[Fotografía] Recomendaciones semanales – del 24 al 31 de mayo de 2015 – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Recomendaciones semanales – del 24 al 31 de mayo de 2015 – Fotografía y otras artes visuales.

Mis recomendaciones fotográficas de esta semana, que encontraréis en el enlace que encabeza la entrada, hablan ineludiblemente del fallecimiento de la excelente fotógrafa Mary Ellen Mark,… pero hay más cosas. Explorando las relaciones entre fotografía y cine, enganchándome al trabajo que Mark hizo en los platós y los camerinos. O entre fotografía y política, a propósito de las pasadas elecciones. Y más cosas. Con paisajes de la sierra de Algairén, que este pasado viernes que amenazaba tormenta presentaba un aspecto excelente, de gran belleza.

[Libro] Cabaret Biarritz

Literatura

No soy un lector excesivamente dado a ir siguiendo los principales literarios del país. O por lo menos, no suelo fijarme en si tal o cual novela, o si tal o cual escritor han ganado uno u otro de los premios más mediáticos que se conceden en la geografía española o mundial. Pero en esta ocasión aprovecho una oferta para hacerme con la versión electrónica del último ganador del Premio Nadal, José C. Vales, ya sabéis, ese premio que traen los reyes magos. Como anécdota, en mi haber tengo haber leído alguna traducción del autor, vamos a ver cómo se le da la creación propia.

Cabaret Biarritz
José C. Vales
Ediciones Destino; 2015
Edición electrónica

He visitado Biarritz en un par de ocasiones, pero no tengo muchas fotografías de la ciudad vascofrancesa, y no las tengo digitalizadas.

He visitado Biarritz en un par de ocasiones, pero no tengo muchas fotografías de la ciudad vascofrancesa, y no las tengo digitalizadas.

Georges Miet fue un escritor que en un momento dado recibe el encargo de hacer un libro sobre unos sucesos trágicos que sucedieron en Biarritz en 1925. Durante años realizará entrevistas con las personas que estuvieron allí, en aquel momento y fueron testigos de los acontecimientos que rodearon las muertes de varias personas: una “inglesa” que es arrastrada por las corrientes en la playa junto con un pintor poco conocido y un maestro bañista que intentan socorrerla, una joven aprendiz de librera de dieciséis años que aparece ahogada en el puerto, aparentemente por un suicidio, un joven que se descerraja un tiro durante la fiesta de compromiso de un noble rusa acusando a un mujer desconocida de haberle inducido al asesinato,… Pero al final, morirá durante los años cuarenta sin haber dado forma a la novela. Quedarán las entrevistas. O tal vez las entrevistas sean la novela…

Vales nos ofrece una novela con una interesante estructura en forma de entrevistas. En cada entrevista, es un personaje distinto el que da voz a la narración, lo que implica una variedad de estilos de escrituro y de expresión. Desde la nobleza hasta las clases trabajadoras. Artistas y escritores que declaran ante Miet, o sencillas sirvientas que apenas consiguen enhebrar una narración con una razonable coherencia. Gente que va al grano de lo sucedido, reluctantes de rememorar los hechos, y gentes con demasiadas ganas de hablar que derivan en detalles intrascendentes o aparentemente intrascendentes. Indudablemente, estamos ante un esfuerzo tremendamente meritorio del escritor para dar forma de modo razonablemente coherente a la obra, y que además lleva a cuestas un importante ejercicio de documentación y de erudición para ser capaz de referenciar semejante cantidad de datos y de información.

Así que a falta de los paisajes "biarrots" nos pasearemos por San Juan de Luz, a menos de 20 km de la ciudad balnearia de los Pirineos Atlánticos por excelencia.

Así que a falta de los paisajes “biarrots” nos pasearemos por San Juan de Luz, a menos de 20 km de la ciudad balnearia de los Pirineos Atlánticos por excelencia.

Otra cuestión es el interés final de la novela, de la historia que nos cuenta y la ligazón de la trama de misterio, no muy alejada de cualquier whodunit al uso que se precie. Y ahí he de decir que la novela se estira en exceso, que todo el pescado esta vendido mucho antes del final del libro. Que los mejores pasajes, los más divertidos, los más intrigantes se gastan en la primera mitad del conjunto de ficticias entrevistas, y que sólo la dosificación de información puede permitir ir estirándolo has las 450 páginas de la edición impresa. Es una lectura entretenida, no obstante; por momentos, muy divertida, incluso permitiendo alguna carcajada que otra. Hay muchas entrevistas que destilan una fina ironía que en algún momento muestra indicios de auténtica mala leche, que está muy bien. La pena es que estas virtudes formales, que la crítica implícita y explícita a la hipocresía humana no acompañe (o se acompañe) de una trama mejor urdida o más interesante hasta el final. Pero se deja leer, sin duda.

En cualquier caso, a mí incluso me parece más coqueta la población "luzien"....

En cualquier caso, a mí incluso me parece más coqueta la población “luzien”….

[Televisión] Cosas de series; superchicas y otras carencias de ideas televisivas

Televisión

Estoy pasando una especie de crisis seriéfila. Tengo la cartelera en mínimos históricos. Apenas cuatro o cinco series, dejando a un lado los intentos que hago de ver alguna novedad, en general sin que me levante gran entusiasmo. De hecho, me parece sorprendente la cantidad de series que he empezado a ver en el último año, pero que he abandonado con mayor o menor rapidez. Parece que últimamente hay pocas cosas que me convencen. El resultado es que me estoy poniendo al día con largometrajes para la gran pantalla que en su día me perdí en las salas de cine y que ahora veo en la pequeña pantalla. Mucho cine español. Desgraciadamente, también estoy comprobando que no me perdí gran cosa.

Si la serie más destacada de hoy es "Modern Family", las fotos que pongo hoy tienen un carácter marcadamente familiar.

Si la serie más destacada de hoy es “Modern Family”, las fotos que pongo hoy tienen un carácter marcadamente familiar.

Tuvimos hace una semana el final de temporada de Modern Family. Pero es difícil decir nada nuevo sobre una serie de la que todo está dicho. Es razonablemente divertida, tiene personajes simpáticos, pasas un buen rato, pero hace ya un tiempo que el factor novedad desapareció, y estamos metidos una rutina,… no sé… como The Simpsons, que llevan montón de años ahí, que sabes lo que esperas, que tienen algún punto de genialidad, pero que son bastante previsibles. En cualquier caso, es una serie razonablemente buena, que hay quedará durante tiempo, en mi cartelera.

Me vi el estreno de Between. Nada original en esta serie, que mezcla elementos de otras. Un situación de rara “epidemia” que hace que muera o desaparezca una parte de la población, gente muy joven que se tiene que buscar la vida por sus propios medios, una pequeña población rural aislada del mundo exterior,… Lo dicho, un mix de ideas ya vistas, barajeadas y ordenadas de otra forma. Es improbable que la mantenga mucho tiempo en cartelera. Pero veré algún capítulo más por curiosidad.

Lo que pasa es que nos "modernas", ni hechas por mí,... pero tienen mucho que ver conmigo.

Lo que pasa es que nos “modernas”, ni hechas por mí,… pero tienen mucho que ver conmigo.

Y si de falta de originalidad hay que hablar, tendremos que hablar del piloto de Supergirl, que misteriosamente se ha filtrado a las redes con una excelente calidad de imagen y sonido. El género de superhéroes no es lo mismo; pero es que esta superheroína siempre me ha parecido muy postiza. En cualquier caso, lo que quería comentar tiene que ver con un concepto tan “extraño” a muchos como la ética. Hay amplias sospechas que esta filtración no es casual. Que sería una maniobra de los propios responsables de la serie para crear expectación. Los mismos que luego despotricarán si la gente no la ve por los canales oficiales… Y es que da la sensación de que la industria del cine y televisión anda falta de criterios éticos claros. Es como cuando en los años 80 Microsoft permitió el “pirateo” de sus sistemas operativos con toda la alegría del mundo para conseguir dominar la informática de sobremesa, pero luego pretendió que esta práctica era mala y que todo el mundo tenía que pasar por caja. Primero das barra libre, decides que tu producto es “gratis” y luego dices que no, que eres un tramposo y un criminal. Vamos,… señores… Que Windows era una mierda… pero era gratis. Si no de qué… Pues lo mismo con algunos productos televisivos. Probablemente lo mismo con Supergirl. Eso sí… las chicas muy monas. Muy sosas, pero muy monas.

En fin… en estos en modo “llega el final de las aventuras escocesas de una enfermera de principios del siglo XX“. Ya comentaré más despacio, pero ya adelanto que esta segunda mitad de la primera temporada no me está gustando ni la mitad que la primera mitad de esta primera temporada, valga el trabalenguas.

En fin... que me ha entrado un pequeño "ataque" de añoranza por tiempos pasados, que no sé si fueron mejores o peores, pero que se recuerdan bien...

En fin… que me ha entrado un pequeño “ataque” de añoranza por tiempos pasados, que no sé si fueron mejores o peores, pero que se recuerdan bien…

[Cine] El maestro del agua (2014)

Cine

El maestro del agua (The Water Diviner, 2014); vista el 25 de mayo de 2015.

Después de un fin de semana dedicado a la fotografía, y cansado de estar metido en casa el domingo por la tarde, acepto la oferta de ir a ver esta película dirigida y protagonizada por el australiano Russell Crowe, de la que había escuchado críticas contradictorias. En cualquier caso, venía bien airearse un poco, y dejar pasar las horas de la tarde electoral, para que a lo que llegáramos a casa, cerca de las 11 de la noche, ya no hubiese dudas sobre los resultados.

La película nos sitúa en 1919 y nos cuenta la historia de un granjero australiano, Connor (Crowe), cuyos tres hijos desaparecieron y fueron dados por muertos en Galípoli, en la dura campaña que enfrentó durante la segunda guerra a las fuerzas ANZAC (Cuerpo de ejército de Australia y Nueva Zelanda) del Imperio Británico con el ejército del Imperio Otomano. Sumido en la tristeza, vive con su deprimida esposa que finalmente se suicida por el dolor de la pérdida de sus hijos y de no saber dónde se encuentran sus restos. Esto lleva al granjero a intentar cumplir la promesa de encontrar a sus hijos trasladándose a un revuelto escenario en los restos del Imperio Otomano, derrotado, invadido por los griegos que intentan llevarse un bocado importante de su territorio, bajo la administración militar británica, poco activa, y en el que surge el movimiento nacional turco de Kemal Atatürk, que quiere recuperar la independencia de su país de nuevo.

Por supuesto, Estambul; la bella y caótica ciudad del bósforo es escenario de una buena parte del filme que nos ocupa hoy.

Por supuesto, Estambul; la bella y caótica ciudad del bósforo es escenario de una buena parte del filme que nos ocupa hoy.

Aunque iba sin muchas expectativas, lo cierto es que tras un inicio de película cansino, dedicado a filmar postales australianas, se nos plantea un historia con posibilidades. De alguna forma, esta película podría haber sido una “segunda parte” de la más que interesante Gallipoli de Peter Weir, que nos narró la batalla. La peripecia de Connor podría haber sido un vehículo de reflexión sobre las consecuencias de las guerras, de aquella guerra en particular, de los destrozos morales, sociales y personales del hecho bélico. Por no hablar de la terrorífica guerra de cuatro años que enfrentó a la nueva Turquía con la vieja Grecia, que por momentos tuvo carácter de genocidio mutuo, y que se desarrolló inmediatamente tras la contienda mundial. Por no hablar de que nunca hubo una primera guerra mundial y una segunda, sino un estado de guerra permanente en el mundo a partir de 1914. Lamentablemente, Crowe, que se maneja como un buen artesano detrás de las cámaras, se limita a ejecutar un producto cuyo único interés aparente es mostrar su lucimiento ante las cámaras, copando un porcentaje casi total del metraje de la película.

Se desarrolla muy superficialmente su amistad con el oficial turco, Comandante Hasan (Yilmaz Erdogan), y nos cuenta una inverosímil historia romántica con la guapa Olga Kurylenko, viuda de guerra atrapada entre su duelo, su deseo de independencia y las presiones de la conservadora familia de su marido, muerto también en Gallipoli. Los intérpretes apenas tienen responsabilidad sobre las limitaciones conceptuales que el filme arrastra.

Una de esas ciudades, uno de esos países, que han vivido siempre en la esquizofrenia de no saber si pertenecían a Oriente u Occidente.

Una de esas ciudades, uno de esos países, que han vivido siempre en la esquizofrenia de no saber si pertenecían a Oriente u Occidente.

Finalmente, la película se arrastra de forma excesivamente prolongada en una peripecia aventurera para procurar un “final feliz” forzado. De vergüenza me parecen las escenas en las que el protagonista, que ejerce en su país de zahorí, utiliza sus “propiedades” radiestésicas para localizar los cuerpos de sus hijos (1). Ahí la película desfasa de forma notable, entrando en el terreno de una fantasía absurda.

Producto cinematográfico técnicamente correcto, con una historia que ofrece muchas oportunidades de mejora, pero que se deja ver como película sin pretensiones para pasar el rato. No hay que cometer el error de tomársela muy en serio,… por mucho que Russell Crowe, patinando escandalosamente como director, pretenda dar trascendencia a un producto que carece por completo de ella. Oportunidad perdida para utilizar una historia con posibilidades en una película con enjundia. A Crowe se le podría decir aquello de “zapatero a tus zapatos”… porque por este camino es difícil que se le reconozcan méritos como autor.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **
Al cabo, ya lo decía Espronceda, en boca de su pirata,

Al cabo, ya lo decía Espronceda, en boca de su pirata, “Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Estambul”.

(1) Nota: A todo los efectos, en el mundo científico se considera la radiestesia o rabdomancia como una “pseudociencia” sin base alguna, en la que la capacidad de la persona no mejora a la hora de localizar agua u otras sustancia por percepción alguna, con o si ramita en las manos. Buena parte de los éxitos atribuidos a esta práctica se deben a otros factores, como la observación del terreno, la localización de vegetación o de determinada vegetación, que si están asociados a la presencia de agua en el subsuelo. No digamos ya la capacidad para descubrir en el subsuelo los restos cadavéricos de dos o tres personas determinadas en un área de guerra convertida en fosa común.

[Fotografía] Un taller de retrato con Fotógraf@s en Zaragoza (5º) – En el estudio y ante el ordenador – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Un taller de retrato con Fotógraf@s en Zaragoza (5º) – En el estudio y ante el ordenador – Fotografía y otras artes visuales.

Quinta crónica del taller de fotografía de retrato… Que ya hemos terminado, aunque me queda por hacer una entrada con las fotografías de estudio. De momento, las del “making of”… Y si queréis conocer los detalles seguid el enlace anterior.

[Cine] Song of the Sea (2014)

Cine

Song of the Sea (2014); vista el 21 de mayo de 2015.

En un lunes como este, en el que en las calles y los centros de trabajo se centran en los notables cambios que ha sufrido el mapa electoral español, yo voy a comentar aunque sea brevemente una película que vi hace unos días de forma insospechada. Fue una cosa casi por azar que acabáramos viendo esta película de animación en su versión original. La versión doblada tiene el título traducido de “La canción del mar”. Veamos lo que dio de sí este filme irlandés de un director, Tomm Moore, que está llamando la atención últimamente en el mundo de la animación europea.

Ben es hijo de un humano, Conor, y una selkie, Bronach. Una selkie es una mujer que procede de los mares, en los que vive bajo el aspecto de una foca. Cuando Bronach da a luz a Saoirse, la hermana pequeña de Ben, desaparece. Conor queda deprimido, triste, y Ben no deja de culpar de la desaparición de su madre al nacimiento de su hermana. Pero la pequeña Saoirse también tiene herencia del selkie, y otros seres del mundo de lo fantástico se interesarán en ella. Y Ben tendrá que tomar decisiones sobre lo que es correcto hacer, la promesa que le hizo a su madre de ser el mejor hermano mayor del mundo y lo que significa Saoirse para él.

Para ilustrar la entrada, me parecía apropiado un ambiente marino. Pero he optado por el Mediterráneo en el cabo de Creus en lugar del Atlántico en Irlanda.

Para ilustrar la entrada, me parecía apropiado un ambiente marino. Pero he optado por el Mediterráneo en el cabo de Creus en lugar del Atlántico en Irlanda.

Estamos ante la típica historia con buen rollo, con mucha integración con la naturaleza, con la fantasía de los niños, relativamente previsible en su desarrollo. Sin embargo, sus principales virtudes está en el despliegue de imaginación visual que acompaña la historia, que se aleja de los estándares habituales del cine de animación que llega de los grandes gigantes del género, EE.UU. y Japón. Una propuesta alternativo que presenta gran interés para los amantes del género, al mismo tiempo que presenta una historia apta para todos los públicos.

Las voces originales en inglés proceden de intérpretes de origen irlandés entre los que destacan el veterano Brendan Gleeson poniendo voz a Conor y aun gigante de roca, y la bella voz de la cantante Lisa Hannigan, que sale de la boca de la selkie Bronach.

Me parece un lugar igualmente bello e inspirador de fantasías y leyendas.

Me parece un lugar igualmente bello e inspirador de fantasías y leyendas.

Una película que se ve con agrado en cualquier circunstancia si eres aficionado al cine de animación, así como muy adecuada para ver en familia con niños.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

Ha habido más cine esta semana, pero lo dejaremos para más adelante…

Pero con la luz y la calidez del Mediterráneo, en uno de los lugares donde todavía se conserva el paisaje.

Pero con la luz y la calidez del Mediterráneo, en uno de los lugares donde todavía se conserva el paisaje.

[Fotografía] Recomendaciones semanales – del 17 al 24 de mayo de 2015 – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía

Recomendaciones semanales – del 17 al 24 de mayo de 2015 – Fotografía y otras artes visuales.

Realmente, en lo que he estado absorto la mayor parte del fin de semana,… No, no han sido las elecciones… Buah… Ha sido en los dos módulos finales del Taller de Retrato en fotografía que empecé hace algunas semanas con Fotógraf@s en Zaragoza (FeZ). Pero los resultados tardarán unos días en verse. No sé si muchos o pocos. De momento, os dejo algunas recomendaciones sobre fotógrafos y fotografías,… y unas “diapos” que he digitalizado recientemente, que tienen ya quince años. De la maltratada costa mediterránea española…

Fotografía solidaria en el Centro de Historias de Zaragoza: Conexiones fotográficas

Arte, Fotografía

Esta entrada fue originalmente elaborada
para el blog de Fotógraf@s en Zaragoza,
cuya visita habitual os recomiendo.

En los últimos tiempos he tenido poco tiempo para visitar exposiciones en la ciudad de Zaragoza. Trabajo, algún viaje… y otras obligaciones, me han tenido alejado de los centros culturales de la capital aragonesa.

Este pasado miércoles encontré no obstante un momento para quedar a tomar un café o una cerveza con un par de amigas, y lo hicimos en la cafetería del Centro de Historias. De paso nos dimos un paseo por sus salas de exposiciones.

Desde luego, volvimos a ver la exposición de fotografía de Miguel Trillo, La estirpe de la calle, de la que ya hablé hace un tiempo. Pero es que merece la pena ver la obra fotográfica en sala de exposición. Mejor que en libro, que no está mal, y muchísimo mejor que en la pantalla de un ordenador.

Centro de Historias

El Centro de Historias de Zaragoza es uno de los centros culturales más agradables de la ciudad, y con unos interiores y una arquitectura muy cuidados.

Tras pasar por el Espacio Tránsito donde vimos una mini exposición de ilustración, diseño gráfico y textos, El jardín ilustrado, del Proyecto Cierzo, bajamos al sótano donde había alguna novedad sobre mi anterior visita en el ámbito de la fotografía. En concreto, una exposición que va a tener una breve duración en el tiempo, puesto que estará disponible entre el 30 de abril y el 10 de mayo, y que bajo el título de Conexiones fotográficas, nos cuenta la colaboración en el fotógrafo Antonio Lachós y el Centro de rehabilitación psicosocial El Encuentro de la Fundación La Caridad.

Centro de HIstorias - El jardín ilustrado (Proyecto Cierzo)

Un detalle del Jardín Ilustrado del Proyecto Cierzo.

El Encuentro es un centro que acoge a personas sin hogar que además sufren de enfermedad mental grave. La enfermedad mental grave es una denominación común para un conjunto diverso de enfermedades mentales, generalmente psicosis, que suponen una grave alteración y deterioro en sus vínculos familiares y sociales, por lo que es frecuente que carezcan de un domicilio fijo o una vivienda digna. En el proyecto entre Lachós y el equipo terapéutico y rehabilitador del centro, han buscado utilizar la fotografía como un método terapéutico más, permitiendo a los usuarios del centro retomar el contacto con su medio, con aquellos lugares o personas con las que sintieran algún tipo de vínculo emocional, o simplemente que les apeteciese fotografiar.

Centro de Historias - Conexiones fotográficas

Algunos de los cuadernos con fotografías de las Conexiones Fotográficas de Lachós con el Centro El Encuentro.

La fotografías fueron realizadas con cámaras desechables de película tradicional. A la hora de contemplar las fotografías y los cuadernos en los que estas fueron montadas con los comentarios que quisieron añadir, no debemos en esta ocasión buscar las cualidades estéticas o documentales, que eventualmente también podemos encontrar. Más bien sugiero que empaticemos con estas personas, ante las cuales, cuando nos las cruzamos por las calles, o en el autobús urbano, podemos experimentar temor o algún tipo de rechazo, nos pongamos por un momento en su lugar y pensar qué nos gustaría fotografiar con nuestras cámaras en caso de haber perdido el contacto social, emocional y físico con nuestro entorno o aquellas personas que a lo largo de nuestra vida nos han importado. Creo que sería un ejercicio interesante.

Centro de Historias - Conexiones fotográficas

Fotografías del proyecto Conexiones fotográficas.

También pudimos contemplar una colección de carteles del alemán Klaus Staeck, Nada está resuelto, en el marco del Festival Ecozine 2015, y en colaboración con el Goethe-Institut. En los mismos, Staeck combina la fotografía con el diseño gráfico para llamar la atención sobre las agresiones a la ecología que se pueden encontrar en el paisaje alemán, aunque por extensión son válidos para cualquiera parte del mundo.

Centro de Historias - Nada está resuelto (Klaus Staeck)

Algunos de los carteles de Klaus Staeck.

Tras la visita a las exposiciones, seguimos camino paseando por el entorno de las Tenerías en una tarde muy agradable, antes de tomar algún chisme más y retirarnos a casa. Hasta la próxima.

Carlos Carreter

Paseando las Tenerías

Una vista del albergue municipal, también para transeuntes y personas sin hogar fijo, no muy lejos del Centro de Historias.

 

[Libro] Ambulancia 13: Muertos sin nombre

Literatura

Hace casi un año, inicié mi conmemoración personal del comienzo de la barbaría de la Primera guerra mundial de una forma muy particular; seleccionando y leyendo un conjunto de libros de historietas relacionados con el tema. Fue una experiencia muy satisfactoria tanto por la calidad de lo leído, como por la profundidad del tratamiento de la barbarie bélica que dibujantes y guionistas son capaces de transmitir a sus obras. Uno de aquellos libros fue Ambulancia 13: La cruz de sangre. Una historia o conjunto de historias sobre el oficial médico Bouteloup y las gentes que conforman su unidad sanitaria militar, la Ambulancia 13 (1). Hoy toca comentar el segundo volumen.

(1) El término “ambulancia” no se refería en aquella época al vehículo para el transporte y evacuación de heridos y enfermos, que es la acepción actual del término, sino que se refería a la pequeña sección de soldados sanitarios al mande de un oficial médico que atendían a los heridos en combate y procuraban su evacuación a retaguardia, a los hospitales militares.

Ambulancia 13: Muertos sin nombre
Escrito por Patrick Cothias y Patrice Ordas; dibujado por Alain Mournier
Yermo Ediciones, 2014

Por segunda vez esta semana, nos vamos de paseo por una bella población francesa; si el otro día fue la coqueta Le Bugue en el Perigord, hoy estamos en Beaulieu sur Dordogne.

Por segunda vez esta semana, nos vamos de paseo por una bella población francesa; si el otro día fue la coqueta Le Bugue en el Perigord, hoy estamos en Beaulieu sur Dordogne.

En este nuevo volumen seguimos las vicisitudes de la Ambulancia 13, a quienes retomamos en vísperas de la batalla de Verdún, y a los que seguimos durante un tiempo. En paralelo vamos conociendo la peripecia personal de los protagonistas del libro, y los sucesos avances de la guerra. Vemos en activo a los gallardos y osados aviadores. Sabemos de los desarrollos de los primeros aparatos radioscópicos móviles por Marie Curie para su uso en el frente. Nos enteramos del racismo imperante ante las tropas coloniales entre los mandos franceses. Vemos como un político o un general pueden considerar que el fusilamiento de una mujer puede estar justificado con fines propagandísticos, aunque se dude de su real culpabilidad. Sabremos de la ruindad de los mandos que permanecen en retaguardia, del descontento en las trincheras que amenaza con rebeliones y motines. Y mientras, los hombres siguen muriendo.

Beaulieu, "bello lugar" en francés, se haya en el alto Quercy, y es uno de esos pueblos que compiten por el título del "pueblo más bonito de Francia".

Beaulieu, “bello lugar” en francés, se haya en el alto Quercy, y es uno de esos pueblos que compiten por el título del “pueblo más bonito de Francia”.

No hay mucho que comentar que no dijese en mi entrada del 28 de julio del año pasado. La costumbre de presentar la obra por entregas en el mundo de la historieta hace que sean dos libros en vez de uno. O tres en vez de uno si consideramos que en total son seis historias relacionadas, y que en español se van publicando de dos en dos. No todas, tienen el mismo interés general, pero todas conforman un conjunto coherente e interesante. Sólo me queda decir que esperaré a la tercera entrega, para hacer una visión de conjunto.

Por lo tanto, es una forma de escapar de la sordidez de la guerra que nos recuerdan los componentes de la Ambulancia 13.

Por lo tanto, es una forma de escapar de la sordidez de la guerra que nos recuerdan los componentes de la Ambulancia 13.

[Televisión] Cosas de series; “guilty pleasures” en forma de héroes encapuchados o de cirujanos enamoradizos

Televisión

Si leísteis la entrada especial televisión del martes, ya sabréis que mi semana televisiva ha venido marcada por los episodios finales de Mad Men, una serie para recordar. Pero ha habido más cosas. Incluso algunas novedades, eso sí, poco convincentes. Al menos para mí.

Por ejemplo, apareció la semana pasada algo llamado Wayward Pines, en la que un agente federal de no sé cual de los muchos cuerpos de policía que tienen en EE.UU. aparece en un pueblo perdido del medio oeste americano, como atrapado en vaya usted a saber que misterios después de tener un accidente… Lo cierto es que ya me cansan este tipo de series, me aburrí a mitad del episodio piloto y ni lo  terminé. No se incorpora a la cartelera. Ni me di cuenta que en algún momento salió la atractiva Carla Gugino.

En un tono muy distinto llegó a las pantallas una serie británica, Jonathan Strange and Mr. Norrell, que nos sitúa a principios del siglo XIX en plenas guerras napoleónicas, en un momento en el que nos dicen que hace trescientos años que ha desaparecido la magia de Inglaterra. Y hay un tipo que parece que la ha recuperado… No sé. Fantasía mágica, mezclada con serie de época, con toques fáusticos… Buena factura británica, algún buen momento en el primer episodio, pero todavía está por ver si el tema me interesa. Le daré una segunda oportunidad.

Hoy os traigo en fotos, algo de lo que se puede ver en estos días por mi Tumblr, cuya dirección viene abajo. Por ejemplo, aparecerán los acuartelamientos del castillo de Kronborg en Helsingør, la shakespeariana Elsinor, en Dinamarca.

Hoy os traigo en fotos, algo de lo que se puede ver en estos días por mi Tumblr, cuya dirección viene abajo. Por ejemplo, aparecerán los acuartelamientos del castillo de Kronborg en Helsingør, la shakespeariana Elsinor, en Dinamarca.

Y en lo que se refiere a finales de temporada, nos referiremos a dos de mis placeres culpables. Esas series que no sé porque las veo por que tienen todas las papeletas para pasar de ellas, pero que ahí aguantan.

Una de ellas es Arrow, la única serie del género de héroes en pijama que sigo… con el permiso de Ms. Carter. Siempre lo he dicho. Las tramas son simplonas, los actores son malos, los personajes en muchos casos risibles en sus excesos, y sin embargo consiguen que el conjunto resulte muy entretenido. No me suele pasar con este género. Agent Carter es una excepción, puesto que tiene un plus de buen hacer interpretativo, unos guiones más cuidados y una ambientación excelente. Pero Arrow, al igual que otras similares sufre del mismo conjunto de “defectos” que hace que el género no sea para mí. No lo han sido otras series que van surgiendo con temas similares. Ni siquiera aguantó el primer spin-off de la serie. Parece que se viene otro… con sorprendentes resurrecciones. Pero hay aguanta en mi cartelera… porque me entretiene. Pues vale.

También pasearemos por el animado distrito de Kreutzberg en Berlín, Alemania.

También pasearemos por el animado distrito de Kreutzberg en Berlín, Alemania.

Y ahí esta. Después de 11 temporadas, sigo viendo Grey’s Anatomy… El porqué sigo enganchado a esta serie de adolescentes de instituto de 40 tacos disfrazados de cirujanos es algo que no entiendo ni puesto hasta las trancas de LSD. Pero si la mayor parte de los personajes ni siquiera me caen bien. Incluso las guapas se convierten en gente absolutamente insoportable… véase el caso de Izzie Stevens (Katherine Heigl), que desde que dejó la serie deambula como un fantasma haciendo bodrios en cine y televisión, de Lexie Grey (Chyler Leigh), en paz de descanse, o de Jo Wilson (Camilla Luddington), actual alma en pena de la serie que hay que ver cómo nos ponía en Californication o en True Blood. Y ¿quién no ha sentido alguna vez la necesidad de degollar a Kepner (Sarah Drew)? Se queja la gente de las putadas que les hacen a los “protas” de Game of Thrones, más sobre esto a continuación,… pero ¿alguién se ha planteado los muertos que llevan entre los cirujanos de Seattle y sus allegados? ¿La cantidad de accidentes aéreos, náuticos, carreteros, empalamientos, bombas,…? Pero si Game of Thrones es un juego infantil en comparación. Bueno. A lo mejor es una mezcla de todo esto, y de la juerga que son algunas de sus más dramáticas situaciones lo que hace que convirtamos este drama en una comedia negra, y que algunos sigamos pese a todo enganchados a ella.

Sí. Está el último episodio de Game of Thrones… Sí, la serie va por su lado, ya es una historia distinta a la de los libros… lo cual no está ni bien ni mal. Simplemente se ha convertido en otra historia. Sí, pensábamos que esta era una temporada de transición, una preparación a las tracas finales… porque no creo que esto dure más de siete temporadas… Pero, de verdad. ¿Qué pensabais que pasaba cuando alguien se casaba con Ramsay (Iwan Rheon)? Madre mía, qué mema es la gente. Y qué coherente es la serie.

Y nos podremos asomar a la Gouffre de Padirac en el Quercy, Francia.

Y nos podremos asomar a la Gouffre de Padirac en el Quercy, Francia.

De viaje con Carlos

Prueba con una foto al azar

[Cine] Suite française (2015)

Cine

Suite française (2015); vista el 17 de mayo de 2015.

Sí. “Suite française” y no “Suite francesa”, porque la vimos en versión original subtitulada, y no en versión doblada. Y porque creo que es el título que había que haber mantenido para ser consecuente con la intención de quien le puso el título, título en francés aunque la película está rodada en inglés y en alemán. No la llamó “French Suite” o algo por el estilo.

En cualquier caso, había varios motivos, poderosos, por los que estábamos interesados en ver esta película dirigida por el británico Saul Dibb. En primer lugar, porque cuando leí la novela en la que se basa en enero de 2011, reconocí que estaba ante una de las novelas, inacabada, que más me habían impactado de las que había leído en los últimos diez o quince años. Relacionaré mucho el comentario de esta película en referencia al libro en que se basa. El segundo motivo es el excelente reparto reunido, especialmente entre sus intérpretes femeninas.

La novela en la que se basa, de la escritora en lengua de origen ucraniano y judío, aunque conversa al catolicismo en 1939, Irène Némirovski, se planteo un ambicioso proyecto, una novela que iba a estar desarrollada en cinco partes, en las que iba a narrar en términos de ficción lo que estaba pasando en el transcurso de la guerra mundial en ese momento en marcha. Ella supo como empezó todo. No sabía como iba a terminar, iba desarrollando su libro conforme pasaban cosas a su alrededor. Nunca lo terminó, ni supo como acabó la guerra, porque a pesar de su conversión al catolicismo fue víctima de las leyes antisemitas del gobierno francés de Vichy, cuya gendarmería entregó a la escritora a los alemanes, y murió en el campo de exterminio de Auschwitz. Algo de lo que se ha hablado poco, de la actitud de colaboracionismo necesario de algunas administraciones o países invadidos o alíados para permitir que los alemanes ejecutaran la matanza de judíos y otras etnias y condiciones humanas.

El nombre de la población donde transcurre la acción es Bussy; pero hay varios Bussy en Francia, lo supongo ficticio. Como el Springfield de los Simpsons que también hay unos cuantos en los EE.UU.

El nombre de la población donde transcurre la acción es Bussy; pero hay varios Bussy en Francia, lo supongo ficticio. Como el Springfield de los Simpsons que también hay unos cuantos en los EE.UU.

De las dos partes que dejó escritas, la primera de ella “Tormenta en junio”, trata de la huida de miles de refugiados hacia el sur de Francia conforme avanzaban los alemanes. Esta parte se trata en la película en unos poco minutos, con un par de escenas que sirven para poner en situación la película. Esta se dedica a desarrollar los acontecimientos de la segunda parte, “Dolce”. En ella, nos encontramos en una población ficticia, de provincias, que se encuentra bajo la ocupación de un regimiento alemán. Los oficiales alemanes son alojados por la fuerza en las casas de algunos de los habitantes de la localidad, y el teniente Bruno von Falk (Matthias Schoenaerts), un cultivado hijo de la buena sociedad alemana, pero al mismo tiempo eficiente militar, es alojado en el hogar de Madame Angellier (Kristin Scott Thomas) que vive con su nuera Lucile (Michelle Williams), en ausencia de su hijo y marido respectivamente, alistado en el ejército francés, y cuyo destino es desconocido al principio de la película. Madame Angellier es una terrateniente dura, poco compasiva con sus arrendatarios, austera y persona de influencia en esta pequeña comunidad local. Lucile es una joven educada, algo introvertida, que vive a la sombra de su familia política, y que no comparte los medios de su suegra, aunque no osa contradecirla. Dedicándose el oficial a la composición musical en el piano de Lucile, se producirá progresivamente un acercamiento intelectual entre los dos jóvenes. Cuando Lucile conozca algunos secretos de familia, se dejará llevar más allá y se sentirá atraída sentimentalmente por el oficial, que por su parte le muestra su interés. Pero la ocupación ha revuelto los ánimos de la pequeña población local, y pronto surgirán los sentimientos más primarios, tanto los más heroicos como los más mezquinos, tanto de solidaridad como de rencillas y venganzas. Y el mundo de Lucile se volverá patas arriba y se verá obligada a tomar muchas decisiones para ser consecuente consigo misma.

La película tiene una calidad de producción digna de las mejores películas de época de origen británico. Ambientación impecable. Música, sonido, fotografía y diseño de producción excelentes. Una realización milimétricamente precisa, con gran oficio. Sin embargo, no acaba de transmitir todos los sentimientos o con la misma intensidad que lo hace el libro de Némirovski. La relación romántica se apodera de toda la trama, que tiene muchas más derivaciones y sutilezas en origen, más profundidad y consecuencias. En el filme, estas no desaparecen, pero quedan en un plano tan secundario, que tienen como consecuencia que frente a la intensidad y a fortaleza de la obra literaria, la obra cinematográfica se quede en un producto agradable, relativamente interesante, pero convencional.

No he estado en ninguno de ellos, pero para representarlos he escogido unas fotos de Le Bugue, tomadas en agosto de 2003.

No he estado en ninguno de ellos, pero para representarlos he escogido unas fotos de Le Bugue, tomadas en agosto de 2003.

Contribuyen a que la película sea interesante de ver las protagonistas femeninas. Tanto Kristin Scott Thomas, que se come la pantalla en cada aparición, definiendo perfectamente la evolución del personaje conforme avanza el filme, como Michelle Williams, que empieza más discreta, pero que siendo como es buena intérprete, acaba adquiriendo también una notable presencia conforme avanza el filme. Echamos de menos ver algo más de Ruth Wilson, que aparece por ahí como esposa de un campesino pobre, y el resto del reparto acompaña con solvencia a las protagonistas. Decir que Williams ocupa la pantalla en un porcentaje elevado del metraje de la película convirtiéndose de hecho en protagonista absoluta.

La película esta bien, se deja ver con agrado, los británicos tienen oficio a la hora de hacer películas de época. Pero este filme no impacta ni se queda en el pensamiento como lo hace la obra literaria que le da origen, muy superior en diversos aspectos, y que hubiera merecido un director con carisma y personalidad que le hubiese dado empuje y alma, y lo hubiera situado a la altura de una de las grandes historias de amor y guerra de la historia del cine. Pero no ha sido así. Por supuesto, hay que añadir que la historia cinematográfica no es totalmente fiel a la novela; hay diferencias en las historias y en algunos de los personajes. Pero nada que chirríe en exceso, salvo quizá alguna de las inverosímiles secuencias finales.

Conocemos los títulos de la tres partes que restaban a la Suite Francesa de Némirovski. Sabemos algo de sus apuntes de por dónde iba a ir el desarrollo de la guerra: Captivité, Batailles, La Paix… El periodo de resistencia y sufrimiento ocasionado por la ocupación entre quienes no se avinieron a colaborar, la dureza de los enfrentamientos que devinieron tras el desembargo de Normandía, y el fin de la guerra, que Némirovski esperaría que fuese una derrota alemana. Pero en 1942, cuando fue asesinada por los germanos, sólo lo pudo intuir o simplemente esperar.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
A orillas del río Vézère, se encuentra en la bella región histórica del Périgord, hoy incluida en la región de Aquitania. Un lugar que merece la pena ser visitado.

A orillas del río Vézère, se encuentra en la bella región histórica del Périgord, hoy incluida en la región de Aquitania. Un lugar que merece la pena ser visitado.

[Televisión – especial] Mad Men,… sólo con ironía y una pizca de cinismo se puede comprender y aceptar al ser humano

Televisión

Especial televisión, hoy, un martes, fuera del día habitual, los jueves. Pero es que Mad Men, los hombres de Madison Avenue, los hombres siempre enfadados, los locos peligrosos,… que cada cual lo entienda como quiera, se ha despedido para siempre. O para cuando queramos, porque eso es lo que tiene el buen cine. O la buena ficción televisiva, que es una variante del anterior. Que se puede rescatar y volver a disfrutar. El arte en la época de reproductibilidad técnica (1)…

(1) Pequeño homenaje a un ensayo (pdf) que ya tiene unas décadas y que considera
la fotografía y el cine como obras de arte “ilimitadamente” reproducibles…

Mad Men ha sido una de las series de televisión emblemática de las últimos diez años. Y probablemente merece estar considerada como una de las series emblemáticas de la historia de la televisión o de la ficción audiovisual, todas sus variantes incluidas. Una producción muy cuidada, con una exquisita atención al detalle que prácticamente nos ha trasladado a los años 60 como si realmente estuviéramos allí. Y un conjunto de intérpretes que han funcionado como un reloj, encarnando los tipos humanos característicos de la época. Que no son tan distintos de los de otras épocas, simplemente se manifiestan de acuerdo a las formas, los valores y las modas del momento. Cierto es que esta gran apreciación crítica de la serie no necesariamente se ha visto acompañada por unas enormes audiencias… En estos momento, por ejemplo, creo que en España sólo es posible verla a través de televisión de pago. Ninguna televisión de carácter generalista parece haber confiado en ella para atraer a un público, que parece que ha sido fiel e incondicional, pero relativamente minoritario.

Aunque no de forma exclusiva, la serie está ambientada en Nueva York, especialmente en Madison Avenue que estará por ahí detrás en algún sitio de esta vista hacia el norte desde el Empire State Building.

Aunque no de forma exclusiva, la serie está ambientada en Nueva York, especialmente en Madison Avenue que estará por ahí detrás en algún sitio de esta vista hacia el norte desde el Empire State Building.

Como viene sucediendo en los últimos tiempos, cuando se anuncia el final de una serie de televisión, se levanta mucho revuelo sobre su final. Sinceramente, en estas últimas semanas he procurado aislarme de tal barullo. De hecho, he ido grabando los episodios de esta última media temporada, para verlos de forma realmente continuada en estos últimos días. Estoy empezando a cogerle el gusto a eso de ver, las temporadas con los capítulos relativamente seguidos. Mantienes más la atención y disfrutas mejor la trama. Pero volviendo a Mad Men, me daba igual cómo terminase. Eso no iba a cambiar mi gran apreciación hacia la serie. Es una serie excelente, independientemente de sus siete últimos episodios, o de su últimos episodio, o de su último minuto. Hablaré más adelante de ese último minuto.

Hay una cuestión que me parece importante señalar. Salvo en las series procedimentales, generalmente del género policíaco o similares, en las que hay una historia que contar en el intervalo de 40 – 60 minutos, nos estamos acostumbrando a las tramas serializadas, queriendo ver en ellas una estructura clásica de planteamiento, nudo y desenlace, que se prolongan durante años en el caso de las series con más éxito. No creo que nos debamos acercar a Mad Men de esa forma. Mad Men nos habla de un época. De unos valores. De unos modos de comportarse socialmente. Y de unos tipos humanos. Las modas, los modos y los valores colectivos pueden cambiar y evolucionar. Los tipos humanos son más estables; casi universales, incluso si aceptamos que cada persona es única. Juzgar los valores de finales de los años 50 del siglo XX en Estados Unidos, una sociedad tremendamente próspera, pero tremendamente conservadora, y su evolución hasta el año 70 con los criterios de hoy en día… pues todos estos tipos que nos han acompañado durante tantos años no nos puede parecer más que una panda de gilipollas. Pero si somos capaces de deshacernos del “hic et nunc” con el que valoramos y medimos las cosas, entramos en la vía de la empatía hacia ese grupo de gentes que se comportan como muchos de nosotros no quisiéramos nunca.

En mi vista a la Gran Manzana, recuerdo perfectamente haber recorrido alguna de las grandes avenidas, como la Sexta o Avenida de las Américas.

En mi vista a la Gran Manzana, recuerdo perfectamente haber recorrido alguna de las grandes avenidas, como la Sexta o Avenida de las Américas.

Todo pivota alrededor de Don Draper (Jon Hamm), un hombre que sabemos que es falso en sí mismo, que vive con el conocimiento de que es falso en sí mismo, que conlleva una tensión permanente por esa falsedad que acarrea, y que por eso precisamente, acaba siendo el personaje más auténtico y más coherente a largo plazo. Somos cómplices con él de la falsedad y del auténtico ser de Draper, y por lo tanto conocemos quién y cómo es realmente.. Esa coherencia se refleja de forma clara en los dos últimos minutos de la ficción de la serie. A partir de ahí no hay una historia (story, en inglés) que contar. Lo que se nos cuenta es la historia (history, en inglés) de unas gentes y una época, aglutinados por la ficticia “Sterling-Cooper” a lo largo de los 10 o 12 años que se expande esta historia. Y siempre sobre una base, todos evolucionamos y cambiamos, pero al mismo tiempo todos seguimos siendo de base las mismas personas. Y esa historia (history), está compuestas por pequeñas historias (stories) que son la grandeza de la serie. Porque ha habido capítulos sublimes en estas siete temporadas. Verdaderas joyas del cine, aunque esté hecho para televisión. E incluso en los capítulos menos destacados, ha habido momentos sublimes. Una conversación en un ascensor. Una comida de negocios en un lujoso restaurante de Manhattan. Una fiesta de cumpleaños. Una llamada de teléfono. Un desplazamiento en coche a casa. La melancolía después del sexo. La atracción en el rellano de la escalera. El escándalo de una reunión de negocios que va mal. Uno que se despide. Otra que llega. Y eso es lo que da valor a la serie. Que en cualquier momento, incluso si lo que está pasando de conjunto te da igual, llega el momento que te atrapa, te conmueve, y te permite irte a dormir encantado de haber vivido en una época en la que vivimos nuestras vidas y las de otros muchos a través de los relatos bien contados.

Y seguro que crucé más de una vez por Madison Avenue...

Y seguro que crucé más de una vez por Madison Avenue…

No voy a insistir mucho en la maravilla visual que ha resultado la adaptación a la época, hasta el más mínimo detalle. Ni en las canciones de los títulos finales, una antología en sí misma de música popular que describe una época. No voy a ponerme a mencionar a todos los maravillosos personajes y los intérpretes que los encarnaron, casi siempre a buen nivel. Cuántas veces me habré sorprendido con una interpretación de un personaje secundario, encarnado por un actor o una actriz que me ha parecido hasta ese momento mediocre, por su presencia y trabajo en otras producciones, y de repente encaja, funciona y te convence…

Pero como todo en esta vida, Mad Men ha llegado a su final. Quizá a partir de aquí puede contar algo que los fanáticos considerar “spoiler”, o sea, lo que castizamente se ha dicho en este país “destripar la película”. Bueno… no han entendido nada. Lo que importa es cómo te lo cuentan… Si la “protagonista” permanente de la serie es la agencia “Sterling-Cooper”, a nadie sorprenderá, especialmente si ha seguido todas o la mayoría de sus temporadas, que el “muerto” al final sea la agencia. La ficticia “Sterling-Cooper” es absorbida y desaparece entre las fauces de la gigantesca y real “McCaan-Erickson”. Lo que no quiere decir que todos los personajes principales que han sobrevivido hasta el final tienen su destino en esta. Magnífico el estilo y el genio de Joan Harris / Holloway (Christina Hendricks), en su forma de tirar para adelante. Envidiable el modo en que se “redime” de sí mismo, también con estilo y glamour, el cínico de Roger Sterling (John Slattery). Vemos cómo Betty Draper / Francis (January Jones) sigue siendo ella misma hasta el final, mientras la gran tapada de la serie Sally Draper (Kiernan Shipka) nos muestra cómo los hijos pueden ser mucho mucho mejor que sus padres, incluso a pesar de sus padres. Y a algunos habrán decepcionado las decisiones finales de Peggy Olson (Elisabeth Moss), pero yo creo que son mucho más coherentes, lejos del idealizado personaje, y que no podemos olvidarnos que es el final de la serie y de “Sterling-Cooper” pero no es final de los personajes. Que para ellos sólo es el comienzo del resto de su vida, que podemos imaginar como creamos conveniente.

... pero no puedo recordar si alguna de estas vistas corresponde a alguno de esos cruces o no... porque llega un momento que todo parece muy similar.

… pero no puedo recordar si alguna de estas vistas corresponde a alguno de esos cruces o no… porque llega un momento que todo parece muy similar.

Nos queda el final de Don Draper… Os voy a confesar una cosa. Siempre estuve convencido que Don iba a cascar al final de la serie. Con las toneladas de tabaco quemadas y los litros de alcohol que han pasado por su hígado, el infarto, el cáncer de pulmón o una cirrosis parecía de rigor. Cáncer de pulmón ha habido, pero no ha sido para Don Draper. El final de la serie ha estado lleno de ironías. Tremendas ironías. La vida puede parece en ocasiones una broma pesada, aunque sólo si estamos tan realmente convencidos de la trascendencia del ser humano o de que estamos en este mundo para algo más que no sea simplemente vivir. No diré quien termina la serie con una perspectiva de vida de sólo unos meses. Es el único personaje para quien ya no hay futuro, sólo presente y pasado… un pasado que pesa como una losa, lo reconozca o no. Don Draper tiene un final… como los muchos finales que ha tenido a lo largo de la serie, el incombustible Draper. ¿O deberíamos decir el incombustible Dick Whitman? En cualquier caso los dos o tres minutos de la serie son de una ironía absolutamente demoledora también, y te dejan con un sabor de boca excelente, porque me parecen coherentes y me convencen. Hay discrepancias… pero yo quedé encantado.

Os dejo con el último minuto de la serie, descontados los títulos de crédito. ¿No iba del mundo de la publicidad la cosa?