[Fotos] Oviedo en 1997, y algunas más recientes en los alrededores de Zaragoza

Fotografía

El motivo es mi reencuentro con un determinado tipo de película fotográfica en blanco y negro. Los detalles técnicos los podéis encontrar en Reencuentro con la película Ilford Delta 400. Pero aquí nos quedaremos con las fotos. Unas poquitas de hace poco más de 20 años cuando usaba esta película con mi cámara compacta viajera. El resto, de recorrer los alrededores de Zaragoza con una cámara de formato medio.

 

 

[Fotos / viaje] Unas jornadas científicas en Oviedo en 1997

Viajes

Me he puesto ha rescatar viejos negativos. Y han aparecido dos carretes en blanco y negro, uno de Ilford Delta 400 y otro de Ilford HP5 Plus, con toda seguridad expuestos con la Olympus mju-II (por las veces que se me coló el dedo medio de la mano izquierda delante del objetivo), durante mi estancia en Oviedo en septiembre de 1997 con motivo de la reunión científica de la Sociedad Española de Epidemiología. No va a haber ciencia en estas fotos. Ya que vas hasta allí, aprovechas los momentos menos interesantes del programa de las jornadas para hacer un poco de turismo con los colegas y amigos. Y esto os quiero dejar aquí hoy, porque son días que recuerdo con cariño.

Catedral de Oviedo

Pórtico de la catedral de Oviedo.

Catedral de Oviedo

Claustro de la catedral de Oviedo.

Catedral de Oviedo

Protestas por los despedidos de Duro Felguera en la catedral del Salvador.

"Selfie" en el Hotel Reconquista

“Selfie” en el Hotel Reconquista, donde se celebraban las jornadas científicas.

Santa María del Naranco

Santa María del Naranco, que bello puede ser el románico más primitivo en su simplicidad.

"Selfie" con amigos en Santa María del Naranco

“Selfie” con unos amigos en Santa María del Naranco.

San Miguel de Lillo

Otra belleza prerrománica, San Miguel de Lillo.

Bailes regionales en la plaza Trascorrales

“Tortura” regionalista asturiana en la plaza Trascorrales a cuenta del programa social de las jornadas.

Iglesia de San Isidoro

Escapando de la “tortura” anterior bajo la torre de la iglesia de San Isidoro.

Vicky Christina Barcelona (2008)

Cine

Vichy Christina Barcelona (2008), 23 de septiembre de 2008.

Antes de nada, tengo que advertir que considero la nueva película de Woody Allen un filme absolutamente pornográfico. Y para demostrarlo, y en contra de lo que es mi costumbre, pondré una imagen que no he tomado yo, que pulula por ahí en internet y que no sé quien tomó. Si alguien conoce el autor, que me lo diga y lo pondré. O si el autor no quiere que esté, que me lo diga ya la quitaré. Pero es que he tenido una debilidad y la pongo.

Sí. Se trata de Scarlett Johansson fotografiando en Barcelona con una Leica M6. Para mí, más erotizante que si hubiese salido en pelotas. Cosa que no. Que ya se cuida ella de que en las escenas de cama, el nivel de la colcha no baje más allá de un determinado punto. O de dos determinados puntos. Y la chica sale con tan hermoso aparato en varias escenas… Y Penélope Cruz también empuña tan pornográfico juguete… Ufff…

Pero vayamos al grano cinematográfico. La última película de Woody no pasará a la historia como una de sus obras maestras. Las aventurillas amorosas de dos americanitas por Barcelona, no pasará de ser un historia simpática, dedicada a entretener, sacar guapas a sus protagonistas y hacer un poco de propaganda de Barcelona y de Oviedo. Esta última ciudad metida en la película con calzador. A saber a qué compromisos responderá este hecho.

Las chicas están muy guapas y lo hacen bien. No conocía a la guapa Rebecca Hall (Vicky), pero lo hace muy bien, y también es muy atractiva, aunque con un estilo totalmente distinto a la voluptuosa Johansson (Christina). Javier Bardem sale un poco soso; se limita a poner su planta. Es el hombre florero de la película. Finalmente, Penélope Cruz hace un papel interesante pero desaprovechado. Es el personaje que más salsa le pone a la película y del que está desaprovechado tanto su versión dramática como la cómica. Otra cuestión. La película es bilingüe en su rodaje; y eso debería haber sido respetado. Lamentablemente, toda ella está doblada al castellano en la versión que se proyecta en Zaragoza. Incluso los diálogos originalmente en este idioma. Y pierde. Pierde mucho. Maldito doblaje.

También me gustaría notar que la dirección de fotografía le ha sido confiada al español Javier Aguirresarobe, uno de los mejores profesionales de este campo en nuestro país. Y lo hace muy bien. Particularmente con una paleta de colores que a mí me gusta mucho. Aunque por una entrevista que le hicieron en la radio, tal vez distinta de la que hubiera preferido él. Pero Woody manda.

En resumen, una película amable para pasar el rato. Yo le pongo un siete a todo, tanto a la impresión general como a la dirección como a la interpretación. Creo que la pueden ver hasta los que normalmente no entienden y no gustan del cine del excéntrico director.

La foto de hoy, cómo no, la Sagrada Familia de Barcelona, monumento típico y tópico que también sale en el filme.

Bóveda

(Pentax K10D; SMC-DA 21/3,2)