[Recomendación fotográfica] Colores de moda, proyectos fotográficos, fotoensayos y depresiones

Fotografía

Llevo unos cuantos días, demasiados, sin hacer recomendaciones fotográficas. Pero también es cierto que durante las fechas próximas al fin de años, los sitios dedicados a la fotografía, o a casi cualquier cosa, se dedican a hacer balance del año, y pocas novedades aportan. Pero algunas cosita he recogido, y voy a hacer un completo dedicado a los nuevos propósitos de año nuevo, que en fotografía suponen dos cosas; o aprendemos nuevas cosas, nuevas técnicas, o nos planteamos nuevos proyectos. O el más simple de practicar más a menudo la afición.

Años llevo documentando los límites entre la ciudad y el campo en el entorno de las huertas de Miraflores y Las Fuentes, en Zaragoza. Quizá algún día debería ordenar ese material, darle forma y exponerlo de alguna forma de un modo coherente. Transformación y paisaje alterado por el ser humano.

En primer lugar, podemos centrarnos en un proyecto sobre un color. Todos los años, Pantone nos habla de su propuesta como color del año, que para el 2019 es el llamado “living coral”, coral viviente. A mí me gusta. No es extraño que en mis presentaciones profesionales, o en los álbumes de fotografías de los viajes, escoja para el texto resaltado un color similar, en lugar de usar negritas o cursivas. En Magnum Photos se han dedicado a buscar en su catálogo fotografías en las que este color o similar esté presente de forma significativa. Podéis hacer el mismo ejercicio con vuestros catálogos fotográficos. O plantearos como proyecto uno en el que este color sea predominante. U otro color de vuestro gusto. Que para gustos, los colores.

Pero si de proyectos nuevo estamos, los propios de Magnum han rescatado un texto de uno de sus más destacados y divertidos fotógrafos, Philippe Halsman, en el que nos propone una serie de claves para desarrollar nuevos proyectos fotográficos creativos. No estará de más echarle un vistazo. Y además las fotos de Halsman, que aparecen en el artículo, suelen poner de buen humor al contemplarlas.

Pero también viene bien el plantearse proyectos concretos. En varios sitios, por ejemplo en la NPR, ha aparecido estos días atrás el uso terapéutico de la fotografía. Y en particular nos han hablado del proyecto de la fotógrafa Tara Wray, que sufre episodios periódicos de depresión endógena, grave enfermedad mental que puede tenes consecuencias fatales. Su Too Tired Project, (“Proyecto Demasiado Cansada”; el cansancio o sensación de fatiga permanente es uno de los síntomas de la depresión), es la consecuencia de este uso terapéutico de la fotografía para combatir la depresión. Que también se ha convertido en un libro.

Y si no queremos convertirnos en el objeto principal de nuestro propio trabajo, nos queremos fijar en un aspecto externo de la realidad, siempre podremos plantearnos realizar un ensayo fotográfico, un fotoensayo. Un ensayo, tradicionalmente una forma literaria diferente de la literatura de ficción, conlleva un análisis, una interpretación y una evaluación de los hallazgos realizados sobre un determinado tema. Cuando este análisis, esta presentación de hechos y esta interpretación y evaluación se realiza mediante fotografías, acompañadas o no de textos, estamos ante un fotoensayo. Y dicen en Magnum Photos que el maestro del fotoensayo por excelencia fue W. Eugene Smith. Y puede que no les falte algo de razón. Desde su visión de la realidad de la España rural de la dictadura en la posguerra, concretada en su visión de la población de Deleitosa en 1951, hasta las consecuencias del envenenamiento por mercuriales y otros metales pesados en la bahía de Minamata en 1971, pasando por otros ensayos célebres como Country Doctor, es desde luego una fuente de inspiración importante. Aunque no podemos olvidar que también se metió en algún proyecto que le sobrepasó… como el dedicado a su ciudad, Pitsburgh. Un proyecto de tres semanas al que al final dedicó un año, y consideró inacabado.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; 1/250 a f/11, gitanos y más cosas

Fotografía

Tengo la sensación de que las recomendaciones de esta semana, miradas despacio darían para dos entradas. De hecho he decidido dejar parte de ellas para una entrada específica dedicada las publicaciones en línea que intentaré encajar algún día a lo largo de esta semana que viene, que me parece que tengo ya muy ocupada. En cualquier caso, hay de todo. Desde cuestiones anecdóticas hasta cuestiones serias y aniversarios. Espero que os guste. Acompañan el texto las últimas fotografías que he tomado en blanco y negro con cámara de formato medio. Me encanta como va la Ilford XP2 a 200 ISO incluso en revelado casero, en lugar del C41 que se supone que le corresponde.

Paseando

Paseando en las calles más tranquilas del barrio de San José.

En primer lugar, una recomendación relativa a una de las seguidoras de este Cuaderno de ruta. En Parte Uno se presenta el trabajo de Carolina Pereira Alcorta que desde Buenos Aires ha estado trabajando un reportaje sobre los gitanos, fotografías que llevo viendo desde hace semanas y que ahora se agrupan con gran coherencia. Podeís encontrar también el trabajo de Carolina en Behance. Estupenda la sensibilidad social de esta fotógrafa.

1/250 s y f/11 son los parámetros de exposición de la fotografía que tomó el Apolo 8 en la que podíamos ver por primera vez como la Tierra se alzaba sobre el horizonte de la Luna. Y la NASA nos ha puesto a nuestra disposición un vídeo donde han reconstruido el momento de la toma, que se realizó con una Hasselblad ELM y un Carl Zeiss Sonnar de 250mm desde la cápsula en la que orbitaban nuestro satélite en septiembre de 1968, hace ahora un poquito más de 45 años. Yo me he enterado a través del twitter de DSLR Magazine, y a continuación os dejo el vídeo.

Hoy en día, todo el mundo estamos acostumbrados al enfoque automático de las cámaras fotográficas. Curiosamente, según nos muestran en Japan Camera HunterLeica consideraba en su sucursal londinense hace un buen montón de años que sus telemétricas ya tenía enfoque automático. Cierto es que hay ocasiones que el telémetro de una Leica puede ser tan eficiente como el enfoque electrónico de las cámaras modernas, pero me parece que el concepto no es el mismo; tengo esa sospecha. En cualquier caso, en La Vida Leica! (en inglés, a pesar del título del blog), nos han dejado un vídeo del Deutsches Filminstitut que nos muestra cómo fabricaban las lentes de los microscopios y las Leicas en la Ernst Leitz Obtische Werke de Wetzlar hacia 1932.

Pero ya que estamos con el ánimo de reivindicar la vieja fotografía sobre película argéntica, y hemos dado noticia de Hasselblad y Leica, por qué no recordar también las emblemáticas Rolleiflex, como hace Steve Huff en sus páginas, mostrándonos un montón de estrellas del cine y del rock usando algunas de estas hermosas cámaras. Por si alguien no lo sabe, estas cámaras se siguen fabricando en la actualidad por parte de DHW Fototechnik en Alemania.

Concesionarios

Modernos concesionarios de automóviles en el Tercer Cinturón.

Durante el verano de este año se conmemorará (espero que no se celebre), el 100ª aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Así que supongo que irán apareciendo noticias y actos relacionados con la efemeride durante todo el año. De momento, en PetaPixel nos hablan del rescate de unos negativos no revelados de aquella época tomados con una Kodak Brownie por Hubert Berry Ottaway, un soldado que luego perdió la vista por culpa de las heridas recibidas, motivo por el que nunca reveló los negativos. Tristes hechos para la humanidad, aquellos cuatro años de barbarie.

Otro hecho de triste memoria en el siglo XX fue la contaminación de las aguas de la bahía de Minamata en Japón por parte de la Chisso Corporation. Las fuertes dosis de productos con alto contenido en mercurio, produjeron graves enfermedades neurológicas en la población y numerosas malformaciones congénitas en los niños nacidos en el lugar. Ya el genial W. Eugene Smith documentó el hecho, dejándonos algunas fotografías icónicas. Pero todavía se sufren las consecuencias del desastre ecológico, y en L’Oeil de la Photographie nos cuentan como Takeshi Ishikawa se preocupa de mantener viva la memoria.

Principio del camino

Paso sobre las vías del ferrocarril.

Pongámonos un poco menos trascendentes por un momento, y hablemos de mujeres. Lindsay Bottos es una estudiante de arte que publica un Tumblr con autorretratos. En el cual recibe numerosos mensajes anónimos despectivos e insultantes. Lejos de amedrentarse, ha dedicado una de sus entradas a mostrarnos esos mensajes ofensivos e incivilizados sobre sus propios autorretratos, incidiendo en los aspectos que los intolerantes más odian de su persona o su que hacer. No se trata de si su actividad artística te gusta o no, sino del respeto que ella o cualquier otra persona merece. Y su respuesta me parece altamente inteligente. Lo contaron en varios sitios, que no he registrado.

Y es que las mujeres sufren constantemente agresiones y situaciones de violencia o desprecio en todo el mundo. Tenemos algunos ejemplos esta semana que nos pueden sobrecoger y, espero, sensibilizar. En L’Oeil de la Photography nos muestran el trabajo de Stephanie Sinclair – Too Young to Wed sobre los matrimonio en muchas partes del mundo de niñas excesivamente jovencitas, que ni siquiera han llegado a la preadolescencia. Con los riesgos asociados a las relaciones sexuales excesivamente precoces con su mucho mayores “maridos” y los embarazos cuando les llega la madurez sexual también en edades muy tempranas. Y todo ello sin que sus derechos o libertades sean tenidos en cuenta. Ni siquiera considerados. O por ejemplo, como la fotógrafa Amy Toensing, fotógrafa australiana, para National Geographic nos habla de Gunjan, una niña en la India que soporta con sus trabajos la economía familiar. Mucho queda para poder decir sin rubor que realmente estamos en un mundo civilizado.

Scout de Aragón

Vieja furgoneta de grupo scout.

Como dejaré para otro día como he anunciado al principio de esta entrada los comentarios sobre artículos y porfolios publicados en publicaciones en línea, y quizá algún otro tipo de publicación, me despediré con una recomendación más relacionada con el mundo de las mujeres. Y del rugby, que al fin y al cabo este fin de semana ha comenzado el Seis Naciones, el único torneo deportivo que sigo con cierta fidelidad. Y es que en los porfolios de los lectores que L’Oeil de la Photographie publica cada sábado nos ofrece el de Frédéric Augendre dedicado al seguimiento fotográfico de un club femenino de rugby siete francés, el Athletic Club de Boulogne-Billancourt, en sus entrenamientos. Así voy calentando las neuronas para la más que probable entrada deportiva de mañana.

Granjas

Granjas y campos en la huerta de Las Fuentes.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; paisajes, personas, y todo lo queda en el medio

Fotografía

En líneas generales podemos dividir de forma grosera las recomendaciones de esta semana entre las que tienen que ver sobre todo con los paisajes y las que tienen que ver sobre todo con la figura humana o con las personas. Suponiendo que siempre se pueda trazar una línea divisoria clara entre ambas, que lo dudo. Vamos primero con los paisajes.

Creo que ya hablé en algún momento de los paisajes de Jem Southam. Este es un fotógrafo inglés que se dedica a fotografiar especialmente los paisajes del sur de Inglaterra, en color, unos paisajes que no dejan de hacer referencia a muchas más cosas que el propio paisaje. Utiliza una cámara de gran formato, con negativos de 8 x 10 pulgadas, lo cual le permite obtener un gran nivel de detalle. Nos lo recuerdan en las páginas del Victoria and Albert Museum, que en su momento expuso sus fotografías.

En LightBox de Time nos mostraron un bello paisaje del oeste norteamericano de Philip-Lorca DiCorcia. Bien es cierto que los intereses de este fotógrafo nortemericano van mucho más allá de este tema, sin duda. Lo traigo a colación, aunque ya lo he mencionado en alguna otra ocasión, porque en mis visitas al MoMA y al Met que hice recientemente vi que es un fotógrafo al que se le tiene en gran estima en su país y figura de forma destacada en estas notables instituciones. Así que quienes no se hayan acercado a su obra, esta puede ser una buena excusa. A mí cada vez me va gustando más.

Pimientos y colesterol

Hemos estado de fiesta grande en Zaragoza estos días; y en el grupo de Flickr Fotógrafos en Zaragoza (FeZ) se propuso una quedada fotográfico-festiva el jueves pasado. En el entorno de la ribera del Ebro por el paseo Echegaray. Que está muy animado.

El delta del Misisipí es una región que ha atraído a numerosos fotógrafos, tanto por su paisaje natural como por el humano. Un ejemplo más de esto son las interesantes fotografías en blanco y negro de Brandon Thibodeaux, tal y como nos las presentan en American Photo Magazine.

Hablaré pronto del último número de la revista Exit que analiza las influencias de los artistas del pasado, pintores en muchas ocasiones, en los fotógrafos actuales. Pues bien, en L’Oeil de la Photographie, blog que han montado la gente del antiguo Le Journal de la Photographie a la espera de dar a luz su nuevo proyecto, nos hablan de los paisajes de Nicolas Dhervillers en los que homenaje expresamente a pintores paisajistas de antaño. Gran dominio de la luz y de la posproducción.

El director de cine Wim Wenders también es un buen fotógrafo. Ya lo he comentado, incluso tengo algún libro de él en esta faceta. En DSRL Magazine, a propósito de una exposición en Lérida, en la Fundación Sorigué, que no me importaría ver, nos hablan un poco de  su técnica, basada en la fotografía con cámaras de medio formato. En concreto nos hablan de la Plaubel Makina 67 y de la impresionante Fuji GX617, esta última una bestia para la fotografía panorámica. Me ha interesado mucho, especialmente desde cayó en mis manos una hermanita pequeña de esta última, la Fuji GS645S.

Puente de Hierro

Nos centramos muchos en los puentes, como en el Puente del Pilar, más conocido por los lugareños como Puente de Hierro; es la misión de este mes en FeZ.

Metiendonos ya de lleno en la fotografía relacionada con la figura o las actitudes del ser humano, suponiendo que en algún momento hayamos dejado de hablar de ella, tenemos lo siguiente.

En Lenscratch reflexionan sobre la fotografía de desnudo femenino, pero desde el punto de vista una mujer fotógrafa, y en qué medida puede haber diferencias respecto al punto de vista del fotógrafo masculino. Yo no tengo tan claro que esas diferencias estén tan claras, pero en cualquier caso el trabajo de Claire Mallet, sobre el cual inician el debate, me ha parecido muy interesante.

Otra serie interesante es la de Tommy Kha en la que se fotografía a sí mismo siendo besado por extraños. Es una crítica a los estereotipos que como hombre asiático se le atribuyen, de persona pasiva, sumisa y asexuada. Los extraños tenían libertad sobre cómo querían besar al fotógrafo, el cual se mantenía en una postura impasible y pasiva. La serie se denomina Return to Sender, y nos la presentan en Flavorwire.

Tragachicos

En la plaza de San Bruno tuvimos un rato de entretenimiento con la chavalería “siendo devorada” por el Tragachicos.

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos proponen el trabajo de la iraní Shadi Ghadirian, que estudia el papel de las mujeres en la vida cotidiana de las sociedades musulmanas. Sus estilos son diversos, y sus imágenes están llenas de simbolismo.

Finalmente, en Lens de The New York Times nos hablan de The Big Book de W. Eugene Smith. Uno de mis favoritos, es un fotógrafo realmente complejo e interesante. Y ahora se ha publicado un facsimil idéntico a una de las grandes obras de este fotógrafo. Que no sé si se me pondrá a tiro. En cualquier caso, tengo ya un par de libros muy interesantes de este fotógrafo.

Globos

Volvimos a salir a la plaza del Pilar antes de volver a los puentes y al río; la verdad es que se levanto viento fresco y eso hacía un poco desapacible el paseo por la ribera.

Noria

No obstante, cumplimos con lo que se esperaba, y obtuvimos la fotografías de rigor, aprovechando la mezcla de luces del crepúsculo.

Noble oficio el de jamonero

Tanto ver las gentes de los chiringuitos preparar estupendas meriendas y cenas, hizo que llegado el momento, nos retiráramos a tomar una cervecicas y comer algunos bocatas. Y brindar por las fiestas y por las gentes que allí nos reunimos.

[Fotografía] Recomendaciones semanales y fotografiando en Nueva York con una telemétrica de formato medio

Fotografía

En primer lugar, sobre la telemétrica de formato medio. Desde hace algún tiempo me apetecía añadir a mi colección de cámaras una telemétrica de formato medio. Herederas avanzadas y sofisticadas de las cámaras de objetivo retráctil, en los años 80 y 90, e incluso en la última década, se han podido encontrar el equivalente a una “compacta” para película de 120/220, con tamaños de negativo que van desde el 6 x 4,5 al 6 x 9. El problema es que no son fáciles de encontrar a buen precio. Muy tentadoras son las Mamiya 6 y 7. Telemétricas de objetivos intercambiables, resultan caritas. Especialmente los objetivos, que son estupendo. Así que la opción pasó siempre por una de las multiples Fuji. Especialmente las más económicas y “compactas” GS645 en sus diversas declinaciones.

Dumbo (Down Under Manhattan Bridge Overpass)

Excelente gradación de grises la combinación del buen objetivo de la Fuji GS645S y la exelente película Ilford Delta 400, en estos edificios de Dumbo, barrio de Brooklyn, cuyo nombre es el acrónimo de Down Under the Manhattan Bridge Overpass.

En estos días pasados en Nueva York, en la tarde que dedicamos a las tiendas, me pasé por B&H Photo  Video, macrotienda de fotografía, vídeo y otras electrónicas de consumo, que merece la visita por sí misma. Eso sí, no vayáis en sábado; la llevan judíos integristas como se puede comprobar al entrar en el establecimiento, que respetan la fiesta semanal judía religiosamente. Nunca mejor dicho. Pero esto es anecdótico. Lo importante es su variada oferta y su buen hacer. Me ofrecieron entre las Fujica GW 690 (o una de sus declinaciones posteriores), y una Fuji GS645S Professional. Las primeras eran muy tentadoras. Imaginad un negativo 6 veces superior al tradicional de 35 mm. La calidad que debe dar. Pero eran considerablemente más caras, eran muy grandes, y consumes un carrete de 120 con sólo 8 exposiciones. Así que opté por la segunda, que tiene un negativo “sólo” 3 veces mayor que el tradicional de 35 mm, permite 15/16 exposiciones por carrete, es muy llevadera por tamaño y peso, es mecánica y por tanto independiente de pilas, que lleva para el fotómetro, y muy fácil de usar si sabes el abc de la fotografía.

En esta entrada os dejo algunas de las fotos que tomé con los dos carretes de Ilford Delta 400 que compré para probarla. Lo hice en el entorno del Brooklyn Bridge de Nueva York, que a la caída de la tarde, con una luz excelente y mucha animación es un lugar donde las oportunidades fotográficas surgen.

Ante el puente de Brooklyn

Me dirijo hacia la entrada del puente de Brooklyn desde Dumbo, y me llama la atención uno de los abigarrados postes de señales que podemos encontrar en las calles de Nueva York.

A parte de esto, mis recomendaciones fotográficas de estas dos semanas están un poco desordenadas y deslavazadas por efecto del viaje. Pero algunas notas aunque sea rápidas os dejo.

Un obituario, de un fotógrafo que conozco poco, pero muy interesante. Bill Eppridge nos ha dejado recientemente como nos informaban en Time Lightbox el Tumblr de Time, además de un muchos otros sitios. Adquirió especial fama por sus fotografías del asesinato del presidente John F. Kennedy.

En el puente de Brooklyn

Torturando el objetivo de la Fuji GS645W en este contraluz del Bajo Manhattan con el sol en el encuadre, se comprueba el buen hacer de los ópticos de la casa japonesa, ya que aguanta perfectamente sin mucha pérdida de contraste.

Dos aniversarios coincidentes. La revista National Geographic celebra su 125 aniversario con un especial dedicado a la fotografía. Será el número de octubre. Probablemente merezca la pena pillarlo. Nos lo informa Ben Olivares entre otros. Y 125 años cumple también la salida al comercio de su Kodak No 1, que dio lugar a la saga de Kodak Box, aquellas de “usted pulse el boton, nosotros hacemos el resto”. La antecesora de las “cámaras para tontos”. Siempre he dicho que no hay cámaras para tontos. En el peor de los casos, tontos con cámaras. Sus negativos y las positivos resultantes eran muy característicos, porque la imagen resultante era circular. Una vez expuesto el rollo de 100 exposiciones, tenías que llevarla al comercio para que la recargasen con otro. Nos lo han contado en PetaPixel, donde además añaden una colección de bellas imágenes tomadas con este tipo de cámaras.

En el puente de Brooklyn

La delicada estructura de esta pasarela sobre el tramo carretero del puente de Brooklyn permite apreciar lo bien que resuelve el detalle más fino la cámara.

Tengo por ver una serie de vídeos que han publicado en American Suburb X (ASX). Supongo que serán interesantes, ya que están dedicados a Henri Cartier-BressonRobert FrankAndy Warhol.

Me ha tocado la fibra el artículo de Lens de The New York Times recordando la catástrofe de la Bahía de Minamata, en Japón, en la que unos vertidos tóxicos de mercurio en 1973 produjo graves malformaciones congénitas y enfermedades crónicas en muchas personas. W. Eugene Smith ya cubrió fotográficamente aquel acontecimiento de una forma primorosa. En esta ocasión, es Takeshi Ishikawa quien reflexiona con sus imágenes sobre el hecho. Oí hablar por primera vez de este trágico acontecimiento en mis clases de Medicina Preventiva y Social en la Facultad de Medicina, y desde luego influyeron en el camino que tomé profesionalmente con posterioridad.

En el puente de Brooklyn

A pesar de que no es una cámara pequeña, no impone a las personas que entran en el encuadre, muchas de ellas se muestran interesadas por el chisme que el fotógrafo lleva entre las manos. Seguimos en el puente de Brooklyn donde realice la prueba de la cámara, por si había algún problema detectable, llevarla al día siguiente, antes de salir de Nueva York, a B&H.

Ya que hablamos de National Geographic, como me ha gustado la entrada en su blog Proof dedicada al fotógrafo Marcus Bleasdale y sus fotografías tomadas en la sufrida República Democrática del Congo. Bellas imágenes en blanco y negro de una región en situación muy muy difícil.

Por último, una posibilidad, la de explorar la de la revista de fotografía en línea Coil Magazine. Van por su quinto número. Nos lo recomendaron en One Giant Arm.

En el puente de Brooklyn

Excelente cámara de reportaje con su objetivo equivalente a un 35 mm en el más común formato de 24 x 36, que permite integrar en el encuadre personas y ambiente. Creo que va a ser una cámara muy divertida de usar.

Libro de fotografía: The Jazz Loft Project

Fotografía

Cuando hace unos meses visité la exposición de W. Eugene Smith en la Lonja de Zaragoza, conocí que en un momento dado de su vida, cuando todo le iba bien y era un fotógrafo de prestigio que trabajaba para la revista Life, insatisfecho con el tratamiento que se daba a sus reportajes, lo dejó todo, y emprendió un faraónico reportaje sobre su ciudad natal, Pittsburgh. Sin embargo, le fue mal. Durante este tiempo, se alojó en el 821 Sixth Avenue de Nueva York, un loft en el que trabajó y se frustró. Pero durante ese tiempo el lugar se convirtió en un centro de peregrinación para músicos de jazz y otros muchos personajes de la cultura, donde pasaban sus veladas y hacían sus sesiones. Y Smith lo fotografió y lo grabó. Y de ahí, ha nacido este libro, que encontré recomendado en Photo-Eye.

The Jazz Loft Project: Photographs and Tapes of W. Eugene Smith from 821 Sixth Avenue, 1957-1965
Sam Stephenson (investigación y textos); W. Eugene Smith (fotografías)
Knopf Publishing Group, 2009
ISBN: 978-0307267092

Durante los ocho años en los que trabajó allí, el fotógrafo tomó en torno a 40.000 imágenes en las que documentó por un lado la vida interna del edificio donde vivía y trabajaba, en especial los numerosos músicos de jazz que llegaban con sus instrumentos y organizaban sus jam sessions, en un enriquecedor intercambio de ideas e impresiones. Por otro lado, desde la ventana del cuarto piso, se dedicó a fotografiar las escenas callejeras que le llamaban la atención. Todo ello, como una especie de salida al atasco de su gran proyecto sobre Pittsburgh.

Pero no sólo fue eso, también grabó en torno a 4.000 horas en cintas magnetofónicas, con conversaciones e interpretación con todos los que allí pasaban. Por todo ello, esta descomunal obra, nunca publicada, es una fenomenal fuente de información sobre un momento y un lugar, y sobre los fenómenos culturales que por allí pasaban.

Sam Stephenson se ha dedicado a estudiar todo este material durante siete años, para al final seleccionar bastantes de las fotografías más representativas, pero también para obtener extractos de las conversaciones grabadas con distintos personajes de la música y la cultura.

Como aficionado a la fotografía y al jazz, el libro es de un interés absoluto. Digno de pasarse muchos ratos contemplando las personales imágenes del fotógrafo, pero también de revivir los momentos pasados en el loft, releyendo las conversaciones con muchos ilustres del jazz.

No sé si es posible encontrar en libro en España. Yo lo compré a través de Amazon UK, al razonable precio de 20 libras esterlinas, sin gastos de transporte incluidos.

Seco

Hojas secas en la ajardinada fachada junto al CaixaForum de Madrid - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7