[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Muy diverso lo que traigo hoy. No ha sido una semana muy prolífica, pero sí muy interesante. Desde mi punto de vista, claro.

En American Photo, esta excelente revista norteamericana, nos muestran el contraste entre dos trabajos, dos series, de Jocelyn Bain Hogg (esto es su facebook, quizá más interesante visitar el espacio que le dedican en VII The Magazine). Por un lado, en A Bristish Entertainment, un trabajo por encargo, en el cual vemos a la clase alta británica, con sus “temporadas”, sus bailes, sus regatas, sus carreras de Ascot y esas cosas. Muy colorido. Por otro lado, en The Family, nos encontramos con la fotógrafa metiéndose en las cosas de un clan criminal, los Pyle, y su particular forma de celebrar sus “éxitos” y sus eventos familiares. Otro punto de vista de lo británico. Muy blanco y negro.

Clásicos Luna

Estos días estoy cargando contenidos para este Cuaderno de Ruta, para los próximos días, y si tengo algo de cine pendiente, de fotografía también, ayer toco el turno a las exposiciones, porque estuve en el Centro de Historias. En lo curioso, los escenarios de “Clásicos Luna”, reflejo de los esfuerzos del IES D. Pedro de Luna en la cosa del teatro.

Uno de los fotógrafos dedicado al paisaje que más me gustan, uno de mis favoritos, es Michael Kenna, y ya lo he mencionado en más de una ocasión en unas páginas. En esta ocasión, aprovecho que aCurator le dedica un artículo con un amplio porfolio, para recordarlo y recomendarlo.

Ya mencioné a Shomei Tomatsu hace unos días, cuando hablaba de las exposiciones que vi en Londres. Esta semana ha sido uno de los fotógrafos recomendados por Rafael Roa, y desde luego cada vez estoy más convencido de que tengo que dedicar tiempo a conocer la obra de este fotógrafo japonés.

Cuando el cine se hace oficio - Publicidad y marketing

Pero la exposición fuerte que hay en estos días tiene que ver con el cine, como os contaré otro día.

Pero entre las recomendaciones de Roa, me ha llamado la atención la de un fotógrafo italiano que no conocía. Se trata de Carlo Mollino. Desnudos llenos de erotismo, de mujeres rotundas como las que gustaban hace unas década, curvilíneas, voluptuosas, lejos de la androginia que con frecuencia lucen las modelos de hoy en día. Creo que merece la pena prestarle cierta atención. Oficialmente, no era fotógrafo, sino arquitecto y diseñador. Turinés.

En Lenscratch han dedicado una semana a fotógrafos europeos. Y varios de ellos tienen en común que tienen a los niños o preadolescentes como tema principal. Se trata de Alain Laboile (página web), Sofie Knijff (página web), Oleg Videnin (página web) y Margaret de Lange (página web). Quizá esta última fue la que me hizo fijarme en el conjunto de artículos. Pero todos ellos son interesantes.

San Agustín

En cualquier caso, no dejamos de darnos una vuelta por la ciudad al anochecer, con el ambiente que dejó tras de sí la ligera lluvia del sábado en San Agustín.

Finalmente, en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red encontramos a uno de esos fotógrafosHenryk Ross, que tuvieron que vivir la locura de la catástrofe humana que fue la Segunda Guerra Mundial. Fue el fotógrafo de gueto de Lodz (Polonia), por un lado trabajaba para los alemanes “mostrando la idílica vida” de los judíos en este lugar, por otra realizaba imágenes clandestinas que mostraban la realidad de la dura vida de los destinados al exterminio.

Última recomendación, para quienes dispongan de un iPad. Las agencias GammaRapho tienen una revista para este medio, gratuita, de la que ya han publicado dos números, y que no está nada mal. Más cuando como digo es gratuita. Por supuesto, imágenes de fotógrafos de estas agencias. Para hacerse la idea de lo que publica, conviene visitar su blog.

La Magdalena

O en la trasera de La Magdalena.

[Fotos] Niebla de la mañana (y el libro de fotos de Moleskine)

Fotografía personal

Si hace un par de días me daba un cierto bajón a pesar de la bella luz de la tarde otoñal y los vistosos colores de los árboles en la estación, la niebla que ha cubierto hoy todo el día la ciudad de Zaragoza, me ha producido sensación de misterio e intriga. Mucho más estimulante. Con lo poco que me gusta a mí la niebla,… lo cual es paradójico dada la ciudad en la que vivo… En fin, os dejo con algunas fotos de este amanecer.

Pero también quiero comentaros que he aprovechado una oferta para obtener un álbum de foto de los que ofrece Moleskine en colaboración con Milk Books. Resumiendo. Calidad, excelente. Precio, muy caro para un librito de sólo 60 páginas, comparado con otras opciones. Ideal para hacer regalos personales. A reservar para proyectos fotográficos muy especiales. Podéis visitarlo en línea.

Bueno. Os dejo con las fotos de la niebla.

Paisaje urbano con niebla

______

Paisaje urbano con niebla

______

Paisaje urbano con niebla

______

Paisaje urbano con niebla

______

Paisaje urbano con niebla

______

Paisaje urbano con niebla

______

[Televisión] Cosas de series; El paraíso de Zola y las intrigas de los gobiernos modernos

Televisión

Comentar las series de siempre no tiene mucha gracia esta semana. Después de la intensidad de los primeros capítulos de muchas de las que veo últimamente, y que podéis leer en entradas de jueves anteriores, parece que ahora reina la calma chica, aunque no sea así. Bueno,… Dexter ha ligado en particulares circunstancias con “una colega” que está como un queso y nos ha alegrado un poquitín la visual. Pero hoy me voy a ir al Reino Unido. Que últimamente, casi todo lo que veo de ese origen me gusta mucho.

Por un lado, la semana pasada pude ver el primer capítulo de Secret State, un drama político que nos va a durar cuatro episodios protagonizado por el siempre interesante Gabriel Byrne. En un pueblo de Inglaterra ha explotado una petroquímica con grandes destrozos y muerte. Y el viceprimerministro (Byrne), se ocupa de analizar la situación mientras el primer ministro británico está en EE. UU. negociando con la empresa petroquímica las responsabilidades correspondientes. El problema es que cuando este vuelve en un avión privado de la empresa, se precipita en el Atlántico y muere. Y pasan tres cosas. Que se desvela que algo oscuro hay detrás del accidente de la petroquímica. Que la muerte del primer ministro no es accidental. Que se desata una lucha por el poder, con intervención de los servicios de espionaje y con juego sucio. Promete mucho. Deseando estoy de poder ver el segundo episodio.

Y ha terminado la primera temporada de The Paradise, la adaptación de la BBC de la novela de Émile Zola Au Bonheur des dames, de la que ya os he hablado. Hasta ahora no sabía si era una miniserie autoconclusiva, o si iba a tener continuación. Lo segundo. La historia no ha terminado. La temporada, de ocho capítulos, ha culminado con un cliffhanger que derretirá el culico de los más románticos de los telespectadores. Pero se avecinan tiempos difíciles para los carismáticos protagonistas (Joanna Vanderham y Emun Elliott). Sobre todo por que la tercera en discordia (Elaine Cassidy), no creo que tenga buen perder. En cualquier caso, esta historia de auge de la burguesía sobre una decadente pero todavía poderosa aristocracia, de la inteligencia y la iniciativa sobre el capricho y los derechos de las buenas familias, muy suavizada probablemente con respecto al naturalismo del autor literario, más orientada al drama romántico, me ha encantado. Es redundante hablar del buen quehacer de los británicos con los dramas de época. Pero a mí me ha tenido completamente enganchado, y con ganas de que vuelva la segunda temporada. A ver cuando es eso. Ah. Insisto. La Vanderham es un encanto. Desde todos los puntos de vista que se os ocurran.

Liberty

La acción transcurre en “The Paradise”, unos ficticios grandes almacenes del siglo XIX en alguna capital de provincias inglesa; en la foto, los grandes almacenes “Liberty” en la mismísima capital “del imperio”.

[Fotos] Otoño remolón en un día de huelga general,… o en la festividad de San Filomeno

Fotografía personal

Hoy es día de huelga general. Un día que de alguna forma debiera reflejar los profundos conflictos internos que el país sufre. O quizá no es un día de huelga, y simplemente se celebra la fiesta de San Filomeno. No sé. Uno ya no sabe a que atenerse.

Quien parecía estar de huelga hasta hace muy pocos días era el otoño. El otoño no lo asocio a temperaturas más bajas, a la lluvia, u otros fenómenos atmosféricos. El otoño lo asocio a los colores, a las tonalidades, a la forma de las nubes, a la calidad de la luz. Y no he tenido hasta ahora la sensación de ese otoño.

Sin embargo, en el día en que pareciera que todo debería asociarse a recordar a la gente lo revuelto de los tiempos, el día está calmado. La temperatura templada. Y los colores y la luz comienzan a parecer los de ese otoño que tanto echaba en falta. Es como si la naturaleza, el universo, quisiese reírse de los problemas de los seres humanos. No. Más que reírse, despreciarlos. Probablemente con razón. Somos una especie pasajera. Estaremos sobre la faz de este planeta unos miles de años y luego desapareceremos. Y salvo que se produzca el improbable suceso de que una nueva especie inteligente aparezca por aquí, y sepa de nosotros, simplemente seremos olvidados. Tampoco este concepto es correcto. Si no hay alguien que haya adquirido una memoria, un recuerdo, de algo o alguien, tampoco hay olvido. No hay nada. Y no deberíamos pasar eso por alto. Aunque seas como San Filomeno, santo y mártir gálata en tiempos de Aureliano.

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

Paisaje urbano otoñal

______

[Cine/Fotografía] Dans la maison (2012) (y un comentario sobre la entrada de ayer)

Cine

Dans la maison (2012), 12 de noviembre de 2012.

Esta película ha sido vista en versión original, y por eso conservo su título original en francés. En la cartelera española también es posible encontrarla con el título En la casa.

El cine de François Ozon me gusta algunas veces más que otras. No es que haya tenido la oportunidad de ver todo lo que ha hecho, ni mucho menos. No llega con facilidad el cine francés a nuestras pantallas, pero lo poco que ha llegado de este director, aunque irregular, me ha parecido siempre que tienen su punto de originalidad e innovación que nos animó a ver esta película. Además, varias críticas hablaban bastante bien de ella.

Nos encontramos con el señor Germain (Fabrice Luchini), un profesor de un instituto francés, especializado en lengua y literatura francesa, que se plantea el anual de enseñar a sus desmotivados alumnos el uso adecuado del lenguaje, sin muchas esperanzas. Casado con Jeanne (Kristin Scott Thomas), que dirige una galería de arte cuyo dueño acaba de fallecer y cuyas herederas tienen intención de vender, está en la edad madura ya, y anda escaso de ilusiones. Tras un extraño principio de año en el que se vende como revolucionario la vuelta a los uniformes para los alumnos, un ejercicio de redacción de uno de sus alumnos, Claude Garcia (Ernst Umhauer), le llama la atención. Y comenzará a animarlo a seguir escribiendo reconociendo el potencial del chico. El problema es que todo lo que escribe el chico es sobre su progresiva y profunda intromisión en la casa de uno de sus compañeros Rapha Artole (Bastien Ughetto), en su vida y en sobre todo en las vidas de sus padres, Rapha (Denis Ménochet)Esther (Emmanuelle Seigner). Y especialmente, en su obsesión por esta última. Esta intromisión no tardará en causar problemas a Germain y al conjunto de personajes que giran alrededor de la historia que, por entregas, nos va desgranando Claude.

Esta es una de esas películas, que por cierto está basada en una obra del dramaturgo español Juan Mayorga, a la que es difícil coger el tono. Es cierto que tiene un punto de originalidad indudable. Que el desarrollo de la historia de Claude con los “Raphas” sea a través de sus redacciones, que van variando el tono y el punto de vista según las indicaciones de Germain está muy conseguido. Es esperable que lo que comienza como una comedia poco a poco se convierta en un drama que llega a adquirir tintes de tragedia. Pero no acabas de tener claro cuál es el tema que realmente importa al director. Es una discusión sobre el proceso de creación literaria por el contraste entre el atrevido adolescente y el fracasado escritor reconvertido a docente. Es una película sobre la iniciación en la sexualidad del adolescente a través de su fijación por la mujer madura pero de buen ver. Es una película de sociópata que invade y desequilibra una familia normal,… O todo eso a la vez. Lo cierto es que la historia comienza fuerte y con ritmo, pero en algunos momentos empieza a divagar o volverse más morosa sin que podamos percibir avances reales hasta el final, que no necesariamente resulta del todo satisfactorio.

En cualquier caso, conviene destacar la excelente actuación de todo el elenco, que realmente sostiene la película incluso en los momentos en los que la historia es más débil. Y no sólo los veteranos actores y actrices del cine francés (últimamente Kristin Scott Thomas parece más actriz francesa que inglesa), sino también los adolescentes, sobre todo el que personaliza a Claude, que resultan convincentes, este último realmente inquietante.

A pesar de los peros que le he puesto en algún momento, y aun por debajo de algunas buenas películas francesas que hemos podido ver últimamente, la considero una película razonablemente recomendable. En sus partes en las que flirtea con la comedia, incluso me arrancó alguna carcajada.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Paisajes urbanos

En mis pruebas, que comentaré a continuación, fotografiando en determinadas condiciones, la trasera de un centro educativo en Zaragoza, menos vistoso que el moderno “lycée” francés de la película.

Añadido sobre fotografía:

Después de mi entrada ayer comentando el uso de algunos atípicos objetivos y la posible adquisición del objetivo-tapa de Olympus, recibí algún comentario intenso sobre la inutilidad de este objeto, especialmente porque según mi corresponsal, sólo es posible su utilización en condiciones de luz relativamente abundante.

Decidí ir al cine con la Panasonic GF1, que últimamente tenía en barbecho,  y el G 14/2,5 ASPH de la misma marca que es muy parecido en longitud focal al objetivo-tapa. Ajusté el enfoque a 2 metros, y cerré el diafragma a f/8. Condiciones similares a las del objetivo-tapa de Olympus. Y cuando salí al cine, fui tomando algunas fotografías con la luz del crepúsculo. Con una ISO máxima de 1600. Sin estabilizador de imagen. Os las dejo aquí.

Paisajes urbanos

_______

Paisajes urbanos

_______

Paisajes urbanos

_______

[Fotografía] Los objetivos de nuestras cámaras; jugando con lo que no es óptimo

Fotografía

Estos días atrás he estado utilizando la Olympus OM-D E-M5, cámara de objetivos intercambiables que no incluye un sistema de visor réflex, y que por su tamaño compacto es mi actual cámara de viaje. Y la he sacado del cajón para calzarle unos viejos objetivos heredados de tiempos pasados. En concreto, la he estado usando con dos objetivos de 50 mm de longitud focal, muy distintos, de los años 50 del siglo XX. Con esta cámara, estos objetivos pensados como focal estándar, se convierten en teleobjetivos cortos.

Uno de ellos un Leica Elmar 5 cm f/3,5, retráctil, casi con toda seguridad la segunda versión, ya que venía con una Leica IIIf, telemétrica con montura de rosca que salió al mercado después de 1950, con cuatro lentes en tres grupos. Supongo que muy parecido en su diseño a la célebre fórmula Tessar de Carl Zeiss.

Paisajes urbanos

El cielo sobre el Parque Grande de Zaragoza, tomado con el Leica Elmar 5 cm f/3,5. Su sencilla fórmula lo hacía más apto para el blanco y negro, más popular en su época,  que para el color,

Paisajes urbanos

El mismo objetivo me permite jugar con los motivos geométricos de esta celosía en el paseo de Ruiseñores.

El segundo de ellos es un Canon 50 mm f/1,8, segunda declinación de este objetivo, la primera tenía la denominación Serenar, que salió en 1956, para cámaras telemétricas con montura de rosca según las especificaciones de Leica. Tiene 6 lentes en cuatro grupos. Lo me que hace suponer un claro parentesco con la también célebre fórmula Planar de Carl Zeiss, y que permite ópticas más luminosas. De hecho, es casi cuatro veces más luminoso que el anterior.

Estos objetivos son muy bonitos. Son metálicos. Y tienen el aura de lo antiguo que se fabricaba para durar. Entre ambos suman más de un siglo de existencia, y están impecables. Pero hay que ser conscientes que su calidad óptica ha sido superada ampliamente por los productos posteriores más actuales. Especialmente por los modernos diseños que se han de utilizar con los exigentes captores digitales. ¿Qué sentido tiene pues utilizar estos objetivos? Tres motivos. Uno los uso porque los tengo y se pueden usar. Dos por la diversión que aportan, dando un sentido lúdico a mi afición por la fotografía, adecuado en determinados momentos. Tres, por que aprendes. Son objetivos mecánicos, con mecanismos de enfoque manual  que no se producen hoy en día, de excursión larga, donde puedes jugar más fácilmente con los conceptos de profundidad de campo. Con selección previa del diafragma y su consecuencias. Porque no te puedes apresurar, aunque aprendes a manejarlos con agilidad, y te estimulan a usarlos pensando en la toma.

Paisajes urbanos

El Canon 50 mm f/1,8 para montura de rosca Leica, ejerce como un tele corto con la cámara micro cuatro tercios, dando un contraste suave a la luz de la tarde.

Paisajes urbanos

Su gran luminosidad permite su utilización en paisajes con poca luz, y clave baja.

Está bien usar ópticas con limitaciones. Frente a la mentalidad de “qué fotos puede hacer tu objetivo por tí”, nefasta, está la de “qué fotos puedo hacer yo con mi objetivo”, mucho más educativa, y que permite avanzar. Por eso, con los años me he decantado por el uso de focales fijas, llevando en cada ocasión un número limitado de ellas.

Ahora se ha anunciado la salida al mercado de un “accesorio” de Olympus para sistemas micro cuatro-tercios. Se trata de una tapa para el cuerpo de cámara, que lleva incluido un objetivo de tres elementos en tres grupos, un triplete que no será muy distinto de los triotares de Carl Zeiss u otros similares, con una apertura fija f/8, con una focal fija de 15 mm (equivalente a 30 mm en 24 x 36 mm), y con dos posiciones de enfoque, una en la hiperfocal, es decir a 2 metros, con profundidad de campo entre 1 metro e infinito. La otra a 30 cm del objetivo para fotografía de aproximación. Muchas limitaciones, y una calidad de imagen que no será puntera, pero que puede ser aceptable para según que usos. Y con las limitaciones, la oportunidad de aprendizaje. Después del análisis de Valentin Sama y otros, creo que me haré con uno. Al principio lo había descartado, pero ¿por qué no?

Carrusel

E incluso tiene cierta utilidad en fotografía nocturna; la trepidación se debe al movimiento del carrusel y las personas, no a las imperfecciones del objetivo.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Comienzo la semana tremendamente liado, pero con algunos ratos muertos para mirar algunos de las revistas online sobre fotografía que por internet pululan. Y encuentro alguna cosa interesante.

Tom Griggs es un fotógrafo que mantiene un sitio en internet, Fototazo, del cual extraigo recomendaciones para esta sección dominical de vez en cuando. Sin embargo, en esta ocasión el recomendado es él, y en concreto su serie Wound and Fountain. Fotografías tomadas durante los años en los que vivió habitualmente separado de su esposa, por estar estudiando en universidades distintas y alejadas entre sí. En la sociedad moderna no son raras las parejas que sufren esta experiencia. Y no siempre salen con bien. De todas las formas, las fotografías son interesantes aunque no sé si me trasladan ninguno de los sentimientos que sugiere esa situación. Via Fraction Magazine.

Paisajes urbanos

Ayer seguí paseando con la E-M5 calzada con el Elmar 5 cm f/3,5 de Leica con montura de rosca. Y chico… es divertido.

El que las aves, los pájaros, tengan la capacidad de volar han hecho que una cierta envidia por parte de los seres humanos, por su ansia de levantar el vuelo, haya elevado en exceso la consideración que sentimos por estos animales. Sin embargo, con frecuencia, y debido a la acción humana, las aves se convierten en plaga. Invaden, ensucian y deterioran las obras del hombre. Palomas, estorninos, gaviotas,… son auténticos carroñeros que invaden los terrenos humanos para aprovechar el derroche. He trabajado durante once años en una pequeña ciudad donde los estorninos se constituyen como una desagradable, sucia y ruidosa plaga. También el fotógrafo Paolo Patrizi los ha percibido así, aunque en este caso en Roma, aunque las formaciones aéreas de sus bandadas hayan dado lugar a unas gráficas e interesantes fotografías en blanco y negro. Via Fraction Magazine. En cualquier caso, su página web tiene más cosas interesantes.

En el número 5 de LPV, que podéis descargar gratuitamente en formato PDF, se pueden ver las fotografías de la canadiense Alexi Hobbs. No todas sus fotografías me gustan por igual, pero hay algunas que me han resultado muy interesantes.

Paisajes urbanos

La operación, una vez que le coges el truco, y a pesar del enfoque manual, es más rápida de lo que parece.

No es la primera vez que digo que la fotografía de moda no es la que más me interesa. Pero el mundo de la moda es muy extenso y comercialmente potente, por lo que es muy fácil y frecuente encontrar recomendaciones de fotógrafos que se dedican a este género. Dos ilustres traigo esta semana. Un español, Javier Vallhonrat, vía Cada día un fotógrafo, y una alemana, Ellen von Unwerth, vía Rafael Roa. La mezcla de naturalidad, sofisticación y erotismo de las chicas que fotografía la alemana siempre me ha llamado la atención.

La fotógrafa Sally Mann, una de mis preferidas, ha aparecido por estas páginas de vez en cuando, y que expone y pude visitar en la Galería La Fábrica de Madrid su serie At Twelve, se hizo famosa por los retratos que les hizo a sus hijos. Eso es algo que han repetido otros fotógrafos, con estilos diversos. En Lenscratch nos hablan del trabajo de Jacqueline Roberts que tiene por objeto sus trillizos. A veces me recuerda a la fotógrafa americana. Aunque las fotos de Roberts me resultan mucho menos naturales, que las que la americana tomó en el profundo sur de su país.

Paisajes urbanos

Y a pesar de la apertura máxima tan modesta, incluso usando un f/4 se obtienen desenfoques razonables. Y eso que la profundidad de campo es equivalente a f/8 en el formato tradicional de 24×36 mm.

Son muchos y diversos los fotógrafos de calidad italiano, pero a la par que en el cine, fue el neorrealismo lo que dio personalidad nacional a muchos de ellos en la posguerra mundial. Tanto en cine como en fotografía, el neorrealismo siempre me ha parecido una fuente inagotable de imágenes interesantes. Por ejemplo, las de Nino Migliori. Vía Le Journal del Photographie.

La semana pasada indiqué algunas recomendaciones relacionadas con el erotismo en la fotografía. Hoy traigo una serie de fotografías de Martial Lenoir, desnudos o retratos inequivocamente eróticos con modelos no profesionales, algunas de ellas lejos de los cánones de belleza corporal vigentes, con atrezo de los años de la Gran Depresión. Pues están muy bien. Fotografía sexy y divertida. Vía Le Journal de la Photographie.

Finalmente, ya he comentado en alguna ocasión que tengo la impresión de que el mercado del arte fotográfico basa sus cotizaciones más en los metros cuadrados de fotografía que en la calidad intrínseca de las imágenes ofrecidas. Y creo que no soy el único que lo piensa. Pues bien, en Le Journal de la Photographie nos proponen visitar la obrar de tres fotógrafos y fotógrafas que se mantienen fieles a los pequeños formatos. Sarah MoonBernard Plossu y Masao Yamamoto. Los dos últimos ya han sido recomendado por aquí. Plossu está entre mis favoritos. A Moon le tendré que dedicar en algún momento algún espacio.

Paisajes urbanos

En cualquier caso, lo importante es que sea divertido. Hoy probaré otra combinación.

[Trenes/Fotografía] El encendido de la “Hulla” en Utrillas con una veterana cámara de formato medio

Fotografía personal, Trenes

De la misma forma que hay aficionados a preservar y poner en funcionamiento antiguas locomotoras de vapor, como os comentaba hace una semana refiriéndome a la “Hulla” de las Minas y Ferrocarriles de Utrillas, algunos de vosotros sabréis ya que a mi me gusta preservar y poner en funcionamiento antiguas cámaras fotográficas. Mientras haya película para hacerlo.

Además de una cámara digital de objetivos intercambiables, me llevé el otro día mi Yashica Mat 124G, que conforme voy usándola, le voy cogiendo el tranquillo, y empieza a darme alegrías. Algunas fotografías quedan realmente bien. Así que hoy os dejo el reportaje que tomé con esta cámara. La única lástima, las rayas que se notan en algunas fotos, cuyo origen sospecho que se encuentra en el revelado. También aparecen en ocasiones con la Zeiss Ikon Ikonta b. Tendré que probar con otro laboratorio para confirmar que las rayas no están en las cámaras. Al fin y al cabo tienen sus años. Pero están en buen estado.

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

Encendido de la "Hulla" en Utrillas, 3 de noviembre de 2012.

_____

[Libros de fotografía] Algunas cositas pendientes, Larry Fink y los músicos de jazz, y la fotografía documental en Iberoamérica

Fotografía

Son compras que se me han quedado por ahí colgando, pendientes de revisar con calma y de comentar. Y hoy, aunque sea brevemente las traigo aquí.

Somewhere There’s Music – Larry Fink

Larry Fink es un fotógrafo norteamericano que se caracteriza por sus fotografías de acontecimientos  sociales, en un denso blanco y negro, en las que de alguna forma pone de manifiesto el auténtico ser de las personas, justo en acontecimientos en los que menos quieren ser ellos mismos, en los que más quieren aparentar lo que quieran aparentar para alcanzar el éxito social. Pero el libro que hoy nos trae, y que compre por menos de 10 euros en un VIPs, está dedicado a la música. Fundamentalmente al jazz. Pero no sólo. También los músicos callejeros, las escuelas de música o los teatros escolares o comunitarios tienen su espacio. Jazz y fotografía, especialmente en blanco y negro, siempre se han llevado especialmente bien, y el tono denso de las fotografías de Fink le sienta muy bien. Aparte que algún ilustre de la música negra por excelencia aparece por ahí. Por el precio y la calidad de las imágenes, irresistible compra.

Somewhere There’s Music
Larry Fink (fotografías), George E. Panichas (ensayo)
Damiani Editore; Bolonia, 2006
ISBN: 8889431563

Cámaras en el Pastificcio

El martes tuve que comer fuera de casa, y escogí un restaurante italiano cerca de la “Casa Grande” de Zaragoza. Y estuve acompañado durante la comida por unas veteranas “folding” reconvertidas en objetos ornamentales.

Laberinto de miradas – varios autores

No mucho que comentar aquí. Hace unos meses visité la exposición Laberinto de miradas en el Centro de Historias de Zaragoza, una extensa exposición colectiva sobre fotografía colectiva documental que tenía cosas muy interesantes, algunas no tanto, pero que en su conjunto era una visita recomendable. Cuando la vi, no tenían el catálogo disponible. Catálogo que si pude comprar con posterioridad, y que es especialmente recomendable porque profundiza en las imágenes y en los conceptos que se podían ver en la exposición.

Laberinto de miradas
Varios autores
Editorial RM, S.A. de C.V.; Méjico D.F., 2010
ISBN: 9788492480609

Cámaras en el Pastificcio

Qué ganas de liberarlas para que puedan hacer lo suyo,… fotos.

[Televisión] Cosas de series; dios, Stephen Hawkings, y otras cosas que vienen de Inglaterra

Televisión

Dura semana, muy liada, que hace que mi crónica semanal, mi repaso de las series televisivas, llegue con un día de retraso. Cosas que pasan. De las series que de fondo nos acompañarán durante la temporada, poco hay que decir. Todas van a su ritmo, más o menos desenfrenado como he dicho en ocasiones anteriores. Estoy mencionando poco a Fringe, quizá porque siendo su última temporada, está siendo muy distinta, más extrema en su argumentos, más dinámica. En cierto modo me recuerda, no en su tema o argumento, sino en su dinámica a los últimos episodios de Battlestar Galactica. Su momento habrá para comentar extensamente esta serie. Me hizo ilusión ver a Anne Dudek en The Mentalist, más por el recuerdo de su paso por House MD que por su papel circunstancial en esta otra serie. Y el personal masculino sigue atontado por los escotazos que luce Emily Thorne/Amanda Clarke (Emily VanCamp) en Revenge, que nos despistan de la interesante trama del culebrón vengativo. Pero vamos a algunas cosas sustanciales.

He tenido la oportunidad de ver una breve serie de tres capítulos, Stephen Hawking’s Grand Design, en los que afirmando que la filosofía ha muerto, se dedica a hacer bastante filosofía. Basados en el libro que publicó hace un par de años del mismo título, The Grand Design, nos transmite su pensamiento sobre el origen y evolución del universo, en relación con las grandes preguntas trascendentes que la filosofía se ha hecho a lo largo de los siglos, y con las respuestas que desde el mundo de la ciencia pueden recibir tales pregunta. Curiosa. Razonablemente interesante. Hice un comentario del libro en su momento.

Leica IIIf

Estos días tengo pocas novedades fotográficas, a la espera de recoger los negativos de la Yashica del día del tren minero. Pero he estado enredando en casa. La gracia de esta foto no es ver mi Leica IIIf con el Voigtländer Color-Skopar 25/4…

En el largo fin de semana pasado, me chupé la primera temporada de seis episodios de Call the Midwife, basada en los libros autobiográficos de Jennifer Worth. Esta mujer fue enfermera y matrona en los años cincuenta, en los que trabajo en un consultorio del National Health Service regentado por una orden religiosa de monjas anglicanas, en el East End londinense. Salvo algunos nombres de personas que son fieles, todos los demás están cambiados, pero parece que la esencia del trabajo de aquellas mujeres se conserva, aunque con una visión fundamentalmente positiva. Me ha gustado mucho, tanto en su realización como en su interpretación, y me ha dejado con ganas de más. Combina drama y humor, con alguna nota de tragedia, pero sin pasarse. Muy bien equilibrado. La chica protagonista, la actriz Jessica Raine, es una monada y un encanto. Se come la pantalla constantemente. Pero sin desdeñar al resto del elenco.

Finalmente, decir que la temporada oficial de Downton Abbey, la última y tercera, está finiquitada. Pero no la serie en su conjunto que se cerrará con un especial en navidad. En esta última temporada, la tensión y el drama subió muy deprisa en los primeros episodios, pero luego ir terminando de forma un poco anticlimática. Ha estado todo muy bien, pero quizá el final ha ido muy suave. Como no hay grandes tensiones pendientes, supongo que en el especial de navidad lo que harán será un cierre bonito y elegante con el coral reparto de la serie al completo. En cualquier caso, en su momento, habrá que dedicarle una entra en exclusiva, a la altura de lo que merece este excelente culebrón británico. Y veremos si finalmente los guionistas tienen un poco de piedad con la pobre Edith (Laura Carmichael), que ni es fea, ni a estas alturas es tan antipática como al principio. Es más, en su evolución personal, ha acabado una de las chicas más interesantes del lugar. Pero la siguen puteando argumentalmente hablando.

Autorretrato con pareja dispar

… sino que está tomada con la Olympus OM-D E-M5 calzada con el Elmar 50/3,5 que acompaña normalmente a la Leica IIIf. Nunca había utilizado esta combinación. Y es divertido. Aunque no me atrevo a retraer el objetivo por miedo a dañar las tripas de la cámara digital.

[Televisión] La BBC, Shakespeare y los reyes de Inglaterra; The Hollow Crown

Televisión

Creo que esta serie de la televisión pública británica de toda la vida merece una entrada para sí sola. Con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la BBC preparó una especie de olimpiada cultural entre cuyos contenidos se encontraba esta serie, The Hollow Crown. Básicamente, detrás de esta serie está la adaptación para televisión de cuatro dramas de William Shakespeare, la denominada henriada, que ve el ascenso al trono de Enrique IV tras conspirar contra Ricardo II, y la sucesión del primero por su hijo Enrique V. Esta tetralogía está relacionada con otra que escribió con antelación y que está centrada en la Guerra de las Dos Rosas, cuyo drama más conocido es Ricardo III. Para Shakespeare, por algunos pasajes de las obras que hoy nos ocupan, la responsabilidad de la inestabilidad de la monarquía inglesa durante el siglo XV está en el derrocamiento de Ricardo II por Enrique IV. No obstante, a la larga, el héroe de esta serie de obras es Enrique V, conocido por haber reiniciado las pretensiones al trono francés de la monarquía inglesa que dieron lugar a la Guerra de los Cien Años, y por la significativa victoria de su ejército en Agincourt, lo que le daría fama y gloria, y lo que provocó la prolongación del conflicto anglo-francés.

Las cuatro obras adaptadas a televisión son:

Ricardo II

Enrique IV, parte 1

Enrique IV, parte 2

Enrique V

Previamente yo conocía esta última, que ha tenido ya varias adaptaciones cinematográficas. Entre ellas, soy consciente de haber visto la densa adaptación que hizo en su momento Kenneth Branagh. Adaptación que me atrevería a decir que ha influido en las cuatro obras que constituyen esta serie.

Catedral de Canterbury

Mucho escenario gótico en esta serie de adaptaciones teatrales, como gótica es la catedral de Canterbury.

Así pues, tenemos en realidad cuatro largometrajes para televisión, adaptación fiel de los textos de William Shakespeare, que duran en torno a dos horas de duración cada uno. Un par de ellos más. La fidelidad histórica y ambiental está tremendamente cuidada, siempre teniendo en cuenta que el bardo no necesariamente fue fiel por completo a los hechos históricos. Lujosa producción, con excelente fotografía, rodada en escenarios naturales y en edificios de la época, mucho gótico.

Por supuesto, un gran merito recae sobre los intérpretes, entre los que encontramos nombres muy conocidos del cine, la escena y la televisión británica. El protagonismo de tres de las obras recae en Tom Hiddleston que interpreta al rey Enrique V. Pero también destacamos el Falstaff interpretado por Simon Russell Beale, el Enrique IV interpretado en las dos partes que llevan su nombre por Jeremy Irons, mientras que en la primera de la serie es interpretado por Rory Kinnear, el Ricardo II interpretado por Ben Wishaw, o el Hotspur a quien da vida Joe Armstrong. Incluso la guapa Clémence Poésy como la reina Isabel de Valois. Con carácter más anecdótico, hay papelitos la actualmente muy en boga Michelle Dockery, o Geraldine Chaplin.

De las cuatro obras, he disfrutado mucho con la segunda y la última. Quizá porque son las más digeribles, las que más acción contienen, siendo las otras dos más densas. No me atrevo a recomendarlas con carácter general, porque reconozcámoslo, el nivel de medio del telespectador no casa bien con los textos clásicos del dramaturgo de Stratford-upon-Avon. Pero para quien busque algo más, quien tenga inquietudes por las obras clásicas, por la historia, y por la televisión de alta calidad, es una serie que podríamos clasificar como imprescindible. Desconozco si en algún momento alguna televisión española se atreverá con su difusión.

Los Burgueses de Calais, tras el palacio de Westminster

El episodio de los Burgueses de Calais, que inmortalizó Rodin, también se basa en un episodio anterior de la Guerra de los Cien Años, bajo el reinado de Eduardo III, cuyo hijo Eduardo, el Príncipe Negro, es padre de Ricardo II y está enterrado en Canterbury.