[Cine en TV] I Am Mother (2019)

Cine

I Am Mother (2019; 31/20190609)

Normalmente, siguiento mi tendencia de los últimos tiempos, este comentario cinematográfico tendría que haber aparecido en algún momento entre el jueves y ayer sábado. Pero he estado liado. Y ayer estuve en Madrid. Comiendo y charrando con unos buenos amigos a quienes hacía tiempo que no veía, y aprovechando para ver exposiciones de PhotoEspaña 2019. Todavía estoy digiriéndolas. Las comentaré en pocos días, pero todavía no he decidido cómo. Porque da para un par de entradas. Pero bueno. Vamos a centrarnos en este estreno cinematográfico de Netflix, dirigido por Grant Sputore, de quien no sé gran cosa, es su primer largometraje, pero con un reparto que prometía. También había leido alguna crítica favorable en algunos medios; aunque los tenía cogidos con pinzas, porque cada vez me fío menos de los “críticos” en los blogs de internet. No sé si es que no saben, o es que pertenecemos a distintas generaciones y hemos crecido con distintos valores. Entre ellos, los cinematográficos.

Ya que vi esta película afectado todavía por el desfase horario del viaje a China, os dejaré algunas imagenes del viaje, de las bellas Montañas Amarillas, Huangshan.

Estamos ante una cinta de ciencia ficción, subgénero postapocalíptico, en la que un robot de femmnina voz, “Mother”, (Rose Byrne [voz]) está al cargo de un almacén con miles de embriones humanos con el fin de relanzar la especie tras un evento de extinción masiva cuya naturaleza desconocemos. Asistimos a la crianza de una niña que llega a su adolescencia, innominada, “Daughter”, (Clara Rugaard), que avanza por buen camino, y que es la precursora de otros por llegar. Pero la llegada al búnquer de una mujer herida en misteriosas circunstancias, “Woman” (Hilary Swank), romperá el equilibrio de la microsociedad del búnquer, sembrando dudas en la joven sobre lo que está pasando en el mundo en realidad.

El largometraje no carece de algunos valores y de un planteamiento interesante. Resulta obvio desde un primer momento, por la relación entre el robot y la adolescente que un misterio hay. Que a la chica se le oculta información. Que hay un desconocimiento absoluto sobre lo que pasa fuera. Que son extraños los exámenes a los que se ve sometida. Que hay algo extraño en la cuenta de los días desde el evento de extinción masiva. Pero la resolución del mismo se vuelve a ratos morosa y confusa. Tan simbólica pretende ser en algunos momentos que genera un cierto lío, aunque al final las cosas son cuatro conceptos que dejan claro lo que, más o menos, ha pasado. Lo cual no acaba de tener mucho sentido ni dejar claro cuál es el mensaje o la tesis del director. Por lo cual, no sabes si simplemente has visto un producto de entretenimiento con pretensiones, que no da más de sí porque no han puesto más de ellos.

Aunque correctamente interpretada, a mí me deja cierta sensación de descontento. No me acaba de convencer. Pero no quisiera desaconsejar formalmente la película. La ví dos días después de volver de mi viaje a China, afectado todavía por el desfase horario, que me causaba estar muerto de sueño a las siete de la tarde, mientras que a las cuatro de la mañana se me abrían ojos como platos, en los primeros días tras nuestro regreso. Así que igual tienen razón los que la defienden con cierta intensidad. A lo mejor. No sé.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

[Cine] La boda de mi mejor amiga (2011)

Cine

La boda de mi mejor amiga (Bridesmaids, 2011), 16 de agosto de 2011

Sí. Ya sé lo que vais a decir. Con semejante título en castellano, hace falta estar loco para ir a ver esta película. Pero hay varias circunstancias atenuantes: 1), hace mucho calor y eso enlentece y dificulta la toma de decisiones razonables y razonadas; 2), esta película venía precedida de críticas que advertía que no era lo que parecía y que estaba muy bien; 3), perdí la votación por lo que o tragaba o me quedaba en casa. Veremos a ver que pasó al final.

Sinopsis

Annie (Kristen Wiig) es una chica que está dejando de ser chica a marchas forzadas, cuyo negocio de pastelería le fue mal lo mismo que su última relación seria, que mal vive en una casa con dos hermanos absolutamente extraños, que se acuesta por el mero hecho de practicar el sexo con un tipo que realmente sólo quiere eso y ella no se atreve ha decir que quiere más, y que para colmo de males, su mejor amiga de la infancia y esas cosas, Lillian (Maya Rudolphse va a casar con un pijo. Y ella va a ser la dama de honor principal, al frente de una grupo de amigas y familiares más colaterales de la novia, en las que destaca la superpija Helen (Rose Byrne). A partir de ahí todo irá mal, Annie irá perdiendo su lugar y su norte, y aunque cierto comprensivo policía de tráfico, Rhodes (Chris O’Dowd), está por ahí por si necesita algo, lo que sea, acabará sumida en un profundo pozo perdiendo a su amiga, su trabajo, su casa, sus oportunidades con el guripa,… Hasta que… Hasta aquí puedo contar.

Realización y producción

Desde el principio se ve que los autores de esta comedia quieren diferenciarse de la típica comedia romántica sobre bodas que periódicamente, como las golondrinas, anida en nuestras pantallas de cine procedente del otro lado del Atlántico, sin que sea posible como pasa con las golondrinas diferenciar unas de otras. Salvo quizá la celebrada comedia que en español llevaba el mismo título que ésta, cambiando la “a” del final por una “o”. Para empezar, porque empiezan a salir chistes sobre pedos, caca, culo, pis,… aunque luego tampoco sea ese el camino que toma la película, que en determinados momentos se pone realmente melancólica.

La base de la película es el guion de la propia protagonista, Wiig, que procede de la afamada Saturday Night Live, con algunas colaboraciones de lo que se supone es el humor gamberro británico, pero que salvo las caras que aparecen por ahí, tan apenas se notan. Así, con cierta indefinición sobre el tipo de comedia que quiere ser la película avanza poco a poco con algún destello de comicidad, y muchos ratos de cierta indiferencia hacia el punto final, que es desalentadoramente muy del gusto americano.

Interpretación

El peso de la película lo lleva Kristen Wiig, a quien no hace mucho mencionamos por estas páginas por su aparición en otra comedia gamberreta. El resto están de comparsas, haciendo papeles decentes siempre en función de la comentada indefinición del filme. Si pretenden extraer carcajadas del público, conmigo han fracasado. Alguna sonrisa que otra, y pequeñas risillas. esporádicamente. Para colmo, aparece Rose Byrne que es una actriz que me resulta muy estomagante, y cuyo papel además no contribuye a mejorar esa imagen. Desaprovechada la relación con el polícía interpretado por el miembro del “IT Crowd”, Chris O’Dowd. Un personaje que cae simpático, pero que no da de sí todo lo que podría.

Conclusión

No entiendo el entusiasmo que ha levantado este filme en algunos medios. Sin ser un desastre, o una mala película siquiera, no pasa de ser una comedieta que mezcla la común mediocridad del género en la actualidad con algún momento divertido. Obviamente, no le deberían haber cambiado el título; en más de una ocasión he manifestado que el tipo que pone los títulos en castellano de las películas extranjeras debería ser condenado por crímenes de lesa humanidad. Pero tampoco podemos echar la culpa de la insatisfacción a las expectativas creadas por el título. La película flojea lo mires como lo mires. Y los críticos que por el mundo andan, también. O les afecta el calor. O no se han enterado de lo que es una comedia. Que en una comedia, a partir de determinado momento te resulte indiferente lo que les pasa a los que salen,… malo.

Valoración

Dirección: **
Interpretación: **
Valoración subjetiva: 
**

Túmulos funerarios - Gamla Uppsala

Túmulos funerarios reales en Gamla Uppsala - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

[Cine] X-Men: First Class (2011)

Cine

X-Men: First Class (2011), 5 de junio de 2011.

Nota: Esta película fue vista en versión original y por eso aparece en la entrada con su título original en inglés. En la mayor parte de las salas en España se ha estrenado en versión doblada bajo el título X-Men: Primera generación.

.

Como os contaba ayer, esta película no entraba en mi agenda. Desde luego, el género de superhéroes me ha producido desde que se puso de moda más aburrimiento que otra cosa. Y algún tremendo fiasco visto recientemente, prácticamente me tenía decidido a abandonar por completo estas películas, que por otra parte nunca he visto con más ilusión que un eventual entretenimiento palomitero. Pero como contaba ayer, alguien me hizo notar que este fin de semana podíamos dedicar un “miniciclo” dedicado a una joven actriz que nos entusiasmó hace unos meses y que aparece como personaje secundario en dos de las películas que están este fin de semana en cartel. La que reseñé ayer, y la que reseño hoy.

Así que nos lo tomamos con humor, con palomitas y con aperitivo dominical, y nos acercamos a la matinal en versión original, para ver como le va yendo a la guapa Jennifer Lawrence. Ahora como superheroína de acción.

Sinopsis

Para los aficionados al género y a la franquicia de Marvel, la cosa va de cómo se reunieron cuando jóvenes el futuro Profesor X (James McAvoy) y al futuro Magneto (Michael Fassbender), los antagonistas por excelencia de esta historia. Creo. Que yo no estoy muy puesto. El antagonista en esta ocasión es Sebastian Shaw (Kevin Bacon), un antiguo nazi que mató a la madre de Magneto ante sus ojos, que con un grupo de mutantes entre los que destaca la guapa y adamantina Emma Frost (January Jones), manipula a los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética allá por 1963 para provocar la crisis de los misiles de Cuba, con el fin de que gracias a una guerra termonuclear, los mutantes queden como herederos de una raza humana autoextinguida. Pero un par de agentes de la CIA, (Oliver Platt Rose Byrne) reconocen la importancia de los mutantes y consiguen la ayuda, con el escepticismo y a veces la oposición de sus jefes, de los protagonistas del filme. La guapa Jennifer Lawrence interpreta a Raven, más tarde conocida como Mystique, una mutante de piel azulada que desde la infancia es la mejor amiga del futuro Profesor X. El resto ya os lo podéis imaginar, acción más o menos dosificada hasta llegar a los fuegos artificiales finales, como es costumbre en este tipo de largometrajes.

Realización y producción

La película está dirigida por Matthew Vaughn, y como es habitual en estas producciones disfruta de todo tipo de medios para efectos especiales y para gráficos generados por computadora. Estos últimos cantan un poco en las escenas finales donde hay muchos barcos y muchos misiles; he visto mejores cosas en este sentido. Me ha resultado un pelín casposillos para una producción de este nivel. El guión es un de los típicos al uso, en el que se van alternando con cierto ritmo las escenas de acción con otras que sirven de transición. En este caso razonablemente dosificadas, aunque al final generan más de dos horas de película de forma un poco incomprensible. Creo que esta historia cabe en menos tiempo sin problema. Desde luego no vamos a entrar en sutilezas como la distancia respecto a la costa cubana a la que se encontraba la línea de bloqueo en la crisis real de los misiles de Cuba, y las distancias que se ven aquí. Cualquiera que sepa cómo son las operaciones militares navales desde la segunda guerra mundial se habrá partido de risa ante lo ridículo de la situación. Pero bueno, no dejemos que la realidad nos estropee el espectáculo.

Interpretación

A mí, el único que me ha llamado la atención ha sido Kevin Bacon, que es un malo con sentido del humor y con saber estar. Suele pasar. El resto, como es habitual en este tipo de películas, ponen cara seria, como si estuvieran permanentemente estreñidos… y bueno… luego vemos muchos dobles haciendo escenas de acción. Nuestra chica favorita, Jennifer Lawrence, la que ha motivado el “miniciclo” de fin de semana,… pues está muy guapa… vamos… como un queso… pero floja. En cualquier caso, creo que es lo único que piden en estas películas. Chicas monas que presten el palmito al personaje. Es el caso de la inexpresiva January Jones. O la sosa Rose Byrne. O cualquier otra moza que salga, que no son muchas más, pero que ya no me acuerdo. Para colmo, hacia el final de la película, cada vez sale menos con aspecto humano y esas estupendas faldas cortas años 60, para ir completamente caracterizada de azul y con el cuerpo lleno de escamas. En fin, esta película la rodó, al igual que la de ayer, antes de las candidaturas a los óscars. Esperemos que a partir de ahora le ofrezcan papeles mejores que le den la oportunidad de revalidar lo bueno que le vimos con anterioridad.

Conclusiones

Pues que queréis que os diga. Un entretenimiento. En este caso razonable, siempre que no te lo tomes en serio. Pero que por lo demás, perfectamente intrascendente salvo que seas un friqui de estas cosas. En cualquier caso, por muy por encima de la media de lo que he visto en este género. Aunque eso es fácil. Porque en general, aunque rodadas con muchos medios, suelen ser películas con guiones ridículos o absurdos que deberían ser calificadas habitualmente como malas.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: **
Valoración subjetiva: 
***

Recomendación musical

Camino del cine he ido escuchando a Cab Calloway en un podcast de Jazz por que sí. Lo cual es muy animado y te pone de buen humor, que es lo que tocaba en una mañana soleada e intrascendente como la de este domingo.

La banda navega

El barco que llevó a la Dixie Rue del Percebe a su lugar bajo el puente de Piedra de Zaragoza el pasado viernes, era bastante más divertido que los feos barcos de guerra de la película - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

Series varias: despedidas, cierres y nuevas incorporaciones

Televisión

En primer lugar, dedicaré unas líneas a la despedida definitiva de una serie de televisión que ha marcado época. Se trata de ER, en España, Urgencias. Con una realización que ha marcado tendencia en muchas otras series de temática muy diversa, se trata además de una de las pocas series, si no la única, que se ha aproximado al trabajo de los profesionales sanitarios con razonable veracidad. En la práctica, el resto de series de “médicos” u “hospitales” tienen poco que ver con la realidad del trabajo de estos profesionales.

Sin embargo, la serie fue razonablemente atractiva por una sabia mezcla de acción derivada del frenesí de la actuación de un servicio de urgencias, con las interacciones de unos personajes que crecían y se desarrollaban con el tiempo, y por los que podías coger cariño, amor, odio, manía,… de todo. Yo no he visto más que algunas temporadas y de forma intermitente. Me perdí todas las temporadas iniciales, cuando se hizo famoso George Clooney. Me enganché con el personaje de Abby Lockhart, mujer con un carácter entrañable, que empieza de enfermera, pasa a ser estudiante de medicina, hace su residencia y acaba siendo médico adjunto del servicio de urgencias hasta su salida de la serie al principio de la última temporada. Fue interpretada estupendamente por Maura Tierney. Es el cuarto personaje con más apariciones en la serie de toda la historia de la misma. Y mi favorito, claro.

La última temporada ha sido relativamente floja, porque se ha dedicado a cerrar hilos argumentales, y a homenajearse a sí misma con la aparición de múltiples cameos en distintos episodios de los personajes que fueron importantes en un momento dado. Pero me ha gustado verla, y dar un adiós a muchos de ellos.

A un nivel menos drástico, se han cerrado la primera temporada de United States of Tara y la segunda de Damages. Dos series emitidas por la televisión por cable norteamericana y de excelente nivel. Ambas son una demostración palpable de que temporadas de 9 a 13 capítulos son mejores que las de veintitantos.

Damages ya me gustó en la primera temporada; la segunda ha estado un poco más baja, pero bien en comparación con el panorama general. En cualquier caso, estará bien volver a ver cómo se hacen la puñeta mutuamente esas dos abogadas interpretadas de forma excelente por Glenn Close y Rose Byrne.

Las aventuras de Tara y sus multiples personalidades me han parecido un auténtico hallazgo, especialmente por el buen hacer de su protagonista Toni Collete. Pero no sólo ella. Todo los componentes de su disfuncional familia, y los actores que los representan, han estado a un nivel altísimo. Se ha convertido en una de mis series favoritas. Ganas tengo de que vuelva en su segunda temporada.

En cuanto a novedades de los últimos días, hay varias pero para saber si algunas de ellas merecerá la pena, habrá que esperar. Sólo comentaré dos nuevas incorporaciones.

Por un lado, un regreso. Volvemos a disfrutar y a sufrir con nuestro psicólogo favorito, interpretado por Gabriel Byrne, en In Treatment. Para mí, de lo mejor. Pequeñas obras de teatro de poco más de 20 minutos de duración, cinco por semana. Y con Dianne Wiest volviendo los “viernes” de cada una de estas semanas. Qué buenos diálogos, qué buenas interacciones, qué química… Y nuevos personajes con nuevos problemas… A no perdérselo.

Una de las carencias más notables desde hace unas semanas es la ausencia de algo bueno en el ámbito de la ciencia ficción, desde que se despidió Battlestar Galactica, de la que ya comenté de forma extensa su final. Pues bien, ya corre por ahí el episodio piloto de su spin-off, Caprica. La acción se sitúa 58 años antes del comienzo de la acción narrada en su serie madre. No es una space opera, así que el ambiente es distinto, pero por lo visto, volvemos a tener buenas interpretaciones y personajes fuertes. A mí, el piloto, me gustó bastante. Espero que siga adelante la serie. Y ya hemos podido ver al primer CYbernetic Life-fOrm Node. Y empezado a entender su odio hacia la humanidad… Al igual que su antecesora, la serie viene fuerte en temas: discriminaciones étnicas, mafias, fanatismo religioso, sexo,…

Supongo que por las fechas que estamos en próximas semanas hablaré de más cierres y tal vez de alguna otra novedad.

En la foto de hoy, una anciana reza ante su monoteista dios en la Karlskirche de Viena. Veremos conflictos entre monoteistas y politeistas si sigue adelante la nueva serie, Caprica.

Karlskirche

Nave central de la Karlskirche, Viena (Austria) - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

The Dead Girl (2006)

Cine

The Dead Girl (2006), 4 de junio de 2008.

En esta ocasión, nos vamos a ver una película que llega muy tarde, casi dos años después de su estreno en EE.UU., y que curiosamente conserva su título original en inglés. Supongo que a los distribuidores no les convencería traducirla por “la muerta” o “la chica muerta”.

Esta película, dirigida por Karen Moncrieff, de quien no había visto nada hasta el momento, se compone de cinco episodios en el que conocemos los problemas y circunstancias vitales de cinco mujeres, vinculadas todas ellas de una u otra forma al asesinato de una de ellas. Es una fórmula que ya hemos visto en otras películas previamente, generalmente dentro del mundo del cine de autor o independiente norteamericano. En esta ocasión, la historia tiene un interés secundario. De hecho, en ningún momento se plantea la resolución policiaca del crimen, aunque a lo largo de la película el espectador conocerá las circunstancias en las que se produce el mismo. La realización está basada en muchos primeros planos, con una fotografía muy agresiva, de colores desaturados y muy contrastados. Esta bien, aunque puede llegar a cansar un poco.

Dado el planteamiento del filme, es muy importante el trabajo de las cinco actrices protagonistas por decirlo así. Y aquí, pues en general está bastante bien, aunque no de forma homogénea. En mi opinión, están muy bien Toni Collette, Rose Byrne y Marcia Gay Harden (esta última actriz siempre me ha gustado bastante). Está bien Mary Beth Hurt. Y creo que la más floja es Brittany Murphy, paradójicamente, ya que interpreta a la chica asesinada, y de alguna forma es el personaje central, si es que se puede decir tal cosa en una película como ésta. La verdad es que esta actriz me parece muy flojita para un papel como éste. O como otros que ha hecho.

En resumen, una película que tiene sus momentos interesantes, que quizá tenga algún altibajo en el interés que presentan los distintos episodios de los que se compone, y a la que hay que ir para disfrutar de algunos buenos momentos interpretativos. Yo le pongo un siete, con un ocho en la interpretación, y un seis en la dirección.

En cuanto a la imagen de hoy, continuo mostrando fotografías de mi reciente viaje por Italia. Como esta puesta de Sol en Trieste.

Atardecer

(Pentax K10D; SMC-DA 21/3,2)