[Televisión] Cosas de series; extra Game of Thrones

Televisión

Generalmente, hablo de televisión, en mi serie de artículos Cosas de series, los jueves. Pero hago especiales en algunas ocasiones. Cuando termina una serie después de exitosa carrera y varias temporadas mereciendo mi atención y mi aprecio, o si por algún motivo estoy especialmente enganchado a ella. Pocas hay de estas. Pero alguna hay. Y después del episodio noveno de su tercera temporada una de ellas es Game of Thrones.

Entendámonos, si ahora viene alguien y me pregunta, ¿me puedes resumir la historia de lo que ha pasado en la serie hasta el momento?, mi respuesta sería “No”, o “Unos cuantos que quieren ser reyes o reinas, se putean entre sí, y de vez en cuando la chicas salen en pelotas, todo ello en un medioevo con toques mágicos”. Poco más podría explicar de forma coherente. La cantidad de tramas y personajes que se manejan en esta historia es excesiva para mis pretensiones iniciales de pasar un rato entretenido. Y tengo otras cosas en la cabeza como para dedicar recursos a mantener en la memoria las relaciones y pretensiones de todos ellos.

Castillo de Peñafiel

La acción de “Game of Thrones” se sitúa en un mundo ficticio, unos dicen que alternativo a la Europa medieval, otros dicen que una versión medievalizada de la Tierra moribunda. Por lo de los inviernos raros y largos y esas cosas. El caso es que repasando mis fotografías de mi viaje a Portugal de hace 15 años, un simple recorrido por la Península Ibérica sirve para encontrar tremendos castillos, como el de Peñafiel.

De hecho, cuando empezó la primera temporada, lo dejé, pasé de ella, me dije “Otros que buscan el estilo del Señor de los Anillos, pero con sexo”, y decidí que era algo que no me interesaba demasiado. Pero un poco por azar, volví a ver los primero episodios. Y decidí o me di cuenta de que aunque no siguieses la trama con detalle, todos ellos tenían momentos de cine en pequeña pantalla interesante. Por las tramas, por los diálogos, por las interpretaciones, por la ambientación, por la traslación a un mundo alternativo más rico de lo que había pensado anteriormente… y me enganché. De forma tímida al principio. Pero ya los últimos capítulos de la primera temporada me mostró que aquí no valían los tópicos del género de aventuras tradicional, que cualquier cosa podía pasar, que no había personajes protegidos, que no siempre ganan los buenos y que los matices y las posibilidades son muchas.

Órreo en sur de Orense

O rústicas poblaciones con construcciones de piedra tradicionales como los hórreos de la provincia de Orense.

La segunda temporada me sirvió para engancharme a algunos personajes. Me encantan los Lannister. Todos menos uno, que todo el mundo que vea la serie podrá imaginar. Sus reuniones de familia son de lo más divertido, lo cual se ha manifestado especialmente en la tercera temporada. Me gustan muchos de los personajes secundarios, que muchas veces son más interesantes que los protagonistas. Me gusta Arya Stark, de hecho es la única que me gusta de los Stark, que a priori eran los presuntamente majos y simpáticos… Me gusta la pelirroja… Y Margaery,… bueno, esta porque “se parece mucho” a Ana Bolena… y es mucho más peligrosa… Y muchas cosas más…

Valle del Duero

O profundos valles con sus laderas sembradas de viñas, como en el recorrido portugués del Duero.

Y en la tercera temporada, me ha gustado porque ha habido episodios magníficos, espectaculares desde muchos puntos de vista. Si me descuido, acabaré enterándome de qué va la serie, acabaré entiendo todo este guirigay de personajes y tramas. Y sobretodo, me encanta que me sorprendan. Me gusta que no haya ideas preconcebidas, salvo que hayas leído previamente los libros, cosa que no me apetece hacer, porque son unos tochos de mucho cuidado, y la serie televisiva me colma plenamente. Y claro, disfruté como un enano con el noveno episodio de este tercera temporada. Que hay que ver. Varias veces. Ya me gustaría que en el cine para pantalla grande hicieran películas de aventuras con guiones e historias como estas.

Ría de Aveiro

O curiosos barcos que surcan los mares, como los tradicionales de la ría de Aveiro. Todo ello sin salir de Poniente. Porque poco hay más al poniente en Europa que la vieja Iberia.

[Fotos] Algo de Leica, y a medio camino de mi viaje por Portugal en 1998

Fotografía, Fotografía personal, Viajes

Es un día triste para los aficionados a las cámaras Leica, en el que la marca alemana ha anunciado públicamente la realidad del producto más aburrido que tal vez haya lanzado alguna vez al mercado, descontando algunas de sus compactas en colaboración con Panasonic. Pero no es la primera vez que hace un movimiento similar. A principios de los años 2000, puso en el mercado una compacta para película tradicional muy interesante, con un objetivo fijo Summarit 40/2,4, la Leica CM, y un poco después sacó una Leica CM Zoom con un zoom poco luminoso de escaso interés. Me recuerdan rápidamente, que previamente habían hecho lo mismo con la pareja MiniluxMinilux Zoom. Pues lo mismo, pero con la gama X y en digital. El problema es que levantó muchas expectativas. Y a muchos les hubiera gustado ver una Leica CL de la época digital, que hubiera merecido el apelativo de Mini M.

Visto pues, que no hay nada interesante que comentar pues por la banda fototecnológica, os pongo unas cuantas fotos del viaje que estoy digitalizando en estos momentos. En 1998, con la excusa de la Exposición Internacional Lisboa 1998, hicimos un viaje por el país vecino empezando por el norte y llegando hasta Lisboa a visitar dicha Expo. De esto ya hablaré otro día. De momento hoy haré un recorrido desde el norte portugués hasta el monasterio de Alcobaça.

Incendios en el Parque Nacional Peneda Geres

Fue año de incendios forestales, algunos de los cuales amenazaron al Parque Nacional Peneda.Gerês

Elevador de Bom Jesus do Monte - Braga

En Braga estuvimos alojados en un hotelito muy mono en lo alto de Bom Jesus do Monte, donde hay un interesante funicular hidráulico.

Órreos en el sur de la provincia de Orense

Cuando recorrimos Peneda-Gerês, pasamos brevemente por el sur de la provincia de Orense donde visitamos algunos bonitos hórreos.

Viana do Castelo

Nos acercamos de vez en cuando a la orilla del mar, como por ejemplo en Viana do Castelo, que tiene alguna cosa más de interés que las playas.

Camino del Valle del Duero

En un momento dado comenzamos a viajar hacia el sur, hacia el valle del Duero, hacia zonas vitivinícolas.

El Duero en Oporto

Nos alojamos en Oporto, donde pudimos contemplar como los “rapazinhos” se zambullían en las aguas del Duero.

Barcos tradicionales de pesca en el entorno de la ría de Aveiro

También contemplamos los barcos y artes tradicionales de la pesca en la ría de Aveiro.

Ocaso en el entorno de la ría de Aveiro

Y en una tranquila playa cerca de Aveiro disfrutamos de un impresionante ocaso.

Monasterio de Alcobaça

Dejo esta parte del recorrido en la visita al Monasterio de Alcobaça; dentro unos días, el resto, que incluye por qué dejaron de interesarme las exposiciones internacionales.