[Fotografía / arte] Algunas exposiciones y un tranvía

Arte, Fotografía

En estos últimos días, el principal motivo de curiosidad de los zaragozanos que pasean por el centro son las pruebas del tranvía sin catenaria. Un par de unidades de los tranvías de Zaragoza están haciendo pruebas entre la plaza de Paraíso y la de España, mientras van avanzando las obras de la línea que terminará de atravesar la ciudad de norte a sur. La novedad de esta ampliación de la línea del tranvía es que en determinados tramos no necesitará catenaria para adquirir la energía eléctrica necesaria para alimentar sus motores. De esta forma, no es necesario realizar esta instalación, con el abaratamiento de costes y la mejora estética para el centro de la ciudad. A cambio, al llegar a las paradas, las unidades del tranvía se cargarán de energía mediante unos patines que se conectarán a unas placas metálicas entre los raíles de las vías. Esta energía será suficiente para llegar hasta la siguiente parada donde repetirán el proceso. Dicen que es uno de los sistemas más innovadores en este tipo de transporte público.

Pero si algún curioso pasa por la plaza de Paraíso de camino a curiosear las pruebas, sugiero una parada en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, donde se expone la obra de un fotógrafo alemán afincado en la ciudad, y que estuvo en activo en el primer tercio del siglo XX. Se trata de la exposición Art-Studio Gustavo Freudenthal, Zaragoza 1906-1930. Este fotógrafo, Gustav Freudenthal, casado con una española y establecido en nuestra ciudad, tuvo un estudio fotográfico dedicado fundamentalmente al retrato, al mismo tiempo que durante buena parte de este período y hasta la llegada de los nazis al poder fue cónsul honorario del Reich Alemán en la ciudad. Los retrato que hacía Freudenthal no me parecen especialmente innovadores para la época en que desarrolló su actividad. Atascado en el pictorialismo en una época en la que esta tendencia estaba superada en fotografía, no se puede negar de todas formas su cuidada técnica y atención al detalle, y el innegable valor de sus obras como testimonio de la época. Como curiosidad, como cónsul honorario alemán atendió la llegada a Zaragoza para impartir unas conferencias del premio nóbel Albert Einstein, de quien se conserva un retrato realizado por Freudenthal.

Por la fragilidad del archivo original, las obras expuestas son reproducciones realizadas con cámaras digitales de los originales. Pero se agradece la fidelidad en la presentación que han mantenido los organizadores de la exposición.

Tranvía en pruebas sin catenaria en plaza de Aragón

El tranvía en pruebas en la plaza de Aragón; al fondo, el edificio del Paraninfo donde se celebra la exposición de Gustavo Freudenthal.

Por otro lado, recientemente se ha abierto una nueva exposición de importancia en la Lonja de Zaragoza, en combinación con el Museo Ibercaja Camón Aznar. Se trata de la exposición Durero – Rembrandt – Goya, dedicada a los grabados y estampas de tres maestros de la pintura mundial; Alberto Durero, Rembrandt y Francisco de Goya. El grabado y la estampación no son técnicas que tengan la misma popularidad ni vistosidad que otras técnicas pictóricas como puedan ser el óleo, el fresco, etcétera. Pero indudablemente la exposición que tenemos entre nosotros hasta principios de septiembre es de primer nivel y por lo tanto de obligada visita para todo aquel que decida desasnarse un poco en cuestión de arte. Así que nada, ya sabéis. A ello.

Monumento a Goya ante la Lonja

Francisco de Goya en su monumento ante la Lonja, una de las sedes de la exposición comentada.

[Televisión] Cosas de series; más finales de temporada, algunas más serios otros menos

Televisión

Seguimos en mayo, y seguimos finalizando temporadas. De las largas, de las que duran más de 20 episodios. Pero antes de pasar al póker de finales de esta semana, comentar un hecho. He decidido de pasar de la comedia Veep, protagonizada por la “seinfeldiana” Julia Louis-Dreyfus. Aunque divertida, estaba rodada demasiado en clave local norteamericana como para que me interesase realmente. Así que, adiós a la “vicepresidenta”.

Y ahora vamos con esos finales de temporada. Siguiendo el orden de mis preferencias.

The Big Bang Theory (temporada 5)

Los chicos friquis, las chicas raritas y la tía buenorra siguen siendo razonablemente divertidos. Y uno los acoge cada semana en su televisor como amigos de la familia que son. Pero ya no son lo que eran. Tienen momentos muy buenos, especialmente cuando interaccionan Sheldon (Jim Parsons)Penny (Kaley Cuoco), pero ya no son una sorpresa frecuente. Además ese tono de comedia romántica en que se han convertido, tampoco es lo que se le esperaba. Y puestos a criticar, la verdad es que el final de temporada fue bastante flojo, con esa boda de Wolowitz (Simon Helberg), combinada con su viaje al espacio. Pero bueno. Son un entretenimiento razonable a la hora de cenar. Intrascendente, pero siempre te pueden sorprender con alguna risa. Como volverán al año que viene, seguiré acompañándolos hasta que surja una alternativa mejor.

Once Upon a Time (temporada 1)

El motivo por el que esta serie está tan bien valorada sigue siendo un misterio para mí. Es cierto que quizá haya que verla desde el punto de vista del entretenimiento familiar. Y yo busco otra miga. Pero da igual. Como sí me ha enganchada ha sido como guilty pleasure. Ese sentimiento de que no debería ver semejante producto y sin embargo ahí estoy. Relativamente enganchado. Hace unos días, poco antes del final de temporada, alguien publicó un “bingo” con los tópicos más destacados de la serie. Y en su contenido está lo que hace que sea una serie de un kitsch irresistible.

La Caperucita Roja (Meghan Ory) sexy y algo loba

La reina mala (Lana Parrilla) vestida de reinona

Los trajes de cuento como recién salidos del tois ‘r as

La operación cobra

Los patéticos encuentros entre las versiones terrenales de Blancanieves (Ginnifer Goodwin) y el príncipe encantador (Josh Dallas)

El estupendo malvado que es Mr. Gold/Rumpelstiltskin (Robert Carlyle) (en castellano, ante la dificultad de pronunciar este nombre, el personaje es conocido frecuentemente como El enano saltarín)…

Los horribles efectos especiales, especialmente los cromas que cantan más que los personajes de los cuentos en sus versiones disney

El indio de Alguien voló sobre el nido del cuco en los sótanos del hospital con su eterna fregona…

La sosa de Emma (Jennifer Morrison), con su eterna cara de estreñida que le iba bien en House M.D. pero en pocos sitios más, que tarda todo un episodio en darse cuenta que en los cuentos con un besito se despierta a los dormidos para toda la eternidad…

Yo que sé. Pura caspa desde mi modesto punto de vista, aunque las críticas que leo por ahí son muy favorable para la serie. El caso es que me divierte como pocas. No sé si seguiré viéndola en un futuro. Probablemente decida que no, pero al final caiga en la tentación. Es que son la leche.

How I Met Your Mother (temporada 7)

Aunque siempre dije que entre las series de grupo de amigos con apartamento con sofá y cafetería prefería esta sobre la aclamada Friends, especialmente porque por divertida que fuera aquella serie sus personajes me caían mal, mientras que los de esta me caen bien, soy de los que opinan que debería ir encaminándose hacia un final digno. Esta temporada ha tenido un exceso de drama, a pesar de ser una comedia. Y el personaje de Robin (Cobie Smulders) ha bordeado varias veces el patetismo. Que lo haga el de Ted (Josh Radnor) es normal. Va con su carácter. Pero la guapa… En cualquier caso, sigue siendo una serie muy divertida que me gusta ver. Y en esta temporada, entre los eventuales, tenemos que agradecer la presencia de Quinn (Becki Newton) que ha servido para poner en su sitio al divertidísimo pero engreído Barney (Neil Patrick Harris). Por cierto, que si alguien no supo responder al misterio que plantearon en el primer episodio sobre quien era la novia en la boda, es que no se ha enterado de nada. Porque han dado pistas más que suficientes, no sólo en esta temporada sino en las anteriores, para saber quien era.

Seguro que vuelven al año que viene. Ya veremos si lo hacen al siguiente. Aunque a estas alturas, yo les seguiré hasta el final.

Fringe (temporada 4)

Una serie que comencé viendo con pocas esperanzas, que me recordaba mucho a Expediente X, serie que nunca me gustó, que estuve a punto de abandonarla varias veces en su primera temporada, pero que en su segunda, progresivamente cogió ímpetu, y se convirtió en una de mis favoritas en el terreno de la ciencia ficción. Todo el arco argumental de los dos universos enfrentados tuvo momentos absolutamente sublimes, que me mantuvieron enganchado a la series como si fuera un imán. Indudablemente, el carisma de los personajes tiene mucho que ver con ese hecho. En esta cuarta temporada, las reglas del juego cambiaron por completo como consecuencia de los desarrollos del final de la temporada tercera. Desaparecía la contienda entre ambos universos, que estaban aliados contra un tercero, una amenaza que parecía mucho más terrible. Y luego estaba la cuestión de la desaparición de Peter (Joshua Jackson). Bueno, lo que sea. La cuestión es que sin llegar a los niveles comentados anteriormente, sigue siendo una muy buena serie, con buenos guiones, personajes carismáticos y excelentes interpretaciones.

Se anunció que tenían dos finales preparados para esta temporada, en el caso de que la serie fuese cancelada. Lo cierto es que de alguna forma el arco argumental de los dos universos y la otra amenaza está terminada. Así que no creo que hubiese muchas escenas diferentes entre los dos finales. Pero han prorrogado la serie una temporada más. Corta. No pasará de navidad. Pero su planteamiento ya está encima de la mesa. Nos lo sirvieron en bandeja en el episodio 19 de esta última temporada. Que habrá que volver a ver, para refrescar las ideas. Porque la definitiva amenaza final van a ser los señores con sombrero. Lo que más lamento es que parece que no volveremos a ver a la Olivia (Anna Torv) alternativa. O tal vez sí. No sé. Pero siempre me gustó más que la de “nuestro” universo”. Y Bell (Leonard Nimoy) claro. Un excelente personaje que creo que también hemos perdido. O tal vez no. No sé.

Este otoño saldremos de dudas.

Dice la propaganda turística que el castillo de Azay-Le-Rideau inspiró el palacio de Aurore, la Bella Durmiente del Bosque. Uno de los cuentos que no han sido muy explotados por la teleserie que hoy comentamos.

[Fotografía e internet] Considerando Blogger como porfolio, o simplemente para mostrar fotografías, sin más pretensiones

Fotografía personal, Páginas personales

La primera version del Cuaderno de ruta, entre febrero de 2005 y febrero de 2008 se publicó en Blogger, un servicio que desde hace unos años pertenece a Google. Las ventajas principales que tenía eran su sencillez e inmediatez. Sus desventajas venían derivadas de las limitaciones a la hora de personalizar o dar un aspecto más serio al contenido. Pero no estaba mal, la verdad. Es cierto que en un momento dado pensé que me vendría bien un poco más de flexibilidad y de control, y me pasé a WordPress, y desde entonces esta segunda versión del Cuaderno de ruta está felizmente alojada en este servicio.

Hace unos días, no obstante, Kirk Turk publicó en su blog The Visual Science Lab una entrada donde hablaba del uso de las plantillas dinámicas de Blogger, unas plantillas que permitían de una forma cómoda y elegante presentar el contenido de la forma más adecuada. Al estilo tradicional de los blogs, como si fueran una revista digital, como un porfolio, etcétera. Incluso creo un blog ad hoc para demostrar como iba. No se puede visitar ni la entrada ni el blog; ambos han sido borrados. Aunque su blog oficial, cuyo enlace he puesto anteriormente, utiliza ahora esta plantilla. Lo cierto es que me pareció una buena idea para presentar fotografías de una forma fácil, cómodo, accesible para cualquier persona incluso sin grandes conocimientos en el tema. Y he creado yo un blog con sólo fotografías. Lo he denominado Pequeñas series sin importancia, y se define como “series de fotografías tomadas en mi entorno cercano, sin más pretensiones que ejercitar la visión y documentar lo que me rodea“. No le puedo augurar una larga y fructífera vida. Ya estoy suficientemente liado con los contenidos que mantengo en la actualidad. Pero quizá dure una temporada. Si os queréis pasar. Sólo son fotos. Por defecto se abre en modo snapshot, que es bastante adecuado para un contenido exclusivamente fotografíco. Pero también me gusta el modo magazine. El resto de los modos pueden estar bien para otro tipo de contenidos, o para cuando los del blog sean más abundantes.

No sé. Pasad, vedlo y me lo contáis.

Paisaje

Una nueva fotografía de mi estancia en los Bañales el sábado; la zona es atravesada por una P.R. señalizada. Para quienes gusten de desplazarse caminando o en bicicleta.

[Cine] Dark Shadows (2012)

Cine

Dark Shadows (2012), 14 de mayo de 2012.

Esta película fue vista en version original, por lo que conserva su título en inglés en esta entrada. En España es posible verla también en versión doblada con el título de Sombras tenebrosas.

Si he de seros sinceros, no tenía muchas ganas de ver esta película del director Tim Burton. Aunque es un director que me ha gustado mucho, la progresiva acumulación de bodrios en la última década hace que empiece a dar miedo ver sus películas. Y no precisamente por el ambiente gótico y terrorífico que impone en ellas, sino por la amenaza del aburrimiento. De todas formas, la democracia participativa nos llevó a elegir este filme para esta semana, y me autoconvencí de que el reparto podía ser el aliciente. O si no… me iba a pasear y luego a casa. Bueno. Os cuento con lo que nos encontramos.

De la Inglaterra del siglo XVIII salió la familia Collins con el fin de aumentar su fortuna en América, instalándose en la costa atlántica de Maine. Todo parecía ir viento en popa, hasta que por culpa de los celos, una de las sirvientas, Angelique (Eva Green), bruja ella, se dedica a arrebatar lo más querido para el joven Barnabas Collins (Johnny Depp). Asesina a sus padres, obliga a su novia Josette (Bella Heathcote) a arrojarse por un acantilado, y cuando él mismo quiere correr la misma suerte, se encuentra con que no puede morir porque la bruja lo ha convertido en un vampiro. Vampiro que luego será enterrado en un sarcófago de hierro encadenado en los bosques de Maine por toda la eternidad. Eternidad que se ve interrumpida cuando hacia 1972, coincidiendo con la llegada de una nueva institutriz que dice llamarse Victoria (de nuevo Bella Heathcote) a la casa de los Collins, Barnabas es desenterrado y vuelve a la casa familiar, en grave declive, donde queda todavía Elizabeth (Michelle Pfeiffer) al mando, con su pusilánime hermano Roger (Jonny Lee Miller), su hija Carolyn (Chloë Grace Moretz), su sobrino David (Gulliver McGrath), una alcoholizada psiquiatra la Dra. Hoffman (Helena Bonham Carter), un improbable sirviente Willie (Jackie Earle Haley), y la amenaza constante de la némesis de la familia Collins, la bruja que todavía vive. Barnabas tomará la decisión de enfrentarse a Angelique y recobrar la fortuna de la familia.

Veamos. El aspecto visual de la película es el tradicional de las películas de Burton. Ambientes muy góticos, muy sombríos, tiempos tormentosos, y abundancia de maquillaje para todos los personajes. Encontraremos los elementos habituales de las producciones de terror en estos días. Vampiros, brujas, licántropos, fantasmas, casas encantadas,… Todo ello engarzado por un lamentable guion, que pretende navegar entre la comedia y el drama de terror, pero que ni produce risas ni miedo. Salvo como decía antes, el miedo al aburrimiento. La acción va dando tumbos de un lado a otro, todos los personajes nos son presentados, pero no desarrollados, por lo que cuando llega su destino final nos importa un rábano,… no sé, la verdad es que no tengo ni idea de por donde rescatar este filme. Ni siquiera su banda sonora basada en canciones de principio de los setenta, y la improbable aparición de un Alice Cooper con su banda, interpretándose a sí mismo pero con un montón de años de lo que le corresponden por la época, anima el cotarro.

Como ya habréis podido observar el reparto es notable. Algunos habituales del cine deBurton y otros ilustres, unos más alza y otros ya en declive. Pero ninguno consigue elevar el nivel de la película. No creo que sea su culpa. Es que con los materiales con los que tienen que currar,… pues nada. Que hay poco que hacer.

Pastiche poco original que basándose en una serie de los años 60 de la que no sé nada, mezcla elementos tomados de diversas películas del género para al final formar un rompecabezas que tienen de todo menos sentido y gracia. Realmente, da la impresión que Burton ha caído en un profundo agujero creativo. Y dedicar todo el esfuerzo a dotar de un determinado aspecto visual sus películas no garantiza absolutamente nada de cara a la calidad de las mismas, como hemos comprobado ya en varios de sus filmes. Mi recomendación… si no tenéis otra opción, iros a pasear o a tomar una cervezas en una terraza ahora que ha llegado el buen tiempo.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: *
Ermita de Bañales

Viejos caserones en ruinas son imprescindibles en estas producciones de “terror” gótico; la ermita de los Bañales también tenía un aspecto algo ruinoso en alguna de sus dependencias,… pero no pasé miedo.

[Fotos] Yacimiento arqueológico de Los Bañales

Cultura, Fotografía personal

Como adelantaba ayer, el sábado por la tarde estuve con las cámaras en el yacimiento arqueológico de Los Bañales. Este conjunto monumental es un importante yacimiento de la época romana, situado en la comarca de las Cinco Villas en la provincia de Zaragoza. Se encuentra dentro del término municipal de Uncastillo, pero se accede desde Layana, un pequeño municipio a tres kilómetros de Sádaba, a 25 de Ejea de los Caballeros, y 97 de Zaragoza, capital de la provincia.

Macellum

Columnas en el “macellum” o foro de la villa romana.

El caso es que si, como nosotros, uno va a la caída del atardecer, cuando ya no quedan otros visitantes y la luz se suaviza, en una época como esta en la que los campos de cereales todavía están verdes, salpicados aquí y allí por alguna amapola y otras flores, el paseo entre los restos arqueológicos es muy agradable. Sin embargo, a nosotros nos pilló el toro. No nos informamos bien, y resultó que los distintos yacimientos que conforman el conjunto están más alejados entre sí de lo que pensábamos. Esto, junto con el hecho de que se nubló y empezó a gotear, hizo que la luz se esfumara mucho más deprisa de lo previsto, y que no nos diera tiempo a recorrer en condiciones todo el conjunto.

Me fui con la Canon EOS 5D Mark II, con un par de objetivos de focal variable, un EF 24-105/4L USM y un EF 70-210/3,5-4,5 USM, y el EF 50/1,4 USM. También me llevé la Yashica Mat 124G con la que hice 7 u 8 fotos de las 12 que admite un carrete de 120 en formato 6×6, cargada con Ilford XP2 Super. Estas tardaré en mostrarlas, hasta que no termine el carrete. En cualquier caso, una excursión vespertina muy agradable, de la que ayer os puse algunos paisajes y os traigo aquí algunas fotos de los yacimientos arqueológicos.

Sólo me ha quedado una duda. Parece que no se sabe el nombre que tenía esta población romana. Me gustaría saberlo.

Termas

Conjunto de restos arqueológicos de las termas de la villa romana.

Habitaciones

Restos arqueológicos de alguna casa. Lo siento, no anoté qué piensan los investigadores sobre la finalidad que tenía este edificio.

Conducciones de agua

Conducciones de agua excavadas en la roca (“specus”). Al fondo, las columnas del acueducto.

Acueducto

Columnas del acueducto que permitía salvar en la conducción del agua una depresión entre dos elevaciones.

[Fotografía] Recomendaciones semanales: encontrado en la web

Fotografía

Como viene siendo habitual los domingos, voy a dar un repaso de fotógrafos y fotografías interesantes encontradas durante la semana zascandileando por internet.

Una de mis fuentes habituales de conocimiento sobre fotografía ha venido siendo el blog de Rafael Roa. Nos ha anunciado que dejará de actualizar el que mantiene en Blogger y que va a abrir sitio con dominio propio. Pero de momento aparece como “web en construcción”. En cualquier caso, esta semana ha publicado hasta el viernes todavía en el antiguo y ha propuesto alguna cosa interesante para mí.

Al igual que a él, me ha gustado el manejo de la luz y del color de Géraldine Lay. Escenas triviales tomadas en sus viajes. Un aspecto muy “cinematográfico” que a mí me agrada bastante. Más que a Roa, por lo que comenta. No estará de más visitar la página de la fotógrafa.

Aunque muy distintas, también tienen un cierto tono “cinematográfico”, pero de antaño, las fotografías de Valérie Belin. Por lo menos las que Roa nos presenta. Si visitamos la página de la fotógrafa, veremos que hay una variedad de temas. Y no todos me convencen. Pero que cada cual decida por sí mismo.

Paisaje

Ayer estuve visitando el yacimiento arqueológico de Los Bañales. De eso os hablaré mañana. Hoy os dejo algunos paisajes tomados en el lugar.

Me gusta mucho la fotografía de paisajes pero, paradójicamente, me resultan monótonas la mayor parte de los paisajes que se pueden encontrar por ahí. Por mucha perfección técnica que muestren. Por ello, me parece estupenda la recomendación en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red, donde proponen dar un repaso a la obra de Shinzo Maeda. Paisajes sencillos, con un número limitado de elementos, algunos minimalistas, pero con composiciones y colores muy bien seleccionados.

Paisaje

______

Esta semana hay bastantes cosas de las que han aparecido en La Lettre de la Photographie que me han gustado. Os las señalo un poco esquemáticamente:

Fotografías de gentes de Guinea Conakry de Namsa Leuba, nacida en Suiza de origen africano. Página de la autora.

Los procesos antiguos frecuentemente me cansan, pero los ambrotipos de Eric Antoine están muy bien. Página del autor.

La población de Rusia está en declive, y muchas zonas de este inmenso país quedan desiertas, y así es como lo ve Ljubisa Danilovic. Página de la autora.

Uno poco de fotografía de viajes; el invierno en el Tibet de Frédéric Lemalet. Página del autor.

Como recordando la forma de iluminar de los pintores, puede merecer la pena conocer la obra de Anne Golaz. Página de la autora.

Paisaje

______

Probablemente el estudio fotográfico especialista en retratos más famoso de Francia sea Studio Harcourt. A mí, llega un momento que todas sus fotografías me parecen iguales. Pero la gracia es que han fotografiado a un montón de famosos, especialmente en el mundo del cine. Y siempre he sido un poco fetichista de los retratos de actores y, sobre todo, de actrices. Nos dejan algunos ejemplos. Me encanta el de Marion Cotillard. Me encanta Marion Cotillard. ¡Ah, el chic de lo francés!

Si nos ponemos con las fotografías de gentes del cine, no me queda más remedio que incluir aquí también el comentario sobre Leo Fuchs que publicó aCurator. Estupendas fotografías también, pero yo me quedo con la de Gregory PeckMary Badham, protagonistas de To Kill a Mockingbird (Matar un ruiseñor), una de mis películas favoritas, en sus caracteres respectivos de Atticus Finch y su hija Scout.

Me encontré con el blog de Kirk Tuck porque habla de vez en cuando de material en formato micro cuatro tercios. Lo sigo porque me divierte, y de vez en cuando me ilustra y amplia mis conocimientos de fotografía. El día 9 celebró que su blog había llegado a los cinco millones de páginas vistas. Y lo celebró con una colección de sus fotografías más populares. Y la verdad es que hace unos retratos magníficos.

Paisaje

______

[CineFoto] Dos nuevas entradas, de cine europeo, francés y alemán

Cine, Fotografía

Hoy traigo dos nuevos añadidos a mi colección de películas de CineFoto: La fotografía en el cine.

La Belle Personne (2008)

Cuando el fin de semana pasado fuimos a ver en el cine Los adiós a la reina (Adieux à la reine), no pudimos evitar quedarnos prendados hasta cierto punto de la chica protagonista, Léa Seydoux. Guapa, pero no artificial. Sólida interpretativamente. Con ese algo indefinido que llamamos encanto que va más allá de ser más o menos mona. Y siendo francesa, “chic”. Muy “chic”. Yo sólo la recordaba haber visto en un pequeño papelito, aunque trascendente, en la reciente aventura francesa de Woody AllenMidnight in Paris. Y revisando su filmografía parece confirmarse que es así, que no la he visto en ninguna otra producción, salvo el breve papel que hizo para una de Tarantino. Así que me he puesto a buscar, y lo cierto es que sus películas francesas no han llegado a nuestro país. He conseguido una copia de la que hoy os presento aquí, que tiene un par o tres de escenas a propósito de una fotografía y como es tomada, y me han parecido excusa suficiente para incluirla en esta colección de La fotografía en el cine.

Boulevard Pasteur

Durante el filme, también hay varias escenas importantes en el metro parisino que casi me hacen incluirla en mi colección de cine y ferrocarril, pero al final consideré que no era para tanto.

Palermo Shooting (2008)

Cuando por primera vez oí el título de esta película pensé que iba de tiroteos entre mafiosos. Pero recientemente me enteré que en este filme dirigido nada más y nada menos que por Wim Wenders, el “shooting” se refiere al acto de disparar la cámara fotográfica. Hacer fotos. Y que el protagonista es un fotógrafo. Así que decidí verla pensando que podría ser una producción interesante, y que quedaría añadida a mi colección de La fotografía en el cine. Lo segundo es muy cierto y muy justificado. Respecto a lo primero, que sea una producción interesante…

Vista desde el telecabina sobre el Rin

La primera parte de la película de Wenders no transcurre en Palermo, sino en una ciudad alemana a orillas del Rin; pero creo que es Duseldorf, y no Colonia como en la foto que aquí os traigo.

[Fotografía] Lo nuevo de Leica, entre lo deseable y lo delirante

Fotografía

Para cualquier aficionado a la fotografía, la palabra Leica tiene connotaciones difíciles de explicar. Y distintas para cual. Veamos por ejemplo lo que Cartier-Bresson decía, en una traducción de mi propia cosecha:

Disparar con una Leica es como un beso largo y tierno, como disparar una pistola automática, como una hora en el diván del psicoanalista.

El maestro era una genio con una Leica en las manos, pero hay que reconocer que a la hora de expresar con palabras lo que representaba para él, era cuando menos paradójico. Yo tengo alguna Leica. Compradas de segunda mano como aparatos clásicos. A precios “razonables”. Una Leica IIIf y una Leica CL. En su momento, las utilicé con cierta asiduidad, pero la conveniencia inherente a los sistemas digitales sobre la película ha hecho que desde tiempo atrás adornan el salón de mi casa en un vitrina. También tengo una Leica D-Lux 5, una buena compacta que en realidad está fabricada por Panasonic para la casa alemana, y de cuyas fotografías hay muchos ejemplos en este Cuaderno de ruta.

El teatro romano de Zaragoza fotografiado con una Leica IIIf y objetivo Elmar 50/3,5 retractil; esta cámara con este objetivo salió al mercado en 1950. La fotografía, tomada con Ilford XP2 Super, es de enero de 2003.

Los soportales del patio del museo del Louvre fotografiados con una Leica CL calzada con un Summicron-C 40/2; esta combinación salió al mercado en abril de 1973. La fotografía, tomada con diapositiva Fujifilm Provia 100, es de septiembre de 2003.

Como podéis comprobar, de una forma o de otra, no me he podido sustraer al encanto de la marca. La Leica IIIf he de decir que si no estás acostumbrado a usar este tipo de cámaras, puede ser un auténtico grano en el culo de usar. La CL sin embargo es una delicia. De hecho, si actualmente uso para mis viajes una Panasonic Lumix GF1 es porque cuando salió al mercado me recordó poderosamente las dimensiones, las formas de aquella, y con el 20/1,7 de la misma marca y el 45/1,8 de Olympus, constituye una configuración muy similar a la de aquella CL con su pareja de objetivos de 40 y 90 mm (a efectos prácticos la misma combinación de focales). Es cierto que son cámaras de épocas y tecnologías distintas, pero…

Ayer, la casa alemana sacó a la luz sus últimas novedades. Y como es costumbre entre lo sumamente deseable y lo financieramente delirante.

Una cámara telemétrica, Leica M Monochrom, que sólo fotografía en blanco y negro por más de 7000 euros. En negro riguroso, y sin ningún círculo rojo molesto a la vista, es estéticamente perfecta. Obviamente se espera un alto nivel de calidad en sus resultados. Pero es un producto claramente muy especializado.

Un nuevo objetivo que se propone ser un referente en calidad óptica para fotografía digital, APO-Summicron 50/2 ASPH, que se va a vender ¡por más de 6000 euros! Pero ¿no habíamos quedado que los 50/2 eran objetivos sencillos de calcular y de fabricar y por lo tanto potencialmente baratos? Vidrios especiales, superficies asféricas,… y pensado para dar lo más con la nueva cámara presentada. Y con una factura conjunta que sobrepasa los 13000 machacantes. Lo dicho. Entre lo deseable y lo delirante. Os pongo un vídeo del fotógrafo Pedro Ferreira usando este objetivo.

Una nueva compacta, Leica X2, para venderla “barata”. Quizá no llegue a los 2000 euros. En cualquier caso, prácticamente duplicará el precio de su competidora principal de Fuji. También con un vídeo, esta vez de Mr. Hoveeto, usando esta camarita por las calles de París.

Y, al loro,… Dos kits firmados conjuntamente con la firma de moda Hermès, basados en la Leica M9-P, uno “barato” con un 50mm que se venderá por en torno a los 25000 no sé si dólares o euros, qué mas da a estos niveles, y otro con tres objetivos por unos 40000 lo que sea. Esto sí que desde mi punto de vista es el delirio absoluto, y supongo que más que para fotógrafos reales va destinado a jeques árabes y coleccionistas muy afortunados. Leica también ha publicado un vídeo sobre la fabricación de estos modelos. Supongo que para “justificar” la factura.

Hay algunas novedades más, pero lo dicho. Entre lo deseable y lo absolutamente delirante. Me atrevería decir que con los tiempos que corren en la economía mundial, financieramente pornográficos. Pero pornografía de la peor especie. Es difícil expresar lo que uno siente con noticias de este tipo. Quizá cosas muy contradictorias, como le pasaba al bueno de Henri. Nombre que le han dadoHenri, al proyecto de la M Monochrom mientras ha estado en desarrollo. Claro.

La primera Leica de Henri

La primera Leica de Henri, en la fundación que lleva su nombre en París. La fotografía está tomada con una Panasonic Lumix LX3, que ya que estamos llevaba un objetivo firmado por Leica, y también salió al mercado bajo esta marca como Leica D-Lux 4.

[Televisión] Cosas de series: finales… New Girl y Unforgettable

Televisión

Hoy traigo el final de temporada de dos series, ambas en su primera temporada, y de muy distinto tono. Ya comenté que en las próximas semanas, en esta sección que se ha hecho habitual los jueves, comentaría los finales de temporada de las series norteamericanas. Salvo las que lleguen al final de su vida que serán comentadas aparte. Pero puede suceder como hoy, que alguna de las series finalice temporada pero esté en el aire su renovación. Pues mala suerte, no tendrá entrada propia. Así que… vamos allá.

New Girl (final temporada 1)

Lo he repetido varias veces a lo largo de los últimos meses. Esta es una serie que me ha convencido a medias. Pero su protagonista, Jess (Zooey Deschanel), tiene tal encanto (la actriz, no el personaje que a veces es un poco cargante)… que bueno. Te animas a seguir viéndola. Bueno claro,… y su amiga Cece (Hannah Simone) que está como un queso. Tan extrañados como el propio Schmidt (Max Greenfield) de que haya acabado enrollada con semejante mastuerzo. Los personajes masculinos,… como de costumbre en este tipo de series, una banda de tarados. Ya he calificado a Schmidt. Pero los otros poco se lleva.

Pero poco a poco ha ido cogiendo tono y realmente ha tenido momentos, e incluso episodios, divertidos. Y luego… es una comedia de situación. Son poco más de 20 minutos, que rellenan el momento de comer o de cenar cualquier día, que no tengas ganas o puedas ver más televisión. Probablemente seguiré con ella el año que viene, aunque no es de las comedias que más me gustan. Salvo que surjan alternativas mejores, claro.

Unforgettable (final temporada 1)

Parece que esta policiaca que no tiene más peculiaridad que su protagonista Carrie Wells (Poppy Montgomery) tiene un síndrome hipermnésico, no ha acabado de cuajar, y es más que posible que no la volveremos a ver en la pequeña pantalla. Lo cierto es que en mi opinión empezó con muy buen tono, y el personaje de Carrie me parecía atractivo. Tenía un puntito gamberro/libertino que no estaba mal. Pero los episodios han resultado algo repetitivos y la trama transversal, el asesinato de su hermana cuando eran niñas, no ha funcionado suficientemente bien. La resolución fallida de esta trama al final tampoco ha estado muy conseguida. Creo que aunque repitiera, descartaría ver temporadas futuras.

Aunque sigo pensando que su protagonista tiene un puntito… no sé.

Nota de 14 de mayo de 2012: Definitivamente, Unforgettable no tendrá una segunda temporada.

Nota de 30 de junio de 2012: Definitivamente, Unforgettable sí tendrá una segunda temporada, como serie de verano. Ya para el del 2013.

En el cabezo cortado

Paisaje con tren desde el Cabezo Cortado, Zaragoza.

[Ciencia] Echemos “una mano” a la teoría de la evolución

Ciencia

La teoría de la evolución es una teoría científica. Por lo tanto, es un constructo realizado por científicos que pretende dar explicación a una parte del mundo tal como la observamos y la experimentamos. Será válida en tanto en cuanto se dé buena maña para seguir explicando nuestras observaciones y nuestros experimentos, y en tanto en cuanto nuevos datos no la ponga en cuestión. Es una herramienta de trabajo. Básica en la actuales ciencias biológicas.

Y sin embargo, a pesar de su carácter aséptico como teoría científica, desde sus primeras formulaciones pasando por su primer gran sintetizador  y sistematizador, Charles Darwin, ha sido objeto de críticas, furibundas en muchas ocasiones, de grupos políticos y religiosos, que siente amenazados su lugar y su influencia en el mundo por el mayor conocimiento que el progresivo desarrollo científico ofrece a las personas.

En cualquier caso, como consecuencia de estas polémicas, que no debieran existir si realmente Homo sapiens fuese un animal racional, como formuló algún bienintencionado extremadamente optimista e ingenuo, el conocimiento que sobre la teoría de la evolución tiene el común de los mortales es bastante difuso y con frecuencia erróneo. Desde Amazing.es han rescatado un vídeo elaborado para el portal TED en el que se explican con bastante claridad los principios de esta teoría. Está en inglés subtitulado al castellano.

Espero de esta forma contribuir un poco a que realmente, poco a poco, los seres humanos se ajusten a esa optimista, o ingénua, definición de animales racionales. Que no es poco.

Curiosidad

Paseando un domingo por la mañana por la orilla del río Ebro en Zaragoza, que iba un poco crecido, encontramos un sinnúmero de ejemplos de adaptación evolutiva al ambiente. A cada cual observarlos y descubrirlos, que ahí está la gracia.

[Televisión] Final de serie: In Plain Sight

Televisión

Como ya adelanté en su momento, con la llegada del mes de mayo llegan finales de temporada para muchas series televisivas americanas. Y algunas de ellas, es el final de su temporada final. Final de la serie. En la medida de lo posible, a estas, si se lo han merecido, les dedicaré un artículo en exclusiva. Y hoy toca hablar de In Plain Sight, una serie policiaca de USA Network que en España es posible ver en AXN, y desconozco si en alguna cadena en abierto.

Durante cinco temporadas de duración variable, emitidas preferentemente en la épocas de primavera y verano, lo que ha contribuido a que permaneciera relativamente desapercibida, nos ha ido contando las aventuras de dos particulares U.S. MarshalsMary Shannon (Mary McCormack)Marshall Mann (Frederick Weller). Dedicados al programa de protección de testigos amenazados del gobierno federal de los EE.UU. y con base en un lugar tan poco glamuroso como Albuquerque (Nuevo Méjico), han tenido que lidiar con la protección de una variedad de testigos protegidos, muchos de los cuales merecían que les pegaran un tiro por su incapacidad de merecer dicha protección. Por malos o, mayormente, por tontos. Pero esto ha sido lo de menos. Lo importante es la caótica vida familiar y sentimental de Mary, con una familia, madre y hermana, como para suicidarse, con un padre delincuente que las abandonó siendo niña, y con unos novios estupendos pero incapaces de hacerse con ella. Su único soporte, el fiel y equilibrado marshal Marshall.

En su última y cortita temporada, ocho episodios, se ha dado resolución a los asuntos principales planteados. La cuestión del padre de Mary, el futuro de la simpática oficina de los U.S. Marshall de Albuquerque (nótese que la segunda sílaba de la ciudad es “bu” y no “bur” como en la ciudad extremeña de la que deriva probablemente su nombre), la resolución de la tensión sexual no resuelta entre los dos protagonistas, y el vislumbre de un prometedor en el plano sentimental y familiar para la atribulada oficial de policía federal.

Esta no ha sido una serie de campanillas, de gran originalidad o de gran calidad en la producción. Ha sido un producto de entretenimiento, que básicamente ha funcionado bastante bien por la excelente química de la pareja protagonista, por un buen grupo de secundarios que han acompañado sin molestar, y por unos guiones razonablemente bien planteados. No es una serie imprescindible. Pero sí adecuada para rellenar tiempos en las sobremesas de la comida o de la cena, en los que no apetece pensar mucho pero tampoco someterse a productos descerebrados. La recordaré con simpatía.

_IGP3269.jpg

Día lluvioso en Zaragoza. Como no cambie pronto, me parece que va a ser un pesadez de día.

[Cine] Adiós a la reina (2012)

Cine

Adiós a la reina (Les adieux à la reine, 2012), 5 de mayo de 2012.

Sin duda alguna María Antonieta (ver disquisición idiomática más adelante) es la reina francesa favorita de la literatura y el cine francés e internacional. Nada como un destino trágico para pasar a la posteridad. Morir joven, guapa y en dramáticas circunstancias es mucho más “chic” que convertirse en una anciana y morir de cualquier achaque mundano en su propia cama. Esto último esta muy bien para los burgueses y los plebeyos; pero para una reina… Supongo que por eso hoy en día las reinas son tan aburridas. Están aburguesadas. Y en los últimos años ha habido cierta actividad cinematográfica en torno a la reina guillotinada. En 2001, fue encarnada por Joely Richardson en la poco afortunada The Affair of the Necklace (El misterio del collar). En 2006, fue la protagonista, encarnada en Kirsten Dunst, de la postmoderna y pretenciosa película de su mismo nombre Marie Antoinette (María Antonieta), dirigida por Sofia Coppola, tremendo pinchazo de una directora que prometía, y que ya no ha vuelto a dar en el clavo. Hasta el moño sales de los zapatos de la reina y sus damas. Y ahora son los propios franceses, con el director Benoît Jacquot a la cabeza, que nos traen una nueva visión de su reina favorita, encarnada por la germánica Diane Kruger, a la que no dudaron en decapitar. Hay más representaciones de esta reina en los últimos años, pero me he limitado a mostrar las más representativas, en películas que yo mismo he visto.

Jardines y estanques

Los estanques de Versalles no aparecen tan pulcros y aseados en el filme como se mantienen en la actualidad para las visitas turísticas.

La película es una adaptación de una obra literaria, y pese a lo que se suele leer por ahí, no nos habla de los últimos días de la reina, sino de los tres o cuatro turbulentos días que siguieron a la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789. María Antonieta aún tardaría más de cuatro años en perder la cabeza tras el amañado juicio que la condenó. Los acontecimientos que pudieron suceder en estos días los vivimos a través de los ojos de Sidonie Laborde (Léa Seydoux), personaje ficticio, joven lectora de la reina a la que profesa una devoción absoluta. A través de los ojos de esta joven, nos introduciremos en el ambiente de Versalles, conoceremos lo que pudieron pensar, hacer o sentir los cortesanos, aislados del mundo, ya que todo se cocía en París, de la que les separaban unos veinte kilómetros, varias horas de desplazamiento. En aquellos momentos no llegaba hasta los alrededores de palacio la línea C del RER. Entre los cortesanos, destaca la figura de la duquesa de Polignac (Virginie Ledoyen), favorita de la reina. Entre las tres mujeres se constituirá un triángulo que terminará con la huída de la Polignac por consejo de la reina en compañía de la joven lectora.

Gran Trianón

Los “Trianones” eran parte de los dominios de la reina María Antonieta; aunque preferentemente el pequeño Trianón, y no el grande que aparece en la foto.

Lo primero que nos llama la atención de la película es que dedica unas primeras escenas, mientras acompañamos a la guapa Seydoux en su vida cotidiana un 14 de julio, cuando nada se sabe en palacio de los alborotos en París, a retratar el ambiente de Versalles. Pero no un ambiente idílico, de lugar magnífico e ideal, como se nos presenta habitualmente. Recorremos los apartamentos y los pasillos de servicio. Estamos en verano. Hace calor. Los mosquitos pican. Hay ratas. Las aguas de los estanques están turbias y emiten olores. No me cabe la duda de que esta descripción, en la que más adelante no se insistirá, busca establecer dos cosas. Una, el auténtico ambiente del lugar; dos, una metáfora de la corte y el gobierno de Luis XVI (Xavier Beauvois). Frente a la representación de Coppola de una reina eternamente adolescente que no parece cambiar desde los 15 años en que llega a Versalles hasta los 33 que tenía en julio de 1789, aquí nos encontramos a una reina insegura, claramente en sus treinta y tantos, y muy dependiente de quienes le rodean. Una inseguridad y una dependencia que se refleja también en el conjunto de los habitantes de palacio. Sólo la desvergüenza de algunos sirvientes, o la serenidad de algún funcionario público como Moreau (Michel Robin) el bibliotecario de la reina.

Uno de los aspectos más destacados de la película es que poco a poco se centra en las relaciones y sentimientos entre las tres mujeres. Distintas escenas y situaciones dan a entender que entre las tres mujeres surge una atracción que va más allá de la amistad entre las aristócratas, o de la devoción de la sirviente. Que existe una atracción física, lésbica, que no puede ser expresada de forma explícita; pero el argumento y la dirección de la película no dejan lugar a dudas, existe.

Galería de los espejos

No hay película de ambiente versallesco que no nos muestre varias veces la célebre Galería de los Espejos.

Mas allá de la cuidada ambientación, más realista que en otras producciones como ya he comentado, la base del filme es la interpretación de las tres mujeres. Especialmente de Léa Seydoux, protagonista principal de la película, ya que son sus ojos los que nos sirven de mirada para que veamos lo que sucede, y nada conocemos de lo que pasa donde no está la joven. La que es calificada de “nueva musa” del cine francés y europeo hacen un excelente y convincente trabajo. Pero también de una Diane Kruger, que encarnando a la reina austriaca, realiza el que probablemente es el mejor trabajo que le he visto. Y de paso, componiendo una Maria Antonieta bastante más convincente que la de Kirsten Dunst en el filme de Sofia Coppola. La tercera en discordia, la guapa Virginie Ledoyen, por quien no parecen pasar los años, tiene un minutaje más reducido, aunque está igualmente convincente. El resto de secundarios, cumplen con buen nivel.

¿Qué podemos concluir de esta película? Mi primera sensación fue contradictoria. No acababa de estar satisfecho de lo que había visto. Pareciera que la película no se acaba de definir entre su vertiente documental de los hechos históricos de aquellos días, y el drama más novelesco que progresivamente se desarrolla entre el trío de mujeres protagonistas. Sin embargo, el regusto que me ha dejado ha sido bueno. No he dejado de pensar en ella, eventualmente. Incluso me indujo a darle una segunda oportunidad a la película de Sofia Coppola ayer domingo en la sobremesa, sólo para dejar constancia de que mi primera impresión sobre la misma había sido válida. En lo que se refiere a la película actual, sin ser una obra maestra, sí que creo que es una producción que se puede ver sin problemas, y que tiene buenos valores tanto en su producción, como en su mensaje. Así que en unos momentos en los que la cartelera está un poco floja, y dominada por los blockbusters palomiteros, es una opción más que razonable. Y bueno,… las “protas” son muy “chics” y están muy buenas. Lo digo para animar a los “maromos” que siempre son más reticentes a acompañar a sus parejas femeninas a este tipo de películas.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Disquisición idiomática: El nombre Marie Antoinette debiera traducirse al castellano como Maria Antonia. “Antoinette” no es un diminutivo, no aplicable a alguien del rango de una reina francesa salvo “en famille”, sino el femenino de “Antoine”. De hecho el nombre de pila original de esta reina de origen austriaco fue Maria Antonia Josepha Johanna, de la casa Habsburg-Lothringen (Habsburgo-Lorena). Pero existe cierta tontería en España a la hora de traducir los nombres de los soberanos extranjeros. Otros ejemplos… Pues por ejemplo, si cogemos a los papas que como el actual llevan el nombre en latín de Benedictus. Su traducción más sencilla sería Benito o sus equivalentes en otros idiomas. En Francia se les llama simplemente Benoît. En España, un rimbombante Benedicto. O los reyes británicos de nombre James. La traducción más propia hubiese sido Santiago o, mejor aún, Jaime, nombre que llevaron varios reyes de la Corona de Aragón, y muy similar al original inglés. Pero no. Se opta por denominarlos con la inusual forma Jacobo, de escasa aunque correcta utilización en el idioma castellano. Tonterías que tenemos en este país, de hacer complicado o rimbombante lo que podría ser sencillo.

Jardines

Y nos despedimos de Versalles paseando por sus neoclásicos jardines, tan llenos de turistas habitualmente en la actualidad.