[Fotografía] Recomendaciones semanales; realmente, un poco de todo, con alguna curiosidad

Fotografía

En esta mañana de domingo en la que la pereza me invade, me encuentro además con que por motivos que desconozco mi conexión doméstica a internet va como el culo. Así que me está costando revisar los marcadores sobre fotografía de la semana un dolor. Si a eso sumas que ayer estuvimos de quedada fotográfica con Fotógraf@s en Zaragoza (Flickr), y que hice un par de rollos de blanco y negro en formato medio que he estado revelando esta mañana, pues tengo una sensación de caos absoluta. Pero bueno, intentaré escribir mi entrada dominical sobre fotografía, y acompañarla con algunos paisaje de ayer. No de los carretes en blanco y negro, que aún me llevarán un rato secarlos, escanearlos y esas cosas, pero bueno, con alguna de las cámaras que os mostraba en la noche del viernes.

En los primeros tiempos de la fotografía, era un producto caro para las clases menos pudientes de la sociedad. Muy caro. Uno no tenía dinero para gastárselo alegremente en hacerse un retrato, de sí mismo o de la familia. Por ello se reservaba para momentos especiales. O para el último momento, cuando ya no era posible esperar más. Y ese momento era el de la muerte. Y una especialidad de retrato muy extendida era la de los familiares que se retrataban con el finado reciente, antes de proceder a su sepultura. Macabro. Pero una consecuencia de la sociedad que les tocó vivir. Steve Huff nos recuerda esta práctica de la fotografía “post mortem”, aunque a él le resulta más extraña.

Desde hace unas semanas se están viendo mucho por la red de redes las fotografías en color de Robert Capa. Como no todo el mundo publica las mismas muestras, indico un par de entradas más sobre el tema para quien esté interesado en la cuestión. A mí me gustan mucho estas estupendas imágenes, que supongo fueron tomas en las primeras versiones de la mítica Kodachrome. Y podemos verla en eltumblr de Photojojo,y en Lightbox de Time.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Uiggg… en esta olvidé ajustar la cámara a la focal gran angular y hay un colorcillo raro en la parte izquierda del fotograma. Menos mal que en blanco y negro funciona incluso mejor.

Estas fotografías de Capa justamente se alejan de muchas de sus más dramáticas fotografías en blanco y negro realizadas durante los distintos conflictos bélicos en los que estuvo presente hasta su muerte en Indochina. Pero desgraciadamente, no fue el único que consiguió fotos de las que son consideradas iconos del siglo XX en tiempos de conflicto. Y una de las series más notables fue la que tomó la fotógrafa Cathy LeRoy, una joven fotógrafa francesa de sólo 21 años en 1966 cuando se dirigió a Vietnam. Pero a pesar de los problemas que se encontró, consiguió fotografías notables, y las más célebres las de la batalla de la colina 881, como nos cuentan en Iconic Photos.

Últimamente oímos hablar mucho de “drones”, aparatos voladores no tripulados, que se han desarrollado fuertemente como material bélico, como tantos inventos humanos, pero que poco a poco encuentran su utilidad en la vida civil. Como la fotografía desde las alturas. Pero lo de fotografiar a vista de pájaro es una ambición de hace muchos tiempos. Y una forma de hacerlo era sujetando las cámaras fotográficas a cometas o globos aerostáticos cautivos. En The Picture Show de NPR nos muestran las panorámicas de George R. Lawrence tomadas a principios del siglo XX.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Salinas.

En algún lugar del mundo anglosajón han decidido que la palabra inglesa del año 2013 es “selfie”, un acortamiento familiar de “selfportrait”, autorretrato. Los teléfonos móviles y los múltiples servicios para compartir fotografías en internet han hecho que la práctica de autorretratarse esté hasta en la sopa. Pero realmente no es algo nuevo. Y si no contemplemos la colección de autorretratos de conocidos fotógrafos con sus instrumentos de trabajo que nos ofrece Riya Bella Vintage. Si tengo que elegir me encanta el de Ilse Bing, el de Ed van der Elsken o el de una jovencísima Sally Mann. Pero todos superan ampliamente, el promedio de lo que se ve por ahí en la actualidad.

Estamos en una época entre la convergencia entre la imagen fija y la imagen móvil, entre la fotografía tradicional y el vídeo o el cine, empieza a ser muy acusada. Con cámaras fotográficas capaces de filmar vídeo con una estética muy cinematográfica y con gran calidad, los artistas que confluyen a puntos a caballo entre los dos artes son diversos. En The Phoblographer nos proponen los vídeos realizados a altísima velocidad por Adam Magyar, desde trenes de las redes de metro de distintas ciudades del mundo cuando entran en estaciones subterráneas de este popular medio de transporte público. Personas casi congeladas en un instante debido a pasar a la tradicional velocidad de 24 o 30 imágenes por segundo secuencias filmadas a más de 1000 imágenes por segundo. Nos comentan en el vídeo dedicado a la estación de Alexanderplatz de la línea U2 de Berlín, que las tres secuencias de 12 segundos recogidas están dispuestas para ser reproducidas a lo largo de 8 minutos.

Uno de los blogs dedicados a la fotografía que más me gusta es Proof de National Geographic, que nos acerca un poquito más al quehacer de los fotógrafos que trabajan para el famoso medio. En esta semana me parecieron muy interesantes las fotografías de Carolyn Drake de sus proyectos en Asia Central, desde Iraq hasta ChinaMongolia.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Salinas.

Desde L’Oeil de la Photographie nos llevan también a los más fríos paisajes de la tundra siberiana, lugares singularmente hostiles pero también capaces de mostrar paisajes de increíble belleza al mismo tiempo que muestran la capacidad del ser humano de adaptarse y colonizar los lugares más inhóspitos. Las fotografías son de Evgenia Arbugaeva.

La semana pasada hablaba someramente de las fotografías del fotógrafo chino MuGe (Huang Rong). En esta podemos ver más ejemplos de su obra gracias al artículo que nos traen también en L’Oeil de la Photographie. Especialmente de su serie Going Home. A mí me han parecido muy interesantes.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Ocaso.

Photoshop y los programas de retoque fotográfico se están convirtiendo en villanos habituales en el mundo de las noticias, de la moda, de la fotografía artística,… quizá más que por su uso, por el abuso que algunos ejercen. Pero he aquí que de vez en cuando vemos usos realmente simpáticos e interesante de estas herramientas. Como lo que nos muestran en Lens Culture de la obra de Chino Otsuka. Si antes hablábamos de la moda del autorretrato, qué pasa si usas tus autorretratos para insertarte en las fotografías de tu infancia, y consigues que el efecto sea natural, no forzado. Esto es lo que ha hecho Otsuka. Y realmente, la serie tiene un nosequé, entre encantador y melancólico.

He mencionado en varias ocasiones la importancia que va adquiriendo la fotografía realizada con el teléfono móvil, cámara omnipresente en estos momentos, y que está sustituyendo a los tradicionales aparatos sencillos domésticos que hasta ahora se usaban en todos los hogares. Pero hay quienes piensan que también pueden ser útiles fotográficos interesantes y de buen nivel. Y nada menos que el equipo de Bristish Journal of Photography, la más antigua revista de fotografía del mundo y realmente una publicación excelente, que ahora nos traen FLTR, en formato de revista electrónica de aparición semanal, donde se toman el tema realmente en serie. Espero que la gente la lea, y deje de publicar fotografías chorras y empiece a subir ejemplos como los que nos muestran en la nueva publicación.

Saladas de Sástago-Bujaraloz

Saladas de Sastago / Bujaraloz. Las saladas son humedales en la estepa monegrina. Estas que vemos en las fotografías se encuentran a caballo entre los términos municipales de Sástago y Bujaraloz. Es un lugar que tengo que volver a explorar cámara en ristre. Muy interesante.

[Fotografía] Preparando la bolsa del material fotográfico

Fotografía, Fotografía personal

Una entrada extra en el Cuaderno de Ruta. Un capricho. Acabo de preparar la bolsa para la primera quedada de Fotógraf@s en Zaragoza del año. Mañana. En el Monasterio de Rueda. Y aquí os dejo lo que me voy a llevar. Como curiosidad.

Con fotos claro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una bolsa, la Bowery de Ona, ligera, resistente, compacta y bonita. Una cámara digital, la ME con tres focales tirando a cortas, el Voigtländer 25/4 (con su estuche y su visor externo), y los Zeiss C-Biogon 35/2,8 y Planar 50/2. Batería de repuesto y un filtro gris neutro que vale para los dos objetivos de Zeiss. Una cámara para película de formato medio, la Zeiss Ikon Ikonta b (521/16). Varios rollos de película Ilford XP2. Y un “lápiz” para limpiar los objetivos si es necesario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todo cabe en la bolsa, que aquí ya está recogida. Os pongo delante la Olympus mju-II, que no me voy a llevar (o a lo mejor sí, en un bolsillo del chaquetón), y que tiene el tamaño de un paquete de tabaco de 20 cigarrillos, para que os hagáis la idea del bulto.

Nota previa a salir:

Pues igual quito alguna cosa,… que amenaza lluvia, aunque ligera.

[Fotos] Noche, color, ambiente

Fotografía, Fotografía personal

En los años anteriores, a estas alturas tendría que estar elaborando una lista con quienes premiaría yo con los óscars si dependiese de mi decisión y partiendo de la lista oficial de candidatos anunciada ayer. Paso. En estos momentos, no tengo nada claras mis preferencias. Incluso algunas de mis preferencias claras están fuera de la lista. Así que me dedicaré a otra cosa. Y como es viernes, me relajaré. Últimamente estoy entrenando mi mirada en la noche. Un equipo sencillo. Una cámara ligera y un objetivo de focal estándar y relativamente luminoso. Un 50 mm f/2. Sin abusar de los ISOs altos. Nada más allá de ISO 1000 ó 1250. Se trata de aprovechar la luz, no la ausencia de ella que parece la moda actual, aunque sea en la noche. Y entrenar la vista. Para cuando sea importante. En viajes, o donde sea.

Durante una temporada, miraremos en la noche.

Nocturna: 15º C... en enero

Si es enero, y a la seis y media de la tarde estamos a 15ºC,… algo raro pasa; pero desde luego, invita a caminar y disfrutar de la tarde.

Nocturna: semáforo

Qué difícil es compensar el equilibrio del color con las iluminaciones artificiales que encontramos en la avenida de San José, a la altura de la Balseta,…

Nocturna: paseo por el Canal

Siempre, la mejor hora de la noche para hacer fotografías, se considera el crepúsculo, cuando cierta claridad está presente todavía en el cielo; contrasta el azul con las nubes del mismo con la relativa oscuridad calidad del paseo del Canal.

Nocturna: Fernando

Noche cerrada ya en la plaza de San Francisco, donde toca revisar revistas y libros; si el monitor no está bien calibrado, se pueden perder los detalles en las sombras del Rey Católico, y que sin embargo están ahí.

Nocturna: quiosco

Dos personas en la foto del quiosco de la plaza de San Francisco. ¿Las veis?

[Televisión] Cosas de series; lo más interesante,… detectives, “verdaderos” y de ficción

Televisión

En pleno mes de enero, muchas novedades y reencuentros. Por un lado, el regreso de la series que hicieron parón por las fiestas navideñas. Poca cosa que destacar por esta banda. Las sofisticadas mujeres de Revenge buscando como reinventarse porque han quemado ya demasiadas tramas,… aunque da igual. Esa es uno de mis “guilty pleasures”, o sea que… En el apartado de cancelaciones… no he necesitado cancelar The Assets,… la cadena televisiva se ha encargado por mí.

Más interesante son los regresos con nuevas temporadas de ArcherGirlsShameless, que prometen, cada una en su línea, pero todas prometen buenos momentos televisivos. También ha vuelto Banshee con su dosis de violencia y sexo, todas absolutamente gratuitas pero que definen de una forma extrañamente o patológicamente adecuada esta serie. Que tiene trampas de guion por todas parte, pero que entretiene.

Regent Street

Sí, fotográficamente, hoy volvemos a Londres. A pasear por Regent Street.

He revisado unas cuantas novedades. Tengo curiosidad de dónde va a ir a parar The Spoils of Babylon, extraña serie sobre una película autodirigida y autoproducida por un estrafalario escritor que parece homenajear en tono de humor sarcástico a ciertos melodramas de los años cincuenta. Todavía no sé si la amo o la odio. Eché un vistazo a Helix, propuesta de ciencia ficción con epidemiólogos como aguerridos héroes en el Ártico y misteriosos virus. No pude ni terminar el largo primer episodio. Curiosamente, he visto un par de comentarios positivos por ahí. A mí me pareció una memez. Y bien mala parece Bitten, con protagonista rubia y buenorra haciendo de mujer-loba. Pero tiene una pinta de poder convertirse en un “guilty pleasure” que no veas. Ya veremos. Porque es mala.

La novedad más interesante viene de la mano de True Detective, serie que viene con un esquema distinto a lo habitual, aunque ya usado por otras producciones. Cada temporada se podrá considerar una historia en sí misma autolimitada, en este caso alrededor de un drama policial, con protagonistas y casos distintos. La primera temporada, con la dirección del interesante Cary Fukunaga, nos presenta a dos detectives de la policía estatal de Luisiana encarnados por Matthew McConaughey y Woody Harrelson, que trabajan como compañeros aunque presentan caracteres y modos de vista muy distintos. Se han de enfrentar a lo que parece un asesino en serie, con asesinatos rituales. Tiene una pinta estupenda.

Picadilly Circus

O a pasear con los turistas y en medio del intenso tráfico en Picadilly Circus.

Y ha terminado la corta temporada de Sherlock. Que escasos resultan los tres telefilmes de hora y media de duración que forman cada una de las temporadas de esta reinvención moderna del detective londinense universal. Hay una serie de cuestiones que han marcado la nueva temporada:

El humor, la combinación entre el misterio policial y la comedia inteligente, muy inteligente.

La cada vez mejor compenetración de los dos protagonistas; difícilmente podemos hablar de un único protagonista, Sherlock (Benedict Cumberbatch), ya que Watson (Martin Freeman) es tan imprescindible como el primero para que esto funciones. Y además son dos personajes que evolucionan, que no se estancan, que avanzan y sorprenden sin perder personalidad.

Mary Watson (Amanda Abbington), o A.G.R.A., o lo que sea, un gran hallazgo, una gran aportación al duo protagonista, que ha aportado mucha viveza e interés a todos los capítulos de esta nueva temporada. Un acierto de reparto contundente, y un personaje un muy interesante. Desprende una química excelente con Watson, puede que tenga que ver que ambos intérpretes sean pareja en la vida real, pero también con Sherlock.

Mycroft (Mark Gatiss),… cada vez mejor integrado en las tramas. Es un secundario que aporta su toque. Que siga. Otra curiosidad del reparto… Los padres de SherlockMycroft son los auténticos padres de Cumberbatch.

Los dinámicos y entretenidos guiones de los tres telefilmes, en los que el elemento policíaco ha perdido fuerza, para añadirla a las interacciones y a la personalidad de los personajes. Creo que salimos ganando. Historias modernas, dinámicas, actuales,… qué más puedes esperar.

Pues lo único que queda es esperar con paciencia la cuarta entrega, que ya veremos cuando llega. Aunque siempre nos queda volver a ver de vez en cuando los telefilmes ya emitidos, que siempre vas a encontrar algo nuevo. Seguro.

221b Baker Street

O tal vez queramos contratar al que dicen es el mejor detective de Londres, en un ficticio 221b Baker Street. Es lo que tocaba hoy.

[Libro] The Memoirs of a Survivor

Literatura

Cuando hace un par de meses murió la ganadora del Premio Nobel en 2007, la británica Doris Lessing, me di cuenta que a pesar de la fama y el reconocimiento que recibió en vida no me constaba o no recordaba haber leído nada suyo. En ese momento me metí a mirar qué había disponible en libros electrónicos en mi tienda habitual y me llamó la atención la breve reseña del libro cuyo comentario traigo hoy. Y decidí que podía atreverme con la novela,… eso sí, en inglés. En castellano, no está disponible.

The Memoirs of a Survivor
Doris Lessing
4th Estate, 2013

Publicada por primera vez en 1974, una narradora, una mujer cuyo nombre no conocemos en ningún momento, una mujer que suponemos de mediana edad, aunque sin saber si esto quiere decir que está mas cerca de los cuarenta o de los sesenta, nos cuenta su historia en una sociedad en descomposición. Por motivos que tampoco podemos conocer, la civilización está en descomposición en todo el mundo. Se han cortado la mayor parte de las comunicaciones. Escasean los suministros de todo tipo de cosas. La gente abandona las ciudades y se dirige hacia el medio rural. Se supone que hay un gobierno y una autoridad en algún sitio, pero parece indiferente o inoperante ante los problemas de la gente. Los transportes públicos son irregulares. El suministro de agua y electricidad no siempre se puede asegurar, y poco a poco desaparece de algunos vecindarios. Y la narradora, de forma pasiva lo contempla todo desde la ventana de su apartamento, en una ciudad británica no identificada. Hasta que un día un extraño llega y le deja una chica, Emily, a caballo entre la niñez y la adolescencia, a la que acompaña una extraña mascota, Hugo, que lo mismo puede ser un gato con apariencia perruna que al contrario. A partir de ahí, Emily será la protagonista de las preocupaciones de la mujer, a pesar de la poca ascendencia que tiene sobre ella. Y presenciará cómo va transformándose, precozmente, y al mismo tiempo que la sociedad sigue descomponiéndose, aparecen nuevas formas de organización social, o nuevos peligros. Lo cual se mezclará con unas visiones que la mujer tiene en una de las paredes de su casa de lo que parece ser el pasado de Emily, un pasado con aspectos muy oscuros.

DLR y Canary Wharf

Imaginemos. Pongámonos a imaginar. Que los transportes públicos como DLR (ferrocarril ligero de los muelles, Docks Light Railway) y los grandes rascacielos como los de Canary Wharf, pierden su sentido, son insostenibles, e inútiles.

En varios lugares he visto descrito esta novela como perteneciente al género distópico. No me lo parece a mí. Una distopía implica una sociedad de apariencia ideal, “utópica”, pero profundamente nociva para el individuo y sus libertades. Aquí no tenemos eso. Aquí tenemos una desintegración de la sociedad civilizada. Hace un tiempo leí un libro que hablaba de que esta sociedad podría encaminarse hacia “una nueva edad media”. Utilizando el término “edad media” como un derrumbe de una civilización, similar a otros que ha habido previamente en la historia universal. Conocemos del declive de Micenas y otras culturas del Mediterráneo oriental como el Imperio Hitita en torno al año 1200 antes de nuestra era. El mito de Troya puede estar detrás de ese declive. Y de entonces datan las llamadas invasiones de los Pueblos del Mar. De hecho, la Grecia clásica helénica no es descendiente directa de la Grecia micénica. Conocemos el hundimiento del Imperio Maya, poco antes de la llegada de los invasores europeos. Y sobretodo, conocemos el hecho que dio lugar a la expresión “edad media”; el derrumbe del Imperio Romano de Occidente, que transformó la Europa Occidental de una cultura de ciudades, comercio, obras de ingeniería, comunicaciones y complejas instituciones políticas y sociales, en la Europa germánica, rural, feudal, con limitadas comunicaciones en las medias distancias, agraria, sufridora de epidemias, muchas veces asociadas a la pérdida del conocimiento en ingeniería civil, con una mortalidad más elevada en la población y un retroceso demográfico.

Camdem Markets

Que los mercadillos como los de Camdem no son una atracción turística sino una necesidad para el trueque y la supervivencia.

Eso es lo que nos está mostrando Lessing aquí. La descomposición de una sociedad compleja política y socialmente, un derrumbe de las comunicaciones. Un retorno a la economía de trueque. Una desaparición de las tecnologías. Y una vuelta a una sociedad más elemental. Más tribal. Más violenta. Donde la principal preocupación es la subsistencia. El derrumbe de las comunicaciones es tan total, que apenas se sabe lo que sucede, o más bien se intuye, lo que pasa en otros barrios, en otros vecindarios. Llegan algunas noticias del “este”. Ninguna de los que se desplaza en agrupaciones “neotribales” hacia el “norte” o el “oeste”. Y en medio de este panorama, la mirada enfocada en esa joven adolescente que ha de madurar como persona y como mujer, en los sentimientos y en la muy necesaria inteligencia práctica, en un tiempo récord. Porque las normas han cambiado.

Mientras leía la novela, me preguntaba constantemente qué significan las visiones en la pared. ¿Estamos en el terreno de la fantasía? ¿Es una argucia argumental para contarnos unos antecedentes? ¿Es una defensa de la personalidad en la narradora ante los miedos que surgen en un entorno progresivamente más duro o más hostil? Y la escena final… ¿forma parte de la fantasía? ¿es una metáfora? ¿un “happy end” o un “falso happy end” que esconde un drama o una tragedia final?

British Museum

Que los edificios más emblemáticos de nuestra sociedad acaban en la ruina y no son dignos más que para la curiosidad de civilizaciones futuras, como el Partenon para los visitantes del British Museum.

No ha sido una lectura fácil. Me costó cogerle el tranquillo. Más leyendo en un idioma que no es el mío, y en el que me defiendo, pero que no domino lo suficiente como para leer un texto con tantas implicaciones como si fuese mi lengua materna. Pero en un momento dado, me encontré sumergido en una lectura apasionante, con un final que me desconcertó. Que sólo me satisface como metáfora de un final no especialmente feliz, por decirlo de una forma suave. Pero que no parece coincidir con el análisis que hacen otros, muchos de ellos mucho más sabios que yo. En cualquier caso, me ha parecido una lectura muy interesante, que me ha hecho pensar mucho, y que 40 años después de su publicación por primera vez me parece más actual que nunca. Porque realmente, una evolución hacia una “nueva edad media”, una desintegración del sistema social actual, es un futuro posible. No sé si más o menos probable, pero sí posible. Alteraciones climáticas, derrumbes de sistemas económicos, conflictos bélicos, excesiva dependencia tecnológica de materias primas sobreexplotadas y no renovables,… No hace inventarse un meteorito, para prever un cambio social de esta magnitud.

Cementerio en Ilfracombe, Devon

Y que la única esperanza está en abandonar las ciudades, volviendo al campo, tal vez junto al mar como en Ilfracombe, Devon, pero que ni aun así la supervivencia es fácil,… De esto va la sociedad que nos muestra Lessing.

Exposición en la Lonja – Paisajes: naturaleza y artificio, de la Colección DKV

Fotografía

Esta entrada fue escrita para su aparición en el blog de Fotógraf@s en Zaragoza, cuya visita habitual os recomiendo vivamente, y donde apareció publicada el pasado día 10 de enero. Reproduzco a continuación su contenido.

En estos momentos, no hay empresa importante que quiera adquirir una marchamo de calidad, bien sea en el subsconsciente colectivo de la sociedad, bien sea a través de la consiguiente batería de certificaciones (ISO, EFQM, etcétera), que no incluya en su plan estratégico el correspondiente apartado sobre responsabilidad social corporativa (enlace a Wikipedia en español). Es decir, lo que nos plantean es que, como empresa, además de ser buenos, eficaces y eficientes, se preocupan por todos nosotros la sociedad que les rodea. Quieren aumentar, de algún modo, el bienestar global de la sociedad que les rodea.

LJ Dkv

Un tarde lluviosa y fría no nos desanimó para acercarnos hasta el palacio de la Lonja de Zaragoza.

LJ Dkv

Paisajes: Naturaleza y artificio – Fotografías de la Colección DKV; ese es el título oficial de la exposición.

Una de las formas habituales de ejercer la responsabilidad social corporativa es el mecenazgo sobre las artes. Especialmente el apoyo a los artistas emergentes, a los que ofrecen sus salas de exposiciones, la financiación de publicaciones sobre su obra o, directamente, comprando la obra de estos artistas, formando colecciones de arte contemporáneo que luego se ponen a disposición del público bien como decoración de prestigio de sus edificios e instalaciones más emblemáticas, bien cediendo obra a exposiciones individuales o colectivas de estos artistas, bien organizando exposiciones de conjuntos más o menos coherentes de parte de estas colecciones. Y este último es el caso que nos ocupa hoy, ya que desde el pasado 13 de diciembre y hasta el próximo 23 de febrero de 2014, en la Lonja de Zaragoza se encuentra expuesta una selección de fotografías de la Colección DKV Arte y Salud, pensada inicialmente como una muestra de pintura y fotografía para el Hospital de Denia, pero que ha acabado convirtiéndose en una interesante colección de arte contemporáneo. Podéis descargaros el folleto de la exposición (PDF), donde encontraréis una somera descripción de lo que he relatado, y los datos de acceso a la misma.

LJ Dkv

En la Lonja lo de las fotos en las exposiciones no está bien visto, pero me arriesgué con el móvil para ilustrar un poquito el tipo de fotos; como esta de los premiados Bleda y Rosa.

LJ Dkv

Son muchos los aficionados a la fotografía que han tirado de los libros de Mellado para iniciarse en las técnicas digitales; y algún ejemplo de su obra encontramos en la colección.

A la hora de seleccionar las obras de esta exposición de fotografías, se ha buscado una cierta coherencia temática. Y en gran medida también, después de recorrerla, estilística. Se trata de obras que en su mayoría tratan el tema del paisaje alterado por el hombre. Frente a los tradicionales paisajes puros, que tratan de poner de manifiesto la belleza o la grandiosidad del medio natural, distintas corrientes en la segunda mitad del siglo XX empiezan a preocuparse sobre el impacto que la acción del hombre tiene sobre el medio y el paisaje, o incluso incluyen en el concepto de paisaje los entornos urbanos y suburbanos, en los que el ser humano desarrolla más frecuentemente su actividad. De las diversas corrientes que han tratado el tema, una de las más notables, por lo menos la que más me ha llamado la atención a mí, es la llamada New Tophographics (enlace a Wikipedia en inglés). Esta denominación procede de una exposición colectiva de fotógrafos norteamericanos que se celebró en 1975 en la George Eastman House de Rochester, estado de Nueva York. También la llamada escuela de Duseldorf, con Bernd y Hilla Becher (enlace a Wikipedia en español) al frente han sido encuadrados dentro de este interés por el paisaje alterado por el hombre. Yo prefiero la corriente norteamericana a la alemana, sinceramente, aunque una fotografía del alemán Andreas Gursky (enlace a Wikipedia en español), que podríamos incluir en este tema, alcanzó recientemente un record mundial e histórico en lo que se llegó a pagar por ella en una subasta.

LJ Dkv

La exposición considera el concepto de paisaje desde un punto de vista amplio, y lo que parece una pluviselva tropical no es otra cosa que el jardín interior de la estación de Madrid-Puerta de Atocha. La fotografía está firmada por Jorge Yeregui.

LJ Dkv

Entre semana y en un día de lluvia y frío, pocos visitantes. Pero algunos se paraban a ver la serie de Raúl Hevia “Lost Year’s Words”.

En la exposición de la Lonja, de la que ahora os informamos, encontramos preferentemente obra en color de gran formato, son frecuentes las copias con más de un metro de longitud en cualquiera de sus dos dimensiones, técnicamente muy cuidadas, muy precisas en las que vemos lo que ya hemos comentado. Cómo el ser humano impacta de diversas formas y en diversos medios con el paisaje natural o simplemente el que nos rodea. Esta exposición colectiva tiene una nómina de fotógrafos muy amplia, demasiado para reproducirla aquí, aunque hay algunos nombres conocidos. Encontramos una interesante fotografía de Castro Prieto (página profesional del artista), tomada con unos niños en los restos de un avión abandonada en la pampa. O un paisaje de José María Mellado (página profesional del artista), a quien muchos conocéis por la popularidad de sus libros que presuntamente nos ayudan a conseguir fotografías digitales “excelentes” o de alta calidad. O la fotografía de un templo de la antigüedad caldea de Bleda y Rosa (página profesional de los artistas), fotógrafos que hace unos años recibieron el Premio Nacional de Fotografía, no sin que se levantara cierta polémica entre los medios especializados. Incluso encontramos, saliéndonos de la tonica general de la mayor parte de las obras de la exposición, un paisaje urbano de las ruinas de Sarajevo, consecuencia de las guerras balcánicas, en riguroso blanco y negro, firmado por nuestro apreciado Gervasio Sánchez (blog de opinión del fotógrafo). Pero hay muchos más que podréis descubrir, paseando con libertad entre las numerosas obras allí expuestas y que probablemente os interesan más u os digan más que las de los nombres ya consagrados. Por lo menos a mí me paso.

Quedáis todos pues invitados a visitar esta exposición que sin duda os va a interesar, y que os recuerdo que tenéis abierta hasta el 23 de febrero. Ya nos contaréis en vuestros comentarios lo que os parece.

[Cine] August: Osage County (2013)

Cine

August: Osage County (2013), 11 de enero de 2014.

Esta película fue vista en versión original subtitulada en castellano; por ello, conservo su título original en inglés. En la cartelera española es posible encontrarla con el título en español escuetamente traducido como Agosto.

Hace unas semanas vimos el avance de esta película en el cine. No nos llamó para nada la atención. Especialmente por la presencia en el reparto de Julia Roberts, actriz que nunca me ha convencido mucho, salvo alguna que otra honrosa excepción, y cuyos paso por el departamento de “chapa y pintura” tampoco le han hecho mucho bien. No sé por qué, pero aquel avance no era fiel en absoluto a la película que nos hemos encontrado. De hecho, esta película no figuraba entre nuestras prioridades. Pero en los últimos días, conforme se acerca el momento de hacer públicas las candidaturas a los óscars, se había comentado bastante sobre el buen trabajo del reparto de este filme. Y además, en este fin de semana, tampoco le ha tocado competir con otros estrenos especialmente atractivos.  Así que al final decidimos acercarnos en una sesión tempranera a ver esta película de John Wells. ¿Quién nos iba a decir que nos iba a sorprender tan gratamente? Os lo cuento.

Nos encontramos, como indica el título en un caluroso mes de agosto, en el condado de OsageOklahoma, en las Grandes Llanuras de Norteamerica. En casa de los Weston vive el matrimonio, muchos años juntos ya. El, Beverly (Sam Shepard), un poeta de cierto éxito, alcohólico. Ella, Violet (Meryl Streep), una matriarca de fuerte carácter, sufre un cáncer en la boca, avanzado, y es una adicta consumidora de fármacos y drogas. Tras trae a casa a Johnna (Misty Upham), una nativa de una reserva cercana, como ayuda en la casa, Beverly sale a navegar con su barca y ya no volverá. Aparecerá ahogado. Con motivo del funeral se reunirá toda la familia. Por supuesto, las tres hijas del matrimonio. La mayor, Barbara (Julia Roberts), casada con Bill (Ewan McGregor), y con una hija de catorce años que les trae de cabeza por haberla encontrado formado hierba en alguna ocasión. La mediana, Ivy (Julianne Nicholson), una discreta mujer, soltera/solterona, la única que vive en la proximidad de sus padres. La pequeña, Karen (Juliette Lewis), viene de Florida, donde vive en una aparente estado de falsa juventud perpetua y superficialidad, con su último novio, su “prometido”, el vividor Steve (Dermot Mulroney). Y también la familia de la hermana de VioletMattie Fae (Margo Martindale), con su marido Charlie (Chris Cooper) y su apocado hijo, Little Charles (Benedict Cumberbatch). El funeral y la comida posterior será el catalizador para que salgan a la luz todas las disfuncionalidades y miserias familiares.

Llanos en Retascón

Como por aquí cerca no tenemos unas “grandes llanuras” tan grandes como en los US de América, nos conformaremos con los llanos de Retascón, que a la caída de la tarde no están mal.

Adaptación de una obra teatral del mismo título de Tracy Letts, que alcanzó un gran éxito tanto en Broadway como en Londres, como en adaptaciones a otros idiomas en diversas partes del mundo, nos encontramos con un tipo de película que a mí siempre me ha gustado mucho. Recuerda mucho a las adaptaciones de las obras de Tennessee Williams, en las que los papeles femeninos, frecuentemente con desequilibrios mentales de diverso tipo, las drogas, el alcohol, en ambientes muy agobiantes, con el calor como coprotagonista en muchas ocasiones, son una constante. Quién no recerda La gata…Un tranvía…De repente…, Dulce pájaro… Muchos de los elementos de estas obras se encuentran en esta nueva adaptación de una obra de teatro. Obras que tienen mucho que ver con la ruptura de cadenas, o de vendas en los ojos, que descubren las miserias de la especie humana, y dan una oportunidad de redención a sus protagonistas. Unas veces aprovechadas, otras no.

Wells consigue desde mi modesto punto de vista ponerse a la altura de sus ilustres antecesores. Nos proporciona la introducción adecuada, y luego, sin prisa pero sin pausa nos va desarrollando con habilidad el espléndido material dramático de origen, de modo que nos dejan sentados y atados a la butaca, casi sin respirar hasta el final de la película. Un final en el que sabemos que las cartas están encima de la mesa, en el que ya nadie puede autoengañarse sobre lo qué es su vida o hacia donde se dirige o hacia donde no, aunque nos quede la duda sobre quienes o en qué circunstancias podrán o sabrán salir de sus agujeros personales.

Ocaso

Especialmente si pillas un bonito atardecer de verano con los campos de cereales recién segados.

Para que una obra de este tipo funcione, es absolutamente imprescindible un elenco de nivel, y a ser posible en estado de gracia interpretativa. Y esto es lo que tenemos aquí. Más allá del histrionismo que quizá se pueda achacar en algunos momentos a Streep, de cuya calidad nadie puede dudar, el peso fuerte de la historia recae sobre una Roberts, curiosamente considerada como actriz de reparto y no protagonista en las cosas de los premios, que olvidada su condición de “novia de América“, para la que ya no tiene ni edad ni físico, se pone el mono de trabajo, madura, y nos muestra de todo lo que es capaz, que no es poco. Lo considero prácticamente una reconciliación con una actriz que ya he dicho pocas veces me ha convencido. Pero es que la cosa no queda así. Es notorio que la veterana Martindale es una actriz de fuerte carácter, tremendamente eficaz, y lo vuelve a demostrar haciendo un papelón con su personaje secundario pero fundamental. Y me maravilla la contenida pero fenomenal interpretación de Jualianne Nicholson, una actriz poco considerada hasta hace poco, pero que en poco tiempo le he visto en trabajos muy interesantes. El resto, con papeles menos vistosos y destacados, están todos muy eficaces, mostrando la tremenda profesionalidad y el gran acierto a la hora de montar este reparto.

Parece ser que esta es una película que puede tener candidaturas en distintos eventos de la temporada de premios, pero que no parte como favorita en casi ninguna categoría ni convocatoria. Aunque claro… que Meryl Streep haya sido candidata a los Globos de Oros en la categoría de mejor actriz en película ¡¡¡COMEDIA O MUSICAL!!!,… pues da la idea de lo atinados que son los que montan los premios estos, o la atención que ponen a la hora de ver las películas. En cualquier caso, me llama la atención el relativo ninguneo, porque de lo que he visto ha sido de lo mejor. Y en algunos aspectos, sobre todos los interpretativos, lo mejor. Considero que es una película imprescindible, sobre la que no entiendo muy bien por qué está pasando desapercibida con respecto a otras producciones, ciertamente notables y más vistosas, pero no necesariamente de tanta calidad. A mi me ha impresionado mucho. Y lo que es más. Con el paso del tiempo, el recuerdo y la reflexión, las buenas sensaciones aumentan. Hay que verla.

Valoración

  • Dirección: **** Muy buen trabajo de Wells, aunque con la ventaja de manejar un material teatral de primera clase.
  • Interpretación: ***** Como conjunto, lo mejor que he visto en los últimos tiempos. No sólo sus protagonistas.
  • Valoración subjetiva: *****  Con ganas de verla otra vez; es de la que estás convencido que en segundas visualizaciones recuperas detalles que se te habían perdido.
Luna llena

Y si mientras el sol se pone, una hermosa luna llena aparece por el lado opuesto.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; clásicos, modernos, contemporáneos,…

Fotografía

En las artes, es frecuente dividir los creadores según los periodos históricos que les tocó vivir, y de los que con frecuencia derivó su estilo creador, con afortunadas excepciones que impulsaron las artes. Son los adelantados. En fotografía, todo es más complejo. Porque en algo más de siglo y medio hay que comprimir muchas épocas históricas, y es difícil saber dónde poner limites a unas y otras. De todos modos, hoy agruparé mis recomendaciones según algunas de estas categorías. Aunque de forma no académica y excesivamente arbitraria. Advierto.

Norma

Noche, niebla, y una cámara de fotos eficaz y discreta, ¡qué más se puede querer!

Entre los clásicos,…

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos hablan de la interesante Dora Kallmus (también conocida como Madame D’Ora), una fotógrafa nacida en 1881 y que atravesó muchas de las épocas que progresivamente marcaron el carácter propio de la fotografía como disciplina artística. Conviene seguir los enlaces al final de la página que nos la recomiendan.

Ya he comentado alguna vez la ironía de lo mucho que asocian el nombre de Robert Capa con el de Leica. Y es cierto que al principio de su carrera el fotógrafo de origen húngaro usó estas cámaras. Pero la mayor parte de la misma tiró más de la competidora alemana de aquella época, las Contax de Carl Zeiss. En Japan Camera Hunter nos hablan de las que usó en  Omaha Beach durante el desembarco de Normandía, y algunas otras de las cuestiones técnicas y emocionales que rodearon aquel acontecimiento.

Difícil es la disciplina del desnudo siendo como es una de las más difundidas, especialmente por la red de redes, vaya usted a saber por qué. Pero Rafael Roa nos trae una fotógrafa que podemos considerar una de las grandes en el desnudo femenino, con una cuidada estética, una no menos cuidada técnica y mucha elegancia. Se trata de Ruth Bernhard.

Cultura nocturna en la Seo

Si en la fotografía anterior aprovechaba los carteles pegados en las calles de la ciudad, aquí vemos los grupos de turistas o personas deseosas de cultura, que desafían la noche y el frío para conocer mejor la ciudad.

En tiempos más modernos, a caballo entre los clásicos y los contemporáneos,…

Es difícil no ser escéptico, incluso un poco cínico, en lo que se refiere a las relaciones de pareja si uno observa el mundo que le rodea. Pero existen fotógrafos, destacados algunos de ellos, que parecen dispuestos a romper este escepticismo y este cinismo con sus cámaras poniendo como objeto principal de sus miradas a sus parejas o cónyuges. En la revista Chicago nos hablan de Art Shay que durante 70 años tomó miles de fotografías de todo tipo de personas, muchas muy importantes, para todo tipo de publicaciones. Pero destacan entre ellas la impresionante colección de fotografías que a lo largo de 70 años de convivencia tomó de su esposa Florence. Fotografías que demuestran tres cosas: lo buen fotógrafo que fue desde muy joven, la vivacidad de Florence y que, evidentemente, la quería.

En algún caso he hablado de Bill Cunnigham, fotógrafo de moda que recorre las calles de Nueva York con una Nikon FM2 calzada con una 35 mm y película negativa color Fuji de 400 ISO. Más simple imposible. Dicen que a veces usa una réflex digital también de Nikon, pero de las más baratas. Para qué complicarse la vida. Pues bien, en su momento se dedicó a recrear el ambiente del viejo Manhattan en una curiosa serie de fotografías tomadas entre 1968 y 1976. Nos lo cuentan en Gizmodo.

De los años 70 nos llega también la fotógrafa Carole Jerrems, tal y como lo cuentan en American Suburb X (ASX)car, fotógrafa australiana que como nos dice se dedicó a documentar la contracultura australiana en aquella época. No la conocía, y me ha parecido interesante. Murió muy joven, con 30 años, en 1980. Nunca sabremos lo que podría haber llegado a dar de sí.

Un salto frente a la Lonja

Ciudad sorprendentemente animada a pesar de la humedad que te salpica en la cara, pero que no impide a las familias salir a dar sus paseos.

En tiempos contemporáneos, tenemos algunos porfolios interesantes que nos traen en L’Oeil de la Photographie,…

Los viajes y recorridos de Stéphane Goin por las carreteras y los paisajes de Estados Unidos. Como tema un clásico, pero el colorido y el estilo de Goin me han interesado.

También me parecen interesantes las fotografías y la visión de otro fotógrafo muy viajero, especialmente por el continente asiático. Se trata del joven británico Phillip Reed. Y por ello me ha interesado la entrevista y las fotos que nos muestran.

El crepúsculo y el paisaje urbano, dos motivos que cada vez me atraen más. Y me gusta cómo lo trabaja Lynn Saville para su serie Vacancy.

Por último, creo que merece la pena darse una vuelta por las entradas de los últimos días de Lenscratch dedicadas a la fotografía china. Y por qué no darse una vuelta por los artículos dedicados a los fotógrafos, muy diversos en temas y formas, Yijun (Pixy) Liao, que también actúa como editor que selecciona el resto de los artículos, MugeWenjie YangLi JieZhang JungangYou LiRen Hang. Me resultaría difícil seleccionar alguno por encima de los otros. Quizá el propio Pixy LiaoMuge.

Calle Mendez Núñez

Esta bien esto de comprobar que con aparentemente poco puedes recoger un poquito del tono de la ciudad en su oscuridad invernal.

[CineTren] Una bonita película de animación (y algunas cosas más)

Cine, Trenes

Hoy va una entrada breve. He estado entretenido en “hacer limpieza” en el diseño del Cuaderno de ruta. La columna lateral de la derecha del blog estaba excesivamente abigarrada. Así que la he dejado reducida a lo que me ha parecido esencial. De hecho, estoy estudiando la posibilidad de pasar el Cuaderno de ruta, actualmente en la que llamo su versión 2.5, a una versión 3. Con un diseño más limpio, con más espacio para las fotografías. Pero todavía no tengo claras las cosas. Tengo que hacer pruebas.

Mientras tanto, un anuncio relacionado con mi colección de películas de cine con temática ferroviaria, CineTren. El día de reyes , en uno de los canales de Canal Plus, en Canal Plus Xtra, emitieron una programación especial de largometrajes de animación japoneses, varios de los cuales grabé para ir viéndolos poco a poco. Me gusta el cine de animación, pero pocas veces me sorprende el del mundo occidental. Sin embargo, en los últimos años he ido descubriendo que los japoneses tienen algunas joyas poco conocidas en este género. Y no sólo dentro del afamado Studio Ghibli, donde se han hecho algunas de mis películas favoritas de este género, llenas de elegancia y sensibilidad. Una de las películas que grabé ese día es A 5 centímetros por segundo, un mediometraje de 64 minutos de duración, dirigido por Makoto Shinkai. Una de las tres partes en las que se divide el filme tiene un bonito e interesante ambiente ferroviario. Así que la he añadido a la mencionada colección. Es una película pensada para gente joven y adolescentes, pero con situaciones y planteamientos muy realistas y adultos, en medio de una imaginería muy bella.

Para finalizar, estos días, mientras en otras partes del mundo suceden grandes ciclones o vórtices polares, que dejan grandes nevadas como las que afectan a los protagonistas de la película que recomiendo, en Zaragoza han regresado las aburridas y depresivas nieblas. Os dejo algunas fotos.

Bajo la niebla

_____

Bajo la niebla

_____

Bajo la niebla

_____

Bajo la niebla

_____

[Cine] Inside Llewyn Davis (2013)

Cine

Inside Llewyn Davis (2013), 7 de enero de 2014.

Esta película ha sido vista en su versión original y por ello conservo su título original en inglés. En la cartelera española es posible encontrarla también con sus diálogos doblados al castellano con el título de A propósito de Llewyn Davis, que tiene cierto parecido, pero no me parece lo mismo.

Accidentada visualización la de esta película. Fuimos a verla la tarde del día de reyes, pero por motivos que no vienen al caso tuve que interrumpir la sesión, y volver al día siguiente yo solico para terminarla de ver. Bueno,… la vi entera… claro. Así que la primera mitad de la película la he visto dos veces. No sé si eso influye mucho o poco en mi impresión de la misma, como comentaré más adelante. En cualquier caso, íbamos con verdaderas ganas de ver que nos tenía que ofrecer una de las parejas cinematográficas más interesantes, aunque no siempre regulares, del cine contemporáneo. Me refiero a los hermanos EthanJoel Cohen, que en esta ocasión firman ambos tanto dirección como guion.

Y en esta película vamos a seguir durante una semana las andanzas de Llewyn Davis (Oscar Isaac), un músico norteamericano  en Nueva York que se dedica al folk en 1961. Habiendo formado previamente un dúo con su amigo Mike, aventura musical que terminó de forma trágica, intenta salir adelante en solitario, aunque su primer disco, Inside Llewyn Davis, no se está vendiendo. Tiene problemas de dinero. Tiene que gorronear un lugar para dormir entre sus amigos, bien sean los bohemios cantantes del Greenwich Village, bien los intelectuales acomodados del Upper West SideJean (Carey Mulligan), la mujer de su amigo Jim (Justin Timberlake), también cantantes, le comunica que está embarazada, que quiere deshacerse del niño por si es suyo, de Llewyn, y que apoquine pasta. Su hermana Joy (Jeanine Serralles) le urge a que estabilice su vida, regresando a su trabajo en la marina mercante si es preciso. Y acomete un viaje a Chicago, en compañía de un estraño y toxicómano individuo, Roland Turner (John Goodman), con el fin de buscar una oportunidad con un importante productor musical. Todos estas circunstancias le hacen estar en un punto crucial de su vida que podría condicionar su futuro. Y en medio de todo esto,… hay un gato… o más de uno…

Central Park

Los amigos intelectuales de Llewyn del Upper West Side seguro que salían a pasear por Central Park.

Los hermanos Cohen nos llevan en esta ocasión por los caminos del drama, bordeando incluso la tragedia personal. Es cierto que con momento de humor, humor muy amargo. Estamos ante la encrucijada de un hombre que en su carrera musical ha perdido el norte, que en lo personal está claramente enamorado de la mujer equivocada, por muy encantadora que nos parezca en apariencia Jean, que no lo es, y que tiene que tomar decisiones para las cuales no se siente preparado. Incluso para las que no está preparado. Siendo un buen cantante, incluso buen músico, nadie pone se expectativas en él. Todo ello rodado con maestría, con una excelente fotografía e iluminación, que acompaña al frío invierno en el que sucede todo, y con una banda sonora propia del entorno musical mencionado y escogida con gran acierto.

Quinta Avenida y Washington Square

Mientras que con “las amigas” de Village discute acaloradamente en Washington Square.

Es una película llena de referencias. Porque, en medio del fracaso de Llewyn vemos referencias a otros intérpretes o grupos que supieron alcanzar el éxito. Si no, hay tenemos ese 500 miles cantado al más puro estilo Peter, Paul and Mary, o las constantes referencias directas o indirectas a Bob Dylan que flotan en el ambiente, de quien Llewyn sería como el “alter” ego fracasado.

La interpretación es excelente. El peso descansa en todo momento en el trabajo de Isaac, siendo el resto de intérpretes secundarios que se van a ir cruzando eventualmente con el personaje principal. Pero que todos ellos cumplen con muy buena nota. Nos quedamos con ganas de más de Mulligan, pero también de Serralles, de Timberlake, y también de otros que van saliendo con menos importancia, pero que constituyen un universo muy interesante. Nos hemos preguntado si no daría este universo para una serie de televisión bien planteada.

Estamos ante una película con muchas virtudes. Ya hemos hablado de la excelente factura e interpretación. También es notable es guion de aspecto circular, un flashback que no parece un flashback, y denota el excelente trabajo de los Cohen. Es cierto que para mí la película tiene una primera mitad más fuerte más potente, que te levanta más expectativas, con más matices en su tono entre la comedia y la amargura del drama personal, que una segunda mitad, que no es que esté mal, pero que supone ya un posicionamiento firme en la amargura del personaje. En cualquier caso, no sé si es de las películas que en esta temporada de premios “es mejor”, pero sí que es de las que más me ha llegado, y quizá para mí sea preferida a otras más ambiciosas, al menos aparentemente.

Valoración

  • Dirección: ***** Excelente trabajo de los Cohen, que mejora con la digestión y el recuerdo.
  • Interpretación: **** Interpretaciones directas, nítidas, sinceras, y en algún caso, contundentes..
  • Valoración subjetiva: ****  Con ganas casi de ponerle la quinta estrella; aunque no…
Village Vanguard

Y como a nosotros nos va más el jazz, fuimos al Village Vanguard,… pero vamos, el Gaslight Café de la película estaba a sólo 10 minutos paseando…

[Televisión] Cosas de series; crímenes suecos, altas y baja

Televisión

Poco a poco, tras el parón navideño, van cogiendo marcha las series de televisión. Desde luego, disfrutando a tope de la brevísima temporada de Sherlock, de la que ya hablaré en su conjunto, pronto, como lo más destacado en estos momentos. Pero bueno, ya sabemos qué ha pasado con Emily/Amanda en Revenge, y la verdad es que no mucho más salvo que he decidido algunas bajas en mi cartelera televisiva, y hay algunas altas provisionales.

Tenía decidido que algunas series nuevas de este otoño, seguirían en mi cartelera dependiendo de cómo fuera el primer episodio tras el parón navideño. Estaban ahí, ahí, en la cuerda floja. Y dos de ellas se han caído con todo el equipo. Definitivamente, me parece que seguir viendo Almost HumanMarvel’s Agents of SHIELD es una pérdida de tiempo. No remontan. Guiones del montón, con un exceso de tópicos, e interpretes muy flojos. Fuera las dos. Les he dado más oportunidades de las que merecían para progresar y ponerse a tono. No saldrá de aquí “la nueva fringe”.

Vistas de Estocolmo

Como parece que ya tenemos terminada la serie de los numerosos asesinatos que suceden en un pueblito como Fjällbacka, que debe ser un sitio horrible para vivir por la probabilidad de que te apiole un primo o un vecino, o tu mejor amigo,… pues nos vamos a Suecia. Aunque sea a la ciudad vieja de Estocolmo.

Y en la última semana he visto tres primeros episodios de tres series nuevas:

The Assets: Está de moda el género de espías. Y esta se sitúa como The Americans en los años 80. Lo que pasa es que aquí son los americanos los que tienen infiltrados en la extinta Unión Soviética. Muy lejos del entusiasmo que despertó en mí el piloto de la estrenada el año pasado, como se deja ver y no está mal interpretada, y se trata de una miniserie, seguiremos con ella de momento.

Killer Women: Una de mis cylonas favoritas convertida en ranger de Tejas. Le daré, una oportunidad más. Si el segundo episodio no mejora, irá directamente a la papelera. Parece que es una adaptación de una serie de origen argentino, en las que los asesinos son siempre mujeres…

Intelligence: Bastante esfuerzo hice en ver terminar el primer episodio. Mala. Un tipo que le han puesto un chip, y eso le permite estar conectado a internet constantemente,… y qué más da. Aburrido y mal interpretado.

Vistas de Estocolmo

Que puede adquirir unos colores muy espectaculares en sus frescos atardeceres de agosto.

Finalmente, comentar que sigo viendo los telefilmes que hay rodados sobre el personaje de Erica Falk de la escritora sueca Camilla Läckberg. Esta serie, aglutinada bajo el título Fjällbackamorden (Los crímenes de Fjällbacka), que he venido siguiendo en Canal Plus Series se ha convertido un poco en un placer culpable. Lo cierto es que son peliculillas bien hechas, pero no excesivamente brillantes. Sinceramente me he quedado colgado de la serie porque… bueno,… porque me gusta la chica protagonista Claudia Galli. Luego, tiene algunos problemas la emisión… Por ejemplo, que no se han emitido en el orden en que ser rodaron. Y el último episodio emitido, el sexto, no fue el primero que se rodó, pero en la cronología interna de la serie debió ser el primero, porque narra lo que sucede cuando Falk se traslada a la localidad de su infancia Fjalbacka. Según IMDb, fue la tercera que se rodó con la actual protagonista. Porque existen cuatro película más previamente rodadas entre los años 2007 y 2009 con otra actriz protagonista. Parece que estos no se van a emitir. Por lo tanto, el último cerraría la serie. Caótico. Bueno. Lo dicho, una chica con encanto para una serie con unos guiones irregulares, una realización correcta, muy nórdica, y caóticamente rodada y emitida. El episodio más interesante ha sido este último emitido, que tendría que haber ido el primero, aunque se rodó el tercero… Agggg…

Vistas de Estocolmo

Y bueno… vemos barcos bonitos y veleros, que tampoco faltan en la serie de marras.