[Fotografía personal] Y primeras pruebas de la Yashica Mat 124G

Fotografía personal

Os lo contaba a la vuelta de mi escapada a Barcelona hace dos fines de semana. Me agencié una cámara de formato medio de segunda mano, en excelente estado de conservación, una Yashica Mat 124G, que he comprado para algo más que tenerla en exposición en una estantería. Mi intención es hacer al menos un carrete cada mes o cada dos meses como mucho. Por las sensaciones y los hábitos, que son muy distintos de la fotografía digital.

Pero la vida del fotógrafo de película tradicional era más fácil cuando no había otra forma de hacer fotos. Entonces llevabas el carrete a revelar, y te lo devolvían con las copias, si las habías pedido. Si alguna te gustaba especialmente, pedías una ampliación para enmarcar, enseñar, guardar en un porfolio o lo que fuera, y a por otro. Hoy en día los requisitos son distintos. El primer problema es que de la gran variedad de películas disponibles en todo tipo de formatos, hoy en día queda más bien poco. Y en la mayor parte de las tiendas menos. Como estaba en Barcelona cuando me agencié la cámara, no me costó gran trabajo comprar un par de carretes de película negativa color de formato 120, Kodak Portra 160 NC, allí mismo. Pero debí haber previsto una previsión más grande de película de distinto tipo. No he visto tanta abundancia en las tiendas de Zaragoza. En las pocas en las que puede haber película de formato 120.

Al lado de la carretera, saliendo de Huesca hacia Sabiñánigo

La primera foto que tomaba con la "nueva cámara". Todavía con poca costumbre de mirar por el visor de capuchón con la imagen invertida lateralmente. Pero bueno. Recoge bastante bien el ambiente de la tarde en el Parque de la Memoria de Zaragoza.

Por otro lado, hoy no nos conformamos con el proceso que he comentado antes. Hoy todos queremos tener copias digitales de nuestras fotos para poder compartirlas en internet, bien sea en nuestro sitios personales, en nuestros fotoblogs, o en las redes sociales. No es frecuente disponer de un escáner de película competente en casa, y si dispones de él, el proceso de digitalización es aburrido hasta decir basta. Así que lo suyo es solicitar que con el carrete revelado te den un cd con las imágenes digitalizadas. En formato de 135 te ofrecen en la mayor parte de los sitios. Lo que llaman 4 “megas” y lo que llaman 16 “megas”. Cuando preguntas 4 (o 16) mega ¿qués?,… si tienes suerte, cosa que no siempre sucede, te contestan que megabytes. No voy a extenderme en el absurdo de esta nomenclatura que procede de la prehistoria de estos procesos. La realidad es que los “4 megas” son 1,5 megapíxeles, y los “16 megas” unos 4 o 4,5 megapíxeles, ahora no recuerdo con exactitud. Como véis, resoluciones muy moderadas. A la segunda resolución, también he oído que le llaman “pro”. Algunos dicen que viene de “profesional”, pero con esas cifras, salvo que estén de coña, lo dudo. Yo suelo pedir la de “16 megas”, porque cunda un poco más. Cuando llevé a cierta tienda de una famosa cadena a revelar el carrete de 120, no sabían muy bien qué pedir. Al final me anotaron “revelado + CD 16 megas”,… y a ver que devolvían de su laboratorio central en Barcelona.

Estanque en Zuera

Continúo la prueba camino de Huesca al día siguiente, cuando iba a trabajar. Para pillar la buena luz del amanecer. Está un pelín borrosa, pero es que está tomada a mano alzada, con luz escasa, y un viento intenso y frío. Cuesta mucho mantener el horizonte tras este pequeño estanque en las cercanías de Zuera en su sitio, más si no estás acostumbrado a la imagen invertida.

Ya he recibido el resultado. Me han devuelto el carrete de negativos revelado, y el CD con imágenes de aproximadamente 4,5 megapixeles. Siendo como son cuadrados los negativos, pues de unos 2150 pixeles de lado. Que ya va bien para hacer una evaluación del resultado, para usar en internet, o para hacer copias de un tamaño moderado (20 a 25 cms de lado). O iría bien si no fuese porque el escaneado venía con multitud de partículas de polvo incorporadas. No deben conocer estos laboratorios comerciales ningún sistema de limpieza de los negativos, o los procesos ICE, para eliminación de motas de polvo y otras imperfecciones en el escaneado. Si las tomas hubiesen tenido más importancia aparte de una primera comprobación de cómo funciona la cámara, se las hubiera devuelto y exigido unas copias digitales en condiciones. Como el tema no va más allá, valoro más mi tiempo, y el estado de sistema circulatorio, y paso del tema. Probablemente, pase en el futuro también de esta cadena de servicios fotográficos. Precios razonables, pero muy chapuceros. El caso es que en otra tienda a la que llevé hace poco unos carretes de 135, también me los devolvieron con problemas en el escaneado. Me empiezo a quedar sin opciones.

En realidad, a través de un amigo, hicimos una prueba de revelado casero con un Epson Perfection V600 Photo. Es un escáner plano que admite la digitalización de negativos y diapositivas, hasta formato medio. El caso es que la prueba que hicimos con una tira de tres negativos, que todavía no he podido subir a la red, mostraba un poquito menos de nitidez que los comerciales, pero ningún signo de motas de polvo al aplicar el proceso ICE de reducción de imperfecciones. Mucho más limpios. La falta de nitidez probablmente debida a que es difícil mantener los negativos de medio formato completamente planos en el chasis que los contiene. Los escaneamos para un tamaño de 24 x 24 cm a 300 pixeles por pulgada. Es decir 2.835 pixeles de lado. Algo más grandes. Pero esto es una resolución en el escaneado muy moderada, de unos 1333 pixeles por pulgada, lejos de la resolución máxima permitida. Es la ventaja de un negativo grande. Tiempo de escaneado para los tres negativos, unos ocho minutos. Corrección del color, uno de los principales problemas al escanear negativos, bastante razonable. Aunque tengo que hacer algunas pruebas más, creo que he encontrado el sistema para sacar partido a mi flamante Yashica Mat 124G. Sabiendo que aquellas imágenes especialmente afortunadas, siempre podré llevarlas a ampliar a un laboratorio en condiciones. Y que con los carretes en blanco y negro, no habrá problema con la corrección del color.

Os seguiré contando.

Al lado de la carretera, saliendo de Huesca hacia Sabiñánigo

A primeras horas de la tarde, en las afueras de Huesca, con abundante luz, un diafragma de trabajo más favorable, la fotografía queda mucho más nítida. Lastima la suciedad que no han sabido quitar en la digitalización del negativo en el laboratorio comercial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s