[Libros] Today meets Yesterday / Man meets Woman

Arte

Durante las pasadas vacaciones de Pascua tuvimos la oportunidad de visitar un par de museos de arte moderno y contemporáneo. Que para mí, independientemente del nivel de comprensión de algunas de las obras expuestas, son más divertidos que las tradicionales pinacotecas y museos de bellas artes. Y además, tienen un valor añadido, con el que corres el riesgo de salir del museo más pobre, financieramente hablando, de lo previsto. Tienen unas tiendas de las que te llevarías todo. O casi todo. Ideales para comprar los recuerdos del viaje para la familia, o si tienes un regalo importante que hacer próximo, para llevar algo original, difícil de encontrar en tu ciudad.

Kunsten, cuyo edificio surgió de la creatividad del arquitecto finés Alvar Aalto, es un lugar acogedor, bonito y entretenido, donde hasta una vieja Smena fabricada por Lomo, y digo Lomo no Lomography, que no es lo mismo, encuentra su sitio.

No es infrecuente que de estas tiendas, también librerías, me lleve algún o algunos ejemplares de libros realizados con las artes. Normalmente con la fotografía, pero no exclusivamente. En esta ocasión, de Kunsten, el museo de arte moderno de Aalborg, me llevé dos libritos publicados por Taschen, de la diseñadora china establecida en Berlín, Yang Liu.

Básicamente, son dos libritos sin palabras, salvo algún pie de ilustración extremadamente escueto, en el que se juega a contrastar de una forma humorística, aunque no superficial, mediante ilustraciones muy simples pero muy bien pensadas, las diferencias entre dos épocas o los dos sexos tradicionales de la especie humana.

En “Today meets Yersterday” (El hoy se encuentra con el ayer), un pasado indefinido, a veces de hace unos años, a veces de hace unas décadas, a veces de hace un siglo, se contrasta en lo que se refiere a los conceptos, usos y costumbres con los tiempos contemporáneos. En ocasiones, podemos comprobar los adelantos de los tiempos, pero en otras ocasiones, siempre sin acritud, se pone de manifiesto una alteración de los valores que no siempre es para bien.

En “Man meets Woman” (el tradicional “chico conoce chica”), se realiza el mismo ejercicio, pero contraponiendo los modos de pensar y de actuar, más o menos estereotipados, de ambos sexos. Con el humor que suele conllevar ciertos tópicos de “la guerra de sexos”, probablemente este volumen llamará más la atención y divertirá a priori más. Especialmente si vas en un grupo mixto. Pero también cae mucho más en el lugar común que el anterior, y a la postre, aunque divertido, puede resultar más superficial.

En fin, dos volúmenes simpáticos, que por su tamaño y condición no molestan en cualquier rincón de la biblioteca personal, que te despiertan una sonrisa y ocasionalmente te hacen pensar, y que tampoco van a arruinar a nadie. He visto en la página web de la editorial que hay un tercer volumen similar, “East meets West”, en el que imagino que la autora sacará partido de su experiencia como persona nacida y criada en extremo oriente, pero establecida en occidente. A ver si lo pillo por algún lado.

[Libro] La figura de la alfombra

Literatura

No es este libro de Henry James el que tenía previsto para esta semana. Hay otro que terminé de leer antes a mitad de marzo. Pero como exige un comentario más reposado que este, lo dejaré para la semana que viene. Este que traigo aquí y ahora es un relato breve, que de alguna forma casi cabría más dentro del género del ensayo, como explicaré después. En cualquier caso, no es un relato al uso. Es la primera obra que leo de este autor angloamericano, que se puede considerar ya un clásico de la letras en inglés, a caballo entre el siglo XIX y el siglo XX.

La figura de la alfombra
Henry James; traducción de Antoni Marí
Editorial Impedimenta, 2014
Edición electrónica

Acompaño este librito de un entorno lúdico. Este pasado sábado, la calle Delicias de Zaragoza realizó una serie de actividades de promoción del barrio con tema marítimo.

Acompaño este librito de un entorno lúdico. Este pasado sábado, la calle Delicias de Zaragoza realizó una serie de actividades de promoción del barrio con tema marítimo.

Formalmente estamos ante un relato. Un relato corto en el que se nos cuenta cómo dos críticos literarios, ante la revelación por parte de un autor de que existe un secreto que impregna sus obras, dedicarán sus esfuerzos de forma casi obsesiva para descubrir un secreto. Un secreto esquivo, que cuando parece que ya lo van a aprehender, se les escurre de entre las manos. El secreto parece incluso maldecir a aquellos que lo conocen.

Detrás de las formas, detrás del relato, lo que yo percibo es un ensayo sobre las características del proceso creativo, en concreto el proceso literario en este caso, y el papel del crítico ante el análisis de la obra artística o literaria. Probablemente no exista tal “secreto” y por ello es esquivo a las pesquisas de los crítico. Probablemente, cada obra conlleva su propio proceso creativo, y la percepción de la misma como obra de arte esté también en la actitud del lector o del espectador, y en el lugar, el tiempo y el contexto en los que se accede a ella. El crítico no ha de tener una receta un criterio absoluto sobre lo que es la obra creativa y sus características, y por ello, si se empeña en buscarlo, fracasará.

Bueno, no había leído nunca una obrita de este estilo. La llamo “obrita” porque su extensión es pequeña, se lee en muy poco tiempo. Tiene su interés, pero tampoco me ha entusiasmado.

Y allí nos dirigimos unos cuantos de los habituales del grupo de Flickr "Fotógraf@s en Zaragoza" con intención de documentar el acontecimiento. Sol, buen tiempo, y buen rollo. Ese fue el secreto.

Y allí nos dirigimos unos cuantos de los habituales del grupo de Flickr “Fotógraf@s en Zaragoza” con intención de documentar el acontecimiento. Sol, buen tiempo, y buen rollo. Ese fue el secreto.