[Televisión] Cosas de series; impáctalos de entrada, luego ya veremos…

Televisión

Un par de semanas que no venía a hablaros de series de televisión. Lo cierto es que los estrenos de este año son más bien flojos. Desde la última vez, he abandonado Last Resort y 666 Park Avenue. En sus segundos capítulos ninguno ha mostrado señales de que mereciera la pena. No me interesó nada el drama basado en la música country, Nashville. Fuera. Voy a dar una segunda oportunidad a Arrow, una especie de Batman con arco y flechas, y también, pero con tendencia a la baja, a no permanecer, a Beauty and the Beast, que es más bien policia guapa con una especia de hulk.

Más interesante, y probablemente aguantará toda la temporada, una serie de espías británica, Hunted, una especie de Mission: Impossible pero con protagonista femenino, protagonizada por Melissa George, a quien vimos en una temporada de In Treatment, y que está razonablemente interesante. Pero en general, poca originalidad.

Sin embargo se mantienen en buen tono las series ya veteranas. Estamos ante la última temporada de 30 Rock, que me parece que está divertida como nunca. Y todas las demás parece que han cogido el dicho que creo que hay que atribuir a Billy Wilder. De entrada impáctalos, pégalos a la butaca, y luego cuéntales la historia que quieras.

Entre mis guilty pleasures, Grey’s Anatomy parece que vuelve con fuerza por sus fueros, y los dos primeros capítulos han sido abundantemente dramáticos. Curiosamente, hemos visto en el segundo lo que pensábamos que veríamos en el primero. Y en Revenge avanzan como siempre a grandes pasos, y sin hacer prisioneros. Nuestras vengativas y dominadoras damas no descansan, y parece que hay una nueva dispuesta a sumarse al cotarro. Y Once Upon a Time sigue produciéndome carcajadas. Empiezo a creer que sus creadores no se toman muy en serio tampoco la cosa. El “you’re kidding me” de la prota cuando le presentan a un tipo de raza negra en armadura y le dicen que es Sir Lancelot, no tiene precio.

En cosas más serias, Homeland está sumamente intensa, con un segundo episodio fenomenal y espectacular, y un tercero menos espectacular, pero que nos mostró a un Brody como no lo habíamos visto.

Downton Abbey no se puede decir que esté empezando temporada, cuando sólo le faltan tres para acabar la temporada, más el especial de navidad que se supone cerrará la serie. Pero está sacudiendo a los Crawley a base de bien. No falta drama. Difícil decir que habrá un final feliz. Se van a dejar abundantes cosas por el camino. Y anuncian precuela con los condes de Grantham de jóvenes.

En fin, que si no hay novedades interesantes, por lo menos, entre lo veterano, nos lo pasamos bien.

Uyyy, se me olvidaba, también han vuelto los zombis de The Walking Dead. Más sangrientos y gores que nunca. No sé si aguantaré mucho yo con una serie de esta temática, por bien hecha que esté.

Pettycoat Lane Market

Parece que las fotos londinenses de la Zeiss Ikon Ikonta B han interesado. Aquí una mas en Pettycoat Lane Market. No cuela ya como foto antigua por la presencia del rascacielos detras, pero no está mal.

[Fotografía] De la fotografía como deporte de riesgo

Fotografía personal

Ya he comentado que en el mercadillo de antigüedades de Portobello Road me compré hace unos días una cámara de formato medio (6 x 6 cm) de objetivo retractil con fuelle, Zeiss Ikon Ikonta B, de los años 40 del pasado siglo XX. Y le puse dos carretes que ya tengo revelados.

Westminster Bridge

El Big Beng desde la Torre de Londres. La primera foto que tomé con la Ikonta B. El contraluz le sentó regular, y he tenido que trabajar la imagen escaneada para mejorar el contraste.

London Eye

Fotografiando desde el mismo punto, en dirección opuesta, hacia el London Eye, se obtiene una imagen bastante limpia. Aunque el error de paralaje entre el visor y el objetivo hace que los pies de los viandantes casi salgan cortados.

En los últimos tiempos está de moda entre algunos la fotografía argéntica, de película tradicional, con los chismes que hace Lomography. La empresa de unos avispados, que hacen cámaras malas de bajo coste de producción y las venden a precios desde mi punto de vista excesivos. Mortadela de la mala a precio de “lomo” ibérico, si se me permite la broma fácil. Pero bueno, la gente pica, y se compra unos chismes de plástico, elementales. El caso es que mi opción es que si quieres disfrutar de la fotografía a la antigua, búscate una cámara antigua.

Playa de Margate

De forma no bien explicada, esta fotografía de la playa de Margate ha quedado como sucia. La inspección del negativo no hace presagiar este hecho. Una pena. La foto me gusta.

Margate

La siguiente fotografía, también en Margate, está afortunadamente limpia, y ha quedado bastante bien.

Pero esto no está exento de riesgos. La Ikonta B fue una cámara de gama básica. Hay que enfocar por estimación, la velocidad de obturación máxima es de sólo 1/175 segundos, el diafragma más abierto f/4,5. Es decir, está limitada. Mi opción es usarla con película Ilford XP2 Super. Se dice de ella que se puede utilizar con mucha flexibilidad a diversas sensibilidades. Tiene una gran latitud de exposición. Mi experiencia me dice que los mejores resultados salen a 200 ISO. Pero que no pasa nada por tirar a 400 ISO si la luz escasea, incluso a 800 ISO, y que si la luz es muy intensa se puede usar a 100 ISO y también aguanta, y además con un grano muy fino. Las mismas opciones ofrecía ayer The Online Photographer, aunque ellos la usan con cámaras de gran calidad.

Tower Bridge

Esta imagen del puente de la Torre está bien, pero se aprecian una rayas del negativo. No es suciedad. Es que está rayado.

El Támesis y la Torre

También se observan las rayas en esta imagen de la Torre de Londres al otro lado del Támesis. Además, aquí no se abrió correctamente el objetivo y hay un viñeteado importante en las esquinas superiores.

Pero aquí no acaban los riesgos. Los contraluces pueden conllevar disminuciones de contraste notables. Y por revisada que esté, a veces salen rayas en el negativo que no sabes muy bien de donde vienen. Lo que digo en el título de la entrada, la fotografía como deporte de riesgo. Pero es divertido. Y uno obtiene imágenes que realmente tienen el sabor de lo antiguo. Ahora tengo que aprender a que las fotos no me salgan torcidas.

Los Burgueses de Calais, tras el palacio de Westminster

Las malditas rayas se hacen notar también en Los Burgueses de Calais, tras el palacio de Westminster (el Parlamento). Además el contraste es flojo, por la luminosidad del cielo con una apertura amplia, produce reflejos internos en el objetivo.

Abadía de Westminster

Y en esta imagen de la Abadía de Westminster, las rayas son exageradas. Espero que sea una cuestión circunstancial. Si no vaya lata. Esta fue la última fotografía que tomé con la Ikonta B en el viaje.

[Cine] Cosmópolis (2012)

Cine

Cosmópolis (Cosmopolis, 2012), 15 de octubre de 2012

Esta no es una película que yo quisiera ver. Y eso que hay un dos o tres películas de su director, David Cronenberg, que me gustan bastante, aunque otras que no me gustan nada. El protagonista tampoco es santo de mi devoción. Y el tráiler y el argumento tampoco me decían nada. Pero a veces hay que plegarse a los deseos de la mayoría. No perderé mucho tiempo en comentarla, porque mis malos augurios se han hecho realidad.

Esto va de la historia de un joven (Robert Pattinson) que se ha hecho muy, muy, muy rico, muy, muy, muy deprisa, que de repente quiere ir con su limusina enorme a cortarse el pelo a la otra punta de Nueva York, a pesar de que no es aconsejable. El presidente de los Estados Unidos está en la ciudad y se prevén cortes de calles y protestas en las mismas. Además, él mismo está amenazado de muerte y lleva una protección de guardaespaldas. En el recorrido por las calles compartirá asiento secuencialmente con socios, esposa, amantes, y otro tipo de gentes, hasta llegar a la guardería y asistir al encuentro con quien le quiere matar. Y no contaré más.

Curiosamente todo sucede con un ritmo relativamente lento, el tráiler nos la presentaba como una historia trepidante, con conversaciones interminables, pretenciosas, y con poco sentido, con situaciones relativamente absurdas en el tiempo en que transcurre la acción, algo menos de un día. Lo de la próstata asimétrica me parece una soberana tontería. En fin, una película que como sus diálogos me parece pretenciosa, pero que no me dice nada. Ni sobre la ambición, ni sobre las relaciones humanas, ni sobre nada. Todo me parece artificial.

Las interpretaciones tampoco me dicen nada. Aparte del “vampiro pijo” protagonista encontramos a gente como Juliette BinocheSamantha MortonPaul Giamatti, que son buenos actores pero que no sé muy bien que hacen aquí, aparte de ser una excusa para intentar dar respetabilidad al filme.

Película, que sin ser una catástrofe, me parece absolutamente prescindible salvo para fans del joven actor.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: **

A mí me gusta más pasear en autobús tradicional de dos pisos que en limusina. Cosas mías.

[Libros de fotografía] Comprando libros en Londres

Fotografía

En el reciente viaje que he realizado a la capital británica, una cuestión estaba fuera de toda duda. El ímpetu por hacer turismo era bajo. Todos conocíamos la ciudad y, aunque inevitablemente prefiriéramos desplazarnos por sitios bonitos o llamativos, o significativos desde cualquier punto de vista, hemos dedicado una buena parte del tiempo a otras actividades.

Y una de esas actividades ha sido conocer librerías o entrar en las que ya habíamos conocido en viajes anteriores. Y una parte no despreciable de esas librerías han sido librerías especializadas en arte, y especialmente en fotografía y diseño. Respondiendo a intereses de distintos miembros del grupo. En una de las entradas que ya tengo publicadas de mi diario de viaje a Londres, cuento alguna de las aventuras en este peregrinar librero. Aquí me voy a centrar en los libros que me he traído de las orillas del Támesis. Que han sido elegidos sobre la base de motivaciones tan distintas como “por capricho”, “porque no pude comprarlos en otro viaje” o “por que no quería comprarlo sin verlo primero, y en España es imposible”.

17 accesorio

Ayer salí a conocer mejor a mi Ikonta B, recién traída de Londres; pero los resultados no los conoceré hasta dentro de unos días. De momento, algunas imágenes, en blanco y negro, que tomé simultáneamente con la Olympus OM-D E-M5 y el 20 mm de Panasonic. Lateral del seminario de San Carlos.

This Must Be The Place de Pieter Hugo: Curiosamente, este libro tiene que ver con mi viaje anterior, a Ginebra. En concreto con la visita que hicimos al Musée de l’Elysée en Lausana. Y es el catálogo de la exposición de este fotógrafo sudafricano que estaba en activo en aquel momento en el museo. No lo compré in situ por no cargar con él todo el día, en aquel momento. Pero me lo encontré ahora en Foyles y lo compré un día casi a la hora de cierre, antes de cenar y volver al hotel.

Stanley Kubrick: Photographer: Si alguien no conoce la capacidad de Kubrick para componer visualmente, es que no conoce el cine. Y antes que cineasta fue fotógrafo, y muy, muy interesante. Para alguien a quien gusta tanto el cine como la fotografía, obligado.

Ebro

El río Ebro con el puente de Hierro al fondo.

The Green Memories of Desire, escrito por Katherine Slusher: En una visita a París en el 2008, pude ver una exposición de la fotógrafa Lee Miller. Y me gustaron las fotografías, y me gustó más la persona y sus vivencias. En este libro, además de abundantes fotografía e imágenes de y sobre Miller, se nos habla de su relación con el artista, historiador y poeta inglés Roland Penrose. Para leer poco a poco y aprender un poco más de la modelo y fotógrafa.

Yang Yong: Photographs: Pequeño librito, prácticamente de bolsillo, con fotografías de este fotógrafo chino que me era desconocido. Pero el librito me gustó. Como dice la contraportada, imágenes a caballo entre las del cineasta Wong Kar-wai y la fotógrafa Nan Goldin.

Pilar

La basílica del Pilar desde las riveras del Ebro junto al puente de Piedra.

En la galería Chris Beetles donde visitamos la exposición que tenían con divertidas imágenes de Elliott Erwitt, también vimos que vendían pequeños catálogos muy asequibles de los artistas que representan (representan a los artistas o a sus herederos, porque algunos ya crían malvas). El caso es que compramos varios. Yo, dos. El de la exposición de Elliott Erwitt en vigor, y ya que poco antes había visitado la exposición de Cecil Beaton en el Imperial War Museum, uno con fotos de este fotógrafo, aunque no coincidente en su tema con la exposición visitada. Ya que “no llevábamos suelto” para comprar una ampliación a buen tamaño de las divertidas obras de Erwitt

En la primera visita a la Tate Modern me cogí el libro de Elisabeth Couturier titulado Talk About Contemporary Photography. A ver si me desasno un poco y entiendo mejor a algunos de los más destacados fotógrafos contemporáneos con quienes “no me acabo de llevar bien”. También es para leer. Poco a poco.

Finalmente, aunque no lo he comentado todavía en el diario del viaje a Londres, no me ha dado tiempo pero ya saldrá, la última mañana, antes de salir hacia el aeropuerto para el regreso me pasé a visitar una exposición conjunta retrospectiva con obras de William Klein y Daido Moriyama. Del autor japonés ya tengo algún libro. Así que compré allí en la Tate Modern el ABC de William Klein, que funciona bastante bien también como catálogo de su parte de la exposición.

Niños y gigantes

Hemos estado de fiestas en Zaragoza, y los niños lo pasan bien con la comparsa de gigantes y cabezudos, aquí en la plaza del Pilar.

[Fotografía] Worldwide Photowalk 2012 – Zaragoza FeZ

Fotografía

Ayer estuve involucrado en una actividad fotográfica social. Como iniciativa de los administradores del grupo de Flickr Fotógrafos en Zaragoza (FeZ), especialmente de su siempre animoso y animado SioM con alguna colaboración más, se organizó un photowalk, es decir un paseo fotográfico, por el barrio del Gancho de Zaragoza dentro de la iniciativa de los iniciativa Scott Kelby’s Worldwide Photowalk que ya va por su quinta edición. Gente de todo el mundo que sale a pasear con sus cámaras de fotos, el mismo día. 1339 paseos organizados por todo el mundo, con un promedio de unos 24 fotopaseantes por propuesta. El tope eran 50 por paseo, pero supongo que en algunos no llegan. En nuestro caso, hubo fotopaseantes que no pudieron apuntarse oficialmente porque ya había 50 personas inscritas. Así que un éxito de participación. Sobre los méritos artísticos de la iniciativa… Los iremos viendo los próximos días. Yo dejo aquí algunas de mis aportaciones. No sé. Me dio sobre todo por la abstracción y los colores.

Ahora tengo que pensar en una fotografía para concursar en “la mejor foto” y esas cosas. Pero no tengo ni idea de la que voy a proponer. Hace tiempo que pienso en mis fotografías como series más que como individuos.

Braga niña

Braga niña (Plaza de Santo Domingo).

Naranja, violeta

Reflejo de sombra de farola (Calle de las Armas).

Gato sobre ocres y verdes

Gato en ventana, posando pacientemente para los “photowalkers” (Calle de las Armas).

Arlequín rojo y amarillo

Arlequinado (Calle de las Armas).

Con las prisas, se olvidaron la almohada

Con las prisas del derribo, se dejaron la almohada (Calle de las Armas).

Huertos urbanos

Huertos urbanos (Calle de las Armas).

Alero (Iglesia de San Pablo)

Alero típico de la arquitectura aragones (Iglesia de San Pablo).

Retablo de Forment (Iglesia de San Pablo)

Retablo de Forment en el altar mayor (Iglesia de San Pablo).

Mercado central

Mercado Central de Zaragoza.

Alfombra roja

Alfombra roja (San Juan de los Panetes).

[Libro] Buda en el ático

Literatura

Este libro lo encontré recomendado por ahí poco antes de iniciar el viaje a Londres de estos días pasados, y como lo vi en una librería y comprobé que no era muy extenso, decidí llevármelo como lectura para esos días. Lo cierto es que sólo encontré momentos para leer en el viaje inicial hasta Madrid, y luego en el viaje de vuelta a Zaragoza. Pero lo cierto es que fue suficiente. Hacía tiempo que un libro no me enganchaba tanto y con tanta intensidad.

Buda en el ático (título original, The Buddha in The Attic)
Julie Otsuka (traducción, Carme Font)
ISBN: 9788415355441
Duomo ediciones, colección Nefelibata; Barcelona, 2012

Este libro no es ficción. Pero este libro tampoco relata una historia concreta real. Este libro consigue en 160 páginas contar la historia de cientos o miles de mujeres japonesas, y sus familias, que emigraron a los Estados Unidos a principios de siglo XX, casadas por poderes con hombres japoneses que previamente las precedieron, y que las pasaron canutas. Abarca un periodo de tiempo que abarca desde inmediatamente después de la primera guerra mundial hasta los internamientos forzosos en campos de concentración durante la segunda. Uno de los hechos más infames de la “democracia” norteamericana. Y todo ello lo cuenta consiguiendo individualizar a cada una de ellas con frases cortas, en primera persona del plural que nos van contando todas sus aventuras y desventuras. El viaje, el encuentro con hombres que no eran quienes les habían dicho, el trabajo duro en los campos, como sirvientas, los hijos que tuvieron, que ya no fueron de su propia cultura, la enfermedad, las muertes, y los campos de concentración en las frías montañas del interior de los Estados Unidos.

Es un libro realmente conmovedor, con una escritura tan sumamente dinámica y ágil, que en su conjunto hacen que se haya convertido en uno de mis libros preferidos. Un libro absolutamente recomendable que creo que tengo que volver a leer, porque siento que tiene mil y un detalles que hacen que cada vez pueda ser una nueva historia. Si os gusta leer, no os lo perdáis. Parece que su autora, la norteamericana de origen japonés Julie Otsuka, tiene escrito otro libro autobiográfico, que me gustaría encontrar y leer.

Ocaso

Japón es el país del sol naciente,… pero aquí en Margate, en la costa del Canal de la Mancha en Inglaterra, lo que vemos es el resplandor del sol poniente.

[Fotografía] Zeiss Ikon Ikonta b (521/16)

Fotografía personal

En el diario de viaje de mi reciente viaje a Londres, cuento con más detalle cómo sucedieron las cosas. Así que os remito a esa entrada para conocer algo más. Pero lo cierto es que una nueva cámara ha engrosado mi arsenal, esta vez en el capítulo de trastos de antaño. Me costó poco dinero. Unos 40 euros. Con funda incluida. No es una cámara de alto nivel. Probablemente, entre las folding de formato medio de Zeiss Ikon, con su objetivo de tres elementos Novar-Anastigmat 75mm f/4,5, para fotogramas cuadrados de 6 x 6 cm, la Ikonta b (521/16), estaba en la base de la gama de cámaras de la marca alemana. En fabricación entre finales de los años 30 y principios de los 50, es sencilla de manejar, y muy portable a pesar de ser de formato medio. Los inconvenientes,… hay que enfocar por estimación, y por supuesto, dada la época, tampoco lleva fotómetro. O llevas un fotómetro de mano, o utilizas los viejos trucos de Kodak. Ya se sabe,… a pleno sol f/16 de diafragma y la inversa de la sensibilidad de la película como velocidad de obturación. Si el sol está ligeramenta velado por las nubes, f/11. Si hay un nublado poco intenso, f/8. Si está simplemente nublado, f/5,6,… Etcétera.

Espero publicar por aquí alguna foto tomada con ella. En Londres tiré un par de rollos con ella. Pero digo bien “tiré”, porque hasta que no he llegado a Zaragoza, no he aprendido los trucos de la cámara, y es posible que no salgan correctamente enfocadas las fotos. Pena.

Cameras Inside

El puesto no estaba en la calle, sino en uno de los intrincados “pasajes comerciales” que hay en Portobello Road. Pero estaba indicado en la calle.

Cámaras variadas y provectas

Una vez dentro, la variedad de aparatos desconcierta. Todos parecen iguales, todos parecen distintos. Hay que conversar con el señor del puesto, un griego, para irte centrando.

Zeiss Ikon Ikonta b (521/16)

Y finalmente, uno sale de Portobello Road con un chisme colgado del cuello. Pudimos comprar allí mismo, en una tienda cercana, un par de carretes de 120. Veremos como salen.

[Viajes] De regreso de Londres, comienzo a escribir el diario de viaje

Viajes

Como viene siendo habitual en mis últimos viajes, si bien durante el mismo voy dando noticias de como transcurren, a la vuelta elaboro un diario de viaje más detallado y con fotografías de mayor calidad que las que se pueden tomar con el teléfono móvil. Iré escribiendo las entradas del diario conforme vaya revelando las fotografías del viaje.

Si queréis haceros una idea de como ha ido, podéis consultar las entradas del Cuaderno de ruta.

Si queréis ir viendo como se va desarrollando el diario definitivo: Unos días en Londres, octubre de 2012.

De momento os dejo con algunas fotografías del viaje.

South Kensington

Estación de metro de South Kensington.

Westminster Bridge

Atardecer en el puente de Westminster.

Támesis (Thames)

El Támesis a su paso por el puente de Blackfriars.

[Viajes] Inaugurando una exposición en la Tate Modern

Viajes

Una última mañana para dedicar a Londres. Después de un desayuno conjunto, despedidas de quienes volvían a Madrid, de donde salimos. Pero yo vuelvo por la tarde a Zaragoza.

He decidido pasar la mañana en la Tate Modern. Hoy a las 10 horas se abría al público y hasta enero, una retrospectiva conjunta de los fotógrafos William Klein y Daido Moriyama. Dos fotógrafos con interesantes semejanzas, pero con personalidades propias muy diferenciadas. Bien. Como para volver varias veces a verla. Lo que no podrá ser.

Por el camino de ida y el de vuelta una caminata para recordar lugares por donde no habíamos pasado estos días. Sin entrar en nada. St Paul, Temple Church, …

En fin, se acabó. A ver cuando toca.

20121010-195820.jpg

20121010-195832.jpg

20121010-195842.jpg

20121010-195851.jpg

20121010-195901.jpg

[Viajes] Haciendo un poco el guiri por Londres

Viajes

Después de comer hemos seguido dando una vueltecita por el East End, viendo lo mono que está el barrio, y entrando en alguna tienda. Había una Lomography Shop, pero nos hemos quedado con esto hipsters snobs enseñándoles la Zeiss Ikon que es mucho más auténtica.

La idea para esta tarde era que si hacia bueno nos íbamos a algún sitio mono y con verde. Por las fotos bonitas. Pero ha saludo nublado toda la tarde con una luz de m..rda. Así que nos hemos limitado a ir como los guiris habituales a hacer fotos años monumentos más conocidos y concurridos. También a los Burgueses de Calais, escultura de Rodin que me gusta mucho, al lado del parlamento, pero donde nunca hay casi nadie. Si hay sol, en la pradera de al lado.

Y luego hemos incordiado a las ardillas en St James’s Park, y cuando se ha ido yendo la luz nos hemos venido al mismo pub de ayer, que tienen cerveza muy rica fresquita, y wifi. Luego a cenar y mañana último día y regreso. Cada uno por su lado. A mi es al que me queda más horas en Londres que mi avión sale por la tarde.

20121009-191529.jpg

20121009-191551.jpg

20121009-191629.jpg

20121009-191713.jpg

20121009-191731.jpg

20121009-191752.jpg

20121009-191810.jpg

[Viajes] Fotografía en Barbican y mercadillos en el East End

Viajes

Reunidos a la once en Barbican Centre, hemos visitado el lugar y una exposición buenísima de fotografía documental de los años 60 y 70. Más adelante ya hablaré de ello. A la salida un follón enorme porque había una ceremonia de graduación de algún College londinense. Parecían los alumnos de Hogwarts con sus túnicas y becas verdes.

Tras pasar por el Museo de Londres que no nos ha interesado y que además peca de lomográfico, nos hemos acercado a los mercadillos de Pettycoat Lane y Spitalfields donde estamos comiendo algo.

20121009-135556.jpg

20121009-135635.jpg

20121009-135707.jpg

20121009-135739.jpg

20121009-135830.jpg

[Viajes] Una librería en Marylebone

Viajes

Necesidades sobrevenidas nos han hecho separarnos hoy también un rato y hemos readaptado el programa. A primera hora, después de desayunar me he ido por mi cuenta a una librería que ayer no tuvimos tiempo en Marylebone High Street. Una monada especializada en viajes y en los que muchos libros de ficción están ordenados por regiones geográficas en lugar de por autor, editorial, o tonterías similares.

Y además he estado un ratito en los andenes 5 y 6 de Baker Street, los más antiguos del metro de Londres.

20121009-134705.jpg

20121009-134725.jpg

20121009-134744.jpg