[Cine] Tonari no Totoro [となりのトトロ] (1988)

Cine

Tonari no Totoro [となりのトトロ] (1988; 02/20190906)

Reestreno con motivo del 30º aniversario de la película de uno de los largometrajes de animación más emblemáticos del director Hayao Miyazaki, del Studio Ghibli, del cine de animación japonés, y probablemente de la historia del cine de animación.

En esta ocasión no tiene especial gracia hacer el comentario. Es ir sobre seguro. Pero la incluyo aquí, entre las películas de estreno en pantalla grande, como hago habitualmente con estos reestrenos conmemorativos y porque, además, yo no llegué a ver nunca la película en pantalla grande. Sí que la había visto en varias ocasiones en mi televisor, pero no en pantalla grande. Y a pesar de que hubo que hacer un esfuerzo, porque el horario en que la proyectaban no era quizá el más apropiado, pues se hizo.

La naturaleza primordial, el mundo de las tradiciones mitológicas japonesas, jóvenes decididas y autónomas y los vaivenes de la vida contemporánea son ingredientes habituales en las películas de Studio Ghibli.

La historia es sencilla. De hecho, la película en sí misma apenas llega a la hora y media de duración. Un padre con dos hijas, una en educación primaria pero ya mayorcita, y otra de cuatro años, se traslada a una casa en el campo para estar más cerca del hospital donde está convaleciente la madre de una madre que se supone ha sido grave. Y todos los cambios son llevados a cabo con un optimismo vital notable que atrae incluso a los espíritus del bosque, los totoro de distinto tamaño que viven en un alcanforero cercano a la casa, y que se convierten en aliados de las niñas en sus inquietudes cotidianas.

Como en otras películas del Studio, Miyazaki combina los problemas de una realidad cotidiana con la fantasía y las leyendas que se extraen de la rica mitología nipona. Los totoro, son tres aunque el título siempre se ha traducido en singular y todo el mundo atribuye el nombre al grandote y más proactivo, son espíritus del bosque benevolentes. Y la actitud de las niñas, de cariño y respeto hacia los árboles y el bosque, cataliza la alianza entre ambos. Y marcan algunas de las constantes del cine del director; las niñas o jóvenes empoderadas y proactivas, heroínas de lo cotidiano, y el canto a la naturaleza, el mensaje ecologista que siempre destilan sus películas.

Película de buenos sentimientos, viene además salpicada de otros personajes entrañables, como puede ser la abuela entre los humanos, o los susuwatari, pelusas de polvo y hollín con vida propia, y el Nekobasu [ネコバス ] (Gatobús), el espíritu de un gran gato multípodo que toma la forma de un autobús y que se alía también para ayudar a las niñas.

Ya se puede deducir desde el principio. Recomendable, no. Yo diría que obligatoria. Por lo menos para todos aquellos que se digan amantes del séptimo arte. Y la figura y la silueta del gran Totoro se han convertido ya en un icono popular, no sólo del Studio, sino del mundo actual en general. Fijaos, incluso hay un asteroide que lleva oficialmente el nombre de Totoro

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: *****

[Cine] ¿Adiós a Ghibli y a una forma de entender el cine de animación?

Cine

Hay varias cosas de las que podría haber hablado hoy. Asuntos diversos en materia de fotos, cine, libros,… pero ayer a última hora de la tarde me enteré de la noticia del cierre del Studio Ghibli, estudio cinemtográfico especializado en filmes de animación que ha producido algunos realmente emblemático y que se encuentran entre mis favoritos. Frente al producto prefabricado norteamericano con el que se bombardea constantemente al público infantil, y que aporta un sistema de valores simplista y muy conservador con Disney a la cabeza, y que sólo de vez en cuando nos aporta productos memorables, estaba un esquema de trabajo de más continuidad, de factura más artesanal, con un estilo definido pero con historias muy trabajadas y diversas, que abarcaban un espectro de público potencial más amplio. Y con un sistema de valores más rico, especialmente entre el necesario mensaje de respeto a los sistemas ecológicos cuyo derrumbe pueden ocasionar el derrumbe de la civilización globalizada en la que vivimos hoy en día.

Saladas de Bujaraloz bajo la Tormenta

Un poquito de las fotos del sábado bajo la tormenta en los Monegros.

El anuncio de la retirada de Hayao Miyazaki, el creador más emblemático del estudio, que se produjo hace un año, terminado el rodaje de su última película, ya disparó los rumores al respecto. Ahora nos enteramos que sus últimas producciones no han supuesto el éxito en taquilla que esperaban. Unido a la retirada progresiva de la generación de creadores que lo crearon y le dieron la personalidad, parece que se han replanteado su modelo de negocio de forma radical. Sabemos que van a deshacer de su división de producción, y que no es previsible que vuelvan a producir películas a corto plazo. Sabemos que van a mantener la división de gestión de derechos de los productos ya realizados. Y quedaría abierta la posibilidad de que en un futuro produjeran alguna película o serie de televisión, pero sin mantener estructuras fijas. Contratando para la ocasión. Para muchos, detrás de todo esto está el cierre definitivo como productora. Ya veremos.

Las organizaciones no son eternas. Tienen ciclos de existencia. Como los seres vivos, nacen, crecen y mueren. En ocasiones se reproducen, incluso, ocasionando derivados. Y esto pasa también en el negocio del cine. Pero lo que surgió después del éxito de Nausicaa…, con personajes tan emblemáticos como Mononoke, Chihiro, Ponyo, Porco Rosso, y tantos otros… y sobre todo, otras,…  da pena que se termine. Porque llenaba un hueco que no sabemos si se podrá ocupar. Porque cuesta mucho que todo lo que no sea la superproducción norteamericana llegue a nuestras pantallas de cine. Por lo tanto, porque nuestra sociedad y nuestra cultura se hace menos rica. Y esto… me pone triste.

Saladas de Bujaraloz bajo la Tormenta

El lugar es las saladas de Bujaraloz que ya visité con Fotógraf@s en Zaragoza en el mes de enero.

[Cine] Kaze Tachinu (風立ちぬ) (2013)

Cine

Kaze Tachinu (風立ちぬ) (2013), 25 de abril de 2013.

Esta película ha sido vista en versión original subtitulada en castellano y por ello conserva su título original. En la cartelera española es posible encontrarla en versión doblada bajo el título El viento se levanta, mientras que según tengo entendido en buena parte de la América hispanohablante ha optado por el título Se levanta el viento.

Nos dice Hayao Miyazaki, gran maestro del cine de animación, que esta es su última película como director. Que se retira. Que está mayor. Que su vista ya no es lo que era. Y se despide con una adaptación de una de sus historietas sobre la vida del ingeniero aeronáutico Jirō Horikoshi, la cual a su vez está inspirada en una novela corta de Tatsuo Hori. Es por lo tanto una mezcla de la realidad de la vida de Horikoshi y la ficción que nos cuenta Hori en su novela.

La película nos cuenta los años de juventud del ingeniero aeronáutico Jirō Horikoshi, un inquieto y despierto joven que entró a trabajar en Mitsubishi tras su paso por la universidad, y fue el responsable de varios aviones de combate japoneses que intervinieron en la Segunda Guerra Mundial, entre ellos el famoso Zero. En paralelo, y esta es la parte relativa a la ficción de la novela, tras un encuentro fugaz con la niña Nahoko Satomi durante el gran terremoto de Kanto de 1923, la volverá a encontrar años más tarde durante unas vacaciones en un refugio de montaña, enamorándose ambos jóvenes intensamente, y comprometiéndose, a pesar de que Nahoko advierte a Jirō que está enferma de tuberculosis, como lo estuvo su madre, ya difunta.

La película levantó desde el principio gran expectación. Miyazaki es uno de los grandes nombres de la animación mundial. Sus películas, junto con otras del Studio Ghibli del que forma parte, están entre mis favoritas de este género. Películas divertidad, imaginativas, sensibles, con compromiso social con los valores de paz y respeto por el medio ambiente. Sin embargo, estamos ante una película cuyo “héroe”, cuyo personaje principal es un ingeniero al que se deben la concepción de máquinas de destrucción y muerte. Lo cual ha levantado no poca polémica.

Aeródromo de Monflorite

A mí no me gustan los aviones de guerra. Ni aun los de la película. Prefiero los airosos veleros sin motor como estos que descansaban en 1996 sobre la antigua pista del aeródromo de Monflorite.

Tras haber visto la película, y pensando por mi mismo, llego al convencimiento de lo siguiente. Primero, no es una película infantil. A pesar de que Miyazaki no renuncia a mantener los rasgos infantiloides de sus personajes, incluso de adultos, los temas a tratar son para una reflexión madura. Segundo, no traiciona sus mensajes antibélicos y medioambientales. Es cierto que la historia termina justo cuando comienza el gran conflicto armado. Pero a mi modo de ver, la historia de amor con Nahoko, ficticia, es una gran metáfora sobre un ideal, un país, un modo de ser o pensar, que están condenados, que van a desaparecer en medio de la vorágine bélica. Algunas escenas del final así lo indican. Nada de lo que es bello en los años jóvenes y productivos del protagonista va a sobrevivir. Estamos ante una última película, salvo arrepentimiento posterior, y estamos ante una película llena de nostalgias, llena de reflexión sobre mundos reales o idealizados que se acaban.

La película no carece de crítica o de compromiso social. Se exponen los contrastes de la confusa sociedad japonesa. Se van a construir y volar los más adelantados aviones de guerra, pero son desplazados al aeródromo en carros de bueyes. Hay un desarrollo de la industria y la tecnología, pero hay un gran impacto de la gran depresión con muchas personas pobres en el país. Se quiere ser un país moderno, una potencia, pero las casas de madera de las grandes ciudades arden con facilidad y con gran destrucción ante los fuegos ocasionados por el terremoto. Un adelanto de lo que sucederá luego durante los grandes bombardeos con bombas incendiarias a las grandes capitales japonesas en la guerra. Se construyen bellos aviones, pero se nos advierte que ninguno volverá. Es una película, por lo tanto, en la que se ponen sobre la mesa una serie de temas serios sobre un período difícil de la historia japonesa.

Y se hace con delicadeza, entre las ensoñaciones del protagonista, entre las terriblemente bellas imágenes del terremoto, en los contrastes en su visita a Alemania, en esos personajes reales o imaginarios que van poniendo sobre aviso al protagonista del triste destino que se cierne sobre sus creaciones, su vida o su país.

De las críticas que se le han hecho a la película, es cierto que una que comparto y me sorprendió es la del carácter de los personajes femeninos. En las películas de Miyazaki, con frecuencia son las mujeres los personajes importantes, proactivos y definitorios de las ideas del autor. Son las que ponen freno a la violencia, son las sanadoras, son las que buscan la integración con la naturaleza, frente a la agresividad y el instinto predador o destructor del hombre. Aquí tenemos algún guiño a eso. La ficticia hermana del protagonista convirtiéndose en médica, con su carácter, es un reflejo de ese tipo de personaje femenino. Pero tan apenas tiene importancia en la historia, podría ser incluso prescindible. Y Nahoko, y el romance con Nahoko, es una gran metáfora, desde mi punto de vista.

Considerado todo lo anterior, no estamos probablemente ante una de las grandes obras de Miyazaki. No alcanza los niveles de Nausicaä, de Mononoke, de Chihiro,… No alcanza el dramatismo de los tiempos de guerra  y el antibelicismo de su compañero en el Studio Ghibli, Isao Takahata, en 火垂るの墓 (La tumba de las luciérnagas). No tiene el sentido de aventura y romanticismo de Porco Rosso en dentro del tema aeronáutico. Pero es una buena película. Y es que estamos en lo que estamos. A los genios siempre les exigimos más que a los demás. Y si no nos dan una genialidad tras otra, parece que nos fallan. Pero no. Simplemente son humanos. Y no deja de ser una buena película. Y convenzámonos, aunque sea de dibujos animados, es una película para adultos. Adultos con capacidad para pensar.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ****

monflorite_color_015.jpg

Estas idílicas pistas fueron convertidas por la especulación en un feo aeropuerto sin sentido,… pero nos queda el recuerdo. Yo volé alguna vez de pasajero en uno de estos.