[TV] Cosas de series; viajes a las estrellas

Televisión

En un par de semanas, y por diversas circunstancias, se me han acumulado un montón de series que he terminado, o he terminado su temporada en curso. Cada vez es más frecuente que sean serie de temporada única. Pero la cuestión es muy variable. Así que tengo mucho trabajo pendiente. Que voy a intentar dosificar de una forma racional. También ha habido noticias tristes. Después de la tercera temporada de Santa Clarita Diet, que para mí, y para muchos, había estado a gran altura, siendo muy divertida y la mejor de las tres… Netflix ha anunciado su cancelación… ¡¡¡¡???? Nuevamente, en el mundo de la televisión priman intereses que no tienen que ver con la calidad de las series.

En cualquier caso, las dos series de hoy no han sido aquellas en las que ha pasado más tiempo desde que terminé de verlas hasta hoy. Pero sí aquellas en las que ha pasado más tiempo desde que empecé hasta hoy. Y las dos tienen muchas cosas en común. Y notables diferencias. Y encima pertenecen a uno de mis géneros preferidos, aunque muchas veces maltratado; la aventura espacial. La space opera.

Qué mejor para ilustrar esta galáctica entrada que un paseo por las salas de espera del espaciopuerto de Disneyland Paris antes de hacer un recorrido por una galaxia muy muy lejan, en la atracción que más me hizo reir en todo el día. Dos veces.

Star Trek: Discovery – 2ª temporada

Cuando llegó su primera temporada, se vio claramente que esta nueva serie de la franquicia Star Trek era un intento de modernizar, actualizar, aumentar el nivel de calidad en la producción de las series de este universo de la ciencia ficción. Y en gran medida se consiguió. Situaciones mucho menos maniqueas, conflictos éticos, una mejor presentación y mayor nivel de efectos visuales, siempre algo cutres en la franquicia, personajes interesantes, conflictuados, menos estereotipados… Lo cual parece que conllevo dos efectos. Algunos que sólo teníamos buen recuerdo de la serie original, pero había abominado de buena parte de lo que se hizo después en la franquicia, nos reconciliamos con ella. Por contrapartida, fanáticos fieles a la franquicia se quejaron de que se había perdido el espíritu de la misma.

En su tercera temporada, en la que ha vuelto a haber un arco argumental que ha envuelto los (¿excesivos?) catorce episodios. Conservando algunos de los elementos de la temporada anterior, se introducían elementos que llevaban a una cierta reconciliación con los tradicionalistas de la franquicia. El capitán Pike (Anson Mount), un joven Spok (Ethan Peck), la eventual aparición de una de las variantes de la Enterprise,… todo ello reunía a la nueva serie con la tradición trekkie. Algunos de los nuevos protagonistas como la principal, Michael Burnham (Sonequa Martin-Green), o esa robaescenas que es la emperatriz/capitana Georgiou (Michelle Yeoh), y algún otro personaje o situación, más la calidad de la producción, la vinculan a los nuevos tiempos.

El resultado final me resulta ambiguo. No me ha parecido que tuviera el mismo nivel que la primera temporada, pero en cualquier caso ha sido bastante disfrutable y entretenida. Uno de los principales problemas que le veo es que es larga para lo que van a contar. Es una historia que se puede contar en nueve o diez episodios, en la que ha habido redundancias, momentos que no han aportado casi nada al avance de la trama. Ha sido morosa por momentos. Pero bueno… bien está.

Parece que habrá tercera temporada. Pero no sé muy bien como, tal y como ha acabado esta temporada. Quizá con una renovación absoluta de protagonistas que haría que dejase de tener tanto sentido el Discovery del título. O tal vez haya habido una preparación a un spin off con la Enterprise del capitán Pike como protagonistas. Con Rebecca Romijn en su papel de Number One… mientras que la tripulación de la Discovery serguirá sus aventuras en… bueno. Es que no quiero destripar el final de la temporada. Ya veremos como sigue la cosa. Según la Wikipedia, la tercera temporada es segura, indica que con la tripulación actual y en la Discovery, y lo que piden los fanáticos de la serie es que se haga el spin off de la Enterprise de Pike y Number One.

The Orville – 3ª temporada

Esta parodia del universo Star Trek fue una de las más agradables sorpresas del año pasado. Su creador y protagonista, Seth MacFarlane, se dedicó a replicar el ambiente de las series más clásicas de la franquicia trekkie como un vehículo para realizar un crítica social y política a la sociedad norteamericana, y de buena parte del mundo, de la actualidad. Si la franquicia original ha presumido siempre de impulsar valores positivos, como el valor de la ciencia, la necesidad de la exploración y el descubrimiento, el buen rollo entre civilizaciones y razas,… la humanidad como valor en sí mismo, también es cierto que visto en retrospectiva, la forma en que se prestan esos valores es, por decirlo de alguna forma, bastante ingenua. Naïf.

La crítica de MacFarlane es más incisiva, repasa los problemas de tolerancia y convivencia que se observan hoy en día en el que los populismos, especialmente de derechas, encuentran su camino a través de los sistemas electorales para impactar en los ciudadanos y obtener cuotas de poder o representación en unos sistemas políticos en los que no creen. E introducen intolerancia, sexismo, racismo,… lo que queráis. La tripulación de The Orville, ella misma repleta de ironías, se enfrentará en sus aventuras a estas cuestiones y nos permite reflexionar un poco. O un mucho en alguna ocasión. Yo me lo pasé bien en su primera temporada.

Y me lo he pasado bien en la segunda. Nuevamente, sin tomarse demasiado en serio a sí misma, manteniendo un estilo de parodia simpática y amable hacia su original trekkie, ha ido repasando nuevos temas o revisando los ya tocados. Pero ha ido más allá, nos ha ofrecido algunos arcos argumentales que han resultado muy entretenidos. Y de paso ha procedido a parodiar/homenajear otras sagas célebres de la ciencia ficción.

Una de las “razas” del universo de The Orville en esta temporada han sido los kaylons, una civilización de seres robóticos, que claramente están inspirados en los cylons de Battlestar Galactica (léase saylons). Y el último episodio de la temporada ha estado claramente inspirado por las luchas de rebeldes contra un imperio, con una banda sonora que mimetiza el estilo de las de John Williams para la saga Star Wars.

Yo me lo sigo pasando muy bien con esta serie. Que dure mucho tiempo con este nivel. Por cierto, la Kelly Grayson alternativa, siendo la misma actriz (Adrianne Palicki), es todavía más atractiva que la original.

[Cine] 卧虎藏龙:青冥宝剑 (2016), o la llegada de las nuevas formas de ver cine en la televisión

Cine

卧虎藏龙:青冥宝剑 (Crouching Tiger, Hidden Dragon: Sword of Destiny, 2016; 172016-0311)

Esta semana no hemos ido al cine. Quizá tengamos una fuerte saturación por la frecuencia con la que hemos ido durante los meses de enero y febrero, queriendo ver todas esas películas, que optando al éxito en la temporada de premios, nos prometían tantas alegrías cinéfilas… que a veces se cumplían y otras no.

Sin embargo, coincidió también con una serie de conversaciones con mi hermana sobre las formas alternativas que ya son una realidad de ver la televisión y, más concretamente, de ver cine en el aparato de televisión. Esto nos llevó a que en estos momentos ambos estamos probando un servicio de videoteca en línea, ya que tienen un mes gratis inicial, para probar, antes de seguir de lleno con la suscripción en el servicio. Mi hermana está con Wuaki TV y yo con Netflix. No es que haya sido algo planificado ni nada de eso… pero ha venido dado y estamos probando.

No he estado todavía en China,... pero por dar un ambiente oriental, os traigo algunas imágenes tomadas en Kioto, Japón.

No he estado todavía en China,… pero por dar un ambiente oriental, os traigo algunas imágenes tomadas en Kioto, Japón.

La primeras sensaciones que hemos intercambiado son que Wuaki TV tiene un mucho mejor fondo de armario en cuestión de cine, mientras que Netflix destaca más con las series, unas cuantas de ellas de buena calidad y producción propia. Pero ambos servicios tienen sus inconvenientes en cuestión de oferta que hace que te lo pienses mucho antes de contratar definitivamente.

Como yo soy el que está con Netflix, esta semana me he encontrado con una cuestión. Esta empresa, además de producir series de televisión, ha empezado a producir largometrajes de ficción. Y me he encontrado con este que comento someramente hoy, segunda parte de una película de Ang Lee que introdujo en occidente el género de vistosas artes marciales chinas, muy dado a una bella fotografía y a ignorar por completo las leyes de la física, especialmente aquellas relacionadas con la gravitación universal. No es que pierda el culo por este tipo de películas, pero algunas de ellas son entretenidas.

Aunque son dos países distintos con culturas diferencias, no se puede negar la influencia mutua, siendo probablemente mayor la influencia china en Japón que al revés.

Aunque son dos países distintos con culturas diferencias, no se puede negar la influencia mutua, siendo probablemente mayor la influencia china en Japón que al revés.

No me extenderé gran cosa. En esta ocasión, con este filme dirigido por Woo-Ping Yuen y protagonizado por la única protagonista que queda de la primera parte, la elegante Michelle Yeoh, se cumple aquello de que segundas partes nunca fueron buenas. Sabemos que esto, en cine, no es una verdad universal, pero se cumple a rajatabla en esta ocasión. Desgraciadamente, aunque conserva algo de la belleza formal de la película de Ang Lee, no deja de tener un sabor a telefilme de mero entretenimiento sin mayor trascendencia, con unas interpretaciones que se quedan a años luz de las de su antecesora. Desde luego no nos han descubierto a una nueva Ziyi Zhang (Zhang Ziyi, en versión oriental, en la que el nombre de pila va en segundo lugar).

Pero bueno, el comer y el rascar todo es empezar. Quizá con el tiempo, con unos presupuestos adecuados, y sabiendo atraer a los directores e intérpretes adecuados, pueda ser una fuente de buen cine, de la misma forma que es fuente de buenas series de televisión.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **

En cualquier caso, merece la pena acercarse a estos países de los que hemos oído hablar mucho pero conocemos poco.

En cualquier caso, merece la pena acercarse a estos países de los que hemos oído hablar mucho pero conocemos poco.