[Recomendaciones fotográfica] Exposiciones en la Lonja, españolas en Magnum y otras cosas

Fotografía

Este jueves pasado, día 27 de junio, cuando ya asomaba la sofocante ola de calor que nos atenaza estos días, se inauguraba en la Lonja de Zaragoza la exposición Creadores de conciencia DKV, en la que la fundación destinada a gestionar las actividades de responsabilidad social de esta aseguradora, nos muestra una amplia selección de fotografías de sus fondos, dedicadas a los fotoperiodistas españoles, o que desarrollan su actividad en relación con nuestro país. Cuarenta fotógrafos y fotógrafas distintos, tres fotografías cada uno,… iba a decir aquellos de “una diversidad de estilos”, pero la verdad es que aunque la hay, menos de lo que esperaba. Parece que para unos tiempos determinados los fotoperiodistas hace fotografías relativamente parecidas unos de otros, y ese es quizá el único pero de esta exposición, que por lo demás está muy bien. Por lo menos que sirva para concienciarnos de la necesidad de que alguien haga este trabajo. Y que no basta con que haya alguien por donde está sucediendo la noticia, con un móvil en la mano, que haga y mande un foto más o menos churrutera al medio de comunicación de turno, que se quiere ahorrar con la excusa los justos emolumentos del fotógrafo. Es triste ver cómo muchos de estos fotoperiodistas tienen que irse al extranjero para poder vender sus trabajos.

Hablando de fotógrafos españoles a los que les va bien en el extranjero. Diversos medios nos cuentan que Cristina de Middel ha subido un escalón den el escalafón de Magnum Photos. Por ejemplo, lo han contado en Clavoardiendo Magazine. Tras dos años como candidata, en la última reunión de socios de la agencia, tras presentar 65 imágenes realizadas en los dos últimos años, ha pasado a ser fotógrafa asociada. Dentro de dos años, podrá optar a ser miembro de pleno derecho. En la mayor parte de los países del mundo, sus compatriotas lo habrían celebrado de forma relativamente unánime. Pero Iberia la Vieja se ha caracterizado tradicionalmente por sus actitudes caínitas. Y los comentarios han sido para todos los gustos. Un cierto número son comentarios mesurados sobre los pros y los contras del trabajo de “la de Middel”, como se llama así misma en su página web. Pero hay un número no desdeñable que abarcan desde “un nuevo triunfo para las mujeres española en la semana de la sentencia de la Manada” ¡¡¡qué tendrá que ver el tocino con la velociada???, hasta el crítico que tras desacalificar por completo el trabajo de la fotógrafa, critica hasta el dominio de su página web,… lademiddel.com. No le gustarán estas confianzas que se toman algunos con la peña… supongo. En fin, que un mesurado, “te podrá gustar más o menos su trabajo, pero alegrémonos de los éxitos de nuestros profesionales de la fotografía”, parece lo menos frecuente. Y es donde estoy yo.

El San Francisco Museun of Modern Art (SFMoMA), un museo que tal vez visite en un futuro, más pronto de lo que imaginaba, ha subido a su canal de Youtube dos vídeos esta semana dedicado a Araki Nobuyoshi. Y digo yo… que podría haberse adelantado un poco, y hubieran encajado estupendamente en las recomendaciones de este jueves pasado, donde hablaba de fotografía japonesa o relacionada con Japón en general… por ejemplo este vídeo…

Por cierto que, no voy a visitar Japón de nuevo como pronto hasta la primavera que viene. Definitivamente, no este otoño. Pero también me hubieran venido bien estos vídeos para las recomendaciones del domingo pasado, en el que hablaba del libro que reúne dos de sus más célebres e interesantes trabajos, Sentimental Journey y Winter Journey. Como hace también este otro vídeo en el que el propio Araki nos habla de esos “viajes” con Yoko, su tempranamente fallecida esposa.

En Plataforma de Arte Contemporáneo dedicaron hace pocos días una entrada a Margaret Bourke-White, a la que definen como primera mujer correponsal de guerra, primera mujer fotógrafa que trabajo para la revista Life, primera mujer occidental a la que se permitió fotografiar la industria soviética… En fin, una mujer de récord. Y una excelente fotógrafa, que conviene conocer, como una de las figuras que es de la historia de la fotografía universal.

Por último, una historia que leí en Cartier-Bresson no es un reloj. Nos hablaron hace unos dáis del libro Alex & Me, un fotolibro de James Pfaff de un viaje por carretera que el fotógrafo realizó con la mujer de la que estaba enamorado, Alex, durante dos semanas, por Estados Unidos, poco después de conocerse. Pero el viaje terminó mal, se separaron en malos términos. Por lo tanto es una historia de amor y desamor, bajo la forma de cuaderno de apuntes de un viaje más que otra cosa. Me ha entrado ganas de tenerlo. Ya veremos. Nuevo está agotado, y de segunda mano no es barato. Este tipo de proyectos sencillos y muy personales me atraen más últimamente que los libracos dedicados a la obra de los autores consagrados, o simplemente presuntuosos. De alguna forma, veo paralelismos (y notables diferencias) con el Sentimental Journey de Araki.

[Recomendaciones fotográficas] Libros japoneses de fotografía, charlas sobre procesos antiguos… y alguna otra cosa

Fotografía

Empiezo por los libros. Después de pasar una parte del día del sábado de la semana pasada visitando algunas de las exposiciones de PhotoEspaña 2019, como ya os he contado esta semana aquí y aquí, tuve tiempo para pasar por la galería, tienda y librería de La Fábrica antes de coger el AVE de vuelta en Puerta de Atocha. Este año no encontré ningún libro o catálogo de las exposiciones que me llamara la atención. Pero como en un par de ocasiones anteriores me atrajo el estante de libros de fotografía japoneses de segunda mano. Y me traje dos volúmenes.

La expresividad de Martí Llorens ayuda mucho a sus aptitudes como comunicador; no hay momento para el aburrimiento. Pero es bueno dejar a sus obras que hablen por sí mismas.

El que más aprecio, la edición de 1991 que reunía el Sentimental Journey [Sentimentaru tabi; センチメンタルな旅] y el Winter Journey [Fuyu no tabi; 冬の旅], dos diarios fotográficos que Araki Nobuyoshi, el prolífico y controvertido fotógrafo japonés, dedicó a su esposa Yoko. Ya tengo algún libro sobre este tema, pero este me apetecía especialmente. Me parece un trabajo magnífico. Una historia maravillosa, una declaración de amor incondicional de Araki a su esposa, que pone en cuestión a todos aquellos que le acusan de misoginia o de objetificar a la mujer. Para los que no se cosquen, el Sentimental Journey fue el diario del viaje de novios, recién casados, en el que todas las miradas, fotográficas, de Araki se dirigieron a Yoko. El segundo, el Winter Journey fue el diario de la enfermedad que llevó a Yoko a fallecer prematuramente, hecho que marcó profundamenta al fotógrafo. Son dos trabajos con estilos y sentimientos muy distintos, pero que funcionan conjuntamente como un relojo. Como decía, una de las más bellas declaraciones de amor que he visto en forma de fotografías.

El segundo libro no me resultaba conocido. Ni el trabajo ni el fotógrafo. Se trata de Okuno hosomichi, 101 [奥の細道] de Tsuda Ichiro. El problema de estos libros es que están en japonés. Sobre el anterior, hay que tener en cuenta incluso que se abren y se leeen en sentido inverso a como estamos acostumbrados en occidente. Dado que ir intentando descifrar el contenido de los textos tirando de Google Translator, introducciendo pacientemente los kanji y diversos kanas, es largo y tediosos, me llevará tiempo destripar el contexto del libro. Porque apenas he encontrado referencias en internet. El caso es que el conjunto de fotografías en blanco y negro, muy diversas, desde paisajes hasta desnudos, con algunas llamativamente realizadas con lo que parece un teleobjetivo catadióptrico, me llamó la atención en la librería, era relativamente barato… y decidí cogerlo como curiosidad y darme un tiempo para desentrañar sus misterios. El caso es que tiene fotografías que me gustan mucho.

Charlas… o conferencias, o como os guste llamarlas. En el marco de la exposición de fotografía estenopeica, Zaragoza en línea recta, en la que participo con otros 13 compañeros de la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ y que está disponible para ser visitada en la Casa de los Morlanes de Zaragoza desde el 9 de mayo y hasta el próximo 7 de julio, se ha organizado un miniciclo de dos charlas sobre fotografía, relacionadas con el tema de la exposición. Tuvimos una primera en mayo, ambas han sido en el Museo Pablo Gargallo, en la que Beatriz Aísa, fotógrafa y geógrafa, “alma mater” de buena parte de los fotógrafos que exponemos porque aprendimos la técnica con sus talleres, nos habló de los orígenes de la fotografía estenopeica y de sus proyectos más recientes. Alguno de los cuales vimos el año pasado en BFoto, y son estupendos. Y ayer sábado disfrutamos de la participación del barcelonés Martí Llorens, ver también la Factoría heliográfica, que nos habló de sus proyectos más personales realizados con procesos antiguos. Papel salado, calotipos, negativos sobre papel encerado, estenopeica… pero, sobre todo, la calidad conceptual de sus proyectos muy enraizados en el terreno, en la ciudad, en la memoria y en las transformaciones urbanas. Me lo pasé de maravilla. Disfruté mucho.

Quien haya leído los artículos sobre PhotoEspaña 2019 que he subido esta semana, sabrá que disfruté de las fotografías de Donna Ferrato por partida doble. Recientemente, en el excelente blog de fotografía Cartier-Bresson no es un reloj, le dedicaron una entrada en la que se analizaba el contexto y circunstancias en las que se realizaron algunas de sus más conocidas fotografías de su trabajo sobre la violencia de género. Imprescindible.

Robert Frank es uno de los fotógrafos americanos más reconocido… salvo que es nacido en Suiza. Y cuando en su juventud llegó a Estados Unidos, su visión sobre el país y su sociedad era muy fresca y poco contaminada. Y ahí se explica buena parte del interés de sus reconocidos trabajos. En el canal de Youtube del SFMoMA (San Francisco Museum of Modern Art) nos han ofrecido un vídeo en el que nos hablan de los que Frank aprendió en su momento de la generación Beat, la del momento en que realizó muchos de sus trabajos más célebres. Os lo dejo puesto…

En la visita a las exposiciones del Jardín Botánico en PhotoEspaña 2019, esperabamos ver una instalación de la surcoreana Kimsooja… pero no la vimos. No la encontramos. Nos debimos despistar. El caso es que para ponerme un poco al tanto, he estado visitando su amplia página web, que os he enlazado antes. Siendo muy polifacética, y más orientada al audiovisual que a la foto fija… he encontrado cosas muy interesantes.

Ya hace tiempo que nos ha llamado la atención el fenómeno. Si jóvenes de todo el mundo, especialmente chicas, están tremendamente enganchadas a su teléfono móvil y al selfi, los de las chinas es impresionante. El caso es que luego te encuentras en las redes sociales, en Instagram especialmente, rostros absolutamente imposibles, deformados. Selfis que han pasado por la trituradora de aplicaciones que sirven a estas chicas para presentar la imagen que creen que va a tener más éxito en internet… incluso si esa imagen no les gusta, y preferirían presentar la suya propia. Sobre este tema reflexiona Rankin en un trabajo reciente como nos cuentan en Feature Shoot. Y con esto me despido por hoy.

[Recomendación fotográfica] Araki, una historia de amor

Fotografía

Ayer estuvimos en Madrid. En plural, además de mí mismo, doce compañeros o apegados de la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ, que viajamos más o menos juntos para pasar el día visitando algunas de las exposiciones de la edición de este año de PhotoEspaña. Un éxito comparado. El año pasado éramos seis aficionados, este año trece. Imaginaba que hoy iba a estar escribiendo mis impresiones sobre lo que visitamos y contemplamos. Pero no tengo las ideas claras todavía. Las exposiciones que hemos visitado este año precisa un cierto tiempo de digestión. Por lo menos algunas. Cosas de dejar “carta blanca” a una fotógrafa de las que se pueden denominar conceptuales para comisariar o impulsar unas cuantas de las exposiciones de la sección oficial.

20180728-1040069

Las fotos acompañantes forman parte de los momentos del día de ayer durante nuestras visitas a las exposiciones de PhotoEspaña.

El caso es que la última etapa del día para algunos, para quienes volvimos en el tren de las 20:30 de la tarde, fue una visita a la tienda, librería, galería y cafetería de La Fábrica. Que además es una de los organizadores e impulsores del festival. Pero es un sitio peligroso, muy peligroso. Porque te lo comprarías todo. Especialmente, los libros.

Y en estas estábamos, hojeando los libros de fotografía en el sótano del establecimiento, cuando ante mí apareció el estante dedicado a fotolibros nipones. Advertía que eran libros raros, algunos nuevos, algunos usados, potencialmente con algún desperfecto, en japonés muchos de ellos, potencialmente encuadernados para ser hojeados en sentido inverso al que estamos acostumbrados. Eso los hacía todavía más atractivos. Después de echar un vistazo a algunos, encontré uno acomodado discretamente en una de las estanterías. No muy grande, de tapas oscuras, allí estaba el Yoko, My Love (Waga ai, Yoko [わが愛、陽子]) de Nobuyoshi Araki (荒木 経惟), también conocido simplemente como Arākī (アラーキー).

20180728-1040047.jpg

Como le faltan las guardas, por eso estaba tan discreto, costaba una fracción de lo que se puede ver por ahí en la web. Pero aun así una cantidad que me obligó a pensarmelo un rato. Pero al final se vino conmigo a Zaragoza. Pero vamos a ver por qué me interesó enseguida este libro.

Con su aspecto de diablillo, el septuagenario fotógrafo tokiota es uno de los fotógrafos más conocidos y reconocidos del País del Sol Naciente. Su obra es muy extensa y es excepcionalmente prolífico. Se afirma que ha publicado más de 500 libros. Sus temas circulan con frecuencia alrededor de la vida, el sexo y la muerte. Su libros sobre la vida sexual del Tokio más underground, así como sus frecuentes desnudos, algunos muy explícitos, el shibari y otros elementos eróticos, e incluso pornográficos, han provocado el rechazo y las protestas de grupos feministas que lo acusan de explotación del cuerpo de la mujer y de sus modelos. Por lo tanto, desde hace unos años su obra se ha visto envuelta en la polémica, aunque no han faltado destacadas voces femeninas que le han defendido y se han puesto de su lado.

20180728-1040081.jpg

Para mí, su obra, tan extensa, tiene de todo, cosas positivas y otras menos. Tengo varios libros con su obra, de los cuales, uno publicado en 2005, Self, Life, Death, por Phaidon considero que es uno de los más representativos de lo mejor de su obra y de sus temas. Pero las obras que siempre me han llamado la atención son aquellas que están dedicadas a su mujer, la ensayista Yōko Aoki (青木陽子), a quien conoció en 1968 y con quien contrajo matrimonio en 1971. Una de sus obras más conocidas fue la que publicó poco después de esta fecha, Sentimental Journey (Senchimentaru na Tabi [センチメンタルな旅]), donde reflejaba las vivencias de la luna de miel. Tengo una versión electrónica de esta obra… aunque no es lo mismo que poder disponer de una en papel, difíciles y caras de conseguir. En 1974, publicó el Yoko, My Love que me compré el sábado en Madrid.

20180728-1040111.jpg

En 1990, Yōko Aoki moría como consecuencia de un cáncer de ovario. La enfermedad y muerte de su esposa marcaron notablemente al fotógrafo y a su obra. La consecuencia más inmediata fue la publicación de una continuación, terminación, de las dos obras anteriores, con un Winter Journey que incluía fotografías tomadas durante el período de la enfermedad y el duelo de su esposa. Una obra muy potente, de referencia en lo que es la expresión de un artista sobre el amor y el duelo hacia su esposa. A mí, este conjunto de obras me impresiona mucho, y por eso lo he traído como recomendación a estas páginas. Y por eso me gasté un cierto dinero en un libro de segunda mano, que ni siquiera está completo. Pero no lo he comprado como inversión. Lo he comprado porque me gustan las historias de amor. Las de verdad.

20180728-1040155.jpg

[Fotografía] Recomendaciones semanales; exposiciones de PHotoEspaña 2013 (PHE13)

Fotografía

Ya había hecho algún comentario al respecto en semanas anteriores. Algunas de las más interesantes recomendaciones en cuestión de fotógrafos y fotografías procedían estas últimas semanas de los comentarios sobre las exposiciones y actividades de la edición de 2013 de PHotoEspaña (PHE13). Probablemente este es el principal certamen de fotografía, con exposiciones, seminarios, conferencias, etcétera que se celebra en España. Quizá le principal problema es que se celebra en Madrid en los meses de verano. Para los capitalinos, tal vez sea una buena solución a salir y meterse de vez en cuando a ver una exposición o escuchar una conferencia en un lugar refrigerado. Pero si vas a pasar el día a la capital para ver algunas de las exposiciones (imposible todas, ni siquiera de la sección oficial, en un día), y te sale un día de calor, puedes acabar agotado. Pero bueno. Os cuento lo que vi.

Llegué poco antes de las 10 de la mañana a Madrid en el AVE y vi por mi cuenta un par de exposiciones antes de las 12 y media.

Por un lado, en la sala de exposiciones de AZCA de la Fundación Mapfre, la completa exposición sobre la obra de Emmet Gowin, en la que encontramos su faceta de fotógrafo de su mujer y entorno familiar, que comparte como veremos con algún otro fotógrafo de este certamen, y en sus paisajes comprometidos con el medioambiente o con la espectacularidad de algún fenómeno natural. Y más cosas. Me gustó. Mucho.

Emmet Gowin en Fundación Mapfre

Emmet Gowin en Fundación Mapfre.

Por otro lado, en la sala de exposiciones Canal de Isabel II de la Comunidad de Madrid, la exposición La oscuridad natural de las cosas de la fotógrafa contemporánea Laura Torrado. Mucha trabajo escenográfico, y diversas técnicas de la imagen además de la fotografía, para un trabajo de los últimos veinte años donde se analiza el cuerpo y la identidad. Se me ha olvidado decir que el tema alrededor del cual giran la mayor parte de las exposiciones de este años es la persona, su cuerpo y su identidad y su expresión social y política. No estuvo mal la exposición, y compré el librito catálogo.

Tras encontrarme con algunas buenas gentes que tienen el capricho de vivir y trabajar en un sitio como Madrid, antes de comer aprovechamos para ver tres exposiciones más, en el entorno de la Gran Vía y la calle de Alcalá.

En el Espacio Fundación Telefónica encontramos la exposición con obra fotográfica y cinematográfica de Shirin Neshat, artista iraní que profundiza en la mujer musulmana, en su relación con el cuerpo y su condición como musulmana, con todos lo problemas que ello parece conllevar en su identidad cultura y con los prejuicios de occidente. Algunas muy interesantes fotografías, pero las partes cinematográficas todavía son mejores. También nos gustó bastante. Compré el catálogo de la exposición.

Shirin Neshat en el Espacio Fundación Telefónica

Shirin Neshat en el Espacio Fundación Telefónica.

Shirin Neshat en el Espacio Fundación Telefónica

Shirin Neshat en el Espacio Fundación Telefónica.

En la Calcografía Nacional, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, apreciamos una estupenda colección de Desnudos modernistas (1923 – 1929) del checo František Drtikol. Me gusta mucho la fotografía de la década de los 20 del siglo pasado, en sus diversas corrientes, y también disfruté mucho con esta exposición. A partir del 15 de julio, en este lugar también se podrá vees.r una exposición de Rafael Sanz Lobato, fotógrafo documental, que desgraciadamente no estaba todavía lista ayer, claro. De la misma forma que me hubiera gustado ver la exposición de Manolo Laguillo, apostol español del sistema de zonas, cuya obra se podrá ver en el Museo ICO a partir del 21 de junio. Mecachis.

Real Academia de Bellas Artes

Real Academia de Bellas Artes.

Estos dos últimos, y Darren Almond que presentaba su exposición Atmos en la Sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid, dan la impresión de alejarse del tema principal del certamen alrededor del cuerpo humano. En el caso de Almond, encontramos diferentes técnicas de pintura, escultura, audiovisual y fotografía para elaborar un discursos, según los organizadores, alrededor del tiempo y la historia. A mí no me llamó mucho la atención, y de acuerdo al folleto de la exposición, nos quedamos con la sensación de que no estaba expuesto todo lo anunciado. No sé. Igual nos despistamos.

Darren Almond en Alcalá 31

Darren Almond en Alcalá 31.

Darren Almond en Alcalá 31

Darren Almond en Alcalá 31.

Tras comer, llegamos tarde, por una mala información, a las exposiciones en la Casa de América, y nos bajamos a lo más cercano abierto en esas tempranas horas de la tarde. Fuimos al Jardín Botánico, donde siempre hay un par de exposiciones significativas del tema del certamen, además de la librería oficial del mismo. Las dos exposiciones que pudimos encontrar en el Pabellón Villanueva fueron:

El cuerpo revelado en los fondos de la Colección Alcobendas, colectiva de fotógrafos españoles de actualidad, muy diversa, pero toda ella alrededor de del tema del cuerpo humano y de la identidad. Más de 60 fotografías que tienen su interés, aunque como conjunto no tenga la coherencia que encontramos en otras exposiciones. En mi humilde opinión.

Colección Alcobendas en el Jardín Botánico

Colección Alcobendas en el Jardín Botánico.

Conocimiento es poder, otra colectiva con doce artistas de ocho países que también nos hablan del cuerpo humano como objeto ideológico. Tampoco carece de interés, con nombres significativos, aunque tampoco fuera de la que más nos entusiasmaron.

Savoir c'est pouvoir en el Jardín Botánico

Savoir c’est pouvoir en el Jardín Botánico.

Quizá el centro de exposiciones que lleva el mayor peso de la sección oficial del certamen sea el Círculo de Bellas Artes, algo que viene siendo ya una tradición, con algunos de los pesos pesados de la propuesta expositiva del certamen. Vamos a verlo.

Libros colgantes en el Círculo de Bellas Artes

Libros colgantes en el Círculo de Bellas Artes.

El, ella, ello. Diálogos entre Edward Weston y Harry Callahan. Ahí es nada, dos pesos pesados de la fotografía del siglo XX. Recientemente ya manifesté que Weston es uno de los fotógrafos que más me gustan, un auténtico clásico que revolucionó muchas cosas en este arte. Pero Callahan, de quien conocía cosas pero no había tenido la oportunidad de aprecia su obra en su conjunto, me ha gustado en esta ocasión tanto como Weston, y en alguno de “los diálogos”, más. Más tarde, en La Fábrica compré un libro de este autor, dedicado a su esposa Eleanor, que fue su modelo en muchas ocasiones. Esta exposición se podría considerar imprescindible. Por favor, no confundir al fotógrafo con un famoso carácter cinematográfico con quien comparte el nombre.

Weston y Callahan en el Círculo de Bellas Artes

Weston y Callahan en el Círculo de Bellas Artes.

La que para mí ha sido la exposición sorpresa, por lo que me impactó es la del mejicano Fernando BritoTus pasos se perdieron con el paisaje. Preocupado por la violencia en su país, aborda la situación de las personas violentamente asesinadas tal y como se encuentran en el paisaje donde son abandonadas. Pero con un tratamiento estético perturbadoramente bello, porque el autor combina las cuestiones documentales con una técnica paisajista y un dominio de la luz absolutamente impecables. En la Sala Minerva inmaculadamente pintada de blanco para la ocasión, las fotografías en formato grande, resaltan e impactan. Me gustó mucho.

Fernando Brito en el Círculo de Bellas Artes

Fernando Brito en el Círculo de Bellas Artes.

En la Sala Picasso, encontramos la exposición Mujer – La vanguardia feminista de los años 70 (Obras de la SAMMLUNG VERBUND, Viena). Colectiva con 21 fotógrafas muy diversas que dieron un vuelco a la representación de la mujer en la fotografía en particular y en el mundo del arte en general. Una exposición también muy interesante, y que da bastante que pensar. Y a pesar de los 40 años que han pasado desde que se realizaron esas fotografías, creo que están de plena actualidad.

Autorretrato en obra de la exposición Mujer (fotógrafas vanguardistas en los 70) en el Círculo de Bellas Artes.

Autorretrato en obra de la exposición Mujer (fotógrafas vanguardistas en los 70) en el Círculo de Bellas Artes.

Mujer (fotógrafas vanguardistas en los 70) en el Círculo de Bellas Artes.

Mujer (fotógrafas vanguardistas en los 70) en el Círculo de Bellas Artes.

En la todavía para mí desconocida Sala Juana Mordó, encontramos las fotografías del polaco Zbigniew DlubakEstructuras del cuerpo. En la Polonia de finales de los años cincuenta del siglo pasado, este fotógrafo empieza a preocuparse por el desnudo femenino cambiando por completo la visión que de este tema se tenía en general, y su país natal, tan complejo en general. Es una visión más analítica del cuerpo femenina que como objeto erótico o afectivo. Me resultó más curiosa que otra cosa, sin negar ni mucho menos, sería un atrevimiento, las cualidades del fotógrafo.

Ya avanzando la tarde comenzamos a dirigirnos hacia Atocha. Pero paramos en las renovadas instalaciones de La Fábrica, ya que han reunido en un mismo espacio la librería, la sala de exposiciones y lo que llaman una gastroteca (restaurante/bar). Lo llaman el Espacio abierto. La tienda está más diversificada y, además de las publicaciones relacionadas con la fotografía, también venden ahora regalos, vinos, y “amenazan” con vender artículos de la Lomography Society. Allí estuve, mientras dialogaba con ellos y les deseaba suerte en el empeño global, trasteando una Belair, que con su capacidad para obtener negativos de 6 x 12 centímetros es el único producto de esta gente que me ha llamado la atención. Aunque en la mano, me parece un chisme plasticoso, sin ningún tipo de confianza en su fiabilidad. De repente, al verla, su asequible precio de 300 euros me pareció caro. Pero a lo positivo, me parece muy bien que diversifiquen y procuren a los clientes y aficionados a la fotografía y al arte un espacio más agradable y variado. Por si fuera poco, dentro de la sección Festival Off de PHE13, presentan obras de Nobuyoshi ArakiFlower Pradise. Parece que el prolífico fotógrafo japonés ha cambiado de técnica fotográfica, pero sus aparentemente inocentes bodegones que combinan coloridas flores, muñequitas y dinosaurios, están sus temas de siempre. Belleza, sexo, muerte, decadencia,…

Araki en La Fábrica

Araki en La Fábrica.

Finalmente, quedaba algo de tiempo para pasar por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, donde dentro de la sección oficial de PHE13 se presentaba la obra de Azucena VieitesTableau Vivant, con técnicas mixtas de collage, dibujo, serigrafía y fotografía,… de las que yo no supe ver la gracia. Como los sábados por la tarde el museo es gratis, y hay en estos momentos una temporal dedicada a Salvador Dalí, habían un follón horrible, y nos despedimos pronto y me fui a la estación, cansado por el calor y las horas de pie contemplando obra fotográfica. Que está muy bien, pero es agotador. He de decir que es una de las ediciones de PHotoEspaña que más he disfrutado de las obras, aunque me hay quedado con muchas cosas sin ver. Ya veremos si hay ocasión. Probablemente, no, pero…

Azucena Vieites en el Reina Sofía

Azucena Vieites en el Reina Sofía.

Colas para ver a Dalí los sábados tarde que es gratis en el Reina Sofía

Colas para ver a Dalí los sábados tarde, que es gratis, en el Reina Sofía

[Fotografía] Recomendaciones semanales; pues no mucho, que he estado un poco pasota

Fotografía, Trenes

He estado un poco vago, un poco pasota en los últimos días. Después de unas semanas en las que he intentado llevar un buen ritmo de actividad, me lo he tomado con más calma. No es que me haya quedado parado. Tengo alguna película pendiente de comentar, he iniciado algún pequeño proyecto que ya comentaré, y por ejemplo, las fotografías de hoy corresponden a la mañana que pasé ayer con mi sobrinillo de 4 años en Casetas donde se celebraba el 1er. Encuentro Aragonés de Modelismo Ferroviario. Lo pasamos realmente bien. También podría haber hablado de los fallecimientos de Esther Williams y de Tom Sharpe, que descansen en paz. Pero la verdad es que me he tomado las cosas con tranquilidad, y me he pegado un par de días alejado del ordenador.

Tren de cercanías en la estación de casetas

A Casetas nos fuimos mi sobrinillo y yo en el tren de cercanías, que aquí vemos salir de nuevo hacia Miraflores después de habernos traído hasta el apartado barrio de Zaragoza.

Antiguo coche restaurante de la Wagon-Lits

Al peque, lo que más le gustó fue una bonita composición en escala H0 con un tren de pasajeros con coches de la antigua Wagon-Lits; es la que más quiso visitar.

En cuanto a la fotografía, estos días han surgido muchas propuestas y recomendaciones relacionadas con PHotoEspaña 2013. Pero las estoy reservando a ver si puedo acercarme yo a la capital a verlas por mí mismo. Pero además de esto, hay algunas cositas que han surgido y que puedo comentar aquí.

Cada vez son más frecuentes los libros electrónicos de fotografía, especialmente los destinados a aquellos dispositivos como las tabletas, con pantallas de alta resolución y calidad y en la reproducción de gráficos y fotografías. Hace unos días os hablé de la iniciativa de Shashasha, por la cual se rescataban viejos libros, algunos muy interesante, de fotógrafos japoneses, hace tiempo descatalogados. Por un precio módico, menos de un euro, puedes hojearlos en tu tableta electrónica. He seleccionado tres, dos de ellos de Nobuyoshi ArakiSentimental Journey y su secuela Okinawa. Muy interesantes. Esta semana se nos informaba que Mapp Editions, por comentar otra iniciativa, había publicado electrónicamente el primer libro de Luigi GhirriKodachrome. Es otra posibilidad. Pero hay más. Sólo es cuestión de buscar, y ver qué nos interesa.

Los responsables de los módulos reencarrilan algún tren con problemas.

El principal espacio lo constituían una concentración de módulos normalizados en escala N, que constituían un largo trayecto por el que ver la circulación de todo tipo de composiciones.

Vieja y baqueteada está la 4000, que estando destinada a correr veloz con trenes de pasajeros, acabó tirando de pesados mercancías para su desgracia

No es fácil fotografiar trenes en modelo, y menos de escalas tan reducidas como la N, 1:160; la luz es escasa y la profundidad de campo menor. La mejor solución, como en esta baqueteada 4000, fotografiarlos lateralmente.

Con iluminación casi nocturna, el ferrobés espera su turno de slaida en la estación

Por ejemplo, aunque he obtenido una razonable nitidez en este ferrobús, el edificio de la estación está ya desenfocado a pesar de estar a escasos centímetros del vehículo, y no digamos ya el fondo. Estamos tirando con un telecorto, a sensibilidades muy altas de 3200 ISO o más, y a f/2,8. No me llevé trípode, tenía que estar al tanto de un peque de cuatro años, y el flash hace perder la atmósfera que da la luz ambiental.

Me hicieron gracia la combinación de fotografía y dibujo de las series Dad, you are my favourite superheroCity Tales de Giulia Pex. Creo que hay algo más que anécdota en estas propuestas mixtas, que sirven para mezclar la realidad y la ficción, loc cotidiano y los mitos modernos y no tan modernos. Nos lo contaron en Ufunk.

En el fotoblog Lens de The New York Times nos hablaban del homenaje a Joanne Wilson, afroamericana protagonista en 1956 en Mobile, Alabama, de unas de las fotografías de Gordon Parks en el momento en que se reactivaba y se relanzaba la lucha por los derechos civiles de las minorías raciales en los Estados Unidos. Creo que es una buena excusa para revisar la excelente obra de Gordon Parks.

La locomotora de vapor atraviesa la estación ante la mirada de los viajeros que esperan

Mis favoritos fueron las grandes locomotoras de LGB, que al poder ser fotografiadas con más distancia, pueden ofrecer mejores resultados.

Delicados mecanismos de la locomotora de LGB

Aquí tenemos un detalle de los delicados mecanismos que mueven la locomotora.

Hoy tengo mucho de fotógrafos japoneses. Y en American Photo nos recomiendan conocer la obra de Takuma Nakahira, un fotógrafo poco conocido pero sin duda interesante.

Por seguir con la fotografía en Japón o en Asia en general, podemos recordar la publicación en línea de Fraction Magazine Japan cuyo número 9 correspondiente a junio de 2013, acaba de ser publicado. Atención a los paisajes de Satoru Watanabe, o a las tradiciones de Tsuneo Yamashita, o las escenas de lo cotidiano en blanco y negro de Emiko Nakajima.

Para finalizar, me gusta la fotografía de paisaje. Pero paisajes de los que te encuentras caminando, paseando o pensando, como nos proponen en Siéntate y observa… cuando nos hablan del paisaje inglés de Jem Southam. No sé. Es una forma de paisaje poco espectacular pero que a mí me gusta y me atrae más que las grandes panorámicas escénicas hipersaturadas que muchas veces nos inundan.

Bueno,… aun ha salido un edición con buen contenido este domingo. A ver qué pasa la semana que viene. Si me dejan… igual os cuento lo de las exposiciones en Madrid. Si me dejan…

Deadwood Central de LGB

No me importaría si tuviese un jardincillo o una terraza amplia tener instalado uno de estos ferrocarriles.

"Tocinillo" alemán de buen tamaño

Bueno, lo dejo aquó con el “tocinillo” de librea de ferrocarriles alemanes. Tengo uno de estos, minúsculo, con la librea blanca plateada de Renfe en escala N.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; se acerca PHotoEspaña y algunas cosas más

Fotografía

Pues sí. Se acerca la edición del 2013 de PHotoEspaña, probablemente el certamen de fotografía más amplio e importante de este país, que siempre me aporta cosas interesantes, aunque siempre se merece las críticas de los sabios. Como ellos son los sabios, ellos sabrán por qué. A mí me apetece ir a Madrid a ver las exposiciones. Veremos cuando puede ser este año. Antes de pasar a los comentarios de esta semana, varios de los cuales tendrá que ver con PHotoEspaña, decir que si la semana anterior anduve con cámaras de película tradicional con películas en blanco y negro, esta semana me he orientado más al blanco y negro a partir de archivo digital. Que no siempre es fácil, y menos en entornos con amplia vegetación. No siempre preveo correctamente como puede resultar al convertir a blanco y negro. No es fácil.

Sobre vegetación

Conviene que haya claras separaciones de planos, para poder destacar los motivos, cuando fotografiamos la vegetación en blanco y negro. Parque de la Memoria.

Sobre un puente

O incluir elementos gráficos no naturales para marcar los contrastes. Puente sobre el Canal Imperial de Aragón en el barrio de la Paz.

Decía que ya se nos echa encima PHotoEspaña, y podemos encontrar un amplio comentario inicial en DSRLMagazine. Cada vez más difundida fuera de Madrid, incluso en Zaragoza podremos encontrar alguna actividad. Un photowalk restringido a 15 personas seleccionadas con Manolo Laguillo autor de un conocido libro en español sobre el sistema de zonas, y que también expone en Madrid, y han incluido en el programa la exposición de obras maestras de Ricard Terré que se va a inaugurar pronto en la Lonja de Zaragoza. Algo que habrá que ir a ver. Más de una vez. Seguro.

Uno de los organizadores de PHotoEspaña es La Fábrica, que inaugura un nuevo espacio cultural y expositivo. Tengo ganas de conocerlo. Además se nos anuncia que se inaugura con una exposición de Nobuyoshi Araki, como nos recordaba Rafael Roa. Razón de más para ir a conocerlo, pronto.

Tanto Rafael Roa como Art Photo Collector (este último nos ofrece más muestras) se han hecho eco de otra de las interesantes exposiciones del certamen. Se trata de Emmet Gowin en la Fundación MAPFRE. Es una de las exposiciones que más me apetece ver. Lo que he visto de este fotógrafo siempre me ha llamado la atención.

Sobre las riberas del Ebro

Lo que no suele fallar es la inclusión de la figura humana. Especialmente, si lleva una indumentaria que contraste con el fondo natural. A orillas del Ebro, en la entrada del Centro Natación Helios.

Sobre las riberas del Ebro

O recortar las formas vegetales contra fondos neutros. En la ribera del Ebro, en el costado del Centro Natación Helios.

Pero volvamos la mirad hacia atrás en el tiempo, y veremos que tanto en DSLRMagazine, en  dos artículos, como en  Quesabesde.com nos cuentan el festival de fotografía analógica (qué poco me gusta lo de “analógica”) Revela-T en Vilassar de Dalt. ¿Una tecnología que resucita? ¿Un nicho de técnica y arte fotográfico que se mantiene? ¿Los estertores de una forma de hacer? No lo sé. Pero me gustaría visitar este festival en alguna ocasión.

En este festival parece que se han mostrado y vendido aparatos fotográficos clásicos y de ocasión, pero no creo que ninguno haya llegado a los niveles de precio de las cámaras que se han subastado en la casa Westilcht de Viena. Esta gente está relacionada con la Leicashop, un buen lugar para ir a buscar material clásico y de ocasión de cualquier marca con garantía del producto que se compra. Y de cualquier marca. El caso es que en una subasta reciente se ofrecía la Leica IIIa de Alfred Eisenstaedt con la que se tomó la famosa fotografía del marinero besando a la enfermera (en contra de su voluntad, todo hay que decirlo) en Times Square, una de las fotografías icónicas del siglo XX. Esperaban sacar entre 20.000 y 25.000 €, pero la cosa llegó a los 114.000 €. En The Verge nos cuentan que la cámara siguió tomando fotografías hasta la muerte del fotógrafo en 1995. Pero también nos cuentan que esta no fue la estrella de la subasta. Una Leica III chapada en oro que pertenecía a la familia de un vinatero alemán se ha vendido por 528.000 €… ¡¡¡¡!!!! La primera cámara me parece un precio demencial, pero tenía un significado histórico… pero esta,… es mero esnobismo… coleccionismo que nada tiene que ver con al fotografía real.

Sobre las riberas del Ebro

El problema es cuando los elementos y los planos se empiezan a apilar unos sobre otros. Por lo menos en esta vista del Ebro a su paso por Zaragoza, el río ejerce de divisoria entre el primer plano y el fondo.

Sobre las riberas del Ebro

Pero si no, el follaje puede hacer que la fotografía resulte confusa. Aquí lo intento evitar jugando con las formas más oscuras de los troncos, también a orillas del Ebro.

Así que pasaremos a la fotografía real. Mucho más interesante.

Se han cumplido 60 años desde que el nepalés Tenzing Norgay subiese por primera vez al Everest acompañado por el neozelandés Edmund Hillary. Sí. Ya sé que normalmente no se cuenta así. Pero porqué no. En el fotoblog Captured de The Denver Post nos ofrecen una colección de fotografías sobre el tema. Hoy en día, sigue atrayendo la montaña a numerosos occidentales que se van para allí a dejarlo todo perdido de basura. Grandes amantes de las montañas y la naturaleza.

Me siento cada vez más atraído por la fotografía que nos llega desde Japón. De hecho, es un país que cada vez me apetece más visitar. En Le Journal de la Photographie encontramos dos muy distintos. Por un lado, el pictorialismo de los paisajes boscosos de Takeshi Shikama con copias siguiendo el proceso de la platinotipia o del platino/paladio. Por otro lado, los reportajes de los festivales rurales de los años 60 y 70, que conocemos gracias a Issei Suda. Un punto de vista más humano de un país que puede estar perdiéndose.

Me ha llamado la atención que Le Journal de la Photographie haya dedicado un espacioDavid Hamilton. Fotógrafo de fama en los años setenta por sus fotografías de desnudos de chicas adolescentes, que poco a poco cayeron en el olvido si no en el ostracismo. Por una lado, porque su estilo de fotografía ensoñadora, difuminada, quedó fuera de moda y hoy en día no nos gusta mucho. Por otro lado, porque la utilización de modelos menores de edad para desnudos hoy en día no se recibe bien. A mí sigue sin convencerme. Me parece un pastelazo tremendo.

El caso es que la misma revista online nos ofrece como seguidor de Hamilton el trabajo del italiano Massimo Leardini. Trabajo en blanco y negro con modelos nórdicas, en mi opinión muy superior en planteamientos tanto éticos como estéticos al anterior.

En Fototazo voy viendo algunos artículos bajo el epígrafe How to Start a Project. Son artículos que pueden indicar a los fotógrafos algunas claves para iniciar un proyecto fotográfico, que busque tanto la coherencia como las virtudes estéticas necesarias para el éxito. En las últimas semanas ha habido artículos dedicados a Eirik JohnsonLisa KeresziAmani Willett.

Sobre las riberas del Ebro

Se puede jugar también con una cierta ausencia de nitidez, dejando que sean los tonos de gris los que determinen la estética de la fotografía; pero no sé si lo tengo muy conseguido.

Sobre las riberas del Ebro

Lo que falla meno es el primer plano con fondo completamente desenfocado. Esto permite aislar el motivo con claridad y hacer legible la fotografía.

Y  terminaré con una ronda de fotógrafos poco conocidos, pero cuyos proyectos o reportajes me han llamado la atención esta semana.

En Galli, fotoblog dedicado a la fotografía del subcontinente índio, me ha gustado la entrada Winged Legacy of Old Delhi de Mohit Gupta. Un reportaje sobre la cría deportiva de pichones. Más que por el tema, por las imágenes.

Me da mucha envidia que alguien que empezó a hacer fotos hace pocos años, como Julien Coquentin, que empezó en 2007, consiga un trabajo tan coherente y estética y documentalmente interesante como Early Sunday Morning, sobre las frías mañanas de invierno en Montreal. Nos lo contaron en PetaPixel.

También en PetaPixel nos hablan de la aventura de la fotógrafa Emily Robinson, contratada por unos padres para documentar el nacimiento de su bebé por nacer. Lo que no imaginaban es que las cosas se iban a desarrollar tan deprisa que el parto se iba a producir en un estacionamiento. Lo cual ha dado a las fotografías un interés documental y estético muy superior desde mi punto de vista… Uy, que amarillo me estoy volviendo. Pero todo fue bien. Que conste. El resto de las fotografías de su portfolio tienden a ser un poco pastelazo.

Sobre las riberas del Ebro

Jugar con el grafismo y las texturas de los troncos arrastrados por las avenidas del Ebro también puede ser una solución.

Sobre las riberas del Ebro

Y siempre jugar con las siluetas en situaciones de contraluz. En cualquier caso, el paisaje en blanco y negro, cuando el elemento dominante son las plantas y la vegetación, no resulta fácil.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; el premio para Leibovitz, y más

Fotografía

Desde múltiples fuentes se ha comentado esta semana la concesión del premio príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades a la fotógrafa Annie Leibovitz. Para quienes somos aficionados a la fotografía desde sus múltiples dimensiones, que un fotógrafo de la naturaleza que sea, consiga un reconocimiento por su labor nos produce alegría. Pero no nos debe anular el sentido crítico. Decía en algún sitio que Leibovitz, por las diferentes facetas de su trabajo y personalidad, podría haber optado al premio en al menos tres categorías: comunicación y humanidades (donde ha conseguido el premio), concordia (por su trabajo humanitario) y artes. Para algunos comentaristas y expertos, a los que humildemente me uno, esta última categoría era la que nos hubiera procedido más adecuada para reconocer su trabajo.

Leibovitz estaba en una terna junto con la Agencia Magnum y la periodista Christiane Amanpour. Desde aquí ya lo digo, admirando los méritos de los tres, cualquiera de los otros dos candidatos me hubiera parecido más adecuado en esta categoría. Por mí, mi preferido hubiera sido Magnum cuya trayectoria y logros supera con mucho los de Leibovitz utilizando el mismo medio, la fotografía, viniendo su compromiso desde mas largo, y siendo este más profundo e involucrando a muchas más personas. Sinceramente, mi alegría hubiera sido que premiaran a la fotógrafa en la categoría de Artes.

Villa Luna

Si el otro día comentaba el paseo con la Leica IIIf con el soviético Industar-22, por la tarde, con el mismo carrete, usé el que le es propio, el Elmar 50/3,5. Mucho más agradable de usar, por su acabado y suavidad de mecanismos. Villa Luna, Parque Pignatelli.

Dicho todo lo cual, es una fotógrafa que me gusta, aunque no necesariamente en sus trabajos más mediáticos. Tengo tres libros suyos. At Work, un libro del que se puede aprender mucho. De la lectura de este libro, he afianzado mi sensación de que para hacer buenas fotografías no necesitas un equipo complejo. Un cuerpo de cámara agradable de manejar, con un razonable objetivo entre 35 y 50 mm como objetivo principal, que aprendas a dominar perfectamente, y tener en la reserva un angular y un tele corto para determinados casos es suficiente, eficiente, efectivo y ligero. Si te has de dedicar al retrato, aprende a querer a tu tele corto, y todo lo demás es aprender a usar la luz y los conceptos más que un equipo sofisticado. A Photographer’s Live, 1990-2005Pilgrimage son los otros dos libros que tengo de la autora, y de los que más hojeo en mi biblioteca de fotografía.

Por lo tanto, si no considero un problema la persona galardonada sino la concesión del mismo, dejar aquí constancia de la tendencia de de estos premios a buscar galardonados que den brillo mediático a los propios premios, más que la coherencia en la concesión de los mismos. No es la primera vez que tengo esta sensación, lo que hace que lejos de considerarlos unos premios prestigiosos y serios, personalmente los considero unos premios propagandísticos.

Pignatelli

Nuevamente comentar cómo el revelado desatendido con Rodinal permite obtener gamas tonales muy amplia aun a costa de un poco más de grano de la cuenta. Don Ramón Pignatelli en el parque de su nombre.

Se me ha ido mucho espacio en este comentario a sí que seré breve en lo que me queda:

Nos cuentan del fallecimiento de Wayne F. Miller uno más de la extensa e inagotable cantera de fotógrafos documentales y comprometidos norteamericanos del siglo XX. Nos lo cuenta en Le Journal de la Photographie y en The Picture Show donde se centran en su trabajo con la comunidad afroamericana de Chicago.

The Migrant Mother de Dorothea Lange es una de las fotografías icónicas del siglo XX y uno de los símbolos de La Gran Depresión. En el nuevo Concepticious Photo Magazine nos hablan en profundidad de lo que fue aquel momento, la toma de la imagen, así como nos muestran otras de las fotografías que se tomaron de la mujer y de sus hijos por Lange. Siempre me ha impresionado que la mujer tuviera sólo 32 años aunque aparente mucho más, y tuviera ya siete hijos. Imaginaos su vida.

Si hace poco hablaba de Edward Weston y su evolución en la fotografía, interesante me ha parecido la reseña de una fotógrafa, Alma Lavenson, que aparecía en Lens (The New York Times) y que evidentemente estuvo en la misma onda que Weston. Me ha parecido realmente interesante.

Árboles

Y no falta detalle en las hojas de los árboles en una tarde nubes y claros. Parque Pignatelli.

Yéndonos también a tiempos históricos, In Focus (The Atlantic) nos ha mostrado un porfolio de 49 fotografías de los archivos de las Fuerzas de Defensa Finesas, en el conjunto de conflictos que sufrió este país nórdico en los años de la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética y contra Alemania, su presunto aliado. Las fotografías tienen interés documental, todas, pero algunas son muy buenas desde muchos puntos de vista.

En No Caption Needed nos muestra algunas fotografías de Andrew Fisher en las que se reflexiona sobre los espacios públicos, pensados para que hay gente, haciendo o disfrutando, pero que eventualmente quedan o permanecen vacíos. Este es un tema que a mí me había llamado la atención en al gún caso.

Cuando está bien llevada, me encanta la abstracción a través de la fotografía. Por ello no he podido evitar fijarme en el artículo de Feature Shoot sobre las fotos aéreas de Steve Back de las granjas de beta carotenos en Australia. Parece ser que allí utilizan un determinado género de algas para obtener este compuesto químico, asociado a la vitamina A.

Finalmente, decir que está a punto de empezar el certamen PHotoEspaña 2013, donde intentaré escaparme a ver exposiciones al menos un día. En junio. Y se van anunciando exposiciones. Rafael Roa nos recordaba que tendremos a Nobuyoshi Araki en el nuevo espacio expositivo de La Fábrica. Por lo que veo no será con una de las series que más me llaman la atención del prolífico fotógrafo japonés, pero… Y más de Araki y la fotografía japonesa. En American Photo nos cuentan de una aplicación para iPad, Shashasha, que nos permite hojear libros japoneses descatalogados por sólo 99 centavos de dólar. Destacan como la joya de la colección Okinawa de Araki.

Motos

Estos coches eléctricos infantiles aparecieron ahí en el parque Pignatelli de Zaragoza, cuando yo todavía era un niño. Supongo que los vehículos serán otros, de todas formas.

[Libros de fotografía] Araki y Robert Adams por mi cumpleaños

Fotografía

Recientemente fue mi cumpleaños. He cumplido… bueno… los que sean. El caso es que como consecuencia de ese hecho me han regalado tres libros. Dos de ellos son de fotografía; los comentaré ahora. El tercero tiene lectura, pintura y fotografía, y lo comentaré más adelante, cuando lo haya leído. Los tres son muy interesantes. Como digo, os comento brevemente los dos de fotografía.

Yo – Vida – Muerte. Nobuyoshi Araki.

Publicado por Phaidon, ya hace un tiempo (ISBN: 9780714863313), este libro pretende ser un repaso por la vida y los temas fotográficos del japonés Nobuyoshi Araki, que es casi lo mismo que hablar de la propia vida en general del fotógrafo. Indudablemente, uno de los autores importantes de la fotografía contemporánea, tanto japonesa como mundial, es uno de los fotógrafos más prolíficos, con innumerables obras con muchos estilos y temáticas. Sin embargo, sus obras más conocidas tienen que ver con frecuencia con las calles de Tokio, o con el mundo del sexo, no echándose atrás en retratar los aspectos más sórdidos de sus temas. Fotógrafo discreto, que muchas veces se mueve por el mundo con cámara pequeñas que pasen desapercibidas, se acerca a sus sujetos para captar la esencia de los mismos.

En este volumen, encontramos una recopilación de diversas series y trabajos previos, especialmente a aquellos que tratan más de sí mismo, de su propia vida y de los temas trascendentales para el autor. Su esposa, el sexo, la muerte,… Como me suele suceder con los fotógrafos muy prolíficos, entre su obra hay cosas que me gustan más y cosas que me gustan menos. Y así pasa también en este libro de gran formato. Aunque en general considero que ha sido un buen regalo y que ocupará un buen lugar en mi biblioteca fotográfica.

Para saber más del fotógrafo.

Parque de las Delicias

Para los fotógrafos de la New Topographics, la ciudad no es ese lugar a cuyas afueras comienzan los paisajes. Forma también parte del paisaje. Y Araki ha fotografiado durante años su propia ciudad, Tokio. Así que acompañaré esta entrada con algunas intstantáneas del paisaje de Zaragoza.

Parque Pignatelli

______

¿En qué podemos creer y dónde? Fotografías del oeste americano. Robert Adams.

Catálogo de la exposición sobre el fotógrafo Robert Adams que en la actualidad se puede visitar en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El catálogo está publicado a medias entre esta institución y La Fábrica, lo cual suele ser sinónimo de calidad editorial. Este fotógrafo se dio a conocer en la famosa exposición de 1975 New Topographics: Photographs of a Man-altered Landscape. En castellano, Nueva topografía: fotografías de un paisaje alterado por el hombre. Ya he mencionado esta exposición en alguna ocasión. El concepto que plantearon estos fotógrafos, la de reflejar el paisaje alterado por el hombre frente a la tradición de fotografía paisajística de grandes escenarios naturales vírgenes y espectaculares, me ha resultado siempre atractiva. Entre otras cosas porque es una visión del mundo más real que la otra. Especialmente para quienes vivimos en el continente europeo, donde son muy, muy, muy escasos los paisajes vírgenes.

Es cierto que no todos los fotógrafos que participan de estas tendencias me gustan. Hay algunos que desde mi modesto punto de vista caen con frecuencia en la banalidad o en la repetición. No creo que sea el caso de Adams, donde estos paisajes cotidianos, de un oeste americano tan distinto del que hemos conocido en la imaginería tradicional, no carecen de valores conceptuales y estéticos.

Yo tengo muchas ganas de ver la exposición, y espero poder dejarme caer por Madrid mientras dura la misma.

Para saber más del fotógrafo.

Cuellar

______

En mi calle

______

[Fotografía] Recomendaciones semanales: encontrado en la web

Fotografía

Esta semana he tenido poco tiempo para bucear por la cosa fotográfica en internet, porque he estado ocupado con el procesado de mis propias fotografías del viaje por Italia de hace unos días. Pero sorprendentemente me he encontrado con una colección de enlaces notable, que paso a compartir con vosotros.

En LPV Magazine me ha llamado la atención el proyecto de Andrea Gjestvang sobre los adolescentes de la región de Finnmark, la más nórdica de Noruega. Un lugar poco poblado, hasta cierto punto desolado y además en depresión económica. Podéis visitar la web del autor.

En Flavorwire, nos proponen contemplar los Aerial Nudes (Desnudos aéreos) de John Crawford, paisajes tomados desde el aire con una figura humana tumbada en decúbito supino con los miembros extendidos, que se ve pequeñita en algún lugar del paisaje. Independientemente de la nota significativa de esta figura humana, los paisajes son interesantes en sí mismos. Para ver la serie completa habrá que pasarse también por la web del fotógrafo.

De mi viaje por Italia me traje unas cuantas fotografías de Venecia. Pero no se me ocurrieron las de Doug Ness que nos presentan en Lenscratch. Imágenes abstractas, con colores muy saturados, muy gráficas, minimalistas, obtenidas en las paredes de la ciudad de los canales. Una vez más os dejo la web del fotógrafo.

Máscara en la Riva degli Schiavoni

Yo propongo una imagen más tópica de Venecia. Máscaras y góndolas en la Riva degli Schiavoni.

Rafael Roa nos ha dejado esta semana recomendaciones y reflexiones muy interesantes. Y os dejo a continuación cuatro de ellas, que a mí me lo han parecido de forma especial.

El ruso Alexander Slyusarev con sus imágenes de este país con una historia tan convulsa a lo largo del siglo XX.

Los desnudos de Bill Brandt, uno de los fotógrafos británicos más importantes del pasado siglo. Con una estética rompedora y muy interesante.

Las pequeñas imágenes, realizada como contactos de los negativos de Sara Imloul, una fotógrafa todavía muy joven, e incluye una crítica a la tendencia a valorar la imagen fotográfica por su tamaño.

Un reflexión sobre las fotografías del siempre inquietante Nobuyoshi Araki dedicadas al kinbaku, el arte de las ligaduras con cuerdas con fines eróticos. Como digo, las imágenes de Araki son inquietantes y no aptas para todos los públicos, pero desde luego tanto en su ética como en su estética no pueden dejar indiferentes.

A propósito de esto último, en Feature Shoot nos proponen el trabajo de Nathalie Daoust en los love hotels de Tokio dedicados al sadomasoquismo. Nuevamente imágenes con fuerte carga sexual, pero con una estética, esta vez muy colorida que merece la pena el acercarse a ellas.

En un tono totalmente distinto, pero quedándonos en el extremo oriente, en el fotoblog Lens de The New York Times han publicado unas fotografías de Lijie Zhang, que dedica su trabajo a dar visibilidad a las personas que en su país, China, padecen enfermedades raras, y a las que se presta poca o ninguna atención por parte de los servicios públicos de esa enorme dictadura. Hay que darse un paseo por la web de la fotógrafa.

En La Lettre de la Photographie han estado muy entretenido mostrando galeristas y coleccionistas, pero pocas entradas dedicadas a fotógrafos en sí mismos. Pero en los porfolios del fin de semana, me han llamado la atención dos. The High North de Michael Miller donde nos muestra los entornos humanos y naturales de las tierras situadas al norte del círculo ártico. Y Portraits of Time de Beth Moon en los que la fotografía retrata árboles centenarios o milenarios que han sobrevivido gracias a no encontrarse cerca del ser humano.

Con un nuevo escáner que ha llegado a mis manos, he empezado a digitalizar diapositivas de mi viaje por Praga y Budapest de 1997. De momento, algunas tomadas en el museo del transporte de la capital húngara.

Fotógrafo: Nobuyoshi Araki

Fotografía

Estos días atrás Kirainet nos hablaba en su blog de fotografía de que había asistido a una fiesta en honor al 90º cumpleaños del fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki, probablemente el fotógrafo japonés más conocido.

Hasta hace un año, un poco menos, mi conocimiento de la obra del este fotógrafo se basaba en lo visto por ahí en internet, así como eventualmente alguna imagen en la prensa especializada. No me había llamado la atención. Probablemente, por el sesgo sensacionalista de buena parte de la red, la mayor de lo visto es su obra más controvertida, aquella que suele representar imágenes más o menos sadomasoquistas en las que mujeres de su país aparecen fotografiadas atadas o en diversas posiciones de sumisión, con un carácter más o menos sexual. Durante mi estancia en Berlín, tras visitar la Fundación Helmut Newton, me regalaron un libro del autor, Love by Leica. El caso es que tampoco me entusiasmó, aunque aprecié la intención del regalo. Una colección de chicas japonesas desnudas, en posiciones más o menos repetitivas, en blanco y negro, supongo que tomadas con una cámara Leica, me resultó poco interesante. Tengo libros con fotografía de desnudos bastante más interesantes. Aunque eso sí, la edición es muy cuidada y muy mona.

Finalmente, unas semanas después tuve la oportunidad de comprar el número 56 de Stern Fotografie, dedicado al anciano autor japonés. Y ahí descubrí que Araki es mucho más que fotografiar chicas desnudas con o sin sogas a su alrededor. Que también es posible encontrar retratos convencionales (convencionales en el sentido de que no son desnudos, ya que me parecen muy personales y poco convencionales en otros sentidos), significativos paisajes urbanos de Tokio, bodegones y naturalezas muertas y, por qué no, algunos desnudos muy interesantes. Y por lo tanto creo que es un autor que deben conocer todos los amantes de la fotografía como arte, dejándoles a ellos la personal tarea de formarse su propia opinión sobre su obra. Sobra la más y la menos controvertida. Y la mía, poco a poco, ha sido cada vez más positiva.

Y aquí queda la recomendación de hoy. Lamentablemente, el sitio en internet está en japonés. Aunque con un poco de paciencia se puede ir navegando y viendo parte de su obra.

Somos marionetas

Aunque estéticamente no guarda ninguna relación con el fotógrafo japonés, conceptualmente este grafito con personas atados como marionetas, de alguna forma me recuerda a algunas de sus obras - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8