Yo también quiero publicar la fórmula secreta de la coca-cola

Ciencia, Humor

Qué cachondos ayer los de Genciencia. En concreto Sergio Parra. Va y publica la fórmula “secreta” de la coca-cola. Hace tiempo que me estrañaba a mí todo el rollo este de la fórmula “secreta” de la coca-cola. Desde que siendo una adolescente, razonablemente bien dotado para las asignaturas de ciencias, tomé conciencia de que hay una rama de la química que es la química analítica siempre me preguntado, ¿es que a ningún químico se le ha ocurrido analizar la coca-cola? No creo que sea una tarea especialmente ardua o compleja… Creo que la ciencia se enfrenta hoy en día a problemas mucho más complejos conceptual y tecnológicamente…

Obviamente, la respuesta es sí. Seguro que constantemente se está analizando la fórmula de la coca-cola. Que casi con toda seguridad tampoco es fija. Sin contar las múltiples variantes con o sin azucar, con o sin cafeína, con o sin coca-cola… El artículo de Genciencia lo explica muy bien. Así que no me voy a repetir. Sólo le faltaría poner las cantidades de cada producto. Quien sabe. Así los más mañosos podrían fabricarse su cocacola en casa… ¿no?

Pero lo que me apetece en estos momentos es publicar yo también un gran secreto. El secreto de la coca-cola. Tomad nota:

  • Concentrado de azúcar quemada –caramelo– para dar color oscuro y gusto.
  • Ácido fosfórico (sabor ácido)
  • Azúcar (HFCS-jarabe de maíz de alta fructosa)
  • Extracto de hojas de la planta de Coca (África e India) y otros pocos aromatizantes naturales de otras plantas.
  • Cafeína.
  • Conservante que puede ser Benzoato de Sodio o Benzoato de Potasio
  • Dióxido de Carbono en cantidad para freír la lengua cuando se bebe.
  • Sal para dar la sensación de refrigeración.

Eso sí… es cualquier cosa menos un producto alimenticio equilibrado.

Por cierto, la Wikipedia dedica un artículo al tema y en cierta medida contribuye a mantener el mito

Os dejo con una imagen primaveral. A ver si se estabiliza el buen tiempo… pero sin calores, ¿vale?

Margaritas

Parque de la Granja, Zaragoza - Panasonic Lumix LX3

Déjame entrar (2008)

Cine

Déjame entrar (Låt den rätte komma in, 2008), 27 de abril de 2009.

No es frecuente que llegue a nuestras carteleras una película sueca. Y no es frecuente que llegue precedida de cierta expectación. Pero esta es la cuestión con este largometraje del director Tomas Alfredson, que nos llega como adaptación de una novela de bastante éxito en su país y en otros. Y añadamos algo; esta película está particularmente de moda por que últimamente estamos viendo varios intentos de revisitar el género de vampiros. No es mi género favorito, pero… vamos allá.

Por ahí se ha oído que, en realidad, lo de menos es que la niña protagonista sea un vampiro… pues no oiga. No pretendamos llevar la cuestión a un extremo intelectualoide excesivo. Pues sí, la cuestión alrededor de la que gira todo es que la niña protagonista (Lina Leandersson) es un vampiro. Un vampiro que caza, que chupa sangre, que no tiene escrúpulos, que huye de la luz del sol, que carece de elementos éticos de decisión… Nada que ver con los vampiros edulcorados y ñoños que ahora están de moda entre las adolescentes de todo el mundo. No. Muchos de los caracteres básicos del vampiro están ahí. Pero faltan otros. Y son los caracteres que faltan los que dan atractivo al filme. Eso y la perfecta ambientación en el helado invierno sueco en algún momento de los años sesenta. Si yo, con mi cámara de fotos, fuera capaz de recoger en fotos fijas los ambientes que se recogen en este filme, con esos encuadres, con esas posiciones de cámara, con esos desenfoques, con esa iluminación,… me consideraría un fotógrafo realmente excelente. Buenísimo el trabajo del director de fotografía. Pero a lo que vamos.

Los caracteres vampíricos que no están. No nos encontramos con un vampiro guapo, elegante, arrogante, seductor… No. Nos encontramos con un vampiro frágil, amenazado, necesitado de protección. Desarrapado y bajo la forma de una preadolescente enfermiza, incapaz de la más mínima seducción. Y sin embargo seduce al enclenque muchacho de 12 años (Kåre Hedebrant), ese vecino que sufre abusos escolares, inseguro, débil, con un mundo reducido casi por completo a sus separados padres y a un colegio en el que se esmera pero en el que sufre. Y mucho.

Con estos mimbres se construye una historia dura, en la que surge una relación entre los dos adolescentes que tiene que ver mucho con el amor. Un amor extraño, entre personas básicamente solitarias, que viven entre personas también solitarias. Aunque también comprendemos que vemos un final de un ciclo y el comienzo de otro; comprendemos que el vampiro no sólo es capaz de parasitar buscando su sangre nutricia, sino que es capaz de parasitar cautivando voluntades.

Las interpretaciones, sobrias, frías como el gélido ambiente de la película, son sin embargo excelentes. Las miradas de los dos adolescentes protagonistas, especialmente el chico, son taladrantes. Estamos ante ese cine nórdico donde parece que las palabras sobran. Que todo se puede decir con un gesto, con una presencia, e incluso con una ausencia.

Estamos ante un filme duro, pero sumamente interesante. De los que dejan regusto. De los que conforme pasa el tiempo y vuelves con a él con el pensamiento vas descubriendo nuevos matices. Nuevos aspectos interesantes. Yo le pongo un ocho a la valoración subjetiva, lo mismo que a la dirección y a la interpretación. Oye… que me ha gustado.

La foto de hoy, en Finlandia, frente a las costas suecas… que es lo más apropiado que he encontrado.

Playa de Yyteri en Finlandia, frente a las costas suecas donde puede que suceda la acción de la película - Panasonic Lumix LX2

Las cosas de David Lynch y la presuntamente rebelde Zaragoza

Arte, Cine, Historia

Ayer domingo, que hizo un día gris y poco apacible, salí un rato por la mañana a ver que había por el Centro de Historia de Zaragoza, uno de los centros de exposiciones que más me gustan en la ciudad, tanto por la calidad de las mismas como por el edificio en sí mismo, que me parece muy agradable. Encontré dos que me parecieron interesante a priori.

Por un lado, había una exposición sobre el universo creativo de David Lynch llamada Action Reaction. Además de poder ver vídeos y fotos fijas de sus películas más destacadas y, cómo no, de su teleserie Twin Peaks, se pueden contemplar también algunas pinturas y algunos dibujos. No deja de tener su interés. Aunque sí que me quedé con la solfa de que tengo que recuperar y volver a ver El hombre elefante. La vi en el momento de su estreno, me pilló un poco joven, y aunque recuerdo que me gustó, también soy consciente de que me dejó un poco desorientado. Tampoco me importaría ver de nuevo Carretera perdida.

David Lynch

Pinturas y dibujos de David Lynch en el Centro de Historia de Zaragoza - Pentax *ist DS, SMC-A 35/2,8

La segunda exposición se llama Zaragoza Rebelde. Esta muestra hacer un recorrido por la historia de los movimientos sociales más reivindicativos en la capital aragonesa durante el periodo comprendido entre 1975 y 2000. Fotografías, carteles, vídeos, documentos de todo tipo, objetos variados, mobiliario urbano, todo aquello que sirva para recordar una época en la que la ciudad sufre muchas transformaciones. La exposición me parece muy variopinta pero poco engranada, como si fuese más una acumulación de cosas que un recorrido que te permita entender el fenómeno. Entretenida, sin más.

Marionetas

Marionetas (Zaragoza Rebelde) - Pentax *ist DS, SMC-A 35/2,8

free Arthur Lee

free Arthur Lee (Zaragoza Rebelde) - Pentax *ist DS, SMC-A 35/2,8

500 años de resistencia

500 años de resistencia (Zaragoza Rebelde) - Pentax *ist DS, SMC-A 35/2,8

Palabras en danza,… o lo que sean… la celebración de San Jorge,… vamos

Política y sociedad

Pues si ayer decíamos que era San Jorge, el día de Aragón, hoy toca poner unas imágenes de la celebración que promueve el Ayuntamiento de Zaragoza y que tradicionalmente tiene lugar en el Paseo de la Independencia de la capital aragonesa.

El espectáculo de ayer se llamaba Palabras en danza; no voy a entrar en los significados y los simbolismos, porque desde mi punto de vista, la mayor parte de las veces se montan unas pajas mentales tremendas… que no llevan a ninguna parte. En lo que se refiere al espectáculo,… pues a ras de suelo, unos cuantos mal disfrazados de diablos y monjes, con alguna antorcha y petardos, poco nivel. En lo que se refiere al cuerpo principal, acróbatas aéreos que hacían sus ejercicios acompañados por las más diversas músicas. Desde un grupo de batucada brasileña (que últimamente estos no pueden faltar en ningún lado), hasta grabaciones de viejas canciones de Labordeta. Todo vale. Algunas frases con más o menos significado inscritas en la estructura donde se realizaban las acrobacias. Los acróbatas, razonables y simpáticos, que no es poco. Pero globalmente les faltó un poco de vistosidad, desde mi punto de vista. Y eso que yo conseguí una localización razonable.

A continuación, fotos.

Sonríe

Sonrisa en rojo y blanco - Canon EOS 40D, EF 200/2,8L USM

Bastón de mando

El demonio rojo - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Asomadas

Dos que se miran y uno que observa - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Sonrisa en el aire

Caminando en el aire - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Cantando

Cantando... o lo que fuera, que no lo recuerdo - Canon EOS 40D, EF 200/2,8L USM

Batucada

Batucada - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Confetti

Lluvia de confetti - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Os dejo también los enlaces a las entradas correspondientes a los años 2008, 2007 y 2006, por si se puede comparar algo. El 2006 estuvo realmente muy bien. Y el 2007, con espectáculo también de acrobacias aéreas, mucho más vistoso y colorido que este año. El 2008 fue realmente una sosería.

San Jorge 2008

San Jorge 2007

San Jorge 2006 (i) y (ii)

Felicidades, aragoneses; hoy es día de fiesta

Política y sociedad

No soy muy dado yo a veleidades nacionalistas/autonomistas/regionalistas… Una nace donde nace por casualidad. Y no hay mérito en ello. Y aunque, por conveniencia, hay sitios mejores y peores para nacer, si se piensa con un poco de racionalidad tampoco hay muchos motivos para estar orgulloso de ser o vivir en un lugar con respecto a otro. En todas partes hay seres humanos con sus dichas y sus desdichas, con sus noblezas y sus miserias.

Pero lo cierto es que las gentes con las que me relaciono cotidianamente, las gentes de Aragón, hoy están de fiesta. Una fiesta en honor a un santo que tiene más de figura mitológica que real. Es como si en Inglaterra, donde también tienen como patrón a San Jorge, decidieran cambiarlo por Gandalf… Pues tampoco habría mucha diferencia respecto a la realidad del personaje de referencia… Creo que la Iglesia Católica llegó a pensar en eliminarlo del santoral. Así que apenas podemos considerarla como una fiesta de origen religioso. Pase, pues.

Mi forma de celebrarlo. Tranquilo, haciendo fotos y en familia. Y os dejo con algunos paisajes de esta tierra. Que es lo más apropiado, me parece, para un día como hoy.

Punta Escarra

Punta Escarra desde la estación de esquí de Formigal - Fujifilm Finepix F10

Poste y hierbas

La nieve cubre los campos en Villarreal de Huerva - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Camino

La ribera del Ebro en el Parque Metropolitano del Agua, Zaragoza - Panasonic Lumix LX3

En las trincheras al atardecer

Trincheras y puesta de sol en la Sierra de Alcubierre - Canon EOS 40D, Tokina AT-X Pro 12-24/4

Un premio a una foto mala, pero… ¿significativa? ¿informativa? ¿periodísticamente relevante?

Fotografía, Política y sociedad

Hoy se ha comunicado que el Premio Ortega y Gasset a la Mejor Información Gráfica. Es decir a la fotografía de prensa. Se lo han concedido a una foto que realizó un hijo de Adolfo Suárez, y en la que aparecen de espaldas este último abrazado por el rey. Tan en el diario Público como en El País podéis ver dos versiones de la fotografía. En este último, recortada.

Yo no soy profesional de la fotografía, ni mucho menos. Pero soy aficionado. Con todos mis respetos, la fotografía es técnicamente… en el mejor de los casos banal,… pero casi me atrevería a decir mala. Carece de interés informativo actual. Ambos personajes representan un periodo histórico muy importante en este país. Pero ya no. Como mucho el rey, claro. Pero tampoco tiene la presencia y la importancia que suponían su persona y su figura en las turbulencias de la transición. Obviamente, la imagen tiene que tener una fuerte carga emotiva, una fuerte significación personal, para la persona que la tomó. Es normal. Y muy respetable. Por supuesto. Pero tengo la sensación que a lo largo de 2008 se han publicado muchas, muchas, muchas más fotografías, realizadas con gran capacidad técnica, por profesionales competente de la información gráfica, que se lo han currado día a día, y con mucha más significación actual, política o social. Supongo que en los próximos días oiremos o leeremos las reacciones de los profesionales. Pero cada vez me convencen menos los criterios por los que se dan los premios en este país. Decepcionante. Tanto más cuanto que están promovidos por un díario como El País que tanto ha supuesto en el desarrollo de la comunicación y la libertad de expresión en este país en las últimas décadas.

Pues nada. Sólo era eso. Opinar humildemente desde mi afición a la fotografía, así como desde mi posición de ciudadano con una mínima preocupación por las cosas que pasan en la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Supongo que próximamente hablaré más de Adolfo Suárez. Estoy leyendo el libro de Javier Cercas sobre el 23-F. Interesante. Y sólo llevo la cuarta parte del libro.

Hoy os dejo con una imagen de Aragón. En algún punto de la comunidad. Que mañana es su fiesta.

Puesta de sol

Puesta de Sol desde el alto de Alcubierre, a caballo entre las provincias de Zaragoza y Huesca - Canon EOS 40D, Tokina AT-X Pro 12-24/4

Lecturas recientes: aventuras de Petra Delicado y lo inesperado de Roald Dahl

Literatura

En fechas recientes, he llevado varios libros al retortero, y recientemente, entre viajes y otras cuestiones, he conseguido terminar de leer dos de ellos. Muy distintos. Vamos a ellos.

Por una lado, y tras escuchar una tertulia radiofónica con entrevista incluida a Alicia Giménez Bartlett, decidí probar las aventuras de la inspectora Petra Delicado. Parece que la autora ya ha dedicado ocho novelas al personaje, una mujer que abandona su trabajo en un bufete de abogados de cierto prestigio en Barcelona para ingresar en el Cuerpo Naci0nal de Policía, y al que asignan un compañero ya mayor, con pinta un poco grotesca pero con gran sentido común. Parece que incluso le dedicaron una teleserie,… de la que no me enteré en absoluto. La novela que yo elegí para conocer al personaje y la literatura de la autora fue la primera de la serie, Ritos de muerte. La lectura de la misma me entretuvo, pero no me entusiasmó. No he llegado a cogerle simpatía al personaje, ni a su compañero, y además adiviné en líneas generales por donde iba la resolución de la trama… Pero reconozco que no está mal escrito, y que para pasar el rato puede valer. De momento, para este tipo de lecturas de origen nacional, prefiero a los picoletos Bevilacqua y Chamorro

Podéis encontrar este libro editado por Planeta en la colección Booket (libro de bolsillo).

Más interés me ha suscitado la lectura de los Relatos de lo inesperado de Roald Dahl. Aunque al escritor británico se le conoce más por algunas de sus lecturas dedicadas al público infantil, tiene una obra para el público adulto, y en especial en lo que se refiere a cuentos y relatos cortos, que es muy apreciable. Son un conjunto de historias, cada una de ellas autoconclusiva y no relacionadas entre sí, que presentan un cierto grado de misterio y una resolución que busca, y consigue, sorprender al lector. Realmente, me lo he pasado muy bien con ellas, tanto por lo agradable de la lectura, como por el sentido del humor tan peculiar que destilan, y porque como prometen me han sorprendido constantemente. Muy aconsejable, realmente.

Podéis encontrar esta recopilación de relatos editado por Anagrama en sus colecciones Compactos y Contraseñas.

Hoy os dejo comiendo un poco de panizo, con una foto de la manifestación del sábado contra los transgénicos.

Al rico panizo

Panizo (o maíz) "transgénico",... o algo - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

A vueltas con los transgénicos

Ciencia, Política y sociedad

Ayer, como muchos sábados, baje al centro de Zaragoza a hacer diversos recados y compras. Es lo habitual. Pero ayer, decidí coger una cámara más potente que la que llevo habitualmente encima. Un conocido de mis tardes de tenis me había dicho el jueves que a las 12 del mediodía estaría en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza con su grupo de “samba”.

Y lo que me encontré fue una manifestación entera y verdadera en contra de los transgénicos.

Había bastante gente. Desde las habituales organizaciones ecologistas hasta algunas organizaciones agrarias, muy implantadas en nuestro país.

Vacas

Ecologistas en acción - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

COAG

COAG - Canon EOS 40D, EF 24-105/L IS USM

No dejó de llamarme la atención esta mezcla. En numerosas ocasiones he comprobado que los intereses económicos de los agricultores y ganaderos se daban de palos con los objetivos más altruistas, o al menos así lo interpretamos habitualmente, de las organizaciones ecologistas.

También escuché diversos eslóganes y leí diversas pancartas con distintas reivindicaciones y argumentaciones en contra de estos productos. Y esto siempre me desconcierta. A veces tengo la sospecha de que en torno al ecologismo se ha generado una nueva “religión”, que tiene sus propios “dogmas” y “liturgias”, y cuyos “fieles” pueden llegar a ser tan fanáticos como los de las religiones tradicionales. Lo cual no quita, para que te reciban en los alrededores repartiendo panfletos de papel diversos, que por mucho que sean de paper reciclado, no deja de ser algo muy poco ecológico. Hay que reconocer, no obstante, que lo que predominaba era el ambiente festivo y lúdico.

Animalitos "transgénicos"

"Animales" modificados genéticamente - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

El tema de los organismos modificados genéticamente, que parece que es el nombre adecuado para estos seres o productos, es siempre confuso. Como ya he opinado, entre las organizaciones ecologistas, cuyos fines generales comparto aunque no siempre sus argumentos, se suelen expresar opiniones de forma muy dogmáticas. Y no siempre bien atinadas, desde mi punto de vista, que intenta ser frío y racional. No sé siempre lo consigo, pero…

Veamos. La modificación genética de las especies es una constante histórica de la actividad del ser humano, desde el momento en que comenzó a desarrollar las técnicas de producción agrícola y ganadera hace 9.000 o 10.000 años, en la revolución del neolítico. En el momento en que el ser humano deja de ser cazador-recolector y comienza a seleccionar para su cultivo aquellas especies y aquellos individuos que le aportan un máximo de rendimiento a la hora de obtener las calorías necesarias para su subsistencia, empieza a modificar genéticamente las especies. Las ovejas, las vacas, los perros, el trigo, la cebada, las judías de hoy en día no tienen que ver en muchos aspectos con sus antepasados o con sus parientes en estado silvestre; han sido seleccionados mediante mecanismos genéticos mendelianos, para mayor conveniencia de los seres humanos que los cultivan o lo crían. Muchos de estos seres ni siquiera serían capaces de sobrevivir fuera de un entorno domesticado. Y en ocasiones, los seres vivos domesticados han impacto de formas diversas sobre la vida salvaje. Y negativamente, porque no reconocerlo.

Pero no lo neguemos, sin la tecnología agropecuaria, el ser humano no hubiera alcanzado los niveles de desarrollo que tiene en la actualidad. Suponiendo que todavía existiese como especie, seguiría siendo una especie de cazadores-reproductores, con mortalidades infantiles de un 25%, con una esperanza de vida entre los 25 y los 35 años, y sin muchas otras tecnologías que han modificado el mundo, para bien y para mal.

Y los transgénicos, ¿qué tienen que ver con lo anterior? Desde mi punto de vista, los organismos modificados genéticamente no es más que una evolución de las tecnologías anteriores. Pero en lugar de dejar a las leyes de Mendel actuar, somos capaces de producir en los laboratorios de una forma más rápida e inmediata aquellos individuos que se adaptan mejor a nuestras necesidades productivas. Somos capaces de desarrollar en pocos años lo que por mecanismos tradicionales costaría generaciones y generaciones. Pero no nos engañemmos, el fin último es el mismo. Aumentar los rendimientos, mejorar los resultados económicos, asegurar la calidad calórica y nutricional de las poblaciones, mejorando de paso los ingresos económicos de los productores. Algunos de estos productores estaban en la manifestación.

¿Son tan malos los organismoss modificados genéticamente? Pues sinceramente, no lo sé. El debate público es tremendamente confuso y sesgado. Siguiendo los paralelismos que he comenzado antes entre ecologismo y las viejas religiones, da la impresión de que por parte de estas organizaciones hay un “dogma” generalizado sobre lo mala que es la ciencia y lo buenas que son las “técnicas tradicionales”… que desde mi punto de vista, en algún momento fueron novedosas y revolucionarias, y nunca naturales.

Por otra parte, las empresas que desarrollan los transgénicos suelen practicar un tremendo ocultismo que las hace muy sospechosas sobre sus métodos y sus fines. Recuerdo que el 6 de marzo de este año, volviendo de Huesca a Zaragoza, iba escuchando el programa La Ventana de la Cadena Ser. Y allí invitaron a un portavoz de Monsanto para que explicara y opinara sobre el tema de los transgénicos. Fue absolutamente surrealista. El individuo en cuestión nunca respondía a lo que le preguntaban, se limitaba a soltar proposiciones propagandísticas, muchas veces absurdas, lo que sólo contribuyó a que todos los que escuchábamos el programa sospecháramos de las intenciones de esta empresa. Una catástrofe.

No voy a entrar ahora en detallar los pros y las contras de los productos transgénicos. Creo que los pros han quedado dichos entre líneas en los párrafos anteriores. Personalmente, no creo que me vayan a salir agallas o escamas por comer palomitas de maíz transgénico. Pero reconozco que no consigo datos claros de cuales pueden ser los efectos secundarios de estos productos sobre el medio ambiente, del impacto que la introducción de material genético extraño puede producir en los ecosistemas. Y desde luego no me fío de las grandes multinacionales de la alimentación, que tanto presumen de que con estos productos van a acabar con el hambre en el mundo… ya han tenido muchas oportunidades, antes de los transgénicos, y sus métodos especuladores han producido muchos desastres ecológicos y han contribuido a mantener los desequilibrios y la pobreza en el mundo.

Pero las organizaciones ecologistas, con muchos de cuyos fines me identifico y que definitivamente me parecen más simpáticas y más divertidas, tienen que mejorar sus razonamientos… porque no todos son convincentes, porque están siendo muy dogmáticas, porque la ciencia en sí misma no es mala, lo que es malo es algunas de sus aplicaciones, porque tienen que ser más coherentes. Seguro que la mayor parte de los asistententes a la manifestación de ayer estarán encantados con que las técnicas de reproducción asistida permitan criar un niño que, hay que decirlo, por qué no, está modificado genéticamente, y que permite sanar y salvar la vida a un hermanito suyo. Todo son variantes de lo mismo. Avances tecnológicos imparables, que pueden mejorar la vida de las personas… todo depende de cómo se utilicen.

Se me olvidaba… yo iba a tomar fotos de un grupo de samba-batucada

Batucada

Trokobloco en la manifestación, con mucho ritmo - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM

Exposiciones en Albertina

Arte, Viajes

En mi última escapada por Viena no hemos ido mucho de museos. De hecho las únicas visitas detalladas que hemos hecho a edificios singulares fueron la Stephansdom (catedral de San Esteban), la Karlskirche (iglesia de San Carlos Borromeo), Albertina y el Schlöss Schönbrunn. El resto fue fundamentalmente paseos, calles, jardines, parques, mercadillos, etc…

Pero el museo al que fuimos, Albertina (sitio web), nos pareció muy interesante. Sus fondos propios básicos son fundamentalmente dibujos, grabados y arte gráfico. Y son enorme. Vimos alguna cosa, un poco por encima, pero para quien guste de estas formas de arte, debería ser visita obligada. El edificio se encuentra próximo al Hofburg y a la Wiener Staatsoper.

Albertina

Accesos a Albertina - Panasonic Lumix LX3

Harriet Hartmann Court - Albertina

Harriet Hartmann Court, Albertina - Panasonic Lumix LX3

El interior del museo es pulcro y luminoso, muy cuidado en sus detalles; da gusto caminar por él e ir accediendo a las distintas dependencias.

Albertina

Acceso a las salas, Albertina - Panasonic Lumix LX3

Además de la exposición permanente, en el momento de la visita había varias exposiciones temporales de las cuales visitamos tres.

En primer lugar, accedimos a la exposición de La Era de Rembrandt, con obras de numerosos pintores de las Provincias Unidas de los Países Bajos del siglo XVII, contemporáneos del genial pintor holandés.

Hacia Rembrandt - Albertina

Acceso a la exposición sobre Rembrandt y su época, Albertina - Panasonic Lumix LX3

Después vimos una exposición llamada La fotografía y lo invisible, donde apreciamos numerosas imágenes fotográficas del siglo XIX cuyo objetivo era colaborar en el avance de la ciencia. En ese momento, se apreció que la novedosa técnica fotográfica iba a ayudar una avance más rápido de distintas disciplinas científicas, permitiendo experimentar o comprobar distintas teorías. Además de la fotografía convencional, incluía la utilización de la roentgengrafía, después comúnmente llamada radiografía, para usos mixtos entre los científico y lo artístico.

Fotografía y lo invisible - Albertina

La fotografía y lo invisible en Albertina - Panasonic Lumix LX3

Finalmente, asistimos a la retrospectiva de Gerhard Richter, un pintor alemán hasta ese momento desconocido para mí, que ha abordado una gran variedad de técnicas pictóricas tanto figurativas como abstractas, entre las que me llamaron mucho la atención aquellas basadas en una expresividad propia de la fotografía, tanto de grupos humanos en blanco y negro, quizá más correctamente en una escala de grises, como de paisajes o velas, estos últimos en color. Francamente, estas obras me gustaron mucho, y sólo el miedo a acarrear con peso extra mientras hacíamos turismo me disuadió de comprar el catálogo de la exposición o algún otro libro del pintor.

Gerhard Richter - Albertina

Exposición retrospectiva de Gerhard Richter, Albertina - Panasonic Lumix LX3

En resumen, una visita muy interesante, y que nos sirvió para ampliar un poquito más nuestro conocimientos artísticos, sin hacerse aburrido en ningún momento. Porque hay que reconocerlo, la visita generaliza a museos en los viajes, cuando no tienes un interés específico en un determinado tema, puede ser algo muy cansado si no se planifica y se dosifica bien.

Series varias: despedidas, cierres y nuevas incorporaciones

Televisión

En primer lugar, dedicaré unas líneas a la despedida definitiva de una serie de televisión que ha marcado época. Se trata de ER, en España, Urgencias. Con una realización que ha marcado tendencia en muchas otras series de temática muy diversa, se trata además de una de las pocas series, si no la única, que se ha aproximado al trabajo de los profesionales sanitarios con razonable veracidad. En la práctica, el resto de series de “médicos” u “hospitales” tienen poco que ver con la realidad del trabajo de estos profesionales.

Sin embargo, la serie fue razonablemente atractiva por una sabia mezcla de acción derivada del frenesí de la actuación de un servicio de urgencias, con las interacciones de unos personajes que crecían y se desarrollaban con el tiempo, y por los que podías coger cariño, amor, odio, manía,… de todo. Yo no he visto más que algunas temporadas y de forma intermitente. Me perdí todas las temporadas iniciales, cuando se hizo famoso George Clooney. Me enganché con el personaje de Abby Lockhart, mujer con un carácter entrañable, que empieza de enfermera, pasa a ser estudiante de medicina, hace su residencia y acaba siendo médico adjunto del servicio de urgencias hasta su salida de la serie al principio de la última temporada. Fue interpretada estupendamente por Maura Tierney. Es el cuarto personaje con más apariciones en la serie de toda la historia de la misma. Y mi favorito, claro.

La última temporada ha sido relativamente floja, porque se ha dedicado a cerrar hilos argumentales, y a homenajearse a sí misma con la aparición de múltiples cameos en distintos episodios de los personajes que fueron importantes en un momento dado. Pero me ha gustado verla, y dar un adiós a muchos de ellos.

A un nivel menos drástico, se han cerrado la primera temporada de United States of Tara y la segunda de Damages. Dos series emitidas por la televisión por cable norteamericana y de excelente nivel. Ambas son una demostración palpable de que temporadas de 9 a 13 capítulos son mejores que las de veintitantos.

Damages ya me gustó en la primera temporada; la segunda ha estado un poco más baja, pero bien en comparación con el panorama general. En cualquier caso, estará bien volver a ver cómo se hacen la puñeta mutuamente esas dos abogadas interpretadas de forma excelente por Glenn Close y Rose Byrne.

Las aventuras de Tara y sus multiples personalidades me han parecido un auténtico hallazgo, especialmente por el buen hacer de su protagonista Toni Collete. Pero no sólo ella. Todo los componentes de su disfuncional familia, y los actores que los representan, han estado a un nivel altísimo. Se ha convertido en una de mis series favoritas. Ganas tengo de que vuelva en su segunda temporada.

En cuanto a novedades de los últimos días, hay varias pero para saber si algunas de ellas merecerá la pena, habrá que esperar. Sólo comentaré dos nuevas incorporaciones.

Por un lado, un regreso. Volvemos a disfrutar y a sufrir con nuestro psicólogo favorito, interpretado por Gabriel Byrne, en In Treatment. Para mí, de lo mejor. Pequeñas obras de teatro de poco más de 20 minutos de duración, cinco por semana. Y con Dianne Wiest volviendo los “viernes” de cada una de estas semanas. Qué buenos diálogos, qué buenas interacciones, qué química… Y nuevos personajes con nuevos problemas… A no perdérselo.

Una de las carencias más notables desde hace unas semanas es la ausencia de algo bueno en el ámbito de la ciencia ficción, desde que se despidió Battlestar Galactica, de la que ya comenté de forma extensa su final. Pues bien, ya corre por ahí el episodio piloto de su spin-off, Caprica. La acción se sitúa 58 años antes del comienzo de la acción narrada en su serie madre. No es una space opera, así que el ambiente es distinto, pero por lo visto, volvemos a tener buenas interpretaciones y personajes fuertes. A mí, el piloto, me gustó bastante. Espero que siga adelante la serie. Y ya hemos podido ver al primer CYbernetic Life-fOrm Node. Y empezado a entender su odio hacia la humanidad… Al igual que su antecesora, la serie viene fuerte en temas: discriminaciones étnicas, mafias, fanatismo religioso, sexo,…

Supongo que por las fechas que estamos en próximas semanas hablaré de más cierres y tal vez de alguna otra novedad.

En la foto de hoy, una anciana reza ante su monoteista dios en la Karlskirche de Viena. Veremos conflictos entre monoteistas y politeistas si sigue adelante la nueva serie, Caprica.

Karlskirche

Nave central de la Karlskirche, Viena (Austria) - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

Los Borgia, los relojes de cuco y la noria del Prater

Cine, Historia, Viajes

Para los aficionados al cine, una de las películas que han pasado ha formar parte de la mitología del séptimo arte es El tercer hombre. Esa obra maestra dirigida por Carol Reed, e interpretada magistralmente por Orson Welles, Joseph Cotten y Alida Valli, transcurre por la triste Viena de la posguerra, en los años cuarenta del terrible y belicoso siglo XX.

Si uno viaja a Viena, por lo tanto, no puede evitar pensar en el misterioso paisaje urbano que magistralmente fotografió Robert Krasker, por lo que se llevó un más que merecido Oscar. Hay varios posibles destinos en la ciudad para recordar este filme.

Por un lado las propias calles de la ciudad, que aunque probablemente no muy distintas en su estructura, hoy disfrutan de una animación, de unos neones y de un colorido que hacen difícil evocar la grisura de los duros inviernos de posguerra.

Por otro lado están las cloacas, en las que se produjo una de las persecuciones más memorables de la historia del cine, que hoy en día se pueden visitar, pero en un montaje demasiado “turistizado”.

Tal vez, la visita al friedhof central de la ciudad (cementerio), donde se rodaron varias escenas, especialmente el maravilloso final de la película… pero nos pilló poco a desmano.

Y finalmente, el lugar al que quiero dedicar esta entrada, la noria del Prater.

Noria - Prater

Noria en el parque de atracciones del Prater vienés - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

Preparados para la cena (Noria - Prater)

Barquilla de la noria del Prater, preparada para un servicio de cena - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

En esta localización, el simpático y desaprensivo villano, Harry Lime (Orson Welles), suelta aquella lapidaria frase de absoluto y total cinismo, que te remueve brutalmente las tripas de tus referencias históricas, culturales y políticas:

Don’t be so gloomy. After all it’s not that awful. Like the fella says, in Italy for 30 years under the Borgias they had warfare, terror, murder, and bloodshed, but they produced Michelangelo, Leonardo da Vinci, and the Renaissance. In Switzerland they had brotherly love – they had 500 years of democracy and peace, and what did that produce? The cuckoo clock. So long Holly.

Traduciendo (más o menos)…

No seas tan pesimista. Después de todo, no es tan terrible. Como alguien dijo, en Italia, en treinta años de dominación de los Borgia, no hubo más que terror, guerras, matanzas… pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz, y ¿cuál fue el resultado?: el reloj de cuco… Hasta pronto, Holly.

Tremendo, ¿verdad? Quizá no del todo exacto… desde el punto de vista histórico… pero conceptualmente, tremendo. Dicen que fue una improvisación de Welles… un genio.

Noria - Prater

Noria en el parque de atracciones del Prater vienés - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

La lista (2008)

Cine

Salud y república

La lista (Deception, 2008), 13 de abril de 2009.

En primer lugar, adelantar una cuestión… la sensación que te queda al terminar el filme tiene mucho que ver con el título en inglés del mismo. Una total y absoluta decepción. La película es la ópera prima de su director, Marcel Langenegger, y tiene entre sus principales alicientes el trío protagonista, los muy conocidos Ewan McGregor y Hugh Jackman, y la menos conocida pero interesante Michelle Williams.

La historia, en principio, parece un thriller erótico. Un contable, con aire de pardillo (McGregor), conoce a un abogado, con aire de hombre de mundo (Jackman), que le abre unas perspectivas de una vida más emocionante y sobretodo con más mujeres… es decir, sexo. Un casual intercambio de teléfonos móviles lleva al pardillo a entrar en conocimiento de una exclusiva lista, cuyos miembros practican el sexo sin compromisos, sin nombres, sin más. También entra en conocimiento con una guapa rubia (Williams) de la que se enamora. Y luego vienen los problemas, cuando las cosas no son lo que parecen.

Los problemas vienen, en realidad, cuando la película resulta totalmente previsible en todo momento. Sabes lo que va a pasar constantemente. Nada te sorprende. Y por lo tanto, no te preocupas por los personajes, que te dan igual. Por si fuera poco, tiene una banda sonora horrible, con una música machacona que te hace pensar que estás en una película de serie B, o peor. Te acabas aburriendo y sólo esperas que pase. Además, la parte “erótica” de la cuestión se limita a unas pocas escenas, apresuradas y sin mucho sentido, con lo que esto tampoco es precisamente un aliciente.

La interpretacion está floja, porque está acorde con el conjunto de la película. No hay nada que destacar ahí. Como curiosidad interpretativa, hay dos apariciones, casi cameos, de la guapa alien Natasha Hendstridge y de la veterana Charlotte Rampling. Aunque en este último caso, tampoco parece que tenga mucho sentido en el conjunto de la historia..

Otra curiosidad es que el último tramo del filme transcurre en Madrid… y está bien retratado. No tiran de estúpidos tópicos donde quedamos como un mero lugar folclórico y estereotipado. Es de lo poco bueno de este largometraje.

Yo esto no lo recomiendo ni para ver en casa con palomitas. Un cuatro a la valoración subjetiva, con un cinco en la interpretación y un cuatro en la dirección.

Y como es hoy la efeméride que es, de imagen,… pues algunos de los escenarios que acabaron con la idea republicana en España, para hacer de este país algo más casposo todavía.

Sacos terreros

Sacos terreros en las trincheras de la Ruta Orwell, Sierra de Alcubierre (Aragón) - Canon EOS 40D, EF 50/1,8