[Libro] Cuentos de amor

Literatura

Mmmmmmm… ūüéľNoche de paz, noche de amor,… ūüéĻEs lo que toca hoy, ¬Ņno? Pues entonces que mejor que comentar y recomendar un libro de cuentos “de amor”. ¬ŅDe amor? Puede. Indudablemente, en alguno de ellos hay amor. O algo.

Quien imagine estos relatos de Jun’ichirŇć Tanizaki en clave de historias rom√°nticas, pues no va exactamente por ah√≠. Y menos de las romanticonas, con exceso de az√ļcar, propensas a la diabetes emocional. Tanizaki, en su juventud, fue un calavera. Le gustaban las mujeres m√°s que a un tonto un caramelo. Frecuentaba la compa√Ī√≠a de geishas y otras mujeres de compa√Ī√≠a, m√°s o menos depravada esta compa√Ī√≠a. La primera de sus tres esposas fue una geisha. Y creo que no le fue especialmente fiel. No recuerdo ahora los detalles. Tanizaki fue el t√≠pico joven moderno y desmadrado que en su madurez tendi√≥ a lo tradicional y a la seriedad… dentro de unos l√≠mites. Que cierto gusto por la iron√≠a y la transgresi√≥n le acompa√Ī√≥ durante su vida. En cualquier caso, su vida juvenil y tokiota fue muy “entretenida” y moderna, mientras que en su madurez, desplazado a Kioto, opt√≥ por las tradiciones niponas. Pero sin abandonar su afici√≥n a lo escabroso.

Para ilustrar la entrada de hoy, nos daremos un paseo por las salas del Museo Nacional de Tokio; donde encontramos bellos ejemplos del arte tradicional nipón.

Y estos cuentos de amor, algunos de ellos por lo menos, han sido calificados por algunos como perversos. Lector y admirador de Sade, en ellos son frecuentes los hombres que se pierden por sus pasiones o las mujeres fatales que arrastran a los hombres a dicha perdici√≥n. No faltan la filias sexuales y transgresiones m√°s diversas. Y tambi√©n hay lugar a alguna historia de amor, que van desde las fatales hasta las costumbristas y c√≥micas. Siendo todos los cuentos de buen nivel, con ciertos altibajos como es de imaginar en toda recopilaci√≥n, hay algunos de ellos muy bellos. Quiz√° el m√°s notable sea El¬†segador¬†de¬†ca√Īas, que a m√≠ me ha maravillado y me supo a poco. Y en el que realmente hay una historia de amor profundo, aunque retorcido. El m√°s famoso, no obstante, es Los¬†pies¬†de¬†Fumiko, que yo ya hab√≠a le√≠do y comentado en estas p√°ginas. Uno de los relatos fetichistas m√°s celebrados de la literatura universal.

Si ayer comentaba que en la película Roma, del mejicano Cuarón, la narración no se avenía al esquema de la narración tradicional occidental, con su presentación, nudo y desenlace, aun más se marca esta tendencia en no pocos de los cuentos de Tanizaki, puesto que es algo que se da en la literatura de las culturas orientales. Entramos directamente en situación desde la primera línea y, cuando termina el relato, se nos queda la sensación de historia inacabada. Pero yo siempre he encontrado esta forma de relatar muy estimulante. Queda abierta a la imaginación del lector el antes y el después. Cada lector puede generar en su mente su propio relato y, por lo tanto, el relato no será el mismo para dos personas que lo lean.

Seguir√© leyendo a Tanizaki en un futuro. Me gusta. Me divierte. Me ense√Īa su cultura y sus referentes. Puede trasladarnos pasajes de gran belleza. Y no carece de sentido del humor. Muy recomendable.

[Libro] Hombres sin mujeres

Literatura

Si hay algo seguro en m√≠ es que, desde hace unos a√Īos, peri√≥dicamente vuelvo a una serie de escritores por los que siento cierta debilidad. Y uno de ellos es el japon√©s Haruki Murakami, uno de esos eternos candidatos al Nobel, pero que ya veremos si lo gana. Y especialmente desde que prob√© sus relatos cortos. Porque Murakami es tan buen cuentista como novelista.

Y mientras esperamos a que nos llegue esa novela ya publicada en su pa√≠s y en alg√ļn otro pa√≠s oriental, larga y compleja, y con cierta expectaci√≥n por reconocer las matanzas de Nanjing, nos contentaremos con estos siete relatos que constituyen su libro m√°s reciente publicado en espa√Īol. Y como suele suceder trata de hombres. Y de mujeres. Aunque estas est√©n ausentes de la vida de esos hombres. Ausentes f√≠sicamente, pero muy presentes en su memoria, en su √°nimo, en sus esperanzas o desesperanzas. Hay mujeres muertas, hay mujeres infieles, hay mujeres que abandonan, hay mujeres amantes,… o varias cosas al mismo tiempo. Hay iron√≠as, de la vida o del destino. No mucho humor, sin embargo. Y distintas respuestas, marcadas especialmente por la melancol√≠a. Y la soledad.

20140917-L1080761

Si uno ha querido incondicionalmente a una mujer y la ha perdido, f√°cilmente se sentir√° de una forma u otra identificado con estos hombres. Bien es cierto que el libro destila un fatalismo, que no tendr√≠a porque ser. Los desenga√Īos se superan. Un d√≠a puedes descubrir que hay otras mujeres que pueden ser igual o m√°s interesantes. O no. Pero a las que se puede querer tanto o m√°s. Toda relaci√≥n nos deja su marca. Su cicatriz, dir√≠a el m√°s pesimista. Porque al cabo, toda relaci√≥n termina en un momento triste. En el mejor de los casos cuando uno de la pareja muere, tras muchos a√Īos de feliz convivencia. Pero ¬Ņcu√°ntas veces sucede tal? Este es el defecto de estos relatos, el pesimismo exagerado.

20140917-_9170060.jpg

Luego est√° la naturaleza de las mujeres ausentes de Murakami, y ah√≠ est√° una de sus principales virtudes. ¬ŅSon especiales? No aparentemente, pero s√≠ para los hombres protagonistas. Y querr√≠as conocerlas. Aunque en esta ocasi√≥n nos son mujeres misteriosas, grandes bellezas, inteligencias supremas… No. O s√≠, no siempre sabemos. Pero las m√°s de las veces son mujeres aparentemente corrientes. Amas de casa. Trabajadoras. Estudiantes. Pero que por alg√ļn momento han enganchado, y bien, al hombre. Y eso te despierta el deseo de conocerlas mejor. Deseo que no se satisfar√°.

El libro se lee bien y rápido. Alguno de sus relatos tira del tradicional realismo mágico, que es marca de la casa. Pero otros son de un mundo cotidiano, normal. Sea lo que sea la normalidad. A mí me ha gustado.

20140917-_9170100.jpg

[Libros] Relatos con fotos; El flautista de Hamelin / Los m√ļsicos de Bremen

Fotografía, Literatura

Hace casi tres a√Īos tuve la oportunidad de leer dos libritos¬†de la que entonces era reci√©n llegada¬†colecci√≥n¬†Te cuento... de la editorial Alkibla. Me pareci√≥ una idea interesante. Combinar relatos cortos, cuentos, que son inspirados por los cuentos tradicionales cuyos t√≠tulos comparten, y que son ilustrados por la obra de fot√≥grafos reconocidos que se relaciona a un nivel u otro con el relato. La idea me gust√≥. Y mi intenci√≥n era seguir completando la colecci√≥n. Pero con el tiempo se me olvid√≥. Es curioso, pero coincidi√≥ m√°s o menos con el momento en que me regalaron mi lector de libros electr√≥nicos, que tuvo dos consecuencias, una positiva y otra negativa. La positiva es que estoy leyendo m√°s que antes. La negativa es que he espaciado mucho mis visitas a mi librer√≠a favorita. Y eso me hizo olvidarme de la colecci√≥n de relatos con fotos.

Recientemente visit√© la librer√≠a.¬†C√°lamo, en concreto. Y vi que la colecci√≥n se hab√≠a ampliado, sumando ya un total de trece t√≠tulos. Me llev√© dos de ellos. Ambos est√°n ilustrados por las fotograf√≠as de¬†Clemente Bernard¬† que resulta que es el √ļnico fot√≥grafo con el que han contado hasta la fecha para estos libros. Creo que hubiese sido m√°s rico proponer distintos fot√≥grafos con distintos trabajos y estilos para cada cuento.

Los libros que he comprado son los vol√ļmenes 8 y 9 de la colecci√≥n.

El volumen 8 es El flautista de Hamelin. Est√° escrito por¬†Isaac Rosa. Aunque en este caso, el encantador que arrastra a las gentes no es¬†un misterioso m√ļsico¬†capaz de llevarse del pueblo bien a las f√©tidas ratas, bien a los ni√Īos, en funci√≥n de los cumplimientos o los incumplimientos de las autoridades de la ciudad. El encantador es el pol√≠tico populista, casi siempre xen√≥fobo y liberal, que promete a los habitantes del barrio el oro y el moro… bueno el moro, no. Al “moro” propone eliminarlo. Y estos le votan, y luego las cosas no son como parec√≠an. Cualquier semejanza con la realidad, pura coincidencia… o no.

IMGP5845.jpeg

Las fotograf√≠as que acompa√Īan son lo que van a estos cuentos… paisajes de barrio o suburbanos.

La fotograf√≠as acompa√Īantes alternan los barrios m√°s marginales de pobreza en inmigraci√≥n en Andaluc√≠a con im√°genes de la romer√≠a del Roc√≠a, con sus curas, sus se√Īoritos a caballo y su compra venta de religiones y de lo que se quiera vender o comprar.

El volumen 9 es Los m√ļsicos de Bremen. Est√° escrito por Manuel Rivas, Inspirado por¬†el popular cuento que transcurre en la hanse√°tica ciudad alemana. Por cierto, que cuando yo era ni√Īo, el nombre de la ciudad se sol√≠a castellanizar; Brema. En esta ocasi√≥n, el m√ļsico sufrir√° una peculiar peripecia con toques de fantas√≠a y ciencia ficci√≥n para llegar a la misma conclusi√≥n y moraleja de estar en una sociedad que no agradece y se deshace de quienes le han servido cuando ya no son de utilidad.

La fotograf√≠as acompa√Īantes nos muestran la experiencia, que ya dura d√©cadas, de recuperaci√≥n de un pueblo abandonado de la monta√Īa navarra, bajo criterios de vida comunitaria, autosuficiencia, autogesti√≥n y democracia asamblearia.

Como me sucedi√≥ hace casi tres a√Īos, la idea me parece buena. Y me hago el prop√≥sito de ir completando la colecci√≥n. Aunque reitero mi idea de que las fotograf√≠as pod√≠an haber procedido de distintos autores.

IMGP5856.jpeg

[Libro] Cuentos completos (Doctorow)

Literatura

Edgar Lawrence Doctorow, m√°s com√ļnmente E. L. Doctorow, ha sido uno de los escritores m√°s destacados del siglo XX en la literatura de Estados Unidos, y probablemente de la literatura mundial, habiendo estad activo hasta la publicaci√≥n de su √ļltimo libro en 2014, que comentamos aqu√≠ hace un tiempo. Tambi√©n es uno de mis escritores favoritos de origen norteamericano. Siempre me ha gustado la novela con trasfondo hist√≥rico, y ese ha sido un g√©nero en el que Doctorow ha destacado especialmente. Pero todo lo bueno se acaba, y el escritor falleci√≥ el a√Īo pasado, sin llegar a ver est√° recopilaci√≥n en castellano, en la que particip√≥, que re√ļne en un √ļnico volumen todos sus cuentos, sus relatos o novelas cortas. Como homenaje, decid√≠ hace un tiempo que ten√≠a que leerla. Y as√≠ ha sido.

Cuentos completos
E. L. Doctorow; varios traductores
Malpaso Ediciones, agosto de 2015
Edición electrónica

Doctorow fue neoyorquino, así que... a Nueva York nos vamos con las fotos.

Doctorow fue neoyorquino, as√≠ que… a Nueva York nos vamos con las fotos.

Como he indicado se trata de la recopilaci√≥n de todos sus cuentos, a los cuales hay que a√Īadir una novela corta, “Vidas de los poetas”, que se public√≥ en su primera colecci√≥n de relatos cortos en su idioma original en ingl√©s. En estos relatos, se aleja bastante de los trasfondos hist√≥ricos que caracterizan sus novelas, que en su conjunto constituyen un fresco de la historia norteamericana. Estos relatos son m√°s personales, en el sentido en que se dirigen m√°s a introducirnos en las vivencias de los protagonistas de las mismas, de sus inquietudes, anhelos, miedos, esperanzas o desesperanzas. Uno de ellos, es antecesor de una de sus novelas m√°s conocidas, “Billy Bathgate”, que tambi√©n es conocida por muchos aficionados al cine, puesto que se adapt√≥ en 1991 a este medio.

Bien es cierto que no es frecuente ir a pasear por el Bronx,... uno se suele quedar por Manhattan,... Brooklyn todo lo m√°s.

Bien es cierto que no es frecuente ir a pasear por el Bronx,… uno se suele quedar por Manhattan,… Brooklyn todo lo m√°s.

Personalmente, me siento m√°s c√≥modo con sus novelas de las que he le√≠do tres, siendo la fenomenal “La gran marcha” con la que m√°s he disfrutado. Pero creo que Doctorow es un escritor sensacional, muy moderno, pero con gran visi√≥n hist√≥rica que merece ser conocido. Si adem√°s eres adepto al cuento, al relato corto, este es tu libro. A por √©l. En Amazon Espa√Īa est√° a menos de dos euros en formato electr√≥nico… As√≠ que… ¬Ņqu√© excusa puede haber para no leerlos?

O si la ocasión lo permite, acercarse con el ferry gratuito hasta Staten Island.

O si la ocasión lo permite, acercarse con el ferry gratuito hasta Staten Island.

[Cine] Tale of Tales (2015)

Cine
Tale of Tales (2015); vista el domingo 26 de diciembre de 2015.

La verdad es que el 2016 no ha empezado muy bien desde el punto de vista cinematogr√°fico. M√°s bien ha¬†empezado muy cutremente con la colaboraci√≥n de la industria distribuidora y exhibidora de este/a pa√≠s/ciudad. Pero antes de contaros eso, voy a dejar pasar unos d√≠as para calmar √°nimos. Y adem√°s, a√ļn tengo que comentar la √ļltima pel√≠cula vista en 2015. Pel√≠cula que ha servido al italiano Matteo Garrone¬†para realizar su primer largometraje en lengua inglesa, que hemos visto en versi√≥n original. En Zaragoza no; tal vez en otras ciudades espa√Īolas se haya estrenado en versi√≥n doblada con el t√≠tulo de “El cuento de los cuentos”.

La pel√≠cula narra, de forma entrelazada, tres de los cuentos de la colecci√≥n¬†“Lo cunto de li cunti overo lo trattenemiento de peccerille”¬†(El cuento de los cuentos, o el entretenimiento de los peque√Īos)¬†que Giambattista Basile public√≥¬†en napolitano entre 1634 y 1636, tambi√©n conocidos como los “Cuentos del Pentamer√≥n”. Nos traslada a tres reinos, de los cuales en uno la reina (Salma Hayek) har√° todo lo que haga falta para tener un hijo (Christian Lees) y protegerlo, especialmente de su mejor y similar amigo (Jonah Lees). En otro, un lujurioso rey (Vincent Cassel) se enamora de una mujer apenas entrevista en el atardecer (Hayley Carmichael/Stacy Martin), crey√©ndola de gran belleza. Y en el tercero, un rey (Toby Jones) que no tiene prisa por casar a su √ļnica hija (Bebe Cave), acabar√° entreg√°ndola al pretendiente m√°s imprevisto (Guillaume Delaunay).

Garrone es nacido en Roma, aunque destac√≥ por una pel√≠cula sobre la camorra napolitana; tambi√©n el cuentista Basile sit√ļa la acci√≥n de sus cuentos en el reino napolitano, actualmente campania. N√°poles visitaremos por lo tanto.

Garrone es nacido en Roma, aunque destac√≥ por una pel√≠cula sobre la camorra napolitana; tambi√©n el cuentista Basile sit√ļa la acci√≥n de sus cuentos en el reino napolitano, actualmente campania. N√°poles visitaremos por lo tanto.

La colecci√≥n de cuentos de Basile es precursora de otras m√°s famosas en Europa como las de Perrault o de los Hermanos Grimm, pero la limitada extensi√≥n¬†de su idioma vern√°culo el napolitano, dificult√≥ la difusi√≥n, aunque algunas de sus historias fueron luego popularizadas por el franc√©s y los alemanes. Como consecuencia, muchos sit√ļan el ambiente de los cuentos en un entorno norte o centroeuropeo. Garrone los devuelve a los paisajes mediterr√°neos en los que se escribieron por primera vez. Aunque probablemente fueran historias difundidas popularmente por toda Europa. En cualquier caso esa es la gran virtud de la pel√≠cula, la inusual topograf√≠a y ambiente de los lugares visitados, al menos en parte. La otra es la buena interpretaci√≥n general, aunque flojea por alg√ļn punto. Hayek me parece que muchas veces no sea haya en medio del tono general del cine europeo.

Garrone ha filmado su película por diversas localizaciones de Italia, yo sigo paseando por el golfo de Nápoles, entre las ruinas de Pompeya y bajo la sombra del Vesubio.

Garrone ha filmado su película por diversas localizaciones de Italia, yo sigo paseando por el golfo de Nápoles, entre las ruinas de Pompeya y bajo la sombra del Vesubio.

Sin embargo, la propuesta probablemente no sea del gusto del p√ļblico general acostumbrado a una puesta en escena mucho m√°s verborreica y barroca que la austera materialidad cotidiana de la que dota Garrone a estos tres cuentos. Tambi√©n el ritmo de la narraci√≥n es m√°s reflexivo, frente a la tendencia a convertir los cuentos en aventuras de acci√≥n, como podemos observar en el cine norteamericano. Esta actitud reflexiva va a favor del car√°cter edificante de los cuentos medievales, pero quiz√° produzca un cierto aburrimiento en el espectador palomitero.

Curiosa película por lo tanto, que si no está plenamente acertada por lo menos puede satisfacer razonablemente al cinéfilo con ganas de contemplar propuestas alternativas, más o menos arriesgadas, al cine que se hace habitualmente.

Valoración

  • Direcci√≥n: ***
  • Interpretaci√≥n: ***
  • Valoraci√≥n subjetiva: ***

Y descansaré de este viaje imaginario al atardecer en los acantilados de la ciudad de Sorrento.

Y descansaré de este viaje imaginario al atardecer en los acantilados de la ciudad de Sorrento.

[Libro] RashomŇćn y otros cuentos de Ryunosuke Akutagawa

Literatura

En este d√≠a de A√Īo Nuevo, puesto que no hay muchas cosas que hacer salvo descansar de la din√°mica festiva, y ya que llevo un poquito de retraso con algunos temas que tendr√≠an que haber ido apareciendo en este¬†Cuaderno de ruta, voy a redactar una segunda entrada mientras voy viendo un peque√Īo marat√≥n de animaci√≥n japonesa que hab√≠a preparado para este d√≠a. Estoy rompiendo algunas tradiciones. Dig√©ramos que estoy como comenzando una d√©cada nueva, a pesar de que no hay ninguna cifra relacionada con los a√Īos que termine en cero. Y algo que lleva un poquito de retraso es el comentario de mis lecturas. As√≠ que voy con una de ellas. Que no es de un libro. Ser√≠a de dos, o simplemente de los diversos cuentos o relatos cortos que nos ofrece un autor japon√©s de principio de siglo muy interesante, RyŇęnosuke Akutagawa.

Hay un motivo muy concreto por el que me interes√© por este autor. Y el motivo es que escribi√≥ los relatos¬†en los¬†que se bas√≥¬†Akira Kurosawa, muy libremente, para el argumento de su famosa y excelente pel√≠cula¬†RashŇćmon.

Las mitologías budistas y sintoistas en el fondo de muchos de los relatos de Akutagawa, así como los animales míticos de las mismas.

Las mitologías budistas y sintoistas en el fondo de muchos de los relatos de Akutagawa, así como los animales míticos de las mismas.

Digo que pueden ser dos libros puesto que hace unos a√Īos me regalaron el libro¬†El drag√≥n, RashŇćmon y otros cuentos de la editorial¬†Quaterni, del que fui leyendo de vez en cuando alg√ļn aqu√≠ cap√≠tulo seg√ļn me ven√≠a. A estas alturas no puedo recordar si los he le√≠do todos, porque lo fui haciendo espor√°dicamente y en desorden. En cualquier caso, hace poco me lleg√≥ otra colecci√≥n de relatos del autor, que he estado leyendo hasta hace unas semanas. Releyendo porque tengo la sensaci√≥n de que todos estaban en el anterior. En cualquier caso, estamos ante colecciones de cuento que tienen tonos y temas muy diversos. Situados todos en¬†Jap√≥n, en diversos momentos de su historia antes del advenimiento¬†Meiji, los hay de aventuras, los hay de humor, los hoy de magia y mitolog√≠a japonesa, los hay de aut√©ntico terror. Leyendo estos cuentos entiendes mejor de d√≥nde viene la rica imaginer√≠a que preside los filmes, las historietas y todo tipo de artes y obras procedentes del pa√≠s del sol naciente. Porque tenemos unas narraciones con una riqueza de descripciones que nos transporta muy vividamente al¬†Jap√≥n medieval.

La puerta RashŇćmon se encontraba en Kioto, aunque hoy en d√≠a yo no existe.

La puerta RashŇćmon se encontraba en Kioto, aunque hoy en d√≠a yo no existe.

Curiosamente, no me parecen los relatos relacionados con la excelente pel√≠cula de¬†Kurasawa los m√°s destacados, por lo que habr√° que atribuir al genio del cine japon√©s el m√©rito del inter√©s de su historia. En comparaci√≥n es muy notable e impresionante su relato de terror,¬†El biombo del infierno. La historia del exc√©ntrico y antip√°tico pintor de corte, de su bella hija y de su duro se√Īor, extremece por su abigarrado, inesperado y horroroso final. Horroroso no por su mala calidad; al contrario, por su excelente calidad al transmitirnos una sensaci√≥n de horror.

Yo recomiendo sin lugar a dudas la lectura de estos cuentos para acercarse a la literatura y a la imaginer√≠a nipona. Se leen bien, son diversos, y muy entretenidos. Una excelente opci√≥n para “desengrasar” las fiestas. Aunque para eso quiz√° sea mejor ponerse una sudadera y unos pantalones deportivos y empezar a quemar calor√≠as.

Kiyomizu-dera - Kioto

No faltan personajes femeninos en las historias de Akutagawa; bellas y delicadas cuando jóvenes, pueden ser verdaderas brujas cuando son viejas y pobres.

 

[Libro] Nanas para un principito

Literatura

Conozco a¬†Ana,¬†Anvica para algunos, de aventuras fotogr√°ficas. Siempre me da una “insana” envidia su X100. Pero tambi√©n desde hace ya un par de a√Īos sigo¬†Aventarte, un blog que dinamiza con una amiga, y que define muy bien la frase que acompa√Īa al t√≠tulo;¬†un lugar de cuentos, im√°genes y sentimientos. En los √ļltimos a√Īos, para la primavera han lanzado¬†una iniciativa, un concurso, que titulan¬†Apadrina un libro. La idea me pareci√≥ excelente desde el momento que la conoc√≠. Pedir a la gente que recomendasen un libro que hubiesen le√≠do con un comentario que permitiese a futuros lectores del mismo intuir qu√© pod√≠an encontrar. Por qu√© ese libro era interesante. Y a ser posible libros “alejados” de la corriente principal editorial, de los superventas, de los poderosos¬†conglomerados editoriales. Autores poco conocidos, o noveles, o libros de peque√Īas editoriales aventureras y arriesgadas. He participado dos a√Īos; en 2013 y en 2014. La √ļnica pena es que parece la iniciativa no recibe la respuesta que merece, y cada vez somos menos los que nos animamos a participar.

En cualquier caso, las animadas chicas de Aventarte decidieron premiarnos a los participantes con un libro y unos detallas. Y aquí estos para comentar el libro. Y dar las gracias a Ana y Anabel, y a animarlas para el futuro.

Nanas para un principito
Manuel Cort√©s Blanco, textos; Raquel Ord√≥√Īez Lanza, ilustraciones
MAR Editor, 2014

El libro me llegó con dos detalles; una fotografía realizada por Ana y un simpático marcapáginas de ganchillo

El libro me llegó con dos detalles; una fotografía realizada por Ana y un simpático marcapáginas de ganchillo.

A lo largo de unos 20 cap√≠tulo, tal vez alguno m√°s, el autor pone en boca de su hijo reci√©n nacido, despu√©s un beb√©, y durante los dos primeros a√Īos de vida del ni√Īo, sus observaciones sobre el mundo, la sociedad, la familia, la paternidad y la creatividad. El autor de los textos,¬†Manuel Cort√©s Blanco, adem√°s de m√©dico, colaborador con alguna que otra organizaci√≥n no gubernamental que le llevan a pasar temporadas lejos de casa en causas humanitarias, escribe y es narrador de historias. Cuentacuentos. Por lo que cada cap√≠tulo, que va reflejando las experiencias del ni√Īo y las reflexiones del padre, se complementa con un peque√Īo relato, un cuento al estilo de los de anta√Īo, de pa√≠ses de “erase una vez que se era”.

Este es un libro que yo he le√≠do intentando ser fiel de alguna manera a su esp√≠ritu. Mientras durante el d√≠a afrontaba las lecturas de¬†Murakami, ya comentado, y¬†Modiano, quiz√° la semana que viene, casi todas las noches en las √ļltimas tres o cuatro semanas he le√≠do un cap√≠tulo del libro, por consiguiente, me he acostado a dormir con la lectura de un cuento. Cap√≠tulos y cuentos que intentan transmitir unos valores. Los que el autor propone para la educaci√≥n de su hijo, pero que al hacerlos p√ļblicos, lleva impl√≠cita la propuesta para el conjunto de sus lectores. Valores de tolerancia y compromiso social, con unas gotitas de conservadurismo moderado en su visi√≥n de la familia y del medio urbano y rural. Por lo menos, as√≠ los he percibido yo.

La lectura del libro me ha retrotra√≠do en el tiempo a la √©poca de mis 12 o 13 a√Īos, cuando le√≠¬†Coraz√≥n (Cuore) de¬†Edmundo de Amicis. Un libro que tambi√©n nos contaba la cotidianidad de un ni√Īo, con una exaltaci√≥n de una serie de valores sociales y familiares, salpicado de cuentos y relatos cortos, algunos m√°s famosos que el propio libro que los contiene.

Le√≥n es la ciudad en la que transcurren la mayor parte de las "aventuras" de este "principito" moderno; lugar en la que estuve hace ya catorce a√Īos, admirando un fenomenal locomotora de vapor, de las de anta√Īo.

Le√≥n es la ciudad en la que transcurren la mayor parte de las “aventuras” de este “principito” moderno; lugar en la que estuve hace ya catorce a√Īos, admirando un fenomenal locomotora de vapor, de las de anta√Īo.

El libro, desde su t√≠tulo, hace constantes referencias a¬†Le Petit Prince¬†de¬†Saint-Exup√©ry, que no est√° mal, aunque es un texto realmente notable, pero sobre el¬†que considero que sufre¬†una sobreexposici√≥n social y medi√°tica que hace que se cite en todo momento y circunstancia, incluso cuando no viene al caso o no hay correlaci√≥n entre la idea expuesta y lo que en la novela corta del piloto franc√©s se refleja. No digo¬†que pase esto con el libro de¬†Manuel Cort√©s; pero si reconozco que genera en m√≠ una desconfianza¬†contra la que tengo que luchar con el fin de ser… si no objetivo, al menos¬†ecu√°nime. Al igual que aquel “principito” este tambi√©n es un libro ilustrado, con las estimables ilustraciones de¬†Raquel Ord√≥√Īez Lanza.

Dado el potencial p√ļblico de un libro de estas caracter√≠sticas, en conjunto me parece una propuesta adecuada y equilibrada. Sin muchos riesgos. Lo normal es que las experiencias de trabajo del autor en determinados entornos como consecuencia de su trabajo en las organizaciones no gubernamentales podr√≠an dar lugar a reflexiones m√°s complejas, m√°s duras, quiz√° no tan esperanzadas con el g√©nero humano, si tengo que basarme en mis conversaciones con otras personas que han participado en proyectos similares. Pero aqu√≠ se centra en unos valores b√°sicos de compromiso social y familiar que no vienen mal. Aunque reconozco que en el mundo en que nos toca vivir, un reconocimiento a las realidades familiares diversas y no basadas en la familia tradicional que aqu√≠ se nos presenta, podr√≠a llegar a m√°s p√ļblico. O estar m√°s comprometido con la realidad social. Ya digo que me ha parecido percibir un toque de conservadurismo. Moderado. Pero que ah√≠ est√°.

En cualquier caso mi agradecimiento a los autores y a Aventarte por permitirme asomarme a esta venta de historias y cuentos, que nunca viene mal.

Pero tambi√©n mantienen relaciones con Zaragoza, y ahora no tengo el libro a mano mientras escribo esto pero el ni√Īo ¬Ņfue bautizado si no recuerdo mal en la Seo? Mira t√ļ.

Pero tambi√©n mantienen relaciones con Zaragoza, y ahora no tengo el libro a mano mientras escribo esto pero el ni√Īo ¬Ņfue bautizado si no recuerdo mal en la Seo? Mira t√ļ.

[Libro] Carnaval y otros cuentos

Literatura

Aunque nunca he sido un especial fan de Memorias de √Āfrica, versi√≥n cinematogr√°fica, la literaria no la he le√≠do, hay una novela corta de Isak Dinesen, una historia, que en su momento me embob√≥, tanto en su versi√≥n literaria como cinematogr√°fica. Se trata de El fest√≠n de Babette. La sensibilidad, la gracia, la profundidad, la agilidad de la escritura, caracter√≠sticas todas que me encantaron. Y hace unas semanas encontr√© que Letras N√≥rdicas ten√≠a en su c√°talogo de libros electr√≥nicos esta colecci√≥n de once relatos de la escritora danesa. Y decid√≠ ir a por ella, para comprobar si pod√≠a reproducir las sensaciones que tuve con la estupenda Babette.

Carnaval y otros cuentos
Isak Dinesen (seudónimo de Karen Blixen); tradución de Jaime Silva
Nórdica Libros; septiembre, 2013

Kastellet

Isak Dinesen, la baronesa Karen Blixen, fue danesa, y alguno de sus cuentos claro está sucede en Copenhague. Quizá sus protagonistas pasearon alguna vez por el Kastellet, la ciudadela militar próxima a la famosa sirenita.

Antes de contar las cuestiones espec√≠ficas de esta colecci√≥n de cuentos, tendr√© que contar mis sesgos. Todos tenemos experiencias previas que sesgan nuestra opini√≥n. Prejuicios se les podr√≠a llamar tambi√©n, sino fuera por el sentido peyorativo que la palabra nos evoca. Sesgos; nuestra opini√≥n se tuerce o desv√≠a tras uno o varios eventos que nos marcan en nuestra vida. De muy jovencito, adolescente, me encantaban los cuentos y relatos cortos. Le√≠a muchos. Tantos que he olvidado una buena proporci√≥n de ellos. Hasta que alrededor de los 21 a√Īos le√≠ la versi√≥n √≠ntegra, la verdadera, la buena (a√Īos m√°s tarde le√≠ tambi√©n el original en ingl√©s, que llevo siempre cargado en mi Kindle) de The Bottle Imp (El diablo de la botella) de Robert Louis Stevenson. La sensibilidad, los valores, la capacidad de hacerte viajar y so√Īar de este cuento, del cual hab√≠a le√≠do versi√≥n cortas o adaptadas a la infancia desde ni√Īo, ha hecho que sea una de mis obras literarias favoritas. Pero me sucedi√≥ un fen√≥meno curioso. Despu√©s, pocos cuentos me resultaban satisfactorios. Y de un √°vido lector de este tipo de obras me convert√≠ en alguien que muy espor√°dicamente me acercaba a esta forma literaria. En ocasiones me he forzado, y he encontrado unas cuantas para disfrutar. Pero con un sentido muy cr√≠tico.

Mansión cerca de Durham

Pero Blixen tenía mundo, y escribió tanto en danés como en inglés; un curioso cuento se da en una hacienda con caballos, como esta cerca de Durham, en el norte de Inglaterra.

Toda esta introducci√≥n vine a “cuento” de lo siguiente. Con esta colecci√≥n de cuentos de la danesa Blixen, bien sea por su calidad, por su originalidad, o porque yo mismo me he encontraba en el estado de √°nimo adecuado para ello, he recuperado muchas de aquellas sensaciones que hacen que cojas el relato corto y no lo puedas dejar de leer hasta el final. Con temas variados, pero que conllevan un profundo examen de lo que es el ser humano, desde las ligerezas del carnaval, a los viajes, a las relaciones familiares, a la imaginaci√≥n y la fantas√≠a infantil, al significado del amor, y la siempre difusa frontera entre el mundo real y el mundo fant√°stico o m√°gico en la literatura. Son realmente 11 relatos absolutamente disfrutables, entre los cuales me costar√≠a seleccionar unos sobre otros, porque cada uno durante su lectura te absorbe lo suficiente para hacerte olvidar el resto. Desde luego, el que da nombre a la colecci√≥n es uno de los m√°s destacables, pero hay muchos otros, que combinan sabiamente la intriga con la prosa po√©tica que les da forma. Y finalmente, siempre he considerado que lo m√°s dif√≠cil de una historia es saber terminarla. Saber cerrarla. O saber c√≥mo no cerrarla; c√≥mo dejarla para que viva en la mente del lector. Y ah√≠ descubro que Blixen es maestra. Y probablemente esa es uno de los grandes m√©ritos de estos cuentos. Que en muchas ocasiones no mueren. Quedan vivos y siguen en la mente del lector.

Una gran adquisici√≥n, una recomendaci√≥n segura, una delicia para leer cada noche antes de dormir y dar continuidad en sue√Īos a esas historias de apariencia inacabada, o cuyo final depende realmente de c√≥mo le lector d√© sentido a lo que acaba de leer.

N√¶r√łyfjord

Y uno de los cuentos m√°s curiosos, “El oso y el beso”, transcurre en la abigarrada costa noruega, no lejos de los fiordos como este N√¶r√łyfjord.