[Breve – música] Dixie Rue del Percebe – Concierto bajo el puente

Música
La banda toca, y el pilar al fondo

La banda toca, y el Pilar al fondo - Canon EOS 5D Mk.II, EF 28/1,8 USM

Dixie Rue del Percebe – Concierto bajo el puente, un álbum en Flickr.

Ayer estuvimos en un concierto al aire libre. Bajo la lluvia en realidad. Aunque cubiertos por las arcadas del puente de Piedra de Zaragoza. Tocaba la Dixie Rue del Percebe, voluntariosa banda zaragozana que le da al jazz al estilo de Nueva Orleans. Lo que está muy bien. Los blues les quedan muy bien.

[Libro] Chico y Rita

Literatura

Llevaba un tiempo sin leer ninguna historieta. Actividad que inicié de forma más o menos periódica hace algo más de un año, pero que había abandonado en los últimos meses. Pero al entrar en una librería hace unos días me sorprendió ver es una novela gráfica firmada por un diseñador famoso como Javier Mariscal, y un director de cine, supongo que como guionista, no menos famoso como Fernando Trueba. Y la cogí. Luego me he enterado que es una adaptación como historieta de un filme de animación que todavía está por estrenar.

Chico y Rita
Javier Mariscal y Fernando Trueba
Ediciones Sins Entido; Madrid, 2010
ISBN: 9788496722736

Esta es una historia de una amor, aparentemente imposible, entre un pianista, Chico, y una cantante, Rita, ambos cubanos, ambos de raza negra. Durante años, décadas, se van persiguiendo, encontrándose y desencontrándose primero en La Habana, luego en Nueva York, y en sus respectivos periplos por París o Los Ángeles, desarrollando sus carreras en el mundo del jazz, del music-hall, o del cine,… a pesar de las traiciones de los amigos, de los agentes, de los mafiosos, del racismo, o del mundo de la política.

En líneas generales estamos ante una historia gráfica con un dibujo muy interesante, que produce un ambiente muy auténtico de la época y de las situaciones. Sin embargo, la historia la he encontrado un poco fría y un poco tópica. No ha llegado a emocionarme del todo. En lo que se refiere al libro, me convence el trabajo de Mariscal, pero no tanto el de Trueba. Veremos como pinta el largometraje. Que supongo que iré a ver, ya que he empezado con esta historia.

Recomendación musical

Mucha música cubana fusionada con el jazz. Cubop, jazz latino,… lo que haga falta. Vamos. Que sugiero un repaso por la obra de Bebo Valdés, que pone música a la película que pronto se estrenará.

El cielo sobre los pinares de Venecia

El cielo sobre los pinares de Venecia - Cosina 100/3,5 MC Macro

Un premio para “Cifu”

Música, Política y sociedad, Televisión

Ya he comentado desde hace un tiempo que estoy abonado a los podcasts de diversos programas de Radio 3 y Radio Clásica, emisoras ambas del ente público o como se denomine ahora. Y gracias al invento este de los podcasts puedo escuchar tipos de música que, por los horarios a los que se programan habitualmente, no puedo acceder. Y ahora sí. Porque los escucho cuando quiero y donde quiero.

Una consecuencia de ello es que, entre otros, escucho los programas de jazz de las emisoras mencionadas: Jazz porque sí en Radio Clásica y A todo Jazz en Radio 3. La consecuencia es que cada vez me siento más a gusto, más cómodo, con este estilo de música que siempre me había atraído, pero que al no ser de difusión habitual ni estar incardinada en nuestra cultura, resulta más difícil de comprender. Esto, en mi caso, está mejorando notablemente en los dos últimos años. Y esta muy bien.

El caso es que ambos programas están dirigidos y presentados por Juan Claudio Cifuentes “Cifu” que es un clásico de la difusión de la música de jazz en España. Yo recuerdo, aunque tan apenas los veía por su horario de difusión, el programa que hizo en los años 80 en el segundo canal de RTVE, el UHF que llamábamos entonces, la 2 que llaman ahora, Jazz entre amigos. El hombre, todo serio y con su barba, comenzaba el programa más o menos siempre con el mismo tono, entrando directamente al tema, presentando el contenido del mismo. Muy característico. Ahora, con su saber enciclopédico, va desgranando y emitiendo la historia de esta música norteamericana, pero ya a su vez internacional, para disfrute de los aficionados a la misma. Es cierto que he oído a alguno criticarlo por demasiado clásico o que mira demasiado hacia épocas pretéritas. Pero eso no es necesariamente malo, si es que es cierto; en todo caso es una opción. La pregunta que habría que hacerse es sobre quién cogerá el relevo cuando falte, para lo cual espero que pasen muchos años, pero, ley de vida es ley de vida , sucederá.

Pero bueno, volviendo al título de esta entrada, hace un par o tres de días, esta semana, se anunció que se le había otorgado un premio especial del jurado de los Premios Ondas. Se dice que son unos premios muy prestigiosos por su solera y tradición. Yo soy escéptico en estas cuestiones. No hay más que ver el palmarés de los últimos años. Siempre me parece que hay un tufillo de coyuntura y oportunismo en las concesiones, más que de auténticos méritos. Y esto de “premio especial del jurado” suena a que, precisamente por las coyunturas, estos premios suelen olvidar a quienes realmente merecen por su esfuerzo o su calidad la consideración general de la sociedad, pero por la minoría del público que lo sigue u otras razones no tienen un impacto mediático. Así que se acaban otorgando estos a modo de premios de consolación, que pueden ser especialmente lamentables si se otorgan a título póstumo. Pero bienvenidos sean si con ello se consigue reconocer a los profesionales como “Cifu”, cuando están todavía vivitos y coleando y en activo en las ondas. Eso está bien. Porque no. Y yo me alegro. Dicho queda.

Además de los enlaces a los podcasts que he puesto antes, quisiera enlazar también algunos programas de Jazz entre amigos que RTVE tiene subidos en su archivo público en internet.

Recordando a Miles Davis en el 50º aniversario de Kind of Blue: parte 1 y parte 2.
Dizzy Gillespie en el festival de jazz de San Sebastián de 1988:  parte 1 y parte 2.
Monográfico dedicado a Duke Ellington: parte 1 y parte 2.

No sé si hay más programas, pero es que el motor de búsqueda del archivo de RTVE es una auténtica cagarriña.

Tras las nubes, Collarada

Por mucho swing que tenga, la música de jazz siempre me genera un cierto humor melancólico; así que os dejo una imagen otoñal, casi invernal de las estribaciones de Collarada en el Pirineo aragonés, que le va mucho a ese estado de ánimo también - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Libro] Jazz: Cómo la música puede cambiar tu vida

Literatura, Música

En los últimos tiempos, y gracias a los podcasts de Radio 3 y Radio Clásica, así como algún otro, me estoy aficionando a una música que siempre me ha gustado, pero de la que realmente he sabido poco. Así que poco a poco voy recorriendo la música de los principales músicos del género. Pero es una música compleja, y hace tiempo que me apetecía leer algo sobre el tema. Y el otro día vi en los estantes de una librería el libro que hoy os traigo aquí para comentar.

Jazz: Cómo la música puede cambiar tu vida
Wynton Marsalis y Geoffrey C. Ward
Paidós Contextos; Barcelona, 2009
ISBN: 9788449323195

Antes de leer el libro, poco sabía del autor principal del mismo, Wynton Marsalis, salvo que era un músico de jazz contemporáneo, un trompetista, no tenía prejuicios. Cuando lo hojee en la librería entendí que me podría ayudar a comprender tanto algún aspecto técnico y formal de esta música, como algunos aspectos históricos, como algo de la filosofía del estilo tanto en el pasado como en el presente. Sin ser específico de ninguna de estas dimensiones. Pero ya me pareció bien. Luego, en las dos semanas que he tardado en leerlo, he conocido por distintas fuentes que es un autor controvertido por diversos motivos. Luego seguiré con esto.

El libro se configura en 7 capítulos que se pueden estructurar en cuatro partes. La primera, que comprende los tres primeros capítulos, nos habla de los elementos básicos que constituyen el lenguaje musical del jazz, con dos capítulos dedicados respectivamente al swing y al blues, como elementos básicos de este lenguaje, y otro dedicado a los distintos elementos musicales, formales, que podemos encontrar en una pieza de jazz. A continuación hay dos capítulos dedicados a la filosofía implícita o explícita que hay detrás de este estilo musical, desde su significación como música de la minoría afroamericana inicialmente, hasta su expansión por todos los estratos de la sociedad norteamericana y mundial. Finalmente hay un capítulo en el que se repasan las que para el autor principal son las principales figuras del género, y un capítulo a modo de recapitulación de las principales ideas expuestas.

He mencionado en varias ocasiones la expresión “autor principal”. Podéis ver en la mini ficha técnica que lo firman dos autores. Uno de ellos es músico, el otro no lo es, siendo historiador y ensayista de la música de jazz. Sin embargo, el texto está escrito en primera persona por Marsalis, como si fuera el único autor. Supongo que no siendo escritor profesional habrá querido apoyarse en el otro autor. Al que se le reconoce el trabajo con la co-autoría del libro. Hay muchos libros escritos por gente famosa de los que siempre te queda la duda si los han escrito ellos mismos o si han tenido un “negro” como se llama en argot que se los ha escrito, y que permanece desconocido. Parece que esta es una práctica habitual. El enfoque de este libro me parece más honesto, es un reconocimiento que dice “yo tengo las ideas” pero necesito a alguien que sepa del tema para que esté bien escrito. Ningún problema por mi parte.

Por lo tanto, hemos de suponer que el ideario expuesto pertenece al trompetista de Nueva Orleans, que me ha sorprendido por el conservadurismo que mantiene en sus conceptos sobre lo que es el jazz. De acuerdo a lo que he escuchado por ahí, en estos momentos hay una diversidad de músicos que se consideran, o algunos consideran como parte de lo que se denomina jazz, y que incluyen mucho de lo que se denomina libre improvisación. También se suele incluir dentro del género las distintas fusiones que en las últimas décadas se han llevado a cabo con otros estilos musicales como los sones cubanos, el flamenco, la bossa nova, el tango, el rock and roll, etcétera. Pero el autor es muy estricto, y sólo considera digno de atención como jazz aquellas formas de improvisación que mantienen su esencia de derivados del blues, y con el swinging característico de las formas más clásicas. Por este motivo y otros que no tienen que ver con lo tratado en el libro (o sí, no lo sé), el autor ha entrado en controversia en numerosas ocasiones con otros músicos y otros autores.

No me considero capacitado para opinar con claridad en este tipo de polémicas. Quizá con el tiempo. De momento prefiero mantenerme con la mente abierta al conocimiento sobre cualquier tipo de estas músicas, e ir decidiendo por mi mismo qué me gusta y que no sin preocuparme mucho de las etiquetas. Es cierto que hasta el momento de lo que más me gusta en el jazz es mucho de lo que defiende Marsalis como tal; pero también me gustan muchas de las fusiones que he escuchado con otro tipo de músicas. Especialmente con la brasileña, pero no sólo.

En resumen, aunque no es exactamente lo que yo esperaba cuando lo compré, quizá esperaba un libro un poco más orientado a la divulgación técnica de este tipo de música, lo cierto es que lo considero útil para adquirir una base conceptual sobre el jazz, un estilo musical que aunque minoritario, ha influido más que notablemente en casi toda la música popular que se escucha hoy en día. Y que se ha ganado desde luego un lugar importante en la historia de la música.

Szent István

Ya lo he sacado por aquí previamente, pero me cayó muy bien mientras tocaba en la plaza de Szent István en Budapest; no era jazz lo que tocaba, aunque evidentemente si qué improvisaba con el instrumente que no se cómo se llama con el que tocaba - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Música y fotos, y música y Treme

Fotografía, Música, Televisión

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos tiene cuenta en Flickr, y en ella va abriendo álbumes con algunas de sus fotografías más emblemáticas. Lo bueno del caso es que las fotografías de esta institución están libres de derechos, y por lo tanto son de libre utilización por el público. Entre los álbumes publicados, el último de ellos es una serie de más de 400 fotografías de William P. Gottlieb tomadas en los escenarios privilegiados del jazz neoyorquino y en Washington D.C. entre 1938 y 1948. Creo que es altamente recomendable su visita tanto para los aficionados al jazz y la música en general como para los aficionados a la fotografía. Os dejo dos imágenes, por gentileza de la mencionada y generosa institución norteamericana.

Portrait

Portrait of Billie Holiday, Downbeat, New York, N.Y., ca. Feb. 1947 - Library of Congress

Portrait of Lionel Hampton, Aquarium, New York, N.Y., ca. June 1946 (LOC)

Portrait of Lionel Hampton, Aquarium, New York, N.Y., ca. June 1946 - Library of Congress. En 1992, tuve el honor de asistir a un concierto de Hampton en el Teatro Principal de Zaragoza, en el marco del festival de jazz que tradicionalmente se celebra en otoño. Él y su banda estaban ya bastante ancianos, pero daba gusto su alegría, su ritmo y sus ganas de tocar música. El hombre tenía 84 años, y aún vivió 10 años más. Curiosamente, la Wikipedia en inglés dice que se retiro a consecuencia de un accidente cerebrovascular que padeció en 1991; pero juro que el concierto que yo digo fue en noviembre del 92. A finales de octubre como más pronto.

Y no dejamos la música, pero cambiamos la fotografía por la televisión. Hace unos días os hacía el comentario sobre Treme, una serie de 10 capítulos que venturosamente tendrá continuación en un futuro, en el que asistíamos a la recuperación de la vida en Nueva Orleans tras el huracán Katrina. Y uno de los pilares de la vida en la ciudad del sur de los EE.UU. es la cultura, especialmente la cultura musical. Hay decenas de cameos de músicos emblemáticos en los distintos episodios de la serie, muchos de ellos desconocidos para mí, aunque no para los conocedores del tema. Pues bien, os puedo recomendar un podcast en el que podréis tener una guía musical de los distintos episodios de la primera temporada de la serie. Así que si os gustó la serie, es muy probable que queráis escuchar estos programas. El podcast se titula bajo la original propuesta de La música de Treme. Claro. Así que, a por él.

Flauta

Mientras en Nueva Orleans hay un músico impresionante en cada garito, aquí nos tenemos que conformar con las voluntariosas bandas que en los domingos de primavera nos ofrecen su mejor hacer en el quiosco del Parque Grande de Zaragoza; le ponen interés,... pero no es lo mismo, no - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Blog Day 2010… pero yo voy a recomendar podcasts,… cosas mías…

Música

Blog Day 2010Como todos los años, y debido a esa sensación, más bien falsa, de que 3108 se parece a la palabra Blog según la tipografía que se use, hoy se celebra el Blog Day. El día de los blogs. En la página que enlaza la imagen de cabecera de esta entrada, proponen una forma que a mí me parece relativamente compleja de celebrar esta historia. Compleja pero que en esencia consiste en recomendar cinco blogs. A ser posibles nuevos, que hayan llamado la atención durante el último año.

Como soy excesivamente perezoso, especialmente en verano, para seguir instrucciones complejas, me voy a limitar aquí a las recomendaciones, como he hecho los últimos años. Pero este año, todavía voy a ser más heterodoxo. Porque no voy a recomendar específicamente blogs, sino que voy a recomendar podcasts. Que no deja de ser más que una variante sonora o visual de la idea original escrita.

Pero es que este año se afianzado mi nueva forma de escuchar la radio. Y es a través de los podcast, principalmente de Radio 3, la emisora del ente público Radiotelevisión Española que, sin ser para tirar cohetes, tiene algunos programas que se salen de la corriente general de las radiofórmulas musicales, y nos permite escuchar otro tipo de cositas. He aquí lo que escucho yo:

Cuando los elefantes sueñan con la música, presentado por Carlos Galilea: La base del programa es la música brasileña. Pero no sólo. De vez en cuando se abren paso otras músicas compatibles con el espíritu de la anterior.

La madeja, presentado por Ricardo Aguilera y Elena Gómez: Músicos y músicas diversas pero de calidad, a base de programas monográficos, dedicados a un autor, cantante, tema, estilo, etc. Con mucho humor y desenfado, pero al mismo tiempo con seriedad en la selección de las músicas.

Toma Uno, presentado por Manolo Fernández. Americana music. Durante muchos años pensé que la música country era un rollo. De repente un día escuché un disco de Alison Krauss, luego la banda sonora de Cold Mountain, seguí escuchando otras cosas,… y decidí que la música es buena o mala según la calidad de los que componen o interpretan, no según el género o estilo. Y decidí dar una oportunidad a una variedad de estilos, muy norteamericanos sobre los que nos habla este programa.

Jazz porque sí (Radio Clásica) y A todo jazz (Radio 3), presentados por Juan Claudio Cifuentes, Cifu. Dos por el precio de uno. Jazz. Mucho, abundante. Y bueno. Muchos clásico. De vez en cuando también cosas más actuales. Conocimiento enciclopédico del veterano presentador.

El Club de Jazz, presentado por Carlos Pérez Cruz. Este no es de Radio 3. Originalmente un programa de la radio convencional, actualmente emite en forma de podcasts por internet, aunque eventualmente pueda colaborar con alguna emisora. Jazz más actual, más contemporáneo, más atrevido. Con colaboradores de diversos puntos del mundo.

Hasta hace dos meses, podría haber incluido un sexto podcast dedicado a la música clásica. Se trataba de Música sobre la marcha, programa que en realidad he estado escuchando en directo a las tres de la tarde en mis trayectos entre Huesca y Zaragoza. Presentado por Fernando Palacios, me parecía muy entretenido y muy ilustrativo. Creo que he aprendido más sobre música clásica, o sobre música en general, en este último año y medio que en el resto de mis… los que sean años. Pero cerró en junio. Se pueden recuperar los programas en el enlace anterior. Me gustaría que este presentador, y músico, volviera con algún nuevo programa. Intentaré estar al tanto.

Y estas son mis recomendaciones de este año. Musicales. Mejor, ¿no?

Músicos callejeros en la Petite France

Músicos en las calles de la Petite France de Estrasburgo - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

El 14 de agosto de 2010, un mal día para los amantes del jazz

Fotografía, Música

Pues sí. Eso han comentado en sitios como The Online Photographer. Nos han dejado dos personas relacionadas con el mundo del jazz.

Por un lado la cantante y compositora Abbey Lincoln, quizá muy poco conocida por estos lares fuera del mundillo. Intérprete con gran personalidad, quizá sea merecedora de mayor fama.

Por otro lado, también ha fallecido Herman Leonard, fotógrafo estadounidense especialmente conocido por sus icónicas imágenes de muchas de las figuras del mundo del jazz. Sugiero visitar su página personal con el fin de conocer el conjunto de su trabajo, y en especial alguna de sus galerías más relacionadas con el jazz. En Youtube es posible encontrar algún homenaje al fotógrafo.

En fin, hoy toca por la tanto ponerse un poquito luctuosos.

Desconsuelo

Desconsuelo, de Llimona, en el MNAC de Barcelona - Panasonic Lumix LX3, G 20/1,7 ASPH.

Una propuesta musical, el “jazz manouche” de Django Reinhardt en el centenario de su nacimiento

Música

Desde hace unas semanas me estaba llamando la atención la cantidad de programas de radio, especialmente los que sigo a través de sus podcasts, que estaban dedicados al guitarrista belga Django Reinhardt. Desde incluirlo en un programa de música clásica como Música sobre la marcha de Fernando Palacios en Radio Clásica hasta los típicamente dedicados al jazz  que dirige Juan Claudio Cifuentes “Cifu” en Radio Clásica o Radio 3, pasando por Cuando los elefantes sueñan con la música de Carlos Galilea también de Radio 3. Y en esto, que volviendo a escuchar uno de ellos, me di cuenta que el pasado 23 de enero se cumplieron los cien años del nacimiento del maravilloso gitano del jazz manouche.

Jean Baptiste “Django” Reinhardt nació en Bélgica y pasó su infancia en un campamento gitano cerca de París, donde aprendió a tocar la guitarra. A los 18 años sufrió graves quemaduras en un incendio, de modo que dos dedos de la mano izquierda quedaron inutilizados, por lo que tuvo que volver a aprender la guitarra con técnicas totalmente distintas y propias. A pesar de las lesiones, consiguió realizar una carrera de éxitos con su música, en la que combinaba la tradición musical gitana con el swing que llegaba del otro lado del océano. Particularmente afortunada fue su asociación con el violinista Stéphane Grapelli, con quien formó el Quintette du Hot Club de France, y con quienes conseguiría sus mayores éxitos. Desgraciadamente, murió prematuramente a los 43 años por un accidente cerebrovascular.

Realmente, el animado swing del manouche siempre me ha gustado mucho y lo recomiendo a cualquiera que no le importe escuchar viejos discos de jazz con todas las imperfecciones de las grabaciones de los años 30 del siglo pasado. También cabe recordar aquí que Woody Allen dirigió una película, Acordes y desacuerdos (Sweet and Lowdown), relativamente inspirada por el músico belga, con Sean Penn en el papel de guitarrista, y en la que sonaban muchas de sus composiciones.

Así que ya sabéis mi propuesta musical para estos días.

Café Central

El Café Central de Madrid, un lugar que contribuyó a mi afición al jazz, allá por el año 1990; la foto es actual - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Libro de fotografía: The Jazz Loft Project

Fotografía

Cuando hace unos meses visité la exposición de W. Eugene Smith en la Lonja de Zaragoza, conocí que en un momento dado de su vida, cuando todo le iba bien y era un fotógrafo de prestigio que trabajaba para la revista Life, insatisfecho con el tratamiento que se daba a sus reportajes, lo dejó todo, y emprendió un faraónico reportaje sobre su ciudad natal, Pittsburgh. Sin embargo, le fue mal. Durante este tiempo, se alojó en el 821 Sixth Avenue de Nueva York, un loft en el que trabajó y se frustró. Pero durante ese tiempo el lugar se convirtió en un centro de peregrinación para músicos de jazz y otros muchos personajes de la cultura, donde pasaban sus veladas y hacían sus sesiones. Y Smith lo fotografió y lo grabó. Y de ahí, ha nacido este libro, que encontré recomendado en Photo-Eye.

The Jazz Loft Project: Photographs and Tapes of W. Eugene Smith from 821 Sixth Avenue, 1957-1965
Sam Stephenson (investigación y textos); W. Eugene Smith (fotografías)
Knopf Publishing Group, 2009
ISBN: 978-0307267092

Durante los ocho años en los que trabajó allí, el fotógrafo tomó en torno a 40.000 imágenes en las que documentó por un lado la vida interna del edificio donde vivía y trabajaba, en especial los numerosos músicos de jazz que llegaban con sus instrumentos y organizaban sus jam sessions, en un enriquecedor intercambio de ideas e impresiones. Por otro lado, desde la ventana del cuarto piso, se dedicó a fotografiar las escenas callejeras que le llamaban la atención. Todo ello, como una especie de salida al atasco de su gran proyecto sobre Pittsburgh.

Pero no sólo fue eso, también grabó en torno a 4.000 horas en cintas magnetofónicas, con conversaciones e interpretación con todos los que allí pasaban. Por todo ello, esta descomunal obra, nunca publicada, es una fenomenal fuente de información sobre un momento y un lugar, y sobre los fenómenos culturales que por allí pasaban.

Sam Stephenson se ha dedicado a estudiar todo este material durante siete años, para al final seleccionar bastantes de las fotografías más representativas, pero también para obtener extractos de las conversaciones grabadas con distintos personajes de la música y la cultura.

Como aficionado a la fotografía y al jazz, el libro es de un interés absoluto. Digno de pasarse muchos ratos contemplando las personales imágenes del fotógrafo, pero también de revivir los momentos pasados en el loft, releyendo las conversaciones con muchos ilustres del jazz.

No sé si es posible encontrar en libro en España. Yo lo compré a través de Amazon UK, al razonable precio de 20 libras esterlinas, sin gastos de transporte incluidos.

Seco

Hojas secas en la ajardinada fachada junto al CaixaForum de Madrid - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7

William Claxton, fotógrafo de jazz

Fotografía, Música

Uno de los enlaces recomendados en el blogroll que podéis encontrar en la columna de la derecha de este Cuaderno de Ruta es The Online Photographer. Y algo que hacen de vez en cuando en este blog es recomendar paseos por la obra de diversos fotógrafos. Recientemente, han publicado la noticia del fallecimiento de William Claxton, fotógrafo a quien yo no conocía.

La característica más destacada de este fotógrafo es su dedicación a la fotografía del mundo del jazz, un mundo que da lugar no sólo a una música que levanta pasiones u odios por igual, sino también a una plasticidad visual poco usual. En unas condiciones de toma siempre difíciles, generalmente en interior, con la necesidad de fotografiar con la luz que haya, con grandes contrastes, el fotógrafo no sólo tiene que dominar los aspectos técnicos de la toma de la imagen sino que además tiene que tener un conocimiento del músico y de la música que le permita anticipar el instante en el que la expresión del jazzista va a darnos esas imágenes icónicas que muchos hemos visto en muchas ocasiones. Y creo que las imágnes de Claxton son un buen ejemplo de ello.

También convendrá repasar las imágenes relacionadas con el mundo de las celebridades y de la moda, para completar la visión de conjunto de la obra de este fotógrafo. Que os recomiendo.

En la imagen de hoy, Sorrento. En los lugares de vacaciones de la costa italiana se tocaba jazz hace unas décadas para entretener a los veraneantes norteamericanos, como han inmortalizado algunas películas detacadas.

Hoteles de Sorrento

Lujosos hoteles junto a la orilla del mar en Sorrento - Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM