[Libro] Choque de reyes – Canción de hielo y fuego 2

Literatura

Ya lo comentaba hace unos días. Este sábado pasado estaba a punto de terminar el segundo volumen de la saga Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Algunas de las líneas generales de lo que opino sobre la saga, a pesar de que de momento es una sensación parcial porque no la he leído entera, siguen siendo válidas, por lo que no me extenderé tanto como en la reseña de de Juego de tronos. Aunque supongo que seguiré ilustrando la entrada con esa inspiración para el Norte de Poniente (Westeros) que es el norte de la Gran Bretaña.

Choque de reyes – Canción de hielo y fuego/II
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Puerta con rastrillo del Castillo de Edimburgo

En este volumen, se lucha en las puertas con rastrillo (portcullis – portes coulisants) de las murallas de las ciudades… (Castillo de Edimburgo).

 Intentaré no destripar la trama en general de la primera parte, aunque es posible que alguno de los apuntes argumentales puedan dar pistas sobre lo que sucede en ella. Así que avisados quedáis. Seguimos en tres escenarios generales en esta mundo paralelo.

El Muro y los esfuerzos de la Guardia de la Noche para prevenir la invasión por parte de los salvajes, pero también para intentar desentrañar el misterior de los Otros.

El Este, mucho más allá del Mar Angosto, donde la última Targaryen, con sus recién nacidos dragones, intenta recomponerse para volver a Poniente (Westeros) y reclamar el reino que le corresponde por derecho, para lo cual tendrá que comenzar un periplo y su propia odisea por tierras que no siempre van a ser amistosas.

Los antiguos Siete Reinos de Poniente (Westeros) donde en un momento dado hasta cinco reyes se han proclamado a sí mismos como titulares del trono de todo o parte del continente occidental. Y con la guerra desolando muchas regiones. El Rey en el Norte consigue victorias en el Oeste, pero ve Invernalia (Winterfell) amenazada por la traición. Un señor de los mares buscará conseguir su indenpendencia guerrera tanto tiempo deseada. Los hermanos Baratheon pelearán entre ellos por la corona y por la fidelidad de sus vasallos. El rey en Desembarco del Rey (King’s Landing) verá su posición comprometida por su debilidad militar frente a estos últimos.

Salisbury Craggs

… se lucha en los páramos desolados … (Salisbury Craggs – Holyrood Park, Edimburgo)

Si el primer volumen de la serie estableció unas reglas del juego y una presentación de las reglas del juego, este segundo volumen se dedica a desarrollar la situación establecida al finalizar el primero. Seguimos conociendo los hechos en la medida en que los conocen los personajes que son seguidos por la pluma del escritor. Por lo tanto, algunos hechos principales los conocemos por referencias y sin exactitud, mientras que sufrimos y padecemos con los personajes cuyos subjetivos ojos nos muestran una fracción de lo que pasa.

Estamos ante un libro que muestra dureza. Es curioso que se hable tan a menudo de la presencia del sexo en esta obra. Me parece absolutamente secundario. Lo que se manifiesta en toda su extensión es la violencia y la ferocidad de la guerra. A través de los ojos de los personajes principales no sólo conocemos los sufrimientos y odiseas de estos, sino que también empezamos a palpar de forma notable el sufrimiento de la gente que está en el decorado de fondo. Hay crueldad, enfermedad, hambre, frío,… Pero siempre como ese escenario global en el duro mundo en el que transcurre la acción. Pero en esta ocasión, Martin sí que nos ofrece una gran batalla. A través de los ojos de Ser DavosTyrion LannisterSansa Stark, y durante varios capítulos, asistimos a la Batalla del Aguasnegras (Blackwater), que me parece lo mejor de este volumen por la forma excelente en que se engarzan los tres puntos de vista, permitiéndonos introducirnos plenamente en la dureza de una batalla.

Me parece un volumen más denso que el primero. Menos dinámico, más oscuro. Y a ratos quizá me resulta un poco prolijo. Pero globalmente sigue manteniendo bastante bien el interés, y desde luego, tiene partes que están muy bien, incluso superando algunas de las mejores cosas del primer libro, como la mencionada batalla. Para los seguidores de la serie de televisión, la segunda temporada de la misma sigue con bastante fidelidad. Aunque empieza a manifestar desviaciones, como el origen de la chica de Robb Stark, cuya filiación y carácter cambian por completo. Hay otras variaciones, como el destino de los pequeños Stark que también se desvía del original en un momento dado. O la relación entre Renly BaratheonLoras Tyrell, o el protagonismo de la hermana de este último, Margaery. Entre otras cosas.

Castillo de Urquhart

… y asistimos a duras escenas entre las ruinas calcinadas de los castillos de antaño (Castillo de Urquhart, Loch Ness).

[Fotos / viajes] Diario de viaje por Escocia

Fotografía, Fotografía personal, Viajes

Como es costumbre, de cada viaje que realizo elaboro un diario con algo de texto y sobretodo fotos. Después del experimento con Wix par el de mis vacaciones de Semana Santa por Italia, he vuelto a la comodidad y simplicidad de Blogger, y ya podéis encontrar el diario de viaje de Escocia 2013. Cuyo enlace desde hoy podéis encontrar también en la columna lateral de este Cuaderno de ruta, en la sección de viajes.

Espero que os guste. Comentadlo si es así.

El mar del Norte en Stonehaven

La costa del mar del Norte en Stonehaven.

Ahora estoy preparando el libro de fotografías. No sé si seguir con los tradicionales de Blurb, o rascarme el bolsillo con algo más pico del tipo Milk+Moleskine. Ya veré. Y os lo contaré.

El poeta Allan Ramsey en Princes Street Gardens

El poeta escocés Allan Ramsey en Princes Street Gardens, Edimburgo.

[Cine] Star Trek: Into Darkness (2013)

Cine

Star Trek: Into Darkness (2013), 11 de julio de 2013.

Esta película ha sido vista en versión original subtitulada y por ello conservo su título original en inglés. En la cartelera española es posible encontrarla en versión doblada con el título Star Trek: En la Oscuridad.

Así como con la película que comenté hace pocos días sobre cierto superhérore carecía por completo de expectativas positivas, en esta había cierta esperanza de que las cosas fueran distintas. Las space operas siempre me han entretenido, el aspecto de la nueva versión de Star Trek es considerablemente menos casposo que la anterior, y existe todavía alguna esperanza de que J.J. Abrams nos muestre destellos de que realmente puede ser un director interesante algún día. Hasta ahora no ha sido así. Aunque su labor en el campo de las series televisivas sí que tiene cosas muy interesantes, desde mi punto de vista nada hay en su cinematografía en pantalla grande que lo haga especial respecto a tantos otros directores especializados en películas de acción con muchos efectos especiales. Pero la esperanza es lo último que se pierde. Sobre todo ahora que está amenazando (de momento lo siento más como una amenaza que como una esperanza) con el séptimo episodio de Star Wars.

La historia es como sigue. Tras un episodio en un planeta con una especie inteligente en el paleolítico, el capitán Kirk (Chris Pine) incumple una directiva de no intromisión para salvar a Spock (Zachary Quinto) de morir abrasado entre las lavas de un volcán. Esto hace que pierda el mando de la Enterprise, para convertirse en su primer oficial. Pero en estas estamos cuando un misterioso desconocido que resultará ser un tal Khan (Benedict Cumberbatch) perpretre una serie de atentados contra instalaciones y personas de la flota estelar. La misión para detener a este tipo, con Kirk de nuevo al mando de la Enterprise conllevará el riesgo de iniciar una guerra contra el Imperio Klingon.

Pues bien. Expectativas defraudadas, diga lo que diga la “crítica especializada”. Desde mi modesto punto de vista estamos de nuevo ante un espectáculo pirotécnico, lleno de primeros planos de los cabezones de los protagonistas, con una historia que sufre incoherencias considerables, descontadas las elevadas dosis de la natural suspensión de la incredulidad con la que uno acude a estos filmes, lo que vemos es absolutamente inverosímil incluso dentro de los parámetros del universo de ficción. O a ratos una tontería suprema que se burla de la inteligencia del espectador. Entrar en detalles sería sumamente largo, pero la obviedad de las trampas argumentales, más algún deus ex machina absolutamente gratuito, me hace pensar que los responsables del producto no tienen ningún respeto por mi inteligencia. Que los críticos empiecen a considerar como razonables estos productos, me hace pensar que o están “muy bien pagados” o empieza a llegar gente a la crítica profesional cinematográfica que no se ha enterado de lo que es el cine. De hecho, por no ser borde, la película pasa por entretenida a pesar de sus defectos argumentales, que te los tomas con desenfado y buen humor, hasta que ves que prolongan de forma absolutamente innecesaria la película con el único fin de que puede mostrar todavía más pirotecnia absurda y espectacular en pantalla durante todos los minutos que haga falta.

En el campo de la interpretación, obran la mayor parte de los personajes y sus intérpretes con sus interpretaciones que aparecen en pantalla por intrascendentes, superfluos, y alguno de ellos por nefastos o por floreros (todavía me preguntó que pinta la chica que hace de hija del almirante, Alice Eve, salvo para poner cachondos a los trekkies con su aparición durante unas décimas de segundos en bragas y sujetador). La película arrastra el problema, para mí, de que el personaje principal, Kirk, me parece un chulo inaguantable de tomo y lomo que cada vez me cae peor. Y quizá por eso, tampoco valoro mucho la interpretación de Pine. Hay alguno por ahí que cumple con su papel/papelón como Quinto, y el único que muestra dentro de este chandrío que tiene una capacidad interpretativa de cierto nivel es Cumberbatch haciendo de malo, un malo que constantemente esperas que se haga con la victoria y acabe con toda esta panda de destalentados que conformamos la especie humana.

Este era la segunda oportunidad que le daba a la franquicia trekkie, y creo que se ha acabado. También he dejado de confiar en Abrams como director de cine. Este tipo de productos depende del dinero que tienes para rodarlo y los podría firmar todos Alan Smithee. De cara al futuro, después de lo dicho, del fiasco de la segunda trilogía Star Wars, que ya se anunciaban cuando apareció por primera vez un ewok en pantalla, y de que esté en manos de Disney, nada nos hace confiar que el séptimo episodio de esta otra saga no sea otra cosa que una nueva monumental decepción. ¡Ay de mi! ¡Con lo que disfrutaba con las space operas! Eso sí, el público votante en IMDb le pone 8,2/10. Como dice una amiga mía, la cantidad de inteligencia sobre la faz de la Tierra es una constante, y cada día somos más.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **
Una TARDIS en Buchanan Street

Que queréis que os diga. Puestos a viajar por el espacio-tiempo, prefiero una buena TARDIS a cualquier Enterprise. Lleva menos armas. La aparcas en cualquier parte, por ejemplo en Buchanan Street, Glasgow. Y por dentro te cabe todo… como es infinita.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; exposición de Man Ray y varias cosas interesantes o anecdóticas

Fotografía

El domingo pasado no apareció esta sección semanal. Estaba paseando por las orillas del mar del Norte en Escocia. En cualquier caso, quiero aprovechar para recordar que durante estas vacaciones tuve ocasión de visitar una excelente exposición de Man Ray, titulada simplemente Portraits. Retratos.

Tengo que recordar que Man Ray fue un fotógrafo norteamericano, que pasó buena parte de su vida en París. De hecho está enterrado en el cementerio de Montparnasse, tumba que he tenido la ocasión de visitar. Se le conoce en gran medida como fotógrafo, pero fue de hecho un artista multidisciplinar, que en su momento abrazó con entusiasmo el surrealismo, y que se relacionó de forma intensa con los principales nombres de esta corriente artística moderna. Esta exposición fue organizada originalmente por la National Portrait Gallery de Londres, museo dedicado en exclusiva a los retratos de gentes célebres o importantes del Reino Unido, mayormente en forma de pinturas, pero también de escultura y fotografía. La exposición ha encontrado ahora su camino hacia su equivalente escocés en Edimburgo, la Scottish National Portrait Gallery. Tiene catálogo, que ha sido traducido y publicado en España en castellano por La Fábrica, y que yo compré hace unos meses. Así que sabía lo que iba a ver, y me apetecía verlo. En cualquier caso, aunque la exposición no llegue a nuestro país, el libro que comento nos permite acceder a esta excelente colección de retratos.

Biblioteca de la Scottish National Portrait Gallery

Biblioteca de la Scottish National Portrait Gallery. Pared con pared estaban las salas donde se exponían los retratos de Man Ray.

En el Camera Lens Blog, blog elaborado para mayor gloria de las ópticas Zeiss, periódicamente publican varias entradas que tienen que ver unas con otras y que los proponen como continuación de una publicación que hasta hace un tiempo proponían en PDF, la Camera Lens News. Aquellos existieron hasta el número 39, y ahora, a base de entradas en el blog, se suponen que van por el número 47. Que traigo aquí a colación porque lo dedican a la fotografía de viajes, cuestión que tengo candente por estar recién llegado de uno. Proponen tres fotógrafos cada uno con estilos totalmente distintos en su modo de enfocar la fotografía del viaje. Dorthe Peperkorn opta por el fotógrafo sereno, en blanco y negro, en formato cuadrado. A Christian Dandyk (su página web) lo vemos explorar el paisaje urbano, tanto el físico como el urbano. Y la simpática y guapa Laura Saffioti (su página web) busca el elemento humano de un exótico viaje por la India. Tres estilos distintos y todos válidos. Y es que la fotografía de viajes no responde a unos estándares definidos. Viene siempre determinada por los gustos, la personalidad y las cargas que se imponga cada fotógrafo, profesional o aficionado. Unos pueden decidir que no pueden salir de viaje sin un par de cuerpos réflex y una batería de objetivos de focal variable que le permitan acceder a una variedad de situaciones. Otros que lo mejor es viajar ligero, con una compacta, o con una cámara ligera con una focal fija y capaz. Cada cual tiene que escoger y definir.

Vista la New Town desde Calton Hill

Cada fotógrafo viajero, o viajero fotógrafo, tiene su forma de hacer y su punto de vista. Pero hay escenas, paisajes o situciones que siempre atraen a más de uno, si hay varios por los alrededores. Como el atardecer sobre la New Town de Edimburgo visto desde Calton Hill.

Cristina García Rodero es una de las fotógrafas más significativas de nuestro país. Pero tengo la sensación que si se le menciona con cierta frecuencia es porque es miembro de la Agencia Magnum y no por su obra. Que es lo importante y lo que le ha permitido estar en la prestigiosa agencia. En Jot Down nos presentan una entrevista a la fotógrafa que nos permitirá conocerla más y comprender mejor el trasfondo que acompaña su trabajo.

Old Calton Burial Ground

Cristina García Rodero ha profundizado con su fotografía en las costumbres ancestrales españolas y de otros países, especialmente en lo que se refiere a ritos, supersticiones y religión. No es infrecuente ver fotografías que ha realizado en cementerios. En su libro “Espagne Oculte” (sí, en francés; lo compré en París), en portada aparece una niña en un camposanto. En la foto, una niña más crecida en el Old Calton Burial Ground de Edimburgo.

A parte de esto, no he tenido mucho tiempo en profundizar en las cosas que he encontrado por ahí. Pero os dejo algunos enlaces por si os apetece a vosotros hacerlo.

En Le Journal de la Photographie nos hablaban hace unos días del chileno Sergio Larrain, fallecido el año pasado. Nos hablaban de volver a descubrirlo, y probablemente sea una buena idea.

Algunos fotógrafos orientales a considerar. Rafael Roa nos habla de Toshio Shibata y de Zhang Xiao. En Fotógrafos en la red/Cada día un fotógrafo de Shoji Ueda, que me parece que es muy sugerente e interesante.

Roa también nos habla de Roger Ballen, un fotógrafo que yo ya conocía pero que curiosamente no había traído por aquí todavía. Norteamericano afincado en Sudáfrica, sus obras siempre me han parecido inquietantes. Conviene visitar su página web.

Por último, como anécdota en The Online Photographer nos hablan de la “candente” forma de fotografiar volcanes de Kawika Singson. Niños no hagáis esto en el volcán de vuestra casa. Es realmente peligroso, y os vais a gastar una pasta en equipo.

Arthur's Seat - Holyrood Park

La forma más segura que he encontrando de fotografiar volcanes es cuando están extintos desde hace 350 millones de años, como Arthur’s Seat en Edimburgo.

[Libro] Juego de tronos – Canción de hielo y fuego 1

Literatura

Cuando en estas páginas he comentado con antelación la serie de televisión Game of Thrones (Juego de tronos), en varias ocasiones he dicho que no m veía con fuerzas de ponerme a leer la saga literaria en la que está basada, Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Hasta ahora van publicados 5 tochazos, con un promedio de 1000 páginas cada uno. No me imaginaba yo enfrentándome a esta titánica labor de lectura. Pero he aquí que una amiga me ofrece los cinco libros publicados hasta el momento. Sí, esa vieja forma de “piratería” de la obra intelectual conocida como “prestarse libros”, que en su momento era algo prestigioso ya que suponía el intercambio de cultura y la confianza entre dos personas que confiaban en la devolución del préstamo de algo que se consideraba valioso por su contenido más que por su valor material. Supongo que esto estará ahora muy mal visto por la SGAE y otras de su calaña. “Piratería” vulgar y corriente. El caso es que esta cesión voluntaria de material sometido a la protección de la propiedad intelectual fue de carácter indefinido y con la condición de que, me cueste tres meses o me cueste tres años, me los lea. Y aprovechando el final de mi pasada baja por enfermedad y mis vacaciones, he emprendido la tarea. De momento me ha cundido. Supongo que a partir de ahora iré más despacio.

Arthur's Seat

Bromeaba el día que me iba de vacaciones hacia Edimburgo con que me iba de vacaciones a Invernalia. Me refería en ese momento al tiempo más fresquito. Pero realmente, es evidente que Martin se inspira en la Gran Bretaña para su Poniente, y que Escocia es el Norte. Aunque en este caso esté por encima del muro de Adriano en el que se inspira El Muro que separa el Norte de las Tierras Salvajes más al norte todavía. En la foto, Arthur’s Seat, en el mismo Edimburgo.

Castillo de Dunnottar

No faltan castillos y fortalezas por recorrer en Poniente. Ni en Escocia, como el castillo de Dunnotar, que tuvo una cierta importancia durante la invasión de Oliver Cromwell de Escocia.

Mi intención es leer los tres primeros libros, que se supone se corresponden con las tres temporadas hasta ahora emitidas de la serie de televisión. Creo. Luego tomarme un respiro, leer otras cosas y pensar qué prefiero, respecto a la historia. Si leer los libros y luego disfrutar de la serie de televisión, o al revés. Como diría Scarlett O’Hara, ya lo pensaré mañana. De momento, aquí viene el comentario sobre el primer libro de la saga, el que da nombre a la serie de televisión, aunque pronto iré con el segundo, que lo tengo casi terminado. Las vacaciones cunden mucho. Y deben ser los más ligeros del conjunto, con unas ochocientas o novecientas páginas “sólo”.

Juego de tronos – Canción de hielo y fuego/I
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Para quienes no lo sepan por que ni han leído el libro ni han visto la serie de televisión, que se ajusta bastante bien a lo que en el libro acontece, aquí va el resumen argumental. Sin destripar, cuestiones fundamentales de la trama. En un mundo alternativo, donde se vive en una especia de edad media con muy ligeros tintes mágicos, el continente de Poniente (Westeros), lleva unos años de reinado bajo el reinado de Robert Baratheon. Pero a la muerte de la Mano del Rey (primer ministro) Jon Arryn, se dirige al norte de sur reino, a Invernalia (Winterfell), para reunirse con Eddard Stark, su mejor amigo, su hombre de confianza durante las guerras que le llevaron al trono, y actual guardián en el Norte, donde vive con su mujer y sus cinco hijos legítimos y un bastardo. La comitiva del rey incluye a su reina, Cersei Lannister, y sus hijos, especialmente el heredero, Joffrey. También los hermanos de la reina, el guapo, apuesto y cínico Jaime Lannister, y el Gnomo Tyrion Lannister, que sufre de un enanismo congénito, es feo, astuto y no menos cínico. Pertenecen a una familia siempre rica y poderosa,… y vengativa. Eddard Stark aceptará ser la nueva Mano del Rey, y a partir los Stark se dividirán, y cosas pasarán que pondrán peligro el reino de Poniente (Westeros). Pero hay más. El límite norte del reino esta marcado por El Muro, que los separa de las hordas de salvajes y de los Otros, seres extraños, fríos y terribles. El Muro está guardado por La Guardia de la Noche, que viste de negro, y es orden cuasi monacal. Allí ingresa el bastardo de StarkJon Nieve (Snow). Al otro lado del Mar Angosto, los herederos de la derrocada casa Targaryen erran de una ciudad a otra buscando recursos para recuperar su trono, y al mismo tiempo huyendo de quienes quieren ver extinguida la casa. El hermano mayor Viserys venderá a su hermana Danaerys a un fiero dothraki, Khal Drogo. Y aquí comenzará la odisea de esta adolescente para ir saliendo del agujero en el que está metida su estirpe.

Monumento ante St Gilles

Un venado es el emblema de los Baratheon. No muy distinto que este que aparece ante la catedral de St Gilles en Edimburgo.

Talla en el bosque de Cruach Tarbeit

Los dioses antiguos en Poniente, todavía venerados en Invernalia, son representados por bosques de arcianos (especia de árbol ficticia, tal vez similar a algunos arces), con rostros tallados en sus troncos. Aquí un tronco tallado en el bosque de Cruach Tarbeit, junto a Loch Lomond.

Bueno, este es un resumen extremadamente resumido de las líneas argumentales de lo que sea ha dado en llamar una novela río. Claramente, en la mente del autor estaba desde el principio el convertir la historia en una saga. Este volumen sirven fundamentalmente para presentar los personajes, los sucesos que desencadenan la ruptura de la estado de la situación en el universo de la saga, y marcar las reglas del juego narrativo de la misma. La narración en capítulos que se centran cada uno en alguno de los personajes del complejo escenario, no necesariamente los más importantes, los más poderosos, sino probablemente aquellos con los que los lectores pueden identificarse, pueden sentirse más cercanos. Una madre que sufre, una adolescente con la cabeza llena de pajaritos que entiende a base de golpes de qué va la vida, una niña que tiene que aprender a buscarse la vida, una jovencita que tiene que madurar y convertirse en mujer deprisa y corriendo, un bastardo no plenamente integrado en su familia que busca en otras gentes y otros duros entornos su lugar en el mundo,… Y la regla de la narración más importante. No hay protagonistas fijos en esta saga. El destino de cualquiera puede encontrarse con su final en cualquier momento. No hay héroes que protagonicen toda la saga. La muerte llega en cualquier momento y a cualquiera. No hay buenos y malos tan poco, aunque haya personajes queridos y personajes aborrecibles, todo es cuestión de vista y todo depende de las reglas de juego de un mundo medieval duro y cruel.

Feroz escocés en el castillo de Edimburgo

Muchos guerreros con espadas y escudos por todos los lados. Como este “feroz” escocés que nos hace una demostración en el castillo de Edimburgo.

Armaduras medievales en el Kelvingrove Art Gallery & Museum

O caballeros con vistosas armaduras que participan en los torneos, como estas del Kelvingrove Art Gallery & Museum de Glasgow.

Porque la historia ficticia tiene fuertes influencias de la historia real, especialmente de la dura edad media. Se ha hablado mucho de la semejanza entre la rivalidad de los Stark y los Lannister con las guerras de sucesión británicas entre los York y los Lancaster, llevado incluso hasta la semejanza de algunos estandartes. Pero en general, Poniente (Westeros) es una variante de la edad media europea, época en la que la vida de las personas del común vale poco, lo que quieran que valga sus señores feudales. Y estos están sometidos a la necesidad de ser guerreros para defender constantemente sus tierras, sus “derechos” y sus estirpes. Como ya contaré en libros sucesivos, esta es una saga que cuenta las guerras como son, no de la forma idealizada que vemos tradicionalmente en las películas medievales.

Se ha comentado también las semejanzas y diferencias con El Señor de los Anillos de Tolkien. Bueno, la semejanza es que estamos ante un mundo de aspecto medieval. Ya está. Es cierto que hay algunas cosas que parecen muy similares. Quizá Desembarco del Rey (King’s Landing) tenga ecos de lo que es Minas Tirith, y el Nido de las Águilas (The Eyrie) y El Valle (The Vale) recuerde en algunos momentos a la ciudad escondida de Gondolin en El Silmarilion. Pero también puede suceder que haya influencias comunes o coincidencias. No lo sé. Lo que sí sé es que la saga de Martin es más próxima a nosotros. Las muertes en las guerras no son gloriosas, son sucias. A las mujeres se las viola, o sufren la violencia cotidiana de los hombres. Hay sexo. Aunque en este aspecto, tiene una presencia mucho menor de lo que se publicita. Indudablemente, la serie de televisión ha tirado de telas y culos más para atraer espectadores. Otra cuestión que se ha mencionado es que en la obra de Tolkien, la Tierra Media es un lugar donde la magia se desvanece, mientras que en Poniente (Westeros) la magia está volviendo, junto con ese largo invierno prometido en el lema de los Stark: “Winter is Coming”.

Vidriera en el castillo de Edimburgo

Hay varias religiones en Canción de Hielo y Fuego, politeístas y monoteístas. En esta vidriera del castillo de Edimburgo vemos a algún santo expandiendo el cristianismo sobre las religiones druidícas prerromanas por Escocia.

Abadía de Culross

Y constantemente ruinas, símbolo de antiguas culturas desaparecidas en medio de guerras sin fin. Supongo que la abadía de Culross llegó a la ruina por motivos más pacíficos.

Comentado todo lo anterior, creo que literariamente esta saga está un escalón por debajo de la de referencia, la de Tolkien. El primer volumen, no obstante, es un libro de aventuras mucho más entretenido de lo que pensaba dada su extensión, y se disfruta bastante si te dejas llevar por esa cosa maravillosa que es la suspensión temporal de la incredulidad. Aunque desde este punto de vista hay un aspecto. Me parece más creíble que las cosas pasen a los personajes más jóvenes con las edades que les dan en la serie de televisión que no con las que tienen en la serie literaria. Para evitar situaciones que involucrasen el sexo con menores, la serie de televisión elevó de forma general las edades de los personajes, en especial de los más jóvenes. Creo que eso le da también más credibilidad desde otros puntos de vista. Bien es cierto que en la historia real las cosas sucedía a edades que hoy nos parecen asombrosas.  Enrique VII, el primer rey Tudor, que terminó con la Guerra de las dos Rosas nació de Lady Margaret Beaufort que se casó con su padre cuando tenía 12 años y quedó viuda con el futuro rey de Inglaterra con sólo 13 años. No olvidemos que la realidad puede superar o al menos estar a la altura de cualquier ficción.

Necrópolis

En cualquier caso, creo que muchos de los personajes de la saga literaria van a ir cayendo durante el transcurso de la acción… como para llenar la Necrópolis de Glasgow.

[Cine] El hombre de acero (2013)

Cine

El hombre de acero (Man of Steel, 2013), 1 de julio de 2013.

Tenía pendiente comentar este filme desde antes de irme de vacaciones. La verdad es que no perderé mucho tiempo en la reseña. Esta no es una película que fuese a ver porque me interesase. Lo hice porque se organizó una quedada de amigos, con película y cervezas y charleta. Así que lo de la película es lo de menos. Así que estamos ante el enésimo “reboot” que llaman ahora de la “franquicia” del chico con pijama azul y capa roja. Los calzoncillos por fuera del pijama, ya no los lleva. Bueno… La cosa está dirigida por Zack Snyder.

La historia, con variantes, es lo de siempre. El chico extraterrestre Kal-El (Henry Cavill) que es enviado a la Tierra por sus padre Jor-El (Russell Crowe) cuando hay un cataclismo planetario en su mundo de origen, y es criado por unos granjeros de Kansas (Diane Lane/Kevin Costner). Al crecer, se encuentra que es un superhombre respecto a los terrícolas, pero decide ser buen tipo. Especialmente, con los americanos. Entonces llegan los malos, que en algunas ocasiones es Lex Luthor, pero en esta ocasión han optado por el General Zod (Michael Shannon) y sus secuaces. Claro… y por ahí aparece la intrépida periodista Lois Lane (Amy Adams). Bueno. Más o menos lo de siempre.

En este nuevo intento por ordeñar la vaca supermana han buscado la opción de un héroe con dudas y atormentado. Y les ha salido rana. Como la mayor parte de este tipo de películas, se trata de un escandaloso despliegue de pirotecnia, y de edificios derribados imitando el triste efecto de las Torres Gemelas de Nueva York, y luego una serie de peleas y tiros similares a cualesquiera que se hagan, estándares en el género. Por lo demás, sientes el mismo dramatismo que si ves la pantalla negra del televisor apagada.

Reparto con muchos nombres conocidos, pero que pincha tremendamente por la sosez del guaperas de turno que encarna al héroe. Y Adams que es una buena actriz, pues haciendo de consabido florero.

En fin. Que esto lo fuimos a ver en las circunstancias que he comentado. Y venían algunos adolescentes y gente joven a los que encanta la pirotecnia acompañada de toneladas de palomitas. En cualquier otra circunstancia, abstenerse. Digan lo que digan los medios y la crítica, que cada vez andan más desnortados.  Producto prefabricado, que hasta el guionista y director más tontos con medios saben hacer. Y espera que dentro de unos días comento otra que tal baila.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **
Castillo de Urquhart

¿Y la película en 3D sobre Nessie? ¿Para cuándo? O “Nessie y Superman contra Los Vengadores”. Con el cuartel general del tuerto en el castillo de Urquhart. No sé… Total ya… El resto de las historias que puede haber se cuentan una y otra vez, cada vez peor.

[Viajes] Escocia 2013, a modo de resumen

Viajes

Durante una semana he buscado el fresquito del norte de la Gran Bretaña, Escocia, para huir de los calores y de los follones cotidianos. Vacaciones. He ido mandando algunas imágenes tomadas con el teléfono móvil estos días atrás. Pero creo que es momento de hacer un resumen de lo visto y oído. Si es que la lamentable conexión a internet con la que me he encontrado a la vuelta me lo permite. No ha sido un viaje que ha buscado batir récords de cosas a visitar. De hecho, una parte de los recorrido ya lo conocía. Pero aun así, ha cundido y ha estado bien. Como siempre, lo cuento con fotos. Es larga la entrada. Aviso.

En los próximos días, elaboraré el diario de viaje y prepararé el libros de fotografías del mismo. Os iré manteniendo informados.

Castillo de Edimburgo

La vista más característica de Edimburgo probablemente sea la del castillo sobre la gran zona de jardines de Princes Street Gardens.

Los tejados de Edinburgh Waverly (estación de tren)

Los tejados de la estación de Edinburgh Waverly, la más importante de la ciudad, están pensados para proteger a los viajeros del temperamental clima escocés. Pero en días de calor, raros pero los hay, pueden hacer un efecto invernadero, y convertir el paso por la estación en un agobio. Sucedió este pasado martes.

Música de aire celta en la Royal Mile

Muy jovencitos este grupo de chavales que tocaban música con aires celtas con gran entusiasmo en la Royal Mile de Edimburgo.

La Silla de Arturo en Holyrood Park

Holyrood Park es una zona verde privilegiada de Edimburgo. De origen volcánico, tiene su “ben” (montaña), la Silla de Arturo, algunos “lochs” (lagos) y algunos “glens” (valles de origen glaciar), junto con una vegetación que hace que reproduzca en miniatura el paisaje de las Highlands.

Calton Hill

Excelentes vistas de la ciudad de Edimburgo se disfrutan desde la agradable colina de Calton Hill.

Castillo de Stirling

En el castillo de Stirling tuvimos la oportunidad de escuchar un agradable concierto de una coral de adolescentes, que la verdad es que lo hacían muy bien.

Castillo de Stirling

Algunos empleados del castillo de Stirling, caracterizados de época, dan explicaciones de las estancias que sirvieron de palacio.

Culross

El Estudio de Culross es uno de los edificios más característicos de esta conservada población medieval a orillas del estuario del Forth.

Jardín privado abierto por una buena causa

Uno de los jardines privados de la ladera orientada al sur sobre la que se asienta Culross estaba al público a cambio de donativos para la British Heart Foundation. El trato nos pareció bastante justo. El jardín es muy bonito, con estas amapolas de color lila tan estupendas.

Abadía de Culross

Culross dispone de una vistosa abadía, parte en uso y parte en ruinas, con su correspondiente cementerio. Llama la atención que un lugar tan estupendo tuviera tan escasa afluencia de turistas.

L1070052.jpg

Me encanta que los británicos hayan conservado los semáforos de palanca en muchas de sus líneas férreas, como estos que vemos al paso de un tren en la estación de Stirling.

Bosques de Cruach Tarbeit

El largo paseo por los bosques de Cruach Tarbeit fue estupendo. Y estas curiosas tallas en madera que encontrábamos de vez en cuando dan un aspecto de escenario de historia fantástica al lugar.

Loch Lomond

Tarde tristona y gris a orillas de Loch Lomond, que impidió que lo disfrutáramos más.

Ben Lomond

Ben Lomond se asoma entre las nubes, visto desde Loch Lomond.

Aberdeen

Queríamos pasear junto al mar. Y llegamos hasta Aberdeen, que es una ciudad cuidada pero sin especiales atractivos.

Bosque de Dunnottar

Más interesante fue el circuito senderista en Stonehaven que, entre otros sitios, nos llevó por el frondoso bosque de Dunnottar.

Castillo de Dunnotar

El hito principal del circuito de Stonehaven es el castillo de Dunnotar, en una península a orillas del mar del Norte.

Costa del Mar del Norte

Además de por el castillo de Dunnotar, se puede pasear por las calas que lo rodean, disfrutando un poco del ambiente marino. El mar del Norte estaba muy calmado esos días, pero probablemente habrá momentos de menos paz en estas costas.

Puerto de Stonehaven

El circuito senderista va a dar a unos acantilados que dominan el coqueto puerto de Stonehaven.

Memorial de la Gran Guerra

Un memorial dedicado a los caídos de la Gran Guerra domina el paisaje de los alrededores de Stonehaven.

Cairngorms desde el tren

Muchas horas de tren para acercarnos hasta Inverness y el famoso lago Ness. Pero se compensan por los bellos paisajes, ya que la ruta ferroviaria cruza los Cairngorms.

Victorian Market

Un pintoresco personaje se paseaba por los Victorian Markets de Inverness.

Crucero en Loch Ness

Recorrimos parcialmente el Loch Ness, en su zona más próxima a Inverness, en un barco que nos llevó hasta el castillo de Urquhart.

Castillo de Urquhart

El castillo de Urquhart es uno de los más famosos de Loch Ness, y recibe muchos turistas. Pero a mí me gustó más el de Dunnottar que vimos el día anterior en la costa del mar del Norte.

Wellington

El último día lo pasamos en Glasgow, donde es característica la estatua de Wellington con un cono de tráfico en la cabeza. Puesto que está en la entrada de la Gallery of Modern Art, llegamos a pensar que se trataría una expresión artística contemporánea. Pero parece que se trata de una tradición humorística de los habitantes de Glasgow que tiene ya unos treinta años de antigüedad.

St Mungo's Cathedral

Aunque muy oscura por fuera, la catedral de San Mungo en Glasgow es estilizada y muy vistosa en su interior.

Necropolis

Junto a la catedral de San Mungo se extiende la Necrópolis de Glasgow, un amplio cementerio que se extiende por una colina. Aquí comencé yo hace ya 17 años mi costumbre de visitar cementerios en mis viajes.

Royal Infirmary

También junto a la catedral de San Mundo está el Royal Infirmary de Glasgow, gran hospital de gran tradición, donde Lister, cirujano que había oído de los trabajos de Pasteur, comenzó con las prácticas de antisepsia que revolucionarían las ciencias y las técnicas quirúrgicas al evitar las temidas infecciones.

Kelvingrove Art Gallery and Museum

El Kelvingrove Art Gallery and Museum es un museo peculiar. Lo mismo encuentras un Spitfire “sobrevolando” avestruces y elefantes, que un cuadro de Van Gogh o una crucifixión de Dalí. O te explican el follón sectario entre católicos y protestantes de la ciudad de Glasgow.

Jardín botánico

Lleno de gente disfrutando del sol estaba el jardín botánico de Glasgow, donde encontramos unos invernaderos estupendos dedicados a las plantas carnívoras o a los helechos arborescentes.

Una Tardis en Buchanan Street

Y me despido de este resumen con la “Tardis” que encontamos en Buchanan Street. Por un momento me entró la ilusión de que pudieramos vernos envueltos en una aventura en el espacio y en el tiempo con el Doctor.

(Viajes) Helechos arborescentes

Viajes

Lo que sí ha sido realmente agradable ha sido la visita al jardín botánico, especialmente uno de los invernaderos con plantas carnívora y helechos arborescentes. Con el buen tiempo, todos los parques estaban a revisar de gente tomando el sol. Y alguno colorado como un cangrejo.

Con esta en tirada despido el diario del viaje por Escocia. La siguiente entrada será ya de vuelta en casa.

Carlos Carreter
http://carloscarreter.com

(Viajes) Un avión de guerra sobre un elefante

Viajes

Curiosa ha sido la visita al museo de Kelvingrove, de temática poco definida. Lo mismo te muestran un impresionista francés que un sarcófago griego, que se lamentan del sectarismo entre católicos y protestantes en la ciudad, que exhiben un avión de guerra en una sala dedicada a la historia natural. Raro, pero bien.

Carlos Carreter
http://carloscarreter.com

(Viajes) Wellington con un raro sombrero

Viajes

El hecho de ver la solemne estatua ecuestre de Wellington con un como carretero por sombrero ante el GoMA me ha hecho preguntarme si sería una intervención artística como la del caballito de juguete de Trafalgar Square en Londres. De hecho haya venden imanes de nevera en el museo con este motivo. Pero no. Parece que simplemente es una tradición algo irreverente para el héroe británico señas guerras napoleonicas.

Carlos Carreter
http://carloscarreter.com