[Fotos] Una Leica clásica en Cantalobos y la huerta de las Fuentes

Fotografía

Típico paseo de sábado por la tarde con buen tiempo, de ocho kilómetros, armado con mi cámara más bonita, la Leica IIIf. Un descuido con el objetivo, retráctil, no extendido correctamente a su posición de trabajo, me hizo perder unas cuantas fotos, mal enfocadas. Pero por lo demás, un equipo muy agradable de usar.

Los detalles técnicos los tenéis en Tribulaciones con el Elmar 50/3,5 en mi Leica IIIf.

[Fotos] Blanco y negro con una Leica clásica por la ciudad

Fotografía

Una Leica IIIf, un clásico entre las cámaras fotográficas, calzada con un modesto pero competente objetivo gran angular fabricado por Cosina bajo la marca Voigtländer, es una combinación muy agradable para fotografiar por la ciudad, mientras uno camina o pasea. La explicación técnica en: Voigtländer Snapshot Skopar 25mm f/4 MC – Un buen acompañante moderno para una cámara de hace 60 años o más. Para los demás, algunas fotos.

[Fotos] Día lluvioso y gris con la Leica IIIf

Fotografía

Este domingo, mis recomendaciones semanales fotográficas (Recomendaciones semanales – del 21 al 28 de enero de 2018) van acompañadas de algunas fotografías tomadas hace unos domingos con mi Leica IIIf, una belleza de cámara de 1951. Probablemente la más bonita de las que tengo. Era un día lluvioso, muy gris, con una luz sin contraste,… pero,… se hizo lo que se pudo con el Canon 50/1,8 II para montura de rosca L39 como objetivo.

[Fotos] Apañando un carrete de fotografías roto

Fotografía, Fotografía personal

Como adelantaba esta mañana. Este fin de semana, que cargue mi Leica IIIf con un carrete de Ilford XP2 Super, sufrí un accidente al avanzar la película en lo que resultó ser el último fotograma del carrete, produciéndose la rotura de la película que ya no pudo ser rebobinada normalmente. Esta película es para negativos en blanco y negro, pero se revela habitualmente como los carretes para negativos en color, en el proceso denominado C-41. Puesto que incluía fotografías de la visita al Palacio de Larrinaga, del que ya os hablé el otro día, me dio mucha rabia el accidente. Y decidí encontrar la forma de salvar las fotos. Lo que parecía improbable que sucediese es que consiguiese rebobinar la película en el carrete y llevarla hasta la tienda más cercana. La película estaba dentro de la cámara, y lo único que podía era hacerme una idea imaginaria de como se encontraba. Si abría la cámara a la luz del día, se perderían las fotos.

Fotograma por el que se rompió la película

El último fotograma del carrete por el que se rompió la película. Tomado en la Plaza de los Sitios de Zaragoza.

Conservo de antaño algunos de los materiales para revelar carretes de fotografía. Básicamente una cubeta de Jobo, con una espira apta para carretes de 35 mm de doble perforación. Y había oído, me sonaba que en algún sitio contaban que la XP2 Super se podía revelar con químicos tradicionales para blanco y negro. También podía conseguir líquidos para procesado C-41, pero os aseguro que eso es un latazo. Aunque desconocía que podía encontrar en los comercios de Zaragoza hoy en día. Hace 12 años que no revelaba en casa un carrete de película fotográfica. Tras una búsqueda, encontré el sitio The Massive Dev Chart en Digital Truth Photo, donde tienen una base de datos con combinaciones de película, revelador y tiempos y temperaturas de revelado. Y efectivamente, aparecían varias combinaciones posibles para la XP2 Super.

Tras conocer esta información, que cargué en mi teléfono móvil, me dirigí a Imesa, comercio zaragozano donde solía comprar mis productos fotográficos cuando tenía el laboratorio montado en casa. Y allí siguen. Tan amables como siempre, y siguen vendiendo productos fotográficos. Quizá no tanta variedad como antaño, pero tampoco se lleva mucho, y la suficiente para mis fines. Compré un sobre de D-76 de Kodak y  un bote de fijador de Ilford. Anoche, en total oscuridad, abrí la cámara, saqué el rollo de película y lo cargué sin muchos problemas en la espira de la cubeta. La introduje y la cerré herméticamente. Y me fui a dormir. Esta mañana he preparado los químicos, 14 minutos de revelado con el D-76 a 22ºC, un buen fijado y un buen lavado,… y me he encontrado con unos negativos que se veían un poco más contrastados de lo que esperaba, pero con imágenes. Una vez secos, el correspondiente paso por el escáner… y aquí os dejo unas fotos. Además de la que abría esta entrada.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

A pesar de mi impresión inicial de que los negativos estaban demasiado contrastados, lo cierto es que la gama tonal que ha quedado es bastante buena, con detalle tanto en luces como en sombras en la mayor parte de los negativos.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

Este es el único fotograma raro, puesto que se percibe cierta posterización en los tonos. Desconozco el motivo. Se nota especialmente en los rostros.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

Una de las ventajas de las telemétricas es que permite utilizar velocidades de obturación más bajas que las reflex, al no sufrir el golpe del espejo. Hay que tener en cuenta que en interiores ajusté la apertura máxima del Leitz Elmar 5 cm, que es una modesta f/3,5, y una velocidad de obturación de 1/20 segundos. Confiando en que la latitud de exposición de la película perdonase el posible error de exposición.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

Bueno,… no tengo tanta pericia como para conseguir fotografías perfectamente nítidas con esa velocidad de obturación, pero el resto de los componentes puso de su parte. Y el revelado no convencional para la película no ha afectado muy negativamente al grano y a los tonos de las imágenes.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

Incluso en tomas bastante contrastadas, la gama tonal se ha mantenido sin perderse mucho detalle ni por las luces ni por las sombras.

Palacio Larrinaga con Leica IIIf

Así que hemos salido airosos del trance. Muy airosos. Y además, ha sido muy divertido. Aunque espero no tener más accidentes de este tipo.

[Fotos] El 2012 en fotos (1): el retorno de la película tradicional

Fotografía, Fotografía personal

Después de años sin utilizar ninguna de mis cámaras para película tradicional, este ha sido el año en el que nuevamente he empezado a usarlas de nuevo, con resultados variables, y mucha diversión. El punto de partida para este renovado interés en las antiguas tecnologías fue una quedada de Fotógraf@ en Zaragoza con tema principal la “fotografía analógica”. No me gusta lo de “analógica”. Por eso las comillas. Pero fue un punto de partida.

Grupo de Fotógraf@s en Zaragoza, experimentando con la fotografía tradicional sobre película fotosensible. Fotografía tomada con una Minox 35 GT-E sobre negativo en color.

Grupo de Fotógraf@s en Zaragoza, experimentando con la fotografía tradicional sobre película fotosensible. Fotografía tomada con una Minox 35 GT-E sobre negativo en color.

Mesas y banquetas en los bares del Tubo de Zaragoza. Fotografía tomada con una Zeiss Ikon Contessa 35 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Mesas y banquetas en los bares del Tubo de Zaragoza. Fotografía tomada con una Zeiss Ikon Contessa 35 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Pero el empujón definitivo vino cuando en un viaje a Barcelona en marzo, en el mercadillo que se celebraba en la librería Kowasa, compré un objeto fotográfico que hacía mucho tiempo que me había entrado por el ojo derecho. Una réflex binocular de formato medio. En concreto, una Yashica Mat 124G en excelente estado. La utilicé durante toda la primavera con cierta frecuencia.

El Parque de la Memoria en Zaragoza. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en color.

El Parque de la Memoria en Zaragoza. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en color.

Puente del Cuarto Cinturón sobre el Ebro, cerca de La Cartuja Baja. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en color.

Puente del Cuarto Cinturón sobre el Ebro, cerca de La Cartuja Baja. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en color.

Acueducto romano del yacimiento arqueológico de Los Bañales. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Acueducto romano del yacimiento arqueológico de Los Bañales. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

El Caballito del Minutero, detrás de la Lonja de Zaragoza. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

El Caballito del Minutero, detrás de la Lonja de Zaragoza. Fotografía tomada con la Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Durante el año tuve un par de carretes cargados en la Minox GT-E así como en la Pentax MX. Aunque no fueron mis mejores experiencias. Quizá porque no me centré en ningún proyecto concreto con ellas. Grave error.

Vieja casona en el Paseo del Canal de Zaragoza. Fotografía tomada con Minox GT-E sobre negativo en color.

Vieja casona en el Paseo del Canal de Zaragoza. Fotografía tomada con Minox GT-E sobre negativo en color.

Paseando por el Paseo del Canal de Zaragoza. Fotografía tomada con Pentax MX sobre negativo en color.

Paseando por el Paseo del Canal de Zaragoza. Fotografía tomada con Pentax MX sobre negativo en color.

Plaza de San Miguel de Zaragoza. Fotografía tomada con Minox GT-E sobre negativo en color.

Plaza de San Miguel de Zaragoza. Fotografía tomada con Minox GT-E sobre negativo en color.

Cuando en octubre visité Londres durante unas breves vacaciones, compré por no mucho dinero una antigua Zeiss Ikon Ikonta b, un modelo muy sencillo para su época, que funciona razonablemente bien. Aunque dado que era una cámara de gama baja, no podemos esperar grandes maravillas. Pero sí diversión y no poca educación fotográfica. La “estrené” durante el viaje a Londres, y luego la he usado varias veces durante el otoño.

El puente y el palacio de Westminster, Londres. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

El puente y el palacio de Westminster, Londres. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Paseando a la orilla del mar del Norte en Margate, Inglaterra. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Paseando a la orilla del mar del Norte en Margate, Inglaterra. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Ambiente festivo un día del Pilar en el Tubo de Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Ambiente festivo un día del Pilar en el Tubo de Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Consecuencias de la ofrenda de flores en la plaza del Pilar de Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Consecuencias de la ofrenda de flores en la plaza del Pilar de Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Homenaje a un roble centenario en el Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Homenaje a un roble centenario en el Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza. Fotografía tomada con la Zeiss Ikon Ikonta b sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Con motivo de uno de los encendidos de la Locomotora nº1 “Hulla” de Minas y Ferrocarriles de Utrillas (MFU) en esta población turolense, no dudé en llevarme además de la cámara digital un par de cámaras con película. Tanto en blanco y negro como en color, tanto en formato medio como en formato pequeño (lo que hoy en día en digital se llama “full format”). Lo cierto es que los resultados me parecen buenos.

Algunos ajustes de mantenimiento en la locomotora antes de ponerla en servicio. Fotografía tomada con una Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Algunos ajustes de mantenimiento en la locomotora antes de ponerla en servicio. Fotografía tomada con una Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

La lomocotora nº 1 "Hulla" de MFU estacionada con su composición en el anden, dispuesta ha comenzar su corto recorrido. Fotografía tomada con una Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

La lomocotora nº 1 “Hulla” de MFU estacionada con su composición en el anden, dispuesta ha comenzar su corto recorrido. Fotografía tomada con una Yashica Mat 124G sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

La "Hulla" calentando caldera antes de ser puesta en servicio. Fotografía tomada con una Minox GT-E sobre negativo en color.

La “Hulla” calentando caldera antes de ser puesta en servicio. Fotografía tomada con una Minox GT-E sobre negativo en color.

Las últimas pruebas, la última cámara que puse en servicio de mi colección de cámaras para película tradicional, fueron de la prestigiosa Leica IIIf, con su objetivo estándar Elmar 5 cm 1:3,5, objetivo con el que se han tomado algunas icónicas imágenes del siglo XX. Espero seguir usando estas nobles máquinas en el futuro. O mientras los intereses comerciales permitan adquirir película y llevarla a revelar con una complejidad razonable.

Vista del Parque Grande un día de otoño con un poquito de niebla. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Vista del Parque Grande un día de otoño con un poquito de niebla. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

En el interior de un autobús de la línea 23, camino de casa. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

En el interior de un autobús de la línea 23, camino de casa. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Probando las capacidades de las viejas cámaras para sostener el tipo en la escasa luz de la madrugada en el paseo de Ruiseñores. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Probando las capacidades de las viejas cámaras para sostener el tipo en la escasa luz de la madrugada en el paseo de Ruiseñores. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Autorretrato en la plaza de San Francisco. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.

Autorretrato en la plaza de San Francisco. Fotografía tomada con la Leica IIIf y Elmar 5 cm 1:3,5 sobre negativo en blanco y negro cromogénico.