ISO 125, los detalles registrados no están mal. En esta casa a orillas del canal deben ser del Barça.

C Photo 6 – Observed / Observados

También es una publicación periódica, dos veces al año, estas publicaciones de gran formato dedicadas a la fotografía contemporánea, en un proyecto que prevé un total de 10 números. Lo traigo hoy aquí, aunque no he tenido todavía mucho tiempo para digerirlo y por eso no me mojaré sobre lo más destacada. Decir que este número trata de reflexionar sobre el papel de observador del fotógrafo, de la realidad o de alguna realidad, pero también sobre el papel de los sujetos fotografiados que pueden ser sujetos observados pero también observadores. En cualquier caso, los volúmenes de esta serie siempre son interesantes. Es una iniciativa de Ivorypress.

Encalada

Sigo utilizando el revelado desatendido con Rodinal. Al ser un revelado compensador, maneja muy bien el fuerte contraste de una mañana de mayo soleada a las once y media. Y permite obtener detalle tanto en sombras como en luces, con buena gama de grises, salvo en las nubes más iluminadas por el sol.

Cabezo cortado

En fin, que como estos días tengo que reposar activamente, con paseos caminando, lo de salir a tirar algún negativo que otro es una buena opción. Vista desde el Cabezo Cortado.