[Fotos] 70º aniversario del desembarco, con fotos de cuando no habían pasado todavía 50

Fotografía personal, Historia

Hoy está siendo la noticia en muchos sitios. Hace 70 años que comenzó el desembarco aliado en Normandía, y el principio del último y sangriento acto del frente europeo occidental de la Segunda Guerra Mundial. Cuando sólo habían pasado 30 años desde que los europeos se habían enzarzado en otra estúpida, banal, inhumana y deshumanizadora contienda. Parece que el ser humano es duro de mollera a la hora de aprender las más horrorosas lecciones que nos da la historia.

Hace 23 años visité yo la zona con unos amigos. Dejó aquí registro de aquello. No son grandes fotos. Pero son mi testimonio. Y me valen.

Playas del desembarco de Normandía (Arromanches)

Playas de Arromanches-les-Bains. No fue un lugar de desembarco propiamente dicho. Pero fue el lugar donde los británicos de Juno Beach construirían un puerto artificial. Se encuentra en el centro de la costa de desembarco.

Playas del desembarco de Normandía (Cementerio estadounidense)

Omaha Beach fue la gran “cagada” aliada del desembarco, y les pudo costar la operación. Allí se encuentra un gran cementerio nortemericano, nacionalidad de quienes desembarcaron allí sufriendo grandes bajas. Steven Spielberg inmortalizó el cementerio y el desembarco en Omaha Beach en “Salvar al soldado Ryan”.

Playas del desembarco de Normandía

Punto de observación sobre los acantilados de Omaha Beach.

Playas del desembarco de Normandía (Cráteres de bombardeo en Omaha Beach)

Cráteres testimonio del intenso bombardeo que los norteamericanos realizaron sobre las posiciones alemanas en Pointe du Hoc previo a un asalto para inutilizar unos cañones, que no estaban allí. Luego sufrieron varios asaltos alemanes que intentaron recuperar la posición.

[Libros] Los prisioneros de Chalon / Pole Pole

Literatura

Esta semana traigo dos nuevos libritos, artículos periodísticos publicados por la editorial eCicero, con la variante que si los dos anteriores que he comentado en estas páginas estaban comprados en papel, estos han sido en formato electrónico.

El primero de ellos

Los prisioneros de Chalon
Jay Allen; traducido por Daniel Gascón
eCícero; Huesca, 2013

nos ha llevado a una prisión nazi en la Francia ocupada, poco antes de que los Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, donde el periodista norteamericano Jay Allen fue detenido e ingresado prisionero durante un tiempo, hasta que finalmente fue trasladado a otra prisión y luego liberado.

Curioso artículo extenso, en parte diario en parte memorias, a partir de las anotaciones hechas en prisión y de los recuerdos de aquellos días, en los que se nos traza el relato de los diversos sucesos trascendentes que le sucedieron durante aquellos tiempos, mostrándonos cómo eran tanto sus compañeros presos como los guardas alemanes. Empatizando con todos, aunque no necesariamente, como es obvio simpatizando con todos. Se lee fácil y te lo ventilas en un rato.

Puente de Brooklyn

El hecho de que Stanley trabajara para el New York Herald me da una excusa para volver a mostrar fotografías de mi reciente viaje a la populosa ciudad yanqui; aquí el puente de Brooklyn.

El segundo de ellos

Pole Pole
Martín Caparrós
eCícero; Huesca, 2013

nos cuenta el viaje del periodista argentino Martín Caparrós, siguiendo a finales del siglo XX por la actual Tanzania, la ruta que en su momento realizó el periodista americano Stanley para encontrarse a orillas del lago Tanganika con el explorador y misionero británico Livingstone.

En este caso estamos ante un libro de viajes en el que, en lugar de centrarse en el tipismo y las bellezas naturales del país esteafricano, nos da un paisaje del entorno social y humano que se encuentra, manifestando las diferencias entre la visión romántica de África en la época de los exploradores, frente a los entornos de pobreza, corrupción y enfermedad de los países surgidos tras la descolonización.También muy recomendable.

Washington Street (Brooklyn)

Y en esta, el puente de Manhattan visto desde Washington Street en Brooklyn.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; el premio para Leibovitz, y más

Fotografía

Desde múltiples fuentes se ha comentado esta semana la concesión del premio príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades a la fotógrafa Annie Leibovitz. Para quienes somos aficionados a la fotografía desde sus múltiples dimensiones, que un fotógrafo de la naturaleza que sea, consiga un reconocimiento por su labor nos produce alegría. Pero no nos debe anular el sentido crítico. Decía en algún sitio que Leibovitz, por las diferentes facetas de su trabajo y personalidad, podría haber optado al premio en al menos tres categorías: comunicación y humanidades (donde ha conseguido el premio), concordia (por su trabajo humanitario) y artes. Para algunos comentaristas y expertos, a los que humildemente me uno, esta última categoría era la que nos hubiera procedido más adecuada para reconocer su trabajo.

Leibovitz estaba en una terna junto con la Agencia Magnum y la periodista Christiane Amanpour. Desde aquí ya lo digo, admirando los méritos de los tres, cualquiera de los otros dos candidatos me hubiera parecido más adecuado en esta categoría. Por mí, mi preferido hubiera sido Magnum cuya trayectoria y logros supera con mucho los de Leibovitz utilizando el mismo medio, la fotografía, viniendo su compromiso desde mas largo, y siendo este más profundo e involucrando a muchas más personas. Sinceramente, mi alegría hubiera sido que premiaran a la fotógrafa en la categoría de Artes.

Villa Luna

Si el otro día comentaba el paseo con la Leica IIIf con el soviético Industar-22, por la tarde, con el mismo carrete, usé el que le es propio, el Elmar 50/3,5. Mucho más agradable de usar, por su acabado y suavidad de mecanismos. Villa Luna, Parque Pignatelli.

Dicho todo lo cual, es una fotógrafa que me gusta, aunque no necesariamente en sus trabajos más mediáticos. Tengo tres libros suyos. At Work, un libro del que se puede aprender mucho. De la lectura de este libro, he afianzado mi sensación de que para hacer buenas fotografías no necesitas un equipo complejo. Un cuerpo de cámara agradable de manejar, con un razonable objetivo entre 35 y 50 mm como objetivo principal, que aprendas a dominar perfectamente, y tener en la reserva un angular y un tele corto para determinados casos es suficiente, eficiente, efectivo y ligero. Si te has de dedicar al retrato, aprende a querer a tu tele corto, y todo lo demás es aprender a usar la luz y los conceptos más que un equipo sofisticado. A Photographer’s Live, 1990-2005Pilgrimage son los otros dos libros que tengo de la autora, y de los que más hojeo en mi biblioteca de fotografía.

Por lo tanto, si no considero un problema la persona galardonada sino la concesión del mismo, dejar aquí constancia de la tendencia de de estos premios a buscar galardonados que den brillo mediático a los propios premios, más que la coherencia en la concesión de los mismos. No es la primera vez que tengo esta sensación, lo que hace que lejos de considerarlos unos premios prestigiosos y serios, personalmente los considero unos premios propagandísticos.

Pignatelli

Nuevamente comentar cómo el revelado desatendido con Rodinal permite obtener gamas tonales muy amplia aun a costa de un poco más de grano de la cuenta. Don Ramón Pignatelli en el parque de su nombre.

Se me ha ido mucho espacio en este comentario a sí que seré breve en lo que me queda:

Nos cuentan del fallecimiento de Wayne F. Miller uno más de la extensa e inagotable cantera de fotógrafos documentales y comprometidos norteamericanos del siglo XX. Nos lo cuenta en Le Journal de la Photographie y en The Picture Show donde se centran en su trabajo con la comunidad afroamericana de Chicago.

The Migrant Mother de Dorothea Lange es una de las fotografías icónicas del siglo XX y uno de los símbolos de La Gran Depresión. En el nuevo Concepticious Photo Magazine nos hablan en profundidad de lo que fue aquel momento, la toma de la imagen, así como nos muestran otras de las fotografías que se tomaron de la mujer y de sus hijos por Lange. Siempre me ha impresionado que la mujer tuviera sólo 32 años aunque aparente mucho más, y tuviera ya siete hijos. Imaginaos su vida.

Si hace poco hablaba de Edward Weston y su evolución en la fotografía, interesante me ha parecido la reseña de una fotógrafa, Alma Lavenson, que aparecía en Lens (The New York Times) y que evidentemente estuvo en la misma onda que Weston. Me ha parecido realmente interesante.

Árboles

Y no falta detalle en las hojas de los árboles en una tarde nubes y claros. Parque Pignatelli.

Yéndonos también a tiempos históricos, In Focus (The Atlantic) nos ha mostrado un porfolio de 49 fotografías de los archivos de las Fuerzas de Defensa Finesas, en el conjunto de conflictos que sufrió este país nórdico en los años de la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética y contra Alemania, su presunto aliado. Las fotografías tienen interés documental, todas, pero algunas son muy buenas desde muchos puntos de vista.

En No Caption Needed nos muestra algunas fotografías de Andrew Fisher en las que se reflexiona sobre los espacios públicos, pensados para que hay gente, haciendo o disfrutando, pero que eventualmente quedan o permanecen vacíos. Este es un tema que a mí me había llamado la atención en al gún caso.

Cuando está bien llevada, me encanta la abstracción a través de la fotografía. Por ello no he podido evitar fijarme en el artículo de Feature Shoot sobre las fotos aéreas de Steve Back de las granjas de beta carotenos en Australia. Parece ser que allí utilizan un determinado género de algas para obtener este compuesto químico, asociado a la vitamina A.

Finalmente, decir que está a punto de empezar el certamen PHotoEspaña 2013, donde intentaré escaparme a ver exposiciones al menos un día. En junio. Y se van anunciando exposiciones. Rafael Roa nos recordaba que tendremos a Nobuyoshi Araki en el nuevo espacio expositivo de La Fábrica. Por lo que veo no será con una de las series que más me llaman la atención del prolífico fotógrafo japonés, pero… Y más de Araki y la fotografía japonesa. En American Photo nos cuentan de una aplicación para iPad, Shashasha, que nos permite hojear libros japoneses descatalogados por sólo 99 centavos de dólar. Destacan como la joya de la colección Okinawa de Araki.

Motos

Estos coches eléctricos infantiles aparecieron ahí en el parque Pignatelli de Zaragoza, cuando yo todavía era un niño. Supongo que los vehículos serán otros, de todas formas.

[CineTren] La bataille du rail (1948)

Cine, Trenes

Una novedad en mi colección de películas sobre el ferrocarril en la historia del cine. Hacía días que no se producía ninguna. Pero con el principio de las dos semanas de vacaciones que tengo, he podido ver La bataille du rail, película más docudrama propagandístico sobre el papel de la resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial  que otra cosa, pero que tiene un indudable interés ferroviario, cinematográfico e histórico. Así que nada, a por ella. Si os interesa el tema. Seguid cualquiera de los enlaces anteriores y llegaréis, de forma directa o indirecta a la reseña.

El museo ferroviario de Mulhouse incluye la reconstrucción de la escena de un tren bélico descarrilado. Un gran museo, la Cité du Rail en la ciudad alsaciana.

[Fotografía e historia] Ya está completa la retrospectiva de In Focus – The Atlantic sobre la II Guerra Mundial; y es muy recomendable

Fotografía, Historia

A lo largo de las últimas 20 semanas, hemos podido ir siguiendo en el fotoblog In Focus de The Atlantic el transcurso del más horrible conflicto bélico mundial que se ha dado sobre la faz de la Tierra. Algunos de los capítulos más destacables han ido apareciendo en estas páginas en forma de entradas breves. Pero ahora ya podemos encontrar los 20 capítulos recopilados y disponibles para su visita por cualquier persona interesada.

Iglesia conmemorativa

Si hay una ciudad que contiene elementos conmemorativos por excelencia del tremendo conflicto bélico es Berlín; como por ejemplo, la iglesia conmemorativa, con sus elementos antiguos y modernos (Pentax *ist DS, SMC-A 50/2).

A la hora de analizar las imágenes que nos ofrecen, que son muchas y de calidad muy diversa, hay que distinguir distintos tipos de capítulos:

La serie empieza y se inicia con dos capítulos de reflexión social y política. El primero dedicado a las causas que desembocaron en el conflicto. El último a las consecuencias más visibles del mismo. Imágenes de caracter fundamentalmente documental.

Aquellos destinados a narrar los acontecimientos que sucedieron durante el conflicto. Son el relato histórico, y sus imágenes están básicamente seleccionadas también por su calidad documental. Son la mayoría de los capítulo que encontramos. Quizá, las más tremendas las encontramos en las dedicadas a la guerra entre Alemania y la Unión Soviética. Tanto en el momento de la invasión alemana, como en la lenta retirada hasta el final de la guerra.

20071016-IMGP3112.jpg

El Reichstag, actualmente Bundestag, fue el edificio emblemático; tanto por su incendio que marcó el triunfo del nazismo, como por su toma por las tropas soviéticas que marcó el final de la guerra en Europa (Pentax *ist DS, SMC-DA 21/3,2 Limited).

Los capítulos que narran determinados aspectos característicos que se dieron durante el conflicto. Si es evidente que ha de haber uno dedicado al genocidio judío, y que se sitúa tras la caída de la Alemania nazi, cuando se encontraron las pruebas de los terrores en los campos de exterminio, menos evidentes a priori, pero muy oportunos, son los dedicados a las mujeres durante la guerra, al internamiento de ciudadanos americanos de origen japonés en campos de concentración, o la colección de imágenes en color que se hicieron por encargo de agencias gubernamentales norteamericanas para documentar el frente interno. El dedicado a los americanos de origen japonés creo que es de los más conmovedores. Estéticamente hablando, el dedicado al frente interno, con sus imágenes en color producidas por la celebrada Kodachrome son impresionantes. Claro que la mayor parte de estas imágenes no son espontáneas son posados orquestados por el fotógrafo para imágenes de carácter propagandístico. Pero si esto les roba, poco, carácter documental, les dota de cualidades estéticas muy notables.

Resumiendo, y como he ido insistiendo durante estas 20 semanas, una serie imprescindible para todos aquellos amantes tanto a la historia como a la fotografía. Y si como a mí te gustan las dos cosas, no te digo.

20071016-IMGP3138.jpg

Uno de los monumentos e impresionantes berlineses más nuevos, es el memorial de los judíos asesinados en la guerra (Pentax *ist DS, SMC-A 100/4 Macro).

[Breve con foto – historia] World War II: The Holocaust – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic

Fotografía, Historia

World War II: The Holocaust – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

La colección de 20 reportajes fotográficos sobre la segunda guerra mundial que está publicando The Atlantic está acercándose al final. Y en el número 18 encara la realidad gráfica del asesinato en masa de judíos y otros prisioneros por la eficiente máquina de matar nazi. Las imágenes, por su horrible contenido, pueden afectar a la sensibilidad del espectador. O por lo menos eso espero.

Auschwitz-Birkenau - Pabellones

Pabellones de prisioneros en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau (Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM).

[Breve – historia] World War II: Internment of Japanese Americans – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic

Fotografía, Historia

World War II: Internment of Japanese Americans – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

Ya he recomendado varias veces la serie de reportajes fotográficos que se están publicando en el blog fotográfico de The Atlantic sobre la segunda guerra mundial. Su décimo capítulo está dedicado a uno de los capítulos vergonzosos de “los buenos”. El internamiento en campos de concentración de ciudadanos norteamericanos de ascendencia japonesa. Sin que constase ningún hecho desleal. Simplemente por su origen étnico. El racismo y la xenofobia no fue una característica sólo de “los malos”. La diferencia fue básicamente de magnitud en las acciones reprobables humanamente.

[TV] The Sinking of the Laconia

Historia, Televisión

Leí recientemente una recomendación sobre esta miniserie británica de la BBC, sobre el incidente del RMS Laconia. Un incidente muy discutido por las potencias beligerantes y que cambió para mal algunas de las formas de hacer la guerra, ya de por sí bastante dañadas en el tremendo conflicto que supuso la segunda guerra mundial.

Aviso: los comentarios que siguen a continuación pueden desvelar hechos fundamentales del argumento que un potencial televidente preferiría descubrir por si mismo durante la visualización de la miniserie. En otras palabras,… ESPOILERS.
Vasa

Hace milenios que los seres humanos llevan su afán de muerte del prójimo a los mares; a veces fracasan como cuando se les hunden los barcos apenas botados. Como el Vasa, que sólo se cobró las vidas de los marineros que llevaba a bordo cuando zozobró - Panasonic Lumix GF1, G 14/2,5 ASPH.

Hechos históricos

Este fue un barco transatlántico de la compaía Cunard White Star que al comenzar la guerra en 1939 fue requisado por la marina real británica para se reconvertido en un mercante armado con 14 piezas artilleras, apto para el transporte de tropas.

El 12 de septiembre de 1942, el buque fue torpedeado y hundido por el submarino alemán U-156 no lejos del ecuador y de las costas occidentales africanas. Llevaba varios meses de travesía, ya que había partido meses antes de Suez transportando fundamentalmente 1800 prisioneros italianos, guardados por una compañía de soldados polacos, así como soldados británicos de permiso, y algunas decenas de civiles, que junto con la tripulación habitual se dirigía a Gran Bretaña.

Tras el hundimiento del barco, el submarino alemán emergió para recabar información de posibles oficiales del navío siniestrado. Al constatar la existencia de personal civil, mujeres y niños entre ellos, entre los náufragos, decidió realizar actos de salvamento de los mismos. Además de agrupar cuantos botes salvavidas pudo, acogió en sus cubiertas un número de náufragos, emitió una llamada codificada invitando a una tregua entre los buques de distintas nacionalidades que pudieran colaborar en el rescate. También exhibió bandera de la cruz roja, para indicar que desde ese momento no se encontraba en misión militar.

Sin embargo, la enorme desconfianza entre las partes hizo que nadie se sumara con decisión a las acciones de rescate, y en un momento dado, un bombardero norteamericano con base secreta en la isla de Asunción, bombardeó al submarino y a los botes de náufragos. Ante esta circunstancia, el comandante alemán ordenó la expulsión de los náufragos del sumergible, y cortó amarras con lo botes salvavidas, dejando a sus tripulantes a sus propios medios. Muchos de estos murieron antes de ser rescatados.

Hay estimaciones que dicen que en caso de colaboración en el rescate, los supervivientes pudieron haber sido el doble de los que fueron. Además, otra consecuencia fue una orden del almirantazgo alemán por la cual se prohibía a los comandantes de sus barcos el iniciar acciones de rescate. O sea, más muertos evitables en los años subsiguientes. Nadie quiso aceptar responsabilidades en la catástrofe. Todos se escudaron en tecnicismos o en los literalismos de la Convención de Ginebra para justificarse a sí mismos.

Submarinos de bolsillo en el museo marítimo

Pequeños submarinos de bolsillo en el museo marítimo de Hamburgo; los alemanes, por sus debilidades en otras aspectos de la guerra marítima siempre han tenido afición a los sumergibles - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

La narración televisada

Básicamente la miniserie de dos capítulos de casi hora y media de duración cada uno narra lo anterior, con pocas variaciones o ninguna. Sin embargo, introduce elementos novelados, de ficción, para dar interés humano a los hechos. Los tres personajes principales son el comandante del sumergible alemán, el Kapitänleutnant Werner Hartenstein (Ken Duken), el tercer oficial del Laconia Thomas Mortimer (Andrew Buchan), y la refugiada de origen angloalemán Hilda Smith (Franka Potente). El primero de ellos fue un personaje histórico real, los otros dos son personajes de ficción basados en determinados aspectos de personajes reales que viajaban en el buque siniestrado. No obstante, es un drama coral con muchos otros personajes, muchos de los cuales tienen momentos de protagonismo a lo largo de las casi tres horas que dura en total la narración.

Junto con el relato relativamente fiel de lo acontecido, la narración televisiva introduce elementos de drama personal para fomentar la simpatía o antipatía hacia los personajes. Los maltratos de los prisioneros polacos de manos de los guardias polacos, el fatalismo del capitán del buque británico, el telegrama con la noticia de la muerte en un bombardeo de la familia de  Mortimer, la historia de Hilda de porqué está embarcada de tapadillo en el buque inglés siendo alemana, el destino de la niña bebé, aparentemente su hija, que acompaña a Hilda, etcétera.

Más allá de juzgar los hechos históricos, la necedad de quienes toman decisiones en tiempo de guerra, más allá que la necedad de la propia guerra, esta producción realizada con el oficio y maestría propio de los británicos, y con la muy estimable interpretación de un reparto a medias británico a medias alemán, se encamina más bien a dar un mensaje de optimismo sobre las reacciones del ser humano, capaz de vencer los odios ancestrales en momentos de apuro y mostrar su solidaridad. Muy buen rollo entre las gentes de buena voluntad aunque quienes dirijan el mundo sean unos cretinos.

Impresión personal

Ya he dicho que la serie está muy bien hecha y muy bien interpretada. Hay oficio a raudales en este drama histórico, y ya sólo por eso merece la pena ser visto. No parece que esté prevista su emisión por ningún canal nacional, así que habrá que acudir a medios alternativos si alguien está interesado.

Sin embargo, a mí me cuesta tragarme el mensaje buenrollista que me están vendiendo. Yo me imagino que las cosas tuvieron que ser mucho más difíciles y tensas. Que semejante acumulación de buenos tíos y chicas majas no pudo darse tan fácilmente. Y sobretodo, creo que sí había margen para realizar una narración crítica con los criterios bajo los que se hace la guerra entonces y ahora. La intrínseca falta de humanidad que hay asociada a la guerra. No sé que pasaría por la cabeza del comandante del submarino alemán. Murió en 1943 con toda su tripulación cuando el sumergible zozobró bajo el ataque con cargas de profundidad de un bombardero americano. Pero a lo que sucedieron los hechos ya había mandado al fondo del mar a varios miles de personas y estaba encantado de seguir haciéndolo. Es difícil creerse el buen rollo cuando has hecho eso y estás dispuesto a serguir haciéndolo. Igual que me resulta difícil de creer que si eres una refugiada alemana, perseguida por los nazis, uno de cuyos submarinos acaba de mandar al fondo del mar a tu sobrina, la única familia que te queda, acabarás despidiéndote de sus oficiales con un beso en la mejillo. Oiga. No me lo trago.

O a lo mejor es que me he vuelto muy misántropo, muy escéptico y muy desconfiado. Que cada cual se quede con lo que quiera. Lo mejor para que cada uno lo juzgue es verlo. Y eso está bien.

Recomendación musical

Sigo con Natalie Merchant. Ahora la escucho como solista de los 10.000 maniacs. Más pop. Me gusta menos. Aunque los califican como rock alternativo. Sea lo que sea eso.

AF Chapman

El caso es que los barcos pacíficos, como el af Chapman en Estocolmo, han llegado a ser objetos realmente bellos; lástima que algunos hayan disfrutado destruyéndolos - Leica D-Lux 5

[Fotos y música] Algo de historia en fotos y un curioso y estupendo disco de canciones infantiles

Fotografía, Música

Hoy dedicaré buena parte del día a ir revelando fotografías del viaje a Estocolmo, y a actualizar el diario de viaje del mismo. Así que de momento os dejo un breve con dos recomendaciones.

La primera es que no hay que perderse la entrega del domingo pasado de la serie sobre la Segunda Guerra Mundial de In Focus (The Atlantic). Imágenes sobre los preparativos de los Estados Unidos para una eventual entrada en la guerra. Son fotos de encargo del gobierno estadounidense del momento, y muchas de ellas son poses, no son auténtico reportaje. Pero están hechas de maravilla y en color. Usar el color en los años 40 era rarísimo. El proceso todavía estaba en sus principios y era manifiestamente mejorable, y los fotógrafos todavía no eran capaces de sacarle todo su potencial. Es algo que tardaría tiempo. Pero en esta serie de fotografías hay imágenes más que notables. Muy buenas, con colores maravillosos y un uso de la luz estupendo. Me he quedado maravillado.

La colección completa se puede conseguir en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

También una recomendación musical. Como en alguna otra ocasión, como acompañamiento musical para el viaje cargué el iPod con podcasts de A todo jazz y La madeja, ambos programas de Radio 3 que recomiendo vivamente. Entre los de este último programa, uno de un disco de Natalie Merchant con 26 canciones inspiradas en poesía y cuentos infantiles, Leave Your Sleep. Me ha parecido estupendo. De un gusto esquisito. Desde temas de estilo celta o centroeuropeo, a blues o reggae.

Tivoli, parque de atracciones, visto desde Kastellholmen

Ya que estamos con cuestiones infantiles, en Estocolmo no faltan los alicientes para los pequeños, como este parque de atracciones en Djugården visto desde Kastellhomen.

[Breve – fotos e historia] World War II: Pearl Harbor – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic

Fotografía, Historia

World War II: Pearl Harbor – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

Recordatorio de que cada domingo y durante 20 semanas tendremos la Segunda Guerra Mundial en imágenes en In Focus (The Atlantic). Ya van por la séptima semana. En pleno ataque a Pearl Harbor que llevó la demencia destructora todavía a más lugares del planeta.

[Breve – foto e historia] World War II: The Invasion of Poland and the Winter War – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic

Historia

World War II: The Invasion of Poland and the Winter War – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

Segunda parte de las veinte de las que constará este gran reportaje sobre la segunda guerra mundial. La invasión de Polonia, la muchas veces desconocida e ignorada Guerra de Invierno, y la drôle de guerre en el frente occidental.

[Breve – foto e historia] World War II in Photos – In Focus – The Atlantic

Historia

World War II in Photos – Alan Taylor – In Focus – The Atlantic.

El excelente fotoblog de The Atlantic ha comenzado este domingo ha publicar una serie de reportajes fotográficos retrospectivos sobre la Segunda Guerra Mundial, que se extenderán durante 20 semanas, hasta el 30 de octubre de 2011. Mediante el enlace que encabeza esta entrada, podréis acceder la página de presentación donde irán apareciendo los enlaces a los diversos reportajes. El primero está dedicado a la época de anteguerra, los años treinta. La depresión, el auge de los fascismos en Italia y Alemania, la guerra chino-japonesa, la guerra civil española,… estos entre otras cuestiones están representadas en las primeras 45 fotografías. No hay que perdérselo.

La primera de las fotografías del reportaje retrospectivo, un ominoso Adolf Hitler en 1924, a su salida de prisión.