Y si yo decidiese los óscars…

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Es un hecho extraordinario que publique más de una entrada en este Cuaderno de ruta en un mismo día. Pero hoy, horas antes de que se entreguen en Los Ángeles los premios de la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de los Estados Unidos. Los óscars. La experiencia de muchos años, décadas, nos enseña que realmente no hay una correlación muy elevada entre conseguir un premio y que realmente seas lo mejor en tu categoría ese años. Algo de correlación hay… claro. Pero bueno.

Para empezar, es rarísimo que el premio a la mejor película lo consiga una película no hablada en inglés, aunque sea posible. En teoría. Ocho películas de este tipo han sido candidatas a lo largo de la historia. Sí que ha sucedido que algún premio de interpretación haya ido a parar a algún actor o alguna actriz que ha interpretado en una lengua distinta del inglés. Y lo mismo en alguna otra candidatura. En cualquier caso, el idioma de rodaje y la nacionalidad ya supone un fuerte sesgo. Bueno,… la cosa es así.

Pero es que incluso dentro de las películas norteamericanas, o habladas en inglés, podría mencionar numerosos casos de premios absolutamente sorprendentes. Y de películas o personas sorprendentemente no premiadas. La casuística es demasiado abultada como para dar a estos premios una importancia como reconocimiento de la excelencia artística que no tienen. Básicamente, son una operación de mercadotecnia. Una forma de mantener la tensión comercial en torno al cine y traer espectadores a las salas o a las tiendas de vídeo. Y luego está la cuestión del glamour. Y aquí no falta. Aunque de vez en cuando aparezca el ordinario o la ordinaria de turno, que no tiene lo que hay que tener para lucir con propiedad en la alfombra roja. Pero bueno. De todo tiene que haber.

El caso es que este año he decidido aportar mi granito de arena al debate de quienes merecen ser premiados. Vamos. Supongamos que yo perteneciese a la Academia, y tuviese el voto decisivo en algunas categorías notables. ¿Quienes serían los ganadores de este año? Aclaro de antemano que no he visto todas las películas. Así que hay algunos candidatos que mal pueden tener opciones en mi lista de ganadores particular. “Peor” para ellos. En cualquier caso, ahí va mi lista de ganadores, en algunas de las categorías. Que no en todas, que sería absurdo y aburrido.

Mejor película: Difícil. Entre las que he visto, ninguna cinco estrellas. Después de darle muchas vueltas, la que más me ha impresionado en su conjunto sería Black Swan (Cisne negro). He cambiado de idea. Después de verla de nuevo, con más tranquilidad, he decidido que Winter’s Bone me toca demasiado la fibra sensible y he decidido darle las cinco estrellas.

Mejor director: También complicado. Tampoco hay ningún cinco estrellas. Vaya por los hermanos Coen, que aunque no han cerrado un producto redondo por su True Grit (Valor de ley), han dado sobradas muestras de lo que me gusta de ellos.

Mejor actor protagonista: Ninguno levanta mis entusiasmos en exceso este año, pero mis simpatías se encaminan totalmente hacia Jeff Bridges por True Grit (Valor de ley).

Mejor actriz protagonista: Aquí me he sentido más motivado, y hay muy interesantes candidatas. Pero mi preferida es la sufrida contención interpretativa de una actriz tan joven como Jennifer Lawrence en Winter’s Bone, más propia de actrices de más edad.

Mejor actor de reparto: Nuevamente una categoría en la que hay mucho bueno donde elegir. Creo que son intérpretes más interesantes que los de la categoría de protagonistas. Me vuelvo a quedar con alguien procedente de Winter’s Bone, John Hawkes.

Mejor actriz de reparto: Me ha resultado difícil terminar de decidirme por mi premio en esta categoría. Sobretodo porque no la considero una actriz de reparto sino protagonista. Pero es donde es candidata. Me refiero a Haylee Steinfeld por True Grit (Valor de ley). Reconozco que es un poco injusto para las demás, porque el papel es mucho más vistoso en minutos y en importancia dentro de la película. Si estuviera en la candidatura de protagonista, no habría desbancado a Jennifer Lawrence. Que quede claro.

Mejor guion original: Aquí lo tengo claro. Los bucles de realidad/ficción de Inception (Origen) merecen en mi opinión el premio.

Mejor guion adaptado: En esta candidatura siempre tengo un problema. Casi nunca he leido la obra literaria de origen. Pero bueno, tras pensármelo mucho entre dos, me quedo con la modesta pero bien llevada historia de Winter’s Bone.

Mejor montaje: Creo que sin mayor problema me voy a quedar con Black Swan (Cisne negro).

Mejor fotografía: Tengo la sensación que cada vez se iluminan mejor las películas. Pero creo este año destaca mucho la fotografía de True Grit (Valor de ley).

Del resto de premios técnicos, de las películas de animación, documentales y cortometrajes, así como las películas en idiomas distintos del inglés, me voy a abstener. Por aburrimiento, o por no conocer suficientes candidatas. Veremos en qué medida mis gustos coinciden con los académicos norteamericanos. Pero dudaría que coincida en más de un 30 %. Es decir 3 de las 10 categorías en las que me he mojado.

Resumiendo, de las 10 categorías que me interesan:

4 premios para True Grit (Valor de ley).

4 premios para Winter’s Bone.

1 premios para Black Swan (Cisne negro), que paradójicamente se lleva el gordo de mi parte.

1 premio para Inception (Origen).

Recomendación musical

Siento que es especialmente apropiado recordar la conocida canción de The Band Wagon (Melodías de Broadway), That’s Entertainment, cantada por el elenco del filme.

Payasos

Al mismo tiempo que está a punto de comenzar el circo de los óscars, empieza también el circo de los carnavales; ayer el pregón en las calles de Zaragoza - Panasonic Lumix LX3

[Cine] Los chicos están bien

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Los chicos están bien (The Kids Are All Right, 2010), 26 de febrero de 2011

Si en una película actua Annette Bening, ya empiezo a tener la curiosidad por verla. Si además es candidata al óscar por ella, aun me motiva más. Así que, aprovechando que la estrenaron antes de la ceremonia de entrega de los premios que se celebra esta noche, nos hemos ido a formarnos una opinión sobre este filme dirigido por Lisa Chodolenko. Y aquí viene.

Sinopsis

Nic (Bening) y Jules (Julianne Moore) son dos mujeres, lesbianas, que han formado una familia. Recurriendo a un mismo donante de semen, ambas tuvieron en su momento dos hijos, una chica de 18 años a punto de ir a la universidad, Joni (Mia Wasikowska), y un chico, Laser (Josh Hutcherson), pocos años más joven. En este punto, a ambos retoños se les ocurre que quieren conocer a su padre, y a través del banco de semen, y con el beneplácito del padre que accede a darse a conocer, se encuentran con Paul (Mark Ruffalo), un hombre más joven que sus madres, que vive una vida tranquila regentando un restaurante. Paul es lo que se dice un tipo majo, enrollado, con encanto, que cae bien a los chicos, y posteriormente, cuando se conocen también, a Jules. Pero despierta la desconfianza de Nic, que ha trabajado duro por construir esta familia, y que percibe que la presencia del hombre puede desestabilizarla. Pronto los hechos le darán la razón.

Producción y realización

Estamos ante un filme realizado con medios sencillos, con aire de cine independiente, y que es rodado con razonable competencia técnica, al servicio de una historia relativamente sencilla, y sobretodo al servicio de unos actores que son la fuerza y la columna vertebral de esta producción.

Interpretación

Es la base en la que se fundamenta esta película. Y realmente, hay que decir que los cinco actores y actrices mencionados están bien, aunque los papeles de los dos adolescentes es menos vistoso, si bien competentemente desempeñados. Bening está realmente bien, aunque curiosamente tiene menor presencia en pantalla que su compañera. Su papel de mujer más seria y con más introspección exige más tensión que el de Moore, pero el de esta última está también excelentemente interpretado. Son dos buenísimas actrices que dan seguridad a cualquier producción en la que participen. Sin embargo, me da la impresión que, salvo por los caprichos o posibles deudas históricas que puedan tener los académicos de Hollywood con Bening, hay otras candidatas más firmes al premio. También cumple dignamente Mark Ruffalo que compone a la perfección ese papel de despreocupado hombre, de vida tranquila, y que de repente siente que le cae como un regalo una familia casi perfecta, sin mayor esfuerzo.

Conclusiones

Un película fácil y agradable de ver, que nos gustará mucho por la interpretación de su elenco, pero que para mí tiene un punto débil notable. Y es que su final es muy convencional, con poca garra, con poco dramatismo, no ajustado a las experiencias que han sufrido los personajes. Tras ir navegando durante todo el filme con una propuesta interesante, al final se me queda la sensación de que todo no ha sido más que un telefilme al uso con un reparto de lujo. También me empalaga mucho el exceso de buenrollismo que intenta desprender el filme. Agricultura ecológica, apoyo de lo local, coches híbridos, chicos estudiosos y sensatos, familia muy dialogante,… todo es “casi” perfecto. Si no fuera por el “pequeño” desliz de uno de sus componentes. Creo que la gente es un poco menos perfecta para resultar real.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Ya que Annette Bening nos ofrece durante el filme una breve interpretación a capella del All I Want de Joni Mitchell, pondremos esta canción como recomendación de hoy, aunque no es una cantante que me diga demasiado.

Hojas

La jardinería, las plantas, forman parte del entorno del filme; como estás primeras hojas verdes que salen a final del invierno a orillas del Canal Imperial de Aragón - Canon EOS 5D Mk.II, Tokina AT-X Pro 12-24/4