[Fotografía] Chocoencuentro 2015 de Fotógraf@s en Zaragoza

Fotografía, Fotografía personal

Dudando he estado si tocaba escribir esta entrada entre las páginas dedicadas a la fotografía (carloscarreter.es) o si dejarlas en este Cuaderno de ruta, de carácter más general. Al final, he optado por esta segunda opción. Aunque lo que nos une en un principio a las gentes que participamos en Fotógraf@s en Zaragoza (FlickrFacebookInstagram) es la afición a la fotografía, lo que se celebró en este segundo domingo de diciembre en el que sustituimos el tradicional CaFeZico de todos los meses por el paseo navideño y chocolatada va más allá.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

Es un momento en el que sobretodo se celebran el encuentro y los reencuentros. Un grupo de 70 personas que con más o menos asiduidad vamos coincidiendo durante al año, pero pocas veces todos juntos, y siempre hay gentes que por los avatares de la vida de cada uno acabas perdiendo de vista. De alguna forma, este tipo de reuniones, a pesar de ser un grupo sin estructura física, mínimamente organizado, crea un sentimiento de pertenencia que muchas veces es más fuerte que en otros grupos más estructurados.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

El gran momento siempre es la fotografía de grupo, esa que adornará los encabezamientos de la presencia del grupo en las redes sociales… Cuando tú formas parte del grupo, no tienes la foto,… pero tienes parte del “making-of” que siempre tiene su gracia. Más si este año, como habéis visto en alguna de las fotos anteriores, se acompaña de villancico a 70 voces… pocas de ellas afinadas.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

Por supuesto, siempre hay un momento para dedicarlo a fotografiar el entorno. Esa plaza del Pilar, a quien un alcalde de antaño quiso ver como el gran salón de la ciudad, engalanada para las fiestas invernales,… aunque cada año se note la perpetua crisis en la que estamos instalados, y cada vez echemos más en falta algunas presencias, algunas decoraciones y algunas atracciones.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

Pero no lo podemos negar. En este día, lo que más nos interesa somos nosotros mismos. Como grupo… con nuestras cosas. Que en este día suelen ser alegres. Incluso un poco payasas. Lo cual está muy bien. Que bastantes sosos y siesos hay ya por el mundo.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

Finalmente, nos cobijamos del frío y la niebla del diciembre a orillas del Ebro. Es el momento del chocolate caliente. Y también el momento de los balances y de la ilusión de los nuevos proyectos. En cualquier caso,… como voy a tener la boca llena con el chocolate y los churros, y con la boca llena no se habla, me despido aquí deseando a todo el mundo todo tipo de felicidades y fortunas… que más vale que venga bien dado el año que es un día más largo de lo normal.

.
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
Chocoencuentro FeZ
.

FELICES FIESTAS A TODAS Y TODOS

.
Chocoencuentro FeZ
.

[Fotografía] Exposiciones PhotoEspaña 2015 en Zaragoza

Fotografía

Esta entrada fue redactada originalmente para su inclusión en el blog de Fotógraf@s en Zaragoza, que os recomiendo visitar con frecuencia.

Como todos los veranos, se celebra en nuestro país el que probablemente será el certamen más importante de fotografía por su alcance, por su volumen, por su variedad y por la calidad que suelen tener sus exposiciones. Se trata de PhotoEspaña, festival que comenzó en 1998 y que lleva con la actual la friolera ya de 18 ediciones. En un principio estaba fundamentalmente concentrado en Madrid, pero poco a poco, tímidamente al principio, se ha ido descentralizando. En Zaragoza, durante este verano hemos tenido hasta cuatro exposiciones asociadas a este festival. Lamentablemente, cuando este artículo vea la luz alguna ya habrá terminado.

Las primera que se inauguró lo hizo en el Centro de Historias de Zaragoza, es la dedicada a Bonadies+Caula: Cartografías de un territorio compartido, y es un tipo de exposición que a mi me gusta mucho. Las exposiciones en las que dos autores dialogan a través de sus obras. Puede ser que con estilos distintos, o pertenecientes a época distintas, centre su atención en un mismo sujeto o tema. Puede ser que con estilos similares, nos muestren temas o sujetos muy distintos. Puede que sus temas, sus miradas, sus técnicas o sus momentos se complementen y la suma de las partes se potencien y creen una sinergia en el mensaje que nos ofrecen.

En esta ocasión, el diálogo se producen entre fotógrafos con un ámbito, Caracas, pero de generaciones distintas. La más joven, la fotógrafa venezolana Ángela Bonadies, ha realizado un proceso de investigación sobre la obra del más veterano, ya fallecido, el argentino establecido en la capital venezolana, Tito Caula. A partir de ahí, podemos analizar y comparar las visiones, las similitudes, las diferencias e incluso la evolución de la sociedad venezolana a través de las fotografías de ambos autores.

Centro de historias - Exposición Bonadíes+Caula

De Tito Caula.

Centro de historias - Exposición Bonadíes+Caula

De Ángela Bonadies.

Centro de historias - Exposición Bonadíes+Caula

Caula, arriba; Bonadies, abajo.

Centro de historias - Exposición Bonadíes+Caula

De Tito Caula.

Una semana más tarde se inauguraba también en el centro de historias una retrospectiva sobre Steve Schapiro, que en una primera instancia pudimos visitar en compañía varios FeZ. Estamos ante uno de los fotógrafos documentales norteamericanos más interesantes de la segunda mitad del siglo XX. Se le vincula mucho al mundo del cine, ya que fue el fotógrafo de plató de producciones emblemáticas del cine norteamericano, especialmente en los años 70 y 80, pero también por sus retratos de algunas de las gentes del cine, algunos de los cuales son fácilmente reconocibles por muchos, aunque desconozcan quien es el fotógrafo que los realizó.

Pero todavía más interesante me parece su actividad documental de los movimientos civiles y políticos de su país, especialmente en los años 60, en los que se implicó tanto en el ámbito de los derechos civiles y contra la segregación por el color de la piel, como en seguir a figuras políticas de gran relevancia en aquella intensa época. Desde luego la exposición también es de obligada visita, al igual que la anterior, tanto para los aficionados a la fotografía como para el público en general.

Centro de historias - Exposición Steve Schapiro

Aunque su actividad más intensa fue la documental, en la exposición podemos contemplar estupendos ejemplos de retratos de estudio, como este de una joven Jodie Foster.

Centro de historias - Exposición Steve Schapiro

Fotografías de plató o propagandísticas del rodaje de Taxi Driver… película emblemática, fotos no menos emblemática.

Centro de historias - Exposición Steve Schapiro

En esta fotografía de trabajadores del campo, siento a Schapiro como heredero de Dorothea Lange y otros fotógrafos que documentaron los movimientos migratorios y la vida de los recolectores durante la Gran Depresión.

Centro de historias - Exposición Steve Schapiro

Un documental muy interesante nos pondrá al día de su compromiso a través de la fotografía con los derechos civiles y la política de su país.

En la Lonja de Zaragoza, establecimiento hostil a los visitantes que acuden con su cámara de fotos, encontramos otra gran retrospectiva, un eslabón más de la cadena de exposiciones dedicadas a los mejores y más significativos fotógrafos documentales españoles de la segunda mitad del siglo XX y que ha venido trayendo en los últimos años. En esta ocasión está dedicada al fotógrafo húngaro afincado en España tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Nicolas Muller.

Muller, en su país de origen, comenzó realizando una fotografía muy comprometida socialmente, en concreto sobre el campesinado más pobre, que le atrajo las antipatías del gobierno filofascista del país y le obligó a exiliarse. Paradójicamente, encontró finalmente estabilidad en España, también con un gobierno de corte fascista en los años 40, pero en el que pudo desarrollar una actividad de fotografía documental, de carácter etnográfico, que no carece de la empatía por las gentes que mostró en sus primeros trabajos. También podemos comprobar como el estilo y la técnica del fotógrafo mantiene una evolución tranquila, pero con diferencias sutiles, que hacen muy disfrutable la exposición por que nos ayuda a comprender el proceso mental del fotógrafo cuando se acerca a sus sujetos con su cámara. Tampoco podemos dejar de destacar la serie de retratos a personajes ilustres, especialmente del mundo de la literatura. Otra que es obligatoria para los aficionados a la fotografía, y más que recomendable para el público general.

Lonja de Zaragoza - Nicolás Muller

Fotograma del documental que documenta la vida de Muller en la exposición de la Lonja.

Exterior Lonja - Plaza del Pilar

Exterior de la Lonja, monumento a Goya, en el atardecer del verano zaragozano.

Sólo me queda hacer un comentario a una exposición, de la que no tengo imágenes, que ha pasado más desapercibida, pero que no carecía de interés. Lamentablemente, ya ha terminado. Se trata de la que pudimos visitar en la Galería Carolina Rojo, en la calle Gascón de Gotor, en la contemplamos las Veintiséis gasolineras abandonadas de Iñaki Bergera. Esta obra de este fotógrafo vitoriano muy interesado en la fotografía de arquitectura, nos acerca considerablemente a la corriente de fotografía nortemericana denominada como New Topographics, muy preocupada por el concepto de paisaje alterado por el hombre. Fotografías cuidadosamente compuestas, con indudables valores estéticos, que tal vez hayan pasado más desapercibidas para los aficionados a la fotografía. Una pena.

Exterior Lonja - Plaza del Pilar

Me despido con una fotografía vespertina en el exterior de la Lonja. Hasta la próxima.

[Deporte / rugby] La más emocionante jornada final del Seis Naciones en los últimos años

Deporte

Así como otros años he seguido el torneo de las Seis Naciones de Rugby, que enfrenta a los países con más tradición y más destacados en este deporte del hemisferio norte, con más intensidad, este año me he moderado más. Seis horas de televisión en cada fin de semana de competición dedicadas a un mismo tema me parecen excesivas. Así que este año me he ido limitando a los partidos más destacados, uno por jornada, dos como máximo. Hasta que hemos llegado a la última jornada, donde se han producido una serie de hechos que me han llevado a que viera en la tarde del sábado de un tirón, y no me arrepiento, todos los partidos de la última jornada de este torneo de 2015, que tan buenos momentos nos ha hecho pasar.

Italia, representada por una bella vista de la ciudad de Florencia.

Italia, representada por una bella vista de la ciudad de Florencia.

Matemáticamente, en la última jornada podían quedarse campeones cuatro de los seis equipos participantes. Tres de ellos, Inglaterra, Irlanda y Gales, empatados a puntos, y con el average de puntos favorable en ese orden. Matemáticamente favorito Inglaterra. El único que dependía de sí mismo. Porque siendo el último de los tres en jugar, dependía de si mismo. Sabría por cuanto tenía que ganar para proclamarse campeón. Y los otros días tenía que enjugar la distancia que les llevaba, y además meter muchos puntos para impedir que Inglaterra remontara. Francia tenía un partido ganado menos. Pero si se hubiese dado la carambola de una derrota de los otros tres, y que además venciera a Inglaterra por al menos ocho puntos, era campeona. Prácticamente imposible… Veamos lo que pasó.

País de Gales, representado por una vista sobre el parque nacional de Snowdonia desde la cima del monte que le da nombre, el monte Snowdon.

País de Gales, representado por una vista sobre el parque nacional de Snowdonia desde la cima del monte que le da nombre, el monte Snowdon.

1:30 de la tarde, hora de la Europa Central, que es la que rige en España. Comienza en el Olímpico de Roma el enfrentamiento entre Italia y Gales. Italia no se juega nada. Dado que venció a Escocia, ni siquiera teme por la Cuchara de Madera. Pero planta cara a Gales durante el primer tiempo con dureza, mientras que los del XV del dragón se tienen que emplear a fondo para llegar al descanso con un mísero punto de ventaja. Así difícil ganar el torneo. Pero el segundo tiempo fue otra cosa. Con los italianos desfondados, los galeses se gustan y dan un recital de ensayos dejando un marcador final de 20 – 61, un +41 que sumado al +12 que llevaba, le supone un colchón de +53 que le da momentáneamente el título. Que conste que el ensayo final de Italia supone un broche negativo a la actuación galesa. Ese ensayo les supondrá perder una posición en la clasificación final del campeonato. Pero bueno. Al final del partido, el equipo a batir es el de los chicos de rojo, que han cumplido con la misión de acumular un buen paquete de puntos en la mochila italiana.

Escocia, siempre guerreros como este escocés en el castillo de Edimburgo.

Los escoceses, siempre guerreros como este en el castillo de Edimburgo.

2:30 de la tarde, tiempo medio de Greenwich, que es la hora que rige en las islas Británicas. Una hora más, 3:30 de la tarde, en España. En Murrayfield, un campo que les resulta antipático a los irlandeses, a los de verde les espera Escocia con ganas de sacudirse de encima la vergüenza de la cuchara de madera, para lo cual necesitan evitar la derrota. Curiosamente, hace un tiempo espléndido, soleado. Nada que ver con el barrizal pesado que puede ser el campo escocés. Y con tiempo excelente para jugar al rugby, los escoceses poco pueden hacer para frenar las ganas de los del trébol, que quieren revalidar el título del año pasado. Aguantan un poco en el primer tiempo, en el que llegan a anotar un ensayo, pero son barrido por completo en el segundo, en el que no consiguen anotar ningún tanto. Mientras, con orden y con ganas, los irlandeses hacen su trabajo y dejan el marcador final en un 10 – 40. Han superado sobradamente a Gales, que a esas horas se dan cuenta de que han regalado demasiados puntos a Italia. Esos 20 puntos en contra que han encajado los alejan definitivamente del título. Ahora es Irlanda quien se ve campeona.

Irlanda, representada por las costas del sur de la península de Connemara.

Irlanda, representada por las costas del sur de la península de Connemara, además del encabezado con una escena de musica tradicional en un pub de Dublín.

5:00 de la tarde. tiempo medio de Greenwich, que es la hora que rige en las islas Británicas. La hora del té. Una hora más, 18:00 de la tarde, en España. La hora de la merienda. Qe en nuestra península se cena tarde y hay que aguantar hasta ese momento. Tengo invitados en casa que se han sumado a la fiesta televisiva. Son los que han traído la merienda. Se enfrentan Inglaterra y Francia. Enemigos mortales y declarados en esto del rugby. Bueno. En realidad, en esto del rugby, todos quieren ganar a todos, pero especialmente todos quieren ganar a Inglaterra. O si no juegan ellos, que pierda. Francia no se juega pues nada, porque las victorias de Irlanda y Gales la eliminan matemáticamente del título. Pero está dispuesta a amargar la noche a los ingleses en Twickenham. El honor es lo primero.

Y empieza un impresionante partido en el que se anotarán entre ambos equipos un total de 90 puntos. Un verdadero combate a puñetazos a ver quien aguanta más. Un intercambio constante de golpes. 7 ensayos para Inglaterra y 5 para Francia, tres faltas a palos tiradas a palos por los ingleses por cuatro de los franceses. Si todo se hubiera convertido, el resultado final hubiese sido de 58 a 44, un +14 que hubiese estado lejos en todo momento de los +26 que necesitaba para ganar el torneo. La cuestión fue que los franceses tuvieron una efectividad de sólo el 44% en los lanzamientos a palos, frente al 90% de los ingleses. Y eso hizo que a falta de 5 minutos para finalizar el partido Inglaterra ganase por 55 a 35, un +20 que los situaba a un ensayo convertido de ganar el título. Lamentablemente para ellos, gozosamente para Irlanda (y para buena parte del resto), no consiguieron ese ensayo, y se quedaron a 6 tantos de conseguir el triunfo absoluto.

Inglaterra, representada por el puente del Milenio y la majestuosa cúpula de la catedral de San Pablo.

Inglaterra, representada por el puente del Milenio y la majestuosa cúpula de la catedral de San Pablo.

Todos los equipos contribuyeron a la emoción y al éxito rugbístico de la tarde del sábado. Todos hicieron lo que tenían que hacer. Pero debemos a Francia el mérito, por lo bueno y por lo malo, de que la emoción durase hasta el final. Por lo bueno, porque plantó a cara a Inglaterra de tú a tú. En un momento dado, en el primer tiempo, llegó a ir ganando de ocho tantos, que hubiera supuesto que Inglaterra hubiera quedado en cuarto puesto en el torneo… por hacerse a una idea. Mostraron que Francia tiene jugadores geniales capaces de lo mejor. Y de lo peor. Sin los siete tiros a palos fallados, los ingleses nunca hubieran puesto una diferencia en el marcador que les hiciese soñar con el título. Esa es la realidad. No es normal semejante cantidad de fallos. Por cierto, los comentaristas de la televisión nunca dieron trascendencia a este dato. La verdad es que se enteran más bien poco. Pero bueno. El partido fue divertido a más no poder. Para recordar durante mucho tiempo.

En otoño, la Copa del Mundo 2015 se celebrará en Inglaterra, con algún partido también en Cardiff. Después de lo visto, ¿es suficiente el potencial mostrado por el hemisferio norte para poner en jaque a los equipos del hemisferio sur? Probablemente, no para ganar el campeonato. Pero algunos de ellos, especialmente los equipo celtas e Inglaterra, pueden dar algún susto que otro a los del sur. Francia mucho tendrá que mejorar como equipo… Nos vemos en otoño.

Finalmente, Francia, un poco difuminados, como estos visitantes del Centro Pompidou en un bello atardecer parisino.

Finalmente, Francia, un poco difuminados, como estos visitantes del Centro Pompidou en un bello atardecer parisino.

[Cine] Llegan los óscars 2015

Cine

Esta noche, como de costumbre todos los años a finales de febrero, llegan los premios más conocidos del cine mundial. Llegan los óscars. Decir que en esta noche vamos a conocer cuál es la mejor película estrenada en 2014 me parece una osadía. Nunca debemos olvidar que los óscars es una entrega de premios concebida para la promoción del cine de los Estados Unidos, que deja entrar con cuentagotas las cinematografías de otros orígenes salvo probablemente el británico por el idioma y por las interrelaciones que a estas alturas se dan en la industria de ambas industrias cinematográficas. Siempre he dicho que muchas de las películas que participan en la sección del premio a la mejor película de habla no inglesa son muchas veces más interesantes y dignas del premio gordo que las de habla inglesa.

Por otra parte, siempre resultan extraños algunos de los criterios por los cuales las películas llegan al corte final, y no digamos ya lo que puede motivar a los votantes, miembros de las academia de Hollywood a decantarse por una u otra película. Se ha dicho siempre que están muy influenciados por las campañas publicitarias, que el hecho de que trabajen en el mundo del cine no quiere decir que tenga un saber o un gusto superior a los aficionados, que no ven realmente las películas,… No lo sé. Ironizaba hace poco alguien por la red de redes sobre el hecho de que las copias que pueden ver en sus televisores los académicos, remitidas por las productoras de los candidatos, tienen peor calidad que la que se puede piratear a través de internet. Calidad de DVD, sonido malo, floja fidelidad al color y la iluminación del filme,… y sobre eso, han de juzgar las virtudes artísticas y  técnicas de la película.

Pero por otro lado, tiene carácter de fiesta. Como las horas a las que se celebra, la tarde noche californiana supone las horas de sueño en España, y los lunes son un día duro siempre, no veo nunca la ceremonia. Seguro que mañana pararé un rato a contemplar lo “guapas” y “elegantes” que van ellas al pasear por la alfombra roja. Un escaparate comercial de principio a fin.

No traigo glamour a las fotografías de la entrada de los óscars. Me ha dado por ahí.

No traigo glamour a las fotografías de la entrada de los óscars. Me ha dado por ahí.

Pero voy a comentar un poco mis impresiones a partir de la lista de candidatos.

Empezaré por la exposición combinada de las candidatas a mejor película y mejor director. Porque hay una cuestión que tengo clara. Puedo concebir que un director sea candidato sin que su película lo sea al premio gordo, pero me resulta difícil lo contrario. Al fin y al cabo, el responsable último del filme es este. Sin embargo, a quienes se entrega el premio es a los que ponen la pasta, los productores. Un indicativo muy claro del tipo de premios que en realidad son. Esta es una fiesta del comercio, no del séptimo arte.

Dicho lo cual de las ocho candidatas a mejor película, sólo cuatro películas tienen sus directores como candidatos al premio en su candidatura, y estas son Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance) de Alejandro G. Iñárritu, Boyhood de Richard Linklater, The Grand Budapest Hotel de Wes Anderson y The Imitation Game de Martin Tyldum. De las ocho candidatas no he visto una, Selma. Sinceramente, creo que el premio a la mejor película debiera salir de ese cuarteto, especialmente de las tres primeras que nos ofrecen calidad técnica, calidad interpretativa, riesgo, propuestas, trabajo de autor e historias interesantes que contar. Me sentiría satisfecho con que ganara cualquiera de las tres, creo que las dos primeras son las propuestas más interesantes y ambas me producirían una alegría, y es Birdman y Alejandro G. Iñárritu la pareja de ganadores en ambas categorías, película y director, las me dejarían más plenamente satisfecho.

En la categoría de mejor dirección se cuela también Whiplass, una película interesante pero que finalmente no ha calado en mí tan profundamente como pensaba cuando la vi. Pero para mí podría ser la más razonable ganadora del premio al mejor montaje.

Las películas nos cuentan historias. Por lo tanto, las siguiente categorías en importancia desde mi punto de vista son las mejor guion. En los guiones adaptados siempre se me genera el problema de que la mayor parte de las veces desconozco el material de origen. Una de las candidatas, Inherent Vice no la he visto, y el resto son filmes que prometen mucho pero que me han dejado un pelo de insatisfacción por algún motivo. Tengo recién vista, pero no comentada todavía, el American Sniper de Clint Eastwood, y esta podría ser una posibilidad. Lo mismo que Whiplass. El resto, The Imitation Game y The Theory of Everything, son películas que me dejaron insatisfacciones en lo que me contaron, y preferiría que no se alzaran con el triunfo. Sinceramente.

La categoría de mejor guion original me parece mucho más interesante. No he visto el Nightcrawler de Dan Gilroy,… a partir de ahí, creo que mi preferida está en The Grand Hotel Budapest, con una historia original, pero que a la vez te da la sensación de que podría estar adaptada de algún libro o de algún escritor que ya has leído. Nunca ha ocultado sus influencias literarias.

Me ha dado más bien por el paisaje suburbial, por esa transición entre la ciudad y la maltratada naturaleza.

Me ha dado más bien por el paisaje suburbial, por esa transición entre la ciudad y la maltratada naturaleza.

Y ahora el glamour. Los actores y las actrices. Lo que más le gusta a la gente. Desde luego que son importante; personifican, y deben hacerlo con convicción, a esos personajes que sufren, aman, gozan, viven o mueren en las historias.

En el mejor actor protagonista tengo claro que mi preferido es Michael Keaton por Birdman. Eddie Redmayne y Steve Carell, por The Theory of Everything y Foxcatcher respectivamente, basan su interpretación en una intensa caracterización y maquillaje y eso es algo que no es muy de mi agrado. Eddie Redmayne está muy bien, pero arrastra el peso de la superficialidad en la que se queda la historia, y Bradley Cooper hace el mejor papel que le he visto y podría ser mi segundo clasificado, pese a que siento pocas simpatías por este tipo de personajes “heroicos” como el que representa en American Sniper. Pero lo hace bien.

No he visto el trabajo de Reese Witherspoon y, lamentablemente, tampoco el de Marion Cotillard. Tengo la sensación de que esta última es la actriz más en forma en estos momentos, pero no la he visto. Del resto, Felicity Jones está competente, pero no me acaba de enganchar a su personaje en The Theory of Everything, y creo que Julianne Moore ha hecho mejores papeles que el de Still Alice. No lo niego, trabaja de forma espléndida, pero si gana creo que sería un premio compensatorio por anteriores “olvidos”. Así que me quedo con el excelente e inquietante trabajo que desarrolla Rosamunde Pike en Gone Girl, una película poco considerada en esta edición de los premios y que me parece tendría que tener algo más de presencia en el conjunto de las candidaturas. ¿Por qué no en la categoría del guion adaptado? O incluso entre los mejores directores.

En un mes que está haciendo honor a su apelativo popular, "febrerillo el loco", por la inestabilidad de su tiempo, ahora frío, ahora ventoso, ahora lluvioso, ahora templado.

En un mes que está haciendo honor a su apelativo popular, “febrerillo el loco”, por la inestabilidad de su tiempo, ahora frío, ahora ventoso, ahora lluvioso, ahora templado.

Entre los actores en un papel no protagonista, no he visto a Robert Duvall por The Judge. Y tengo una gran objeción. El papel de J. K. Simmons no es secundario, es uno de los protagonistas, colado en esta categoría para tener más oportunidades de ganar. Hace un magnífico trabajo, pero creo que estas prácticas son tramposas, así que le niego mi preferencia. Dicho lo cual, me sentiría satisfecho tanto si se premiase Edward Norton por Birdman como a Ethan Hawke por Boyhood. Tengo una preferencia muy marginal por Hawke, ese sí. Mark Ruffalo es buen actor, pero su personaje en Foxcatcher no me dijo gran cosa. No por él; por la película en su conjunto.

Entre las actrices en un papel no protagonista, no he visto a Laura Dern en Wild. Los trabajos de Meryl Streep en Into the Woods y Keira Knightley me parecen sobrevalorados, especialmente la primera. La segunda realmente está mejor que en otros trabajos recientes suyos. Y me pasa como en la anterior categoría. El premio a las secundarias de Boyhood, Patricia Arquette, y de Birdman, Emma Stone, me dejarían satisfecho. En este caso, sin embargo mi ligera preferencia va por la chica de Birdman, la ubercharming Emma Stone.

Me gusta opinar en la categoría de mejor dirección de fotografía, aunque este año me faltan datos de Mr. Turner y Unbroken. Cualquiera de las otras tres, Birdman, The Grand Budapest Hotel e Ida me dejarían satisfecho, aunque siento ligera preferencia por el sobrio blanco y negro de la película polaca.

En la categoría de mejor película de habla no extranjera, las tres que he visto me parecen muy interesantes, Ida, Leviathan y Relatos salvajes. De las que no he visto se hablan maravillas. Probablemente varias de ellas merecieran estar como candidatas en la categoría absoluta, como ya he comentado al principio que pasa en muchas ocasiones. La que más impresionado me dejó tras su visualización fue Leviathan, que se convierte en mi preferida, pero Ida también me satisfaría como ganadora. E intentaré ver en cuanto pueda las otras dos. Por la vía legal o la ilegal, si no queda más remedio.

Incluso una sucesión casi ininterrumpida de avenidas está afectando al río Ebro a su paso por Zaragoza.

Incluso una sucesión casi ininterrumpida de avenidas está afectando al río Ebro a su paso por Zaragoza.

Una categoría como la de mejor película documental pasa desapercibida porque casi nunca hemos visto las películas candidatas. Pero se da la casualidad de que este año hay dos que he visto, y ambas tratan de fotógrafos, motivo por el que he querido verlas por cualquier medio. Sinceramente, The Salt of the Earth es muy superior a Finding Vivian Maier. Incluso hay un documental de la televisión británica sobre esta fotógrafa que me parece más interesante que esta candidata.

Siempre hay ausencias que uno siente como incomprensibles en es estos premios. Ya he comentado la escasa representación de Gone Girl de David Fincher. Creo que merecía más oportunidades. E Interstellar es otra que también me parece muy ninguneada. Como película de ciencia ficción adquiere muchos más riesgos que cualquiera de las de este género, tiene unas interpretaciones excelentes, tanto por parte de la excelente Jessica Chastain, como de Matthew McConaughey. Y el guion no está nada mal. Sólo opta a algún premio técnico.Una pena. Y también hecho a faltar al reparto de The Grand Budapest Hotel… de verdad. Que lo hacen muy bien.

Os dejo para acabar mi lista de preferidos como resumen de la entrada. Son preferidos, no los que considero que vayan a ganar. Eso,… pues se me ha olvidado la bola de cristal, y me resulta un tanto indiferente:

Película: Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance)(Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)).

Director: Alejandro González Iñárritu por Birdman.

Mejor guion original: Wes Anderson y Hugo Guinness por The Grand Budapest Hotel (El Gran Hotel Budapest).

Mejor guion adaptado: Jason Hall por American Sniper (El francotirador).

Mejor actor protagonista: Michael Keaton por Birdman.

Mejor actriz protagonista: Rosamund Pike por Gone Girl (Perdida).

Mejor actor de reparto: Ethan Hawke por Boyhood.

Mejor actriz de reparto: Emma Stone por Birdman.

Mejor dirección de fotografía: Ryszard Lenczewski y Lukasz Zal por Ida.

Película de habla no inglesa: Левиафан (Leviatán)

Mejor película documental: The Salt of Earth (La sal de la vida)

Esperemos que sólo sea una transición hacia el mes de marzo, que nos ha de anunciar ya la primavera y las ganas de pasear y disfrutar.

Esperemos que sólo sea una transición hacia el mes de marzo, que nos ha de anunciar ya la primavera y las ganas de pasear y disfrutar.