[Cine] True Grit (2010… y 1969)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

True Grit (2010), 13 de febrero de 2011; True Grit (1969), 14 de febrero de 2011 (en vídeo)

Sí, hoy toca un dos en uno. Porque tras ver la última película de los hermanos Coen, Joel y Ethan, este domingo pasado, decidí que antes de comentarla quería ver también la primera adaptación cinematográfica de la novela de Charles Portis, dirigida por Henry Hathaway en 1969. Lo cual ha sido una experiencia curiosa. Así que comentaré ambas películas en paralelo. Conviene decir que he puesto el título en su idioma original, puesto que he visto las versiones originales subtituladas en ambos casos. Y que también en ambos casos, el título en castellano que se dio a las películas es Valor de ley, un título aproximativo, pero que pierde algo del significado de ese genuinos arrojo, agallas o derterminación a las que se refiere el título original.

Sinopsis

Antes de redactar la sinopsis, que es coincidente para los dos filmes, haré un cuadro con los personajes principales y sus intérpretes en ambas versiones:

Personaje

1969

2010

Rooster Cogburn     
John Wayne
Jeff Bridges
Mattie Ross
Kim Darby
Heilee Steinfeld
LaBoeuf
Glen Campbell     
Matt Damon
Tom Chaney
Jeff Corey
Josh Brolin
Ned Pepper
Robert Duvall
Barry Pepper

.

En el último cuarto del siglo XIX, algunos años después del final de la guerra civil americana, todavía no se ha completado la conquista del oeste americano. Y mientras que unas ciertas formas de civilización van llegando, todavía abundan los pistoleros. Uno de estos, Tom Chaney, asesina al padre de Mattie Ross, una adolescente de 14 años que decide vengar la muerte de su progenitor, pero por la vía legal. Para ello, contrata un miembro del Cuerpo de Alguaciles de los Estados Unidos (U.S. Marshals), Rooster Cogburn, tuerto, cínico, bebedor y de gatillo fácil, pero que según todas las referencias tiene el auténtico coraje y determinación para llevar a cabo la persecución del criminal por territorio indio, donde se ha refugiado con la banda de “Lucky” Ned Pepper. A esta particular asociación entre el cínico alguacil y la peculiar adolescente, se une un ranger de Tejas, LaBoeuf, que busca al mismo malhechor por el asesinato de un senador en su estado de origen. Y aquí, comienza una aventura en la que averiguaremos quien tiene ese genuino coraje al que hace referencia el título, y en qué consiste este coraje.

Río Gállego - desembocadura

Una de las escenas más características, y que muestra la fuerza de carácter de la protagonista del filme, es cuando cruza a con el caballo a nado un caudaloso río; en la imagen la desembocadura del Río Gállego en el Ebro, aguas abajo del casco urbano de Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 85/1,8 USM

Producción y realización

Aquí encontramos grandes diferencias entre los dos filmes. Si bien los dos guiones son coincidentes en gran medida en el transcurso de la acción y en los diálogos, que supongo extraídos tal cual de la novela original, el ritmo y el tono de la película es muy distinto. Esto también se ve apoyado en gran medida por el diferente aspecto visual de ambas producciones. Frente a los impresionantes paisajes de los parques nacionales de Colorado que sirvieron de escenario en la película más antigua, rodada en lo que debió ser primavera o verano, con todos los árboles muy verdes, con mucho sol, rodada a pleno día, con una iluminación más bien plana, mucho technicolor y con el recurso de la noche americana para las escenas nocturnas, la película actual tiene una fotografía muy cuidada, con tonos menos saturados, en un paisaje menos espectacular, en lo que podemos suponer que es el final del otoño y principios del invierno. Debemos decir que la fotografía de la película actual es candidata a un óscar, y que existen razonables expectativas de que se lo lleve.

El ritmo de la película, como he adelantado, es distinto. Los diálogos son más reposados, más reflexivos. La personalidad de los personajes varía. El Rooster de John Wayne era más pícaro, mientras que el de Bridges es más cínico. La  Mattie que ejecutó Kim Darby era más vivaz, mientras que Steinfeld resulta más reflexiva. Se echa algo en falta el colmillo afilado y la mala baba que los Coen despliegan habitualmente. Sólo la apreciamos en algunas escenas aisladas.

La ambientación también es muy distinta. La concepción estética del mundo del lejano oeste ha variado mucho en estas cuatro décadas, y nos encontramos con un intento de mucho mayor realismo a la hora de pintar cómo sería el vestuario, o los alojamientos de las personas. Siempre siguiendo, supongo, las descripciones del libro, ya que a pesar de las diferencias estéticas, hay coincidencias notables entre los dos filmes.

Interpretación

Quizá este aspecto de la película tenga también mucho que rascar. Ya he mencionado en el apartado anterior las diferencias de carácter que aprecio entre los dos personajes principales. Pero también es importante considerar a los intérpretes que les dan vida. Probablemente, las diferencias entre el Duque y Jeff Bridges sean menores de lo que parece. A parte de esos matices que diferencian el carácter de ambos, sus interpretaciones tienen más cosas en común de lo que parece. Y ambas son notables. John Wayne se llevó su único óscar por este papel,… un óscar que suena a compensación por toda su carrera, vista la competencia que tuvo ese año que, en mi opinión, pudo haber hecho más méritos para el premio que el veterano vaquero. Pero indudablemente fue una interpretación meritoria. E igualmente meritoria es la composición del personaje que hace el siempre sólido Bridges, quien no es la primera vez que se luce con los hermanos Coen.

Donde si que hay grandes diferencias es en el otro papel. En el de la chica. Para empezar, en 1969 colocaron en el papel de una adolescente de 14 años a una actriz de 22, a la que aniñaron con el vestuario y el improbable corte de pelo, corto, que lucía durante todo el filme. Entendámonos, no es que Kim Darby lo hiciera mal; es que no acababa de dar el tipo. En mi opinión. Sin embargo, para la película actual se ha buscado a una actriz de 13 años, con un aspecto físico más creible, y con una interpretación mucho más sobria, y al mismo tiempo más auténtica. Aunque es candidata al óscar en la categoría de mejor actriz de reparto, es claramente coprotagonista del filme, mientras que el mismo personaje en 1969 estaba supeditado a la presencia de Wayne. Supongo que los estrategas de los premios habrán considerado que es más probable que le concedan el galardón por esta categoría más modesta que por actriz principal, donde la competencia es más feroz. Y dada su juventud… Pero es su punto de vista el que está presente durante todo el filme. Son sus ojos los que viven las situaciones, y es ella, en el futuro, quien nos cuenta lo que pasó. Y lo hace muy bien. Tras su aspecto frágil, con sus trenzas y su cara de susto en ocasiones, sabe componer el personaje con el genuino arrojo y la genuina determinación de la que nos habla el título original del filme.

En el resto de los papeles, decir que todos cumplen, y que en particular, es agradable ver a Matt Damon con un registro muy diferente a los que nos tiene acostumbrados.

Como curiosidad, Dennis Hopper hace un pequeño papel en la película de 1969.

Conclusión

Hay que decir que ambas películas son muy entretenidas y están bien. Creo que la actual de los hermanos Coen es superior. O al menos, el lenguaje cinematográfico que utilizan me resulta más familiar, más cercano y más atractivo que el de Hathaway. Creo que también es muy superior técnicamente, así como en las interpretaciones. Pero ambas merecen la pena el desvío. Ambas son recomendables. Especialmente si te gustan los westerns, pero también si no son tu género favorito. En este segundo caso, seguro que prefieres la segunda. La primera tiene más tono de western tradicional, al uso de la época dorada de este género.

Calificación

La calificación corresponde exclusivamente a la película que he visto en pantalla grande, la de 2010:

Dirección: ****
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
****

Recomendación musical

La versión de 1969 optó al óscar a la mejor canción cantada por uno de los actores, Glen Campbell, aunque perdió contra una de las más célebres de la historia del cine, Raindrops Keep Fallin’ On My Head, de Dos hombres y un destino. Que era mucha canción, y muy recomendable en sí misma. La banda sonora de la versión actual no está mal, basada en el himno religioso Leaning On The Everlasting Arms, que es apropiado al carácter y mentalidad de la chica, y acompaña muy bien a la película; pero no deja de ser música incidental de buena calidad. Quizá, entre las bandas sonoras de las películas de los Coen me atreva a recomendar la de O Brother, Where Art Thou?, que si no optó a los óscar, sí que se llevó un grammy. Lamentablemente, en Spotify sólo se pueden escuchar tres temas de esta banda sonora.

Troncos finos

En las áridas tierras de Arkansas y Oklahoma, donde se produce la acción de la película, son frecuentes los sotos en las riberas de los ríos, al igual que en el valle del Ebro, como en esta vista del soto de Cantalobos en Zaragoza; allí les llaman "bosque" utilizando la palabra española dentro del idioma inglés, y este paisaje aparece en el filme - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

[Rugby] Seis Naciones 2011 – Segunda jornada

Deporte

Con la segunda jornada cumplida, los equipos que disputan el tradicional torneo de rugby del hemisferio norte, ya se han dividido en tres grupos. Los firmes candidatos, los que están a la espera de que los firmes candidatos pinchen, y los que tendrán que pelear por evitar la triste Cuchara de madera. Veamos que ha dado de sí esta jornada.

Inglaterra 59 – 13 Italia

Después de ver el resultado, ¿es necesario hacer muchos comentarios? Los ingleses pasaron por encima de la débil selección italiana, muy voluntariosa, pero poco eficaz. Los ingleses se confirman como firmes candidatos al título, mientras que los italianos tendrán que buscar la forma de eludir la temible Cuchara de madera.

Escocia 6 – 24 Gales

Otro resultado que habla bien a las claras de los sucedido. Los escoceses no han confirmado la buena impresión de la primera jornada contra la selección francesa, haciendo un partido bastante flojo, con muchos errores. Sin embargo, los galeses han corregido errores, con un partido serio, sin frivolidades pero trabajando, de principio a fin. Arrastran el lastre de su derrota en casa contra los ingleses, por lo que tendrán que estar a la espera de tropiezos de los favoritos para tener oportunidades.

Irlanda 22 – 25 Francia

Este ha sido el partido del domingo, y el más interesante del fin de semana. Los irlandeses mejoraron mucho la imagen que ofrecieron en Roma, y consiguieron hacerle tres ensayos a la difícil selección francesa. Sin embargo, estos últimos estuvieron muy bien plantados en el difícil campo dublinés, y aprovecharon con eficacia los golpes de castigo que en número excesivo propiciaron los irlandeses. Sufrieron al final, pero supieron defender en los últimos minutos ante el ímpetu irlandés que ya hizo reducirse peligrosamente la diferencia con un trabajo y emocionante último ensayo, después de una segunda parte en los que los del gallo dominaron el marcador. Los franceses, con esta victoria fuera de casa, también se confirman como uno de los favoritos, mientras que los irlandeses tendrán que esperar fallos de los favoritos.

Monumento a Peter Pan

Por el buen hacer de la selección de la rosa, hoy nos vamos a Londres, al monumento a Peter Pan que encontramos en Kensington Gardens, donde los londinenses van a hacer sus almuerzos seudocampestres - Canon EOS D60, EF 28/1,8 USM

[Cine] RED (2010)

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

RED (2010), 11 de febrero de 2011

Día poco habitual para mí para ir al cine, el viernes por la noche. Pero mira, surgió la oportunidad, y antes que quedarse en casa. Eso sí. Iba avisado de antemano. Tenía que ser algo ligero, para divertirse, palomitero. Y me dejaron elegir, y elegí esta película de acción que, cuando menos, destaca por su prestigioso reparto. Sonaba a viejas glorias reunidas para divertirse y, de paso, ganar unos buenos dineritos. En fin, veamos lo que da de sí este filme dirigido por Robert Schwentke, director inédito para mí.

Sinopsis

A principio del filme encontramos a Frank Moses (Bruce Willis), un funcionario del estado retirado, que mantiene una curiosa relación telefónica con una funcionaria (Mary-Louise Parker) de la oficina de la seguridad social que le paga la pensión. De repente se encuentra conque intentan matarlo en casa unos desconocidos, lo que le lleva a una huida por el país que le lleva a visitar a la chica, y a un viejo amigo también retirado (Morgan Freeman). Conoceremos que son agentes retirados de la C.I.A., y que hay algún tipo de complot para asesinar a una serie de gente relacionada con una masacre en Guatemala bastantes años antes. Pronto se sumarán a la partida otro agente retirado (John Malkovich), cuya cordura es cuando menos dudosa, y una elegante asesina a sueldo que colaboró en el pasado con ellos (Helen Mirren). Y entre todos, tendrán que desenmascarar el complot.

Producción y realización

Bueno. Nadie pretende que se haga cine de autor con estos mimbres. La habitual competencia técnica, efectos especiales acostumbrados con alguna persecución, algún tiroteo y alguna explosión, que no sean tan espectaculares como para ensombrecer a los actores, y un guion apañadito al uso de este tipo de producciones. Un comienzo con tiros, un poco de desarrollo explicativo, más tiros y explosiones que ponen a prueba a los protagonistas, deliberaciones para el plan final, y la apoteosis final, con alguna sorpresilla, aunque no muchas. Lo dicho. Nada que sorprenda. Y nada que moleste.

Interpretación

La gracia de este tipo de filmes es ver a una buena cantidad de ilustres entretenidos en una película de aventuras. A los mencionados, hay que añadir a Ernest Borgnine en un par de breves apariciones, sí todavía está ahí, y a Richard Dreyfuss, como uno de los malos. En general, cumplen con lo que se espera de ellos. Mis única objeciones son que Willis aparece demasiado, que Parker podría haber dado más de sí, está muy de florero, que Mirren merece más minutos por presencia, elegancia y saber hacer, y que Dreyfuss podría haber introducido más humor y disparate. Tengo muy presente todavía su participación con Parker en Weeds, donde nos divirtió bastante.

Conclusión

Pues nada. Lo esperado. Un producto que no tiene nada de especial, pero que cumple con lo que promete. Entretenimiento, y la posibilidad de ver a una serie de ilustres de la gran pantalla, divirtiéndose en papeles de acción. Pero tampoco creo que pase a la historia del cine por nada en especial, la verdad. Claro que, como entretenimiento, mejor que otras películas de acción con actores antipáticos, exceso de efectos especiales, y guiones que ni siquiera llegan a los mínimos clásicos que tiene la película que nos ocupa hoy.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Música recomendada

He estado escuchando un podcast de A todo jazz dedicado a un trombonista que le daba al bebop. Impresionado me he quedado. Su nombre Jay Jay Johnson.

Paseando

Un paseo en la ribera del Ebro bajo los puentes en Zaragoza - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

[Fotografía] In Focus – The Atlantic; fotoperiodismo en alta calidad de imagen

Fotografía

En alguna ocasión he comentado mi afición a los fotoblogs que ofrecen algunos medios de comunicación mediante los cuales nos muestran las mejores imágenes a una resolución superior a lo habitual. Hasta ahora, generalmente con una anchura de 900 pixeles. Suponiendo que la mayor parte de los reporteros gráficos utilizan cámaras reflex digitales con formato de imagen 3:2, esto nos da imágenes de 900 x 600 píxeles, es decir 0,54 megapíxeles. No está mal. Aunque muy lejos de la resolución original de la imagen, es muy superior a lo que nos ofrece la prensa en internet habitualmente. Además, progresivamente fueron aumentando para llenar una pantalla de 1024 píxeles de ancho. Esto nos situaba en los 990 x 660 píxeles en una imagen tipo, con un 20% de aumento en el número de píxeles sobre el cálculo anterior.

El fotoblog pionero en esta forma de mostrar las mejores fotografías de prensa fue The Big Picture de The Boston Globe. Y además de haber sido de los primeros y más importantes, siempre ha destacado por la calidad de las imágenes que ofrecía, además de por la elevada resolución. Pues bien, Alan Taylor, el artífice de The Big Picture, se ha ido a otro medio, The Atlantic, donde ha comenzado un nuevo proyecto en este sentido, In Focus, pero con la posibilidad de adaptar el tamaño de la imagen a una pantalla de 1280 píxeles de ancho. Esto nos daría imágenes tipo de entorno a 1,04 megapíxeles, doblando en la práctica el tamaño de las anteriores. Y con el altísimo nivel de calidad gráfica e informativa de los anteriores. Así que si os gusta la fotografía, abrid el navegador a pantalla completa, y disfrutad de las imágenes.

Recomendación musical

Hoy me he puesto a Stan Getz, probablemente mi saxofonista de jazz favorito. Aunque no sus muy conocidas versiones de los clásicos de la bossa nova. Sino el Anniversary, grabado en directo en el Cafe Montmartre de Copenague (lamentablemente, en Spotify sólo se puede escuchar un tema del álbum).

Por el camino

No son imágenes tan grandes las que muestro yo; pero para un blog que combina texto y fotografías, los casi 700 pixeles de dimensión mayor que ofrezco, no están mal - Canon EOS 5D Mk.II, EF 200/2,8L USM

[Cine] The Fighter

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

The Fighter (2010), 7 de febrero de 2011

En una semana de bonanza cinematográfica más aparente que real, lo digo por los dos estrenos seguidos que comento, más que por la calidad de las películas o por las circunstancias en su visualización, nos encontramos esta vez con un género que no me hace mucha gracia. El de las biografías de boxeadores que se superan a sí mismos. Pero las buenas críticas de la película de David O. Russell y un reparto relativamente interesante me llevaron a ver esta película, más teniendo en cuenta que la cartelera y mis circunstancias personales no estaban para tirar cohetes.

Sinopsis

Estamos ante la biografía profesional del boxeador “Irish” Micky Ward, que es llevada a la pantalla con más o menos fidelidad. Me da la impresión que se toman unas cuantas libertades en lo de la ‘fidelidad’ a la historia real, por lo que he podido leer, pero bueno. Más o menos fue así. Tal y como cuenta el filme, el boxeador interpretado por Mark Wahlberg estaba en un momento bajo de su carrera en el momento en que el argumento lo coge. Representado por su madre (Melissa Leo) y entrenado por su hermano (Christian Bale), un aspirante a gloria del boxeo que cayó en la adicción al crack, las cosas tocan fondo ante una serie de malas elecciones en los combates y ante los problemas con la ley de su hermano. Sin embargo, con la ayuda de su novia (Amy Adams) y de algunos otros que confían en él, se repone, y volverá a brillar en los cuadrilateros.

Producción y realización

Con un guion correctamente planteado, aunque no tiene nada de especial, que recorre con competencia los caminos ya conocidos de los filmes de superación  (presentación de personajes, hundimiento en la miseria, estímulo rescatador y rehabilitación y triunfo final), he de reconocer que la película está bastante bien hecha. Muy bien ambientada en algún barrio obrero de una ciudad de Nueva Inglaterra, con una producción sobria pero eficaz, con tonos grises y apagados, nos lleva puntualmente al ambiente colorido y espectacular de los combates de boxeo que son filmados con credibilidad y poderío. Una buena realización que hace que una historia propia de un telefilme al uso, se convierta en una película de cierto nivel.

Interpretación

En una película de este tipo, el trabajo de los actores es fundamental para obtener un buen resultado. En principio, con Wahlberg me pasa un poco como con Matt Damon, actor con el que además comparte un físico muy similar. Me resultan un poco inexpresivos. Cuando el papel se adapta a esta inexpresividad, la cosa funciona, y en principio esto sucede en esta película. Si no,… es otra cosa. El resto de los intérpretes están bastante bien, y cumplen sin problemas.

Conclusión

Si te gustan las películas de boxeadores, esta es tu película. Si te gustan las historias de superación personal, tan del gusto de los norteamericanos, también te interesará. Si no, simplemente tendrás una película muy correcta, que se deja ver sin problemas, pero que no encuentro motivos para que esté tan valorada como he leído por ahí. Claro. Que últimamente cada vez se aplica más aquello de que en el país de los ciegos… el tuerto, rey. Entendámonos. Que no es mala ni mediocre. Es que a mí, las de boxeadores… o el boxeo en sí mismo… pues que no simpatizo con la cuestión.

Calificación

Dirección: ****
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Radio Clásica de Radio Nacional ha habilitado un podcast, Jazz Internacional, con conciertos de jazz que se celebran por Europa y que retransmite la UER (Unión Europea de Radiodifusión). Muchos se pueden escuchar también en el programa Jazz porque sí. Pero está muy bien que los agrupen de forma específica. Mucho más cómodo para localizarlos y escucharlos.

Ánades

Por si no os habíais dado cuenta, el fin de semana pasado paseé en varias ocasiones con la cámara a orillas del Ebro; y creo que para bien - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited

[Cine] The Killer Inside Me

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian integramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

The Killer Inside Me (2010), 5 de febrero de 2011.

Con cierto escepticismo me dispuse a ver esta adaptación de una novela negra de los años 50, dirigida por Michael Winterbottom. Este es un director que pocas veces me ha convencido. Y el reparto del filme es muy llamativo, pero con mis reservas hacia las cualidades interpretativas de algunos de sus actores y actrices. En fin, veremos a ver lo que ha dado de sí. Está vista en versión original. En castellano, se ha traducido como El demonio bajo la piel.

Sinopsis

En los años 50, en una población petrolera de Tejas, un ayudante del sheriff (Casey Affleck) lleva una vida aparentemente normal, discreta, con una novia de toda la vida (Kate Hudson). Sin embargo, se lía con una prostituta (Jessica Alba), con la que mantiene una relación de carácter sadomasoquista. En un momento dado, utiliza a la prostituta para vengarse del hijo de un magnate del lugar, a quien culpa de la muerte de su hermano en accidente de trabajo. Pero esa venganza incluye la muerte tanto del hijo del magnate como de la prostituta. Y pronto descubriremos que estos no son los primeros crímenes que el protagonista a cometido en su vida. Que hay muchos puntos oscuros detrás de su apariencia anodina. Y que cuando las cosas se compliquen, las huidas hacia adelante se llevarán nuevas vidas.

Producción y realización

Técnicamente sin pega alguna, el guion nos lleva a una acción un poco cansina y a un desarrollo de la acción no muy interesante. El director, que se mostró muy osado hace unos años con su película 9 Songs, donde las escenas de sexo eran tan explícita como que la penetración era real y no simulada (la película era muy aburrida de todas formas), en esta ocasión se muestra pacato, a pesar de que la Alba enseñe el culo y algún pecho muy de refilón. Ha levantado cierta polvareda la violencia contra las mujeres ejercida en el filme, pero puedo asegurar que peores cosas se han visto. Y en ningún caso se puede identificar al protagonista como un héroe, ya que desde el principio sabemos que es un sociópata. En fin, como de vez en cuando en el cine norteamericano, falsos escándalos que tienen probablemente el fin de promocionar el filme.

Interpretación

El protagonista, Affleck, está razonablemente convincente en su papel, lo mismo que Kate Hudson. Sin embargo, considero que el único objetivo de poner a Jessica Alba en la película es atraer el morbo de verla en escenas de sexo. Lo que pasa es que es una actriz sumamente limitada, que más allá de su físico de niña mona y buena, poco más da de sí. Por lo menos de momento.

Conclusión

Película mediocre, con una falsa polémica en torno al sexo y la violencia, que me aburrió un poqu¡tín. No es una catástrofe, pero tampoco es para tirar cohetes que digamos. Seguro que hay cosas mejores que ver.

Calificación

Dirección: **
Interpretación: **
Valoración subjetiva:
**

Recomendación musical

Sigo con recomendaciones procedentes de hace más de 50 años. Porque he encontrado una divertida cancioncilla italiana con mucho swing, Musetto, que cantó en serio Domenico Modugno y menos en serio unos tipo que se llamaban el Quartetto Cetra. Musetto en italiano sería algo así como hociquillo o morrito. Prometo que pronto dejaré de recomendar anécdotas para ir a algo más serio.

Sin hojas

Retorcido como las ramas de los árboles de Cantalobos es el protagonista del filme - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

Cuaderno de ruta: 6º aniversario

Páginas personales

Pues eso. Hoy 8 de febrero es el sexto aniversario de mi Cuaderno de ruta, incluyendo sus dos etapas. Y el tercero del lanzamiento oficial de la segunda etapa, tras otros tres años de desarrollo en otro servicio de blogs muy conocido. Recordemos las direcciones de los Cuadernos de ruta.

Cuaderno de ruta V.1: Desde el 8 de febrero de 2005 hasta el 8 de febrero de 2008 – carloscarreter.co.cc, o bien, ccarreter.blogspot.com.

Cuaderno de ruta V.2: Desde el 8 de febrero de 2008 (desde el 25 de enero de 2008 en pruebas), hasta el día de la fecha – carloscarreter.com, o bien, carloscarreter.wordpress.com.

Tronco viejo

Viejo tronco seco y carcomido en el Soto de Cantalobos, Zaragoza - Canon EOS 5D Mk.II, EF 28/1,8 USM

Los objetivos iniciales, que en su esencia permanecen inalterados, eran dos. Por un lado, publicar con cada entrada una fotografía realizado por mí, de forma que esto me sirviese de estimulo para sacudirme la pereza, coger la cámara de fotos, y practicar con más asiduidad esta actividad; la fotografía. Por otro lado, saber encontrar la mayor parte de los días un rato en el que por muy liada que tuviese la vida, ser capaz de parar, olvidarme un momento del mundanal ruido, y hablar de otras cosas. Ambos se han conseguido.

No voy inundaros con estadísticas sobre el blog. Sólo decir que en su primera etapa escribí 768 entradas (no 769 como puede aparecer en alguna parte), y en la segunda, con ésta de hoy, hacen 935. En total, 1703 entradas de lo más variopinto. No tengo datos del Cuaderno de ruta V.1, pero sí que os voy a poner el listado de las 10 entradas más visitadas de la segunda etapa, aunque la mayor parte de los accesos se producen a través de la página principal:

  1. La probabilidad de morir en accidente aéreo
  2. Las mejores películas sobre fotografía
  3. Battlestar Galactica; final,… para siempre
  4. Un día ferroviario; tren histórico Casetas – Tudela
  5. Viajar en tren por Polonia (y algún otro medio)
  6. Atrapados en el hielo – documentales (Shackleton y los náufragos del Endurance)
  7. Estrenando un nueva cámara; Panasonic Lumix DMC-GF1
  8. El pictorialismo en la fotografía, Edward Steichen
  9. La Bauhaus, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en Dessau
  10. Un largo paseo por Roma… y cómo me ha cundido

No están incluidas las páginas específicas CineTren y La fotografía en el cine, que deberían estar entre las 10 primeras, pero que no son entradas habituales y por eso las dejo aparte. He de reconocer que en la lista anterior, hay cosas que me sorprenden. También supongo que con el tiempo cambiará, puesto que algunas de ellas son fruto de la oportunidad del momento. Pero bueno. En realidad no importan. Pongo el listado como mera curiosidad.

Perspectivas para el futuro. Seguir igual. Que ya me va bien. Un saludo, y a seguir.

Recomendación musical

Escuchando el ‘carrozón’ programa de Radio Nacional, Voces con swing, ha aparecido una versión curiosísima y divertidísima del Bolero de Ravel interpretado por la big band de Benny Goodman. A por ella.

Camino de la Alfranca

El camino desde Zaragoza hasta la Alfranca a su paso por el soto de Cantalobos - Canon EOS 5D Mk.II, EF 200/2,8L USM

[Rugby] Seis naciones 2011 – Primera jornada

Deporte

Puesto que es la única competición deportiva que en la actualidad sigo de forma sistemática a lo largo del año, he decidido que también sistematizaré mis comentarios sobre la misma. Probablemente vea todos o casi todos los partidos. Aunque sea grabados y en diferido. A través de los canales de televisión de alta definición por satélite. Así que nada. Podéis esperar que los lunes tras los fines de semana que haya competición en los meses de febrero y marzo, el tema será el rugby. Ese deporte tan popular en otras partes del mundo, y que tristemente apenas merece atención en este país. Donde incomprensiblemente todo el mundo se pirra por ese deporte tan soso y aburrido que es el balompié.

Vayamos pues al breve comentario de la primera jornada.

Gales 19 – 26 Inglaterra

Partido inaugural. Se jugó el viernes. Flojo. Los galeses siguen en la línea del año pasado. Empiezan como desganados, les cogen ventaja en el marcador, y cuando quieren reaccionar no lo consiguen o les falta tiempo. Y los ingleses son un equipo a quienes es difícil sorprender si cogen ventaja. Estos últimos hicieron lo necesario. Tampoco hicieron maravillas. Partido flojo, aunque con algún momento de emoción.

Italia 11 – 13 Irlanda

El partido más flojo de la jornada. Aunque fue emocionante por la incertidumbre del resultado. Por ganas, los italianos tendrían que haberse llevado el partido. Pero en última instancia, los irlandeses tiraron de la veteranía del excelente Ronan O’Gara, que con un oportuno drop puso la diferencia final en el marcador. Los italianos siguen siendo un poco pardillos. Todavía tienen que madurar.

Francia 34 – 21 Escocia

No nos engañemos por la diferencia en el resultado. Los escoceses practicaron un rugby mucho mejor y más entretenido que la mayor parte de los equipos de los demás partidos. Lo que pasa es que ayer los del gallo estaban inspirados y, en un partido muy entretenido, con siete ensayos (uno de ellos de castigo a favor de los franceses), se llevaron el gato al agua.

En resumen, salvo que tengan algún bache, si hubiera que apostar por un ganador en un momento tan temprano del campeonato, tendría que ser por Francia. Aunque veremos a ver cómo va progresando Inglaterra.

Venus de Milo (Louvre)

Unos artistas los seleccionados franceses, como el desconocido artista de la Venus de Milo, en el también francés museo del Louvre - Pentax P30N, posiblemente con un SMC-A 50/2 (aunque quien sabe si no era el lamentable Sigma 28-70/3,5-4,5)

[Libro] El último encuentro

Literatura

Habiendo vuelto en las últimas semanas a una rutina más normal que la que tuve en el cambio de año, me cuesta más tiempo terminar mis lecturas. Pero recientemente he terminado el séptimo título perteneciente a la colección Xº Aniversario de la editorial Salamandra. Y en esta ocasión me he introducido en las reflexiones de un viejo aristócrata húngaro tal y como nos las presenta Sándor Márai.

El último encuentro
Sándor Márai
Salamandra; Barcelona, 2010
ISBN: 9788498383300

Estamos en los finales de los años 30 del siglo XX. La Segunda Guerra Mundial se echa encima de Europa, y en su mansión solariega, un anciano aristócrata húngaro, general del viejo imperio de los Habsburgo hasta su desaparición en la guerra anterior, recibe noticia que el que fue su mejor amigo hasta que abandonó el país 41 años antes, ha vuelto a la cercana ciudad. Este fue el hijo de un funcionario imperial en tierras de lo que hoy es Polonia, y cuya madre fue étnicamente polaca, sentimiento que heredará el hijo de una forma u otra. Se darán cita para cenar esa misma noche. Durante los preparativos de la cena, el aristócrata recordará los hechos claves de los años de su infancia, de su adolescencia y de su juventud, buena parte de ellos en la Viena imperial, en los que se forjó su carácter y su amistad con el hombre que ahora reaparece en su vida. Durante la cena, los antiguos amigos se contarán lo que fue su vida desde su separación, hasta que finalmente el general sacará a la luz los motivos de su profunda separación y los hechos que amargaron la vida de los dos hombres durante cuatro décadas largas. Todos ellos tienen que ver con la difunta esposa del general, que falleció 8 años tras la separación de los dos amigos.

Schönbrunn - Parque

Durante el relato, los recuerdos del viejo general nos llevan a sus paseos por los jardines de Schönbrunn cuando era un cadete en la Viena imperial - Panasonic Lumix LX3

El relato se estructura por lo tanto en dos partes diferenciadas. En primer lugar, los flashbacks en los que el general nos retrotrae al pasado y nos pone en antecedentes. En segundo lugar, el diálogo que progresivamente se transforma en monólogo durante la cena y su sobremesa en el que el general nos descubre lo que ha atormentado la vida de los dos hombres. Aunque algunas cuestiones son intuidas por el lector, no deja de haber sorpresas sobre lo que realmente atormenta al personaje principal.

Reconozco que la novela está muy bien estructurada y planteada, que te empuja hacia delante, te impulsa a leer más buscando conocer las motivaciones del aristócrata. Si bien nunca llegas a conocer la realidad total de lo que sucedió, ante los silencios de su interlocutor, convertido en oyente más que otra cosa. También es interesante el contexto de multietnicidad en el que se mueven los protagonistas de aquel curioso experimento que fue la monarquía dual austrohúngara, cuestiones históricas que siempre me atraen. Sin embargo, a mí me ha costado motivarme en algunos momentos, ya que me resulta difícil empatizar con un personaje como el del general. Un militar terrateniente trasnochado del todavía más trasnochado Imperio Austrohúngaro no es precisamente alguien me caiga simpático.

No obstante, no deja de ser una lectura de buen nivel, bien escrita y planteada como ya he dicho, que podrá interesar a más de uno.

Visegrad desde el cruce del Danubio

El Danubio fluye rodeando la fortaleza de Visegrad; unos bosques semejantes debieron rodear la casa solariega del protagonista de la novela de hoy, aunque en ningún momento se sitúa en el mapa el lugar donde se encontraba - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Obituarios] Nuevas pérdidas para el cine: John Barry (compositor) y Maria Schneider (actriz)

Cine

Un par de personas del mundo del cine, relativamente conocidas, por muy diferentes motivos, han fallecido en los últimos días. Quizá no son de las que alimentan la imaginación y las fantasías de los aficionados con frecuencia, no son mitos, ni siquiera pueden estar excesivamente reconocidos; pero creo que merecen un comentario.

John Barry, compositor

Todo el mundo habla de John Barry como el compositor del tema principal y de muchos otros de las películas de James Bond. Pero su producción artística vinculada al cine fue muy abundante y se desarrolló durante más de 40 años. Fue candidato en siete ocasiones al Óscar, y lo ganó en cinco de esas ocasiones:

Born Free (Nacida libre) – en dos categorías, mejor banda sonora y mejor canción, la celebérrima composición del mismo título, que luego aún se hizo más popular cuando se realizó la serie de televisión del mismo nombre, contándonos las aventuras de Elsa, la leona.

The Lion in Winter (El león en invierno) – una buena banda sonora para excelente drama histórico.

Out of Africa (Memorias de África) – una banda sonora muy recordada, de lo mejor de la película (sí, sí, ya sé que soy de los pocos a los que les parece que tan poco es para tanto este filme).

Dancing with Wolves (Bailando con lobos) – una banda sonora de la que no guardo recuerdo; tendré que buscarla…

Chaplin – banda sonora también.

Y bueno, muchas otras melodías insertadas en muchas películas, de esas que a todo el mundo les suenan, que algunos o muchos las tararean, pero que nadie sabe con precisión de dónde proceden o quién es su autor. Porque ese es el sino de muchos compositores de bandas sonoras. Que pasan desapercibidos. Que pocas veces reciben el crédito merecido por su aportación a la película. Y esto es un poco injusto. Así que valga este recuerdo a Barry, para reivindicar al conjunto de compositores.

Compositor británico,... películas de James Bond,... fotografía del Támesis a su paso por Londres, claro - Canon EOS D60, Tokina AT-X Pro 12-24/4

Maria Schneider, actriz

Aquí tenemos un caso totalmente distinto. La francesa Maria Schneider se hizo famosa de golpe y porrazo con una sola película, y prácticamente a causa, o por culpa, de una única escena. Porque Schneider fue la protagonista femenina del Último tango en París, y tuvo que arrastrar durante buena parte de su carrera el lastre de haber rodado la escena de la mantequilla. Algo que en estos momentos parece absurdo, pero que modificó notablemente sus expectativas de futuro. Por ello, durante tiempo tuvo el carácter de actriz maldita, como muchas que han hecho papeles que las han marcado, y han sufrido la hipocresía de de la sociedad.

Personalmente, ni la película ni la escena me han parecido nunca para tanto. La película me aburre. Y hay otro tipo de escenas que me podrían escandalizar más en el cine, distintas de las de temática sexual. Pero el mundo y el ser humano son así.

Como curiosidad, este domingo pasado vi en televisión la última película en la que la actriz hizo un pequeño papel, Cliente (La clienta). Tampoco fue una película que me entusiasmase. Pero bueno… eso es otro cantar.

En cualquier caso, quede aquí el recuerdo para todas las personas que en el mundo del cine adquieren la etiqueta de “malditos” por culpa de la falsedad social que nos rodea.

Recomendación musical

Hoy sólo puede incluir un repaso por la música de John Barry. Claro está. Aunque tampoco estaría de más repasar la música de Gato Barbieri para El último tango en París.

Port du Louvre

También, inevitablemente, París; las orillas del Sena en las proximidades del Louvre - Panasonic Lumix LX3

[Fotógrafa] Inge Morath

Fotografía

Me resulta curioso comprobar que no haya hablado en estas páginas de esta fotógrafa de origen austriaco, aunque nacionalizada estadounidense con el tiempo. Porque Inge Morath es una fotógrafa que siempre me ha gustado. Ni siquiera cuando compre hace un tiempo, pero no mucho, el libro The Road to Reno, un libro de viaje en el que se nos muestran imágenes y textos del desplazamiento que realizó de Nueva York a Reno, vía Gettysburg, Memphis y Albuquerque, en compañía de Henri Cartier-Bresson, donde participaron en el rodaje de The Misfits como fotógrafos fijos junto con otros igualmente prestigiosos como Eve Arnold, la mítica película que sería la última que estrenó Marilyn Monroe (rodó una más que quedó inacabada) y la última que rodó Clark Gable (murió poco después de terminar el rodaje). En fin, ¿a alguien que siga un poco los temas de los que suelo hablar en este Cuaderno de ruta le extraña que me comprase el libro?

Hay un acuerdo bastante unánime sobre que la principal característica de las fotografías de Morath fue el humanismo. La aproximación empática, sincera y respetuosa hacia los seres humanos, tanto en sus reportajes como en sus retratos. Fotografió, como muchos de su generación, principalmente en blanco y negro, aunque recientemente se ha publicado un libro con sus primeras imágenes en color. Después de haber sufrido las consecuencias de la guerra en Berlín durante su juventud, no quiso fotografiar la realidad bélica aunque sí las consecuencias de la guerra. Se puso más del lado de los que sufren que de los que luchan. Son notables sus retratos así como la fotografía espontánea de las gentes en las calles o en los campos. Recorrió Europa con su cámara y otras partes del mundo. A sus imágenes no les falta el humor y, en ocasiones, adquieren tintes surrealistas. A mí me gustan mucho.

¿Donde se pueden encontrar sus imágenes?

Un lugar que deberíamos indicar es la Inge Morath Foundation, lógicamente. Aunque hay que bucear un poco para encontrar pases de imágenes de distintos proyectos y publicaciones.

No hay que perderse el porfolio de la autora que ofrece Magnum Photos.

Siempre podemos hacer una búsqueda en Google Imágenes.

Recomendación musical

Ayer encontré un blog que tal vez tenga su interés para conocer alguna cosa más de la música, aunque creo que está fundamentalmente dirigido a educadores y alumnos de secundaria. Lo seguiré, aunque no sea más que durante un tiempo para ver que tal. En cualquier caso, me encontré en el con una entrada dedicada a Benny Goodman, en la que comentaba su capacidad como concertista clásico de clarinete. Y nos habla de los Contrastes de Béla Bartók, un trío en tres movimientos para piano, clarinete y violín. Curioso. Aunque no sé que me da que yo lo prefiero con su big band. Siempre me han gustado las big bands. Siempre.

Un paseo matutino

Un paseo, en una fría mañana, por el Parque Grande de Zaragoza - Pentax K-x, SMC-M 200/4

[Cine] Amor y otras drogas

Cine

Amor y otras drogas (Love and Other Drugs), 31 de enero de 2011.

No era la película que preferíamos ver. Ni siquiera nos lo habíamos planteado. Pero es la que por horarios nos venía bien. Y por otro lado, una comedia de vez en cuando no viene mal. Claro. Que como son hoy en día las comedias… Pues para echarse a temblar. Y el director, Edward Zwick, no me entusiasma en exceso. En cuanto a los protas,… pues les he visto de todo… En fin. Fuimos y os lo cuento.

Sinopsis

Nos encontramos en 1996, en algún lugar del medio oeste norteamericano. Un joven de buena familia (Jake Gyllenhaal) anda desorientado por el mundo sobre a qué va a dedicarse en su vida. Todo es desconcierto. Salvo un hecho. Se le dan muy bien las mujeres, y se acuesta con muchas. Y no precisamente para dormir. Y a veces ni siquiera lo hacen acostados. Bueno. Ya me entendéis. Finalmente, acaba de visitador médico para una importante empresa farmacéutica. Real. No se han inventado ninguna. Porque es la que comercializó en aquella época cierta pastillita azul. Durante el periodo en el que va aprendiendo el oficio, conoce a una joven que le atrae (Anne Hathaway). Y se la liga. Pero aquí empiezan los problemas. Porque acaba enamorándose de ella. Y ella,… pues no quiere compromisos. Y nos enteramos que tiene, a pesar de su juventud, la enfermedad de Parkinson. Y de repente, lo que parecía una comedia romántica, adquiere tintes de drama romántico.

Dirección y producción

Realizada con una competencia técnica razonable, pero sin complicaciones, es un producto artesanalmente correcto para lo que se lleva en ámbitos holywoodienses. Sin embargo, tiene problemas claros de concepción. Es una película que no sabe muy bien a qué se dedica. A ratos parece una comedia sobre el típico soltero ligón con problemas de compromiso. Después nos da la impresión de que va a emitir una crítica sobre las prácticas comerciales de la industria farmacéutica. Hete aquí que nos imaginásemos que entre en el campo de las comedias románticas. Pero no, ahora es claramente un drama tipo love story. O no. Que vuelve a ser una comedia. En resumen, que llega un momento que no sabes con exactitud qué estás viendo.

Interpretación

Reconozco que sus dos protagonistas son actores razonablemente competentes, y que no hacen mala pareja. Pero sus interpretación se ve lastrada por los defectos de concepción que he señalado en el punto anterior. Por otro lado, estos problemas de concepción lastran otros elementos del reparto. Por ejemplo, el personaje del hermano (Josh Gad) me parece totalmente superfluo, como la mayoría de los gags, más o menos groseros, en los que participa. Sin embargo, el personaje del compañero de trabajo veterano (Oliver Platt) creo que podría haber dado más de sí como confidente, amigo y soporte del protagonista masculino, al mismo tiempo que podría haber dado las notas de humor al filme. El resto del reparto es circunstancial, aunque hay cierta abundancia de chicas guapas que muestran generosamente su anatomía, lo cual no es habitual en la mojigata cinematografía norteamericana.

Conclusión

Una película que podría haber sido interesante y que se queda en entretenida y a ratos desconcertante. Tira mucho del reclamo que supone ver a sus guapos protagonistas en pelotas, lo cual, que queréis que os diga, en este caso dota de naturalidad a las escenas de cama. Porque nunca he entendido esa costumbre yanqui de que las mujeres que están desnudas en la cama después de haber echado un polvete, al levantarse se enrollen todo enrolladas con la sábana. Pero tía,… si te acabas de pasar un buen rato en pelotas retozando con el maromo que tienes al lado, o encima, o como sea,… ¿a qué viene esa tontería? Cosas de la mojigatería antes mencionada. Pero más allá de esto, tampoco aporta mucho más el tema del desnudo.

En fin. Lo dicho. Entretenida y poco más. Tampoco hubiera pasado nada si no la hubiésemos visto.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
**

Recomendación musical

Este tipo de películas llevan acompañadas bandas sonoras con música pop que puede ser más o menos interesante. Sin embargo, en esta ocasión no me ha impresionado en exceso. Y para colmo, en un momento dado cantan y baila la Macarena, de moda allá por el 1996, en su versión remezclada, que fue perpetrada entre Los del Río y Fangoria (manda narices donde fue a parar la amiga Olvido). Sin embargo, hay una canción de Bob Dylan que no está mal, Standing in the Doorway, y eso me lleva a mi recomendación para hoy, que no es otra cosa que una versión de una canción de Dylan. Se trata de You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go en su versión cantada por Madeleine Peyroux. Es una canción que me pongo mucho cuando quiero mejorar mi humor. Y lo suele conseguir. Y también es romántica.

Paso para la navegación

Paso para la navegación bajo las arcadas del puente de Piedra de Zaragoza - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited