[TV] Cosas de series; una chica que se llama Michael y un detective, Dirk

Televisión

No sé si tengo mucho tiempo hoy, pero intentaré sacar adelante un par de series vistas en esta semana.

Star Trek: Discovery – 1ª temporada

Algunos la consideran como la menos trekkie de todas las series de la saga Star Trek. Quizá por eso me ha gusta a mí más que ninguna otra, si descontamos el recuerdo que me merecen los episodios de la serie original que veía de niño, cuando en España se titulaba La conquista del espacio. Más tarde le pusieron un más literal Viaje a las estrellas.

Elementos que la hacen especialmente interesante:

Es moderna, no cutre. Aunque quedan por ahí algunas razas alienígenas casposas, en general ha dejado de parecer series de cartón piedra con colorines chirriantes. Leía el otro día que alguien atribuía a Battlestar Galactica, la nueva, ser un reverso oscuro de Star Trek. Yo tengo la sensación que esta nueva serie le debe más a los cylones que al contrario con sus predecesoras.

20081210-P1000734

Al final de la serie trekkie aparecen unas vistas nocturnas de París en el siglo veinti… ¡yo que sé! Estas son de 2008.

Hay personajes realmente carismáticos y complejos. Aunque hay una tendencia al maniqueísmo, permanece lo suficientemente camuflada para que no sea insufrible. Y hay tres personajes de primer nivel, por este orden; Lorca (Jason Isaacs), Burnham (Sonequa Martin-Green) y Georgiu (Michelle Yeoh). Esta última bien aprovechada en sus primeras apariciones, menos en las últimas.

Hay conflicto con barra. Nada de buenismos gratuitos. Aquí hay que mojarse y cagarla. Es oscura en algún momento. Bien. Y esto hace que tenga tensión, sea entretenida y la esperemos de un episodio a otro. Especialmente en la segunda mitad de la serie.

¿Es perfecta? No. Tiene algún que otro episodio tontorrón. Y el último de la temporada es flojo, y no presagia nada bueno. Tal vez recuperen el tono general de las anteriores series. Desde mi punto de vista, un error, aunque contente a los trekkies más conservadores. Ya veremos.

20081211-P1000957.jpg

Dirk Gently’s Holistic Detective Agency – 2ª temporada

Ya conocíamos al peculiar universo de Dirk Gently (Samuel Barnett) y su compañero Todd Brotzman (Elijah Wood). Y ya de paso, porque es genial, a la hermana de este, Amanda (Hannah Marks). O a Farah (Jade Eshete); Farah es genial… Y a muchos otros personajes de este mundo que salió de la pluma de Douglas Adams, más conocido por su autoestopista galactico. Ya sabréis que la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás es 42. Si no lo sabéis, y pensáis que es una tontería. No os interesa esto. Porque esta es una serie de fantasía que bordea el absurdo y el dadaísmo con demasiada frecuencia como para que si no estás por la labor, si no estás dispuesto a entrar en el juego, no te merece la pena entrar en el juego.

20081211-P1000969.jpg

Yo sí que me dejo llevar, y disfruto. Más cuando además de unos protagonistas entrañables, con un antiheroísmo carismático esencia, se generan malos tan estupendos como esa mala bruja que es Suzie Boreton (excelente Amanda Walsh; que pudo ser Katie, no Penny, en The Big Bang, y que tal vez hubiera merecido la pena).

En esta ocasión, los casos que no se resuelven buscando pistas, sino dejando que los elementos del universo se alineen adecuadamente en torno a Dirk, nos lleva a un mundo de fantasía más allá del nuestro, pero conectado con este en Montana.

No está clara su continuación. Pues ojalá, sí. Oye.

20081211-P1000972.jpg

[TV] Cosas de series; dos mujeres en sus respectivos infiernos

Televisión

Tanto Eleanor Shellstrop (Kristen Bell) como Elizabeth of Windsor (Claire Foy) viven ya en Netflix sus respectivos infiernos en sus segundas temporadas. Dos series muy distintas, pero ambas muy recomendables. Con las dos puedes disfrutar. Y con una de ellas te podrás reir. Con la otra,… puede que también. Pero es seria.

The Good Place – 2ª temporada

Esta comedia de situación norteamericana sorprendió en su primera temporada. Después de haberno hecho reír durante toda ella, dio un vuelco final a su trama que la dejó preparada para una segunda temporada renovada.

Mentiría si dijese que todo ha sido estupendo en esta segunda temporada. He de reconocer que me costó cogerle el tranquillo. Sus primeros episodios me parecieron un poco apresurados, como con ganas de correr mucho. Pero al cabo mereció la pena, puesto que permitió situar a los 6 personajes principales de la serie en un punto a partir del cual pudieron crecer y avanzar, sin encasillar la serie en ningún momento.

Carlos Carreter

Nada… hoy toca visitar los dominios de la “Isabelita”… Incluso nos llegaremos a las puertas de sus casas, en Londres y en Windsor.

Recientemente he leído un análisis de la serie que muestra hasta qué punto, lejos de ser una mera serie de entretenimiento, tiene calado. Realmente, hay una reflexión sobre cuestiones éticas y morales de cierto calado, que sin embargo nos entran con facilidad, muy didácticamente. Y totalmente alejadas de cualquier dogmatismo o a priorismo sobre lo que es correcto o no. Probablemente, si alguna conclusión se puede sacar es lo absurdo del concepto del cielo (el buen lugar) o el infierno (el mal lugar) para premiar o castigar el comportamiento de nadie. Tan condicionado por su entorno y el momento que le ha tocado vivir. Y con valores en continua evolución, nunca estables ni prefijados.

Todos los intérpretes están bien, aunque especialmente nos alegremos de la recuperación de Bell, a la que añorábamos desde su Veronica Mars. No es que haya estado inactiva precisamente; simplemente, nunca la he encontrado al nivel que prometía. En cualquier caso, ahí la tenemos liderando la función con un hilarante Ted Danson, que tiene momentos sublimes. Y con un final de temporada que ya nos avisa que la serie se volverá a reinventar en su tercera temporada. Que ya añoramos.

20040626-Londres (54).jpg

The Crown – 2ª temporada

Está claro. Esta serie de época es una serie de momentos. De episodios enteros incluso. Y el protagonismo se reparte. A mí, toda esta gente de la que hablan, me importa entre poco y nada. Pero sabes que en todo episodio encontrarás un par de escenas o secuencias que te van a dejar pegado al sillón. Un diálogo. Un cruce de miradas. Un recorrido de cámara. Lo que sea, que te permite ser consciente de lo buena que es esta producción.

Reconozco, al igual que en el caso anterior, que el comienzo de la temporada me pareció un poco moroso, y dependía mi atención mucho de estar atento a esos momentos de genialidad. El ciclo sobre el viaje del duque (Matt Smith) y sus posibles infidelidades, no me interesó gran cosa. Pero pronto entró en materia.

20040626-Londres (64).jpg

Episodios absolutamente antológicos como Beryl, el que protagonizó Vanessa Kirby encarnando a una princesa Margarita con un atractivo impresionante, muy lejos de la imagen que te dan las fotografías de la época, y al mismo tiempo con una conducta elitista que te darían ganas de meterla boca a bajo en una maceta del palacio de Kengsinton.

O ese Paterfamilias en el que Matt Smith se luce y muestra hasta que punto ha dejada atrás al Doctor, y es capaz de mostrarse como un actor dramático de primer nivel.

Y estos son solo dos que he seleccionado para mostrar cómo la serie sabe ceder el testigo del protagonismo cuando conviene, repartiendo juego, otorgando variedad y profundidad, haciendo más interesante el conjunto.

Esperando también con ganas la tercera temporada, en la que se anuncian cambios de protagonistas conforme envejecen los personajes históricos.

20040626-Windsor (12).jpg

[TV] Cosas de series; humor y drama desde Japón

Televisión

Durante las navidades cambié mi sistema de comunicación de mis diversos dispositivos informáticos con la televisión. Cambién el Chromecast por un Apple TV. Y la verdad es que el cambio tiene efectos positivos y otros negativos. Entre los positivos, dos. La calidad de la imagen es superior, admite más plataformas que el anterior. O alguna muy significativa. Entre los negativos, dos. La interfaz de Apple TV es manifiestamente mejorable en algunas aplicaciones, más lenta de manejar y con menos posibilidades. Es muy claro con el caso de Youtube, donde es preferible verla desde la tableta o el teléfono. Y la segunda, que de vez en cuando se queda congelado y hay que reiniciar.

Como consecuencia de lo anterior, durante el mes de enero he seguido dos series niponas que se pueden encontrar en Amazon Prime Video. Una de ellas también está en Netflix. Esta plataforma no es compatible en estos momentos con el Chromecast. El caso es que han sido muy entretenidas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy el viaje a Japón es obligado. Y por ello he decidido reinterpretar en blanco y negro algunas de las fotografías de los templos y santuarios históricos de Nara, una ciudad donde se conjugan el pasado histórico y un presente tranquilo.

Samurai Champloo

Serie de animación japonesa del año 2004. Esta es la que podéis encontrar en diversas plataformas de contenidos.

Con esta serie nos vamos a los tiempos en los que se había establecido ya el shogunato Tokugawa, el principio del período Edo en Japón. El país tiene una cierta estabilidad, y los samurais tiene menos tarea. Y vagan por el país. En un pueblo cerca de Edo, la actual Tokio, una huérfana de 15 años Fuu, que sirve de camarera en una casa de té, salva de la ejecución a dos samuráis errantes, Jin y Mugen, cada uno con un pasado oscuro detrás. A cambio les pide que le ayuden a encontrar a “un samurai que huele a girasoles”. Y este es el principio de un viaje, una odisea que les llevará desde Edo hasta Nagasaki en 26 capítulos.

20140921-_9210802.jpg

He de decir que es de las mejores series de animación del País del Sol Naciente que he visto. Una mezcla de situaciones con una base histórica, aderezada con múltiples anacronismos. El hip hop, un barco de Estados Unidos donde se juega al beisbol cuando ni siquiera existía la noción de ese país, gafas de estilo hipster,… un sinnúmero. Que sin embargo no chirrían. Dan un tono distinto. Es un universo similar al histórico, pero no el mismo. Y de paso sirven para repartir un poco de estopa a unos y otros. Porque la serie es mucho más adulta de lo que parece, con temas sociales de fondo. Corrupción, prostitución, el papel de la mujere, el valor de las creencias, el derecho a redimirse de los pecados pasados,…

Todo ello mezclado con un notable sentido de la aventura, con una ternura que aporta siempre la joven Fuu, y con el viaje como metáfora del crecimiento y del cambio personal, mas importante que el llegar, que el destino. En algún sitio he visto alabanzas a la serie y quejas con su final… Es lo de menos. Es un final muy coherente. Auqnue no sea del gusto de quienes están habituados a finales cerrados, milimétricamente ejecutados. Muy recomendable.

20140921-_9210828.jpg

Doctor X – Gekai Daimon Michiko [ドクターX〜外科医・大門未知子〜]

Esta serie me la encontré por casualidad. Cuando comprobé que Amazon Prime Video estaba disponible en Apple TV sin problemas, hice un repaso a su catálogo y me llamó la atención. Venía dentro del epígrafe “Dramas”, de Japón, y tenía la pinta de ser una traslación al país oriental de los dramas médicos que mantienen desde hace década cierta popularidad en occidente. No esperaba gran cosa de esta serie… hasta que vi un par de episodios.

El planteamiento es el siguiente. En Japón, en el año en el que transcurre la acción, los grandes hospitales universitarios están en crisis, incluso perdiendo efectivos entre los cirujanos. Por ello surgen cirujanos autónomos, freelances, que son contratados para suplir carencias. Y Michiko Daimon (Ryôko Yonekura), representada por la agencia de Akira Kanbara (Ittoku Kishibe), antiguo cirujano, es uno de ellos. Y se niega ha hacer (itashimasen) cualquier tarea que no sea atender y operar pacientes, y nunca falla (watashi shippai sinai no de). Son las líneas de diálogo características.

20140921-_9210849.jpg

Mi sensación es que iban a hacer un drama, pero se dieron cuenta de que funcionaba mejor como comedia. El resto del reparto, con excepción de la anestesista Hiromi Jonouchi (Yuki Uchida), son un montón de médicos que se caracterizan por ser más o menos corruptos, peseteros, pelotas de sus jefes, piensan poco, tienen unas habilidades limitadas… y en general resultan con el tiempo bastante tontos (baka – バカ). Todos odian a Daimon, “Demon” para algunos, le tienen envidia de sus capacidades, de su libertad, de su desparpajo,… y todos quieren que falle. Cosa que nunca sucede. A pesar de que los casos que le caen suelen ser de personas de relevancia social, famosas, poderosas, que ponen en riesgo el prestigio del hospital y que padecen enfermedades que en general consideraríamos incurables. Nunca falla.

20140921-_9210919.jpg

La sanidad japonesa está bien considerada en el mundo, por lo que la serie en general la podemos considerar como una parodia monumental, sacando de quicio diversos defectos que eventualmente puedan darse, muchos de los cuales representan la propia sociedad patriarcal nipona. Todo ello sin hacer excesiva sangre. Ridiculiza, pero a un nivel amable. La sucesión de episodio es realmente repetitiva, y sabes en todo momento qué te puedes esperar. Pero es muy divertida, te echas alguna risa de vez en cuando. Es en definitiva un producto de entretenimiento básico, pero bien hecho. Y a mí, que comparto los estudios de medicina con los personajes, y algún conocimiento tengo del funcionamiento de un hospital, me ha divertido mucho.

No sé si es muy recomendable en general. Sólo está disponible en versión original, japonés, subtitulada en inglés. Pero yo me lo he pasado estupendamente. Tiene una derivada, Doctor Y, formada por episodios de quince minutos de duración, protagonizada por el Doctor Hideji Kaji (Masanobu Katsumura), uno de los habituales de la serie principal, que poco a poco va convirtiéndose en uno de los simpáticos. La miniserie está también muy divertida.

20140921-_9210998.jpg

[TV] Cosas de series; futuros virtuales y humoristas elegantonas

Televisión

He de reconocer que en las últimas semanas, si no he visto mucho la tele, no tanto como antes, por lo menos lo que he visto me ha gustado. Me divierte. Con la serie de Star Trek que menos se parece a Star Trek de toda la historia en alza, con unos episodios muy divertidos, muy entretenidos. Aunque han supuesto un cambio tremendo en la dinámica de la serie. Por un momento pensé que el lunes pasado habíamos llegado al final de temporada. El final del episodio era muy propio para esto. Pero no,… parece que hay un par más de episodios. Y el cachondeo que supone un “drama” médico japonés que estoy viendo, y que hay momentos que es una juerga. Como habéis visto “drama” entre comillas. De todo esto hablaremos más adelante. Vamos con dos temporadas completa de dos series que están bastante bien.

tumblr_p32nlpPyr61r5mrsgo1_1280

En mi tumblr de fotos viajeras he dado la vuelta recientemente, regresando a finales de los 80 y principio de los noventa (ver enlaces al final). Recientemente ha aparecido el castillo de Pau, Francia, en el encabezado, o yo mismo en Fuenterrabía sobre estas líneas.

Black Mirror – 4ª temporada

Decir a estas alturas que esta es una de las series más interesantes de la televisión actual es una obviedad. No hay más que ver el interés que despierta en los medios. Hay quien se queja de que ya no es lo que era. En realidad, en muchos de estos casos, cuando se quejan, es que la serie sigue siendo lo que era, fiel a su naturaleza. Y ya no sorprende tanto como cuando llegó a la pequeña pantalla.

También es falso decir que no va evolucionando. De hecho, en la última serie, más allá de su orientación hacia la distopía tecnológica, ha flirteado también con el terror y con el género posapocalíptico. Incluso en esta época donde el estilo “Star Trek” está de nuevo tan de moda, han jugado con el tema. En un episodio que si bien ha sido criticado por su escasa plausibilidad, desde otros punto de vista es muy muy entretenido como género de aventuras. Hasta tal punto de que hay quien habla de hacer una secuela del USS Callister. No sé si es para tanto.

Por lo demás, es una serie que sigue mereciendo la pena. Y no es tan fácil de replicar. Vi un episodio de una serie en Amazon Prime Video, que intenta emular hasta cierto punto la intención, pero basándose en relatos de Philip K. Dick. Incluso con buen reparto. Al menos conocido. Pero el primer episodio que vi,… no me funcionó bien. Veremos si le damos una nueva oportunidad. Cuando termine con Daimon sensei.

tumblr_p37i4awRSB1r5mrsgo1_1280.jpg

La iglesia parroquial de Saint-Thégonec en la Bretaña francesa.

The Marvelous Mrs. Maisel – 1ª temporada

Novedad reciente en el catálogo de Amazon Prime Video que llegó de la mano de los Palladino, responsables de series tan divertidas como Gilmore Girls. El sello característico de los Palladino son los diálogos ingeniosos, muy incisivos, llenos de referencias culturales, rápidos, a veces vertiginosos, y que dotan a los personajes de una gran vivacidad. Si el intérprete está a la altura de las circunstancias, inmediatamente se convierte en un personaje carismático. Y la pareja por Midge Maisel (Rachel Brosnahan) y Susie Meyerson (Alex Borstein) no sólo están a la altura de las circunstancias sino que la sobrepasan. Y sin desmerecer ni un ápice al resto del reparto que acompaña a estas dos sin ningún problema.

Miriam “Midge” Maisel es un ama de casa judía en Manhattan que apoya firmemente a su marido Joel (Michael Zegen) en su afición de cómico monologuista. En la que no tiene éxito. Y esta y otras circunstancias llevan a la ruptura del matrimonio. En un momento de rabia, Midge se sube a un escenario y suelta su monólogo. Improvisado. Y es un éxito… y poco a poco comienza a considerar la posibilidad de convertirse ella misma en monologuista. Todo ello en el ambiento de los años 50 neoyorkino, con la amable crítica social propia de las producciones de esta gente.

Yo me lo he pasado muy bien, tengo ganas de más. Ya tardan en volver con una nueva temporada. No conocía yo a la actriz protagonista, pero muy bien. Borstein ya fue una recurrente con las Gilmore, y la he disfrutado en otras producciones.

tumblr_p37idrYGbp1r5mrsgo1_1280.jpg

O un paseo por los canales de Amsterdam en barco.

[TV] Cosas de series; comedias, a veces, con un toque dramático… un toque grande, a veces

Televisión

No tenía muy claro con qué ir hoy en el Cuaderno de ruta. O en mis páginas fotográficas. Para estas había pensado un carrete en color que hice en la sierra de Alcubierre,… pero ha quedado muy flojo. Paso. Había otras posibilidades… que ya llegarán. Tengo pendiente de ver alguna película de cine,… tengo pendiente de terminar una novela,… podría terminar de mostraros mis fotos de la #fp4party,… Pero he decidido darle una vuelta a lo televisivo, que tenía unas cuantas series acumuladas. Comedias, las que traigo hoy. Aunque con matices. Y si eso dejo alguna de las fotos que he mencionado de la sierra de Alcubierre, a ver si puedo dejar algo digno.

20180117-Carlos_Carreter_19-16

Con el final de año, pasamos una tarde de sábado en el lugar arqueológico de las trincheras y refugios de la guerra civil en la sierra de Alcubierre; entre otras cámaras, me llevé la Nikomat FTn con un carrete de Kodak Ektar 100, pero me quedaron regular… 

Fuller House – Temporada 3ª

Segunda parte de la tercera temporada de la secuela de Full House (Padres forzosos). Aquella serie original era una tontadica, que uno veía porque… salía Lori Loughlin, que estaba muy buena. De verdad, no recuerdo otro motivo. Aunque en general, lo pasaba bien, con las neuronas en estado de reposo absoluto.

La serie actual es claramente peor, y desconozco el motivo por el que sigo viéndola. Porque no sale (tan apenas) Lori Loughlin. Y no hay ningún equivalente que compense. Pero bueno, todo el mundo tiene sus placeres culpables, ¿no? Yo tengo varios.

20180117-Carlos_Carreter_19-26.jpg

The Ranch – Parte 4ª

Parte 4ª según Netflix, segunda mitad de la segunda temporada según otras fuentes como IMDb. No hay mucho que contar que no haya contado en momentos anteriores con esta serie. Comenzó como una clara comedia, pero progresivamente a derivado al drama con momentos de humor. Con una factura de múltiple cámara y risas de fondo, que suena muy casposo, tenemos una serie bastante bien interpretada, y que se ha hecho con un huequito en mi corazón.

De cara al futuro, se puede ver afectada por los escándalos de abusos sexuales, ya que Rooster (Danny Masterson) ha sido acusado de ellos. Y eso suele implicar la salida de el acusado de la serie en vigor. Ya veremos. Lo cierto es que es un personaje importante, y el actor lo hace bien. Pero… una cosa es interpretar a un salido descerebrado y otra, serlo. Lo primero pase, lo segundo no.

20180117-Carlos_Carreter_19-35.jpg

The End of de F***ing World – Temporada 1ª

Y he aquí una de las sensaciones del comienzo del invierno, serie británica de 8 episodios de más o menos 20 minutos de duración, sobre dos adolescentes peculiares. Con diecisiete años, Alyssa (Jessica Barden) es una descarada que vive un hogar desestructurado y en el que es difícil encontrar cariño y comprensión. Va echándole morro a la vida, pero pronto notaremos que es más víctima que otra cosa. De la misma edad, James (Alex Lawther), que de niño vio suicidarse a su madre, y que vive con su padre, entusiasta pero poco eficaz a la hora de educar al hijo, está convencido de sí mismo que es un psicópata. Y ha decidido que su primera víctima humana será Alyssa. Y en estas están, cuando deciden abandonar sus hogares.

Y a partir de aquí, no dejarán de pasar cosas… Accidentes, muertes,… y otros sucesos más o menos desagradables que no voy a destripar. Con tan pocos capítulos y tan cortitos, te la meriendas en un par de sesiones. Sabe a poco.

La gente se ha dividido. Basada en un cómic poco conocido, ha divido a los espectadores y a la crítica en dos grupos. Los que se entusiasmaron en sus primeros capítulos y siguen absolutamente entusiasmados. Y los que se entusiasmaron en sus primeros capítulos, pero su entusiasmo se enfrió un tanto en los siguientes. Soy más bien de estos últimos. Pero sin duda, cuando vuelvan, les dará algunas oportunidades más. Porque tiene potencial, y porque los dos protagonistas lo hace muy bien. Enamorado estoy de la chavalilla, y de sus inseguridades.

20180117-Carlos_Carreter_19-36.jpg

[TV] Cosas de series; viajes en el tiempo y adolescentes en problemas

Televisión

Por una vez, ninguna serie norteamericana. Europa y Asia son los continentes que nos suministran el material televisivo para esta semana.

Dark

Serie alemana que se desarrolla en una ficticia ciudad dominada por la presencia de una vieja central nuclear y por el hecho de que de vez en cuando desaparece gente. Fundamentalmente chicos jóvenes, niños o preadolescentes. Un grupo de vecinos de la pequeña ciudad rodeada de bosques, todos interrelacionados entre sí y todos guardando secretos. Todo comenzará con el suicidio de un hombre, casado con un hijo adolescente. Y con la desaparición unos meses más tarde de un muchacho jovencito en el curso de una broma de algunos chicos más mayores.

20130816-_8160444.jpg

Los bosques y el ferrocarril de vapor del Harz nos permiten viajar en el tiempo, como en la serie alemana de hoy.

La serie, de atmósfera oscura y fría, nos traslada a un enigma que abarca tres momentos de la historia separados entre sí por 33 años, el 2019, el 1986 y el 1953, y con una forma que permite viajar en el tiempo entre las tres épocas. Una historia compleja que consigue vencer con habilidad las trampas de las paradojas temporales al mismo tiempo que nos sumerge en una trama propia del cine negro. Aunque sea alemana, muy emparentada con el llamado nordic noir. No deja de ser interesante. Es una producción en Netflix y el final queda abierto a una continuación.

20130816-_8160457.jpg

Re:Mind

Uno de estos extraños productos nipones que en esta ocasión me sonó tras un par de capítulos extrañamente familiar. Hace unos meses os hablé favorablemente de una curiosa serie japonesa en la que una clase de chicas adolescentes se dedicaban a desentrañar el asesinato de su profesor. En esta ocasión, nos volvemos a encontrar a un grupo de 11 adolescentes, chicas todas ellas, compañeras de clase, que se despiertan encapuchadas, secuestradas, sentadas alrededor de una mesa de comedor en una sala extrañamente decorada, e impedidas para escapar por unos cepos en sus pies. Y si la célebre Agatha Christie nos estremecía en una de sus más célebres novelas con sus “10 negritos”, en esta ocasión la cosa va de las “11 japonesitas”. Y el misterio que las ha llevado a esta situación.

20130816-_8160491.jpg

Ante las similitudes entre ambas series en diversos aspectos, decidí investigar. Y comprobé que estaban relacionadas. Se emiten por plataformas distintas. La de Daigorō-sensē la vi en Amazon Prime Video, mientras que la actual es un estreno muy promocionado en Netflix. Pero he averiguado que todas las chicas forman parte de un multitudinario grupo musical, 欅坂46 (Keyakizaka 46), aunque las de la serie actual son un subgrupo secundario del original, que participó en la primera serie, con el mismo nombre pero que se escribe parcialmente con hiragana en lugar de kanji, けやき坂46. Son unos grupos que no se dan en occidente, que en un momento dado ponen en escena entre media docena y varias decenas de chicas de aspecto adolescente, uniformadas, con unas coreografías más o menos curradas, y que parece que tienen éxito en su país. Pues bien, parece que ahora les hace actuar también en estas series. Unas lo hacen mejor y otras peor, pero son curiosas. Aunque esta segunda serie no es tan interesante como la primera.

Fenómenos televisivos y comerciales curiosos los de los nipones.

20130816-L1070519.jpg

 

[TV] Cosas de series; y esto es lo que vi durante las navidades

Televisión

Pues sí… así de retrasado voy a la hora de comentar las series que voy viendo. Lo que traigo aquí hoy son las series que ocuparon mis ratos libres en casa durante la época navideña. Casi no me acuerdo… o algo. En fin, vamos al grano.

Easy – temporada 2

Modesta serie con temporadas de 8 episodios de aproximadamente media hora de duración, por lo que encaja bien en ratos tondos. Va sobre relaciones humanas. No sólo las de carácter romántico. También las de padres-hijos, las de amigos entre sí, las de familias extensas,… Cada episodio es independiente de los demás y con distintos protagonistas, aunque pertenecen todos a un mismo universo, ya que con frecuencia aparecen los protagonistas de unos como secundarios o como cameos de otros. Buenos repartos.

Hasta aquí, los pros. ¿Los contras? Que el interés de las historias es diverso, no siempre con el mismo nivel. Esto hace de ella una serie un tanto irregular. Pero bueno… como ya he dicho, encaja en cualquier rato tonto.

20171005-_1070402

Ya que una de las series veteranas de esta semana es coreana, nos iremos fotográficamente a Seúl.

Nola Darling – temporada 1

Una de las principales apuestas de Netflix en el último otoño-invierno, se trata de una versión serializada de una película de Spike Lee de los años 80, que yo no he visto. En ambos casos, el título original en inglés es She’s Gotta Have It.

Nola Darling (DeWanda Wise) es una joven afroamericana, artista, que vive en un acomodado barrio de Brooklyn, muy independiente. Sale con tres hombres distintos, y no hace ascos a relacionarse con alguna mujer. Busca destacar en el terreno del arte, pero al mismo tiempo tiene que hacer frente a sus inseguridades y a los riesgos que conlleva su condición de mujer afromericana.

Cabe decir lo mismo que en el caso anterior. Irregularidad en los 10 episodios de la temporada. Algunos muy buenos, pero otros muy flojos. Y excesivamente enfocada demográficamente, lo cual te puede sacar de lo que estás viendo. Oscilando entre el drama y la comedia, las interpretaciones están bien.

20171005-_1070519.jpg

Cheongchunsidae [청춘시대] (Hello my Twenties) – temporada 2

De todas las series coreanas a las que me he asomado hasta la fecha en Netflix, esta es la que más me ha convencido. De hecho, su primera temporada tenía algunos momentos notables, saliéndose de los estándares muy estereotipados que suele tener la ficción televisiva del país oriental. Advierto, los nombres propios están al estilo oriental, con el apellido delante.

En esta segunda temporada, volvemos a la residencia Belle Epoque, con algunos cambios. Una de las chicas se va y llega una nueva. Y uno de los personajes que permanece ha cambiado de actriz. En el primer caso, hemos salido perdiendo, ya que el personaje de Kang Yi-na (Ryu Hwa-young) era uno de los más interesantes y con miga. En el segundo caso,… simplemente ha cambiado por completo el carácter del personaje. No necesariamente para bien. También se ve afectado por la trama más banal de la que probablemente sea la mejor intérprete de la serie, Yoon Jin-myung (Han Ye-ri).

Estos detalles y algún otro hacen que esta segunda temporada haya estado un escalón por debajo de la primera en calidad, y que se haya acercado más y peligrosamente a los estándares de las series coreanas. Pero sigue siendo visible.

20171005-_A050175.jpg

[TV] Cosas de series; vaivenes ministeriales en el tiempo

Televisión

En pocos días se me han acumulado varias series para comentar. Y encima poco a poco van apareciendo novedades interesantes. Ha vuelto Star Trek: Discovery, por ejemplo,… con un curioso salto al universo alternativo que aparece de vez en cuando… y que me parece muy divertido. Más que el real. Este episodio de retorno ha estado entre lo intenso y lo gracioso. Aunque esto último… no sé si lo buscaban. Pero también he empezado a ver Black Mirror, con un primer episodio también muy… Star Trek. Me gusta Cristin Milioti… Por cierto,… supongo que alguien más habrá notado que Jesse Plemons es un clon de Matt Damon, ¿verdad?

Pero a lo que vamos. A pesar de ese acúmulo, voy a hacer un monográfico, porque tengo la sensación, nunca se sabe, que El ministerio del tiempo ha terminado su trayectoria intentando salvar la historia de España… suponiendo que realmente merezca la pena ser salvada… que yo tengo mis dudas. Igual me considerarían un peligro.

tumblr_ogjjlsayWE1r5mrsgo1_1280

Abundancia de personajes aragoneses, e incluso de Aragón, en la última temporada “ministérica”. Goya, Buñuel, Bendicto XIII, el monasterio de Veruela… y los habitantes de Trasmoz convertidos en… no voy a seguir que destripo el episodio. Bien es cierto que tanto el monasterio como los paisajes del Moncayo bien valen el desvío. Y os dejo aquí algunas imágenes.

Me cuesta mucho ver ficción española en series. Mucho. Lo he dicho antes. Lo repito. Episodios largos; a veces, insufriblemente largos. Exceso de casticismos. Exceso de estereotipos. E interpretaciones flojas, muy flojas. Hace unas décadas, la mayor parte de los intérpretes españoles se fogueaban en el teatro u otras lides, y luego pasaban a otros medios. Y llegaban aprendidos. Ahora entran directamente a trabajar en televisión. Jóvenes. La mayor parte más por monos que por otra cosa. Y trabajan bajo los modos y modas de este medio. Y son flojos, muy flojos, hasta que van madurando, y algunos van aprendiendo.

Cuando llegó la serie “ministerial” hace casi tres años,… un “ministerio” dirigido por un “subsecretario” en lugar de un “ministro”… supuso una propuesta novedosa e interesante. Una serie de género,… llamarla ciencia ficción siempre me ha parecido un abuso, sabe más a fantasía,… viajes en el tiempo,… cierta osadía en los planteamientos… Lo cierto es que despertó mi interés. Aunque no deja de tener algunos de los defectos colectivos que he señalado para la ficción serializada española. Duraciones excesivas de los episodios. Flojera en los intérpretes más jóvenes.

tumblr_otyrt79hfN1r5mrsgo1_1280

Amelia Folch (Aura Garrido) siempre me ha parecido un personaje muy interesante con un error de casting que no diré mayúsculo, pero sí notable, esta chica no es “tan buena” actriz… y con errores de planteamiento en el personaje que rompen con la idea de que sea la líder del trío. Cosa que tienen que tienen que recordarnos constantemente, porque es fácil que nos olvidemos dadas las tramas…

Exceso de casticismo y tópicos. Personajes estereotipados. Pero tenía sus puntos buenos. Algunos capítulos tenían guiones muy interesantes. Los presuntos secundarios de la serie se van convirtiendo poco a poco en protagonistas necesarios y duraderos. Con buenos trabajos. En conjunto terminé satisfecho su primera temporada, aunque no arrastrado por esa ola de optimismo generalizado que “inundaba” las redes sociales.

En la segunda, sin embargo, los ánimos se me enfriaron mucho. La ausencia durante unos cuantos episodios del personaje de Julián Martínez (Rodolfo Sancho) se hizo notar en exceso. Y hubo muchos episodios muy anecdóticos, incluso chorras. Hasta tal punto me enfrió que cuando se estrenó la tercera temporada en RTVE, no me molesté en seguir la su televisión a la carta. Y a lo que quise darme cuenta, estaban eliminando los episodios. Desconozco las causas, pero en estos momentos es posible ver en su televisión original las dos primeras temporadas, pero no la tercera. En cualquier caso, cuando apareció este en Netflix, me puse a la tarea.

tumblr_olfqow3KGN1r5mrsgo1_1280

Y me sorprendió. Me ha parecido la mejor de las tres. No se ha desecho de todos sus defectos, pero su trama de fondo, con algunos defectos, ha permitido mantener el interés de episodio a episodio. Es cierto que las dos facciones de malos eran demasiado tópicas. Volvemos con los estereotipos de la televisión hispana. Y la posición de la serie,… para mí, incómodamente equidistante entre las dos ideologías que las sustentan. Pero bueno, divertida. Un final digno para el personaje desaprovechado, como ya he comentado, de Amelia Folch. Una alternativa, la nueva Lola Mendieta (Macarena García), que aunque con una interpretación discreta, era bastante digna. Y un sorprendente final en dos pasos. Un final real, y un episodio epílogo que suena a despedida… y cierre.

Cosas que a la larga no me han gustado… No. No han hecho grandes contribuciones al conocimiento de la historia de España. Eso sí, han contribuido notablemente al mantenimiento de los tópicos oficiales sobre la historia de España. Y no siempre han sabido aprovechar o ser coherentes con las paradojas temporales que tanto juego dan y tan divertidas son.

Voy a asumir que esta historia se ha acabado. Aunque como decía,… nunca se sabe. Si volviera o volviese, si alguien decidiera rescatarla, pues ya veríamos. De momento queda como un hecho notable en mi historia televisiva reciente. Es la única serie completa española que he visto en las últimas dos o tres décadas.

tumblr_o0dby0v3QB1r5mrsgo1_1280

[TV] Cosas de series; entretenimientos para la época festiva

Televisión

Sinceramente, aunque he ido terminando algunas temporadas de series más o menos interesantes de las que ya os iré hablando, he dedicado los días festivos de fin de año a replegar una serie de producciones para la pequeña pantalla, así como a tirar de plataformas de vídeo bajo demanda para acceder a películas de tiempo ha que no conocía y me interesaban. Así que la entrada de hoy entra dentro de lo relativamente anecdótico, aunque no deja de haber cosas interesantes.

tumblr_p1fkrodP991r5mrsgo1_1280

Aprovecho, como otras veces, la entrada televisiva para recordar lo que aparece en mi tumblr de viajes (enlaces al final). Algunas veces viajando cerquita, como a los sotos del Ebro en Utebo en el encabezado, o con un paisaje en el infrarrojo cerca de Remolinos, ambos lugares cerca de Zaragoza.

Desaparecido (Erased) (Boku dake ga inai machi [僕だけがいない街])

Según en qué parte del mundo veas esta serie de animación japonesa, la podrás ver con unos títulos u otros. Por supuesto, el título original es el nipón… que significa algo así como “la ciudad en la que yo no existo en solitario”… o así.

El protagonista, un joven veinteañero que va por el mundo bastante despistado, sufre una característica. Cuando a alguien le va a pasar algo malo, sufre una “regresión” temporal, que le hace retroceder unos minutos en el tiempo y le da la oportunidad de evitar el incidente. Con más o menos suerte. Pero cuando ese incidente consiste en que su madre es asesinada y él es acusado de su muerte, la regresión se produce a sus años escolares. Un momento en el que vivía en la isla de Hokaido y se produjeron los secuestros y asesinatos de algunos niños de su edad.

Lo cierto es que es bastante entretenida. Es cierto teniendo 12 episodios, comencé a sospechar del “malo” hacia el séptimo o el octavo… pero no dejó de tener su dosis de “suspense”. La vi en Netflix, donde han estrenado recientemente una versión con personajes humanos. Me he asomado un poquito, pero no aporta nada. E incluso me resulta algo cutre. No creo que la vea. Pero la de animación está muy bien.

tumblr_p1fo7tmM9y1r5mrsgo1_1280.jpg

Otras veces, más lejos. Como en las calles de Aalborg, Dinamarca.

Noragami Aragoto [ノラガミ Aragoto]

Segunda temporada para el dios callejero, siempre en riesgo de desaparecer porque ningún ser humano, salvo la voluntariosa Hiyori, se acuerda de él, y ni siquiera tiene un santuario dedicado. Yato, dios de la calamidad, retomará nuevas aventuras, que en esta ocasión tomarán un carácter más continuo y serializado, y más épico.

Sigue siendo muy entretenida, pero pierde algo de la frescura, la espontaneidad y el humor casuales de la primera temporada. En principio sólo para aficionados a la animación japonesa, o gente con ganas de un entretenimiento poco trascendente pero de razonable calidad.

tumblr_p1k83yfMr41r5mrsgo1_1280.jpg

O la iglesia de San Giulio en la isla del mismo nombre del lago de Orta, Italia.

Doctor Who – Twice Upon a Time

Especial navideño de las aventuras del Doctor del que sabíamos dos cosas. Que era el último episodio para la 12ª reencarnación del Doctor (Peter Capaldi), al que habíamos dejado en el episodio anterior en las fases iniciales de una nueva regeneración, y la presentación, por breve que fuera de la 13ª reencarnación (Jodie Whittaker), novedad femenina en la serie. La Doctora… en inglés es invariable “The Doctor”. Como ya imaginaba, de este hemos visto poco.

El episodio sirve de despedida del peculiar decimosegundo, que se resiste al cambio, como le sucedió al Primer Doctor, encarnado por David Bradley, y no por William Hartnetll, su intérprete original, que hace tiempo que está criando malvas. O “empujando margaritas” como dicen los anglofonos. Con bastante menos tema navideño que otros especiales navideños, aunque no dejan de recordarnos la peculiar tregua de navidad de 1914, que tanto enfadó a políticos y generales, demostrando de que calaña están hechos. Y buscando la excusa para volver a mostrarnos en pantalla, aunque fuera en algún caso poco más que un cameo, algunos de los acompañantes más destacados de esta etapa. No el mejor especial navideño del Doctor, pero perfectamente visible.

tumblr_p1qs88zQdU1r5mrsgo1_1280.jpg

O los paisajes de Moskenes, en las islas Lofoten, Noruega.

17 episodios autoconclusivos de la saga Star Trek

Mi relación con la saga Star Trek ha sido a lo largo de mi vida irregular. En mi niñez, vi no pocos episodios de la serie original, en blanco y negro y esas cosas, tanto en la primera época con el título de “La conquista del espacio”, como en una reemisión posterior con una traducción más precisa de “Viaje a las estrellas”. Y como parece que fue conocida siempre la serie en la América hispanohablante. He de decir que me gustaban aquellas aventuras. Disfrutaba con ellas. Pero tengo la sensación de que el día y hora de programación coincidían con otras actividades familiares y no la veía con regularidad. En casa no éramos de quedarnos en casa los sábados y domingos por la tarde, por poner un ejemplo. Pero algunos episodios se me quedaron grabados. Siempre me he acordado de Miri, con Kim Darby en el papel que da nombre al episodio poco antes de hacer la primera version de True Grit, y que me angustiaba no poco en mi niñez.

Cuando en 1979 se estrenó el primer largometraje, gracias a los vientos favorables que para el género habían levantado el éxito de Star Wars un par de años antes, reconozco que la fui a ver con ganas… y la decepción fue enorme. Aquella película era bastante mala. Y las que siguieron no mejoraron el panorama. El diseño de producción, lo decorados más o menos cutres y las máscaras de los alienígenas tenían un pase para los años 60. Pero después de Star Wars y, sobretodo, después de Blade Runner o Alien… pues no, oye. El despegue que sentí hacia la franquicia fue total, y tampoco me interesaron ninguna de las series que vinieron después.

Este año, la aparición de series como Star Trek: Discovery, o la actualización, reboot dicen los modernos, de la serie no oficial que es The Orville, me hicieron ver que, con ideas nuevas la fórmula podía funcionar. Que conste que me gusta más el humor y la crítica social de la segunda que la parafernalia bélica de la primera. Recientemente, en un blog dedicado a la ficción cinematográfica y televisiva recomendaron los que consideraban 17 mejores autoconclusivos de la franquicia. Y como está disponible entera en Netflix… los he ido viendo.

Resultado… Mmmmmm… La franquicia ha presentado siempre un tono cutrecillo en algunas cuestiones que sólo tenía un pase, como ya he dicho en su origen. Pero como he dicho antes, con ideas nuevas, originales, todo puede funcionar. Y entre esos diecisiete episodios ha habido algunos notables. Pero no todos los diecisiete me han convencido. Bueno, en cualquier caso, es una forma de darse un baño suficiente en el universo trekie, sin chuparse necesariamente los cientos de horas que le han dedicado. En cualquier caso, no me han entusiasmado tanto como para poner a ver todos los demás. Si no he contado mal, entre episodios de series y largometrajes suman casi 750… Si alguien me quiere recomendar alguno en especial…

tumblr_p1qt35jshY1r5mrsgo1_1280.jpg

Y regresando a mi región, por las murallas del castillo de Loarre.

[TV] Cosas de series; superhéroes antiheroicos y pecadoras sin pecados

Televisión

En una semana en la que ha vuelto con su segunda temporada la serie coreana que más me ha gustado hasta el momento, lo cual es raro porque parece que la mayor parte de las que tengo disponibles en las plataformas de vídeo bajo demanda son de una sola temporada, y voy avanzando en mi plan para conocer un poco mejor el universo Star Trek sin tragarme los millones de episodios de sus múltiples series, tengo un par de series muy distintas que comentar. Vamos con ellas.

tumblr_p0m3p1fx6R1r5mrsgo1_1280

Un repaso a lo que va apareciendo recientemente en mi blog viajero (enlaces al final)… como la basílica de San Pietro de Perugia (Italia) sobre estas líneas, o la Fundación Tabacalera en Madrid (España) en el encabezado.

Wanpanman [ワンパンマン] (One punch man)

Aquí estamos ante una serie de animación japonesa del género superheroico, pero que lleva implícita una carga de parodia considerable. Saitama es un individuo que vive en un mundo frecuentemente amenazado por tremendas catástrofes y amenazas de todo tipo (monstruos, sabios locos, deidades iracundas, alinígenas exterminadores, robots gigantescos,…) y que decide dedicarse por afición a ser un superhéroe. Aunque con el tiempo llegará a tener un discípulo, un ciborg, y se profesionalizará.

Todo ello mezclando ironías, parodias y acción. Para empezar, el superhéroe es calvo. En Japón la calvicie es más rara que en occidente y les resulta chusco. Luego, sus acciones son decepcionantes. Como consecuencia de su entrenamiento es tan fuerte, que sus peleas con los enemigos son tan cortas, que nadie se entera de su heroicidad. Y cuando se profesionaliza lo hace en una organización de superhéroes que tiene mucho de funcionarial y burocrática. Estas son precisamente las bazas de la serie. Que combina la acción con la capacidad de reirse de sí misma y de todos los géneros de acción habidos y por haber en la animación nipona. Si la ves con el grado adecuado de escepticismo y ganas de divertirse, es recomendable.

tumblr_p0x3zaWTJW1r5mrsgo1_1280.jpg

Un tranquilo mercado del pesacado en Malmo, Suecia.

The Sinner

Aquí nos llegamos a una producción de Netflix de acción real, en forma de dramón del copón. La pecadora del título de la serie es una joven ama de casa con un hijo, Cora Tannetti (Jessica Biel), que un día de playa con su familia, de forma repentina e incomprensible para todo el mundo, apuñala a un tipo que estaba por allí repetidas veces hasta que muere. Se declara culpable y afronta una grave pena de prisión, agravada por el descubrimiento de un cuerpo enterrado cuya muerte le quieren achacar, y por que unos antecedentes de consumo de drogas en el pasado. El policía que inicialmente lleva el caso, el detective Harry Ambrose (Bill Pullman), tiene la sensación de que algo no cuadra, que en la historia de Cora hay lagunas, y decide investigar más allá de lo exigido para un caso que se encuentra cerrado.

He de reconocer que no acabé de integrarme bien en la historia. Siendo un drama policiaco, no se basa en la acción, sino en el desarrollo de los personajes. Pero la consecutiva maraña de historias dentro de las historias, de revelaciones dentro de las revelaciones, se me hace un poco pesada en un momento dado y a punto estuvo de sacarme de la serie. Cosa que no sucedió gracias al buen trabajo de los dos protogonistas. Biel siempre me ha parecido una actriz que, más allá de su innegable belleza, tenía madera, pero una lamentable selección de roles que la destinaban al papel de florero o a participar en producciones de calidad discutible. Pullman sí que me parece tradicionalmente un buen actor, aunque también ha participado en algún pestiño que otro. El caso es que ambos hacen muy buen trabajo aquí. En cualquier caso, a público y crítica en general les ha gustado, e incluso tiene un par de candidaturas a los Globos de Oro, que parece improbable que se materialicen en premios, pero que ahí están. Así que no la desdeñéis.

tumblr_p0x455Py4f1r5mrsgo1_1280

El bullicio de gentes y tranvías de dos pisos en Central Hong Kong.

De viaje con Carlos

Una foto al azar

[TV] Cosas de series: resucitados australianos y ligones japoneses

Televisión

Apanas a un día de que nos enfrentemos a la nueva entrega de nuestra space opera, con el fin de entonarme estos dedicado televisivamente a la saga competidora. Hay unos días se publicó una entrada en un blog con los que ellos consideraban los mejores 17 episodios autoconclusivos de toda la historia de la franquicia televisiva, todas las series y demás incluidas. No he sido nunca excesivamente aficionado al universo trekkie, en el que no me cabe duda que hay algún logro notable, pero también raciones considerable de caspa y algún que otro pestiño de nivel. Le tengo cariño a la serie original, algunos de cuyos capitulos vi de niño, en riguroso blanco y negro, imposible saber que los fallecidos iban vestidos de rojo. Pero cuando llegaron los largometrajes sobre la saga, especialmente los de las décadas de los ochenta y los 90, supusieron una profunda decepción. Tenían guiones propios de telefimes para la hora de la siesta, y era cutres con ganas. Con estos antecedentes, no tuve nunca níngún interés en seguir fiel a la franquicia, y aun ahora sigo sin poder orientarme entre las diversas series spin off que poblaron la televisión entre finales de los 80 y principios de la primera década del siglo XXI. Puesto que todo el material star trek está disponible en Netflix, existía la posibilidad de ir afrontarlo poco a poco,… pero no me veo con ganas. Así que usaré estas recomendaciones de los mejores episodios para ver lo que pueda ser más destacado. Ya os contaré cuando vea los 17… llevo siete, me faltan 10.

tumblr_oznprlQkLY1r5mrsgo1_1280

Como en otras ocasiones en las entradas televisivas, un repaso a lo que aparece en estos momentos en mis blogs viajeros (enlaces abajo); en el encabezado el Nachstmarkt de Viena, y sobre estas líneas el resturante Ledoyen en los Campos Elíseos de París.

Mientras me he visto una novedad en Netflix de serie japonesa. Como estas series, salvo las dedicadas a los adolescentes y alguna tontorrona suelen tener planteamientos muy originales, me apunté enseguida. Parece que el nombre original de la serie sería Itô Kun A to E [伊藤くん A to E], mezclando el japonés y el inglés. Aunque con frecuencia se puede ver con el título The many faces of Itô, que es como la promueva Netflix. En esencia, la cosa va de una guionista, todavía joven, que después de haber conseguido un gran éxito años atrás está buscando otro, para lo cual llama a mujeres que le hablen de sus relaciones con hombres. Se sorprende comprobar que cuatro de ellas hacen referencia a un tal Itô… que podría muy fácilmente ser el mismo hombre. Cuatro mujeres con caráctes muy diversos, para un solo Itô, muy camaleónico. Conoceremos pues en ocho capítulos las historias de estas mujeres, A B C y D,… y de una quinta, E, que aparecerá donde menos te lo esperas.  No voy a decir que sea la octava maravilla de la televisión, pero ocho episodios de menos de media hora se ven enseguida. Tiene su punto original, alguna interpretación notable, y una ramillete de actrices jóvenes japonesas muy monas. Qué más vas a pedir…

tumblr_p0m3y2trSz1r5mrsgo1_1280.jpg

La playa con hielos de Jökulsárlón en Islandia.

Y también nos ha llegado la segunda temporada de la australiana Glitch. Esta serie se apuntaba también en su momento a la moda de pequeñas poblaciones en las que misteriosamente resucitan un grupo más o menos amplio de gente. Su primera temporada estuvo entretenida, más orientada a los problemas de adaptación y a los conflictos que surgía entre y con los pocos “vivos” que eran conocedores del problema. En la segunda temporada, la serie ha seguido dos elementos argumentales, uno negativo desde mi punto de vista, y el positivo. El negativo es intentar dar una explicación más o menos estrambótica en el campo de la ciencia ficción que ha distraido de los mejores valores de la serie , aumentando el nivel de complicación del argumento de la serie, sin aportar gran cosa a cambio. El positivo es el surgimiento de unos antagonistas, a veces donde menos te lo esperas, y afectados por cambios interrelacionados con la situación, que junto con la constricción del perímetro en el que se pueden mover los resucitados lleva a una situación de tensión que ha de resolverse de alguna manera al final de la temporada. Y lo hace, más o menos bien. No ha estado al mismo nivel que la primera temporada esta producción australiana, pero no ha estado mal, y ha tenido momentos buenos. Por otra parte, sólo son seis episodios que se ven pronto…

tumblr_p05c6n52eR1r5mrsgo1_1280.jpg

Las terrazas de la Basílica Palladiana en Vicenza, Italia.

[TV] Cosas de series; un “sindiós” en el oeste y la sensiblería de las series adolescentes niponas

Televisión

He tenido que entrecomillar la palabra “sindiós”, porque parece que todavía no está admitida en los diccionarios de las más respetables instituciones académicas que dan brillo al idioma castellano. O español. Como lo queráis llamar. Otras más espontáneas y democráticas sí que la definen. Pero esa sería la traducción literal de la más interesante de las series que traigo esta semana,… aunque los matices de los significados llevarían por otros derroteros…

Bueno… Como periódicamente sucede, en este final de noviembre y principio de diciembre he sufrido una crisis seriéfila, lo cual quiere decir que he eliminado de cartelera algunas presencias importantes. Aunque son buenas series, mi tiempo es limitado, y considero que lo que Lucifer, You’re the Worst o la versión norteamericana de Shameless me tenían que decir ya lo han hecho. Ahora ya es estirar la cosa sin más… me dedicaré a otras experiencias. Cada vez me canso más de las temporadas largas y de las series con muchas temporadas… Con alguna extraña excepción que demuestra que alguna pequeña vena sadomasoquista tengo en mi organismo.

20060810_80-01

Lo más próximo al árido paisaje de Nuevo Méjico que tengo es el árido paisaje de los Monegros, bien cerca de casa… Y al igual que en el “western” de hoy, se alterna la estepa árida con algunos bosques de coníferas.

Con episodios cortitos y rápidos de ver, en huequecillos del tipo “veo un poco la tele en el iPad mientras cojo el sueño”, desde hace ya unas semanas he ido viendo ocasionalmente un serie de animación japonesa que encontré recomendada hace un tiempo. Se trata de Shigatsu wa Kimi no Uso [四月は君の嘘], conocida internacionalmente como Your Lie in April. Tu mentira en abril. La verdad es que estuve en un tris de abandonarla pronto. A pesar de la recomendación, que se rodeaba de otras contrastadas, de película o series de animación que me constaba que son buenas, me resultaba de un empalagoso, sensiblero, moñas, o como lo queráis llamar… que no sé. En cualquier momento temía la llegada a mi casa de la Brigada Especial Anticursis del CPN, liándose a porrazos conmigo… Pero aguanté un poquito y descubrí que la serie trataba un tema realmente serio. El del duelo en niños y adolescentes, cuando pierden a alguien muy querido o necesario. Como una madre. Aunque también otros… Sinceramente, los 22 episodios de que consta podrían resumirse a unos poquitos. Incluso podrían encajar en un largometraje. Hay situaciones que se alaaaaaaaaaargan durante dos o tres episodios de forma exasperante. Se compensa por la excelente banda sonora de música clásica. Los protagonistas son adolescentes que estudian piano o violín. Y porque efectivamente no carece de algunos valores curiosos. Y porque visualmente es muy atractiva. No me atrevo a recomendarla con carácter general… pero bueno. Para los curiosos que quieran aumentar su cultura audiovisual.

20060810_57-01.jpg

Y luego he terminado con la última serie del far west que nos ha presentado Netflix, Godless, la “sindiós” a la que me refería en el encabezado de esta entrada. Un joven forajido, Roy Goode (Jack O’Connell) les hace la pirula a sus compañeros de banda de los que se ha hartado por su crueldad, de la que quiere escapar, intentando minimizar los efectos de una masacre que cometen y llevándose un montón de dinero. Se refugia en el rancho de Alice Fletcher (Michelle Dockery), una “viuda” con un hijo mestizo, medio indio, y que vive también con su “suegra”, cerca de LaBelle. Esta es una población donde sólo viven mujeres, algunos niños y unos pocos hombres, muchos de ellos ancianos. Es una población minera en el territorio de Nuevo Méjico, pero dos años antes una explosión acabó con la vida de 200 hombres de la población. El caso es que el jefe de la banda, Frank Griffin (Jeff Daniels), que perdió un brazo en el tiroteo con Goode, al que consideraba un “hijo”, ha prometido masacrar a todo aquel que lo cobije. Y a partir de esta premisa, la serie, de forma muy muy muy muy morosa, tarda siete episodios de aproximadamente una hora, veinte minutos más el último, para contar lo que se podría haber contado en un largometraje. Se toma su tiempo en ir desarrollando las relaciones y las situaciones. He mencionado a tres de los más destacados personajes y sus intérpretes, pero el reparto es muy coral. Y es lo mejor de la serie, junto con su cuidada ambientación, ya que las interpretaciones son de muy alto nivel. ¿Verla o no verla? Si eres de los que no te gustan las películas “lentas”… mejor abstente. Pero no está mal. La Dockery demuestra que se puede sacar el palo de salva sea la parte y hacer algo más que ser una pija inglesa. Y lo hace realmente bien.

20060810_83-01.jpg

Como curiosidad, la serie es ficticia, pero coge elementos de hechos reales históricos. En concreto, el personaje de Griffin cuentan que fue uno de los niños que se salvó de la masacre de Mountain Meadows, en la que una milicia de mormones en el entonces territorio de Utah, hoy estado, asesinó a casi 120 hombres y mujeres que emigraban a California, simplemente por estar ahí. Que buena gente estos cristianos piadosos y estrictos. Curiosamente, a pesar de la teórica separación entre el estado y la iglesia en los EE.UU., el estado de Utah se encuentra controlado por la iglesia mormona, una de las que peor aspecto tienen en el “sindiós” del cristianismo, con sus poligamias y esas cosas.

20060810_93-01.jpg