[Cine] Lincoln (2012)

Cine

Lincoln (2012), 18 de enero de 2013.

Seguimos en plena temporada previa a los premios Óscar, y seguimos viendo películas candidatas a las preciadas estatuillas. Aunque claro, cuando Steven Spielberg estrena película, uno la va a ver independientemente de este hecho. O habitualmente. Siempre con la esperanza de comprobar que es uno de los grandes de la dirección cinematográfica actual, siempre con el miedo de que cometa una y otra vez los mismos fallos que hacen que yo me quede con frecuencia insatisfecho. Aunque algunos no los considerarán fallos sino virtudes… veremos.

Con semejante título, uno pensaría que estamos ante la biografía cinematográfica de uno de los presidentes más populares y más queridos de los EE.UU. Pero no. La acción se centra en las semanas que precedieron a la aprobación por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de la decimotercera enmienda a la constitución de este país, aquella en la que se declara fuera de la ley la esclavitud y cualquier forma de servidumbre involuntaria distinta de la que derive de un castigo judicial por una conducta criminal. Y en este filme, que debemos considerar una reconstrucción ficticia sobre hecho ciertos, vemos la determinación de Abraham Lincoln (Daniel Day-Lewis) por sacar adelante la enmienda, por encima de cualquier otra consideración, con la colaboración de su Secretario de EstadoWilliam Seward (David Strathairn). Paralelamente, asistiremos a sus conflictos domésticos con su esposa, Mary Todd Lincoln (Sally Field), derivados de la muerte prematura de uno de sus hijos y del empeño de su hijo mayor, Robert (Joseph Gordon-Levitt), por alistarse en el ejército cuando la guerra civil no ha terminado todavía.

Bien. Vayamos por partes. La película está excelentemente filmada como no podría esperarse de otra forma, destacándose en el aspecto técnico la estupenda fotografía de Janusz Kaminski, director de fotografía de cabecera de Spielberg, y que ya ha demostrado sobradamente su valía. Todo perfecto en el aspecto técnico. Pero sin embargo la historia no me acaba de cuajar. Porque he encontrado algunos de los vicios que mencionaba del director. La película es morosa. A veces se pierde en detalles que desde mi punto de vista aportan poco a la historia. Y los diálogos resultan a veces pedantes, impostados, como si siempre tuvieran los personajes un cronista al lado para anotar lo que dicen y trasladarlo a los libros de historia. Lo cual es poco natural. Y como suele suceder con Spielberg, su mensaje ético o moral me parece dudoso. No me cabe duda de que el interés del director es el de elevar la figura de Lincoln, pero mostrando a su vez un lado humano. Sin embargo, por noble que fuera la iniciativa, difícilmente se puede llamar a sí mismo un régimen democracia si la esclavitud impera entre sus fronteras, los métodos que se proponen son cuanto menos cuestionables. En la historia doméstica, resulta notable la interacción entre los dos cónyuges de la Casa Blanca, pero me resulta más prescindible la historia del hijo que quiere ir a la guerra. Finalmente, como de costumbre en este director, la película no sabe terminar a tiempo. El final ideal es cuando un personaje secundario, pero que tal vez mereciera una película para sí solo, el del representante Thaddeus Stevens (Tommy Lee Jones), sale de la cámara. O poco más. A lo que es la esencia de la historia, el paseo a caballo por el campo de batalla de Petersburg, o la escena de la rendición de Lee en Appomattox, o el asesinato del presidente y su muerte final no son esenciales a lo principal de la historia, alargan innecesariamente la película, y simplemente tienen una finalidad hagiográfica que me sobra.

Desde luego, el reparto, lleno de nombres ilustres, es de primerísimo nivel. No sólo en los papeles protagonistas, sino en muchos de los secundarios. Disfrutamos con los sinvergüenzas Bilbo (James Spader)Latham (John Hawkes). Comprobamos lo bien que le sienta ser Ulyses S. Grant (Jared Harris) a un “mad men” de aspecto pusilánime. Simplemente por hablar de algunos de ellos. Los que están realmente bien son Day-LewisField como el matrimonio Lincoln, pero sobretodo, a quien disfrutas en cada una de sus apariciones, el que quisieras que fuese protagonista de la función es Tommy Lee Jones que borda el papel del radical antiesclavista en la cámara de representantes. Fenomenal. Realmente.

Dicho todo lo anterior, y a pesar de las críticas que he vertido, que no son muy distintas como se puede deducir de las que haría en otras películas del director, estamos ante una buena película que conviene ver. Sin duda.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****

En lo que se refiere a mis valoraciones sobre quien merecen los premios Óscar, siendo Lincoln una película con muchas candidaturas, se sitúa en muchas de ellas. Pero yo sólo la pondría como ganadora en dos: Mejor actor de repartoMejor dirección de fotografía. Y me entran dudas en la categoría de Mejor actor protagonista. Aunque finalmente he decidido que prefiero al Jean Valjean encarnado por Hugh Jackman.

El Justicia

Si Lincoln es una de las figuras política en los EE.UU., en este rincón de Europa que es Aragón, es el antiguo Justicia del Reino quien representa las libertades y derechos de los ciudadanos, incluso frente a los poderosos monarcas. Aunque fuera al final un rey absoluto quien decapitara, literal y figuradamente, la institución.

[Fotografía] Recomendaciones semanales,… y la riada en Cantalobos

Fotografía

Esta vez seré relativamente breve en las recomendaciones, y me extenderé con las fotografías acompañantes. Porque estos días ha sido noticia en Zaragoza la avenida del Ebro, que no ha sido cosa del otro mundo, pero como en estos tiempos que corren los medios de comunicación lo magnifican todo… En cualquier caso, anuncian que esta semana que viene puede llegar una avenida realmente potente. Lluvias + deshielo = ríos desbordados. El caso es que esta mañana he estado por el soto de Cantalobos,… mejor dicho,… bordeando el soto que es el nombre que se dan en estas tierras a los bosques de ribera. Que se caracterizan por que se inundan cuando los ríos a cuyas orillas crecen aumentan su caudal. Pues eso es lo que ha pasado. Y os dejaré algunas imágenes.

En cualquier caso, no quiero perder la costumbre de poner aquí algunas recomendaciones para conocer a nuevos fotógrafos o recordar algunos ya conocidos.

Avenida del Ebro - Puente del Tercer Cinturón

Nada más bajar del autobús, en una mañana ventosa, ya he comprobado poco más abajo del puente del Tercer Cinturón que realmente bajaba un buen trago de agua por el Ebro.

Avenida del Ebro - Embarcadero

En la otra orilla, se veían los curiosos asomándose al semianegado embarcadero del Ebrobús.

Tokyo Camera Style es el blog en Tumblr que se dedica a reflejar en imágenes la afición de los tokiotas a las veteranas cámaras para película tradicional. Pues bien, hace un par de días publicó una entra en la que nos recomendaba a seis fotógrafos japoneses que podrían merecer la pena. Y oye. Pues sí que merece la pena perderse un poco entre los enlaces.

Puestos a realizar recomendaciones colectivas, más sesuda es la que esta semana nos ha hecho el British Journal of Photography, revista que lleva dedicándose a hablar de fotografía desde 1854. Ahí es nada. Recomiendo cualquiera de sus versiones, tanto la de papel como la electrónica para iPad. Esta última es la que yo sigo, ya que la versión echa con cadáveres de árboles no llega a Zaragoza, y los carteros destrozan las revistas a las que me suscribo cuando me las introducen en el buzón. Con desaforada saña. Pues bien, BJP ha reunido a expertos en fotografía de todo el mundo, también de algún medio español, y nos recomiendan los 20 fotógrafos a los que hay que tener en el punto de mira durante 2013. No he tenido tiempo para enterarme de su trabajo todavía, así que mi recomendación no son los fotógrafos, sino la propia recomendación de BJP.

Las fotografías que acompañan la entrada de hoy son la consecuencia de coger la cámara y buscar las oportunidades en el entorno “doméstico”. Y la fotógrafa que recomienda en LenscratchNancy A. Johnson, obtiene su inspiración de los lugares que puede visitar viajando en el día desde Minneapolis, donde ha vivido toda su vida. Así que el no poder viajar a lugares exóticos no es excusa para no hacer buenas imágenes del mundo. De nuestro rincón del mundo.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Antes de llegar al soto de Cantalobos, he empezado a sospechar que igual no podía introducirme mucho en este bosque de ribera, dado el nivel del agua.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Nivel del agua al que llegado cierto punto, se ve reforzado por la también notable avenida del río Gállego, que aquí vemos desembocar en el Ebro.

Hace más de tres años, cuando recomendaba los fotógrafos de uno en uno y esporádicamente, ya comenté que Franco Fontana es un paisajista italiano que me gusta mucho. Y Rafael Roa me lo ha recordado esta semana en la que le ha dedicado una entrada. Color, grafismo, abstracción, y una envidiable capacidad para mirar y ver.

Hace sólo una semana recomendaba a Robert Adams, unos de los fotógrafos de la New Topographics. Pues bien. Dos cosas. La primera es que el Reina Sofía inauguró el 16 de enero una exposición de este buen fotógrafo, que permanecerá hasta el 20 de mayo. A ver si me pilla algún viaje a Madrid pronto y puedo verla. Pero también puedo comentar que Siéntate y observa… nos ha hablado estos días atrás de Stephen Shore, otro de los miembros de la New Topographics, a quien también merece la pena conocer. Además de fotógrafo, también es teórico de la fotografía y tengo alguno de sus libros como The Nature of Photographs, que si no me equivoco también está traducido al castellano como Lección de fotografía: La naturaleza de las fotografías, por Editorial Phaidon.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Con el viento más calmado de lo que parecía que iba a estar, no faltaban los curiosos que se asomaban hasta el principio del soto. Caminando…

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

… y no pocos en bicicleta.

Finalmente, Petapixel nos hablaba de uno de las pocas fotografías tomadas de la bomba de Hiroshima a ras de suelo. La mayor parte de las que conocemos están tomadas desde los aviones que participaron en el bombardeo. Creo que es bueno conocer esta entra y también seguir los enlaces que nos proponen. Y si alguien quiere sentir más intensamente lo que debió de ser la experiencia, recomiendo leer Flores de verano de Tamiki Hara, uno de mis libros favoritos.

Y por hoy, ya vale, que esto me ha salido más largo de lo que pensaba.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Algunos cormoranes se veían activos subiendo y bajando por el Ebro.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Y agrupándose, junto con algunas garzas, en las zonas resguardadas del viento.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Efectivamente, al poco de haberme introducido en el soto, me he encontrado la senda inundada por el agua. Me he salido al camino que lleva a la Alfranca, para buscar otra senda de entrada.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Con poco éxito. Todavía más inundado. Realmente, de acuerdo a los esperable, los sotos, bosques de ribera, se inundan durante las avenidas de los ríos que los nutren.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Ha sido curioso ver como algunas ánades nadaban por los lugares donde supongo que habitualmente están las sendas por las que otras veces he caminado.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

He ido aprovechando los puntos donde el camino de la Alfranca encuentra huecos para asomarse al soto, para echar un vistazo al paisaje que ofrecía la inundación.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Aunque había encontrado algunos puntos con filtraciones al camino, lo que no esperaba es que, llegado cierto punto, este se encontraría también inundado.

Avenida del Ebro - Soto de Cantalobos

Algunos ciclistas arriesgaban los mecanismos de sus vehículos metiéndose por el agua.

Huerta de las Fuentes

Las previsiones son que dentro de unos días, hacia el martes, la avenida será más caudalosa todavía, por lo que tal vez el agua llegue a inundar en cierta medida los campos de la huerta de Las Fuentes.

Huerta de las Fuentes

Me había propuesto evitar las típicas fotos de las avenidas del Ebro con el Pilar de fondo, pero mira por donde me aparece en una de las instantáneas.

Avenida del Ebro - En torno al Puente del Ferrocarril

Aunque me he llevado también la Ikonta b con un carrete que tardaré unos días en tener revelado, la mayor parte de las fotos las he tomado con la Canon EOS 5D Mk II, y el pequeño pero competente EF 40 mm f/2,8 STM,…

Huerta de las Fuentes

… y con el EF 70 – 210 mm f/3,5 – 4,5 USM, objetivo de focal variable ya descatalogado, no tan prestigioso como los “copitos” y otros de la serie L, pero que no va mal.

[Fotos] Al final de la lluvia

Fotografía, Fotografía personal

Creo que estamos un poco agonías por intentar ver las películas que compiten en los premios Óscar de este año. Y tengo miedo de ser un poco monotemático en las entradas de este Cuaderno de ruta. En cualquier caso, ayer no fui a comer a casa, me conformé con el aperitivo de despedida de una compañera de trabajo, y hasta el momento de pasar la tarde con otro filme de los candidatos, paseamos por una Zaragoza lluviosa al caer de la tarde. Y me llevé un cámara de fotos.

Bajo la lluvia, contra el sol

_____

Colores

_____

Trío desenfocado

_____

En la parada del tranvía

_____

Arco iris

_____

Holi

_____

Arco iris

_____

Reflejo en rojo

_____

[Cine] Lo imposible (2012)

Cine

Lo imposible (The Impossible, 2012), 16 de enero de 2012.

En estas semanas tenemos previsto ver más cine de lo habitual, por dar un repaso a las candidatas a los premios óscar que se van estrenando. Pero no me imaginaba yo que iba a acabar viendo esta película que lleva un montón de tiempo en cartelera, y que no me había interesado en absoluto. Sin embargo, me dejo convencer para acompañar a unas amistades a verla. Para convencerme me dicen que es candidata a algún óscar. Más me mueve la oportunidad de tomarme unas cervezas después y charrar un rato que este filme español, dirigido por Juan Antonio Bayona, con ambiciones internacionales.

La película nos cuenta la odisea de una familia normal y corriente, los Bennet (en la película parecen norteamericanos o de algún país anglosajón, pero está basada en lo que le sucedió a una familia española, los Álvarez-Belón), que pasan unas vacaciones en algún lugar de playa del Océano Índico, donde son sorprendidos por el tsunami que asoló aquella región el 26 de diciembre de 2004. Así, la malherida Maria (Naomi Watts) y su hijo mayor Lucas (Tom Holland) quedan separados del marido, Henry (Ewan McGregor) y los dos niños pequeños. Y ahí comienza una lucha por sobrevivir y volver a reunirse.

No perderé mucho tiempo en comentar. Los presagios que tenía sobre el filme se confirman. Es una película efectista más que efectiva, con un guion que no está muy bien encadenado, y que se limita a presentar momentos que buscan conmover al espectador, ligados por ratos en los que realmente no pasa gran cosa. Esto se cuenta en un mediometraje de 45 minutos. Eso sí, es producción española sacando pecho en cuanto a gastos de producción.

Las interpretaciones, desde mi punto de vista son de aliño. Ambos protagonistas son intérpretes solventes que cumplen con lo establecido. Considero excesiva la nominación de Watts al óscar a mejor actriz protagonista. Su trabajo es correcto pero no extraordinario y, por otra parte, casi diría que su papel es secundario respecto al del chaval que hace de hijo mayor, Tom Holland, y que me parece el personaje más interesante del filme. Dicen los créditos que por ahí pasa Marta Etura, a la que no he reconocido mientras veía la película, y Geraldine Chaplin, que sí he reconocido, pero que no hace más que poco más que un cameo.

Película que he visto más por estar con la gente que por el interés que me despertaba, que no es que sea una catástrofe ni nada de eso, pero que no me parece que merezca la atención que ha recibido ni de los medios ni del público. Pero las cosas son así. Qué se le va a hacer.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

Hay modificaciones en mis valoraciones de Hacia los premios Óscar 2013, que afectan a la categoría de  Actriz protagonista, situando a Watts provisionalmente la tercera de mis preferencias, aunque dudo que sostenga la posición.

Playa de Margate

Parece que las playas del mar del Norte, como la de Margate en Inglaterra, son menos idílicas, más borrascosas, pero dan menos disgustos que las de Tailandia.

[Televisión] Cosas de series; altas y bajas en mi cartelera particular

Televisión

En estas dos últimas semanas, con el final de las fiestas de fin de año, han ido recuperando el pulso las series de ficción de las diversas televisiones, en especial de las norteamericanas. Y como consecuencia he necesitado hacer ajustes en mi cartelera de series, porque mi tiempo es limitado y la calidad de las series es heterogénea. Para mí, las series de ficción son dosis de cine en pequeña pantalla y de tamaño más reducido. Algo de lo que disfrutar cuando no tengo ocasión ni tiempo para ver el cine como me gusta. En pantalla grande y con el desarrollo de la historia adecuado. Pero, con el tiempo descubrí que en esto de las series hay productos que superan con frecuencia la calidad del cine “de verdad”, y adquieren su propia trascendencia.

Vamos al repaso de novedades y abandonos.

Entre las nuevas series, las que han dado comienzo en estos días sus primeras temporadas,… pues poco que añadir:

1600 PennSitcom sobre la familia de un ficticio presidente de los EE.UU. No me ha enganchado. Incluso algún personaje me cae mal. He visto dos episodios, y… fuera.

Ripper Street: Ya comenté el primer capítulo de estos policías británicos de los tiempos de Jack el Destripador. El caso es que me gustó. Pero en el segundo me desenganché enseguida. Está muy bien hecha, bien interpretada, pero me desinteresé pronto. Fuera.

Mr. Selfridge: Basada en los principios de los grandes almacenes Selfridges de Londres. Demasiadas similitudes con The Paradise, pero desde mi punto de vista inferior. O con personajes menos atractivos. Fuera.

Utopia: Serie británica cuyo primer episodio comencé a ver ayer con ilusión, por las expectativas, pero que a los 20 minutos descubrí que no tenía claro todavía de que iba. Parece que conspiraciones en torno a un misterioso libro que predice vaya usted a saber que… No sé. Fuera.

Banshee: Un delincuente sale de la cárcel, se encuentra que su ex se ha ido con otro, y que no tiene los diamantes que robaron. Por circunstancias del destino, se encuentra en la situación de suplantar al que iba a ser el nuevo sheriff de Banshee, población de Pensilvania con sus amish y todo donde vive su ex, y donde hay un millonario malo que controla el cotarro. Y lo hace. No tenía muchas esperanzas, pero me entretuvo. Como enganche, tira mucho de enseñar culos y tetas. Mucho. En fin, ya veremos. De momento, es la única novedad que se queda.

Camden Locks Market

Mucha serie británica o de ambientación británica que, contra todo pronóstico, se caen de la lista. En cualquier caso, yo prefiero los mercadillos como el de Camden Lock a los grandes almacenes, como Selfridges.

Retornos. Nuevas temporadas, o temporadas cuya primera parte queda en un pasado remoto.

Ni siquiera me he planteado ver de nuevo House of Lies. Ni siquiera el primer episodio. Fuera.

Girls: Podrá ser muy interesante esta serie cuya primera temporada aguanté justito. Pero tras el primer capítulo de la segunda temporada me quedó claro que definitivamente no me motivan nada las desventuras de estas chicas neoyorquinas. Fuera.

Bunheads: En la línea que llevaba la primera parte de esta su primera temporada que se emitió en verano. Es entretenida, no llega al nivel de Gilmore Girls (Las chicas Gilmore), de quien es heredera. Pero bueno,… Se queda.

JustifiedShamelessCalifornication: Mucho tendrían que bajar de nivel para que borrara de mi cartelera a estas tres. Particularmente siguen inspirados los Gallagher de Chicago. Bienvenidos de nuevo todos ellos.

Despedidas de series con temporada en activo. Hay que dejar sitio a los recién llegados y a los viejos amigos.

Once upon a time: Definitivamente, esta serie siempre me había parecido poco seria. Pero te reías de ella. El problema es que se ha empezado a tomar en serio a sí misma en exceso. Así que un rollo. Fuera.

Don’t trust the B—- of the Apartment 23: Realmente, considero que las vida de estas chicas no avanza, ni para bien ni para mal. Y han dejado de hacerme gracia. Incluso la B—-. Fuera.

The new normal: Teniendo una familia tan divertida y cachonda como los de Modern Family, el buenísmo políticamente correcto de estos me estaba resultando empalagoso y estomagante. Fuera.

No descarto ulteriores purgas. Especialmente porque puede haber nuevas incorporaciones y, como digo, mi tiempo es limitado.

Refreshments

Refreshments… una más de las calles de Londres.

[CineFoto] Un desequilibrado veterano de guerra y un paparazzi moderno

Cine, Fotografía

Hoy simplemente os comento que he añadido dos películas nuevas a mi colección de películas relacionadas con la fotografía.

Por un lado, nuevamente una recomendación de CSC Magazine. Y a priori interesante. Director “indie“, Tom DiCillo y protagonizada por Steve Buscemi. Este último haciendo de paparazzi. Se trata de Delirious.

Por otro lado, traigo una película que es un estreno reciente. Y, aunque no tiene una relación muy grande con la fotografía, hay un par de situaciones en el filme que me hacen traerla aquí. Aunque sea una de esas películas que traigo a la colección de la fotografía en el cine más por los pelos. En cualquier caso, mi reseña en profundidad sobre el filme la podéis leer en mi Cuaderno de ruta. Aquí copiaré algunos párrafos de aquella reseña, y comentaré su relación con la fotografía. No es otra que The Master.

En el Tubo

Extraño hombre-cámara en el Tubo de Zaragoza.

[Libro] El atlas de las nubes

Literatura

Hace un par de meses leía una noticia sobre cine. Sobre la nueva película de los Wachowski (ninguna emoción se elevó en mi espíritu; no son santos de mi devoción) y Tom Tykwer (el director de la estupenda Lola rennt,… ligero aumento de interés). El reparto de campanillas,… pero bueno,… El caso es que ese mismo día, leía una reseña sobre la novela en la que se basaba la película. Y me interesó. Mucho. Así que la compré, y aquí os traigo mi opinión sobre esta original novela que es…

El atlas de las nubes
David Mitchell (traducción de Victor V. Úbeda)
Duomo Editorial, colección Nefelibata; Barcelona, 2012
ISBN: 9788492723799

Hay quien dice que es difícil de contar de qué va esta novela. No es para tanto. Son seis historias, que transcurren en distintas épocas y distintos lugares de este planeta. Y cada una de ella es contada en el interior de la siguiente en el tiempo. Así,

El diario que recoge la odisea del notario californiano Adam Ewing navegando por los mares del sur del Pacífico a mediados del siglo XIX es leído por Robert Frobisher, un joven músico que huyendo de sus acreedores en Londres se refugia a principio de los años 30 del siglo XX en la mansión belga del compositor Vivyan Ayrs.

Beguinaje

No he estado en California, ni en Hawai, ni en Corea, ni en la Polinesia,… algunos de los paisajes de la novela. Pero como Robert Frobisher, he paseado por el beguinaje de Brujas, que junto con el resto de beguinajes flamencos, es patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Y las epístolas que escribió Frobisher a su más que amigo, el joven físico Rufus Sixsmith, en el que cuenta sus aventuras musicales y románticas, son leídas por la periodista Luisa Rey que, en los años 70 de la misma centuria, descubre una maneja de corrupción económica, política y criminal en torno a unas centrales nucleares en el sur de California.

La historia de Rey, novelada, caerá en manos del editor londinense Timothy Cavendish, que a principios del siglo XXI pasará de la miseria a la gloria, y de está a la miseria y a un involuntaria reclusión, en pocas semanas.

Aventura que se convertirá en película de cine que será vista hacia mitad del siglo XXII por una chica clonada, Sonmi-451, esclava de una corporación en algún lugar de lo que fue Corea, en un mundo dañado por las guerras, la contaminación y las enfermedades, y cuyas ideas inspirarán una revolución y una esperanza para el ser humano.

Y las entrevistas que fueron grabadas en una “antífona” mientras estaba en la cárcel, serán vistas por Zachry, cabrero de una postapocalíptica isla de Hawaii en el siglo XXIV, mientras pelea por su supervivencia, la de su pueblo, y la de la extraña Meronima, en una sociedad primitiva y en degradación.

Estas historias se encuentran encerradas unas en otras, a imagen del sexteto que compone FrobisherEl Atlas de las Nubes, sexteto en el que cada instrumento es un solista cuyo tema se encuentra encapsulado por los de los otros instrumentos. Una original y bella estructura narrativa.

En su conjunto, Mitchell nos ofrece un retablo de las vidas e historias de un conjunto de seres humanos, cuyas vidas se vinculan unas a otras, y que todos ellos suponen lo que hay de bueno, la esperanza de un ser humano cuyos instintos son básicamente autodestructivos, cuyo interés es egoista es ruin. Una mirada crítica hacia las sociedades humanas, con sus hipocresías, sus racismos, sus vicios políticos, su capacidad destructiva del medio, mientras al mismo tiempo es capaz de ver lo de bueno que hay en las personas en individuos aislados que, aun no siendo perfectos, son capaces de amar, de luchar, de pensar,… de todo aquello de lo que presumimos como especie, pero sólo en ocasiones alcanzamos como individuos.

La lectura, que empecé con cierta morosidad, porque no sabía exactamente en qué me estaba metiendo, poco a poco se convirtió en un deseo de saber más de lo que entre las páginas del libro estaba pasando. Además, cada historia está escrita con estilos muy distintos, acordes a su época a al género con el que se trata cada una de ellas. Si en una encontramos la clásica novela de viajes, en otra es un thriller con tines de novela negra, aquí es el humor británico más ácido, y allí nos metemos en la más pura ciencia ficción y anticipación. Uno de los libros que más he disfrutado en los últimos años, y que recomiendo vivamente.

Después de leer el libro, he de decir que tengo serias dudas de que vaya a ver la película. Si la firma de los Wachowski ya me tiraba para atrás, encuentro muy difícil que hayan podido trasladar al cine los ricos matices que el libro contiene. Pero bueno. Soy débil. Creo que allá a finales de febrero podré contestar a esta cuestión. O si no digo nada, es que he pasado.

Estación de Canterbury

Y, afortunadamente, no he sufrido la mala calidad de los privatizados ferrocarriles británicos, aquí en la estación de Canterbury, que son tremendamente satirizados durante el calvario de Timothy Cavendish.

[Cine] Amour (2012)

Cine

Amour (2012), 12 de enero de 2012.

Michael Haneke no es un director fácil. Pero es de los importantes. Para algunos, el más importante director europeo actual. Si descartamos los aspectos comerciales, donde difícil es competir con el cine norteamericano, eso sería como considerarlo casi uno de los primeros del mundo. No he visto todo lo que ha rodado. Pero lo que he visto nunca me ha dejado impasible. Y en general lo he considerado de bueno a muy bueno o excelente. Así que en estos momentos, después de lo mucho que me gustó lo último que nos mostró, un estreno suyo es una visita obligada a las salas de cine.

La película que os traigo hoy ha sido vista en su versión original en francés, subtitulada en español. El francés culto y pausado de los diálogos han convertido los subtítulos la mayor parte del tiempo en algo superfluo para mí, afortunadamente. En cualquier caso, se puede encontrar en la cartelera española bajo el título Amor (Amour).

Georges (Jean-Louis Trintignant)Anne (Emmanuelle Riva) son un matrimonio octogenario. Cultos, profesores de música retirados, los conocemos asistiendo al concierto de Alexandre Tharaud (persona real, músico francés que se interpreta a sí mismo en la película), uno de sus antiguos alumnos ya consagrado como concertista de piano. Su hija Eva (Isabelle Huppert), también música, vive en el mundo y se ven poco. Viven en su piso de París, de forma calmada como personas bien consideradas, asistidos en algunas cosillas por su conserjes. En un momento dado, Anne sufre un ictus, un accidente cerebrovascular, y el intento de resolver el problema quirúrgicamente no tiene éxito y queda paralizada de su lado derecho del cuerpo. Y a partir de ahí viene la historia de la evolución de esta pareja, unida por un amor realmente profundo, en la adversidad de la discapacidad y la dependencia, y sujetos a sus propios compromisos del uno hacia el otro.

Hasta cierto punto, conocemos desde la primera escena el desenlace del filme. Rodado casi íntegramente, salvo una escena en la sala de conciertos y otra breve en un autobús urbano, en el piso de los dos ancianos, Haneke va desarrollando la historia de muchas personas hoy en día, en el que el nivel de vida nos permite llegar edades avanzadas, dándose situaciones de dependencia en ancianos para las actividades básicas cotidianas. Y conocemos el compromiso del marido, por el inmenso amor y respeto que tiene hacia la esposa, conocemos los conflictos de los hijos, que tienen su propia vida que les impide salvo enormes renuncias atender a sus mayores, conocemos los problemas del cuidado profesional adecuado de estas personas, conocemos los sentimientos de rabia, frustración, depresión,… Todo ello mostrado magistralmente, sin excesos, con claridad. Y el amor entre ambos ancianos, constantemente significado en sus acciones, pero también en numerosos elementos, muchos de ellos metafóricos (la paloma, por ejemplo, los cuadros de paisajes,…) que impregnan y presiden la historia. Los espectadores salen impresionados por esta historia. Y yo salgo pensando, cómo esta historia cuando afecta a personas cultas y con recursos, y cuanto más tremenda es en situaciones de pobreza e incultura, pero potencialmente en un medio igualmente poco acogedor.

Desde luego, la gran baza del filme, que tiene muchísimos méritos cinematográficos, es la interpretación de los dos veteranísimos intérpretes. Ambos protagonistas están en estado de gracia, otorgando una realidad y una verosimilitud a sus personajes que te encoge el alma. Huppert tiene un papel menor, pero está igual de solvente. Riva,  que siempre recordaré de Hiroshima, mon amour, es candidata al óscar, aunque no se lo darán. Pero no porque no lo merezca, que probablemente está al nivel o superior a otras de las candidatas con más números para el premio, sino porque es una señora mayor, francesa y en una película no hablada en inglés con una difusión menor probablemente en los EE.UU. La precisión con la que reproduce los efectos de la enfermedad, enhorabuena por los asesores, es notable. Y Trintignant podría estar también entre los candidatos, aunque ya he mencionado los motivos por los que esto era difícil.

Una película que no es fácil. No es complaciente. Pero suscita muchas preguntas para el espectador, desde luego si es un espectador que busca en el cine algo más que un entretenimiento. Como digo otras veces, quien se acerca a las salas de cine para ingerir toneladas de palomitas con grasa y sal, que se abstenga. O que al menos considere que con todas esas toneladas de palomitas se acerca a terminar como Anne. Para los demás, una película casi imprescindible.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: ****

Hay modificaciones en mis valoraciones de Hacia los premios Óscar 2013, que afectan a la categoría de Mejor películaDirectorGuion original y sobretodo Actriz protagonista, ya que considero que el trabajo de Emmanuelle Riva es más destacado que el de Jessica Chastain, que ocupaba hasta ahora la primera posición.

Ile de la Cité

Inevitablemente, París. Las isla de la Cité desde el Pont des Arts.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Hoy lo organizo por temas.

Paisaje

En Siéntate y observa descubro a Fay Godwin, una fotógrafa británica ya fallecida que nos ha dejado unos excelentes paisajes en blanco y negro de las costas británicas, y otros parajes de las islas al otro lado del Canal. Sencillos, que no simples, muy elegantes, no me importaría tener algún libro con fotografías de Godwin.

Robert Adams, uno de los participantes de la New Photographics, legendaria exposición de los años 70 que luego se ha rehecho en varias ocasiones, sobre el paisaje alterado por el hombre. Este concepto me interesa. Y muchas de mis fotografías, en mis paseos alrededor de Zaragoza van de eso. Pero no todos los fotógrafos de estas corrientes me convencen. En la New Photographics, por poner un ejemplo, participaban los Becher, que me parecen unos pesados y unos aburridos. Y algunos de sus discípulos más. Pero Robert Adams creo que tien más profundidad e interés. Vía Rafael Roa.

Mercadillo ecológico

Las fotografías de hoy son un ejemplo de como intento aprovechar la “tapita” de Olympus para callejear por Zaragoza. Con la Panasonic GF1 se acomoda sin problemas en el bolsillo. Y te puedes ir a probarla al mercadillo ecológico detrás del Teatro Principal.

Color

A lo que la fotografía en color empezó a difundirse y afianzarse, la fotografía en blanco y negro llevaba más de un siglo creando estilos, escuelas, definiendo cánones y formas de hacer. Por ello, siempre ha parecido que la fotografía en color era la hermana pequeña y menos inspirada desde el punto de vista artístico. No estoy de acuerdo. Yo veo el mundo en color. Y me gusta el color. Y creo que lo que pasa es que muchas veces es más difícil crear con los colores del mundo. El caso es que esta semana Rafel Roa nos ha traído dos fotógrafos que nos enseñan la belleza de este camino fotográfico, Alex WebbMichael EastmanAlex Webb no es la primera vez que es mencionado en estas páginas, y es un fotógrafo que me gusta. Cada vez más. Michael Eastman es la primera vez que es mencionado, pero quizá no la última.

En el Tubo

Siempre que la luz lo permita, se defiende bien, como en el Tubo de Zaragoza, tranquilo en un sábado por la mañana.

Viajes

En The Picture Show de la NPR, nos proponen un reportaje de Roberto Guerra de la carretera interoceánica en Perú, una nueva ruta de espectaculares paisajes y entornos humanos que partiendo de la costa del Pacífico, cruza los Andes, y a través de la cuenca del Amazonas, llega hasta la frontera con Brasil.

En el Tubo

No carecen de sensación de tridimensionalidad las imágenes obtenidas con un objetivo de concepción tan simple.

Ballet

En varias ocasiones he mencionado en estas páginas los bien que casan estéticamente el ballet y la fotografía. Por ello, traigo aquí un artículo de The Leica Camera Blog. El propagandístico blog de la compañía alemana nos trae eventualmente fotógrafos muy interesantes, como el rumano Mircea Sorin Albuţiu que, armada de una M9, nos trae un interesante proyecto, Jurnal de Culise. Dos objetivos le bastan. Un 28 mm para las tomas generales, y un 50 mm para los retratos. Y acostumbrarse a disparar con la máxima apertura para contener el ISo.

Cesaraugusto

Siempre es mejor, como en esta toma en Cesaraugusto, no situar el objeto principal muy alejado, en el “infinito”. La zona de nitidez está más cercana.

Obituarios

Un español, Enrique Meneses (1929 – 2013), periodista, escritor y fotógrafo. Reportero integral. Rafael Roa nos muestra algunas de sus obras fotográficas, que es a lo que estamos, y nos habla de él un poco más.

Mencionaba no hace mucho que tenía que tomarme más interés en conocer la obra de Shomei Tomatsu. Y sigo con ese empeño. Pero el fotógrafo japonés, dedicado sobre todo a los reportajes que reflexionaban sobre la evolución de la sociedad japonesa en la posguerra, murió hace unas semanas. Algo más nos cuenta The British Journal of Photography.

Cesaraugusto

En cualquier caso, más polivalencia hubiera tenido con el G 14/2,5 ASPH de Panasonic, que también me hubiera permitido llevar un equipo bolsillero. Pero ya que tengo la “tapita”…

[Cine] Hacia los premios Óscar, 2013

Sin categorizar

No muy larga esta entrada. Porque tiene una página complementaria con más sustancia. El pasado jueves se anunciaron las candidaturas par los premios Óscar que se entregarán dentro de unas semanas. Al igual que el año pasado, he creado una página con las categorías que me parecen más interesantes y, conforme vaya viendo las películas iré ordenando los candidatos en el orden en el que yo daría los premios. Es decir de mejor a peor, según mi modesta y probablemente poco válida opinión. Pero oye, cada uno se entretiene como quiere. Iré poniendo actualizaciones cada vez que vea una película  con candidatos. La vista general con todos los candidatos de las categorías seleccionas la tenéis en Hacia los premios Óscar 2013 – Mis favoritos.

Pero de momento, os dejo aquí con los candidatos a quienes hoy en día, con lo que he visto, daría el premio. Dado que para algunas categorías no he visto ni a la mitad de los candidatos, podemos suponer que la lista cambiará. Los enlaces remiten a las entradas de este Cuaderno de ruta en la que se reseñan las películas.

Mejor película: Life of Pi (La vida de Pi).

Mejor director: Ang Lee (Life of Pi – La vida de Pi).

Mejor guion adaptado: Chris Terrio (Argo).

Mejor guion original: Wes Anderson y Roman Coppola (Moonrise Kingdom).

Mejor actor protagonista: Hugh Jackman (Les Misérables).

Mejor actriz protagonista: Jessica Chastain (Zero Dark Thirty – La noche más oscura).

Mejor actor de reparto: Philip Seymour Hoffman (The Master).

Mejor actriz de reparto: Anne Hathaway (Les Misérables).

Mejor dirección de fotografía: Claudio Miranda (La vida de Pi).

Y os dejo con algunas obras de Antonio de Felipe de ambiente cinematográfico, que fueron expuestas el año pasado en el Centro de Historias de Zaragoza.

Audreys.

Audreys.

Lemmon, Curtis y C3PO.

Lemmon, Curtis y C3PO.

Catwomen y Mickey.

Catwomen y Mickey.

[Televisión] Cosas de series; zombis franceses, un doctor en Siberia y el mismo doctor convertido en publicista de Madison Avenue

Televisión

Ya estamos de vuelta de las fechas navideñas, y están empezando a llegar novedades a la “cartelera” de series de televisión. Pero he decidido que de eso hablaré la semana que viene, en la que serán más abundantes. Y alguna a lo peor no llega hasta entonces. Hoy os dejaré con tres series de estos días atrás.

Les Revenants

Esta es como de zombis, pero sin casquería. O con muy poquita casquería. En un pueblo de los Alpes franceses, en el que antaño hubo una catástrofe como consecuencia de la rotura de una presa, comienza a aparecer personas muertas tiempo atrás (revenant en principio bien definido en los diccionarios que he consultado como espíritu de un muerto o fantasma; pero en la serie parece que usan la palabra en el sentido de resucitado, de quien regresa de la muerte). Algunos sólo un año antes, otros, varias décadas. Y todo ello produce el desconcierto de los actuales habitantes del pueblo. Algunos de los cuales ven llegar a seres queridos suyos con una mezcla de alegría, temor y desconcierto.

Curiosa serie de suspense y misterio francesa, en la que los muertos vivientes se alejan por completo de los estándares del género. Y que por su ambiente aislado, de montaña, recuerda en algunos momentos a cosas como Twin Peaks, aunque sin la ironía y el surrealismo de aquella. En cualquier caso, son ocho episodios de una hora que tienen su interés, aunque se alejen de las formas y estilos de las series británicas o americanas, más frecuente en mi cartelera.

Parece que habrá segunda temporada haya por los principios de 2014. Se lo toman con calma.

Desde el Gornergrat

Aunque he estado en algunos de los sitios donde se ha rodado “Les Revenants”, como la presa de Tignes, no tengo escaneadas fotografías de entonces. Así que os pongo algo de los Alpes Suizos, por ambientar.

A Young Doctor’s Notebook

Brevísima temporada de esta nueva serie británica, cuatro episodios de 20 minutos de duración, en la que conocemos al Dr. Vladimir Bomgard (Jon Hamm), un médico ruso ya maduro y morfinómano, que es interrogado y cuestionado durante las purgas estalinianas por la policía política soviética. Y lo es sobre los cuadernos que a modo de diario seguía cuando era el joven Dr. Vladimir Bomgard (Daniel Radcliffe), y siendo un prometedor médico fue destinado a una clínica perdida de Siberia, donde se puede volver loco y morfinómano cualquiera.

Sabe a poco. Una mezcla de drama, comedia, tragedia, con un humor muy ácido, que realmente sabe a muy poco. De hecho, no pensaba que hubiese acabado la temporada. Están basadas en las historias cortas de Mijaíl Bulgákov, y espero que en un futuro haya más. Pero lo desconozco. Otro elemento de interés es ver a los dos actores que interpretan al protagonista. De mayor, al protagonista de Mad Men; de joven, al protagonista de Harry Potter. Supongo que la agenda de estos dos actores no les permitirá ir más allá en el rodaje esta serie.

Cima del Breithorn

También me parece bien que el paisaje, como el de la cima del Breithorn, esté nevado como la Siberia del joven doctor ruso. Lo del formato de la foto 2,4:1 es porque hoy me ha dado por lo cinematográfico. Han anunciado las candidaturas de los óscars, de lo que ya hablaré otro rato.

Mad Men (temporadas 1 a 3)

Y ya que hablamos de Jon Hamm, tengo que hablar de la serie de los hombres (y alguna mujer que otra) de la Avenida Madison. En este momento no tiene ninguna temporada en activo. Supongo que a lo largo de este año nos llegará la sexta. Yo me enganché a la serie a partir de la cuarta temporada. Y estas vacaciones, unos amigos me dejaron el cofre con los DVDs de las tres primeras temporadas. Televisión de primerísimo nivel. En que estaría yo pensando para no ver la serie desde el principio. Además, viéndola desde el principio, todo lo que vi en las siguientes temporadas tiene más sentido. No hay que perderse esta serie, no señor. De lo mejor.

Un amigo chino que me duró media hora

En aquel viaje en Suiza, durante algo más de media hora,… bastante más, casi hora y media,… me hice amigo de este estudiante chino en Viena. Pero perdí el papel con su nombre y su correo electrónico. Nunca le pude mandar la foto. Por si la ve. Aquí. Al pie del Matterhorn, que queda detrás del fotógrafo. Que era yo.

[Cine] The Master (2012)

Cine

The Master (2012), 4 de enero de 2013.

Este fin de semana pasado, como ya comenté, habíamos decidido hacer programa doble de cine. Era un fin de semana largo, con una fiesta un poco tonta el lunes, y había dos estrenos de los que prometían en cartelera. Uno el que vimos el viernes, ya comentado, el otro esta película de Paul Thomas Anderson, que con un reparto muy, muy, muy prometedor, venía precedido de excelentes críticas. Así que nos pasamos el lunes por la tarde a la sesión en versión original de la película. La versión doblada conserva su título en inglés en la cartelera española.

Al finalizar la guerra, Freddie Quell (Joaquin Phoenix), marinero veterano de la armada americana, tiene serios problemas para reintegrarse en la vida civil, entre los cuales uno que no es precisamente el menor es su arraigado alcoholismo, especialmente por los brebajes que toma en los que mezcla todo tipo de líquidos no necesariamente pensados para el consumo humano. Tras dar tumbos por todo el país, acaba embarcando de polizonte en un yate privado en San Francisco donde viaja Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman) acompañado de su familia, en la que destaca su esposa Peggy (Amy Adams), y que es el lider de un grupo de pseudocientíficos que proclaman que todos somos fruto de una serie infinita de reencarnaciones. Freddie se unirá al grupo, iniciándose una peculiar relación con el curioso pseudocientífico y con su entorno.

No me voy a entretener mucho en el comentario de esta película. De hecho, me ha pasado una vez más un mismo hecho. Hay mucha gente que considera a este director uno de los importantes, y a algunas de sus obras poco menos que obras maestras. Pero a mí no consiguen engancharme. Entendámonos. La factura del filme es impecable. Las interpretaciones son buenísimas, quizá podríamos decir que el trabajo de los protagonistas es de primerísimo nivel, especialmente el de Seymour Hoffman. Pero no consigue que la historia que me cuenta me importe absolutamente nada. No siento nada, ni positivo ni negativo por los personajes. Si acaso, cierto rechazo. Pero rechazo que me lleva a la indiferencia. Y me da igual las bondades cinematográficas del filme. Me cansa y me desligo. No es la primera vez que me pasa con obras destacadas del director.

Así que no sé si recomendarla o no recomendarla. Allá cada cual. No me voy a extender más. sólo se que ls 144 minutos que dice la ficha técnica que dura la película se me hicieron eternos. Pero lo gurús dicen que es la leche. Qué me sabré yo a estas alturas.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: **
Obra y proyección

En estos días estoy limpiando el archivo de fotografías del año 2012. Básicamente, borrando todas aquellas que no merecen la pena ser guardadas y ocupar almacenamiento. Que no son pocas. Pero de vez en cuando encuentro algunas que me apetece utilizar o mostrar. Como esta de una de la visitas al IAACC Pablo Serrano.