[Televisión] Cosas de series; aunque hay alguna novedad, casi todo despedidas

Televisión

Con la llegada de mayo, las muchas series que nos vienen de los Estados Unidos, pertenecientes a las principales cadenas comerciales, van terminando sus temporadas. Ya advierto un par de cuestiones. Ha llegado a su fin The Big C. No ha sido fin de temporada, sino de toda la serie. Y por lo tanto, en los próximos días se merecerá una entrada para ella sola. También tendrá un entrada para sí sola Doctor Who, serie británica de ciencia ficción que tiene un huequito especial en mis gustos televisivos, y por eso le dedico espacios privilegiados.

No sólo hay series que llegan a su fin. Otras comienzan su andadura. Entre estas, una de ellas nos llega desde el Reino Unido. Si la BBC está consiguiendo un cierto éxito, merecido, con las aventuras de unas comadronas del National Health Service en los años 50 del siglo XX, ha debido pensar que podía tirar de filón, y nos trae las aventuras de Frankie, interpretada por la torchwoodiana, dinámica y muy simpática Eve Myles. El papel principal es una enfermera comunitaria o de atención primaria (district nurse) en Bristol. Y seguimos tanto sus aventuras profesionales como sus problemas de relación y personales. En el primer capítulo, no han faltado guiños a Doctor Who, en cuyo universo se desarrolla la serie que le dio fama. A mí no me ha dado tan buen rollo como la de las comadronas.

Esta semana también hemos visto el piloto de The Goodwin Games. Un padre “peculiar” deja una fortuna en herencia a sus dispares hijos, que se la tendrán que ganar comportándose como una verdadera familia. Y la forma de hacerlo parece que será a través de los juegos de mesa. No me ha dado muy buena espina. Floja. Pero sale Becki Newton, que dejó muy buen recuerdo de su paso por HIMYM interpretando a una striper con la que estuvo a punto de casarse uno de los protagonistas. Ya veremos.

Balcón de la Plaza del Pilar

Hoy os dejo algunas fotos del día del “safari callejero”, pero sin motivos animales. Como estos balcones de la plaza del Pilar.

Y vamos con los finales de temporada.

Arrow – 1ª temporada

Teleserie de superhéroe cachas pero sin superpoderes, un estilo Batman, que se caracteriza fundamentalmente por intérpretes muy guapos, intepretaciones mediocres, factura decente y guiones entretenidos. Mero producto de entretenimiento, que mantendré en mi cartelera mientras no haya otras alternativas que hagan que salga de la misma por falta de tiempo para verla. Sin más. Ni menos.

Beauty and the Beast – 1ª temporada

De esta se puede decir casi todo lo de la anterior. Salvo que en vez de superhéroe cachas, tenemos una especie de Hulk, que se acaba enrollando con una guapa policía a la que salvó la vida en su momento, cuando asesinaron a la madre de la chica. Que de paso estaba metida en todo tipo de conspiranoias de las que provocaron la situación del cachas. Como decía, se aplica todo lo anterior, pero entra claramente dentro de la categoría de guilty pleasure. Es de peor calidad argumental, y su público objetivo son las mozas romanticonas. Pero bueno,… durará en mi cartelera,… como la anterior o menos.

Turistas en la fuente de la HIspanidad

O las turistas que comprueban lo monas que les han quedado las fotos en la fuente de la Hispanidad.

Grey’s Anatomy – 9ª temporada

Una de las pocas series que quedan en cartelera de los que se consideraron unos años gloriosos en los nuevos estrenos de series de ficción, hace años que se convirtió también en un guilty pleasure. Es una serie que tras dos primeras temporadas muy entretenidas, dinámicas y con historias bien llevadas, por improbables/imposibles que parecieran, entró en una dinámica que alternaba el melodramón culebronero con los amoríos de instituto transplantados a un hospital terciario. Mucha irregularidad que ha mantenido hasta la fecha, aunque tengo la sensación de que esta última temporada ha subido un poquito de nivel a pesar de los altibajos. Bien es cierto que entre sus personajes siempre hay unos que caen bien y otros que caen gordos… pero bueno. Me considero enganchado a este culebrón, que debería ser totalmente prescindible. Un placer culpable total.

The Big Bang Theory – 6ª temporada

Esta comedia de situación hace tiempo que entró en una fase de estabilidad en la que ni desagrada ni entusiasma. Se han convertido en una costumbre. Algo que ves durante el fin de semana mientras comes o tienes poco tiempo, que te arranca alguna sonrisa. Pocas carcajadas como antaño. Hace tiempo que dejaron de sorprender. Pero son como de la familia. O amigos de estos, de los que realmente no eres muy amigo, pero con los que no te importa tomarte un chisme de vez en cuando. Algo así. Tampoco creo que los abandone a corto plazo.

La semana que viene estará más calmada. Habrá alguna novedad, algún retorno, y algún final que queda pendiente. Además de los monográficos que he prometido al principio de la entrada, que irán saliendo poco a poco.

Grafitis en las murallas

O estos clásicos grafitis junto a las murallas romanas.

[Fotos] Safari callejero; y no es una aventura de Mortadelo y Filemón

Fotografía

Después de 40 horas de impasse metido en un hospital, reanudo mis actividades más o menos normales. Y lo hago rescatando las fotografías del safari callejero que junto con otros habituales del grupo de Flickr Fotógrafos en Zaragoza realizamos el domingo, con la guía de los amigos de Gozarte. Pero si Safari callejero fue una demencial y divertida aventura de Mortadelo y Filemón publicada cuando yo todavía era un niño, este safari callejero que nos ocupa ha sido también divertido, pero más instructivo. Os lo cuento en fotos.

Un gallo en la Seo

Comenzamos nuestro safari callejero por la plaza de La Seo, y los primero animales que cazamos son gallos. Como el que encontramos a las doce del reloj de la torre de la Seo.

Un gallo en Don Jaime

O si miramos en dirección a la calle Don Jaime I, podemos encontrar otro gallo en la veleta de uno de los edificios más significativos de esta calle.

El caballito del minutero

Es imprescindible pasar a saludar al Caballito del Minutero, detrás de la Lonja, siempre escuchando las entusiastas explicaciones de Carlos, nuestro guía de GozArte.

El caballito del minutero

Carlos siempre lleva ilustraciones para complementar las explicaciones y lo que se ve en la actualidad. Por ejemplo, una fotografía realizada por Ángel Cordero a unos niños y su padre en el caballito original.

Los leones del puente de Piedra

El animal por excelencia de Zaragoza es el león, que aparece en su escudo de armas y en muchos lugares de la ciudad. Fundamentales son los que flanquean el puente de Piedra, como especialmente representativos.

Pescados en el Pilar

No queda claro si los peces que sujetan los querubines de las fuentes de la plaza del Pilar tienen que ver con el hecho o no, pero en tiempos pretéritos, en la plaza del Pilar se instalaba el mercado del pescado.

Un carnero en el Pilar

En el escudo del cabildo de Zaragoza que encontramos en la fachada del Pilar, aparece un carnero, representativo de una de las dos catedrales de la ciudad, la Seo.

Aficionados a la fotografía y la Seo

En nuestro desplazamiento de un lugar de interés a otro, atravesamos la inmensidad de la plaza del Pilar en un día que comenzó gris, pero se fue aclarando y haciendo más agradable.

Juan el Bautista sin su carnero

En la hornacina donde está Juan el Bautista de San Juan de los Panetes debería encontrarse también el carnero que le suele acompañar en sus representaciones artísticas.

Un carnero en el Mercado Central

Y un carnero, entre otros numerosos animales, encontramos en los aleros del Mercado Central.

Detras, Cesaraugusto sin su rana

Estamos un buen rato en el Mercado Central con todo tipo de explicaciones. Que incluyen el porqué de la rana que hacía compañía al Augusto de Prima Porta, y que ahora han quitado, para disgusto de los vecinos de la ciudad que reivindican su devolución.

Pavo y serpientes en el caduceo de Mercurio

En el Mercado Central es evidente para todos el pavo, pero no tanto las serpientes en el caduceo de Mercurio, dios del comercio, que se puede ver en los arcos de hierro que conforman la estructura del mercado.

El león de la ciudad

Tampoco falta el león, simbolo de la ciudad, en la decoración del Mercado Central.

Un pajarito en el Mercado central

Y si nos fijamos bien, en el capitel de la izquierda encontramos un pajarillo atravesado por una flecha.

Las serpientes del caduceo de Mercurio y las laboriosas abejitas en el Mercado Central

En el lateral del mercado, de nuevo el caduceo de Mercurio con las dos serpientes, pero también las abejas que representan a los laboriosos comerciantes.

Estos grajos no formaban parte del safari pero aparecieron por ahí

Estos grajos, detrás del palacio de la Audiencia, no forman parte de las explicaciones de la visita; pero no dejan de formar parte de la fauna de la ciudad.

Grifos en la imprenta Tomás Blasco

Y en la antigua imprenta de Tomas Blasco, encontramos grifos, animales fabulosos en su mitad águilas y en su mitad leones.

Recordando los grandes almacenes El Águila en la calle Alfonso I

En la calle Alfonso I paramos a recordar los Grandes Almacenes El Águila, en cuya parte superior, como nos muestra Carlos en la foto, había una gran rapaz, hoy desaparecida.

Un león alado de San Marcos, y qué tiene que ver Zaragoza con Venecia

Me hace ilusión que el león alado de la Serenísima República encuentre sitio en nuestra ciudad, y Carlos nos explica porqué en determinada zona de Zaragoza hay tantas referencias a la ciudad de Venecia. Todo porque en el canal, antaño, había una góndola. Como en la ciudad del Adriático.

El león alado de San Marcos en el edificio de la Adriática

Y hablando del Adriático, en el antiguo edificio de la Adriática, una compañía de seguros, es donde encontramos al león alado de San Marcos, símbolo de la República Serenísima.

Diversos animales, incluidos elefantes, en el triunfo romano del Palacio de la Audiencia

Finalmente, en la puerta principal del palacio de los condes de Morata, actual sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, encontramos los animales de un triunfo romano, y entre los cuales, unos elefantes fortificados como los de la India.

Despedida y cierre

Y aquí, delante de la Audiencia, se despide el paseo; sólo queda tomarse el vermú en una terraza aprovechando que ha salido el sol, y comentar la actividad.

[Cine] The Great Gatsby (2013)

Cine

The Great Gatsby (2013), 17 de mayo de 2013.

Si veis el título en inglés es que he visto la película en versión original subtitulada en castellano; para quienes prefieran los productos cinematográficos adulterados, en la cartelera española podéis encontrarla doblada bajo el título traducido de El Gran Gatsby.

Ver esta película era una inevitabilidad, por diversos motivos. Y a pesar de que la confianza en que la experiencia fuese satisfactoria era relativamente baja. En el pequeño grupo que formamos para verla estaba la cosa la 50%. Por mi parte, tenía curiosidad de comparar con la versión clásica de los años 70, que he de decir que no me gusta mucho. También estaba la cosa de que el libro lo leí recientemente como pudisteis leer en estas páginas. Por otro lado, hay ganas de comprobar si DiCaprio se confirma como uno de los grandes o como un actor irregular. Y claro, está ese encanto hecho mujer que es Carey Mulligan en el papel de Daisy, lo cual me hacía fijo en la taquilla de las salas de cine.

Canal Imperial de Aragón

Este fin de semana me lo he tomado con calma. Voy a pasar un par de días por un hospital, y aunque espero poder volver a escribir por aquí el miércoles o el jueves, incluso esta entrada la he hecho por adelantado. Además de una actividad que contaré en cuanto pueda de este domingo, poco más he hecho que ver la película y dar algún paseo.

Para quien no lo sepa, esta la historia del amor que siente el muchimillonario Jay Gatsby (Leonardo DiCaprio) por una chica que conoció cuando todavía era pobre, y ella no, Daisy (Carey Mulligan), que en el momento de la película está casada con el pijo chulillo de Tom Buchanan (Joel Edgerton). Como los fiestorros que monta en su mansión de Long Island no sirven para atraer a la chica, usa al primo de esta, Nick Carraway (Tobey Maguire), un “pobretón” que trabaja en las finanzas de Nueva York, y que es vecino de Gatsby. A todo esto, este siente cierta atracción por Jordan Baker (Elizabeth Debicki), una deportista amiga de los Buchanan, y Tom engaña a su mujer con Myrtle (Isla Fisher), la mujer de un mecánico un poco corto, George Wilson (Jason Clarke).

Un aviso, en los comentarios que siguen puede deducirse algún detalle de la trama. No sé si es muy importante, pero por si acaso lo digo.

Veamos, el director de este cotarro es Baz Luhrmann, que ya demostró en su más famosa película, que es capaz de convertir un fiestorro de música y baile, con un montaje suficientemente epiléptico, en algo muy parecido a un delirio pastillero, que algunos dicen que es algo moderno. Pues vale. A mí aquella “maravilla” del musical, sólo me entretuvo. Sin más. En la película que hoy nos ocupa, dedica una buena parte de ella, al principio, en demostrar que “sigue en forma” para realizar este tipo de productos. Sin preocuparse lo más mínimo en hacer la apropiada introducción de los personajes, que simplemente en esta fase se limitan a estar guapos, y de los porqués, que son resueltos con unos apresurados flashbacks, monta una orgía de imagen y sonido, en la que tira de anacronismos musicales para ambientar el asunto, parece que el charlestón propio de la época no le parece suficientemente marchoso, y de paso muestran la capacidad de descuidar el diseño de producción con unos cuantos anacronismos más que no creo que sean buscados, sobre cosas que podían existir o no, pasar o no a principio de los años 20.

Parque Grande

Este sábado por la tarde, los cielos tormentosos de este atípico mes de mayo dejaron alguna luz interesante sobre la ciudad.

Pasada esta primera fase, que a este cinéfago le hace sospechar lo peor de cara a lo que queda de metraje, de repente se acuerda que tiene que contar una historia, la que escribió con tanta maestría F. Scott Fitzgerald, y nos cuenta con más o menos habilidad la trágica historia del pobre Gatsby. Y esta parte, tiene un pase. La pena es que no se halla dedicado desde el principio a esto, que es lo realmente importante. Porque detrás de todo el artificio de producción del filme está esa historia, profunda, de unos caracteres, superficiales, que simbolizan plenamente lo que fue una época importante de la historia, no sólo de América sino del mundo occidental. Ese espejismo que fueron los años 20, con su derroche, con sus flappers, con ilusión de prosperidad eterna, que se rompió contra la dura realidad de los años 30 y los 40. Y eso que cuando el autor la escribió, no sabía lo que iba a pasar. Pero Luhrmann es incapaz, por completo, de ver la trascendencia de la historia que tiene entre manos, más allá del oropel vacuo y de la historieta de amor trágico.

La interpretación del reparto tampoco es nada del otro mundo. Algunos se limitan a estar guapos. Es una pena que no estén mejor explotadas las subtramas correspondientes para una buen lucimiento como secundarias de Isla FischerElizabeth DebickiMaguire pone siempre cara de lelo, y con eso se quedará. Edgerton tiene algún momento que otro razonable. DiCaprio, cuando decide ser él mismo y no un tal Redford, no está mal. Y la que no convence es Mulligan, que estando guapísima, no acaba de dar con el tono del personaje, esa mujer superficial, débil, y sin embargo capaz de desencadenar ella solita la tragedia completa.

Entendámonos, la película, salvo en algunos momentos excesivamente artificiosos de las fiestorras, se deja ver. Pero desde luego, más allá de su capacidad para la pirotecnia y la epilepsia, no creo que Luhrmann sea un realizador interesante en absoluto, y pierde una oportunidad para hacer la versión definitiva de esta interesante historia que nos ha dejado la literatura.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Parque Grande

Así que con estas relajantes vistas del Canal Imperial de Aragón y del Parque Grande de Zaragoza, me despido hasta muy, muy pronto. Un día o dos espero estar inactivo. No más. Espero. Digo.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; esta semana flirteando con lo anecdótico

Fotografía

Sí. Lo reconozco, puesto que diversas cuestiones me han tenido la cabeza un poco atribulada esta semana pasada, diría que mi atención en las cosas de la fotografía se ha dirigido a cuestiones un poco más anecdóticas que en otras ocasiones. Os pondré algunos ejemplos.

Aunque vistosas, las fotografías dedicadas al Comandante Hadfield que publicó In Focus de The Atlantic no es la recomendación típica que traigo por aquí. Ya os hablé de Hadfield y sus habilidades musicales hace unos días. En cualquier caso, están bien.

Valle del Gállego y Peña Telera

Sigo recuperando fotografías de antaño, y estas de hoy son de abril de 1996, tomadas en el Serrablo, en el valle del río Gállego, entre Sabiñánigo y Biescas.

Lárrede - San Pedro de Lárrede

Fue una tarde de sábado, visitando las iglesias románicas mozárabes que hay en el valle. El primer lugar donde estuvimos fue Lárrede.

Con el mismo origen, podemos encontrar algunas fotografías del concurso de fotografía viajera de National Geographic 2013. Nuevamente, fotos bonitas, en las que lo exótico y la curiosidad son los componentes principales que hacen que nos gusten.

En diversas ocasiones he hablado de los fotógrafos minuteros, cuya forma de procesar “al instante” las fotografía ya he comentado. En Photoflue nos comentan cómo en Afganistán esta es todavía una profesión en boga. Incluso con un sitio en internet para conocer el fenómeno.

Nos habían contado que el actor Brad Pitt era aficionado a la fotografía, y se le había visto en algunas ocasiones con alguna flamante Leica. Pues bien. Realmente lo es. Y en Exposure Guide nos lo cuentan. Y envidian la modelo, que no es otra claro que Angelina Jolie. Pero lo mejor es que nos enseñan fotos. Y mira tú tienen su cosa. Blanco y negro, contrastadas.

Lárrede - San Pedro de Lárrede

Quizá sea la iglesia más espectacular del valle, San Pedro de Lárrede, y en la que se observan las características propias del estilo.

Lárrede - San Pedro de Lárrede

Un ábside típico el de San Pedro de Lárrede.

Lárrede - San Pedro de Lárrede

Una vista más de San Pedro.

En alguna ocasión he comentado que si Andy Warhol se hubiera dedicado específicamente a la fotografía podría haber sido uno de los grandes. En American Suburb X (ASX) nos muestran una amplia colección de polaroids realizadas por el artista, con retratos de todo tipo de gente, muchos famosos.

Me fascina la imaginación de los japoneses en el arte y en concreto en la fotografía. Lo mismo que su cultura me llena de dudas para otras cosas. En cualquier caso, en Le Journal de la Photographie nos proponen un repaso a la obra de Hiroshi HamayaKansuke Yamamoto, que me ha parecido interesante.

San Juan de Busa

Quizá la que más me gusta en su sencillez y aislamiento es San Juan de Busa.

San Juan de Busa

Aquí vemos un detalle de su puerta de entrada.

Como consecuencia de mi registro como comprador de una cámara Leica, me están enviando gratis a casa durante un tiempo la revista LFI, que aparte su finalidad propagandística, está bien hecha y muestra artículos sobre fotógrafos interesantes. En el último número que me han remitido aparece un artículo sobre Peter Cornelius, fotógrafo alemán poco conocido que durante unos años documentó la vida parisina con la entonces innovadora película negativa color Agfacolor CN17. He encontrado también un artículo sobre el tema en Terra de Ningú. Me hace gracia la carrera de los ISOs de la actualidad, cuando este señor a finales de los 50, con sus leicas hacía fotos de noche con una película de 40 ISO de sensibilidad. Público un libro, imposible de encontrar, Paris in Colour. En sus primeros años del proyecto usó una Leica II con un Elmar 50/3,5, es decir lo más barato del sistema Leica. Luego los patrocinadores le permitieron conseguir una Leica M2 con un par de Summicrones de 35 y 50 mm. Un lujo, vamos.

Finalmente, ha habido un cierto revuelo sobre el grado de manipulación de la fotografía ganadora del World Press Photo 2013, aunque se ha confirmado su integridad. Como alguien ha dicho, no recuerdo quien, si me entero lo citaré, cuando todos debiéramos fijarnos en los niños muertos, hay nos tienes mirando los raws.

San Juan de Busa

Y terminamos con una vista del ábside con Peña Telera al fondo. Las fotos están tomadas con la Canon EOS 100, con un EF USM 28-80/3,5-5,6 sobre negativo Agfa HDC 100, descendiente de alguna forma del que usó Cornelius en París. El procesado era distinto.

[Fotos] Usando una cámara “moderna” en el aeródromo de Monflorite

Fotografía, Fotografía personal

Ayer hacía referencia a las fotografías tomadas en el aeródromo de Monflorite hace 17 años, cuando un buen amigo se sacó su título de vuelo sin motor, con una cámara clásica, la Zeiss Ikon Contessa. Como comentaba ayer, aunque me llevé aquella cámara como diversión, yo tenía el encargo de hacer un pequeño reportaje, en diapositivas que se quedaría él, con una cámara “moderna”. Entrecomillo lo de “moderna”, porque lo era entonces pero han pasado unos cuantos años. Se trataba de la Canon EOS 100, cámara réflex para película tradicional que salió al mercado en agosto de 1991, y que yo compré en febrero de 1993. O sea. Hace 20 años. En cualquier caso, una cámara que en aquellos momentos tenía mucho de puntera, de innovadora. Canon tenía entonces un halo de marca innovadora que contrasta con su conservadurismo actual.

Canon EOS 100 con Sigma 28/1,8

Hace mucho que no uso la Canon EOS 100, que tengo guardada con un Sigma 28/1,8 montado, que tampoco uso por no ser compatible con las EOS digitales desde la EOS 10D hasta la fecha. Las fotografías que veréis están tomadas con un EF USM 28-80/3,5-5,6 y un EF USM 70-210/3,5-4,5. El primero hace años que lo cambié por algo mejor, aunque no era malo. El segundo lo conservo. Y tiene el problema, se nota en las fotos, que con el diafragma abierto del todo se oscurecen mucho las esquinas. A f/8 es excelente.

El caso es que estos días hemos estado intercambiando imágenes con aquel amigo piloto, que sigue siendo un excelente amigo, y nos hemos divertido recordando por correo electrónico aquellos días. Como las diapositivas, aunque las tiene él porque pertenecen a uno de sus días importante, las hice yo, las pongo aquí como mías. Tal y cual me las ha pasado él digitalizadas, con alguna reducción del grano/ruido y corrección del color. Las diapositivas, por su elevado contraste, son más difíciles de digitalizar que los negativos en color.

Un examen de vuelo sin motor

Con el tele a tope, el 70-210 a plena abertura viñetea bastante, como se puede ver en esta toma del momento del despegue del velero arrastrado por la avioneta.

Un examen de vuelo sin motor

Mucho más agradecido el 28-80 diafragmado a aberturas medias, como cuando aterrizó la avioneta de arrastre después de haber soltado al velero en altura.

Un examen de vuelo sin motor

El aeródromo de Monflorite a pleno sol era un lugar que podía hacerse duro; así que para hidratarse nada mejor que un invento genuinamente hispano, el botijo.

Un examen de vuelo sin motor

Terminando el examen, el velero se prepara para tomar tierra en Monflorite.

Un examen de vuelo sin motor

Después del examen, hubo tiempo para “estrenar” la recién obtenida licencia, con un velero uniplaza y más “molón”; recibiendo algunas instrucciones.

Un examen de vuelo sin motor

Y hablando por radio con el control de vuelo, para iniciar el despegue. Además del viñeteado mencionado, hay que decir que siempre tuve preferencia por una ligera subexposición en mis diapositivas, que a lo mejor marcan más esta característica del 70-210.

[Fotos] Usando una cámara clásica en el aeródromo de Monflorite

Fotografía, Fotografía personal

Hacia mediados de los años 90 me empezó a entrar el gusanillo de las cámaras clásicas. Afición que tardaría mucho en eclosionar, pero que de la que hoy disfruto. En 1995, Julio Álvarez de la Galería Spectrum Sotos de Zaragoza, donde hice los cursos de fotografía que me introdujeron en el mundo de la fotografía con cierta seriedad a principios de los 90, montó el certamen de fotografía Huesca Imagen, que se vino celebrando en la primavera oscense durante unos diez años. No sé exactamente. Había exposiciones, seminarios, cursos,… y en torno al 1º de mayo se organizaba una feria de material clásico y de ocasión. La mayor parte de quienes venían a vender eran franceses. Al principio se hacía en casetas en el bonito parque de Huesca, luego pasó a los porches de la Diputación, y finalmente en una iglesia en el Coso Alto, desacralizada, cuyo nombre ahora se me escapa y no lo encuentro en Google.

Zeiss Ikon Contessa

La Zeiss Ikon Contessa de la que voy a hablar a continuación en esta entrada.

Cuando asistí por primera vez en 1995 a la feria, me apetecía mucho tener alguno de aquellos venerables aparatos clásicos. Pero no tenía ni idea de cuál sería el adecuado. Así que me abstuve de comprar. Por aquel entonces, la editorial Omnicon (esta gente tiene una página web como si todavía estuviéramos en aquella época, en los 90) publicó la versión en castellano de Cómo coleccionar y usar las cámaras clásicas de Ivor Matanle. Y me lo compré. Y al año siguiente, nuevamente a primeros de mayo, en la feria, compré una Zeiss Ikon Contessa que desde entonces utilicé de vez en cuando. Tarde años, en decidirme a seguir adquiriendo y probando cámaras clásicas.

El caso es que a las dos semanas de la compra, un buen amigo se examinó como piloto de vuelo sin motor en el aeródromo de Monflorite, actualmente convertido en aeropuerto sin sentido de los que salpican la geografía española. Y me pidió que hiciera las fotos del evento. Con la Canon EOS 100 hice unas diapositivas que se quedó él. Pero con la Contessa hice unos negativos en color que ahora he recuperado. Y os enseño algunas de las fotos que hice con tan divertida cámara.

Aeródromo de Monflorite

El velero donde se realizaban los exámenes es arrastrado por la avioneta para ponerlo en vuelo.

Un examen de vuelo sin motor

Preparándose para el examen y para volar.

Aeródromo de Monflorite

Durante el tiempo que dura el examen, tomo algunas imágenes de otros bonitos veleros desplegados en el aeródromo.

Un examen de vuelo sin motor

El examen ha acabado y se comentan las circunstancias.

Un examen de vuelo sin motor

Una vez pasados los trámites, todo el mundo esta contento; es, prácticamente, una fiesta.

[Televisión] Cosas de series: finales vengativos, médicos, y de múltiples adolescentes treintañeros

Televisión

Estamos en plena semana de finales de temporada. O series completas. Sólo tengo una novedad que me haya dado tiempo a ver, y es una miniserie británica protagonizada por la interesante Hayley Atwell. Se titula Life of Crime, y no tiene mala pinta. Son tres capítulos. Supongo que la veré completa. Y más de crímenes británicos, con crímenes en serie de mujeres morenas guapas en Irlanda del Norte, esta vez protagonizada por Gillian AndersonThe Fall. Todavía tiene mejor pinta, aunque empieza a estar un poco manido ya el género del “¿quién mató a…?”. Bueno, en el caso de la segunda, ya sabemos “quién mató a…”

Pero vamos con los finales de temporada. En algún caso, final definitivo por cancelación de la serie.

Revenge – Segunda temporada

Este es uno de mis guilty pleasures, culebronazo de gente guapa y rica, más retorcidos que la cuerda de amarrar al Titanic. Totalmente traicioneros, tres cosas son importantes. Quién va a ser el siguiente en caer, cuándo vamos a tener otro encuentro con miradas asesinas entre las dos protagonistas, Victoria (Madeleine Stowe)Emily/Amanda (Emily VanCamp), y cuando le van a colocar a estar última otro de esos vertiginosos escotes venga a cuento o no.

Uno les pide a estas series lo que les pide. Entretenimiento, situaciones increíbles, gente guapa, glamour, y alguna risa ante el exceso de drama, tragedia y traición. Pero así como la primera temporada consiguió mantener un equilibrio entre el ritmo inicial de la venganza de Amanda y las posteriores complicaciones que mostraron que no todo iba a ser tan fácil como parecía, esta segunda temporada ha sido algo distinto. Desconcertante. Durante la primera mitad de la temporada se dedicaron a quemar trama a velocidades superlumínicas. En todos los episodios pasaba algo tremendo, algo que tu pensabas que duraría buena parte de la temporada, sino toda entera. Y ese es un ritmo difícil de mantener durante 22 episodios. He empezado a notar signos de agotamiento. Ya no me divierte tanto. Veremos lo que pasa en la tercera temporada.  Especialmente ahora que claramente lo que era un triángulo puede convertirse en un cuadrángulo. Esta Amanda es insaciable a la hora de abarcar hombres… Si conmigo tendría bastante… Aiggggg… Que escotes… ;-)

Monday Mornings – Primera temporada (y última)

Ya comenté hace poco porqué me enganché a esta serie. Cosas “profesionales”. Lo cierto es que no le dedicaré mucho tiempo. Aparte del interés de la ética de algunos de los casos médicos, especialmente al principio de la serie, creo que este drama médico ha pecado de melodramático, de efectista, y de irregularmente interpretado. Creo que en estos momentos este tipo de dramas están superados, y salvo que aporten algo especial o de calidad, no tienen interés. Y de hecho, no ha sido renovado. Así que la cosa termina con los diez episodios de su primera y única temporada.

New Girl – Segunda temporada

Aunque con algún momento divertido que otro, siempre he reconocido que el principal atractivo de de esta sitcom es el encanto de su actriz protagonista, Zooey Deschanel, que no de su personaje, que puede llegar a ser muy cargante. La que merece un monumento por guapa y estilosa es su amiga Cece (Hannah Simone) esta sí que es constantemente interesante. El resto, lo de siempre, tíos tontos que meten la pata constantemente y chascarrillos más o menos previsibles pero que entretienen. Podría prescindir de ella. Pero es de las típicas comedias, con episodios de poco más de 20 minutos, que te sirven para rellenar un rato muerto, mientras comes o cosas por el estilo. Supongo que seguiré con ella, salvo mejor oferta la próxima temporada.

How I Met Your Mother – Octava temporada

Comenzó esta temporada con el enganche de que iba a haber una boda y de que Ted (Josh Radnor) iba a conocer a “la madre”. “La madre”, el mcguffin, la excusa para contarnos las peripecias de este grupo de amigos, que cuales peterpanes del siglo XXI  se niegan en redondo a crecer y madurar, se iba a hacer real. Lo cual nunca hemos sabido si era algo bueno o malo. Mi balance es que no era necesario, y que quizá ha condicionado demasiado ese final, y mientras tanto… pues una de las temporadas más desnortadas y más flojas de la serie. Sigue siendo divertida, pero no es lo de antaño. Parece que la novena será la última temporada. Quizá le ha sobrado una. Esperemos que cierren la serie con dignidad.

Por cierto, todavía no se ha celebrado la boda, y Ted no ha conocido a “la madre”. Aunque los demás, sí. La del paraguas amarillo, digo.

Aeródromo de Monflorite

Os dejo con una fotografía de los veleros (aviones de vuelo sin motor) del aeródromo de Monflorite; la historia de esta fotografía, y otras del mismo carrete, os la cuento mañana. Que tiene su curiosidad.

[Ciencia y entretenimiento] Simpáticos astronautas y sinceras (y simpáticas también) modelos

Ciencia, Cultura

No soy muy aficionado a andar viendo vídeos en internet. Es algo que consume mucho más tiempo que lo que viene escrito.  Es más fácil decidir qué guardas para leer despacio que qué vídeos quieres ver completos. Es una cosa de eficiencia. En la mayor parte de los casos, ver vídeos por internet lo acabo asociando con perder el tiempo. Aunque sea mi tiempo de ocio. Que también tiene un valor. Aunque no sea pecuniario.

Pero de vez en cuando uno se encuentra con algún vídeo que tiene su gracia, o su valía, o su curiosidad. Y estos días atrás he encontrado un par, que os traigo aquí que me sirven para hablar de otras cosas.

Por un lado está Chris Hadfield, el que para muchos es el astronauta más simpático de la historia de la actividad espacial. Durante los últimos meses, este canadiense ha estado trabajando en la Estación Espacial Internacional de la que ha sido comandante. Desde casi el principio de su misión he estado siguiendo su twitter, en principio por las excelentes fotografías que publicaba de nuestro planeta tomadas desde la órbita de la estación. Lo que pasa es que esta actividad social en la red nos ha permitido descubrir mucha más cosas, ya que ha realizado una actividad divulgativa muy simpática e interesante. Un excelente relaciones públicas y un excelente pedagogo. El caso es que en su despedida, ya está de vuelta en la superficie terrestre, grabó un vídeo con un tema emblemático; el Space Oddity de David Bowie. Apropiado. Me gusta la elección, aunque parezca obvia.

Por otro lado está la supermodelo Cameron Russell. Sí, es fácil que a un tipo como yo “le caiga bien” una supermodelo. En general, están estupendas. Son, o aparecen, sexualmente atractivas. Pero el caso es que a mí Russell me ha caído realmente bien. Porque en una conferencia TED titulada Looks aren’t Everything. Believe me, I’m a Model (en traducción libre, Las apariencias engañan. Créanme. Soy modelo), nos viene a contar, con gran franqueza, que si ella es una mujer admirada y de éxito se debe a dos factores fundamentales. Primero a que en la “lotería genética” ha acabado con un fenotipo que le abre todo tipo de puertas; segundo, porque disponía de los contactos adecuados para llamar a las puertas adecuadas. Y a partir de ahí hace una reflexión ética bastante sincera y clara, aunque con simpatía y sin acritud, sobre las falsas apariencias que rodean el mundo de la moda y, por extensión, cualquier actividad del ser humano moderno. Y probablemente no tan moderno.

El vídeo está en inglés. Puedes forzar los subtítulos de Youtube, que funcionan más o menos en inglés. La traducción al castellano que hace es un catástrofe absoluta. En cualquier caso, en el enlace que he puesto en el título de la conferencia, se puede acceder a la transcripción en castellano de la intervención de Russell. Pero por lo demás, muy interesante.

Si ayer mostraba las imágenes en blanco y negro tomadas en el antiguo soto de la Almozara con un carrete de película en blanco y negro, hoy traigo alguna a partir de los archivos de una cámara digital.

Si ayer mostraba las imágenes en blanco y negro tomadas en el antiguo soto de la Almozara con un carrete de película en blanco y negro, hoy traigo alguna a partir de los archivos de una cámara digital.

Los resultados pueden ser también muy satisfactorios; pero el aspecto es muy distinto. E incluso si intentas llevarlo a replicar el aspecto de los obtenidos por el método tradicional, pues no es lo mismo.

Los resultados pueden ser también muy satisfactorios; pero el aspecto es muy distinto. E incluso si intentas llevarlo a replicar el aspecto de los obtenidos por el método tradicional, pues no es lo mismo.

[Fotos] Película en blanco y negro por el antiguo soto de la Almozara

Fotografía, Fotografía personal

Hace 10 días, con el fin de tomarme con tranquilidad la tarde del sábado después de una víspera de cena y trasnochar, me fui a dar un paseo por la ribera del Ebro a la altura de donde estaba el antiguo soto de la Almozara. Ahora, más que un soto se ha quedado en un parque más o menos agradable en ese lugar, pero ha perdido cualquier resto de asilvestramiento que pudiera tener. Por supuesto, me llevé alguna cámara de fotos. Dos, exactamente. Algunas de las fotografías tomadas con la cámara digital, en color, las habéis podido ver en las entradas publicadas los días 7 de mayo y 10 de mayo. Pero hubo más.

Pabellón-puente

Todavía con luz abundante, a la altura del Pabellón Puente. Muy buena gradación de tonos en la umbría corteza del arbol, pero conservando perfectamente también la materia de los edificios del fondo más iluminados.

Ese día me llevé también la veterana Pentax MX con el objetivo SMC Pentax-M 1:2,8 40mm, un objetivo de tipo “pancake” con 5 lentes en 4 grupos. No es el objetivo más nítido que ha diseñado Asahi Opt. Co., pero forma un conjunto extraordinariamente compacto con la MX. Cargué un rollo de Ilford FP4 Plus, película negativa en blanco y negro con una sensibilidad nominal ISO 125, expuesto en su mayor parte a este valor IE (índice de exposición). Aunque conforme la luz fue desapareciendo, dejé fija una velocidad de obturación que evitase la trepidación de la imagen, y la apertura de diafragma a f/4 o f/2,8 según el motivo. Esos fotogramas estarán expuestos a IE de 200 o 400. Como hago últimamente, utilicé un revelador compensador, el R09 One Shot, cuya fórmula es la misma que el tradicional Rodinal de Agfa, ya no comercializado; revelado desatendido durante 90 minutos, con un minuto inicial de suaves inversiones, y un par de inversiones a los 30 minutos.

Pantallas reflectantes

Sin problemas para controlar los brillos de estas pantallas; este tipo de revelado da unos negativos con unos contrastes muy suaves.

El resultado fueron negativos con un grano un poco más marcado de los esperable para este tipo de película pero no resulta intrusivo en copias con impresora digital a tamaño de DIN-A4 (con 2 cms de margen), tras escaneado en un Epson Pefection V600 Photo, y de contraste muy suave. Muy fáciles de escanear y luego de ajustar en Lightroom 4. Os dejó en la entrada algunos ejemplos.

Antiguo soto de la Almozara y Torre del Agua

En algunas zonas del paseo, la vegetación del antiguo soto se ha conservado más, aunque por el fondo asoman las más características construcciones de la exposición internacional.

Antiguo soto de la Almozara

Un 40 mm con enfoque más próximo a 60 cm no es precisamente la mejor herramienta para la fotografía de aproximación, pero aun se puede uno acercar a los grupos de flores silvestres.

Ebro y antigua Expo 2008

Con luz todavía abundante pero ya muy suave por estar el sol muy bajo ya, no tiene problema la combinación de óptica y película para captar los detalles del reflejo de los edificios de la antigua expo en el agua tranquila del Ebro.

Pasarela

La Pasarela del Voluntariado se presta al grafismo en la composición; y el revelado compensador permite suaves transiciones en los tonos de grises. Quizá no sea el tipo de fotografía en blanco y negro más moderna, con fuertes contrastes, y la extrema nitidez de los modernos captores digitales, pero a mí me resulta más agradable.

Antigua Expo 2008

Esta fotografía de los antiguos terrenos de la exposición internacional está tomada a un IE superior a la sensibilidad nominal de la película, pero yo reconozco textura en todas las superficies. Quizá una cierta falta de nitidez, pero eso fue culpa mía al no enfocar con precisión.

[Cine] Stoker (2013)

Cine

Stoker (2013), 10 de mayo de 2013.

En la cartelera primaveral reina una apatía de niveles considerables. Por algún motivo, los títulos que llegan a Zaragoza son poco atractivos. Porque algunos de los que podían sonar un poco mejor, no están llegando. Mientras, claro está, el movimiento mercadotécnico de exprimir las aventuras de un pez de los arrecifes de coral de las que ya disfrutó al público mediante su reconversión a la tercera dimensión disfruta de hasta seis salas de cine de la ciudad. En fin. Cosas que pasan. En este panorama, en el que productoras y distribuidoras pretenden exprimir las formas fáciles de hacer dinero, descuidando por completo la formación de consumidores de cultura cinematográfica informados que puedan mantener el mercado a largo plazo y de forma sostenible, la decisión de qué ver es difícil. Y en estas, llega a carteleras un película firmada por Park Chan-wook (*), director surcoreano del que vi en televisión dos película que tienen su aquel, Sympathy for Mr VengeanceSympathy for Lady Vengeance. La peculiaridad es que es su primera película producida y dirigida en occidente con intérpretes occidentales. La curiosidad por ver si consigue trasladar los inquietantes mundos en los que desarrolla sus historias a los EE.UU. es notable. Y el reparto no deja de ser razonablemente llamativo.

India Stoker (Mia Wasikowska) es una adolescente que el día de su 18º cumpleaños sufre el duro golpe de la golpe de su padre, Richard (Dermot Mulroney), con quien estaba muy unida. En el funeral aparece un hermano de su difunto padre, Charles (Matthew Goode), de quien no sabía nada, y que se presenta como alguien que lleva años viajando por el mundo. Y este se queda con India y su algo perturbada madre, Evelyn (Nicole Kidman), a vivir en la mansión de la familia. Sin embargo, pronto se empezará a formar una opresiva atmósfera alrededor de este trío familiar, en el que además se producirán algunas desapariciones, así como algunos incidentes entre la joven y alguno de sus compañeros de instituto. Y pronto nos daremos que la salud mental de esta familia deja bastante que desear.

La película crea un ambiente muy opresivo, especialmente en el interior de la mansión familiar, donde los tonos verdosos con los que se crean decorado e iluminación no colaboran precisamente a dar esperanza y tranquilidad. Park nos presenta una historia que está entre el suspense, el drama psicológico y la historia de terror con algún toque gore. Estamos por definición ante personas que mantienen todas ellas comportamientos patológicos, personas que parecía tener un curso de vida normal en la medida en que existiese el fallecido Richard, pero que desaparecido este, ven discurrir sus vidas hacia la descomposición social y psicológica. Acompañada como hemos dicho de un cinematografía y un montaje muy personales, con una banda sonoro que también aporta su grado de inquietud, parece que el director tiene todos los elementos para un producto a la moda pero de calidad. Sin embargo, encuentro que las situaciones aparecen muy forzadas, la historia no acaba de fluir con naturalidad, y yo no me enganchó a ella de forma completa en ningún momento.

Aunque los aspectos visuales y argumentales son importantes, el trabajo de los intérpretes parece clave en el desarrollo del filme. Y aquí tenemos una diversidad de valoraciones. Wasikowska es una actriz joven que, por su aspecto frágil, se integra perfectamente en su papel de adolescente trastornada, y menos frágil de lo que parece. Quizá no sea el mejor papel de esta prometedora actriz, pero cumple. Goode, que interpreta el otro personaje importante del filme, también aparece sólido, equívoco, desconcertante e inquietante, en la medida justa. No será una interpretación magistral, pero razonable. Quien en mi opinión hace tiempo que pincha en sus papeles es Kidman, que llega a un grado de inexpresividad y artificialidad en sus interpretaciones que a mí me empieza a molestar bastante. El resto de intérpretes tienen papeles muy pequeños.

La verdad es que estamos ante un tipo de filme que no es precisamente de las que más me suelen enganchar. Este tipo de terror que combina lo psicológico con la charcutería, que parece que tiene su bastión en extremo oriente, y que poco a poco se filtra en occidente con la migración de sus directores, o con la adaptación de las historias por realizadores occidentales, no acaba de entrarme salvo excepciones muy aisladas. Y aunque reconozco algunas virtudes cinematrográficas en este largometraje, lo cierto es que no acaba de engancharme del todo en ningún momento. Durante toda la sesión me situó en una posición muy externa y escéptica, lo que hizo que problemas de guion que normalmente serían menores me chirriaran más. No soy muy explícito por no destripar la trama. En fin, una película que puede que guste a los amantes de este tipo de filmes, pero que para mí queda en un pasable sin más.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

(*) Para el nombre del director, coreano, se respeta la convención de su país en la que el apellido va en primer lugar.

Pequeño soto a origllas del Canal Imperial de Aragón

Aunque buena parte del filme transcurre en la opresiva atmósfera de la mansión familiar, algunas escenas en los bosques y campos cercanos tienen su trascendencia; por eso, hoy me voy de paseo por el estrecho soto que bordea el Canal Imperial de Aragón a su paso junto al Parque Lineal de Plaza.

[Fotografía – Cine] Recomendaciones semanales; algún obituario y varias fotógrafas

Cine, Fotografía

En primer lugar, un comentario sobre las fotografías que aparecerán en la entrada de hoy. Ayer estuve de canguro con mi sobrino de 4 años toda la mañana. Y parte de ella la dedicamos a producir fotografías de trenes. Copias impresas de 10 x 15 cm que el peque se lleva luego como pequeña “colección”. El caso es que en este caso, aunque no tienen nada de especial aparte del valor documental, sí que me llaman la atención por lo bien que quedaban las diapositivas tiradas con la Canon EOS 100, fundamentalmente por la época las Fujichrome Provia, cuando la luz era la adecuada.

Y empezaremos con un obtiuario. El del fotógrafo Pere Formiguera (1952 – 2013), que ha sido uno de los referentes de la fotografía ibérica al sur de los Pirineos en las últimas décadas. La noticia apareció en distintos medios dedicados a la fotografía, aunque yo lo transmito vía Rafael Roa, por el bello desnudo con de Formiguera con el que encabezaba la noticia.

7702

En la primavera de 1999, la Asociación Zaragoza de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía organizaba un mercadillo de modelismo ferroviario entre algunas de las más ilustres locomotoras que tenían preservadas, e incluso en funcionamiento. Como esta inglesa, 7702.

Locomotora Baldwin 130 "Aragón"

Pero sin duda, una de las principales atracciones era la Baldwin 130 “Aragón”, con su sabor tan americano.

En lo que se refiere a la fotografía documental, tengo algunas recomendaciones de fotógrafos que me han llamado la atención.

No conocía yo al fotógrafo Fred Herzog, que documentó ampliamente en los años cincuenta y sesenta la vida de Vancouver, con unas bellas fotografías en color, estupendas Kodachromes. Vía Amersuburbx (ASX).

Steve McCurry ha publicado una nueva entrada en su blog. La titula The Universal Language. Ese “lenguaje universal” no es otro que la sonrisa. Me jode un poco esta manía del mundo moderno que establece que estes bien o estés hecho un asco, física o mentalmente, tienes que sonreír. Como si eso bastase para resolver todos tus problemas. Creo que detrás de eso está la hipócrita actitud del ser humano al que molestan los problemas de los demás, y ha impulsado esta manía de esconder todo estado de ánimo que pueda molestar. Si te muestras triste, o preocupado, o enfadado, incluso con motivo, molestas. Así que esta entrada de McCurry, a mí, que me siento crítico con esta tendencia universal, me ha molestado un poco. Aunque las fotografías están realmente muy bien.

Un fotógrafo español que le da al reportaje, y además lo hace bien, es José María Díaz Maroto, que no sé muy bien porque no había aparecido todavía por estas páginas. En cualquier caso, esta semanas nos lo han recordado en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red.

Ter en Calatayud

La asociación local de amigos del ferrocarril de Calatayud preservó este bonito TER, que visité pocas semanas después; este tren ha sufrido los embates e inclemencias del tiempo y de los vándalos, lamentablemente.

Y a continuación, algo que no ha sido buscado; que ha sucedido por casualidad. Entre los marcadores de esta semana me he encontrado con muchas chicas. Muchas fotógrafas. Y muy interesantes.

No anoté dónde encontré la recomendación, sólo anoté la dirección en internet de la serie Sailboats and Swans de la israelita Michal Chelbin. Una serie de retratos de personas que han acabado en prisión o en centros de detención juvenil en distintos lugares de UcraniaRusia. Los retratos, en formato medio cuadrado, color, están realmente muy bien y por sí dicen mucho. Pero el acompañamiento del pie de foto te deja más impresionado. Ver el retrato de una joven, de suaves rasgos, de rostro sereno, sencillamente vestida, con el pelo recogido, y leer al pie “sentenciada por organizar una violación”. A mí me ha puestos los pelos como escarpias. Muy conseguido. Por supuesto, conviene revisar el resto de su obra.

No es la primera vez que veo fotografías de la serie Self Portrait de Jun Ahn. Esta semana ha sido comentada por Rafael Roa. Al igual que a él, estos autorretratos asomándose al vacía en cornisas o ventanas me parece que buscan más llamar la atención por la espectacularidad que por un contenido realmente importante. Al fin y al cabo, la chica se juega la vida en cada foto. Pero después de verlas varias veces, me han ido enganchando las fotografías. Será que yo también me dejo atraer por el espectáculo, sin considerar otras valores más importantes. No sé.

En Quésabesde.com nos ofrecen una entrevista con Berta Vicente, una chica de 19 o 20 años que me parece que tiene una excelente forma de concebir y usar la luz al servicio de los retratos, conceptuales o ambientales. Aunque tiene algunas fotografías que tienden un pelín a lo cursi, cosa “perdonable” en una chica que está saliendo de la adolescencia, la verdad es que hay una mayorías de fotografías que me han gustado mucho. Por su mezcla de sobriedad y aprovechamiento de la luz, y por sus contenidos. La serie que más me gusta, Urquinaona 2. Por cierto, en esta entrevista es donde me encontré la referencia a Michal Chelbin, que he mencionado antes.

También me ha llamado la atención el estudio sobre la juventud despreocupada y hedonista de la fotógrafa sudafricana Caroline Mackintosh. Bien es cierto que tiene cierta tendencia a caer en el lugar común; pero hay fotografías que me han llamado la atención, por su belleza y por su sensualidad. Vía lamono magazine.

Varias locomotoras de vapor

En septiembre también de 1999, pasé unos días a la vuelta de unas vacaciones en Francia en Peñíscola donde vivía mi hermana, la madre del peque con quien jugamos con estas fotos. Hicimos una escapada con ella y una amiga suya a Sitges, pero paramos en el museo del ferrocarril de Villanueva y Geltrú. Donde no faltan las venerables locomotoras de vapor.

Locomotora Garratt 462-040, para trenes rápidos de pasajeros

Una de las que más me ha impresionado siempre ha sido esta Garratt 462-040, preparada para arrastrar de trenes rápidos de pasajeros por orografías complejas.

Locomotora 040-2019, ex-norte 501 "El Cinca"

Pero también me gusta mucho esta más antigua y robusta vaporosa, que comenzó su vida como locomotora de los Caminos del Hierro del Norte de España nº 501 “El Cinca”, y la terminó como Renfe 040-2019.

Si hace una semanas comentábamos la recomendación de Rafael Roa sobre la holandesa Desiree Dorlon, esta semana nos ha propuesto a una compatriota, Carla van de Puttelaar, con elementos muy formales muy similares en sus desnudos de mujeres muy blancas, con tonos fríos, que casi nos hacen pensar más en la muerte que en la sensualidad propia del desnudo.

Y de los tonos fríos de van de Puttelaar pasamos a las cálidas escenas, incluso cuando se producen en un paisaje nevado, que nos ofrece Irina Rozovsky. También es Rafael Roa quien nos la recomienda. Dice que las imágenes de Rozovsky no entran directamente… no sé… a mí me entraron directas, a la primera. Son de esas fotografías que dices: “A mí me gustaría hacer fotos así”. Y fíjate que no les veo dificultad técnica. Pero sí una creatividad formal y conceptual que casi seguramente está más allá de mis capacidades.

Si la semana pasada comentábamos los collages de Hannah Hoch, hoy le daremos otra vuelta a estas técnicas, de la mano de la artista Linder Sterling, aunque ya alejados de la época dadá, y más metidos en épocas más psicodélicas, aunque sin dejar de lado el surrealismo que tan estupendamente marida con estas técnicas. Vía Americansuburbx (ASX).

He hecho un conocimiento virtual estos días con 23joechip, que dedica su blog a fotografiar libros, que es una manera tan buena como cualquier otra de recomendar su lectura. Pero en una de sus entradas nos recomendaba la obra de Ekaterina Panikanova. Y son curiosas las obras que crea esta rusa que vive a caballo entre su país natal e Italia, a partir de los libros. Técnicas mixtas que crean imágenes bellas y sugerentes. No exactamente fotografía, pero… me vale aquí y ahora.

Locomotora eléctrica 7001

Entre la tracción eléctrica, esta ex-Norte 7001, acabó con la misma numeración en Renfe, y representa los primero esfuerzos por electrificar las líneas ferroviarias en España.

Locomotora eléctrica 7807 - Panchorga

Aunque será esta americana 7807 “Panchorga” la que, junto con otras locomotoras de origen inglés y francés, suponga la progresiva desaparición del vapor a partir de los años 50 del siglo XX.

En esta densa entrada de este domingo, me paso ahora al mundo de la naturaleza y la ciencia.

En The Picture Show, en colaboración con National Geographic, fotografías de uno de esos sitios remotos, donde es casi imposible llegar, en el norte de Siberia, la isla de Wrangel. El fotógrafo es el ruso Sergey Gorshkov, un millonario que tras amasar su fortuna se dedica a la fotografía. Y su abundancia de medios le ha permitido ofrecernos estas imágenes.

En Astronomy Picture of the Day nos han ofrecido una impresionante fotografía del eclipse anular de sol que se pudo ver el día 10 de mayo de 2013 en Australia y otras regiones del Pacífico. Yo recomiendo verla a alta resolución, por los detalles, como las llamaradas que surgen de la superficie solar.

Lo que pasa es que, si impresionante es esa fotografía, en Petapixel han decidido aprovechar el tema para mostrarnos las fotografías de la corona solar durante un eclipse total obtenidas por Miloslav Druckmüller. Más allá de la significación científica de las imágenes, ¡qué belleza!

Mientras dedico una buena parte de la mañana a ver fotos para redactar esta entrada, me entero del fallecimiento de Constantino Romero (1947 – 2013). Las gentes del cine siempre se van al cielo del cine de dos en dos, y Constantino acompañará a Alfredo en su viaje a ninguna parte. Aunque hay mucha gente que lo recuerda por sus programas de televisión, para los cinéfilos y cinéfagos siempre será la voz que informaba a Luke Skywalker quién era su padre en uno de los mejores cliffhangers de la historia del cine. O definitivamente, será que Clint Eastwood se retira de la interpretación porque ya no tendrá quien le doble al castellano. O tantos otros. Estoy total y absolutamente en contra del doblaje, por lo que desvirtua la obra cinematográfica original. Pero Constantino está asociado a tantos recuerdos, que siempre tendrá un lugar cómodo en mi corazoncito cinéfilo.

Y por cierto, como la entrada va de fotografía, pero nos hemos pasado al cine, en Quesabesde.com hicieron una entrada sobre 10 fotogramas icónicos de la historia del cine. Sí. Aunque el cine es imagen en movimiento, podemos seleccionar alguno de esos fotogramas que pasan por nuestra retina a una velocidad de 24 por segundo, y convertirlo en una foto fija, con un valor y un recuerdo universal. Si yo hubiera tenido que seleccionar 10 fotogramas, no hubiera coincidido más allá de un 40 % o así. Pero no está mal la selección.

Automotor 590-165-7

La serie 590 de Renfe se asignó a una variopinta colección de automotores con propulsión diesel, entre los cuales este 590-165-7 parece que fue construido en Zaragoza.

Locomotora diésel 1801

Esta locomotora diésel, también de origen norteamericano, la 1801 (318-001-5), supuso también un paso a la progresiva desaparición del vapor.

Locomotora Talgo II "Virgen de Begoña"

Y que decir de esta “Virgen de Begoña”, una de las locomotoras que arrastraban el Talgo II, primer tren de prestigio moderno con ingeniería nacional que circuló en servicio comercial por España, a principios de los años 50. La ingeniería era nacional, pero la construcción fue norteamericana.

[Libro] Strindberg

Arte, Fotografía, Literatura

Este libro, sobre el que voy a hacer un breve comentario, fue un regalo por mi cumpleaños, hace ya unos meses. Empecé a leerlo enseguida, y lo hojeé muchas veces, puesto que está ilustrado con reproducciones de pinturas y fotografías. Pero al final me ha costado un poco más de lo que pensaba terminarlo. Y eso que no es muy voluminoso.

Strindberg. Escritor, pintor y fotógrafo
August Strindberg, traducción de Carmen Montes Cano
Nørdica libros; Madrid, 2012
ISBN: 978841571733

Skansen

Nos iremos para ilustra esta entrada a la antigua Suecia, de bosques y granjas con edificios de madera, y abundantes chimeneas para calentar el hogar en los fríos inviernos.

August Strindberg es uno de los artistas más importantes de los países nórdicos. Como escritor, no desdeñó ni poesía, ni drama, ni novela. Pero además, fue pintor y fue fotógrafo. El libro que aquí nos ocupa reúne poesías, cartas o fragmentos de textos en prosa a modo de antología breve de su obra, con los textos en sueco y en español, e ilustrado con reproducciones de pinturas y fotografías del autor, o relacionadas con el mundo en el que vivió y que le influyó, así como con las influencias que tuvo en autores posteriores.

Skansen

Una Suecia de bosques verdes y frondosos.

Desde luego es un regalo que he apreciado, porque me parece un regalo pensado y apropiado. Si luego me ha costado ir leyendo todos los textos ha sido porque he querido leerlos pensándolos, sin prisas. Creo que el libro está pensado no simplemente para leerlo, sino también para contemplarlo y reflexionarlo. Así que, para todos aquellos que se quieran salir de los caminos trillados que nos ofrecen las librerías, es una sugerencia. Y claro está, ¡muchas gracias!

Skansen

A la que en esta ocasión llegamos cogiendo el tranvía, ya que se trata del parque Skansen, en la ciudad de Estocolmo, bonito y enorme museo etnológico y natural al aire libre.