[Libros] Hopper, y algo más

Arte, Literatura

Cuando en el título de esta entrada digo Hopper, no quiere decir que vaya a hablar del famoso pintor norteamericano. Digo que voy a hablar de un libro que se titula así. Y que claro, trata sobre el famoso pintor norteamericano. Cuando en el título de la esta entrada digo “…, y algo más”, es porque el libro lo compré el día que estuve visitando la exposición del pintor en Madrid. Pero no fue el único libro que compré aquel día o relacionado con aquel día. Y os hablaré del libro, y poquito de los otros.

Hopper
Mark Strand (traducción, Juan Antonio Montiel)
Editorial Lumen; Barcelona, 2012 (2ª edición)
ISBN: 9788426416476

Este librito, cuyas primeras ediciones originales tienen años, y cuya primera edición en español data de hace cuatro años, parece que se ha reeditado oportunamente (u oportunistamente) aprovechando la exposición ya comentada. Está escrito por el poeta norteamericano Mark Strand, aunque básicamente es un ensayo sobre la forma, la estética y los posibles significados de algunas de las pinturas de Edward Hopper. Los cuadros de este pintor han suscitado siempre mucho debate sobre lo que realmente representaban las escenas que nos muestran. Siempre con un tono relativamente melancólico, no pocas veces misteriosos, y cuando pinta personas en sus cuadros, estas adoptan en no pocas ocasiones actitudes que nos llevan a preguntarnos sobre lo que hacen o lo que piensan. Y sobre esto reflexiona por escrito Strand. Pero lo hace basándose fundamentalmente en los aspectos formales, en las elecciones estéticas del pintor. Sin dejarse llevar por la imaginación más allá de los límites que racionalmente sugieren las escenas descritas y comentadas.

Particularmente, he encontrado la lectura interesante. Cada cuadro reseñado lo es durante breves páginas. Muchas veces una o dos sólo. Lo que hace posible una lectura progresiva del libro, dando tiempo a reflexionar sobre lo propuesto. Particularmente, creo que nunca he desarrollado historias a partir de los cuadros del pintor. Acepto sus escenas, acepto sus personajes, pero los acepto desde un punto de vista estético. Me gustan sus formas, sus proporciones y sobre todo sus luces. Ir más allá, salvo cuando el título que el propio autor otorga al cuadro sugiere algo, nunca ha sido lo mismo. Pero escuchar lo que otro ve, especialmente cuando es alguien que evidentemente tiene una formación y un conocimiento muy superior al lector, es muy ilustrativo.

Me gustaría poder recomendar el libro a todo el mundo. Pero el ensayo, y menos tan especializado, no suele ser del gusto de la mayor parte de los potenciales lectores. Así que me limitaré a recomendarlo a quienes interese el tema.

Plató reproduciendo "Sol de la mañana"

Plató en el Museo Thyssen que reproduce las condiciones de iluminación del cuadro de Hopper, “Sol de la mañana”

Ese mismo día, en Madrid compré los siguientes libros:

El catálogo de la exposición que en la sala Azca de la Fundación Mapfre se dedicaba a Jitka Hanzlová. Si la fotógrafa te gusta, el catálogo esta muy bien presentado, con muy buena calidad de impresión, y puede considerarse una buena adición para mi biblioteca de libros de fotografía.

El catálogo de la exposición de Hopper… bueno, este no lo compré en Madrid. Sabía que lo vendían en alguna librería de Zaragoza y me ahorre el peso de traerlo. También está bastante bien.

Un libro, al que le tengo que dedicar tiempo, y que pasará tiempo antes de que lo aproveche por completo. Lo vi en la sede de la Librería La Central en la Fundación Mapfre – Recoletos, donde fuimos a por el catálogo de Hanzlová, y lo compré. Probablemente, uno de mis compositores de música clásica que más mi gusta, si no realmente mi favorito, es Claude Debussy. Pues bien, en una edición de Skira Flammarion, el Museo de la Orangerie y el Museo de Orsay, encontramos el título Debussy: La musique et les arts. Y en el encontramos un amplio repaso de obras de arte que influyeron en la música de Debussy, en las que influyó el músico francés. Abarca pintura, escultura, grabado, artes escénicas,… Y sobre todo, aunque no exclusivamente se trata de obras de arte a caballo entre el siglo XIX y el XX. Gran variedad de estilos y temas, pero muy interesante. Mucho que leer, y muchas obras que contemplar en sus páginas.

Nave principal del Museo de Orsay

Nave principal del Museo de Orsay en París.

 

En vísperas de la escapada,… suiza

Cine, Música, Televisión, Viajes

Mañana cojo los bártulos y me voy. Hasta el domingo. A Suiza. Básicamente Ginebra y lo que dé de sí en los alrededores de lago Leman. No tengo un plan muy definido. Este depende de otros factores que no controlo yo. Pero me da igual. Se trata de airearse, hacer algunas fotos, y otras cosas importantes que no vienen al caso. De cualquier modo, el domingo estaré de vuelta. No me voy a matar por estar en contacto a través del Cuaderno de ruta. Si es fácil, como hace una semanas en Noruega, pues ahí estaré con algún comentario. Si no, a la vuelta os lo cuento. Y elaboraré el correspondiente diario de viaje. Faltaría más. Si alguien tiene mono. Os dejo con los más recientes. Por tierras navarras, y por los fiordos nórdicos.

Tengo la sensación que en esta ocasión, las grandes cimas de los Alpes suizos las veré desde lejos, pero nunca se sabe. En la foto, las pistas de esquí a los pies del Kleine Matterhorn.

Para hoy, no tenía grandes temas. No ha habido cine estos días. En realidad sí. Pero la película ya está comentada, y sólo una combinación de factores ha hecho que repitiera. Me sigue pareciendo lo mismo. Lo que decía un tweet que leí hace unos días “Me gusta, pero no me gusta. Pero me gusta. Pero no me gusta…” Gran espectáculo visual al servicio de un guion realmente mediocre, que aun así te mantiene pegado a la butaca, aunque sales echando pestes. Menos mal que en cuestiones de extraterrestres, en un par de semanas o menos tenemos de vuelta al Doctor. Dicen que podría empezar temporada el sábado 25. A ver si es verdad. Y hablando de series británicas… se ha filtrado un trailer no de muy buena calidad de la tercera, y al parecer última, temporada de Downton Abbey. El megaculebrón de época británico de época que tanto me ha gustado. Y parece que viene dramón, dramón, dramón.

Grandes montañas con muchas nubes es el paisaje típico que vemos en Prometheus. Como lo que vimos en la cara norte del Eiger desde Grindelwald.

Y si los dramas de época también son conocidos como dramas históricos, será por tienen que ver con la historia. Y sobre personajes históricos estamos. Nos cuentan en Microsiervos que unos tipos han hecho un gráfico en el que comparan la longitud de los artículos dedicados en la Wikipedia a distintos personajes históricos. Que el artículo dedicado a George Washington tenga el triple de longitud que el dedicado a Socrates,… sip, normal. O el de Ghandi, gran pacifista, que es casi cuatro veces más largo que un gran guerrero como Gengis Kan,… vale, me alegro. Pero es que el dedicado a Optimus Prime, uno de los Transformers, que creo que son unos juguetes que han dado el paso a unas infames películas casi dobla la longitud que el más largo de los anteriores. La Wikipedia está muy bien, pero se nota que está hecha por seres humanos. Y hay que ver lo que llegan a desbarrar en ocasiones los seres humanos.

Hace un par de años casi, en Budapest, en la escalinata de la basílica de San Esteban, había un músico muy simpático tocando un instrumento muy raro. Como un platillo volante. O como dos ensaladeras enfrentadas una contra otra. Era curioso. Pero nunca supe que instrumento era ese. Creía que sería algún instrumento oriental, de los que usan los místicos y esas cosas. Pero no, resulta que es un instrumento salido de la inventiva de unos tipos en Berna. Me he enterado en Amazings. Y se llama hang, al parecer porque es la forma que tienen los berneses de pronunciar la palabra alemana que significa mano, y es un instrumento que se toca con las manos. Y ya que estamos en Berna, os vuelvo a recordar que mañana me escapo hasta el domingo a tierras suizas.

El simpático músico callejero que tocaba el hang en la escalinata de San Esteban, en la capital húngara.

[Música] Concierto de jazz manouche, Gancho Drom, en el IAACC Pablo Serrano

Música

Ya hace unas semanas os comenté que durante las noches de los viernes de junio habría actuaciones musicales en la terraza del IAACC Pablo Serrano. Sin embargo, hasta ayer había tenido ocupado el resto de los viernes y prácticamente había olvidado la cuestión. Ayer por la tarde, salí un momento a comprar una cosas con unos amigos. Un regalo. Y entonces recordamos la cuestión. Investigamos y comprobamos que había un concierto de jazz manouche a cargo del cuarteto hispano-francés Gancho Drom. Radicado aquí en Zaragoza, como la implícita alusión a la parroquia de San Pablo que contiene su nombre indica. Sólo me interesó a mí. Pero aunque estaba un poco cansado, llevaba conmigo una cámara de fotos, y decidí acercarme.

Os lo cuento en fotos.

Instalación de Stella y Calatrava

Como llegué pronto, pasé primero a visitar de nuevo la instalación de Frank Stella y Santiago Calatrava.

Instalación de Stella y Calatrava

Había más visitantes que cuando estuve hace tres semanas.

Esperando en la terraza del IAACC Pablo Serrano

En la terraza había animación, y el atardecer estaba majo. Aunque afición al jazz manouche detecté más bien poca.

Concierto de Gancho Drom

Un cuarteto con dos guitarras, solista y rítmica, acordeón y contrabajo. Bastante dentro de los “canones” del estilo que dicen representar. Su líder, a la guitarra solista, es el francés Jean-Pierre Bailly, que también hace de voz solista en los temas vocales.

Concierto de Gancho Drom

Lo cierto es que nos ofrecieron un repertorio basado en una mayoría de temas de composición propia, instrumentales y vocales. Los instrumentales estuvieron bastante bien. En la fotografía, el acordeonista Ignacio Alfayé.

Concierto de Gancho Drom

Sin embargo, los temas vocales los encontré flojos, tanto en la calidad de las letras, irónicas, como en la interpretación. Compensaron con el complemento de buenas interpretaciones de algunos estándares además de sus propias obras. Javier Pérez es la guitarra rítmica.

Intrépido reportero

En cualquier caso, siempre está bien tener oportunidades para saber qué hacen los grupos locales, por lo que a pesar del cansancio que sentía di por buena la experiencia. Con un joven “reportero” haciéndome la competencia a la hora de sacar algunas fotos del evento.

[Foto, arte, música] Viernes pasado, en la Aljafería por la mañana, en el IAACC Pablo Serrano por la tarde

Arte, Fotografía, Música

Muy cultural me salió el viernes. Había oído hacía unos días que en el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, se había inaugurado una exposición de fotografías de la ciudad de Zaragoza, realizadas en el siglo XIX por la estudio francés J. Lévy et Cie. Decidido a hacer ejercicio esa mañana, hacia allí me dirigí caminando. Y bueno, no es que hubiera gran cosa, unas treinta fotos, copias modernas realizadas por medios digitales a partir del material antiguo, pero estaba bien.

San Miguel

Copias modernas, bien presentadas y de buena calidad, en un espacio expositivo no muy grande pero cómodo y bien iluminado.

Torrenueva

Más de un siglo después de su demolición, la Torre Nueva sigue siendo el monumento más añorado por los zaragozanos, que ya no la conocieron.

Capiteles

La visita a la exposición es gratuita, y te dirigen directamente, sin pasar por las dependencias del castillo, cuya visita cuesta 5 machacantes; pero en el patio aún me entretuve fotografiando algunas columnas y capitales.

El viernes por la tarde, como comenté el sábado, me acerqué al IAACC Pablo Serrano, no sin antes vocear el asunto, sin mucho éxito. Ellos se lo perdieron. Así que visité el museo, con especial atención a la instalación de Frank StellaSantiago Calatrava conocida como The Michael Kholhaas Curtain. Obra en la que se combina la estructura toroidal del arquitecto español que sujeta en suspensión la pintura del norteamericano, y que ha estado expuesta en la Neue Nationalgalerie de Berlín. Después, tras tomar una cervecita muy agradable en la terraza, que se fue ambientando poco a poco, música a cargo de Ludmila Mercerón y su trío. Y ade allí a cenar. Habrá más de esto a lo largo del mes de junio. Pero no sé si tendré muchas ocasiones de repetir.

FRANK STELLA & SANTIAGO CALATRAVA:THE MICHAEL KOHLHAAS CURTAIN

La instalación de Stella y Calatrava, vista desde su interior.

FRANK STELLA & SANTIAGO CALATRAVA:THE MICHAEL KOHLHAAS CURTAIN

Entre los nervios del toroide de Calatrava que forma parte de la estructura de la instalación, vemos a la amable empleada del museo con quien departí un ratito con muy buen tono.

Menguante sobre terraza

Algo de calor, pero una buena tarde, coronada por un poderoso menguante, en la terraza del IAACC Pablo Serrano.

Ambiente en la terraza previo al concierto

Mucha gente y ambiente en los minutos previos al concierto, disfrutando de la puesta de sol, de las vistas y de la cafetería abierta al público.

Concierto de Ludmila Mercerón y Trío

Ludmila Mercerón, vocalista y lider del grupo de música cubana y caribeña.

Concierto de Ludmila Mercerón y Trío

Forzándome a hacer maravillas por la escasa luz, el resto de los miembros del grupo.

[Libro] My favorite things. Conversaciones con John Coltrane

Literatura

Sigo en los últimos tiempos con la “nociva” tendencia de leer mucho, pero pocos libros. Me cuesta mucho coger un volumen, y encontrar ratos y continuidad para leerlo de principio a fin. A veces, la mejor forma de romper esta inercia es leer un libro pequeñito. Algo que sabes que te lo meriendas en un momento, y que de te da de nuevo el ímpetu para dedicarte a la lectura reposada y reflexiva. Y eso es lo que intento hacer yo con este pequeño opúsculo dedicado al genial saxofonista de jazz John Coltrane.

My favorite things – Conversaciones con John Coltrane
Michel Delorne, con textos del propio John Coltrane (tradiucción de Isabel Núñez)
Alpha Decay, Alpha Mini; Barcelona, 2012
ISBN: 9788492837502

FRANK STELLA & SANTIAGO CALATRAVA:THE MICHAEL KOHLHAAS CURTAIN

En otro orden de cosas, ayer visité la Michael Kohlhaas Curtain de Frank Stella y Santiago Calatrava que se puede ver en el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza.

Primero, un poco de contexto. Nacido en 1926, murió prematuramente en 1967, cuando todavía podía ofrecer mucho este irrepetible músico de jazz, por una enfermedad hepática, consecuencia de sus excesos de juventud. Aunque comenzó a tocar muy joven, ya en la época del bebop, su arranque definitivo se produce en los años 50 cuando toca en el grupo de Miles Davis. A partir de ahí, su música bebe de las corrientes del momento. Hard bopjazz modal, con incursiones en sus últimos años en el free jazz o new thing, como la denominan en el libro que hoy nos ocupa.

En este librito, se nos propone la lectura de tres piezas. Por un lado, sendas entrevistas que el periodista francés especializado Michel Delorme realizó a John Coltrane en los años 1962 y 1963, que básicamente nos permiten conocer qué opinaba el músico de lo que estaba pasando a su alrededor en la música jazz, especialmente con las corrientes más innovadoras dentro de esta música, y su papel dentro de ellas. Hay que considerar que el tipo aparece como alguien sencillo y humilde. No se da a sí mismo la trascedencia que los historiadores del jazz le han reconocido con posterioridad. Entre ambas entrevistas no dejamos de encontrar contradicción, tanto en sus opiniones como en sus intenciones. Probablemente, porque él mismo va evolucionando y cambiando su forma de ver la música y su música. Finalmente, nos proponen la lectura de una carta que el músico escribió a Don DeMichael, editor en aquel momento de influyente revista Downbeat.

Evidentemente, este libro no es para todo el mundo. Pero sí altamente recomendable para los amantes del jazz. Yo, por mi parte, me lo leí en una tarde. Así que misión cumplida.

Concierto de Ludmila Mercerón y Trío

En la terra, concierto de Ludimila Mercerón y su trío, que por lo que pude contar es de cuatro, sin contar a la vocalista… pero lo de la instación y el conciertillo ya os lo cuento otro día.

[Cine, fotografía, CineFoto] Películas con fotógrafos, sobre fotógrafos y de fotógrafos

Cine, Fotografía

Hoy os traigo breves comentarios sobre diversas películas relacionadas con la fotografía. Dos de ellas, de ficción, han pasado a formar parte de mi colección de películas sobre La fotografía en el cine. La una de forma premeditada, fui a por ella, la otra fue un encuentro casual y afortunado. Las otras dos están relacionadas con el fotógrafo Bert Stern, famoso entre otras cosas por ser quien realizó las últimas sesiones de fotografías para la revista Vogue de Marilyn Monroe pocas semanas antes de su muerte.

The Cameraman (El cameraman, 1928)

Con el estreno y el triunfo de The Artist, algunos dirían que se habrían puesto de moda las buenas películas de la época del cine mudo. Lo dudo. Que rima con mudo. Sin embargo, es bien cierto que hay muchas pequeñas joyas de aquella época, películas que merecen la pena ser rescatadas del olvido en el que la mayor parte de los aficionados al cine las tienen sumidas. En TCM Autor, recientemente comenzaron a programar esta película del genial y melancólico Buster Keaton. Que además tiene argumento relacionado con la fotografía y, por lo tanto, pasa a engrosar mi colección de películas sobre La fotografía en el cine. Y de paso todos nos enteramos de qué es un ferrotipo.

Eduardo Jimeno Correas (por Manuel Arcón)

La cámara para rodaje que acarrea Buster Keaton en The Cameraman no es muy distinta que la que muestra la escultura de Eduardo Jimeno (por Manuel Arcón) en la plaza de Ariño en Zaragoza.

La peau douce (La piel suave, 1964)

Hace unos años, una noche de verano mientras nos tomábamos unos chismes después de cenar, surgía una conversación muy divertida sobre la geometría de los romances. Y por supuesto hablábamos de los triángulos. Y básicamente reconocíamos dos tipos fundamentales, los rectángulos sometidos pitagóricamente a las relaciones de dos catetos con una misma hipotenusa, y los obtusángulos en los que un tipo era suficientemente obtuso para liarse con dos mujeres al mismo tiempo. Si además tenemos en cuenta que el obtuso tiene una cámara de fotos, y que estas las carga el diablo, el drama o la tragedia están servidos. Como nos lo muestra de forma excelente François Truffaut en este filme de mediados de los años sesenta, donde además tenemos el placer de ver el trabajo de la guapa y malograda hermana de Catherine DeneuveFrançoise Dorléac, fallecida en plena juventud pocos años después. En cualquier caso también pasa a mi colección La fotografía en el cine.

El caballito de Ángel Cordero - minutero de la Lonja (por Francisco Rallo)

El fotógrafo de ferrotipos de The Cameraman se puede considerar el antecesor de los fotógrafos minuteros. En Zaragoza, se recuerda con esta estatua de un caballito de juguete, a Ángel Cordero, que realizó durante décadas esta modesta profesión en los jardines de la Lonja de Zaragoza.

El caballito de Ángel Cordero - minutero de la Lonja (por Francisco Rallo)

El caballito de Ángel Cordero fue reproducido por Francisco Rallo, escultor zaragozano que tenía su taller en la calle Madre Sacramento. Visité en varias ocasiones el taller, ya que mi padre, marmolista, le realizaba encargos de vez en cuando. Siempre me sorprendían los caballos de tiovivo que esculpía para luego hacer moldes con los que se reproducirían después, para su instalación en esta diversión de ferias.

Bert Stern: Original Madman (2011)

El sábado pasado Canal+ programó este documental sobre la vida y obra del fotógrafo norteamericano Bert Stern. Como ya he dicho al inicio de esta entrada, el fotógrafo es especialmente recordado por sus fotografías de Marilyn Monroe en el verano de 1962, pocas semanas antes de la muerte por envenenamiento farmacológico de la actriz. Se trataba de un trabajo para la revista Vogue, y se realizó en un hotel de Bel Air. Desde hace mucho tiempo pienso que son las mejores fotografías que conozco de la actriz. De las pocas en las que parece una mujer hecha y derecha y no una muñeca. En cualquier caso, el documental dirigido por Shannah Laumeister, que fue modelo y musa del fotógrafo, y con quien convive actualmente, nos habla de muchas más cosas. De sus relaciones con las mujeres, de su trabajo, de su bajada al infierno de las drogas, etcétera. Aunque realizado con una mirada muy benévola hacia el fotógrafo, de quien sospecho hay zonas oscuras tanto en su personalidad como en su vida, merece bastante la pena. Está bien realizado, con ritmo y te engancha.

El título del documental hace referencia con avaricia coyuntural a una famosa serie de televisión. Sin embargo, creo que el asimilar al fotógrafo a los personajes de la serie está pillado un poco por los pelos. Cierto es que comenzó su carrera profesional como ayudante de director artístico de una empresa, incluso como el director artístico de facto de la misma. Pero aunque mucha de su obra esté vinculada al mundo de la publicidad, Stern fue fotógrafo y no un creativo de publicidad. Que son dos cosas diferentes. Aunque indudablemente fue un fotógrafo extraordinariamente creativo, y no me cabe la menor duda que influyó mucho sobre las campañas que se desarrollaron alrededor de su obra. Pero son dos conceptos diferentes para una misma palabra.

En mi biblioteca tengo un monográfico de Bert Stern publicado por la revista alemana Stern.

Jazz on a Summer’s Day (1959)

Durante el documental anterior me enteré que Bert Stern hizo también sus pinitos en el cine documental. Y a finales de los cincuenta filmó este documental sobre el festival de jazz y las regatas que se celebraron en Newport en 1958. El Newport Jazz Festival, que lleva más de cincuenta años celebrándose con distintas denominaciones y localizaciones, es un clásico en la música de jazz, y ha producido algunas de las más prestigiosas grabaciones de la historia de este género musical. Tengo en mi discoteca grabaciones en este festival de Duke EllingtonMiles DavisThelonious Monk. En cualquier caso, en ese año de 1958, el fotógrafo cambio la cámara fija por la de rodar, y enfocó con su objetivo a figuras del jazz como Louis ArmstrongDinah WashingtonGerry MulliganGeorge ShearingThelonious MonkAnita O’DayEric DolphyArt FarmerMahalia JacksonJim Hall,… entre otras muchas que sería excesivamente mencionar. Rodado con pocas palabras, mucha música, y un estilo de imagen que nace en su formación como fotógrafo, es una obra realmente notable que debería hacer las delicias tanto del aficionado a la música de jazz, como al cine, como a la fotografía.

Banda sinfónica del CSMA en el Pilar

Los primeros planos de los músicos con teleobjetivo es una de las características del documental sobre el Newport Jazz Festival de Bert Stern. Aquí, músicos de la Banda Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón en la plaza del Pilar, el día de San Jorge de 2012.

[Música] Primer Día internacional del jazz

Música

El pasado mes de noviembre de 2011, durante la Conferencia General de la UNESCO, se estableció la fecha del 30 de abril como Día Internacional del Jazz. En las páginas de esta agencia especializada de la ONU, nos dicen literalmente lo siguiente:

El jazz es un estilo musical único que se originó en el sur de los Estados Unidos de América pero que tiene a la vez sus raíces en África y mezcla tradiciones musicales tanto africanas como europeas. Antes de la aparición de estructuras sociales de integración tales como el lugar de trabajo, el sistema educativo o los equipos de deporte profesionales, los grupos de jazz era un ejemplo de tolerancia, cooperación, improvisación y entendimiento mutuo. Además, el jazz era un espacio de libertad de expresión y emancipación de la mujer, es un ejemplo del poder de transformación de este derecho humano fundamental.  A lo largo del siglo XX, el jazz ha resultado ser un lenguaje universal escuchado en todos los continentes, siendo influenciado e influenciando al mismo tiempo otros tipos de música, hasta convertirse en elemento cultural de mestizaje universal y abierto a todo el mundo, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.

Algunos miembros de la Dixie Rue del Percebe, banda zaragozana que hace poco menos de un año realizó un divertido concierto bajo las arcadas del Puente de Piedra de Zaragoza.

De entrada, he de decir que esta exposición de motivos, aunque quizá demasiado optimista, me parece en general justa y suficiente para que este estilo musical merezca la atención del público general durante al menos un día al año. Si bien es cierto que en lo que llevo de mañana no he visto mención alguna a este hecho en los medios de comunicación general.

El jazz nació siendo una forma musical popular de la comunidad afroamericana en Estados Unidos. Y ha influido considerablemente a la mayor parte de los estilos de música popular actuales, los cuales son hijos naturales, legítimos o bastardos, del jazz. Sin embargo, su propio desarrollo y las propias modas que espontáneamente surgen o vienen impuestas por la industria han hecho que el jazz se haya convertido en una música culta.

Para muchos, el apelativo “culto/a” se asocia a gente extraña, estudiosos o eruditos, que tienen aficiones no habituales, y en general, por lo menos en este país, no especialmente apreciados. Pero yo prefiero enfocar el término desde otro punto de vista. El jazz es una música que, por no formar parte del trasfondo popular y mediático habitual, debe ser cultivada para ser apreciada. La mayor parte de la gente que conozco, cuando le hablas de jazz, tuercen el morro. Es una música que encuentran difícil de entender. No forma parte de su experiencia cotidiana y, por lo tanto, sus improvisaciones, sus armonías, sus ritmos, sus sonidos suenan extraños para el público general. Es un fenómeno similar a lo que sucede con la música clásica. No olvidemos que Nina Simone describió el jazz como la música clásica de la comunidad afroamericana. Pero si te entra, si la conoces, si aprendes a apreciarla, es un estilo musical, o más bien una colección de estilos musicales, que te dará grandes satisfacciones. Sin duda.

Durante el festival de Copenhague, probablemente la ciudad que merece el título de capital europea del jazz, son numerosas las bandas que tocan su música en las plazas y espacios públicas, como este clarinetista ejecutando sus improvisaciones en Nyhavn.

Habitualmente escucho jazz. Pero como es un mundo inmenso, en el que fácilmente te puedes perder, lo que vengo haciendo en los últimos años como más de una vez he comentado en estas páginas, es tirar de la radio a través de ese maravilloso invento que son los podcast, que te permiten escuchar los programas de radio en tu reproductor de música preferido en el momento que tu prefieras. A continuación voy a poneros aquellos a los que yo estoy suscrito. Como sugerencia. Seguramente hay muchísimos más. Pero por algún sitio hay que empezar.

A todo Jazz: Juan Claudio Cifuentes, un clásico de la difusión del jazz en España, en Radio 3.

Jazz porque sí: De nuevo Juan Claudio Cifuentes, pero en esta ocasión en Radio Clásica, y con una selección un poco más… clásica, valga la redundancia.

L’home del jazz: De Pere Pons en Radio 4. El que sea un programa en catalán puede disuadir a alguna gente, especialmente a los más intransigentes en cuestiones lingüísticas. Pero sus dos horas de programación nos trae tanto jazz de actualidad como clásico. Y la música no conoce de idiomas nacionales. O por lo menos el jazz.

TSFJazz – Jazzlive: TSFJazz es una emisora de radio francesa con una programación eminentemente cultural, pero que musicalmente se centra en el jazz. Y el podcast que aquí enlazo se centra en la emisión de conciertos en directo.

Como ya he dicho, esta lista no pretende ser ni mucho menos exhaustiva, es lo que yo escucho, que me garantiza más de siete horas de buen jazz a la semana. Sin contar lo que puedan emitir otros programas no dedicados, o mi “fondo de armario” musical. Creo que como aportación personal a la celebración del primer Día internacional del Jazz no esta mal.

Como ya comenté en su momento hace una semana, en la celebración del día de San Jorge, la banda sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón incluyó en su repertorio algunas músicas de evidente origen jazzístico, que los jóvenes músicos tocaron con entrega y concentración.

[Cultura / música] Día de San Jorge, libros y música… y alguna, muy buena

Cultura, Música

Ayer, día de San Jorge, fiesta de la comunidad autónoma de Aragón. Día tranquilo, de salir a pasear. Más cuando la temperatura es agradable. Y a pesar de ciertas rachas de vientecillo que venían a incordiar de vez en cuando. Como viene sucediendo desde algunos años, y “gracias” a la crisis financiera que nos han impuesto los “mercados”, se acabaron los grandes fastos, los grandes espectáculos de animación callejera que disfrutábamos hace unos años en Independencia.

Confetti

El año 2009 fue el último con un espectáculo vistoso para San Jorge, que se cerraba con esta lluvia de confetti sobre los espectadores.

Pero algunas cositas sí que se hicieron en la calle. Yo pasee por el centro por la mañana. La tarde la dedicamos al cine, como ya comentaba ayer. Pero eso os lo cuento mañana. En fin, a lo que iba. Que por la mañana, paseo por el centro. Y como todos los años, los libreros invadieron Independencia con sus puestos y sus libros rebajados al 10% y sus claveles de regalo en tradición importada de nuestros vecinos del este.

Libros, libreros, autores, lectores y curiosos en Independencia

Un autor que acuede a firmar libros, combina con astucia la promoción de su libro con la protección del sol que pega en ese lado del paseo a las once y media de la mañana.

Tras pasar por los puestos de los libreros, opté por dirigirme con mi cámara de fotos a las actuaciones musicales programadas en algunas de las plazas de la ciudad. En concreto, a las 12 en  San Felipe, el grupo de música popular Zicután interpretaba sus melodías populares. Eso sí. Siempre tengo la sensación de que son melodías populares que casi nadie del “pueblo” conoce. Pero bueno, con sus instrumentos tradicionales y su trabajo de rescatar lo que sonaba hace tiempo en las fiestas, merecía la pena darse una vuelta.

Música y baile popular con Zicután en San Felipe

Con una flauta de tres agujeros y un salterio o chicotén para marcar el ritmo, este señor fue de los más fotografiados.

Música y baile popular con Zicután en San Felipe

No sólo instrumentos y música popular, sino también baile; mazurcas, polkas, valses, jotas, pasodobles... Menos mal que al final me han salido un par que realmente tiene origen en la península ibérica. Creo.

Luego, me dirigí a la plaza del Pilar donde a la una de la tarde tenía programada su actuación la Banda sinfónica del Conservatorio superior de música de Aragón. Acudía con ganas. Hace dos años, se programó una actividad para esta misma festividad en Independencia que se denominó Música para el futuro. En ella, pequeños grupos de músicos, estudiantes de los conservatorios de música de toda la comunidad autónoma, nos ofrecían sus saberes y su música. Y estuvo muy bien. Tocaban con ganas, servía para darse a conocer, y promocionaban la música de calidad en la gente.

Música para el futuro - violín y piano

Actuación en el día de San Jorge de 2010 dentro del programa Música para el futuro.

En esta ocasión, una única actuación de un grupo grande. Una banda sinfónica. Un tipo de agrupación musical que no hay que confundir con las típicas bandas de vientos que hay en muchas localidades. Esto es algo más ambicioso. Y no defraudaron. Por lo menos a mí y a algún otro aficionado a la música que había por allí. Para la gente más “popular” y de cierta edad que acudieron esperando pasodobles y ese tipo de cosas, quizá el programa resultó desconcertante. Pero es que durante una hora nos ofrecieron una variedad de obras clásicas y modernas, con arreglos para banda sinfónica, o directamente compuestas para este tipo de agrupación, que configuraron una oferta arriesgada para el auditorio y las circunstancias.

Música de calidad con la Banda sinfónica del conservatorio superior de Aragón en El Pilar

El director de la banda, Miguel Rodrigo, dirige los aplausos del público mientras la banda toca a sus espaldas. Y de fondo, la Lonja.

Yo disfruté conociendo obras como la Symphonic Jazz Suite de Frank Bencriscutto, o El Bolero de Ravel de Frank Uyttenbroek, entre otras. Un tono muy jazzístico que me gustó mucho. Pero no pasó lo mismo con algunas personas que no se lo pasaron bien hasta que en los últimos veinte minutos del concierto, hicieron una concesión a la festividad y circunstancias, y tocaron algunas jotas y pasodobles con aire de jota, procedentes de zarzuelas y similares. Ahí yo me aburrí un poco, pero los que andaban a mis espaldas se emocionaron. Diversa que es la gente. En cualquier caso, mereció la pena.

Música de calidad con la Banda sinfónica del conservatorio superior de Aragón en El Pilar

Alguna de las diferencias entre una banda sinfónica y las bandas tradicionales. La presencia de una sección de cuerdas que realmente enriquecen el sonido del conjunto. Y de fondo, la torre de la Seo. Qué bonito todo, ¿verdad?

Música de calidad con la Banda sinfónica del conservatorio superior de Aragón en El Pilar

También incluía una sección rítmica con batería y bajo eléctrico, para las piezas más jazzísticas. Y algunos solistas, como este trompetista y algún saxofonísta, que improvisaron a buen nivel.

[Ciencia/música] Un par de cositas con color y alegría para un día triste y gris

Ciencia, Música

Lo dicho. Tanto por el tiempo, como por las circunstancias, hoy es un día triste y gris. Así que intentaré aportar/aportarme un poco de color y alegría.

El color lo pone la imagen que ha liberado la NASA de la Tierra vista desde el espacio. Es una imagen del tipo que los anglosajones llaman blue marble. Que no significa mármol azul, como he visto traducido en algún sitio, sino canica azul. O chiva azul que diríamos por aquí, que de niño nunca jugué a las canicas sino a las chivas. Aunque tal cosa no la reconozca el DRAE con su tradicional castellanocentrismo. Pero a lo que vamos, que divago. La imagen en cuestión tiene nada más y nada menos que 64 megapixeles, y un nivel de definición notable. Y es muy bonita. La zona del planeta que aparece centrada en ella es Méjico y América central. Y como está liberada con licencia Creative Commons, la pongo aquí.

Most Amazing High Definition Image of Earth - Blue Marble 2012

Blue Marble 2012 - NASA Goddard Photo and Video.

El enlace a la imagen en tamaño grande es éste. Bonita ¿verdad? Pues eso es lo que estamos arruinando los seres humanos gracias a nuestra codicia energética y consumista.

Por otro lado, un poco de música. Que nos ha sugerido Carlos Galilea a través del facebook de Cuando los elefantes sueñan con la música. Se trata de la interpretación a dúo de Mambembe entre Chico Buarque y Roberta Sá. Me ha parecido absolutamente estupenda. Así que os la pongo.

Ya simplemente me queda despedirme. Hasta mañana probablemente. Con una foto mía. Claro.

Soto de Cantalobos

En lo profundo del soto de Cantalobos, Zaragoza (Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH).

[Televisión… y radio] Cosas de series: Vuelven poco a poco las series que estaban en marcha y las que comienzan temporadas… y felicidades a los elefantes

Música, Televisión

No hay mucha enjundia que comentar esta semana, pero algo hay. Tras el parón navideño, las series del otro lado del charco van recuperando poco a poco sus nuevos episodios. Lo cierto es que con las que mejor me lo pasé es con los dos guilty pleasures que tengo por ahí.

Grey’s Anatomy está bastante entretenida, habiendo montado un episodio doble a caballo entre las navidades que ha estado muy bien, y parece que se aleja un poco de su tono “serie de instituto en un hospital, entre gente que se supone veintitantos o treintaypocos, interpretados por actores de cuarenta o más”, para ponerse un poco más “drama médico”. Por delirantes que puedan ser las situaciones, que es lo de menos.

Revenge se confirma como la vuelta del culebrón tipo Falcon Crest, pero en los Hamptons en lugar de California. Y vamos a ver idas y venidas de personajes nuevos o reciclados a cascaporrillo. La diferencia con otros culebrones al uso es que está bastante bien hecha, y que las dos protagonistas la madura y la joven me parece que están como un queso.

Pero quizá la mayor novedad está en lo que nos viene como nuevas temporadas o nuevas series, que se emiten los domingos en EE.UU.

Californication ha vuelto. Para bien o para mal, Hank Moody es genio y figura hasta la sepultura. Veremos como evoluciona. Mera presentación de situación.

Shameless también está de nuevo aquí. De momento no parece una temporada nueva, sino un “como decíamos ayer”. Que no está mal. Parece que aparecerán nuevos personajes, pero de momento los problemas parecidos a los de siempre. Y en cualquier caso, Fiona está más guapa y maciza que nunca.

House of Lies es una nueva serie, protagonizada por Don Cheadle y Kristen Bell. Esta última no ha hecho nada digno de mención desde que cancelaron a la estupenda Veronica Mars. La cosa va sobre una consultoría, sin muchos escrúpulos, con bastante desparpajo y no poco sexo. Así que de momento le daremos una oportunidad. Aunque para los pervertidos diré que la Bell sale bastante guapa, pero de momento no enseña chicha. Eso de momento se lo dejan a las secundarias.

The Firm es una secuela de la película del mismo título (La tapadera se tituló en español), que hace casi dos décadas protagonizó T.C. Mapother IV. Esto, en principio, me daba mala espina. Pero ver el piloto no hace daño. El tipo que la protagoniza, Josh Lucas, me cae bastante más simpático. La que hace de mujer, Molly Parker, también es simpática,… aunque no está tan estupenda como Jeanne Tripplehorn en aquella película. Y tiene la curiosidad de ver a algunos antiguos cylones galácticos, o a Juliette Lewis, que tanto prometía en su juventud, en un papel secundario. La música no debe ser suficiente para pagar las facturas.  No tengo nada claro que le dé una oportunidad a un producto que recuerda tanto a tantos otros de abogados. Pero al menos veré algún episodio más.

De momento, nada más en la cosa televisiva. Pero si quiero recordar que ayer celebraban el 25º aniversario del programa de Radio 3 dirigido por Carlos Galilea, Cuando los elefantes sueñan con la música. Sobre la base de la música brasileña y otras músicas del mundo, con algún toque de jazz, uno de los programas de música más agradables que encuentro hoy en día. Y que me acompaña todos los días de 3 a 4 cuando vuelvo de trabajar de Huesca a Zaragoza, por motivos que no vienen al caso, no pude escuchar en directo el programa aniversario. Pero lo haré a través del podcast del programa. Sin duda.

Autor: Mwamedi Charinda

No falta la música africana en Cuando los elefantes...; en la imagen arte contemporáneo de ese gran continente a cargo de Mwamedi Charinda, en el Centro de Historias de Zaragoza (Panasonic Lumix GF1, M.Zuiko 45/1,8).

[Música y fotos] Algo de blues, algo de cool, y algo de fotografía suburbial

Fotografía personal, Música

El día después de Navidad es difícil tener cosas interesantes que contar. Un día en el que buena parte de las horas se las llevan la comida y las interminables sobremesas familiares. Que tienen su punto, pero agotan a cualquiera. En cualquier caso, el resto de las horas me dio para escuchar algo de música, hacer unas cuantas fotografías en un amplio paseo para bajar un poquito el exceso de comida, y ver algo de cine de lo que para mí es tradicional en estas fechas.

En la cuestión musical, estuve escuchando bastante de Paul Desmond. Notable saxofonista, generalmente asociado al cool jazz, fue el autor del famoso Take Five del Dave Brubeck Quartet. Probablemente uno de los best-sellers del jazz de todos los tiempos. Pero tiene el saxofonista mucho más que escuchar. Y además, especialmente adecuado para relajarse en días tontos como estos.

En medio de la avalancha de programas musicales dedicados a las fiestas navideñas, también es de agradecer que en La Madeja de Radio 3 nos hallan dejado un programa dedicado a los tres reyes magos… del blues. B.B. King, Albert King y Freddie King. Pues muy bien oye. Te quedas estupendamente. Son de lo más elegante estos chicos de La Madeja.

Así que nada. Os dejo con unas cuantas imágenes de ese paisaje suburbial que de vez en cuando tanto me atrae, aunque ayer la luz era un poquito dura.

Ocres

Ocres.

Portería

Vieja portería en campo de fútbol abandonado.

Puente

Puente sobre la línea de ferrocarril.

Ventanas redondas

Ventanas redondas.

Todas las fotos: Panasonic Lumix GF1, M.Zuiko 45/1,8.

[Música – in memoriam] Cesária Évora (1941-2011)

Música

Conocí a la cantante Cesária Évora a mitad de los años 90 cuando un buen amigo me regaló por mi cumpleaños su disco Sodade, una bella colección de mornas caboverdianas, forma de cantar básicamente nostálgica de su país natal, que siempre tuvo presente en sus canciones. He de decir que me gustó de inmediato, y eso sólo ya justificaría que le ofreciese un recuerdo en estas páginas.

Consecuentemente al tema de hoy, dedico las fotos a la ciudad de Lisboa. Por ejemplo al hermoso claustro del Monasterio de los Jerónimos de Belem (Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM).

Pero la cosa fue más allá. Quien me regaló el disco, sabía de mi gusto por la música brasileña. Y me lo regaló con el fin de que conociera algo parecido pero distinto. Además de lo mencionado, poco conocía entonces de la música cantada en portugués. Eventualmente escuchaba alguna canción del grupo Madredeus, que estaban bien, pero poco más. Hasta ese momento había estado en Lisboa en tres ocasiones, pero poco me había movido del tópico del fado, música que en pequeñas dosis no me disgusta, pero que se me puede atragantar.

O a las hermosas vistas desde el mirador de São Pedro de Alcântara (Canon EOS 40D, EF 85/1,8 USM).

El caso es que este disco de la cantante caboverdiana me hizo prestar atención a la música de las culturas lusófonas. Portugal y Brasil mayoritariamente, pero no sólo. Y desde hace unos años suelen estar entre mis músicas favoritas. En estos momentos, mencionar aquí los cantantes lusófonos que me gustan sería largo y prolijo. Estoy firmemente convencido que la lengua portuguesa tiene una calidad especial, que la hace especialmente idónea para ser cantada. Tengo la sensación que se debe a su rica fonética, de la que el castellano se alejó como consecuencia entre otras cosas del reajuste de sus consonantes en el siglo XVI. Algo que tuvo como consecuencia que siendo dos idiomas tan próximos uno al otro, con alto nivel de mutua comprensibilidad cuando los vemos escritos, los españoles seamos unos negados a la hora de entenderlo cuando los escuchamos hablar. Al contrario llevan ventaja. Nos comprenden mejor. Lamentablemente, históricamente la incomprensión se ha extendido entre las dos culturas mucho más allá de lo que marcan las respectivas lenguas.

Nunca tuve claro si en este local de la Alfama cantaban fados "hoy" o "a días"; pero da igual, merece la pena el paseo (Panasonic Lumix LX3).

En cualquier caso, quiero aprovechar la ocasión para recordar a la estupenda Cesária y para agradecerle que me abriera un amplio mundo cultural que seguro que me ha enriquecido en los últimos quince o dieciséis años, y que lo seguirá haciendo en un futuro.

Como merece la pena recorrer la ciudad en los pequeños y alegres tranvías que suben y bajan por las fuertes pendientes de las colinas lisboetas (Panasonic Lumix LX3).