[Fotografía] Mi colección de cámaras para película tradicional (en funcionamiento) – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Traía a estas páginas hace unos días mis pruebas con una nueva película fotográfica en blanco y negro que ha salido recientemente al mercado. He seguido probándola, y me ha servido de excusa para hacer un catálogo visual de mis cámaras fotográficas para película tradicional que tengo en funcionamiento. Tengo alguna más que sólo sirven, al menos de momento, como pisapapeles. Como siempre, quien quiera saber más, que siga el enlace. Para los demás, el catálogo visual.

Origen: Nueva película Bergger Pancro 400 (2) – Mi colección de cámaras para película tradicional (en funcionamiento) – Fotografía y otras artes visuales.

20170307-Pancro400-HC110-010.jpg

Canon EOS 100 (1992) – Leica CL (1973)

20170307-Pancro400-HC110-001.jpg

Leica M2 (1961) – Leica IIIf (1951)

20170307-Pancro400-HC110-004.jpg

Fuji GS645S Wide Professional (1983) – Plaubel Makina 67 (1985)

20170307-Pancro400-HC110-003.jpg

Pentax MX (1977) – Praktica MTL 5 (1985)

20170307-Pancro400-HC110-002.jpg

Agfa Jgestar 8,8 (1928) – Agfa Synchro Box (1953)

20170307-Pancro400-HC110-007.jpg

Zeiss Ikon Ikonta 521/16 (1948) – Adox Golf 63 (1955)

20170307-Pancro400-HC110-009.jpg

Viking Vikinar (1964) – Kodak Pocket A-1 (1977) – Olympus μ(mju:)-1 (1993)

20170307-Pancro400-HC110-008.jpg

Olympus μ(mju:)-II (1997) – Olympus Pen EE3 (1973)

20170307-Pancro400-HC110-011.jpg

Camara Safari Indiana Jones (1987) – Yashica Mat 124 G (1970) – Vivitar Ultra Wide & Slim (2001)

20170307-Pancro400-HC110-005.jpg

Holga 120WPC (2015) – Holga 120N (2015)

20170307-Pancro400-HC110-006.jpg

Cámara Pinhole Automontable (2015) – Ondu 6×12 Multiformat (2016)

20170304-L1008843.jpg

Polaroid Image System SE  – Polaroid Supercolor 635 (Datación imprecisa para ambas cámaras)

20170305-Polaroid-Spectra-001.jpg

Hasselblad 503CX (1989)

[Fotos] El 2014 en fotos (2): De película – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

El 2014 en fotos (2): De película – Fotografía y otras artes visuales.

Hoy también procedo a duplicar la entrada del enlace que encabeza esta. Es la segunda parte de mi repaso al año desde el punto de vista fotográfico.

El año pasado fue el primero en el que en mi repaso fotográfico al año incluí un artículo específicamente dedicado a la fotografía con película tradicional. Es una aspecto de la fotografía que no quiero dejar de lado, especialmente por lo gratificante que es utilizar viejos aparatos mecánicos, en los que pulsar el disparador para hacer la foto tiene algo de rito.

Ayer, en el artículo dedicado a los viajes, pudistéis ver algunos ejemplos cuando en mis desplazamientos por el mundo me llevé alguna cámara tradicional. Hoy analizaré los desafíos y problemas que me he encontrado durante el año para ir sacando adelante la fotografía con película tradicional en tiempos de dominio digital. He de decir que en estos momentos estoy con procesos mixtos. Toma de la fotografía con película tradicional, revelado químico y a continuación digitalización, bien sea en casa con mi EPSON PERFECTION V600 PHOTO (negativos en blanco y negro), bien sea en algún servicio comercial (negativos en color).

El primer reto del año fue encontrar qué película en blanco y negro era la que más me satisfacía para usar con negativos relativamente pequeños, como los de la película de 35 mm, bien sea en con negativos de 24 x 36 mm o bien de medio formato, 18 x 24 mm, más pequeños todavía. Tras varias pruebas, mi preferida, aunque no es la más fácil de encontrar es la FUJIFILM NEOPAN ACROSS 100. Que he usado preferentemente aunque no únicamente con la réflex PENTAX MX.

MI PRIMER CARRETE CON LA ACROSS, EN UN MERCADILLO DE PRODUCTOS ECOLÓGICO; ME GUSTÓ MUCHO EL RESULTADO.

COMPARÉ LOS RESULTADOS CON LA ILFORD FP4 PLUS EN LA MISMA ÉPOCA, ALLA POR ENERO; PERO CON EL REVELADOR R09 ONE SHOT (FÓRMULA IGUAL AL RODINAL), QUE ERA EL QUE USABA EN AQUELLOS MOMENTOS, LAS ILFORD NO SE ACABAN DE LLEVAR BIEN.

TAMBIÉN PROBÉ LA VERSIÓN DE 400 ISO DE LA FUJI NEOPAN, PERO CON FORMATO PEQUEÑO, PREFIERO LOS 100 ISO PARA MANTENER EL GRANO UN POCO A RAYA.

EL TEMA DEL GRANO FINO ES ESPECIALMENTE IMPORTANTE CON EL NEGATIVO DE MEDIO FORMATO, 18 X 24 MM, TODAVÍA MÁS PEQUEÑO; EN LA CANON DEMI EE17 LA ACROSS VENÍA DE MARAVILLA.

CURIOSAMENTE, LUEGO A LO LARGO DEL AÑO TAN APENAS HE USADO ESTA CÁMARA. YA ME EXPLICARÉ.

Por lo tanto, durante el resto del año he venido usando la ACROS con la PENTAX MX, con alguna variación. Que ha consistido en usar alguna telemétrica de LEICA, con la misma película, o cualquiera de estas cámaras con la KODAK TRI-X. Está película, de sensibilidad nominal 400 ISO, la suelo usar a un índice de exposición de 200, ajustando a la baja el tiempo de revelado, para controlar el contraste y disminuir el grano.

CON LA ACROS Y LA MX HE PODIDO PROBAR CON EL PAISAJE, CON OBJETIVOS DE 35 Y 50 MM.

EN SU MOMENTO, PARTICIPARON ESTAS COMBINACIONES EN ALGUNA QUEDADA DE FOTÓGRAF@S EN ZARAGOZA, COMO LA DE MIRALBUENO.

INCLUSO CON UN OBJETIVO MACRO SE ATREVIERON CON LA FOTOGRAFÍA DE APROXIMACIÓN, CON RESULTADOS ACEPTABLES.

SIN EMBARGO, EN CONDICIONES DE LUZ ESCASA, ES PREFERIBLE UNA TELEMÉTRICA COMO LA LEICA CL, PARA EVITAR LA TREPIDACIÓN POR EL MOVIMIENTO DEL ESPEJO, Y USAR UNA PELÍCULA MÁS SENSIBLE COMO LA TRI-X. ASÍ LO PROBÉ EN LA REUNIÓN DE MODELISTAS FERROVIARIOS DE CASETAS.

Sin duda, la metedura de pata fenomenal la hice cuando quise aprovechar un carrete de ILFORD DELTA 100 que tenía por casa y que expuse con la PENTAX MX. Esta película da excelente resultados, pero es menos todo terreno que las anteriores. El caso es que por error la expuse a 400 ISO. La salvé como pude con revelado desatendido. En este caso con HC-110 porque el RODINAL se me había terminado.

LA PELÍCULA CAÍDA EN DESGRACIA SIRVIÓ PARA DOCUMENTAR LAS FIESTAS DEL BARRIO DE SAN JOSÉ.

La cámaras de formato pequeño que he mencionado hasta ahora las he usado ocasionalmente con película en color, especialmente porque este año he probado diversos servicios comerciales de revelado y digitalizado. Los que se ofrecen en ZARAGOZA me han dado ya varios disgustos, así que he optado por los servicios en internet y confiar mis negativos al servicio de correos, que parece más cuidadoso que “ciertos profesionales” de la fotografía.

Por ejemplo, probé los servicios del laboratorio de la LOMOGRAPHY, que no están más, muy saturados para mi gusto, pero con una resolución excesivamente baja. No me interesaron más.

ESTA IMAGEN DE LAS SALADAS DE BUJARALOZ PODRÍA HABER IDO AL ARTÍCULO DE VIAJES. EN CUALQUIER CASO, NOS MUESTRA LO BIEN QUE VA LA OLYMPUS MJU-II CON NEGATIVOS PORTRA 160.

EN ESTA IMAGEN TOMADA CON UNA LEICA M2 COMPROBAMOS CÓMO LOS SERVICIOS “LOMOGRÁFICOS” GUSTAN DE APORTAR IMÁGENES BIEN SATURADAS.

También probé los servicios de CARMENCITA FILM LAB, que me convencieron bastante más y que son los servicios de revelado en color y digitalizado de negativos que uso en estos momentos.

EL SERVICIO QUE OFRECEN LOS VALENCIANOS DE CARMENCITA NOS PROPORCIONA IMÁGENES CON TONOS MENOS SATURADOS Y MÁS SUTILES MÁS DE MI GUSTO.

HE INCLUSO CON ESTE PAR DE FOTOGRAFÍA TOMADAS CON DOS FUJIFILM SUPERIA 400 QUE TENÍA POR CASA, LA COSA QUEDA BASTANTE ACEPTABLE.

Pero reconozcámoslo, mis esfuerzos, especialmente en la segunda mitad del año han sido en poner en marcha en condiciones las cámara de formato medio que han ido cayendo en mi poder. Los negativos de formato medio, de 56 x 41 o de 56 x 56 mm de tamaño, son mucho más agradecidos a la hora de obtener detalles y capacidad de ampliación, incluso con un revelado casero. Y usar estas cámaras resulta muy divertido, aunque algunas sea muy grandotas.

Pero las cámara antiguas, incluso si están en buenas condiciones, necesitan ser repasadas para que funcionen bien, especialmente si han estado inactivas durante mucho tiempo. Y eso es algo a lo que he dedicado mucho esfuerzo. Más que a desarrollar algún tipo de proyecto fotográfico.

La FUJIFILM GS645S WIDE 60 PROFESSIONAL que me traje de NUEVA YORK ofrece unos resultados estupendos, pero tuve que ajustar dos cosas. Primero, tuve que aprender los trucos para colocar adecuadamente el carrete. Si no, quedaba suelto y se velaba parcialmente. Segundo, tuve que llevarla al taller para ajustar el telémetro y que enfoque adecuadamente. Conseguido esto, los resultados son buenos, con un cámara relativamente ligera.

CUANDO CONTROLAS ADECUADAMENTE EL ENFOQUE, LA GS645S OFRECE UNOS RESULTADOS MUY INTERESANTES.

Y POR SER UNA TELEMÉTRICA RELATIVAMENTE “COMPACTA” SE PUEDE USAR INCLUSO EN MODO REPORTAJE.

PERO ES QUE TAMBIÉN, CON UNA BUENA GESTIÓN DE LA PROFUNDIDAD DE CAMPO, INCLUSO EN COLOR Y CON ENCUADRES CUIDADOS, OFRECE IMÁGENES MUY AGRADABLES QUE PUEDES TOMAR EN UN PASEO POR LA CIUDAD. POR EL CANAL IMPERIAL DE ARAGÓN EN ESTE CASO.

Como cámara ligera y bolsillera de formato medio, me agencié una cámara VOIGTLÄNDER PERKEO II, la más compacta de las cámara de 6 x 6 que se ha fabricado nunca, y que tiene un objetivo COLOR-SKOPAR, una fórmula óptica similar a los TESSAR, que da unos resultado muy buenos tanto en blanco y negro como en color.

COMPROBAR LOS BUENOS RESULTADOS DE LA PERKEO II EN BLANCO Y NEGRO FUE UNA MUY AGRADABLE SORPRESA. POR ENCIMA DE LO ESPERADO. SÓLO CUANDO METES EL SOL EN EL FOTOGRAMA SUFRES DE PÉRDIDAS DE CONTRASTE NOTABLES.

EN ESTAS CÁMARA ANTIGUAS, UN OBJETIVO ADECUADO ES FUNDAMENTAL PARA LA BUENA CALIDAD DE LA IMAGEN. EL COLOR-SKOPAR DE LA PERKEO II PROPORCIONA EN COLOR UNOS CONTRASTES Y UNOS TONOS MUY AGRADABLES.

Pero el proyecto que más me ha interesado ha sido el de procurarme un equipo HASSELBLAD con un precio razonable y en un estado suficientemente bueno. Prácticamente lo he ido adquiriendo por piezas y al final tengo un cuerpo 503CX con un PLANAR CF 80/2,8, un DISTAGON C 50/4 y un SONNAR C 150/4. El cuerpo y uno de los objetivos han necesitado viajes al taller. También dispongo, gratis, un cuerpo 501CM pero con problemas. Si en un momento dado me da por ahí, puedo llevarlo a arreglar y por lo que me cueste. O se puede usar como piezas para arreglar el otro. Los últimos carretes realizados todavía no los tengo revelados. Pero os puedo ofrecer unos cuantos ejemplos de cómo he ido usándolo conforme los he ido probando.

MIS PRIMEROS RESULTADOS CON LA HASSELBLAD FUERON ENGAÑOSAMENTE BUENOS A LA PRIMERA.

EN BLANCO Y NEGRO, SIEMPRE CON KODAK TRI-X, LAS SITUACIONES SE MANEJAN CON COMODIDAD, Y SIN MAYORES PROBLEMAS.

PERO PRONTO EMPECÉ A APRENDER QUE MANEJAR UNA HASSELBLAD EXIGE ATENCIÓN Y DEDICACIÓN. OBTENER ESTE BODEGÓN, PARA EL QUE NECESITÉ UN ARO DE EXTENSIÓN, FUE ALGO QUE ME LLEVÓ SU RATO.

LAS ANTERIORES FOTOGRAFÍAS CORRESPONDEN AL PLANAR CF 80/2,8; EL DISTAGON C 50/4 TAMBIÉN ESTÁ MUY BIEN, PERO TODAVÍA HAY QUE TENER MÁS CUIDADO AL ENCUADRAR, AUNQUE EL ENFOQUE ES MÁS SENCILLO AL SER UN GRAN ANGULAR. PERO EN CUALQUIER CASO, NO TE PUEDES APRESURAR.

PARA USAR LA HASSELBLAD CON PELÍCULA EN COLOR, NO SE ME OCURRE NADA MEJOR QUE LA PORTRA 400 DE KODAK. EN CUALQUIER CASO, DESPUÉS DE ESTAS ÚLTIMAS, DECIDÍ LLEVAR LA CÁMARA Y EL PLANAR A REVISIÓN EN TALLER PARA UNA PUESTA A PUNTO DE ALGUNOS PROBLEMAS MECÁNICOS. POR LO TANTO, NO DISPONGO TODAVÍA DE LAS PRUEBAS CON EL SONNAR, QUE ESTÁN RECIÉN HECHAS. AHORA TOCA BUSCAR ALGÚN PROYECTO PARA ESTE 2015.

[Fotografía] ¿Qué es caro, qué es barato? A propósito de la Polaroid Cube – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

¿Qué es caro, qué es barato? A propósito de la Polaroid Cube – Fotografía y otras artes visuales.

Hoy os traigo por aquí unas pruebas de una cámara que no os recomiendo, en realidad. Tanto en fotos como en vídeo.

Primero las fotos. La primera, obviamente, es DE la cámara no CON la cámara.

Y finalmente, el vídeo. Que es muy aburrido en realidad. Pero dura muy poco.

[Fotografía] Esta pudo ser mi cámara principal – Usando una cámara réflex mecánica, una Nikon FM2, que me han prestado – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Esta pudo ser mi cámara principal – Usando una cámara réflex mecánica, una Nikon FM2, que me han prestado – Fotografía y otras artes visuales.

Mi hombro vuelve a hacer de las suyas. Desvelado un domingo a las 6:30 de la mañana. Así que paso a http://carloscarreter.es los dos artículos que le dediqué a la Nikon FM2 que me presto Jose Manuel Abanses, y que escribí en http://medium.com/@CarlosCarreter. El primero lleva fotografías del carrete en color con el que la probé.

[Fotografía] Usando la Zeiss Ikon Contessa 35 – En color cuando la compré; en blanco y negro la última vez que la usé – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Usando la Zeiss Ikon Contessa 35 – En color cuando la compré; en blanco y negro la última vez que la usé – Fotografía y otras artes visuales.

Retomo el traslado de artículos de http://medium.com/@CarlosCarreterhttp://carloscarreter.es.Otra serie de dos artículos. En el segundo, ejemplos de fotografías tomadas con la Zeiss Ikon Contessa 35. Color y blanco y negro.

[Fotografía] Por una vez, sin que sirva de precedente, hablemos de chismes fotográficos

Fotografía

Antaño hablaba más de las cámaras y de los chismes fotográficos. Una de las entradas más visitadas de este Cuaderno de ruta durante un tiempo fue aquella en la que hablaba de la Panasonic GF1 cuando me la compré. Hace ya dos años bien pasados. Pero mi tendencia ha sido ha hablar cada vez más de fotografías y menos de chismes fotográficos. Que tienen una importancia muy relativa en realidad. Para aclarar mi situación al respecto, para aquellos que sean curiosos o les interese el tema, actualicé no hace mucho la página donde describo mis cámaras de uso habitual. Tengo bastantes más de las que necesito, aunque soy capaz de obtener diversión de todas ellas.

Sin embargo, esta semana, con motivo de la celebración en Las Vegas (EE.UU.) de una gigantesca feria dedicada al mundo de la electrónica de consumo, con su apartado dedicado a la fotografía, se han producido novedades, más o menos esperadas, que han revolucionado el mundillo.

Veamos algunos antecedentes. Cuando comenzó el auge de la fotografía digital, la cosa se dividía en dos. Cámaras réflex con captores de imagen grandes y caras, y compactas de diverso pelaje, razonablemente más asequibles, pero con captores de imagen pequeños. Las leyes de la física establecen dos cosas importantes. Cuanto más grande sea un captor de imagen digital, más grandes sean los millones de celdillas que recogen los valiosos fotones, más calidad tendrá la imagen final. Pero también serán más caro, y será mucho más exigente con las ópticas que haya que poner entre el sujeto y el captor para que estos fotones lleguen en condiciones a su destino final.

Reflejo

Una cámara ligera como la GF1, y un objetivo competente y luminoso como el M.Zuiko 45/1,8, son ideales para pasear o para ir de viaje, obteniendo detalles del mundo que nos rodea.

Como todas las tecnologías asociadas a la electrónica de consumo, poco a poco se asientan, los precios se moderan y se democratizan, y se produce el bum comercial, suponiendo que ese campo de la tecnología de consumo goce del beneplácito, natural o inducido, de las masas. Pero los principios antes indicados se han mantenido. A mejores precios, pero sigue habiendo compactas baratitas con pequeños captores, y réflex más caras de captores más grandes. Lo cierto es que para muchos consumidores la cosa ya va bien. De hecho, muchos consumidores se empiezan a sentir satisfechos con las cámaras incorporadas en sus teléfonos móviles. Teléfonos móviles, que “al volverse inteligentes” y lo suficientemente potentes para admitir la instalación de aplicaciones, se han convertido en pequeños ordenadores de bolsillo con cámara integrada capaces de un procesado más o menos personalizado de la imagen, y con unas inmensas potenciales para el intercambio social de la información visual.

Sin embargo, existen nichos ecológicos en la biosfera fotográfica que no han estado correctamente ocupados durante todos estos años. Uno de los más célebres es el de lo que Michael Johnston, responsable del estupendo blog The Online Photographer, denominó como la decisive moment digicam. Básicamente, lo que pedía ya en 2005 era una cámara de tamaño razonablemente compacto, con un captor de imagen grande, armada con un objetivo de focal fija luminoso, y que se pusiera en acción con agilidad. Un aparato que con discreción se pudiese llevar encima, y capaz de hacer fotografías de reportaje con presteza, como sucedía en tiempos de la fotografía química.

Muchos intentos se han realizado desde entonces para rellenar este nicho. Quizá no muy numeroso en términos de potenciales clientes, pero si muy prestigioso. Marcas como Sigma, Leica o más recientemente Fujifilm, se acercaron mucho al ideal, aunque con distinta fortuna. Quizá fuese la X100, el modelo de Fujifilm el que más se acerque al concepto.

Luces y sombras

Sin embargo, existen cámara réflex de tamaño bastante ajustado como la Pentax K-x, que con una óptica fija tipo "pancake" como el SMC-DA 40/2,8, pueden hacer un papel parecido. Y el tamaño del captor, más grande, favorece la calidad de imagen. Sin embargo, pocos fabricantes han dotado a las réflex digitales de los objetivos de focal fija y luminosa adecuados.

Mientras tanto, ha surgido otro nicho que es muy próximo al mencionado. Y es el de las cámara compactas de óptica intercambiable. En la medida en que el captor sea la suficientemente grande, y se le pueda calzar un óptica fija luminosa adecuada, la cosa va por ahí. De hecho, mi GF1 con el 20/1,7 se aproxima mucho ha este concepto. Sin embargo, estas cámaras han adolecido y adolecen de algunos problemas. Uno de ellos, el que más me molesta a mí en particular, es la ausencia de un visor apropiado. Hay muchas circunstancias en las que encuadrar mediante la pantalla trasera no es adecuado. Porque la brillante luz del sol la hace ilegible, porque es indiscreto fotografiar con la cámara al final de los brazos extendidos, porque no tiene tanta estabilidad y hay que usar velocidades de obturación más elevadas, etcétera. Yo he paliado estos problemas con ingenio y alguna ayuda adicional, pero están ahí. En el caso de las llamadas micro cuatro tercios, tienen el problema añadido de que la calidad de imagen de su captor, en condiciones de luz escasa cuando hay que tirar de ISOs altas, están un paso por detrás de las cámaras que utilizan captores más grandes. No es que me queje yo mucho de esta cuestión, pero también está ahí.

Expuesta la cuestión con una razonable extensión, las novedades de este principio de año vienen por dos bandas.

Por un lado, Canon nos propone una derivada de su serie G, la G1 X, con un captor algo mayor que el de las micro cuatro tercios, pero algo inferior a las APS-C de la marca. Eso sí, con su densidad de pixeles, lo que supone que dará lugar a fotografías con algo menos de resolución espacial, pero con la misma calidad de imagen, que no es poca. Las pegas que le veo leyendo sus especificaciones técnicas es que su objetivo de focal variable, aunque razonablemente luminoso en su extremo angular (f/2,8), es francamente poco luminoso en su extremo teleobjetivo (f/5,8). Y todo indica que su visor óptico va a ser regular tirando a malo, como también es tradición en la marca.

Por otro lado, Fujifilm ha lanzado una evolución de ópticas intercambiables de su X100. La X-Pro 1 está siendo la sensación del momento. Por su bonito diseño. Por sus innovaciones tecnológicas a nivel del captor de imagen y del visor óptico. Por su prometedora gama de luminosos óbjetivos de focal fija. Ya hay quien la llama la Leica de los pobres. … … … … Pero aquí vienen las posibles críticas. Primero. Lo correcto sería llamarla la Leica de los menos ricos. No se han dado a conocer precios oficiales, pero se comenta que el cuerpo con la focal estándar estaría entorno a los 2000 €. Mucho más asequible que la Leica M9. Pero de ahí a decir que es barata… Segundo. Tiene un tamaño similar a la Leica M9, que no es grande si la comparamos con las cámaras réflex con aspiraciones profesionales. Pero de ahí a decir que es una compacta… No. Es otra cosa. Por ejemplo, es notablemente más grande que las compactas de objetivos intercambiables. Evidentemente, busca competir con la prestigiosa firma alemana. Y probablemente con una muy buena opción. Pero decididamente, tampoco es esta la decisive moment digicam que proponía Johnston.

Dicho todo lo cual, si alguno de vosotros que podáis leer esto decide regalarme un Fujifilm X-Pro 1, le prometo que no me enfado. Y que le estaré eternamente agradecido. Aunque en realidad no la necesito. Pero a ser posible con el juego de tres objetivos inicial. Puestos ya…

Sólo me queda aportar una última reflexión. Pero no mía. Aunque me la apropio. La he encontrado hoy en el blog The Visual Science Lab/Kirk Tuck. Su tesis está muy clara. Una cámara de formato medio que te cuesta con objetivo y todo en torno a 30.000 euros seguro que produce una imagen mucho mejor en circunstancias ideales que una cámara micro cuatro tercios de 1.000 euros. Pero la inmensa mayoría de los mortales, al observar una copia impresa a 40 x 30 cms de una buena fotografía tomada por ambos equipos con una técnica esmerada, no encontrarán diferencias apreciables.

Hojas

Hasta ahora, la mejor calidad de imagen la hemos obtenido de los grandes captores como el de la Canon EOS 5D Mk.II. Además, las posibilidades estéticas derivadas del mayor control de la profundidad de campo con objetivos muy luminosos son mayores. Pero son equipos más grandotes y conspicuos. Y la nueva X-Pro 1 de Fujifilm ha venido para ponerlos en cuestión.

[Breve – fotos] Y así sonaba la fotografía en tiempos más románticos…

Fotografía

Hoy día, invadidos por la electrónica y lo digital, los aficionados a la fotografía hemos perdido algunos de los gestos y las liturgias que acompañaban a la fotografía tradicional sobre soporte físicoquímico. Yo también lo hecho de menos. Le he puesto a mi GF1 calzada con el 14/2,5, un visor Voigländer teóricamente apto para un 25 mm de formato tradicional. El caso es que no le va mal a la visión del equivalente a un 28 mm, y en formato 4:3. Y este fin de semana haré fotos de esta guisa. Mirando por el visor, como antes.

Peor a lo que íbamos. Un vídeo con el sonido de la fotografía tradicional. No me importaría nada tener semejante colección de cámaras. No.

Cámaras y más cámaras, pero ¿y las fotos?

Fotografía, Fotografía personal

Es curioso lo de este fin de agosto y principio de septiembre. Desde hace un tiempo, me venía yo alejando de esa manía de estar enterado de todas las novedades en el mundo de la tecnología fotográfica. Qué cámaras hay en el mercado, cuáles son sus características, qué calidad de imagen ofrecen, el ruido,… La verdad es que, satisfecho con los chismes que tengo por casa, que son bastantes demasiados, no tenía yo especial interés en perder mucho tiempo en enterarme de estas cosas.

Pero de repente, un número no despreciable de amigos o conocidos han sentido la necesidad de hacer mejores fotos. Y en general todo ellos bajo la estúpida falsa premisa de que para ello es necesario una cámara más cara, más grande, “mejor”,… Así que he vuelto a sumergirme en el mundo de los chismes fotográficos para intentar ofrecer algún consejo sensato, que racionalizara su inversión gasto. Con poco éxito. Lo cierto es que la mayor parte de ellos no hacen caso. Vienen con un prejuicio, han echado sus ojos sobre algún objeto, y buscan más la confirmación sobre su elección que una nueva perspectiva que le complique la vida al tener que replantearse sus decisiones. Y en realidad, me parece bien esta postura suya. Al fin y al cabo, en el 99,9% de los mortales, una cámara fotográfica es un objeto suntuario; no es una necesidad vital. Y en ese caso, cada uno se compra lo que le da la gana. Faltaría más; forma parte de la diversión. No obstante, siempre me queda la intensa pena de saber que muchos de esos nobles chismes quedan arrinconados en un cajón de un armario, sin cumplir la bella misión que se les encomendó. Tomar fotos.

Rue du Pas de la Mule

La Panasonic Lumix LX3 en la Rue du Pas de la Mule, París; la cámara que más he utilizado en los últimos 10 meses

En medio de toda esta historia, ha surgido algo que haya hecho que me empiece un picor en el monedero. Desde hace tiempo soy consciente que cuando salgo de viaje, cuanto menos pese el equipo fotográfico, más a gusto hago las fotos y mejor me salen. Los kilos pesan. También los de los chimes. A París, hace unos meses, y a Berlín, hace unas semanas, sólo llevé la pequeña Panasonic Lumix LX3 y la más pequeña Canon Digital Ixus 860 IS como respealdo. Y estoy contento con las imágenes. A Viena en Semana Santa y a Suiza en Julio, llevé el equipo réflex de Pentax con los pequeños pancakes, ya que abultan mucho menos y son más discretos que el equipo Canon EOS.

Castel Sant'Angelo (Mausoleo de Adriano)

Castel Sant'Angelo en Roma, octubre 2008, la última ocasión que llevé de viaje la Canon EOS 40D, en esta ocasión calzada con un EF 50/1,8

Y resulta que ahora sale una nueva generación de cámara pequeñas con grandes captores, que se suponen que van a mejorar notablemente la calidad de las imágenes que se pueden obtener con un LX3. Pero aquí viene la trampa. Hay una calidad intrínseca de la imagen en forma de nitidez, ausencia de ruido/grano, fidelidad del color, etc que tal vez sea mejorada. Pero la composición, el elegir el momento adecuado y el punto de vista adecuado para hacer la foto, saber qué calidad de la luz conviene a un objeto, preocuparse por el momento del día más adecuado para visitar ese sitio que nos interesa retratar,… todo eso depende de las elecciones del fotógrafo, y muchas son independientes de la cámara.

¿Se adaptarán esas Olympus Pen E-P1, o esas Panasonic Lumix GF-1, o esa carísima Leica X1 a las fotos que quiero hacer como sorprendentemente se ha adaptado la LX3, aunque seguro que la “calidad de imagen” que ofrece  es menor? ¿Merece la pena el gasto? O acaso quedaré hipnotizado como otros ante el aparato que se configure como objeto del deseo, independientemente de lo que la razón aconseje.

No sé. La respuesta, en los próximos meses. Si puedo, a principios de octubre iré a Sonimagfoto, a Barcelona. Allí, tal vez pueda echar mano de alguno de estos bellos objetos fotográficos. A ver si las sensaciones son buenas. O no.

Fontana y turista

Las modestas compactas, como la Ixus 860IS de Canon, también pueden ser útiles para recorrer el mundo; como el buen servicio que me realizó para tomar discretas imágenes entre la multitud que rodeaba la Fontana de Trevi en Roma

Por fin una novedad interesante en fotografía…

Fotografía

Lo cual tiene su coña. En estos momentos, se está celebrando en Las Vegas las convención anual de la Photo Marketing Association, y como consecuencia, están lloviendo las novedades en materia de material fotográfico. Como viene sucediendo en los últimos años, las reinas de esta feria son las novedades en materia de cámaras réflex digitales. La competencia en esta materia se está volviendo muy cerrada. Poco a poco, van siendo más las marcas que ofrecen gamas de productos cada vez más amplias e interesantes.

¿Interesantes? Pues la verdad es que cada vez me parece menos interesantes. Creo que ya hace un tiempo que se fabricó la cámara o las cámaras que bastaban para que una mayoría de aficionados tomaran buenas imágenes. La carrera de los megapíxeles no me atrae, y el resto de las novedades, como los estabilizadores de imagen, los sistemas de limpieza del sensor, la visión directa, poco a poco se ven clonados en todas las marcas de una u otra forma. La información de las características técnicas en estas cámaras resulta tan prolija, que aburre su lectura y análisis.

Mujer velada

En este maremágnum, que todavía sería más confuso y borroso si observáramos las novedades en compactas, lo cual no merece la pena, de repente leo una novela que realmente despierta mi curiosidad. ¡¡¡Fujifilm presenta el prototipo de una nueva cámara para película!!! Vaya que esto si que llama la atención. Leo la noticia en DSLR Magazine, donde me sorprendo con el aspecto de la nueva cámara, que está pensada para ser utilizada con rollos de película de 120/220 para un formato del fotograma de 6 x 7 cms. El “nuevo” aspecto retrotrae a las “folding” que tan populares fueron hace 50 ó 60 años. Yo tengo, en perfecto estado de funcionamiento, pero destinada a una vitrina, una Zeiss Ikon Contessa que esencialmente tiene el mismo principio de uso que el nuevo prototipo, pero para película de 135,… ¡y siendo una cámara del año 1953! Lo cierto es que el prototipo es atractivísimo. Ya veremos si se convierte en una realidad comercial.

La pregunta que me hago también es… ¿por qué no hacen cámaras con estos bonitos diseños también con captores digitales? Me pirraría por algo como eso. Eso sí… algo más baratico que la telemétrica de Leica. Por favor.

Mientras tanto, la foto de hoy, tomada con una Pentax K10D y un SMC-A 50/2, en el Cementerio de Torrero en Zaragoza.