[Cine] Annihilation (2018)

Cine

Annihilation (2018; 17/20180312)

Alex Garland se puso de moda hace tres años con una reflexión sobre el surgimiento de la inteligencia artificial y la singularidad tecnológica que tuvo un notable impacto. A mí aquella película no acabó de engancharme. Cuando repaso lo que escribí de ella tras verla, me llama la atención hasta que punto me dejó frío. Después he tenido ocasión de volver a verla en vídeo; probablemente hoy sería más benevolente en mis apreciaciones. Pero nunca me sentiría tan entusiasmado como muchos se han sentido hacia aquella película, que tenía muchos elementos positivos que por algún motivo a mí no me acabaron de cuajar. He de decir que un brevísimo pero claro análisis de José F. Ortuño me hizo entrar un poco mejor en la película cuando la volví a ver en casa. Recomiendo ver la película antes que este pequeño vídeo, que interpreta la película en clave religiosa. Algo de moda últimamente.

Garland lleva muchos años de todos modos en la cosa del cine, como guionista. Y de nuevo ahí tengo que decir que pocas de las películas en cuyo guion ha participado me han convencido. Quizá si me tuviese quedar con alguna sería con cierta adaptación de una novela del reciente premio Nobel Kazuo Ishiguro. De origen japonés, pero escritor en lengua inglesa. Pero es una película que se salvaba fundamentalmente por el buen material literario de origen y por las buenas interpretaciones de sus jóvenes protagonistas. La realización era mejorable, pero apañada. Y la adaptación, correcta.

20170414-L2320531

Por algún motivo, el universo creado para esta película me recordó a los invernaderos tropicales de los jardines botánicos. Y para ilustrarlo me dirijo al de Aarhus, en Dinamarca.

Cuando empezamos a saber del estreno de esta segunda película como director de Garland sorprendió por dos noticias que implicaban cierta contradicción. Las primeras impresiones de la crítica eran muy buenas, pero Paramount Pictures había decidido estrenar la película en cines sólo en Estados Unidos. Para el resto del mundo, el estreno se produciría a través de la plataforma Netflix. Lo que muchos pensamos es que si la película era tan buena, lo lógico hubiese sido no desaprovechar su vida comercial en la gran pantalla, antes de pasar a la pequeña. Yo… me quedé con la mosca detrás de la oreja.

Finalmente, se ha producido el estreno en la plataforma de vídeo bajo suscripción, y tuve ocasión de verla hace unos días. Tras la llegada de un meteorito a la superficie de la tierra, se genera una alteración en el lugar del impacto. Los equipos enviados, fundamentalmente militares, a la zona desaparecen. Sólo reaparece un militar, Kane (Oscar Isaac), en grave estado, el marido de Lena (Natalie Portman), una bióloga celular que enseña en una facultad de medicina. Reclutada por la dra Ventress (Jennifer Jason Leigh), Lena pasará a formar parte de una nueva expedición, esta vez sólo científica, y sólo formada por mujeres, que se internará en la misteriosa y creciente zona del impacto.

20170414-L2320571.jpg

En esta ocasión estamos ante una producción claramente ambiciosa, en la que se ha realizado un notable esfuezo en el apartado del diseño de producción, con la creación de un mundo nuevo, distinto e imaginativo. Pero al mismo tiempo, estamos una vez más ante una producción que no sabe qué quiere ser de mayor. A ratos estamos ante una película de terror alienígena (en algún momento resulta casi ridícula la copia/plagio de escenas procedentes de Alien), a ratos es una peculiar versión del mundo perdido, y de vez en cuando se nos aparecen las ínfulas filosóficas que parace que es de lo que realmente quiere ir la película. Pero el desconcierto ante lo que estamos viendo está ahí. Lo que a mí me provocó el levantamiento de una barrera de escepticismo que condicionó mi visión de la película hasta el final.

A esto hay que unir una interpretación que tampoco me acaba de convencer. Hace tiempo que Portman dejó de convencerme, y me parece una actriz sobrevalorada. Y el resto del reparto tiene poca chicha.

20170414-L2320572.jpg

Habiendo deducido que la cosa finalmente iba por el lado filosófico, empecé a deducir sobre qué mensaje nos quería transmitir el autor. A posteriori volví a acudir a la opinión de José F. Ortuño. Yo no le había dado exactamente el mismo signficado, pero tampoco era muy divergente. Os dejo también el vídeo de Ortuño, pero recomendando siempre ver primero la película, ¿vale? Pero no lo inserto aquí, porque el fotograma de presentación es demasiado explícito sobre el tema. Y la película es demasiado reciente para dar pistas a la hora de destriparla.

Como su anterior película,… me dejó frío. Reconozco méritos como he dicho en la creatividad visual, en el diseño de producción de la película. Pero, si a las debilidades señaladas anteriormente, la forma en que saca de madre determinados hechos científicos, como la “inmortalidad” de la línea celular HeLa (un caso de ausencia de ética en la práctica médica y la investigación, a pesar de lo que debemos a la misma), a la que se refiere en un momento dado la bióloga Lena, pero que no es explícitamente mencionada, me causó también cierto rechazo a mi mente formada científicamente. Y es que, nuevamente, la película parece que se explica en clave religiosa. Cuanto místico hay últimamente por el mundo.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

20170414-L2320604.jpg

[Cine] Jackie (2016)

Cine

Jackie (2016; 112017-2002)

No perderé mucho tiempo comentando esta película, que había que ver por las posibilidades de su protagonista de conseguir un oscar, pero cuyo tema no me atraía mucho.

Dirigida por el chileno Pablo Larraín, nos habla de las vivencias de Jacqueline Kennedy (Natalie Portman) días siguientes al asesinato en Dallas de su marido, el presidente John F. Kennedy (Caspar Phillipson). Al parecer, está basada en una entrevista que concedió a la revista Life unos días del ajetreo de los funerales de estado, y trata de poner sobre la mesa las características, aparentemente contradictorias, de una mujer que llegó a ser la primera dama de su país con sólo 30 años de edad, y que además de la traumática pérdida de su marido, a los treinta y tres años había sufrido también la pérdida de dos hijos y había estado sometida al escrutinio de la opinión pública de forma intensiva.

Buena parte de la acción de la película se rueda en un cementerio o en torno a un funeral; la muerte esta presente constantemente en este filme. Así que lo ilustraré con unas fotografías que tomé en el cementerio de Torrero en Zaragoza hace unas semanas, bajando de un velatorio.

Buena parte de la acción de la película se rueda en un cementerio o en torno a un funeral; la muerte esta presente constantemente en este filme. Así que lo ilustraré con unas fotografías que tomé con mi pequeña Olympus Pen EE3 en el cementerio de Torrero en Zaragoza hace unas semanas, bajando de un velatorio.

No obstante, la película, formalmente correcta, me resulta fría. No empatizo con nada ni con nadie. Conocía de forma general los hechos por los libros de historia, pero más allá de las erráticas decisiones de una mujer más o menos traumatizada, y un tanto histriónica tal y como la muestran, la película no siento que me aportara nada nuevo. Jackie Kennedy, la mujer florero por excelencia, no me parece un personaje especialmente atractivo, ni creo que aporte especiales valores a la humanidad. En el fondo, la impresión que tenemos mucho es que en realidad fracasó en muchas cosas, a pesar de haber sido una privilegiada. La apariencia idílica de su matrimonio con JFK ha sido puesto en solfa en muchas ocasiones, y su posterior aventura matrimonial griega tampoco fue un éxito que digamos. Aunque la considero digna de respeto como a cualquier otro ser humano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Portman hace un esfuerzo por mimetizarse con el personaje real, pero yo a lo largo de la película no llegué a acostumbrarme o a aceptar el tono impostado de voz que supongo viene dado por la intención de imitar la de la mujer real. El caso es que no veo a Jackie Kennedy por ningún lado, y no me engancha al personaje. De la misma forma, el otro posible personaje atractivo del sarao, el hermano del fallecido, Robert F. Kennedy (Peter Sarsgaard), no acaba de tener la trascendencia que podría haber tenido. Ni ninguno de los otros personajes reales, aunque me hace gracia ver a Greta Gerwig en un país muy distinto de los que nos tiene acostumbrados, y podemos destacar también la presencia de John Hurt en uno de sus últimos papeles antes de su fallecimiento hace unas semanas.

Por lo tanto, esta película no ha logrado despertar mi interés. Y me resulta difícil aconsejarla a nadie. Y no, no le daría el oscar a Natalie Portman. Ni de coña.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[Cine] No Strings Attached (2011)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

No Strings Attached (2011), 29 de abril de 2011

Esta es la tercera vez, creo, que puedo ver una película de reciente estreno, en pantalla grande, en circunstancias peculiares, en versión original. No detallaré las circunstancias, que no son importantes.El caso es que cuando me surge la ocasión, acudo, aunque luego pueda arrepentirme ya que no puedo elegir la película. Y eso es un riesgo. Y a priori sabía que en esta ocasión, una comedia romántica, dirigida por Ivan Reitman, que no es santo de mi devoción, iba a ser un riesgo mayor todavía. En español se ha estrenado con el título Sin compromiso (tanto les costaba titularla ‘sin ataduras’ que es más literal y no queda mal).

Sinopsis

Un chico (Ashton Kutcher) y una chica (Natalie Portman) tienen distintos encuentros a lo largo de su vida desde los 14 hasta los veintitantos años. Pero, siempre por la reticencias de ella, que no se siente capaz de llevar a buen término una relación, lo van dejando. Hasta que llegan a un acuerdo. Van a ser amigos con derecho a roce. Sexo sí, pero sin compromiso alguno. Por supuesto, un acuerdo tan sencillo y tan conveniente desde muchos puntos de vista no tardará en complicarse por la naturaleza romántica y bondadosa del chaval.

Realización y producción

Comedia romántica al uso, con cierto grado de enredo, y con conflicto entre los personajes, y una pléyade de secundarios que los rodean sin que tengan que ver gran cosa con la historia central. Casi todos son prescindibles. Guion típico y tópico, sin momento de brillantez destacables. Realización técnicamente correcta, como es lo normal en este tipo de productos. Por lo demás, anodina, carece de cualquier tipo de implicación emocional con la historia que está desarrollando.

Interpretación

La Portman sale guapa. Y aunque delgadita, a ratos sexy. Más que en otras películas. Pero pocos méritos más se le puede añadir a la reciente ganadora de un premio de la academia. En cuanto a Kutcher, es un individuo que he visto poco, porque las películas que hace, pocas veces me interesan. No voy a decir que sea una catástrofe de la interpretación, pero es un tipo absolutamente prescindible para la historia del cine. Y en esta película también. Sale por ahí, totalmente desaprovechado, Kevin Kline, interpretando al padre del mozo. El guion es el culpable de que no se luzca y nos divierta un poco con esas buenas dotes que tiene para lo comedia. Lo mismo podríamos decir de otros secundarios, que se les nota que tienen mucho más garbo y ganas que los protagonistas, pero que no se les da la oportunidad de que animen un poco el cotarro.

Conclusión

Comedia romántica, que no resulta nada cómica y, por previsible, tampoco especialmente romántica. A no ver, salvo que seas… no sé muy bien a quien puede convenir esta película. La verdad. La encuentro regular incluso para el público, joven y mayoritariamente femenino, a quien está dirigido. Soy de los que creen que la gente no es (del todo) tonta. Pero me puedo equivocar. Y mucho.

Calificación

Dirección: **
Interpretación: *
Valoración subjetiva: 
**

San Antonio

Luz crepuscular en la subida de Cuellar, en Zaragoza - Leica D-Lux 5

[Cine] Black Swan (2010)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.
.

Black Swan (2010), 20 de febrero de 2011

(Esta película ha sido vista en versión original y, por lo tanto, se presenta bajo su título original; en España se ha estrenado también en versión doblada bajo el título de Cisne negro)

Con el gran número de alabanzas que había recibido previamente la interpretación de su actriz protagonista, Natalie Portman,… Si tenemos en cuenta que su director, Darren Aronofsky, es realmente un realizador muy personal y arriesgado,… Échale el morbo de los comentarios por ahí sobre escenas de amor lésbico entre la protagonista y su “contrincante” en la pantalla, la guapa Mila Kunis,… Suma unas cuantas críticas positivas a la buena factura del filme en general,… Pues había que ver esta película, y cuanto antes.

Pero comentar este filme no es sencillo. Ya lo veréis.

Sinopsis

Nina Sayers (Portman) es una de las bailarinas solistas de una importante compañía de ballet en Nueva York. Vive con su madre (Barbara Hersey), soltera, que en su juventud fue a su vez bailarina de ballet clásico, aunque no llegó a pasar del cuerpo general de bailarinas. Vive obsesionada con la idea de que su hija alcance las cotas de éxito y prestigio que ella no consiguió.

Con motivo de una nueva puesta en escena del Lago de los Cisnes por parte del prestigioso y exigente coreógrafo del ballet (Vincent Cassel), se anuncia que la bailarina principal (Winona Ryder) se retira, y que entre las solistas se escogerá una nueva bailarina principal. Nina, obsesionada siempre con la perfección técnica, aspira al puesto; pero se ve amenazada por la recién llegada Lily (Kunis), mucho menos perfecta en su técnica, pero con mucha más garra y temperamento para las escenas del ballet de Chaikovski en las que la bailarina principal debe interpretar a Odile, el cisne negro.

Tras confirmar a Nina como la nueva bailarina principal comenzará un duro proceso de adaptación a las nuevas responsabilidades, en el que no desaparecerán las presiones que siente de su entorno, fundamentalmente del coreógrafo y de la madre, ni los miedos a ser desplazada por Lily.

St James's Park

Un cisne descansa al sol en St James's Park, Londres, Inglaterra - Canon Digital Ixus 400

Producción y realización

Todo el filme está puesto al servicio del personaje de Nina. De sus sentimientos, de sus obsesiones, de sus miedos, de la forma en que su mente van condicionando sus actos y sus percepciones. Formalmente, ésta es una película de miedo. Con la salvedad de que quien acecha a la protagonista no es un agente externo. No es un espíritu; ni un sociópata. Es ella misma, con sus inseguridades y sus percepciones distorsionadas. Conseguir reflejar esto en pantalla es realmente difícil. Y en este caso, Aronofsky lo consigue. Sin duda.

Hay un esfuerzo notable de producción en este filme, para que el director pueda mostrar en pantalla el complejo proceso que se da en el personaje principal. Por lo tanto, la evolución es progresiva. Desde la progresiva información que vamos obteniendo al principio de la película que nos permite entender que pasa después, hasta el dinámico último tercio de la película en el que la situación se resuelve, y Nina, de una forma u otra, que no puedo contar aquí, se libera y llega a su objetivo. He de decir que ese último tercio de película, en el que se intercalan las vivencias de la protagonista con las magníficas escenas del ballet en su estreno es de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Un conjunto de escenas que precisan de una planificación metódica y precisa, para transmitir fundamentalmente sentimientos. Una iluminación espléndida, unos movimientos de cámara perfectos, un diseño de vestuario impecable, una dirección artística, en resumen, de primer orden al servicio de las claras ideas del realizador del filme.

Cisnes y gaviotas en el puerto

Cisnes y gaviotas en el puerto de Galway, Irlanda - Canon Powershot G6

Interpretación

Aquí vamos a uno de los puntos fuertes de la película. Y es que cuando todo gira alrededor de un personaje, es imprescindible que el intérprete de ese personaje esté en estado de gracia para que la cosa funcione. Y Natalie Portman da la talla sobradamente. En un personaje que lo mismo te cae bien, cuando simpatizas con sus tensiones y sus agobios, o te cae de pena, porque puedes pensar que no deja de ser una estirada perfeccionista a la que han metido un palo por el… ejem,… el caso es que no deja de mostrar con convicción las complejidades de la personalidad de Nina. Esto se ve acompañado por el evidente esfuerzo de adaptación de su físico al personaje. Portman está mucho más delgada de lo habitual, casi huesuda, con el fin de adaptarse a las exigencias físicas que se le suponen al personaje. Es muy difícil el reto, y sale más que airosa, y es normal que sea una de las favoritas a un “eunuco dorado”.

Respecto al resto del reparto, me gusta mucho como lo hace Barbara Hershey en su complejo papel de madre obsesionada. Está bastante bien Mila Kunis en un papel que se adapta muy bien a su físico y características. No acabo de encontrarme a gusto con la forma en que compone el personaje el francés Cassel, de quien esperaba algo más. El papel de Winona Ryder es reducido… pero de lo mejor que le he visto a una actriz que no es santo de mi devoción.

 

Acariciando los cisnes en Caernarfon, País de Gales - Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM

Conclusión

Es esta una película muy compleja, lo mires como lo mires. Tan compleja como el personaje protagonista. Hay muchos elementos bajo los que juzgar las propuestas de este filme.

Por un lado, está el tono de la película. Como ya he comentado, a mí, y no sólo a mí, me parece que es una película de miedo. Un personaje que es aterrorizado por sí misma en este caso, frente a los agentes externos más propios del género de terror. Pero también lo comparo en este tenor con la primera idea que se me vino a la cabeza cuando comprendí lo que estaba viendo. Estamos de alguna forma ante una nueva versión de Jeckyll y Hyde. Y quizá desvelo demasiado al decir esto.

Por otra parte, está la diversidad de temas:

  • El perfeccionismo técnico frente a la libertad creadora del auténtico artista.
  • La represión sexual implícita constántemente por parte del entorno creado por la madre alrededor de la artista (una habitación infantil, con sus peluches; la falta de naturalidad a la hora de hablar de la pasión sexual; otros muchos detalles). Represión favorecida por la madre, que perdió su carrera por un desliz.
  • El conflicto con la comida y con el físico. Ya he comentado la transformación física de la actriz para realizar el papel. Transformación, delgadez, que es puesta de manifiesto por los planos de la actriz en ropa interior. No se hace referencia explícita a lo que come o deja de comer, pero el vómito como solución para liberar tensiones. El fantasma de la anorexia subyace.
  • El miedo al otro, probablemente como síntesis de todo lo anterior. Un miedo que alcanza dimensiones paranoides. El miedo a lo que dicen de ella. A cómo la miran. A cómo juzgan lo que está haciendo.

Es por lo tanto una película muy compleja, como he comenzado diciendo en esta conclusión. Y si he explicado todo esto es para resaltar el mérito de que todo ha encajado casi a la perfección en un filme en el que sólo puedo destacar como negativo el hecho de que a mí, me costó entrar en él. Pero una vez entré, realmente me encantó.

Calificación

Dirección: *****
Interpretación: ****
Valoración subjetiva: ****

Recomendación musical

Evidentemente, no estará de más escuchar alguna buena versión del Lago de los Cisnes de Chaikovsky. Pero tampoco está mal la propia banda sonora del filme, basada en la música del compositor ruso.

Rijksmuseum - El cisne

El cisne amenazado de Jan Asselijn en el Rijksmuseum de Amsterdam - iPhone

My Blueberry Nights (2007)

Cine

My Blueberry Nights (2007), 22 de diciembre de 2008.

Aunque probablemente sea una de esas películas que pase relativamente desapercibidas por la raquítica cartelera de diciembre, esta obra de Wong Kar Wai levanta mi expectación, especialmente tras esas dos obras estrañas, difíciles pero muy interesantes que son Deseando amar y 2046.

En esta ocasión, abandona China y nos traslada a los Estados Unidos para mostrarnos una película de redescubrimiento personal. Una joven (Norah Jones) acaba de romper una relación, por lo que se encuentra muy afectada. Encuentra cierta comprensión y afecto en la persona de un cocinero (Jude Law) que le ofrece comprensión, conversación y pastel de arándanos (blueberries). En un momento dado, la joven inicia un viaje de 300 días en el que irá conociendo otras personas, a través de las cuales se irá descubriendo a sí misma, antes de volver con el cocinero… y bueno… es una historia romántica.

La realización es muy personal. Rodada en ambientes nocturnos en su mayoría, con unos encuadres e iluminación muy personal, muy subjetivas, desde mi punto de vista es estéticamente muy actual y agradable.

Las interpretaciones están muy bien. Especialmente las de los personajes que se va encontrando por el camino. El viejo policía alcohólico (David Strathaim), su ansiosa ex mujer (Rachel Weisz), la jugadora perdida de su padre (Natalie Portman), componen los contrapuntos mediante los que la protagonista se reafirmará a sí misma. Y lo hacen muy bien. Norah Jones se aplica por primera vez a la interpretación, además de ofrecernos con su dulce voz algún tema de la banda sonora, y no lo hace mal, aunque le faltan las tablas de sus compañeros de reparto. Pero aporta la dulzura de su físico, y hace creíble el personaje.

No me atrevo a recomendar esta película a todo el mundo. El estilo de dirección y el estilo visual no es estándar, y los traga palomitas pueden quedar atragantados. Pero quien quiera arriesgar un poquito, puede llevarse una agradable sorpresa. Yo le pongo un siete, con otro siete en la interpretación y un ocho en la dirección.

La película tiene un ambiente muy nocturno. Y las noches de Zaragoza, estos días de profundas nieblas, tienen un ambiente muy especial.

Semáforo rojo (color)

Glorieta de Sasera en la niebla, Zaragoza - Canon Digital Ixus 860IS

Las hermanas Bolena (2008)

Cine

Las hermanas Bolena (The Other Boleyn Girl, 2008), 2 de marzo de 2008.

Tratándose de una película histórica la que nos ocupa, sobre la veracidad de los hechos narrados sólo diré una cosa. Quien haya visto la película, que compare el argumento con la biografía de Mary Boleyn. Sobre mi opinión acerca de la falta de rigor histórico en las producciones cinematográficas o televisivas, os remito al artículo que escribí en mi Cuaderno de Ruta V.1. Además, ese artículo lo escribí a propósito de la serie televisiva The Tudors, mucho de cuyos hechos argumentales son comunes con la película que hoy nos ocupa. Resumiendo, que nadie piense que va a ver algo que tenga que ver con la historia real; esto es una ficción más o menos fantasiosa sobre unos personajes que reciben los mismos nombres y posición que las personas que realmente existieron.

Una vez establecido que todo es mentira, vayamos a los hechos cinematográficos. Los meritos de esta producción son reunir a dos de las más interesantes actrices jóvenes de la actualidad en un mano a mano particular, y hacerlo en el marco de una de las siempre lujosas y prestigiosas películas de época, donde tanto importa el diseño de producción, el diseño de vestuario y otras cuestiones técnicas. Y aquí se acaba lo bueno que puedo contar de este filme.

Los hechos que se quieren contar en la narración abarcan un largo período de tiempo. Mary Boleyn llegó a la corte como dama de la reina en 1519 y su hermana, la reina Anne, fue ejecutada en 1536. Esto ocasiona, que los sucesos pasen de forma atropellada y sin una ligazón adecuada, y sin que se comprendan bien las relaciones causa-efecto. En ese período de tiempo, numerosos personajes tuvieron que ver con la historia, que en el filme quedan desdibujados como sombras de fondo. Sin embargo, el sentido del tiempo es inexistente en el filme. Todos los personajes viven una eterna juventud, al mismo tiempo que se muestran caracterialmente planos y maniqueos. Mary (Scarlett Johansson) es una ingenua enamoradiza y muy buena persona. Anne (Natalie Portman) es una bruja manipuladora. El rey Enrique VIII (Eric Bana) es un memo que solo piensa con la cabeza de su pene. El resto de los personajes acompañantes, especialmente la familia de las Boleyn, o son muy malos o son muy tontos. Sólo se salvan los personajes de la reina Catalina de Aragón (Ana Torrent) y Lady Elisabeth, la madre de las Boleyn (Kristin Scott Thomas), que son tratados con razonable aunque breve dignidad.

Las interpretaciones van acordes con la calidad de los personajes. Simplonas en general. La Johansson copia en muchos momentos el carácter que imprimió a La joven de la perla, con sus suspiricos y su mirada de corderica que llevan al matadero; pero sin alcanzar la profundidad de aquel filme. La Portman nos ofrece algún detalle de sus capacidades, pero sin llegar a enlazar una interpretación bien trabada en su conjunto. Lo impide la simpleza con la que es tratado su personaje. Bana queda reducido al papel de hombre florero. Aunque los personajes de Torrent y Scott Thomas son los más dignamente tratados, no dan como para salvar el conjunto; son excesivamente pequeños y testimoniales.

En resumen, un culebrón comprimido en menos de dos horas, que sólo satisfará a los fanáticos de las guapas protagonistas y de los dramas seudohistóricos. Para mí, una decepción. Por el esfuerzo de producción, le pondré un cinco, con otro cinco para la interpretación (al fin y al cabo, ellos no tienen la culpa) y otro para la dirección, Justin Chadwick, que si no suspende es porque es nuevo en los largometrajes cinematográficos.

La foto de hoy, cómo no, la ominosa figura de la Torre de Londres, donde acabó sus días la reina Anne (Canon EOS D60; Tokina AT-X Pro 12-24/4).