[Televisión] Cosas de series: Tetas y culos medievales y playeros, finales de Game of Thrones y Magic City

Televisión

Las últimas semanas las hemos dedicado a comentar finales de temporada y de alguna serie. Hoy también. Pero quiero dejar constancia que hay algunas series nuevas, de las veraniegas que están apareciendo. Hasta ahora son más de entretenimiento intrascendente que otra cosa. Pero tengo cierta curiosidad por ver cómo evolucionan dos. Una canadiense, Continuum, que combina la ciencia ficción y el policiaco, que puede tener su punto, y con una protagonista, Rachel Nichols, muy mona. Casi demasiado. La otra es una británica, con más empaque dramático, Hit & Miss, que va de transexual asesina a sueldo, que tras la muerte de una antigua novia cuando todavía figuraba como chico, se encuentra al cargo de los cuatro hijos de la finada, uno de los cuales es suyo. Protagonizada por Chloë Sevigny, a la que me está costando visualizar como transexual. Pero bueno, ya veremos.

En otro orden de cosas, he abandonado The Killing. Eventualmente, tiene capítulos excelentes. Pero globalmente me estaba resultando un peñazo con una historia perdida dando vueltas sobre sí misma. Además el ambiente eternamente lluvioso del noroeste americano me estaba deprimiendo. Adiós.

Y ahora vamos a los finales de temporada de dos series que tienen algo en común. Abundancia de tetas y culos.

Magic City (Temporada 1)

Breve temporada de ocho capítulos para esta historia ambientada a finales de los 50 y principios de los 60 del siglo XX, en Miami (Florida), y en la que seguimos las tribulaciones de Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan), un empresario hotelero judío, que está levantando un emporio pero bajo la sombra de la mafia local. Y por lo tanto, bajo la vigilancia de un fiscal de distrito que busca su gran éxito policial que le eleve en la política. Familia, amigos, mafiosos, empleados del hotel, constituyen el tradicional entorno de este tipo de dramas.

Con una producción y una realización excelente, la acción ha sido un poquito morosa. Como si dijeran, os vamos a presentar un poco de que puede ir esto, y si gusta ya entraremos a saco en próximas temporadas. No ha faltado acción, por eso. Varios asesinatos, tribulaciones económicas, apuestas amañadas, politiqueos,… y un mafioso que da mucho, pero que mucho, miedo.

Viniendo de las cadenas de cable americanas, no se corta con la utilización del sexo para atraer espectadores. Y en este aspecto, ha sido de las más generosas a la hora de mostrar tetas y culos para “promocionarse”. Muchas chicas guapas, entre las que destacan la mujer de Ike, la guapísima modelo y actriz Olga Kurylenko, y la espectacular y sensual sudafricano-australiana Jessica Marais, como Lily, la novia del gángster. Esta chica está que quita el hipo, y además le ha tocado lidiar con las escenas sexualmente más atrevidas y truculentas. Hipnotizado me tiene la chica de apellido tan francés. Y como siga con el gángster le auguro un final horrible, aunque de momento hayan llegado a un “arreglo” un tanto peculiar en su vida conyugal.

Game of Thrones (Temporada 2)

Alguien me definió hace un año esta historia de origen literario como un Señor de los Anillos con sexo. Una serie que al principio no me llamó la atención, un poco cansado ya de esta moda de las edades medias alternativas y con magias, lo cierto es que cuando le di su oportunidad a la primera temporada, me quedé enganchado como un memo. Fue divertidísima. Trascendía notablemente el concepto de Señor de los Anillos con sexo. Además de sexo había personajes mucho más complejos y menos lineales que la mera lucha entre el bien y el mal de Tolkien.

Nunca me he planteado leer la obra literaria en la que está basada. Ayer mismo en una librería pude ver los cuatro tomos de la historia ya publicados en español, y eran de un calibre tal que si fuesen obuses haría falta resucitar a un Gran Berta para dispararlos. Y esta pendiente de publicación en español de un quinto volumen, más dos que todavía no han sido paridos por su creador, George R. R. Martin (cuantas erres, como Tolkien; ¿esto también es una moda?). Y varias obras complementarias más. No veas tú que ladrillo. Mucho más cómoda la serie de televisión.

A “mis años”, es decir, con el escepticismo que me caracteriza en este tipo de historias, tampoco estoy para hacer un seguimiento detallado de las tramas. Así que habitualmente veo los capítulos relativamente perdido. Lo cual me la trae al pairo. Lo divertido de esta serie es que está muy, muy bien hecha, con unos guiones estupendos en sus diálogos y en situaciones concretas, y con interpretaciones magníficas. Especialmente entre los intérpretes de corta estatura. Ya adelanto que mis dos personajes favoritos son la niña Arya Stark (Maisie Williams), y el “pequeño de los Lannister“, Tyrion (Peter Dinklage). La primera por la viveza que sabe dotar al personaje, uno de los que más inteligencia pura demuestra en la serie. El otro,… por todo. Es divertido, dramático, ingenioso, se acompaña de guapas mujeres, y demuestra también que, si bien no es demasiado buena persona, vale mucho más que cualquiera de los otros altos y guapos.

El resto de los personajes también están muy bien. Hasta la sonsa de Sansa (Sophie Turner) empieza a tener su puntito. Me carga un poco el memo de Jon Snow (Kit Harington), que parece lelo no ligando con la estupenda pelirroja nórdica, Ygritte (Rose Leslie), que aunque recién salida de un culebrón británico bien merece la pena el desvío como dicen las guías Michelín. Y la rubia de los dragones, Danaerys (Emilia Clarke), que desde que dejó su apasionada historia con el animal aquel de la primera temporada, ha bajado muchos enteros. Sin embargo, por lo que comentan los muchos entendidos en este culebrón con armaduras, son dos de los personajes más importantes del conjunto de la historia. Mira tú.

En fin. Que no sé si me entero mucho del conjunto de la historia. Pero me divierto como un enano con los escasos episodios que cada temporada nos ofrece esta serie, que afortunadamente tiene mucho más que ofrecer que culos y tetas en bonito envoltorio televisivo. Que tampoco está mal. Ya, lo del ejército de zombies, o de espectros, o de lo que sean, que nos ofrecen como cierre de temporada… Uuuufffff… Por un momento he tenido visiones de la Cabalgata de la Compañía Gris a las órdenes de Aragorn, hijo de Arathorn, acompañado de un aterrado Gimli, hijo de Glóin, y de un indiferente Legolas, hijo de Thranduil.

¿El Muro de Hielo de Westeros? No, el macizo de la Jungfrau en los Alpes Suizos. Pero a mí, ya me vale.

[Television] Cosas de series: chicas nuevas que no son New Girl, escándalos marujiles, y el comienzo del fin para Eureka, entre otras cosas

Televisión

Esta semana tenemos algunas novedades y muchas pequeñas anécdotas en el resto. Así que iré de forma un poco telegráfica. Primero las novedades:

La novedad más interesante. Girls. De la HBO. Una especie de anti sex in the city. Chicas de veintitantos. Muy despistadas en la vida. En Nueva York. Con aspecto normal. Ni son muy guapas ni muy feas. Ni tienen grandes tipazos. Ni visten a la última. Con problemas. Para saber lo que quieren ser en la vida, cómo y con quién se quieren relacionar, lo típico. Lo que pasa es que ya sólo el primer episodio te engancha. Da igual que hayas pasado hace tiempo esa etapa de la vida. No necesariamente ha de ser un producto generacional. Porque tiene pinta de estar muy bien hecha.

Menos interesante. De hecho, todavía estoy pensando si es aceptable o simplemente mala. Scandal. De la creadora de Grey’s Anatomy (uno de mis guilty pleasures). El mismo estilo pero entre abogados que se dedican a tapar escándalos políticos en Washington DC. Lo dicho. Ya veremos.

Ha comenzado la última temporada de Eureka. Más dramática y con menos humor. Francamente serializada ya, con la trama de fondo que ha adquirido protagonismo. El primer episodio de la temporada muy bueno. Con mucho ritmo y con sorpresa final. Imprescindible para los amantes de la ciencia ficción.

En lo que no son novedades. Presencias destacadas en distintas series. Susan Sarandon se asoma a The Big C. Veremos si vuelve o es una aparición episódica. Jeanne Tripplehorn, la mala de aquella mala película con una protagonista que era una actriz mala pero que estaba muy buena, se asoma a New Girl. Serie esta que cada vez ha ido mejorando. Ya no la veo sólo porque Zooey Deschanel sea un encanto de chica. El caso es que la Tripplehorn siempre me pareció interesante. Ana Bolena se reencarna en otra reina consorte en Game of Thrones. Y hecha una fresca, que es lo propio de este señor de los anillos con sexo. No me quejo.

Me entero que estamos en la última temporada de In Plain Sight, una serie que sin destacar en nada,… pues a la que se le coge cariño por los protagonistas. Esperemos que deparen un final feliz para Mary, que se lo merece.

Fringe que está cogiendo carrerilla de cara al final. Afortunadamente con la presencia de la otra Olivia, más divertida que la oficial. Parece ser que tienen rodados dos capítulos finales de temporada. Uno por si la cancelan; otro por si siguen. Por mí, que sigan.

Risas. Muchas. Provocadas con intención en 30 Rock. Madre mía si son buenos. Cada vez me divierten más. No buscadas en Once upon a time. En el último episodio emitido, nos explican por qué la reina mala tenía tanta ojeriza a Blancanieves. Todavía me estoy partiendo de la risa. Definitivamente, un guilty pleasure esta delirante serie. Supongo que sus creadores la emiten con intención de que sea un drama; pero a mí me parece una comedia, de verdad. Lo único que faltaría es que su protagonista, Jennifer Cameron, además de ser mona, dejará de poner cara de extreñida constantemente. Ya le pasaba en House MD. No es una actriz muy allá, no.

Ayer estuve probando la película instantánea en blanco y negro para cámaras polaroid de The Impossible Project. Un poco chungo el resultado. A pesar de mis precauciones, efectivamente se vela con facilidad. El proceso no lo tienen muy afinado y si no la proteges de la luz cuando sale de la cámara, se ve afectada. La probé en esculturas callejeras de la ciudad. No estoy muy animado a seguir con el intento. Todavía me queda algún cartucho de todas formas. Os dejo unas muestras.

Calle San Ignacio de Loyola

Escultura de Angel Orensanz en San Ignacio de Loyola.

Paseo Constitución

Pareja con paraguas en Constitución.

Calle Joaquín Costa

Joaquín "Mazinger" Costa en Santa Engracia.

Gran Vía

Tres jóvenes en Gran Vía.

[Televisión] Cosas de series: Algunos estrenos de primavera y otras cosillas

Televisión

En primer lugar, decir que aunque cogí con ganas la serie Missing protagonizada por Ashley Judd, una actriz que siempre me gustó pero que últimamente se prodigaba poco en el cine, pero que tras tres capítulos ha demostrado ser muy mala, tanto en sus guiones como en la interpretación de su protagonistas y compañía. A la papelera. Nada. Ni de coña. Fuera.

Ya comenté la semana pasada que en el primer episodio, doble, de la nueva temporada de Mad Men la protagonista fue la nueva señora Draper (Jessica Paré), que efectivamente ha convertido el Zou Bisou Bisou en un auténtico trending topic (enlace a Youtube, no se garantiza su pervivencia en el tiempo). La verdad es que la señora está como un queso, y el bailecito es de lo más sensual y yeyé. El caso es que el tercer episodio lo han dedicado a la antigua señora Draper (January Jones), que nos ha dado una sorpresa mayúscula. Ya que parece… dos antiguas señoras Draper. Por el tamaño. Unos malvados estos guionistas. Pero veremos que da de sí la nueva adicción de Betty a los helados a pares.

Y vayamos con los nuevos estrenos. De serie o de temporada.

Ha vuelto la versión americana de The Killing. Se ha comentado mucho la actitud tramposa de los responsables de la serie, que en el último capítulo de la primera temporada, y con la colaboración del capítulo doble inicial de la segunda, a partir de un mismo crimen han construido una trama totalmente nueva y distinta. Yo tampoco me he sentido cómodo con este artificio argumental. Pero reconozco que es una serie que tiene muy buenos momentos, y seguiré con ella. De hecho, este primer capítulo doble de la segunda temporada me gustó.

También ha vuelto Game of Thrones, una de las series más celebradas del año pasado. Me resulta un poco lioso seguir a tantos personajes y tantas tramas paralelas. Que han aumentado con esta nueva temporada, en la que parece que la guerra abierta va a estar ahí, y en la que los cinco candidatos al trono van a tener sus momentos. Pero ahí se verá también la habilidad de los responsables de la serie para mantener el nivel. Primer capítulo para ir calentando el ambiente. Supongo que se lo irán tomando con calma antes de coger velocidad argumental. Bien.

Y un estreno absoluto. Magic City. Volvemos a lo que comentaba ayer. Muchos culos y tetas para enganchar en el primer capítulo. Esto ya empieza a ser habitual en algunas series. Por lo demás, hay quien la ha definido como una mezcla de Mad MenLos Soprano. Bueno. Ya veremos. No tiene mala pinta. De momento, la tengo en agenda.

Ayer tenía la intención de volver a utilizar la Yashica Mat 124G. Y así lo hice. Aunque no en el lugar ni en la forma prevista. Y además tengo la sensación de que algo fue mal, porque no creo haber hecho las doce fotografías que tiene un rollo de 120 en formato 6×6. Pero bueno, también me fui con la Panasonic Lumix GF1. Si la calzas con el 20mm y la ajustas al formato cuadrado, tiene prácticamente el mismo campo de visión que la Yashica. El recorrido que hice parecido pero no igual al del domingo pasado. A pesar de la amenaza constante de lluvia, que al final se materializó, me metí por el interior del soto de Cantalobos. Por zonas que no conocía todavía. Las fotos son de la GF1. Las de la Yashica tardarán unos días.

Arco iris sobre las vías

_____

Soto de Cantalobos

_____

Soto de Cantalobos

_____

Llueve sobre el azud

_____

[TV] El Doctor vuelve, y otras cuestiones televisivas

Televisión

Mayo ya está aquí. Y eso quiere decir que muchas de las series de ficción norteamericanas que vienen emitiéndose desde el otoño pasado, con un número de episodios por temporada de entre 20 y 24, irán cerrando sus temporadas actuales a lo largo de este mes. Así que las noticias sobre televisión, en la medida en que sean series de ficción que me hayan interesado, irán apareciendo por estas páginas con cierta frecuencia. De momento algunos comentarios sobre algunas novedades.

Doctor Who vuelve con fuerza

Reconozco que salvo Fringe, de cuyo final de temporada ya hablaré cuando llegue, poca cosa interesante he encontrado en la ciencia ficción en los últimos tiempos, abandonados desde hace tiempo “uves”, “puertas estelates” y otras zarandajas por ser francamente un tostón, me llena de ilusión la nueva temporada de Doctor Who. Nunca vi las series de las épocas antiguas, y sí que empecé a ver las modernas cuando las empezaron a emitir por el canal Sci-Fi, actualmente SyFy. Lo cierto es que el interés por este personaje y esta serie ha ido aumentando conforme se ha ido desinfantilizando un poco y conforme han ido encontrando protagonistas y acompañantes de mejor nivel. Y actualmente, ya sólo por ver a Amy Pond (Karen Gillan), que me tiene enamorado, ya se empieza a justificar la cosa.

Empezó dedicando el primer episodio a Elisabeth Sladen, que representó a Sarah Jane Smith, compañera del Doctor en los años 70, y que llegó a tener una serie propia con el mismo personaje. Falleció una semana antes del comienzo de la sexta temporada.

Pero el verdadero comienzo fue cuando empezaron a aparecer imágenes rodadas en Estados Unidos, con un doble capítulo inicial que se desarrolla en aquel país, en un claro intento por abrir mercados internacionales a la serie. La verdad es que empezó muy fuerte, con alguna escena muy impactante, y sobretodo con la presencia de la doctora River Song (Alex Kingston), que es uno de los personajes recurrentes más divertidos que ha salido en la serie. Parece que tendremos la oportunidad de saber toda la historia de la relación entre estos dos viajeros del tiempo. Aunque viajen en direcciones opuestas.

En cualquier caso, se han abierto una serie de arcos argumentales, que supongo que se irán desarrollando salpicados por otros episodios de aventuras autoconclusivas. Se han inventado unos nuevos mal, El Silencio, que aunque lo han intentado, no han desplazado en mi afecto a los más terribles malos que son los Angeles llorones. Todavía pienso que el primer episodio en el que aparecen estos últimos, el admirado Blink, protagonizado por mi cada vez más admirada Carey Mulligan, es el mejor de la segunda época del Doctor. Pero también ha aparecido una niña, misteriosa, capaz de regenerarse… Y sabemos cuando muere el Doctor… Y nos quedan dudas sobre si Amy está o no está, ha estado o no ha estado embarazada… Y de qué o de quién en caso afirmativo… Y, ¿quién es realmente River Song? Apasionante. Van a ser unas semanas muy divertidas. No sé que me dice que los 13 episodios nos van a saber a poco. Con el agravante que van a partir la temporada por la mitad con la llegada del verano. Agggggg…

Pasando de series nuevas

Sin embargo, en las últimas semanas he desdeñado algunas series nuevas, tras haber visto sus primeros episodios. En el campo de la fantasía, venía muy recomendada Game of Thrones. No sé, tal vez la grabe del satélite. Pero no me acabó de enganchar esta variante del género que inauguró El Señor de los Anillos, aunque esta venga con intrigas políticas y sexo. Tampoco me he enganchado a The Borgias. Con esta serie, obviamente se trata de explotar el filón que ya inauguró The Tudors. Intrigas políticas y sexo. Pero me cansé un poco de la anterior, así que paso. Y la enésima recreación del ciclo artúrico, Camelot, me pareció bastante floja. Y eso que se basaba en lo de antes, intrigas políticas y sexo.

Más noticias televisivas, en las próximas semanas. Creo que están a punto de finiquitar las aventuras de la segunda temporada de Raylan Givens… ya os contaré.

Península de Lleyn

Los primeros capítulos de la sexta temporada del Doctor han sido rodados en parte en Estados Unidos, aunque la mayor parte del rodaje de la serie se hace en Gales; donde está tomada esta foto, concretamente, en la península de Lleyn - Canon EOS D60, Sigma AF 28/1,8