[Libro] Cuentos de amor

Literatura

Mmmmmmm… ūüéľNoche de paz, noche de amor,… ūüéĻEs lo que toca hoy, ¬Ņno? Pues entonces que mejor que comentar y recomendar un libro de cuentos “de amor”. ¬ŅDe amor? Puede. Indudablemente, en alguno de ellos hay amor. O algo.

Quien imagine estos relatos de Jun’ichirŇć Tanizaki en clave de historias rom√°nticas, pues no va exactamente por ah√≠. Y menos de las romanticonas, con exceso de az√ļcar, propensas a la diabetes emocional. Tanizaki, en su juventud, fue un calavera. Le gustaban las mujeres m√°s que a un tonto un caramelo. Frecuentaba la compa√Ī√≠a de geishas y otras mujeres de compa√Ī√≠a, m√°s o menos depravada esta compa√Ī√≠a. La primera de sus tres esposas fue una geisha. Y creo que no le fue especialmente fiel. No recuerdo ahora los detalles. Tanizaki fue el t√≠pico joven moderno y desmadrado que en su madurez tendi√≥ a lo tradicional y a la seriedad… dentro de unos l√≠mites. Que cierto gusto por la iron√≠a y la transgresi√≥n le acompa√Ī√≥ durante su vida. En cualquier caso, su vida juvenil y tokiota fue muy “entretenida” y moderna, mientras que en su madurez, desplazado a Kioto, opt√≥ por las tradiciones niponas. Pero sin abandonar su afici√≥n a lo escabroso.

Para ilustrar la entrada de hoy, nos daremos un paseo por las salas del Museo Nacional de Tokio; donde encontramos bellos ejemplos del arte tradicional nipón.

Y estos cuentos de amor, algunos de ellos por lo menos, han sido calificados por algunos como perversos. Lector y admirador de Sade, en ellos son frecuentes los hombres que se pierden por sus pasiones o las mujeres fatales que arrastran a los hombres a dicha perdici√≥n. No faltan la filias sexuales y transgresiones m√°s diversas. Y tambi√©n hay lugar a alguna historia de amor, que van desde las fatales hasta las costumbristas y c√≥micas. Siendo todos los cuentos de buen nivel, con ciertos altibajos como es de imaginar en toda recopilaci√≥n, hay algunos de ellos muy bellos. Quiz√° el m√°s notable sea El¬†segador¬†de¬†ca√Īas, que a m√≠ me ha maravillado y me supo a poco. Y en el que realmente hay una historia de amor profundo, aunque retorcido. El m√°s famoso, no obstante, es Los¬†pies¬†de¬†Fumiko, que yo ya hab√≠a le√≠do y comentado en estas p√°ginas. Uno de los relatos fetichistas m√°s celebrados de la literatura universal.

Si ayer comentaba que en la película Roma, del mejicano Cuarón, la narración no se avenía al esquema de la narración tradicional occidental, con su presentación, nudo y desenlace, aun más se marca esta tendencia en no pocos de los cuentos de Tanizaki, puesto que es algo que se da en la literatura de las culturas orientales. Entramos directamente en situación desde la primera línea y, cuando termina el relato, se nos queda la sensación de historia inacabada. Pero yo siempre he encontrado esta forma de relatar muy estimulante. Queda abierta a la imaginación del lector el antes y el después. Cada lector puede generar en su mente su propio relato y, por lo tanto, el relato no será el mismo para dos personas que lo lean.

Seguir√© leyendo a Tanizaki en un futuro. Me gusta. Me divierte. Me ense√Īa su cultura y sus referentes. Puede trasladarnos pasajes de gran belleza. Y no carece de sentido del humor. Muy recomendable.

[Libros] Dos relatos cortos; “The Musical Vanity Boxes” y “The Great Silence”

Literatura

En las √ļltimas semanas, me he encontrado con algunos relatos cortos que se venden en Amazon Kindle por menos de un euro. Y he le√≠do un par de ellos, muy distintos. Ambos en su idioma original, en ingl√©s.

Si os preguntáis el porqué de estas fotografías de los psitaciformes del Jardín de los Pájaros de la calle Yuen Po en Hong Kong, tendréis que leer uno de los relatos que os comento hoy.

Si os preguntáis el porqué de estas fotografías de los psitaciformes del Jardín de los Pájaros de la calle Yuen Po en Hong Kong, tendréis que leer uno de los relatos que os comento hoy.

El primero de ellos surgi√≥ en una conversaci√≥n en el trabajo, a la hora del caf√©. Una de mis compa√Īeras coment√≥ un libro de relatos cortos que est√° teniendo mucho √©xito, “Manual para mujeres de la limpieza” de Lucia Berlin. Yo lo hab√≠a visto en alguna librer√≠a ocupando lugares destacados, pero desconoc√≠a los detalles de esta obra. De una autora que hab√≠a permanecido olvidada durante a√Īos y ya fallecida, que ahora est√° siendo reivindicada como una gran narradora. De relatos cortos, de car√°cter autobiogr√°fico. En¬†The Musical Vanity Boxes, encontramos las andanzas de Lucha, una ni√Īa de unos 8 a√Īos junto con una amiga, que viven en El Paso, junto a la frontera con M√©jico, donde la autora, protagonista del mismo (Lucha viene de Lucia), vivi√≥ un tiempo con sus abuelos. El relato nos habla de unos ni√Īos que viven en la calle y con una capacidad e imaginaci√≥n para buscarse la vida, y complicaciones, considerable. En unos momentos en los que la frontera parec√≠a m√°s permeable que hoy en d√≠a, ya que sus correr√≠as les llevan hasta Ciudad Ju√°rez. Un relato directo, descarnado en ocasiones, sin concesiones, de una ni√Īez callejera y relativamente desatendida. Quiz√° alg√ļn d√≠a me anime con la recopilaci√≥n de relatos que he mencionado antes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El otro relato pertenece a Ted Chiang, de quien le√≠ tambi√©n una colecci√≥n de relatos cortos hace poco. Este no se encuentra en esa colecci√≥n aunque tiene un tono similar.¬†The Great Silence, el Gran Silencio, adem√°s del t√≠tulo del relato es uno de los nombres que recibe la paradoja de Fermi. Dicha paradoja, que se supone que surge de una conversaci√≥n informal de Enrico Fermi con otros f√≠sicos, se debe a la contradicci√≥n entre el hecho de que haya estimaciones que predicen la existencia de numerosas civilizaciones en el Universo y el hecho de que no hayamos encontrado pruebas concluyentes de la existencia de ninguna de ellas. Es una reflexi√≥n sobre¬†la pregunta de si estamos solos en el universo. Chiang nos lleva con su capacidad de imaginar mundos alternativos basados en el que conocemos a los parques y los bosque de Arecibo, en torno al gran radiotelescopio emisor-transmisor que dedica parte de su tiempo al proyecto SETI, de b√ļsqueda de inteligencia extraterrestre, para preguntarse si no estamos buscando en el lugar equivocado al buscar inteligencia no humana. Muy cortito, se lee en un momento, de la misma forma que me gust√≥ el tono de la recopilaci√≥n mencionada, me ha gustado tambi√©n este cuento con moraleja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

[Libro] Quasar – Antolog√≠a hard SF – 2015

Literatura

√öltimamente estoy que no doy abasto. Tengo para comentar dos libros de ficci√≥n, hoy voy con el primero, dos documentales sobre fot√≥grafos, una entrada sobre fotograf√≠a estenopeica, varios libros de fotograf√≠a, un par de exposiciones, una pel√≠cula de cine… Y desde que volv√≠ de vacaciones he escrito alguna entrada pr√°cticamente todos los d√≠as. Ayer, fall√©. Pero es que ya no me dio la vida. Y desde luego no me da, ni creo que sea conveniente, ir con dos al d√≠a. En fin… ya ir√° saliendo todo poco a poco.

Coment√© hace unos d√≠as que unas semanas antes de las vacaciones, hice acopio de lecturas en mi tiendas de libros electr√≥nicos habitual a buen precio. Ofertas diversas. Que siempre implican un cierto riesgo. Porque las novedades editoriales o los autores de campanillas pocas veces muestran descuentos durante 24 horas del 70 o el 80%… Pero oye… que a veces hay que arriesgar. Las dos policiacas que ya os coment√© resultaron regular. Pero vamos a ver c√≥mo result√≥ esta antolog√≠a de relatos cortos de ciencia ficci√≥n “dura”. O Antolog√≠a “hard SF” como le llaman en .nowevolution Editorial.

Quasar РAntología hard SF Р2015
Varios autores
Nowevolution Editorial, 2015
Edición electrónica

160715-80.jpg

He decidido acompa√Īar esta entrada de algunas fotograf√≠as m√°s del viaje a Islandia. En blanco y negro, realizadas con pel√≠cula tradicional.

Comentar aqu√≠ las sinopsis argumentales de cada uno de los 11 relatos que constituyen esta antolog√≠a o ir comentando lo que me ha parecido cada uno podr√≠a resultar una pesadez. As√≠ que el comentario lo har√© desde el punto de vista de la antolog√≠a en su conjunto. Y quiero dejar clara una cosa desde el principio. Este tipo de iniciativas, dar paso a escritores poco conocidos a trav√©s de colecciones de relatos cortos, bien editados y a precios asequibles me parece absolutamente estupendo y necesario. Pero… veremos si hay peros que poner.

160715-108.jpg

Intento centrarme siempre en paisajes sencillos, sin efectismos, sin m√°s artificio que la consecuencia de utilizar un medio que despoja del color al paisaje.

Diremos para aquellos menos puestos en la materia que cuando nos referimos a la ciencia ficci√≥n dura nos referimos a aquellos relatos en los que la ciencia utilizada en su desarrollo o es correcta o es una especulaci√≥n razonada y plausible. Vamos a ver… La mayor parte de los productos de consumo que denominamos ciencia ficci√≥n no lo son en sentido estricto. Son fantas√≠as enmarcadas en un universo futurista y avanzado tecnol√≥gicamente, o donde se proponen soluciones de aspecto cient√≠fico pero sin base real sobre el conocimiento actual. Star Wars es una fantas√≠a… como un piano de grande. Pero hay naves espaciales, estrellas de la muerte, pistolas y sables l√°ser e hiperespacios… aspecto de ciencia ficci√≥n sin que lo sea. Pero si es un universo en el que hasta se transmite el sonido en el espacio. Sin contar con el aspecto m√≠stico de “la fuerza”, absurdamente “explicado” en su momento por Lucas con la tonter√≠a de los “midiclorianos”. No. De esto no van los relatos que tenemos aqu√≠. Van de anticipaci√≥n. De intentar ver por d√≥nde va a avanzar realmente la ciencia, y combinarlo con mayor o menor destreza con lo que conocemos de la naturaleza humana, con el modo que en que funcionan (o no lo hacen o lo hacen mal) las sociedades humanas, o c√≥mo extrapolamos nuestro presente a un futuro cient√≠fica o t√©cnicamente m√°s avanzado.

160715-90.jpg

Islandia es un destino en el que se mezclan con facilidad la mirada del científico y del esteta. Las consecuencias de la geología desatada en tiempo actual y la belleza de los paisajes.

Las cuestiones que se plantean no difieren de otras antolog√≠as similares. Las amenazas de la tecnolog√≠a o el miedo del ser humano ante los avances de la misma, el desarrollo de inteligencias artificiales, la exploraci√≥n espacial, los futuros dist√≥picos, las situaciones apocal√≠pticas o postapocal√≠pticas, un hipot√©tico contacto con inteligencias alien√≠genas en un futuro m√°s o menos pr√≥ximo, m√°s o menos lejano, o la infinita capacidad del ser humano de tropezar m√ļltiples veces con la misma piedra. Cometer una y otra vez los mismos errores.

160715-112.jpg

En pocos kilómetros a la redonda contemplamos la magnificencia del glaciarismo, las consecuencias del vulcanismo, y las huellas de las actividades económicas humanas en un ambiente a priori hostil.

De alguna forma, ya he avanzado que podr√≠a haber alg√ļn pero. Y lo hay. No es que anule o desaconseje el acercamiento a estas propuestas literarias o editoriales. Pero s√≠ que hace que uno se acerque con prudencia a las mismas. Con frecuencia, estos relatos de ciencia ficci√≥n dura est√°n escritos por personas con formaci√≥n o profesiones cient√≠ficas o tecnol√≥gicas con inquietudes literarias. Lo cual est√° muy bien. De hecho, tengo la sensaci√≥n que esto, que es bueno en s√≠ mismo, es m√°s frecuente que observar a personas procedentes de las humanidades acerc√°ndose de forma correcta al mundo de las ciencias, en el cual el principio de autoridad est√° muy debilitado al contrario que en las humanidades donde todav√≠a es demasiado potente. Quiz√° nos podr√≠amos poner de acuerdo en que el autor m√°s potente en el mundo de las ciencias en los √ļltimos 100 a√Īos es Albert Einstein… y en esos 100 a√Īos una pl√©yade de cient√≠ficos han dise√Īado experimentos para desacreditar sus teor√≠as con insistencia. Einstein es una autoridad no porque se le haya reconocido en el pasado como tal, sino porque hasta la fecha en muy pocas ocasiones se le ha conseguido desautorizar. Alguna vez ha sucedido… pero sus teor√≠as son de gran solidez. Siempre tengo la sensaci√≥n de que en el mundo de las humanidades, con las que disfruto mucho, a “las autoridades” y sus ac√≥litos nos les gustan que les lleven la contraria…

160715-119.jpg

Sin embargo, estamos en una isla con una proporción mínima de terreno aprovechable y explotable y con un riesgo constante de transformación rápida del paisaje.

Pero claro,… querer ser literato no basta para convertirse en uno. O al menos en uno bueno. O en un buen narrador. Y aqu√≠ es donde podemos encontrar las pegas a esta antolog√≠a y a otras similares. Las propuestas presentadas en los relatos suelen ser interesantes… pero la capacidad narrativa de los autores, aunque sean voluntariosos, es limitada, y no siempre consigue un relato suficientemente redondo. Ese es el riesgo que hay que correr. A cambio, suministran material para la reflexi√≥n, muchas veces muy interesante, y siempre se puede encontrar alguna perla escondida. Por qu√© no.

160715-172.jpg

Muchas veces no son los majestuosos glaciares o los volcanes los que te dan una idea de la rapidez del cambio… sino las llanuras de campos de lava interminables, apenas cubiertas de musgos y l√≠quenes y que son de antes de ayer mismo, desde el punto de vista del tiempo geol√≥gico. Impresiona.

[Libro] Escapada (relatos cortos)

Literatura, Sin categorizar

Si algo hizo el √ļltimo estreno del director de los “papeles de Panam√°” fue intentar imaginar c√≥mo eran los relatos cortos originales de Alice Munro en los que se basaba. Entre otras cosas por la curiosidad de c√≥mo trasladar el relativamente fr√≠o ambiente del Canad√° de Munro al entorno sudeuropeo en el que se mueve la pel√≠cula del manchego. Por otra parte, al tiempo de ser galardonada con el Nobel, le√≠ uno de los libros de relatos de la canadiense, que me gust√≥, aunque reconozco que me cost√≥ meterme en √©l. Pero no me importaba darle una segunda oportunidad.

Escapada
Alice Munro; traducción de Carmen Aguilar
DeBolsillo, 2015
Edición electrónica

20150616-_2230892.jpg

Representaremos las distintas ciudades y poblaciones canadienses que salen en el libro con Kingston, Ontario.

Nuevamente estamos ante un libro de relatos en los que las protagonistas son mujeres de toda edad y condici√≥n. Pobres o ricas, j√≥venes o mayores, abarcando un episodio de su vida o su vida entera,… Pero si en el libro que anteriormente le√≠, las mujeres estaban de un modo u otro a un hombre (como los sat√©lites del planeta que da nombre al libro), en este son las propias mujeres las que son v√≠ctimas de sus propias decisiones, independientemente de si eso las convierte o no en sat√©lites de los hombres. Que alg√ļn caso hay.

En el caso de los tres relatos sobre Juliet, los que dar√°n lugar a la “Julieta” cinematogr√°fica, reconozco que me producen sensaciones contrapuestas. Mientras que el primero de ellos, “Destino” me reproduzco similares sensaciones e inquietudes que el episodio del tren en la pel√≠cula, “Pronto” que nos habla de la visita de Juliet con su hija Penelope a sus padres me parece m√°s intenso y profundo en su versi√≥n literaria, no as√≠ “Silencio”, la vida de Juliet sin Penelope, que carece de la intensidad y del tono melodram√°tico de la pel√≠cula de Almod√≥var, para circular por la vida de Juliet, un vida que va decayendo levemente pero inexorablemente ante las p√©rdidas en su vida. Balance general… creo que es mejor la versi√≥n literaria que la cinematogr√°fica.

20150616-_2230909.jpg

Algo que ya percibí en el libro anterior es la importancia que el paisaje, tanto físico, como urbano, como humano, pero típicamente canadienses, tiene en los libros de Munro.

Pero eso da igual… porque resulta que una vez satisfecha mi curiosidad, he disfrutado mucho m√°s del resto de los relatos que de estos que le llamaron la atenci√≥n al premiado director de cine. Y no s√≥lo es eso, sino que es un libro que me atrevo a recomendar vivamente. Est√° muy bien escrito,… casi lamento no haber realizado el esfuerzo de ir a por su versi√≥n original en ingl√©s, y adem√°s tiene relatos que enganchan y mucho.

Finalmente, una cuestión. Resulta más lógico que una licenciada en filología clásica llame a su hija Penélope que no le ponga un nombre gallego. Creo que se debería haber mantenido el nombre de la hija en la versión cinematográfica.

20150616-_2230935.jpg

Y en esta ocasi√≥n, como no, sacar√© un tren de los que cruzan el pa√≠s… como el de la primera aventura vital de Juliet… cuando siendo una joven graduada se dirig√≠a a su primer empleo de profesora desde Ontario a la Columbia Brit√°nica.

[Libro] Cuentos completos (Doctorow)

Literatura

Edgar Lawrence Doctorow, m√°s com√ļnmente E. L. Doctorow, ha sido uno de los escritores m√°s destacados del siglo XX en la literatura de Estados Unidos, y probablemente de la literatura mundial, habiendo estad activo hasta la publicaci√≥n de su √ļltimo libro en 2014, que comentamos aqu√≠ hace un tiempo. Tambi√©n es uno de mis escritores favoritos de origen norteamericano. Siempre me ha gustado la novela con trasfondo hist√≥rico, y ese ha sido un g√©nero en el que Doctorow ha destacado especialmente. Pero todo lo bueno se acaba, y el escritor falleci√≥ el a√Īo pasado, sin llegar a ver est√° recopilaci√≥n en castellano, en la que particip√≥, que re√ļne en un √ļnico volumen todos sus cuentos, sus relatos o novelas cortas. Como homenaje, decid√≠ hace un tiempo que ten√≠a que leerla. Y as√≠ ha sido.

Cuentos completos
E. L. Doctorow; varios traductores
Malpaso Ediciones, agosto de 2015
Edición electrónica

Doctorow fue neoyorquino, así que... a Nueva York nos vamos con las fotos.

Doctorow fue neoyorquino, as√≠ que… a Nueva York nos vamos con las fotos.

Como he indicado se trata de la recopilaci√≥n de todos sus cuentos, a los cuales hay que a√Īadir una novela corta, “Vidas de los poetas”, que se public√≥ en su primera colecci√≥n de relatos cortos en su idioma original en ingl√©s. En estos relatos, se aleja bastante de los trasfondos hist√≥ricos que caracterizan sus novelas, que en su conjunto constituyen un fresco de la historia norteamericana. Estos relatos son m√°s personales, en el sentido en que se dirigen m√°s a introducirnos en las vivencias de los protagonistas de las mismas, de sus inquietudes, anhelos, miedos, esperanzas o desesperanzas. Uno de ellos, es antecesor de una de sus novelas m√°s conocidas, “Billy Bathgate”, que tambi√©n es conocida por muchos aficionados al cine, puesto que se adapt√≥ en 1991 a este medio.

Bien es cierto que no es frecuente ir a pasear por el Bronx,... uno se suele quedar por Manhattan,... Brooklyn todo lo m√°s.

Bien es cierto que no es frecuente ir a pasear por el Bronx,… uno se suele quedar por Manhattan,… Brooklyn todo lo m√°s.

Personalmente, me siento m√°s c√≥modo con sus novelas de las que he le√≠do tres, siendo la fenomenal “La gran marcha” con la que m√°s he disfrutado. Pero creo que Doctorow es un escritor sensacional, muy moderno, pero con gran visi√≥n hist√≥rica que merece ser conocido. Si adem√°s eres adepto al cuento, al relato corto, este es tu libro. A por √©l. En Amazon Espa√Īa est√° a menos de dos euros en formato electr√≥nico… As√≠ que… ¬Ņqu√© excusa puede haber para no leerlos?

O si la ocasión lo permite, acercarse con el ferry gratuito hasta Staten Island.

O si la ocasión lo permite, acercarse con el ferry gratuito hasta Staten Island.

[Libro] RashomŇćn y otros cuentos de Ryunosuke Akutagawa

Literatura

En este d√≠a de A√Īo Nuevo, puesto que no hay muchas cosas que hacer salvo descansar de la din√°mica festiva, y ya que llevo un poquito de retraso con algunos temas que tendr√≠an que haber ido apareciendo en este¬†Cuaderno de ruta, voy a redactar una segunda entrada mientras voy viendo un peque√Īo marat√≥n de animaci√≥n japonesa que hab√≠a preparado para este d√≠a. Estoy rompiendo algunas tradiciones. Dig√©ramos que estoy como comenzando una d√©cada nueva, a pesar de que no hay ninguna cifra relacionada con los a√Īos que termine en cero. Y algo que lleva un poquito de retraso es el comentario de mis lecturas. As√≠ que voy con una de ellas. Que no es de un libro. Ser√≠a de dos, o simplemente de los diversos cuentos o relatos cortos que nos ofrece un autor japon√©s de principio de siglo muy interesante, RyŇęnosuke Akutagawa.

Hay un motivo muy concreto por el que me interes√© por este autor. Y el motivo es que escribi√≥ los relatos¬†en los¬†que se bas√≥¬†Akira Kurosawa, muy libremente, para el argumento de su famosa y excelente pel√≠cula¬†RashŇćmon.

Las mitologías budistas y sintoistas en el fondo de muchos de los relatos de Akutagawa, así como los animales míticos de las mismas.

Las mitologías budistas y sintoistas en el fondo de muchos de los relatos de Akutagawa, así como los animales míticos de las mismas.

Digo que pueden ser dos libros puesto que hace unos a√Īos me regalaron el libro¬†El drag√≥n, RashŇćmon y otros cuentos de la editorial¬†Quaterni, del que fui leyendo de vez en cuando alg√ļn aqu√≠ cap√≠tulo seg√ļn me ven√≠a. A estas alturas no puedo recordar si los he le√≠do todos, porque lo fui haciendo espor√°dicamente y en desorden. En cualquier caso, hace poco me lleg√≥ otra colecci√≥n de relatos del autor, que he estado leyendo hasta hace unas semanas. Releyendo porque tengo la sensaci√≥n de que todos estaban en el anterior. En cualquier caso, estamos ante colecciones de cuento que tienen tonos y temas muy diversos. Situados todos en¬†Jap√≥n, en diversos momentos de su historia antes del advenimiento¬†Meiji, los hay de aventuras, los hay de humor, los hoy de magia y mitolog√≠a japonesa, los hay de aut√©ntico terror. Leyendo estos cuentos entiendes mejor de d√≥nde viene la rica imaginer√≠a que preside los filmes, las historietas y todo tipo de artes y obras procedentes del pa√≠s del sol naciente. Porque tenemos unas narraciones con una riqueza de descripciones que nos transporta muy vividamente al¬†Jap√≥n medieval.

La puerta RashŇćmon se encontraba en Kioto, aunque hoy en d√≠a yo no existe.

La puerta RashŇćmon se encontraba en Kioto, aunque hoy en d√≠a yo no existe.

Curiosamente, no me parecen los relatos relacionados con la excelente pel√≠cula de¬†Kurasawa los m√°s destacados, por lo que habr√° que atribuir al genio del cine japon√©s el m√©rito del inter√©s de su historia. En comparaci√≥n es muy notable e impresionante su relato de terror,¬†El biombo del infierno. La historia del exc√©ntrico y antip√°tico pintor de corte, de su bella hija y de su duro se√Īor, extremece por su abigarrado, inesperado y horroroso final. Horroroso no por su mala calidad; al contrario, por su excelente calidad al transmitirnos una sensaci√≥n de horror.

Yo recomiendo sin lugar a dudas la lectura de estos cuentos para acercarse a la literatura y a la imaginer√≠a nipona. Se leen bien, son diversos, y muy entretenidos. Una excelente opci√≥n para “desengrasar” las fiestas. Aunque para eso quiz√° sea mejor ponerse una sudadera y unos pantalones deportivos y empezar a quemar calor√≠as.

Kiyomizu-dera - Kioto

No faltan personajes femeninos en las historias de Akutagawa; bellas y delicadas cuando jóvenes, pueden ser verdaderas brujas cuando son viejas y pobres.

 

[Libro] Carnaval y otros cuentos

Literatura

Aunque nunca he sido un especial fan de Memorias de √Āfrica, versi√≥n cinematogr√°fica, la literaria no la he le√≠do, hay una novela corta de Isak Dinesen, una historia, que en su momento me embob√≥, tanto en su versi√≥n literaria como cinematogr√°fica. Se trata de El fest√≠n de Babette. La sensibilidad, la gracia, la profundidad, la agilidad de la escritura, caracter√≠sticas todas que me encantaron. Y hace unas semanas encontr√© que Letras N√≥rdicas ten√≠a en su c√°talogo de libros electr√≥nicos esta colecci√≥n de once relatos de la escritora danesa. Y decid√≠ ir a por ella, para comprobar si pod√≠a reproducir las sensaciones que tuve con la estupenda Babette.

Carnaval y otros cuentos
Isak Dinesen (seudónimo de Karen Blixen); tradución de Jaime Silva
Nórdica Libros; septiembre, 2013

Kastellet

Isak Dinesen, la baronesa Karen Blixen, fue danesa, y alguno de sus cuentos claro está sucede en Copenhague. Quizá sus protagonistas pasearon alguna vez por el Kastellet, la ciudadela militar próxima a la famosa sirenita.

Antes de contar las cuestiones espec√≠ficas de esta colecci√≥n de cuentos, tendr√© que contar mis sesgos. Todos tenemos experiencias previas que sesgan nuestra opini√≥n. Prejuicios se les podr√≠a llamar tambi√©n, sino fuera por el sentido peyorativo que la palabra nos evoca. Sesgos; nuestra opini√≥n se tuerce o desv√≠a tras uno o varios eventos que nos marcan en nuestra vida. De muy jovencito, adolescente, me encantaban los cuentos y relatos cortos. Le√≠a muchos. Tantos que he olvidado una buena proporci√≥n de ellos. Hasta que alrededor de los 21 a√Īos le√≠ la versi√≥n √≠ntegra, la verdadera, la buena (a√Īos m√°s tarde le√≠ tambi√©n el original en ingl√©s, que llevo siempre cargado en mi Kindle) de The Bottle Imp (El diablo de la botella) de Robert Louis Stevenson. La sensibilidad, los valores, la capacidad de hacerte viajar y so√Īar de este cuento, del cual hab√≠a le√≠do versi√≥n cortas o adaptadas a la infancia desde ni√Īo, ha hecho que sea una de mis obras literarias favoritas. Pero me sucedi√≥ un fen√≥meno curioso. Despu√©s, pocos cuentos me resultaban satisfactorios. Y de un √°vido lector de este tipo de obras me convert√≠ en alguien que muy espor√°dicamente me acercaba a esta forma literaria. En ocasiones me he forzado, y he encontrado unas cuantas para disfrutar. Pero con un sentido muy cr√≠tico.

Mansión cerca de Durham

Pero Blixen tenía mundo, y escribió tanto en danés como en inglés; un curioso cuento se da en una hacienda con caballos, como esta cerca de Durham, en el norte de Inglaterra.

Toda esta introducci√≥n vine a “cuento” de lo siguiente. Con esta colecci√≥n de cuentos de la danesa Blixen, bien sea por su calidad, por su originalidad, o porque yo mismo me he encontraba en el estado de √°nimo adecuado para ello, he recuperado muchas de aquellas sensaciones que hacen que cojas el relato corto y no lo puedas dejar de leer hasta el final. Con temas variados, pero que conllevan un profundo examen de lo que es el ser humano, desde las ligerezas del carnaval, a los viajes, a las relaciones familiares, a la imaginaci√≥n y la fantas√≠a infantil, al significado del amor, y la siempre difusa frontera entre el mundo real y el mundo fant√°stico o m√°gico en la literatura. Son realmente 11 relatos absolutamente disfrutables, entre los cuales me costar√≠a seleccionar unos sobre otros, porque cada uno durante su lectura te absorbe lo suficiente para hacerte olvidar el resto. Desde luego, el que da nombre a la colecci√≥n es uno de los m√°s destacables, pero hay muchos otros, que combinan sabiamente la intriga con la prosa po√©tica que les da forma. Y finalmente, siempre he considerado que lo m√°s dif√≠cil de una historia es saber terminarla. Saber cerrarla. O saber c√≥mo no cerrarla; c√≥mo dejarla para que viva en la mente del lector. Y ah√≠ descubro que Blixen es maestra. Y probablemente esa es uno de los grandes m√©ritos de estos cuentos. Que en muchas ocasiones no mueren. Quedan vivos y siguen en la mente del lector.

Una gran adquisici√≥n, una recomendaci√≥n segura, una delicia para leer cada noche antes de dormir y dar continuidad en sue√Īos a esas historias de apariencia inacabada, o cuyo final depende realmente de c√≥mo le lector d√© sentido a lo que acaba de leer.

N√¶r√łyfjord

Y uno de los cuentos m√°s curiosos, “El oso y el beso”, transcurre en la abigarrada costa noruega, no lejos de los fiordos como este N√¶r√łyfjord.