[Cine/Arte contemporáneo] Manifesto (2015)

Arte, Cine

Manifesto (2015; 202017-1404)

La película que voy a comentar hoy es distinta de las habituales. Dirigida por el alemán Julian Rosefeldt, esta obra cinematográfica entra más dentro del campo de las instalaciones audiovisuales en el ámbito del arte contemporáneo. Su obra, por sus características, tiende a contemplarse más en galerías de arte o en museos de arte moderno que en salas de cine convencionales. Sin embargo, esta que vamos a comentar hoy se puede considerar de pleno derecho como una obra cinematográfica, por las técnicas aplicadas, independientemente que esté totalmente inserta en lo que se considera cine de arte y ensayo. No experimental, como en algún lugar he leído, ya que las técnicas cinematográficas usadas para su realización son convencionales, aunque no lo sea su tema, contenido o forma de exhibición.

El ‘O’ Space en el que se proyectaba la instalación, terminó su exhibición el día siguiente a nuestra visita, se encuentra entre los edificios industriales del puerto de Aarhus que han sido o están siendo objeto de reconversión, integración a la ciudad, y recuperando para usos recreativos o culturales. En cualquier caso, la pequeña y discreta entrada, pasando a través de unos lavabos, no dejaba de ser curiosa.

La obra consta en realidad de 12 películas diferentes destinadas a ser proyectadas simultáneamente en el ámbito de una sala de exposiciones o galería de arte. Nosotros la vimos en el marco de la programación de la capitalidad cultural europea de Aarhus durante el año 2017. Se exhibía en el O Space de esta ciudad danesa de la región de Jutlandia Central.

En cada una de las películas, la actriz australiana Cate Blanchet representa un papel diferente, hasta 13 distintos, de ambos géneros, y en un momento dado recita un monólogo en el que se incluye alguno de los manifiestos seleccionados dentro del arte moderno o contemporáneo. Los papeles con sus respectivos manifiestos son los siguientes:

Hombre vagabundo – Situacionismo

Agente de bolsa – Futurismo

Trabajador de una planta de incineración de basura – Arquitectura

Científica – Suprematismo / Constructivismo

Oradora en un funeral – Dadaismo

Madre de ideas conservadoras – Pop Art

Punk tatuada – Estridentismo / Creacionismo

Profesional del entretenimiento corporativo / Planificadora de eventos – Vorticismo / Der Blaue Reiter / Expresionismo abstracto

Coreógrafa –  Fluxus / Merz / Performance

Titiritera – Surrealismo / Espacialismo

Locutora de informativos / Reportera – Arte conceptual / Minimalismo

Profesora – Cine (Dogma 95)

 

Por el tiempo del que disponíamos no voy a decir que viéramos los doce fragmentos en su totalidad, pero sí vimos al menos una parte de ellos, y más de la mitad integramente. Originalmente, en sus primeras concepciones, había hasta 60 manifiestos distintos de carácter cultural, artístico, social o político, que progresivamente fueron fundiendo o agrupando hasta dejar los doce fragmentos que interpretó Blanchett. El resultado es fascinante.

En primer lugar, por la versatilidad y presencia de la actriz, indudablemente una de las más importantes del momento actual, con una capacidad increíble para integrar en situaciones, ámbitos o diálogos fuera de contexto el contenido de los manifiestos que va recitando. Todos y cada uno de ellos es notable. El que probablemente nos llamó más la atención, quizá por su más declarada ausencia de contexto racional, fue el que en el papel de una maestra de niños de unos nueve o diez años, les recita el manifiesto de Dogma 95, para a continuación mandarles unos deberes de clase que va corrigiendo mientras pasea entre los pupitres. Si la interpretación de Blanchett es notable, la de los niños, que no se debían de coscar de nada de lo que les decía, casi lo era más todavía.

En segundo lugar por el efecto de reflexión que tiene al descontextualizar unos textos que en su momento o en su lugar aparecen como trascendentes o fundamentales, sesudos y profundos, pero que sacados de su momento histórico, y en el marco de un escenario cinematográfico muy reconocible con las ficciones que habitualmente presenciamos como espectadores consumidores, pierden buena parte de su sentido. Lo que lleva a la reflexión crítica que el autor quiere realizar sobre este tipo de documentos. Sin que con ello pierdan necesariamente todo su sentido original; no creo que sea ese su objetivo.

Obviamente, no voy a calificar como habitualmente esta obra. Aunque Cate Blanchett merezca una vez más un sobresaliente, mientras que el autor y director de la obra alcance un notable alto, como mínimo.

Guardar

[Libro/arte] ¿Qué estás mirando?

Arte

Hoy es jueves y tocaría entrada televisiva. Pero no hay mucho de lo que hablar esta semana de lo que no haya hablado en las pasadas, así que dedicaremos el tiempo al tema del arte.

Comentaba hace unas semanas en mis páginas dedicadas a la fotografía y otras artes visuales que había comprado un libro sobre arte contemporáneo. Junto con otros dedicados a la fotografía, durante una visita a la tienda del Caixaforum de Zaragoza con el fin de encontrar algún regalo en las fechas prenavideñas, vi el libro, del que ya había oído hablar y lo compré. Y lo he estado leyendo. Poco a poco. Sin excesivas prisas. Dejando que calen los conceptos. Y he de decir que he disfrutado bastante de él. El libro…

¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos
Will Gompertz; traducción de 
Editorial Taurus, Febrero de 2013
Edición de árboles muertos, aunque también se puede comprar en edición electrónica por la mitad de precio.

140705-7050250.jpg

Louisiana Museo de Arte Moderno –Humlebæk (También la imagen de cabecera)

El libro de Gompertz (Twitter, BBC) es un libro de historia del arte moderno y contemporáneo tal y como sugiere el subtítulo. Pero adopta esta forma por ser una forma racional de relacionar los distintos movimientos, escuelas o fases del arte desde el impresionismo hasta nuestros días, mostrando las influencias mutuas o cómo unos estilos artísticos derivan de otros. El fin último del libro no es que el lector sepa mucho de arte moderno, ni que adquiera el gusto por el arte moderno, ni que sea capaz de comprender todas las obras de arte moderno, entre otros posibles objetivos que se nos puedan ocurrir. El objetivo del libro es comprender el fenómeno del arte moderno y contemporáneo. Porque surge, y porque es importante en nuestras sociedades.

Gompertz es básicamente un comunicador. Actualmente responsable de la sección de arte de la BBC, ha trabajado en otros medios de comunicación, y fue director de medios de comunicación de la Tate, institución británica de carácter público dedicada al arte, y que tiene uno de los principales museos de arte moderno y contemporáneo del mundo, la Tate Modern, ubicada en la antigua central eléctrica de Bankside, en la renovada y agradable orilla sur del Támesis londinense. Es de hecho el museo nacional británico de arte moderno. Se le considera uno de los comunicadores más influyentes en el mundo del arte.

141208-1010132.jpg

Centro George Pompidou – Museo Nacional de Arte Moderno – París (Francia)

141209-1010263.jpg

Museo de Arte Moderno de París (Francia)

A la hora de escribir el libro, Gompertz parte de varias premisas. En primer lugar, que la mayor parte de la gente encuentra dificultades en comprender el arte moderno y contemporáneo. El arte, en el último siglo y medio se ha ido alejando de la figuración y de la representación de la realidad. Para el común de los mortales, la contemplación de un cuadro anterior a los impresionistas es algo sencillo, incluso si no entiende de arte. Le puede resultar estéticamente agradable o placentero. Reconoce los elementos que allí se representan, le resultan familiares. Y es consecuencia de una larga tradición que ha ido moldeando los gustos de las personas.

Hoy en día los impresionistas, que es el punto de partida de Gompertz, gustan mucho, nos hemos acostumbrados a ellos, a su estética, a sus colores. Pero en su momento fueron tan rechazados o incomprendidos como muchos de los movimientos que han circulado en el siglo XX, y que han dado lugar a observaciones del tipo, “esto son garabatos”, “cualquier niño puede hacer eso”, “esto no tiene ni pies ni revés”.

121006-060254.jpg

Tate Modern – Londres (Reino Unido)

Otra de las premisas de Gompertz es que quienes deberían hacer asequible el arte de las exposiciones o de los museos a quienes los visitan, los comisarios y conservadores, se empeñan en escribir en un lenguaje complejo, abigarrado e incomprensible. Denuncia una competencia entre estos profesionales para ver quien suena más erudito, léase pedante, u original, léase incomprensible.

Con las dos premisas anteriores, se van marcando los propósitos del autor. Explicar porque esas obras que no entendemos y que no corresponden al gusto popular adquirido durante siglos son arte, como evolucionan en el tiempo, y hacerlo con un lenguaje que sea asequible a una mayoría de potenciales lectores. Y desde mi punto de vista lo consigue.

130928-9280889.jpg

MoMA – Museo de Arte Moderno – Nueva York (EE.UU.)

150612-2230139.jpg

MAC – Museo de Arte Contemporáneo – Montreal (Canadá)

Luego están las consideraciones sociales, políticas y económicas del asunto. Aunque no lo menciona expresamente que yo recuerde, Gompertz escribe bajo la premisa de que los ciudadanos tienen que estar informados sobre todos los asuntos que tengan una cierta importancia en la vida social y política de sus comunidades. Especialmente en las democracias, en las que están llamados periódicamente a elegir a sus representantes políticos, de los cuales salen los ejecutivos que gobiernan y toman decisiones que afectan a la economía y a la cultura. El arte moderno y contemporáneo mueve mucho dinero. Dinero en cantidades que en ocasiones parecen obscenas en comparación con los apuros que pasa un porcentaje notable de la población.

Se puede hablar de los ricos plutócratas que invierten cantidades desorbitadas en obras artísticas, incentivados además por las políticas fiscales presuntamente favorecedoras del mecenazgo, de la inversión en arte y cultura. Pero también se puede hablar de decisiones políticas, que implican inversiones millonarias, relacionadas con el mundo del arte moderno. Si no, véase como están surgiendo como hongos en todo el mundo en las dos últimas décadas edificios más o menos vistosos destinados a albergar museos o colecciones de arte moderno. Por todo el mundo. Quizá el caso más paradigmático está en España, el Museo Guggenheim de Bilbao. Alrededor de estas inversiones, se planifican importantes actuaciones urbanísticas que movilizan grandes cantidades de dinero público. La propuesta de Gompertz es clara. Señor/a ciudadano/a, si usted quiere tomar decisiones como sujeto político a la hora de depositar su voto, tiene que informarse. Y por lo tanto también tendrá que entender de arte moderno o contemporáneo. O por lo menos, tendrá que entender el fenómeno del arte moderno y contemporáneo.

tumblr_m9h3adX6Vt1r5mrsgo1_1280.jpg

Museo Centro de Arte Reina Sofía – Madrid (España)

150323-010.jpg

Museo Guggenheim Bilbao – Bilbao (España)

Finalmente, el libro sirve como una entretenida introducción al arte moderno. Se aprende también de arte moderno. Quizá se hecha en falta que esté más profusamente ilustrado. Algunas de las obras citadas aparecen en ilustraciones en blanco y negro dispersas por el texto, y otras aparecen agrupadas en láminas en color. Pero de otras muchas se habla, pero no se ven. Es cierto que hoy en día esto se puede suplir tirando de ordenador, tableta o teléfono móvil conectados a internet. No es difícil hacer búsquedas de las obras citadas en los buscadores de imágenes de la red de redes. Y a cambio, es posible ajustar el precio de la obra, que en caso contrario subiría considerablemente de precio, alejándose del poder adquisitivo de potenciales lectores. Y Gompertz quiere llegar a cuantos más lectores mejor.

Me cuentan que hay una versión electrónica del libro, que tal vez podría haber aprovechado las posibilidades interactivas de la tecnología actual, y que no lo hace. Se limita a ser una traslación del libro de papel. Esto quizá sea más “imperdonable”. Yo sí que he hecho una cosa. He recopilado en un tablero en Pinterest las obras que aparecen en las ilustraciones del libro. Y os lo dejó aquí enlazado. Con el tiempo quiero hacer otro con las que aparecen citadas pero no ilustradas, lo que me obligará a darle un segundo repaso. Con el tiempo.

.

.

A estas alturas creo que ha quedado claro que el libro no trata de convencer a nadie para que el arte moderno le guste. Si te gusta, te gusta, y si no, pues te gustarán otras cosas. Que lo importante es entender el fenómeno y sus repercursiones. Pero si te pica el gusanillo, si en algún momento te has sentido atraído obras de arte contemporáneo, con el bagage adquirido tras la lectura del libro, sólo queda un paso más. Empezar a disfrutar del arte moderno. Lo ideal sería poder visitar algunos de los grandes museos de esta época del arte, la ya mencionada Tate Modern, el MoMA de Nueva York, el Centro Pompidou de París,… Pero ya digo que si no se va a salir del país, de España me refiero en este caso, también aquí han surgido unos cuantos. Ya he mencionado al Guggenheim de Bilbao. No olvidemos al Museo Reina Sofia en Madrid, el MACBA en Barcelona, el IVAM en Valencia,… y otros que van surgiendo por toda la geografía arrastrados por la moda que he comentado antes.

130129-1290046.jpg

Museo Pablo Gargallo – Zaragoza (España)

120601-1180101.jpg

IAACC Pablo Serrano – Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos – Zaragoza (España)

[Arte / cultura] Mañana de exposiciones en el IAACC Pablo Serrano; José Manuel Broto

Arte

El pasado fin de semana llegó el “monzón” a Zaragoza. Entre el viernes de la semana pasada y el martes de esta estuvo lloviendo casi de continuo. Lo cual es algo extraordinario en esta ciudad de secano. Las borrascas dejan poca lluvia; suelen traer más viento que otra cosa. Se nubla, caen cuatro gotas, se levanta el cierzo, y todos encogidos, pero las nubes se abren y ya está. Así que cinco días de lluvias seguidos es vivido casi como un acontecimiento. Después de las fuertes avenidas del río Ebro de hace unas semanas, con un poquito de temor.

El caso es que estando así el tiempo, y aunque oficialmente la primavera ya está aquí, uno se busca actividades bajo techo en la mañana del domingo. Y conociendo que estaba recién inaugurada una exposición de José Manuel Broto en el IAACC Pablo Serrano, una amiga muy aficionada, y conocedora, del arte contemporáneo, me arrastró a verla. No es que me tuviera que obligar ni nada por el estilo. Todo se pega. Y aunque mi conocimiento sobre arte moderno y contemporáneo es muy inferior, empiezo a disfrutar del mismo.

Aunque amenace la lluvia, no hay visita al IAACC Pablo Serrano sin subida a su espléndida terraza.

Aunque amenace la lluvia, no hay visita al IAACC Pablo Serrano sin subida a su espléndida terraza.

Como ya he adelantado, la novedad y principal atracción en estos momentos del museo es la exposición dedicada a José Manuel Broto, un pintor contemporáneo nacido en nuestra ciudad y del que podemos contemplar una selección de obras bajo el título “Color vivo”, pinturas abstractas de gran formato y con gran atención al color.

20150322-_2190774

Una de las vistosas obras de Broto expuestas en estos momentos en el museo.

También visitamos la exposición “Don Quijote en Aragón – Evoluciograma” de Juan Agustín Baldellou, en el marco de la celebración del cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote. El evoluciograma es una técnica de dibujo o diseño pensada para su desarrollo mediante la tecnología y para ser expuesta en pantalla ya que el dibujo va cambiando poco a poco de modo casi imperceptible. Estos evoluciogramas sirven para ilustrar los diversos capítulos del Quijote. Nos pareció curioso, aunque la proyección en la que verdaderamente se podría apreciar la naturaleza de la obra, no en las pinturas estáticas expuestas que sirvieron de base para el trabajo, no era de muy buena calidad. Hubiese sido mejor una mayor luminosidad y contraste.

Algunas de las pinturas que sirven de base a los evoluciogramas de Baldellou.

Algunas de las pinturas que sirven de base a los evoluciogramas de Baldellou.

Hubiera merecido la pena habilitar un espacio cerrado para la proyección, ya que se hubiera visto menos afectada por la luz ambiente y se hubiera visto mejor, con más contraste y saturación de los colores.

Hubiera merecido la pena habilitar un espacio cerrado para la proyección, ya que se hubiera visto menos afectada por la luz ambiente y se hubiera visto mejor, con más contraste y saturación de los colores.

Se puede ver en línea accediendo a través de la página film.aragon, o directamente en youtube.

Finalmente, en la Sala Lateral, dentro del programa “Impulso Lateral”, encontramos la exposición “Lugares carentes de lugar, de Beatríz Pellés, con pinturas y dibujos en los que esta joven artista, también de Zaragoza, reflexiona sobre la observación y la reconstrucción del paisaje contemporáneo. Lo que más me llamó la atención fueron los Wooden Trees, dibujos realizados sobre papel de lija, mediante la huella que deja al ser utilizado para pulir y eliminar materia.

Uno de los Wooden Trees de Beatriz Pellés en la Sala Lateral del IAACC Pablo Serrano.

Uno de los Wooden Trees de Beatriz Pellés en la Sala Lateral del IAACC Pablo Serrano.

Exposiciones, fotos, algo de cine, y vida familiar… Semana Santa

Arte, Fotografía personal, Política y sociedad

Pues sí. Como tuve que suspender el viaje a Italia que tenía previsto para esta semana santa, ha habido que improvisar un poco qué hacer, en estos días tan sosos, y además, este año, amenazados por la lluvia. Así que de todo un poco.

Indudablemente un momento divertido fue hacer de canguro con mi sobrino de poco más de dos años, y llevarle a su primer viaje en tren, aunque fuera coger el cercanías entre Miraflores y Zaragoza-Delicias. Pero al crío le gustan los autobuses, tranvías y demás, así que lo del tren le encantó. Y lo pasamos bien.

Un alvia en Delicias

Observando la llegada de un Alvia procedente de Barcelona y con destino Galicia en la estación de Zaragoza-Delicias - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Además de un par de películas de cine, de una de las cuales ya os hablé, la otra la dejo para mañana, el pasado viernes, mañana en la que llovió bastante, me bajé a conocer el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano (IAACC), nuevo centro museístico y de exposiciones, que como su propio indica, se dedica al arte de nuestros días. Lo cual está muy bien, aunque sean formas artísticas generalmente poco populares, y mal entendidas. Especialmente en un país con tantas carencias educativas en esta materia como el nuestro. Por fuera, el edificio me parece algo feo… o es que habrá que acostumbrarse. Pero las salas de exposiciones son amplias, muy diáfanas y agradables. Y en lo alto hay una terraza, a la que ya sólo le falta una cafetería para que apetezca ir de vez en cuando y de paso ver las exposiciones.  De momento es gratuito… no sé qué intenciones tienen al respecto. Y dejan hacer fotos sin flash, lo que me parece muy bien.

Remozada fachada

Aspecto de la fachada del IAACC desde el Paseo María Agustín de Zaragoza - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Colección Pablo Serrano

Obras de la colección permanente del escultor Pablo Serrano - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

More Than This And To-Do Lists - Begoña Morea Roy

Los visitantes se paran ante las obras de los artistas aragoneses en la colectiva Noreste N41º39' W0º53' - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Terraza

Aunque llovía cuando entramos en el edificio, al llegar a la terraza había cesado la lluvia, y se habrían algunos claros entre las nubes, para el disfrute de los visitantes - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

El sábado, día de San Jorge, el tiempo mejoró. Así que fue obligado llevar una cámara de fotos todo el día, a ver qué pasaba en el día de Aragón. Y pasó más bien poco, tirando a nada. Aparte de algunas voluntariosas señoras tejiendo una bandera de Aragón con flores en la plaza de este nombre, nada quedaba de la animación callejera que otros años cerraba el paseo de la Independencia. Parecía un domingo aburrido más que otra cosa. Como este fin de semana eran gratuitos algunos museos, paseamos por el Pablo Gargallo. No mucho, lo justo para presentar nuestros respetos a Kiki de Montparnasse y alguna que otra obra del escultor bajoaragonés. Lamentablemente aquí no dejan hacer fotos. Luego, ya en solitario, paseé por el casco viejo y por las orillas del Ebro haciendo algunas fotos, aprovechando la suave luz, tamizada por algunas de las nubes que cubrían el cielo de Zaragoza.

Tejiendo la bandera de flores

Tejiendo la bandera de flores en la plaza de Aragón de Zaragoza - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

La Samaritana

Mucha animación alrededor de la Samaritana, de la gente que acudía a visitar los monumentos de semana santa en San Cayetano (o Santa Isabel de Portugal, como se prefiera) - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

Troncos en el agua

Algunos viejos árboles sumergidos en el agua, debido a la acción del azud que represa las aguas más abajo en el Ebro - Pentax K-x, SMC-DA 21/3,2 Limited

Ese mismo día, yendo al cine con mucho tiempo, tuve ocasión de pasar por el Parque Grande y tirar alguna foto aprovechando la suave luz de la tarde nubosa. Así como de vuelta, jugar un poco con las luces y las sombras del atardecer.

Verjas del Jardín Botánico

Capullos de rosas en las verjas del jardín botánico - Leica D-Lux 5

Crepúsculo

Juego de luces naturales y artificiales llegan con el crepúsculo a la calle Maestro Estremiana de Zaragoza - Leica D-Lux 5

Autobús

Un autobús urbano pasa como una presencia etérea ante la cámara con la luz casi nocturna de la tarde zaragozana en el paseo de Cuellar - Leica D-Lux 5

El domingo fue ya simplemente de reuniones familiares, así que hasta aquí os cuento de qué ha ido esta semana santa. Y como hoy es el aniversario de la revolución portuguesa…

Recomendación musical

Pues supongo que podemos escuchar a Zeca Afonso, cuya canción Grândola, Vila Morena sirvió de contraseña para el golpe que derrocó a la dictadura militar en el vecino Portugal. Que tan mal lo pasa estos días de tribulaciones económicas. Además de poder escuchar las canciones del cantautor portugués por el mismo, también sugiero un repaso al álbum Abril de Cristina Branco, ya que la estupendísima voz de esta cantante lusa se aviene muy bien con las canciones del cantautor.

Puente 25 de abril

Conocido como puente Salazar durante la dictadura, el emblemático puente lisboeta que cruza el estuario del Tajo lleva hoy el nombre de la fecha de este día, 25 de abril - Panasonic Lumix LX3