[Libro] La princesa de hielo

Literatura

Definitivamente, si existe lo que se llama el bloqueo del escritor, también existe lo que se llama el bloqueo del lector. Comentaba hace unos días el fenómeno de los libros que, independientemente de su calidad, se me atragantan. En esta ocasión parecía que iba entrando en otro fenómeno que me sucede que es el bloqueo como lector. De repente, entro en una situación en la que me cuesta horrores concentrarme ante un libro y seguir adelante. La solución suele ser una lectura intrascendente y sencilla. De consumo fácil y digestión sencilla. Literatura de evasión. Aprovechando una oferta en Amazon hace unos días, en la que debido al lanzamiento de la última novela en España del último caso de Erica Falck según Camilla Läckberg, cogí dos libros de esta autora en formato electrónico por poco dinero. Y el primero de ellos, que es el primero de esta serie de libros policiacos, es el que comento hoy. Os recuerdo que hace unos meses fui viendo las adaptaciones televisivas de las aventuras del personaje.

La princesa de hielo
Camilla Läckberg; traducción de Carmen Montes
Maeva, 2007
Edición electrónica

Stadshus

La prota, Erica Falk, tiene su apartamento en Estocolmo, aquí es “stadshus” o ayuntamiento.

Erica Falck es escritora. Escribe biografías de figuras femeninas de la literatura sueca. Ha perdido a sus padres recientemente y se encuentra en Fjällbacka, pequeño pueblo costero donde nació, poniendo en orden la casa y las cosas de sus padres. Y en un momento dado, descubre el cadaver sin vida de Alex, la que fue su amiga de la infancia, aunque se distanciaron al principio de la adolescencia. Con la apariencia de un suicidio, pronto se pondrá de manifiesto que es un asesinato, sobre cuya investigación se tomará especial interés el policía Patrick Hedström. Que además siempre ha tenido un “especial interés” por Erica. Esta decide varias cosas. Que no quiere vender la casa de sus padres, lo que le enfrentará a su hermana y su cuñado, que quiere escribir sobre la vida de Alex, lo que la hará entrometerse en la investigación del asesinato, y que Patrick también despierta un “especial interés” en ella, lo que hará entrometerse todavía más en la investigación. Investigación que se complicará cuando uno de los alcohólicos “oficiales” del pueblo, y que aparentemente mantenía una relación con Alex, aparezca muerto ahorcado.

Estamos ante el típico best seller de novela de crimen y misterio, siguiendo esta moda que ha puesto de actualidad a los autores nórdicos. Lo cierto es que estamos ante una lectura fácil. De fácil digestión, como he dicho antes. Erica adopta en la historia más que un papel activo y decisivo en la investigación, el punto de vista de la persona corriente de la calle. Tiene preocupaciones similares a cada hijo de vecino. Y supongo que eso provoca la empatía de los lectores. De hecho, como novela de intriga es tramposa. Sabes en todo momento que los personajes tienen más información que la que la escritora suministra al lector. Por lo tanto, no estamos ante el juego de intentar descubrir quién es el asesino. Pero los personajes, como ya he dicho generan razonable empatía y la lectura avanza rápida y cómoda.

Skeppsholmen

Y aunque Estocolmo también tiene ambiente marinero, aquí una vista desde Skeppsholmen, parece que añora las costas de su natal Fjällbacka.

Dicho lo cual, el libro “goza” de algunos de los defectos de otras obras de autores nórdicos más o menos famosos. Es excesivamente larga. Sin econonía alguna en las descripciones, me pregunto para qué narices será importante que te explique el recorrido que hay que hacer para ir desde un lugar a otro de la ciudad de Gotemburgo, cual réplica del navegador de Google Maps. Y otros detalles similares. Probablemente, podría haber ganado la misma historia, que no está mal aunque es relativamente previsible, con un poco más de agilidad, de concisión, y dejando al lector que participe más activamente de la resolución del caso. Un aprobado holgado, pero en absoluto una obra notable. Probablemente, la novela que la acompañaba me la meriende a continuación para dejar de lado estas historias y, si se me ha pasado el bloqueo del lector, pasar a lecturas más estimulantes.

Skansen

Que tal vez tenga casitas de madera típicas como estas que vemos en el parque etnológico de Skansen, también en la capital sueca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .